Los archivos de Constantinopla, de Robert Shearman – Especial Cuentos de película I

Robert Shearman no necesita presentación en el blog, porque hace dos años ya tuvimos el placer de publicar en primicia mundial su relato Dígitos. No obstante, creo que es interesante recordar que en 2020 se publicó en español su colección Canciones de amor para tímidos y cínicos (ed. La máquina que hace PING!). Y que, también en 2020 y tras diez años de trabajo, vio la luz la que posiblemente sea su obra magna hasta el momento, We All Hear Stories in the Dark, una impresionante y original colección con estructura de “Elige tu propia aventura”, que incluye la friolera de 101 relatos (de la que ya hablé en su momento aquí). Esta obra es ahora mismo finalista con total merecimiento tanto del World Fantasy Awards como del British Fantasy Awards. Dígitos es uno de los relatos incluidos en ella, concretamente el 44, y para inaugurar el especial Cuentos de película tenemos las suerte de contar con el que hace el número 21.

Los archivos de Constantinopla (The Constantinople Archives) se publicó por primera vez en The Cutting Room, la estupenda antología editada en 2012 por Ellen Datlow, que al igual que este especial estaba centrada en el mundo del cine. Y, tal como decía, también forma parte de We All Hear Stories in the Dark, la última colección de Robert. Se trata de la historia perfecta para esta ocasión, ya que con ella vamos a poder descubrir el verdadero nacimiento del séptimo arte, que se remonta unos siglos antes de lo que se creía hasta ahora. Este relato es una nueva muestra de que, aunque son muchos los que asocian a Robert con la fantasía más oscura, rayana incluso con el terror, ante todo es un humorista, que es lo que él asegura considerarse.

Así que aprovechad para disfrutar de este nuevo avance de lo que os espera el día que alguna editorial se anime a publicar We All Hear Stories in the Dark en español. Yo por mi parte aprovecho para dejar constancia de mi tremendo agradecimiento a Robert, que de nuevo se ha mostrado encantado de compartir con sus lectores hispanos otra de sus maravillosas historias. Thanks a million, Robert!

Descargar Los archivos de Constantinopla en formatos para e-book (ePub, AZW3 y FB2)
Descargar Los archivos de Constantinopla DOC
Descargar Los archivos de Constantinopla PDF

Los archivos de Constantinopla ilustracion

Los archivos de Constantinopla

Robert Shearman

I

Podemos especular cuanto queramos, pero lo más probable es que la mayoría de las películas mudas producidas durante el sitio de Constantinopla en 1453 no fuesen nada del otro mundo. Y existen motivos claros para ello, tanto políticos como culturales.

Por una parte, no debemos olvidar las circunstancias extremadamente duras en las que se rodaron las películas. Al atacar a los bizantinos en Constantinopla, los turcos otomanos estaban asimismo atacando el último bastión del Imperio romano (aunque solo fuese de una manera simbólica), una cadena ininterrumpida de poder que se remontaba unos dos mil años atrás. Constantinopla también era la sede de la Iglesia cristiana ortodoxa, una fuerza semejante, aunque opuesta, a la Iglesia católica de Roma. En el siglo xv había guerras expansionistas por arrobas, pero esta no era una más del montón: su relevancia ya era tremenda, y desde luego que los bizantinos serían plenamente conscientes de ello. Aparte de que, ya en un plano meramente práctico, el continuo cañoneo de las murallas de la ciudad sin duda tenía que ser una distracción. Seguro que incluso para rodar películas mudas se requiere una cierta dosis de calma y silencio para poder concentrarse.

Por otra parte estaba el hecho, tal vez incluso más relevante, de que el arte bizantino siempre se había caracterizado por cierta austeridad plana. Las pinturas y mosaicos bizantinos que se pueden estudiar hoy en día están llenos de color, pero bajo todo ese colorido subyace una cierta funcionalidad adusta; las líneas están trazadas con austeridad y hacen que los personajes representados parezcan planos y carentes de dramatismo. Sería una estupidez esperar que, en el proceso de creación de una forma artística por completo nueva, se fuera a dar la espalda de la noche a la mañana a varios siglos de arraigada cultura bizantina. Es injusto imaginar que los payasos que se pegaban batacazos, bailoteaban y se metían el dedo en el ojo unos a otros en las películas bizantinas eran otros Chaplin o Keaton, incluso otros Fatty Arbuckle. Las condiciones no eran las propicias. Es fácil que su genio no floreciese.

Y no obstante, ni que decir tiene que esas películas de la época bizantina siguen fascinándonos. Y sí, es posible que en parte se deba a que ellos fueron los pioneros, a que la historia del cine comienza con estas borrosas figuras a orillas del Bósforo predestinadas a ser asesinadas o esclavizadas por el potentado musulmán; pero a mí me gustaría que nuestra fascinación no fuese una cuestión meramente intelectual. Me gustaría que no nos limitáramos a admirar esas obras por la relevancia histórica de lo que fue inventado, sino que las estudiáramos con cuidado, con una mentalidad abierta, y tratáramos de apreciar su valor artístico intrínseco.

II

Como era esperable, no se conserva ninguna copia íntegra de una película bizantina. Cuando el sultán Mehmet II conminó a los bizantinos a rendirse con la promesa de que se les perdonaría la vida, sus condiciones fueron rechazadas. El emperador bizantino, Constantino XI Paleólogo, dijo que la ciudad no podía ser entregada, dado que no se trataba de un bien con un único dueño que pudiese entregarlo. Con estas valientes palabras, selló el destino de los cincuenta mil habitantes de Constantinopla y, aún más importante, el destino de ese puñado de valiosas latas de películas que se hallaban en su interior. Los turcos llevaban cincuenta y cinco días de sitio, estaban cansados y furiosos. Como era la costumbre, una vez franqueadas las defensas, a los soldados se les permitió saquear y rapiñar la ciudad durante tres días, que dedicaron al pillaje y a arrasar edificios y violar y masacrar a la población. En estas condiciones era imposible que una incipiente industria cinematográfica pudiese prosperar.

No obstante, somos afortunados. A pesar de todo, se conservan algunas secuencias de películas. Son tan solo fragmentos, en su mayoría de poco más de unos segundos, pero a pesar de ello nos permiten hacernos una idea de los atractivos primeros pasos de esta cinematografía y de las obras que aquellas audiencias bizantinas debieron de disfrutar. Cuando un hombre se dispone a sentarse en un taburete y otro se lo aparta, cae al suelo patas al aire. Un granjero utiliza un cubo para regar su cosecha, pero un bromista lo sujeta e impide que el agua caiga; cuando el granjero vuelca el cubo sobre su cabeza para tratar de descubrir cuál es el problema, acaba empapado. De acuerdo que se trata de una comedia nada sofisticada, pero está imbuida de un espíritu socarrón; es cierto que utiliza a débiles y vulnerables como víctimas, pero nadie sale malparado, nadie es atacado con saña, y por supuesto que nadie sufre atrocidades como las que les esperan al término del asedio. Algunos historiadores han tratado de buscar un subtexto político en estos fragmentos, pero en mi opinión tal vez sea un tanto exagerado. En una de las secuencias más admiradas (con justicia), un mendigo o vagabundo clava durante la cena un cuchillo en dos verduras y las hace bailar cual marionetas. Durante el sitio, la comida escaseaba, y esta indiferencia flagrante hacia su valor puede interpretarse como algo deliberadamente provocador, un repudio, en primer lugar, de la propia crisis causante de la carestía de alimentos y, por ende, un repudio de la guerra. Sin embargo, lo que nos atrae de la película no es el mensaje, sino su sencilla belleza, la tremenda elegancia de la danza y de su imaginativa concepción cómica, y el que, durante todo la secuencia, el vagabundo sonría al espectador con inocencia infantil.

Habría cabido esperar la presencia de un acusado elemento propagandístico en las películas. Sin embargo, en ellas jamás se menciona a los turcos otomanos y, en lugar de eso, lo que ofrecen es comedia fácil y melodrama desaforado. El fragmento más extenso que se conserva —y, por desgracia, uno de los más aburridos— es un ejemplo de esto. Un villano bigotudo ata una angustiada damisela a una vía ferroviaria mientras ríe en silencio echando miradas a la cámara. La joven queda abandonada allí durante no menos de seis minutos de inactividad estática, y nosotros esperamos que llegue un tren y la aplaste; no obstante, habida cuenta de que aún faltan varios siglos para la invención de la locomotora, no está claro hasta qué punto la muchacha puede encontrarse en verdadero peligro. De todos modos, lo que nos importa no son las vías sino el villano. Ataviado con una túnica larga acorde a la moda de la época, parece un bizantino corriente. No lo han caracterizado con un turbante, una barba estilo musulmán ni unos furtivos ojos orientales. Es la oportunidad ideal para que el director identifique y se aproveche de esa amenaza compartida por toda la audiencia, pero se niega a ello; incluso en sus monstruos, el cine bizantino se mantiene tercamente localista.

Muchos testigos presenciales documentaron el asedio de Constantinopla para la posteridad, siendo George Sphrantzes el más célebre de ellos. Sphrantzes narra el conflicto desde una perspectiva eminentemente militar, y resulta deprimente la escasa atención que presta al devenir del día a día de la floreciente escena de las artes visuales. No obstante, sí que registra en su diario como, un atardecer, al poco de que el asedio hubiera sido levantado, él y varios cientos de sus conciudadanos fueron acompañados hasta un gran salón, donde tomaron asiento. Las ventanas fueron cegadas con sacos y la sala se sumió en la oscuridad. Sphrantzes describe el ambiente de expectación entre la audiencia, impregnado de cierta aprensión, semejante al miedo aunque más grata que él. Y entonces, al fondo de la sala y frente a todos ellos, una gran tela blanca fue iluminada. «Al principio me pareció que tenía una mancha, pero entonces la mancha creció de tamaño, como por arte de magia», escribe Sphrantzes. No se trataba de una mancha, sino de la imagen de un caballo y una carreta, que se aproximaban hacia la cámara. Sphrantzes describe el sobrecogimiento y el asombro mientras «la pintura animada» se movía temblorosa por la pantalla improvisada… y luego el creciente pánico cuando ya no hubo duda de que caballo y carreta se dirigían directamente hacia ellos. La gente se levantó de los asientos, se precipitó hacia la salida, cayó al suelo en la oscuridad: si no escapaban, el carro les daría alcance en cuestión de pocos minutos y podían acabar con un molesto chichón. Sphrantzes deja constancia de cómo las autoridades detuvieron al hombre responsable del espectáculo por alteración del orden público.

La caída de Constantinopla borró de la historia el nombre de todos los actores. No así el de ese hombre, que debe ser considerado el primer genio inconformista del cine. Se llamaba Matthew Tozer.

III

Resulta muy tentador dejarse seducir por las imágenes del Imperio bizantino que lo evocan como algo esplendoroso. Eso se ajustó a la verdad en su apogeo, pero su apogeo quedaba siglos atrás. En la época en la que los turcos otomanos sitian Constantinopla, el imperio había quedado reducido a poco más que una ciudad-estado, y su población era un batiburrillo caprichoso de extracciones sociales y nacionalidades de lo más variopintas. Es probable que Matthew Tozer (o Toza o Tusa) fuera un chipriota griego, pero dado lo peculiar de su nombre nadie puede afirmarlo con seguridad. No contamos con ninguna descripción física, ni tampoco ha quedado constancia de cuáles eran sus creencias ni las causas que apoyaba, con la excepción de su amor manifiesto por el medio cinematográfico.

Ni siquiera está claro qué papel desempeñó Tozer en la popularización de esta moda, salvo por el hecho de que se encontraba en el mismísimo epicentro. ¿Había sido precisamente él el inventor del principio de la fotografía animada? O, por el contrario, ¿se trataba del director de las películas, realizadas aprovechando descubrimientos ajenos? Es asimismo posible que tan solo fuera el dueño del cine donde se proyectaban. Científico, artista, empresario… los estudiosos debaten cuál de todos estos pudo ser su papel. Tal vez no existe un único Matthew Tozer. Sin embargo, este trabajo no pretende centrarse en esa atractiva biografía. De manera que, por simplicidad, asumiremos que Tozer encarnó las tres funciones; que no fue tanto un hombre concreto sino la personificación de una nueva forma artística. Jamás podremos conocer a Tozer el individuo; estudiemos, por lo tanto, a Tozer el impulsor de la revolución.

Tozer aparece mencionado por primera vez en relación con lo que ahora conocemos como la «debacle de la carreta y el caballo». En la Edad Media, los castigos acostumbraban a ser severos, sobre todo en épocas de crisis bélica. Sin embargo, Tozer ya está libre de nuevo a los pocos días y, es más, proyectando películas nuevas, es de suponer que con la bendición de las autoridades. Tras extenderse con el ampuloso relato de un día dedicado a reforzar las defensas de la ciudad y sus inquietudes ante un posible enfrentamiento marítimo con la flota turca, Sphrantzes escribe de nuevo: «Y, al anochecer, al cinematógrafo, a ver una pieza cómica sobre tres hombres y una mula. Una tontería».

Por mucho que Sphrantzes califique desdeñosamente la película de tontería, salta a la vista que Tozer estaba haciendo algo bien. Había abierto un cine a tiro de piedra de Santa Sofía donde estaba proyectando los últimos estrenos, y los habitantes de Constantinopla empezaron a acudir en masa. Es importante recordar las condiciones de vida durante los asedios del siglo xv. La gente tenía miedo, cierto, y estaba desesperada y hambrienta, pero sobre todo se aburría como una ostra. Con los turcos otomanos a un flanco y un bloqueo naval al otro, los bizantinos no tenían prácticamente nada que hacer por las noches. Las películas exhibidas podían ser tonterías como la copa de un pino, pero se convirtieron en una distracción la mar de popular y las entradas llegaron a ponerse por las nubes; un comentarista anónimo dejó constancia por escrito de que una familia llegó a entregar su valiosísima ración de pan de toda una semana a cambio de entradas para ver cierto éxito de taquilla. Tozer se vio obligado a programar cada vez más sesiones, y hubo noches en las que el cine funcionó de manera ininterrumpida hasta el amanecer. También contrató a bandas de jenízaros para que acompañasen las películas con música de harpa, lira y cítara; y a chicas que servían tentempiés dulces durante los descansos.

Lo que Tozer estaba logrando trascendía lo meramente artístico y se adentraba en lo sociológico. Porque, aunque estos ciudadanos de un imperio moribundo fueran meros zagueros desesperados sin una verdadera identidad, al menos en el cine podían encontrar algo que los unía. Podían sentarse juntos en la penumbra y reír y llorar como una colectividad. ¿Es esperar demasiado creer que por fin descubrieron que tenían más en común con sus conciudadanos de lo que jamás habían creído —que se estremecían ante las mismas proezas, que se divertían con las mismas guerras de tartas—? ¿Es esta la ironía del fin de los bizantinos, que solo en sus postreros días se convirtieran en un verdadero pueblo?

En cuanto a Tozer, parece haber trabajado infatigablemente. Con una energía rayana en lo sobrehumano, estrenaba varias películas nuevas a la semana, que filmaba durante el día y cuyos resultados presentaba en pantalla tras ponerse el sol. Para satisfacer el apetito de la ciudadanía hambrienta de entretenimiento, creó un corpus fílmico que hace parecer a Steven Spielberg un mero aficionado. Con la aparición de una nueva forma artística, resulta inevitable que la gente se sienta inspirada; ya no se contentan con ser simples espectadores, también desean contribuir a esa flamante disciplina. Sphrantzes se queja, ¿pero cuándo no se queja Sphrantzes? Escribe que el problema más acuciante al que se enfrentaba la población bizantina eran las hordas musulmanas a las puertas de la ciudad y la necesidad de reparar esas puertas, construir nuevas murallas y proporcionar instrucción militar a los hombres en condiciones de luchar. Pero, en lugar de preocuparse por eso, todo el mundo estaba soñando con ser actor, protagonizar películas, contemplar su propia imagen temblorosa en las pantallas de tela blanca, y ser famoso y adorado.

La consecuencia más trágica de la caída de Constantinopla es que no se conserva ni un solo fotograma de la obra maestra de Matthew Tozer: Los diez mandamientos. Toda una superproducción de casi seis horas, en cuyo rodaje intervino más de un millar de extras. Tozer corrió un tremendo riesgo con esta película; para disponer de tiempo para producirla tuvo que cerrar el cine durante tres días enteros, con el consiguiente descontento social que desembocó en pequeños disturbios que se prolongaron mientras los ciudadanos se vieron privados de su dosis. No obstante, el riesgo mereció la pena. La obra es el testimonio no solo de las desmesuradas ambiciones de Tozer sino también de su olfato comercial: aunque tú no salieras en la película, conocías a alguien que sí salía, de modo que, incluso si solo veías una cinta esa temporada, ¡tenía que ser Los diez mandamientos¡ De acuerdo con todas las crónicas, los decorados eran suntuosos, el reparto estaba en plena forma y los efectos especiales eran excepcionales: para rodar la separación de las aguas del mar Rojo, Tozer había utilizado la mitad de las reservas de agua de la ciudad sitiada.

Esta película fue el mayor éxito de Tozer. El emperador Constantino XI Paleólogo hizo un hueco entre sus obligaciones como paladín de la Iglesia ortodoxa para asistir al estreno, e incluso había realizado un cameo como zarza ardiente. ¿Sospecharía Tozer que a partir de ese momento todo iba a ir de mal en peor?, ¿que toda esa ambición sería su ruina?

IV

El 29 de mayo de 1453, los turcos otomanos franquearon las murallas de Constantinopla. Sus tropas ascendían a unos cien mil efectivos frente a los siete mil con los que contaban los bizantinos. La bandera turca fue izada en las almenas y numerosos defensores cristianos desfallecieron. El propio emperador Constantino declaró: «La ciudad ha caído pero yo sigo vivo», antes de rasgar su túnica púrpura de monarca y adentrarse en la contienda como un soldado más. Su cadáver jamás fue encontrado. Los bizantinos lucharon con valentía, pero tal vez con cierto desaliento, con cierto derrotismo.

Las películas sonoras no tuvieron éxito.

Para entonces, Matthew Tozer ya llevaba una temporada experimentando con el sonido. Hacía que la orquesta sincronizara los golpes de tambor con el momento exacto en que en la pantalla aparecía una explosión, a fin de dar la impresión de que el estruendo provenía de la propia película. Era un recurso ingenioso, pero era un truco, y la audiencia lo disfrutaba como tal truco. Cuando a finales de mayo Tozer anunció el estreno de la primera película realmente sonora, con diálogos hablados y banda sonora pregrabada, la gente manifestó sucesivamente incredulidad, dudas y desconcierto.

Algunos fragmentos han llegado hasta nosotros. Como historiadores del cine es imposible no apreciar lo que Tozer está tratando de llevar a cabo; pero como meros espectadores tendríamos que reconocer que su puesta en práctica no funciona. Tozer no ha dado con una manera de sincronizar con precisión sonido e imagen; el desfase casi nunca va más allá de uno o dos segundos, pero ese segundo discordante hace que todo parezca impreciso e irreal, incluso inquietante. Y las voces de los actores no son lo que cabía esperar. Contemplamos de nuevo al vagabundo. En las películas mudas irradiaba un encanto que era a un mismo tiempo irresistible y humano. En los fragmentos sonoros revela tener una voz aguda, como el chillido de un delfín. El encanto se ha esfumado y, por consiguiente, también la ilusión.

Cuando los turcos toman la ciudad, el cinematógrafo de Tozer también es pasto de las llamas. Aunque no está claro si a manos de turcos o bizantinos.

V

Se desconoce qué suerte corrió Matthew Tozer. Fueron muchos los que huyeron de la ciudad, y todo apunta a que él también podría haber escapado. Pero, si así fue, no hay noticias de que tratara de rodar ninguna otra película. O bien Tozer fue, como el emperador Constantino, una de esas víctimas anónimas que desaparecen en combate; o bien sobrevivió en el exilio, desilusionado, convencido de que tanto él como su nueva forma artística eran un fracaso, repudiando su talento y sin volver a recurrir a él en toda su vida.

¿Está mal desear que Tozer muriese a manos de los turcos? ¿Está mal desearle ese mal menor?

En los últimos años, los historiadores se han vuelto muy críticos con Tozer, con el argumento de que, sin su injerencia, la población no se habría distraído y hubiese estado mejor preparada para rechazar la conquista otomana. El profesor Kettering incluso ha publicado su teoría de que Tozer era un espía turco infiltrado para minar desde dentro la moral de los bizantinos con sus terribles películas; es una tesis que a mí se me antoja no solo absurda sino también abyecta, aunque ya nada de lo que diga Kettering debería sorprenderme.

Lo que resulta más difícil de cuestionar es el legado de Tozer, que por desgracia es exiguo. Hubo que esperar a mil novecientos veintipico para que se descubriesen las secuencias de sus películas en un sótano en Ankara. Para cuando la innovadora obra de Tozer salió a la luz, la industria cinematográfica ya había tomado vuelo. Los grandes cineastas de última década del siglo xix (Lumière, Michon, Méliès) habían reinventado el cine sin ser conscientes de que Matthew Tozer se les había adelantado. Mack Sennett produjo sus películas sin la influencia de Tozer; es bien conocida la anécdota de cómo David O. Selznick, jefe de producción de la RKO, se encogió de hombros tras ver las copias recuperadas de las películas de Tozer y preguntó que a qué venía todo ese revuelo si «todo eso ya se ha hecho».

Sin embargo, de ninguna manera podemos considerar que Matthew Tozer fracasara. No debemos.

Cuando repasamos la historia del mundo tal como se nos suele presentar, es fácil pensar que no es más que un mero catálogo de guerras y atrocidades genocidas, de pueblos conquistando pueblos y siendo conquistados a su vez; que la evolución de la humanidad no ha sido más que un ejercicio encuadrado en el estudio de nuevas atrocidades que podamos infligir a porciones de población cada vez mayores; que, en efecto, todas las grandes ideas de la humanidad se encaminan a fines malvados.

¿Pero y Matthew Tozer?, ¿y esa chispa que encendió su pasión por crear, por producir arte por amor al arte, tan solo porque antes no existía, por tomar una porción de población y no tratar de diezmarla ni esclavizarla sino reunirla en una sala, a oscuras y hacerla reír? Y a lo mejor esa chispa no murió con Matthew Tozer. A lo mejor ha perdurado a lo largo de los siglos, a la espera de las condiciones propicias para volver a prender. A lo mejor, a pesar de todo, Matthew Tozer y su impulso de buena ley acabarán triunfando.

Podemos especular. Vaya que sí. Podemos especular, podemos imaginar, podemos soñar. A veces pienso que ese es el auténtico regalo que nos hizo Matthew Tozer.

Copyright © 2012 Robert Shearman

De la ilustración, Copyleft Pedro Belushi

Traducido del inglés por Marcheto

Esta entrada fue publicada en Especial Cuentos de película, Especiales, Fantasía, Relatos, Relatos especial Cuentos de película y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los archivos de Constantinopla, de Robert Shearman – Especial Cuentos de película I

  1. Me gustó mucho. Debería haberme sorprendido por la estructura del cuento, que parece un artículo de revista, pero me recordó poderosamente a Borges; que le encantaba jugar, que disfrazaba sus cuentos como ensayos y suministraba una cantidad de información tan atractiva como difusa, ya que mezclaba datos históricos con datos ¿falsos? ¿O sería mejor decirle fantasiosos?
    Me recordó un poco a Borges, pero me gustó un poco más su lenguaje sencillo, aunque menciona algunos detalles históricos reales no se vanagloria de su conocimiento enciclopédico, que para un lector promedio como yo resulta un poco angustiante.
    Excelente seguiré la carrera de este autor. Me encanta el cuento y la fantasía, así que me ha dado en la vena del gusto.

    • marcheto dijo:

      Me alegro un montón de que te haya gustado. Supongo que sabes que en este mismo blog puedes leer otro relato de este extraordinario y original autor: “Dígitos”. Y si te quedas con ganas de más, la editorial La Máquina que Hace PING! ha publicado una colección de relatos suyos: “Canciones de amor para tímidos y cínicos”. Así que espero que efectivamente te animes a seguirle leyendo. Y también a seguir leyendo el resto de nuestro especial Cuentos de película, que espero que disfrutes tanto como esta primera entrega.
      Y, por supuesto, muchas gracias por comentar.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .