La hija del devoradolor, de Laura Mauro

Laura Mauro es una joven autora inglesa que empezó a escribir relatos hace unos diez años. Desde entonces ha publicado un par de novelas cortas y una veintena de cuentos. En 2018 ganó el premio British Fantasy Awards en la categoría de mejor relato con Looking for Laika. Y solo dos años más tarde hizo doblete en estos mismos galardones con su colección Sing Your Sadness Deeply (que en su momento os recomendé por aquí) y con uno de los cuentos incluidos en la misma, La hija del devoradolor. Sin embargo, a pesar de su interesante y prometedora carrera, hasta ahora estaba inédita en español.

La hija del devoradolor (The Pain-Eater’s Daughter) se publicó originalmente en 2019 en la hasta ahora única colección de Laura, Sing Your Sadness Deeply (Undertow Publications), y, como decía, meses después se impuso en los British Fantasy Awards en la categoría de Mejor Relato. Aunque fue seleccionado por Ellen Datlow para su antología con lo más destacado del año, The Best Horror of the Year, este no es un cuento de terror, sino una historia pausada, evocadora y oscura, que nos habla sobre la muerte, el dolor y cómo la herencia familiar y cultural puede marcar nuestro futuro.

Espero que La hija del devoradolor os guste y que os sirva para descubrir a una nueva autora de la que ojalá pronto veamos más obras traducidas por aquí. Por mi parte tan solo me queda agradecer a Laura su generosidad, dado que en todo momento se ha mostrado encantada de poder compartir con los lectores de habla hispana su galardonado relato. Thanks a million, Laura!

Descargar La hija del devoradolor en formatos para e-book (ePub, AZW3 y FB2)
                                   Descargar La hija del devoradolor DOC
                  Descargar La hija del devoradolor PDF

La hija del devoradolor ilustracion

La hija del devoradolor

Laura Mauro

El padre de Sara viaja con una cartera de cuero marrón. Ella no sabe qué hay dentro. Perteneció a su abuelo antes de a su padre, y luce las huellas de una larga vida en la carretera, entreveradas con roces semejantes a cicatrices de tiempos inmemoriales. Sara tiene prohibido tocarla e incluso preguntar qué guarda su padre en ella. Lo había hecho una vez, cuando era más pequeña y su curiosidad no podía ser refrenada, ni siquiera por la sombría mirada azul de su padre y la desaprobación tácita de su boca con las comisuras vueltas hacia abajo. Es mochadi, había dicho él. Ella sabe que mochadi significa «sucio», pero no de la misma manera en que están sucios unos zapatos embarrados o una taza utilizada; significa sucio en el alma, el tipo de suciedad que no se puede lavar con agua y jabón. Ella había querido preguntar por qué, si era algo mochadi, él sí podía tocarla, pero tras ver su mirada gélida se lo había pensado mejor.

La cartera de cuero marrón tintinea cuando él la coge: el alegre repiqueteo de vidrio contra vidrio, melodioso como un pájaro cantor. Ella sabe que es pesada porque, a pesar de que su padre es fuerte como una mula, el hombro parece vencérsele cuando la lleva en la mano. Siempre en la izquierda; puntas de los dedos renegridas, como afectadas por congelación, y palma amoratada. Cuando ella pregunta si le duele, él solo sonríe con los labios apretados y le dice que no se preocupe. Es por su trabajo, asegura él, aunque a ella tampoco le está permitido preguntar sobre el mismo. Lo único que sabe es que él puede tener que marcharse en cualquier momento y estar fuera durante horas o días, y que la cartera de cuero marrón siempre lo acompaña.

Aunque su padre se vaya a la una de la madrugada, su abuelo no deja de despertarla para que, envueltos en la oscuridad atenuada por una luz amarillenta y con los ojos somnolientos, ambos puedan despedirle con la mano desde la puerta mientras la furgoneta se aleja, como a un héroe que parte hacia la guerra. Como si algún día pudiera no regresar.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Sara tiene catorce años cuando su padre por fin transige y se la lleva con él de viaje por primera vez. Su abuelo está demasiado enfermo para ocuparse de ella, y su padre no la quiere dejar en casa con él, incluso aunque su dolencia no sea de las que se contagian. Ella siente un cosquilleo de emoción en la yema de los dedos al enfundarse sombrero y chaqueta; se ata los cordones con manos torpes, trasladada de vuelta a la infancia por el entusiasmo. Los zapatos le van demasiado pequeños y le aprietan el dedo gordo, pero no se queja; cuando llueve no calan, que es más de lo que se puede decir del par anterior.

Sara se cuela en el cuarto de su abuelo. La puerta apenas está abierta y en el interior reina una oscuridad absoluta. Su padre ha tapado las ventanas con cartones y cinta negra gruesa para que el sol no entre. La luz lastima los ojos de su abuelo, de suerte que ahora debe existir en un crepúsculo permanente, como los animales nocturnos que Sara había visto una vez en el zoo. Es la habitación de alguien que nunca tira nada, una cueva de maravillas, atestada de rarezas del suelo al techo: herraduras y maquetas de trenes descoloridas por el sol, latas de galletas vacías, el pulmón desinflado de un viejo acordeón roto. Una cordillera de libros de bolsillo amarillentos y combados junto a la pared del fondo. Ella entra con pies ligeros, aunque las suelas de sus zapatos golpetean el suelo de madera.

—Hela aquí. —La voz de su abuelo gorgotea como el agua por el desagüe—. Mi pequeña Ginger Rogers. —Tiene la cabeza levantada, apoyada en una pila de almohadas; una cáscara de huevo por cráneo, el cabello ralo y fino como hilo de araña—. ¿Dónde vas, princesa?

—Papá me lleva con él al trabajo.

Al acercarse, Sara ve el entramado de líneas grises en el blanco de sus ojos, y el mapa de carreteras dibujado por las venas negro azuladas que serpentean bajo la fina piel. De pronto le parece que su entusiasmo ante la perspectiva del viaje es vergonzoso. Ella siempre ha disfrutado enormemente del tiempo que ha pasado con su abuelo. Esos días radiantes en los que bajaban caminando hasta al parque y se sentaban al sol, y él le explicaba la Primera Guerra Mundial y le enseñaba a sumar. Él había nacido bajo un cielo azul, le contó en una ocasión; había nacido sobre la hierba y dormido bajo las estrellas. Esto había sido, le dijo, cuando podías vivir en la carretera y detenerte donde te apeteciese. Sara no se imagina una vida sin las paredes de ladrillo y mortero de su piso. Sin calefacción central, cocina de gas y el cálido santuario de su cama.

—¡Ah! —En la habitación hace frío, pero su abuelo emana un calor seco; quema al tocarlo, como si debajo de la piel estuviera ardiendo. Hay una parte de Sara (escondida en silencio bajo el obstinado optimismo de su adoración) que sabe que su abuelo está muriendo; que hay algo siniestro en el tono marengo de sus labios, en las circunvoluciones negras como la tinta de sus venas, y que a lo mejor esto también es mochadi—. A tu edad, yo ya iba de aquí para allá. Es un trabajo importante, el nuestro. Está bien ayudar a la gente. Pero es un trabajo duro, chavi. Un trabajo sucio. —Sonríe. Sus mejillas flácidas se tensan y revelan el contorno de la mandíbula, afilado como una sierra. Los ojos, tristes y pálidos—. Siempre deseé que tú pudieras disfrutar de la infancia más tiempo que yo.

—No pasa nada, abuelo. —La barbilla levantada con ademán valiente, la seguridad en uno mismo propia de la juventud—. Quiero ser mayor para poder ayudaros a ti y a papá.

—Cuando tu dai te trajo a casa tras el parto… —Suspira y sus ojos se cierran un instante—. Ah, eras tan pequeña que no me sentía capaz de cogerte, tenía miedo no te fuese a romper. No me entraba en la cabeza. Los recién nacidos en nuestra familia siempre habían sido grandes, y ahí estabas tú. Una cosita diminuta, como un pajarillo. Para mí siempre serás un bebé.

Y se calla. Su rostro adopta una expresión tan satisfecha, tan ausente, que Sara cree que en su imaginación debe de estar en otro lugar. Allí donde la luz del sol sana en lugar de dañar, donde el mundo entero es tu hogar y ella una muñequita de porcelana acurrucada entre la hierba cálida bajo el inmenso cielo azul.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

—¿Dónde trabajas, papá?

A Sara, arrebujada en el viejo jersey de su padre, se la ve pequeña en el asiento del copiloto. El hueco para las piernas se traga sus pies diminutos, sus zapatos llenos de roces. El runrún y el traqueteo del viejo motor son una nana de cuna mecánica. Ella lucha para mantenerse despierta mientras se deslizan por las carreteras rurales asediadas por los árboles, hasta salir a la autopista, que parece extenderse sin fin; una monotonía de campos de aspecto cada vez más espectral en la oscuridad creciente. Llevan horas conduciendo y la furgoneta huele a picadura, diésel y el ligero tufillo a metal chamuscado de la calefacción. Olores extraños, muy distintos a los de casa.

Su padre lleva días sin afeitarse y su barbilla luce oscura, la barba negra y punzante como un erizo. Su abuelo le contó que cuando vivía en la carretera comían erizos. Hotchi-witchi, los llamó, y dijo que eran criaturas de Dios.

—Trabajo donde me necesitan —responde su padre—. A veces es cerca de casa, y otras la gente me necesita en lugares muy lejanos.

Ella desea preguntar para qué lo necesita la gente, pero sabe que es una cuestión prohibida, como lo son los contenidos de la cartera de cuero marrón. Siente un ligero estremecimiento en su interior ante la idea de que, ahora que está viajando con él, tal vez se entere de algo sobre su trabajo. Se envuelve con las mangas del jersey de su padre, acurrucándose en la lana suave, que todavía conserva un ligero aroma a heno dulce, a caballo. A la vida de antaño.

—¿Quién va a cuidar del abuelo mientras no estemos? —pregunta.

—El abuelo puede cuidarse solo.

Su padre no aparta la mirada de la carretera. Va en mangas de camisa a pesar de ser noviembre, y Sara ve los dedos renegridos de su mano izquierda sujetando con fuerza del volante, las manchas grises que bajan arrastrándose por los nudillos. A lo mejor lo que sea que tiene su abuelo es hereditario. Se examina sus propias manos: dedos esbeltos y rosados; venas azul verdoso bajo la piel. Tal vez todavía es demasiado joven para que se manifieste.

—¿No podríamos pedirle a la señora Adams que pase a ver cómo está? —La señora Adams vive en la puerta de al lado. Es vieja, pero no tanto como su abuelo, y no está tan débil como él; vive sola con un perro yorkshire al que a veces le da por ladrar frenéticamente en plena noche. Su padre piensa que tener animales en el piso no es limpio—. O podríamos pedir a una enfermera que vaya, como hizo la familia de Malur con su abuela…

—No quiero una enfermera en casa. Ni a nadie, en realidad. —Los dedos de su padre se tensan—. Al abuelo no le pasará nada aunque esté solo. Se encuentra lo bastante bien para poder prepararse comida y lavarse sin ayuda. No es un niño pequeño, Sara. No necesita a nadie que lo cuide.

Ella vuelve la cara en silencio hacia la ventanilla al sentirse regañada. Su rostro es una elipse, una luna deforme reflejada sobre el intenso azul marino de la noche inminente. Piensa en las frágiles manos de su abuelo. La piel, ahora flácida sobre su cráneo de porcelana, y el sonido ronco y húmedo de su respiración, que va y viene cual marea arrastrándose sobre piedras húmedas. Siguen conduciendo, alejándose cada vez más del hogar, camino de un destino impreciso emplazado en la lejanía cada vez más oscura donde, su padre asegura, alguien lo necesita.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Aparcan frente a la casa justo antes de medianoche. Sara se frota los ojos somnolientos con el dorso de la mano y baja del coche torpemente.

—Vamos —dice su padre, con la cartera de cuero colgando pesadamente de su mano izquierda—. Están esperando.

Sara siente el aire nocturno en la garganta, cortante y frío como la menta; cuando exhala, el vaho blanco de su aliento se aleja flotando. Las heladas aceras brillan argénteas. Todas las casas del barrio parecen iguales: ventanas con visillos etéreos, caminos de entrada bien pavimentados en los que hay aparcados coches flamantes. BMW, Audis y Jaguars. Coches de ricos, los llama su padre con desdén. Ella se abraza a sí misma con fuerza y no se separa de él mientras caminan hacia la casa, la única de la calle con luces encendidas.

La puerta se abre cuando aún no han llegado ni a la mitad del camino de entrada. En la rendija aparece una mujer, iluminada desde atrás. Echa un vistazo a la furgoneta sucia y mira con recelo a las dos personas que tiene ante ella: el hombre alto sin afeitar y su desaliñada hija.

—¿Es usted Dominic? —pregunta con un acento extraño, cantarín; Sara ha oído a gente hablar así en la televisión, pero jamás en la vida real.

—Sí —responde él—. Y usted debe de ser Rosalia. Siento haber tardado tanto, pero vivimos en Worthing y el viaje es largo.

Rosalia asiente con un cabeceo, insegura. Su mirada se posa sobre Sara. Probablemente se esté preguntado dónde demonios ande su madre. Cómo es que está despierta a esa hora infame y tan lejos de su hogar.

—Esta es mi hija, Sara —continúa su padre—. Suelo dejarla en casa, pero como todo ha sido tan precipitado no he podido encontrar a nadie para quedarse con ella. Espero que no le importe que entre conmigo.

Sara mira a Rosalia a los ojos, sin amilanarse ante su curiosidad. La mujer no es tan vieja como le había parecido en un principio; lo que pasa es que está macilenta y exhausta, tiene la piel arrugada como papel viejo y el oscuro cabello ralo y hueco como la pelusa de un diente de león. Sara piensa que parece un animal acosado, una de esas liebres que su padre y sus tíos solían cazar. Fríos días de primavera en las colinas, los perros jadeantes que exhalan vaho al aire gélido, perros flacos de rostro alargado y músculos como cables tirantes. La danza frenética de la liebre mientras corre, lomo serpenteante y patas como pistones, toda elegancia con esos ojos aterrorizados. Y ella siempre rogaba para que escapase, incluso aunque su estómago gruñera y anhelase la calidez del guiso en que se convertiría.

—No —dice Rosalia apartando la mirada apresuradamente—. No, claro que no. Entren, por favor. Esto…

La mujer se aparta para franquear el paso a Sara y su padre. En la casa hace calor, hasta el punto de casi resultar molesto; una multitud de olores extraños flota en la atmósfera viciada, como atrapados en ella. Café, grasa de comida rápida y detergente. Un hedor acre como a perro mojado se aferra testarudamente a la alfombra. Olores a vida. Y, por debajo, un efluvio que Sara reconoce de su propia casa: un miasma de olores a piel sin lavar, sudor febril y desinfectante. Al dulzor de la podredumbre. A enfermedad.

—Él está arriba —dice Rosalia mientras los tres permanecen de pie en el vestíbulo durante un instante.

Sara siente como si existiese una línea invisible que dividiese esta pequeña porción de la casa del resto; la frontera entre el mundo que ella habita y el mundo de Rosalia, lleno de sus posesiones privadas, de sus secretos. Su padre dice que estos gorgios —esta otra gente, extraños que no son como ellos y su abuelo— son mochadi. Viven de manera diferente, dice. Viven vidas impuras. Sara no está segura de qué caracteriza una vida impura. A pesar de los olores dispares, la casa de Rosalia se le antoja tan atrayente como el escaparate de una pastelería: alfombra color crema, paredes ocre y cornisas blancas e impolutas. Sara teme dejar marcas de suciedad si toca algo, así que permanece totalmente inmóvil, con los brazos bien pegados a los costados.

—¿Va a necesitar algo? —pregunta la mujer.

—Tengo todo lo que necesito. —Su padre apoya un pie en el primer peldaño, con cierta indecisión—. ¿Quiere que empiece ya mismo?

—Sí.

Los ojos oscuros van y vienen de la cartera a la puerta, midiendo la distancia entre ambas. Sara se da cuenta de que Rosalia desea echar a correr. Quiere abandonar esta casa donde huele a enfermedad, alejarse de él, de esa persona que está en el piso de arriba, a la que su padre ha venido a ver. Quiere adentrarse en la noche corriendo y dejar que la oscuridad la trague. Quiere estar lejos de esa cartera de alma impura con su voz vítrea y clara y del extraño hombre que la acarrea. Su padre sube y Rosalia hace ademán de ir a seguirlo, pero él se detiene y la mira con solemnidad.

—Usted no puede estar en la habitación —dice, y ella se estremece ante el sonido de su voz, la frialdad de su mirada. Sin embargo, su voz es afable, como si estuviera regañando a una niña demasiado pequeña para saber distinguir entre el bien y el mal. Sara conoce esa voz. No es un hombre severo, su padre; siempre ha sido amable y cariñoso, pero el mundo no es ni lo uno ni lo otro, y él trata a toda costa de protegerla—. Para usted no es seguro estar presente mientras trabajo.

Rosalia frunce el ceño y se retuerce con ansiedad las manos sarmentosas.

—¿Podré verlo después? —Y luego, con timidez, como temerosa de la respuesta—: ¿Sabrá que estoy con él?

Justo en ese instante, Sara cae en la cuenta de que ella no debería estar presente. No debería estar siendo testigo de este intercambio de palabras, tan íntimo como el de un par de enamorados, salvo porque en lugar de amor lo único que subyace es miedo y pesar, como aguas tenebrosas agitándose bajo el hielo. Y Sara comprende que el aire no está impregnado de enfermedad, sino de muerte, lenta, prolongada y dolorosa.

—Habrá tiempo —responde su padre, en voz baja ahora—. Siempre queda un poco de tiempo.

Él sube las escaleras y desaparece en la habitación al fondo del descansillo, y Rosalia lo observa, con mirada reverente y temerosa. Se oye el gemido suave de una puerta al cerrarse. El crujido del suelo de madera en algún lugar del piso de arriba. Luego se hace el silencio.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Sara no se percata de que se ha quedado dormida de pie hasta que el sonido de su nombre la despierta bruscamente. Su padre desciende las escaleras con el paso inseguro de un borracho. Ella está sola en el vestíbulo vacío, con los ojos cerrados y abrazándose a sí misma con fuerza.

—¿Cuánto tiempo llevas aquí fuera? —pregunta, masculla más bien, como si tuviera la boca llena de dientes flojos.

Su padre huele como la tierra fría, como una noche a campo abierto, y, bajo la luz tenue, la cartera de cuero parece tatuada con un entramado de escarcha. El aire en la casa también se nota distinto; ese opresivo hedor a habitación de enfermo ha desaparecido, junto con todos los olores a vida, como si un viento gélido hubiera barrido la casa y los hubiera arrastrado, cual restos de carne de unos huesos viejos.

—Ella me invitó a entrar —responde Sara—. Pero no quise.

Sara no le habla de la alfombra inmaculada y las cálidas paredes ocres, demasiado limpias para que las desluzcan sus zapatos manchados y sus manos pringosas de la camioneta. Ella está tan fuera de lugar en esta casa como lo está en la escuela, donde los niños la llaman «gitana asquerosa» y vigilan con celo sus pertenencias. Su padre tiene razón: la vida de esta gente no es como la suya.

Rosalia debe de haberles oído hablar, porque aparece en la puerta. Abre la boca para decir algo, pero se interrumpe al apercibirse del aspecto del padre de Sara —ojos entornados y porte tambaleante— y del frescor puro del aire, y de su boca abierta tan solo brota un suspiro tembloroso y prolongado.

—A lo mejor no la reconoce. —Su padre suena inexpresivo, distraído; se lleva una mano a la frente, para protegerse los ojos de la luz del vestíbulo—. Al principio. A veces olvidan cosas. No debe tomárselo como algo personal.

Rosalia da un respingo.

—Sí, sí, entiendo. Muchísimas gracias. Yo, esto… —Está temblando, un tembleque por todo el cuerpo, como el de un ataque de fiebre—. El dinero está en la repisa de la chimenea. Está todo. Puede contarlo si lo desea.

—Debería subir. A él no le queda mucho tiempo.

—Claro. Claro. —Una invocación apática, el sonido de la derrota. A Sara se le antoja extraño: ¿no es esto por lo que ha pagado?, ¿no es lo que quería?—. Gracias. Por lo que ha hecho por él. Por mí.

La mujer respira hondo y sube los peldaños de puntillas, un paso vacilante tras otro y, cuando llega arriba, Sara se da media vuelta. Esto tampoco es algo que ella deba presenciar.

—Sara.

Ella lo mira. Su padre tiene el rostro crispado por una mueca de dolor y se aprieta la frente con la punta de los dedos. Los dedos de la mano derecha, cuyas yemas tienen una ligera sombra como de tinta azul.

—¿Me haces el favor de coger el dinero? —le pide él.

La cartera descansa ahora a sus pies, y el brazo izquierdo cuelga inerte y pesado, como si se le hubiera quedado dormido.

—¿Estás bien, papá?

—El dinero, Sara, por favor. —Y tras relajar la mandíbula—: Estoy bien, princesa. El trabajo de esta noche ha sido agotador, pero eso es todo. Me recuperaré en cuanto lleguemos a casa.

Ella no desea franquear el umbral de esa otra estancia, pero obedece a su padre. Se imagina las suelas de sus zapatos dejando manchas negras como el hollín, indelebles en el tejido mullido de la alfombra. Estanterías abarrotadas se alinean a lo largo de la pared del fondo, adornadas con baratijas: un arcoíris de velas de tonos pastel; animales de cristal de proporciones grotescas, que probablemente se suponga resultan adorables. Una televisión enorme en el rincón, mayor que cualquiera que ella haya visto. Y, en la repisa de la chimenea, flanqueando el sobre de papel marrón con «Dominic» garabateado a bolígrafo, una sucesión de fotografías enmarcadas. Rosalia en épocas mejores, el rostro redondo y sonriente, iluminado por el sol, y un hombre a su lado, de piel oscura y mirada amable, un hombre guapo. En las fotografías él es joven. Ambos lo son. Sara las contempla un largo instante, tratando de establecer la conexión entre la mujer enjuta y asustada del piso de arriba y esta otra mujer, cuyos ojos brillantes y cuerpo curvilíneo irradian felicidad. Son personas distintas, habitan mundos distintos, y Sara piensa que, a lo mejor, cuando él muera —el hombre guapo y moreno que está en esa habitación silenciosa—, entonces la mujer de las fotos asimismo morirá, y la Rosalia flaca y abatida será la única que quede.

Tira de la manga del jersey de su padre para taparse los dedos con ella y alarga la mano hacia el sobre, evitando con cuidado los relucientes marcos plateados y el mármol blanco como el azúcar de la repisa. Aprieta el sobre contra el pecho, el tranquilizador peso del dinero que, ella sabe, solo les durará una temporada, nunca lo bastante. Cuando vuelve a salir al vestíbulo mira hacia lo alto de las escaleras, donde la luz del descansillo brilla tan cálida e intensa como una puesta de sol, y se esfuerza por oír algo, pero no hay nada que oír, ningún sonido, salvo el cloc-cloc-cloc de las manecillas del reloj arrastrándose de manera inexorable hacia el amanecer.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

La carretera por la que regresan a casa está envuelta en una oscuridad impenetrable; carriles serpenteantes y angostos asediados por los árboles. Cuando estos rompen filas, los campos son azules a la luz de la luna y están moteados de escarcha: la superficie de un océano congelado e inmóvil. Su padre está conduciendo demasiado deprisa. La furgoneta bota y se estremece; la cartera tintinea fuertemente en el asiento de atrás.

Ella se agarra al cinturón de seguridad.

—Ve más despacio, papá.

Él no la oye, o a lo mejor no está prestándole atención. No ha dicho palabra desde que dejaron la casa y escaparon en la furgoneta del mundo de Rosalia, donde las calles están limpias y silenciosas. En su barrio nunca reina el silencio, ni siquiera a altas horas de la madrugada, y a veces a Sara la arrancan de la cama sonidos extraños: la cháchara de adolescentes que fuman en las balconadas, los insufribles gañidos de los zorros. A ella el silencio la pone tan nerviosa como la oscuridad; allí se ocultan cosas amenazadoras, escondidas entre toda esa nada.

—Papá —insiste ella, ahora en tono más apremiante, y alarga la mano para tirarle de la manga, pero justo cuando la segunda de sus manos se suelta del cinturón de seguridad, una figura grande y tenue aparece en la carretera. Van excesivamente deprisa y su padre está torpe de reflejos. Sara se tapa las manos con la cara cuando viran, demasiado tarde para esquivar lo que hay en la carretera; el escalofriante golpe seco de algo que rueda pesadamente sobre el capó retumba por los helados huesos de Sara, y se instala en la base de su cráneo cuando chocan contra el terraplén y se detienen de golpe.

—¡Mierda! –exclama su padre, que se apresura a soltarse el cinturón de seguridad con dedos temblorosos.

La furgoneta está inclinada; una de las ruedas delanteras descansa sobre el terraplén, y Sara clava los talones en un intento por evitar deslizarse y caerse del asiento. Su padre se apea mal que bien de la furgoneta. Lo que sea que han atropellado se vislumbra como una forma gris y vaga en las tinieblas sin luz.

El aire frío se cuela por la puerta abierta, con dientes afilados. Sara se desabrocha el cinturón y, desequilibrada y torcida, se desliza con cuidado hasta el suelo inclinado del coche. Su intención es proceder poco a poco, pero la puerta se abre de par en par y la gravedad la arroja al asfalto sobre rodillas y manos.

—Vuelve a subir a la furgoneta, Sara.

Su padre levanta una mano en un gesto protector que se queda corto; Sara alcanza a vislumbrar algo caído en la carretera, las extremidades descoyuntadas y cubiertas de sangre, que echa espuma por el hocico pero que aún respira, con la lengua sobresaliendo de la boca como gruesos mondongos. Un ciervo, maltrecho y jadeante.

—¡Papá!

Él la mira, arrepentido; es posible que nunca antes haya oído pronunciar su nombre de ese modo: dos sílabas infundidas del horror más profundo. A Sara los ojos le escuecen, anegados de lágrimas cálidas, y tiene la sensación de que su garganta se ha cerrado y la ha dejado sin habla. Su padre tiene la mano izquierda abierta y apoyada sobre la piel del ciervo, salpicada de espuma moteada de sangre. Se lo ve exhausto, hundido. Se lo ve viejísimo.

—Sara —le dice en voz baja—. Aquí fuera hace un frío que pela. Vas a pillar una pulmonía.

—Tienes que ayudarle.

Ella fuerza las palabras por entre sus dientes apretados. No va a darse el lujo de llorar; no es una niña, se recuerda mientras aprieta con fuerza la lengua contra el paladar, pero huele el dolor del animal, nota su sabor en la garganta; sangre, heces y pánico; caliente y ácido; el olor a muerte que se alza en una ola parsimoniosa y terrible.

—Se está muriendo —dice su padre con voz queda—. No hay nada que pueda hacer.

—Está sufriendo mucho. —En cierta manera, esto es lo peor. Al menos cuando esté muerto ya no sentirá nada, pero es terrible verlo retorcerse, las piernas destrozadas moviéndose por el deseo instintivo de correr, de escapar al dolor, una liebre en un blanco campo escarchado; de su boca abierta brotan gotitas de sangre mientras lucha por respirar—. Sé que puedes ayudarle, como has ayudado a ese hombre.

El rostro de su padre se endurece.

—No tienes ni idea, Sara.

—Claro que la tengo. —Las lágrimas sí afloran ahora, y se las enjuga con el dorso de los nudillos, enojada, furiosa consigo misma. Furiosa con él por ocultárselo todo. Por fingir todos estos años que su trabajo es algo normal y corriente e impedirle conocer todo detalle sobre él—. Ayudas a morir a la gente. Por eso te necesitan en todas partes y por eso a veces estás fuera varios días. La casa de esa mujer olía a enfermedad y, cuando tú bajaste, el olor había desaparecido. Tú lo hiciste desaparecer.

—Eso no es…

—Entonces déjame verlo. —No es solo por el ciervo, se da cuenta ella cuando sus ojos se encuentran con la mirada apagada de su padre, con sus hombros hundidos. Es por los secretos y el no saber. Por la casa silenciosa de Rosalia con olor a muerte. Por su abuelo, flaco y espectral, que nunca más disfrutará de los cielos azules. Por los dedos renegridos de su padre y por esa cartera, esa horrible cartera mochadi. Es por la espuma sanguinolenta, el espinazo hundido y el jadeo de los pulmones que se están ahogando—. Déjame ver lo que haces.

Él podría negarse, como siempre se ha negado. Podría acallarla con una mirada, con esa mirada fría, traicionera como las aguas abiertas. Pero no se niega, y Sara comprende que en ese consentimiento subyace la culpa, no solo por el ciervo sino por todo: los años de ausencias y secretos, los viajes a medianoche a quién sabe dónde para hacer Dios sabe qué. Por hacerla callar cada vez que se atrevía a preguntar por qué. Su única hija, atrapada entre dos mundos.

—Voy a necesitar la cartera —dice él.

En el instante en que sus dedos rozan el cuero, Sara lo siente; este objeto encierra una terrible trascendencia, el zumbido avieso de las cosas malditas. Y ahora comprende por qué su padre nunca ha querido que la toque. ¿Puede el mochadi penetrar a través de la piel y alcanzar la carne y la grasa? ¿Puede filtrarse hasta llegar al torrente sanguíneo y ensuciar el alma? Ya es demasiado tarde para preocuparse, cae en la cuenta, mientras lleva a duras penas la pesada cartera hasta donde su padre está esperando. Ha sido ella quien ha elegido esto.

Su padre desabrocha el cierre. La cartera se abre lentamente y deja a la vista el forro rojo descolorido, del color de la piel en carne viva. Algo brilla en las profundidades de sus fauces oscuras. Con cuidado infinito, va extrayendo cada una de las piezas y coloca el arcano aparato sobre el asfalto mojado. Un frasco de vidrio con forma de lágrima conectado por un manguito amarillento a un objeto envuelto en una tela manchada de gris. La segunda abertura del frasco —un grifo, colocado bastante abajo— conecta mediante un segundo manguito con un bote de vidrio alto y estrecho, que su padre deja algo apartado; junto a él coloca un tapón de goma grueso, como para encerrar herméticamente algo en su interior.

No es muerte lo que ofrezco, explica su padre mientras sujeta con cuidado el bulto de la tela en la mano izquierda y va separando los pliegues como si fuesen pétalos. La muerte es algo fácil de proporcionar, si quien la recibe no es exigente en cuanto al método; pero si lo que una persona desea es la muerte, puede buscarla cerca de casa; no necesita recurrir a un desconocido que se halla a kilómetros de allí y pagarle por el privilegio.

La tela se abre del todo. En la palma de su padre, una extraña pieza de vidrio ancha y lisa, con forma de silla de montar.

Hay que localizar el origen del dolor, explica, mientras pasa una mano grande y morena por el flanco del ciervo, explorando; hay que ser lo más preciso posible. El animal tiene tantas heridas que Sara no sabe si cabe precisión alguna. A veces es fácil, continúa él; cuando se trata de un tumor que no ha metastatizado todavía es posible ubicar la fuente del dolor, pero si se ha extendido tienes que decidir en función de lo que te encuentras. Tienes que elegir el lugar con la mayor concentración y cruzar los dedos para no equivocarte, porque solo cuentas con una oportunidad.

No lo entiendo, dice ella. Su padre está hablando en clave; está hablando como si ella ya estuviera al tanto, como si estuviese familiarizada con su mundo y su trabajo.

Mira, le dice él.

Su padre se lleva a la boca la pieza de vidrio con forma de silla de montar. Junto a la abertura donde encaja el manguito hay una boquilla estrecha. Con la mano derecha localiza un punto del espinazo del ciervo donde el hueso sobresale, una protuberancia afilada que no debería estar allí. Aquí, dice. Aquí está lo peor. Y entonces separa los dedos de la base de la silla de montar y ella la ve con claridad por primera vez: una púa infame, una afilada aguja de cristal con una punta brillante y negra. Durante un prolongado instante, sus miradas se encuentran, y ella ve el pesar grabado en la línea dibujada su boca.

Él sujeta la boquilla entre los dientes y baja la cara. Ella da un respingo cuando la púa perfora el flanco del ciervo y se desliza con facilidad en la carne; el animal deja escapar un grito ahogado y se convulsiona ante este nuevo agravio, pero la mano de su padre permanece firme, con las yemas acariciando la aterciopelada piel húmeda de sudor, y el ciervo se calma de repente, como si la púa hubiera inyectado un anestésico en vena. Entonces su padre inhala, prolongada y lentamente, y ella se aparta en un acto reflejo, esperando ver sangre, temiendo ver sangre, pero lo que llena la angosta cámara es algo denso, brillante y oscuro como el petróleo. Empieza a bajar poco a poco por el manguito, hasta el frasco con forma de lágrima, gotas gruesas que repiquetean contra el vidrio, y sigue saliendo, ese jarabe oscuro, de un tono negro rojizo a la luz mortecina. Él lo chupa como si fuese un veneno, más y más, hasta que el frasco está casi lleno a rebosar y la boquilla se atasca y le mancha los labios de un tono oscuro; los párpados parecen pesarle tremendamente y tiene las articulaciones del cuerpo flácidas como una muñeca de trapo, y ella se da cuenta de que, por imposible que sea, no lo ha visto soltar aire ni una sola vez desde aquella primera prolongada inhalación.

Y justo cuando parece que el frasco podría reventar por la presión, la sustancia comienza a cambiar. Se mueve y agita en el recipiente como si se acabara de despertar, se va encogiendo hasta formar un coágulo denso. Ella retrocede, temerosa de que pueda estallar, de que algo pueda escaparse. Él interrumpe la inhalación, con los labios apretando el cristal, y la mira a los ojos: «Espera. Observa».

El ciervo se mantiene ahora en silencio y mira a su padre con ojos tranquilos. Tiene el hocico cubierto de sangre seca y marrón. Durante un instante reina un silencio sepulcral, una placidez perfecta y sagrada. Ciervo, hija y padre en comunión. Entonces su padre exhala. La ondulante sustancia se expande; brotan zarcillos hacia los lados y hacia arriba, que se disipan al alejarse. La masa espesa y tumoral se desintegra y convierte en humo, un cielo revuelto, oscuro y tormentoso. Arrastrado por la corriente de la exhalación, el humo se desplaza hacia el bote vacío, hasta que en el primer frasco tan solo quedan desperdigadas unas cuantas cenizas pálidas. Es entonces cuando él separa la cara del aparato, aún clavado profundamente en la carne del ciervo.

Una voluta de humo escapa de entre sus labios ennegrecidos. Ahora comprendes, dice. Ahora lo entiendes.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Esa noche duermen en la parte posterior de la furgoneta, aparcada junto a la carretera a pocos minutos de donde dejaron el ciervo en el arcén. Morirá pronto; tiene el espinazo destrozado, esquirlas de las costillas hundidas en las profundidades de las vísceras y cavidades que la sangre está inundando poco a poco. Morirá, pero morirá sin dolor. Este es el don de su padre.

Su padre tiene sacos de dormir, mantas y un montón de almohadas viejas con olor a moho, además de un hornillo de camping y una linterna a pilas. Tras entregarle a ella el saco de dormir más grande, él se arrebuja en una fina manta de lana y se ovilla de costado en el suelo.

—Trata de dormir —le dice. Suena como si tuviera la boca llena, como si estuviese inflamada por dentro.

—¿Siempre duermes en la furgoneta, papá?

Ella se acurruca en la esquina, con el frío metido en los huesos a pesar de almohadas y mantas. La silenciosa noche se le antoja inquietante, y una lámina fina de acero es lo único que los separa de lo que pueda acechar ahí fuera, en la oscuridad. Ella quisiera no estar allí, pero su padre no se encuentra en condiciones de conducir hasta casa. Ni siquiera está segura de que lo vaya a estar por la mañana.

—Mejor eso que en casa de un desconocido. —Tiene los labios del color de la hipotermia—. Antes había montones de apartaderos a lo largo de las carreteras, donde también se detenían otros, así que nunca estabas solo. Aunque bueno, para empezar, raro era viajar solo. Ibas con la familia, como hacíamos nosotros cuando yo era pequeño. —La risa borbotea en su pecho—. Y tampoco viajábamos en una puñetera camioneta.

Ella solo ha visto el carromato de su abuela en fotografías en blanco y negro: un precioso vardo de techo curvado con un intrincado tallado de enredaderas, flores y pájaros en vuelo. Su abuelo le describía los colores, pasando el dedo por las fotografías para indicarle dónde la madera estaba pintada de rojo, dónde las tallas estaban pintadas de dorado. Lo habían quemado antes de que Sara naciese, le había contado su abuelo. Así era como se hacían las cosas en aquellos tiempos. Cuando su abuela murió, su carromato se fue con ella.

—Esta vida está en tu sangre —añade su padre.

Sara se sube el saco hasta los hombros y hunde la nariz en los blandos pliegues. El agotamiento desciende pesadamente, pero la furgoneta está helada y el suelo demasiado duro. No es así como ella se lo había imaginado.

—Y lo otro… —dice. Un estremecimiento de miedo la recorre, eléctrico. Necesita saberlo. No quiere saberlo jamás—. ¿Lo otro también está en mi sangre?

No hay respuesta. Él permanece en silencio, salvo por el murmullo áspero de su respiración. Está dormido, y ahora ella está sola, aferrada a una pregunta, que tal vez nunca vuelva a tener valor suficiente para plantear. «Apartadero», lo había llamado su padre, y eso suena definitivo, triste; este trozo de terreno silencioso y oscuro, apartado de todo, que ya nadie frecuenta salvo el viento, que gime en las rendijas de la puerta como una bestia salvaje desesperada por entrar.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Sara tiene quince años cuando su abuelo muere. Es como si hubiera estado muriéndose desde hacía mucho tiempo. Desde antes de lo de la carretera y el ciervo. Es como si hubiera estado muriéndose desde siempre.

Durante los últimos días, su abuelo delira. Masculla en un idioma que Sara ha oído muchas veces, pero del que entiende poco. Su padre le responde en un tono tranquilizador y cariñoso, que ella percibe como otro pequeño desaire, la enésima herida en sus sentimientos, este idioma que ellos comparten pero que jamás han compartido con ella.

Sara y su padre velan a su abuelo y, aunque ya llevan innumerables viajes juntos, ahora él le dice que no habrá más trabajos mientras el abuelo esté tan enfermo.

—Nos quedaremos con él hasta el final —asegura con firmeza, y Sara se da cuenta de que el fin debe de estar cerca.

El declive de su abuelo ha sido lento e insidioso, y ella ha preguntado más de una vez a su padre si no está en su mano quitarle el dolor, pero él se limita a negar con la cabeza, un rictus de desaliento en la boca. «No es así como funciona —explica, pesaroso—. No para nosotros».

Por suerte, su abuelo está lúcido la noche de la víspera de su muerte. La mayor parte la pasa durmiendo, pero los breves momentos de vigilia a Sara se le antojan un regalo; deja el libro boca abajo en la mesilla de noche para inclinarse hacia él. Su abuelo está débil y su voz es poco más que un susurro.

—Nosotros no queríamos esto para ti —dice—. Tu padre y yo. —Su piel pálida está veteada por venas de un gris ceniciento, como si fuera mármol—. Siempre deseamos que tú tuvieses una vida mejor.

—No pasa nada, abuelo. Esta vida no está mal.

Él sonríe. Trozos de dientes sobresalen de las encías negro azuladas.

—Ojalá hubieras podido seguir estudiando —dice—. En una escuela como Dios manda, no conmigo y con un montón de libros viejos. Eres muy inteligente, Sara. Te mereces algo mejor que esto.

Pensar en la escuela la entristece. En ningún momento se sintió a gusto, incluso aunque su madre había sido una gorgio y ella se había esforzado muchísimo por ser como los demás. Por actuar y hablar como ellos.

—Tú me enseñaste a leer y a escribir. —Desafiante y con la nariz bien alta, y su abuelo, aun estando tan débil, vuelve la cara hacia ella, como tratando de localizar las llamas que alimentan su ira, el fuego en sus ojos—. Tú me enseñaste a contar. ¿Para qué necesito la escuela? Voy a ayudar a la gente, del mismo modo en que papá y tú ayudáis a la gente. —Se interrumpe. Lo mira de hito en hito a los ojos, para que comprenda que habla en serio. Para que comprenda que lo ha considerado detenidamente—. Por favor, déjame quitarte el dolor. Puedo hacerlo. Sé que puedo.

Él atrapa la mano de Sara en la jaula de huesos que es su mano.

—Sara, sé que deseas ayudarme, pero no puedes. Este don que tenemos… esta maldición…

—Pero nosotros sí ayudamos a la gente. Hacemos que deje de sufrir. ¿Cómo puede ser eso una maldición?

—Escúchame.

Ella se interrumpe en mitad de la protesta y lo observa mientras él se incorpora, un angustioso centímetro tras otro, demacrado como por una hambruna y medio tragado por la ropa de la cama, pero ahora sentado, con el pijama colgándole deslavazadamente como piel flácida. El cuerpo le tiembla mientras se esfuerza por mantenerse erguido; sus enclenques músculos luchan por recordar cómo hacer cualquier cosa que vaya más allá de yacer inmóviles y morir paulatinamente.

—Todos los dones tienen un precio —prosigue su abuelo—. Por cuidadoso que se sea, el dolor encontrará la manera de colarse en tu interior. Emanará y tú lo respirarás. Te lo tragarás. Te matará lentamente. Te irá pudriendo de dentro a fuera, poco a poco. Es como el cáncer: una vez dentro de ti ya no te abandona.

—Mochadi —dice ella, y él asiente.

—Los demás romaníes se niegan a relacionarse con nosotros. No hasta que les llega la hora, e incluso entonces la mayoría prefiere morir entre dolores a que nosotros les ensuciemos el alma. Y hacen bien. Mírame, Sara. Solo tengo sesenta y tres años. —Las comisuras retroceden, más una mueca que una sonrisa—. Para mí es demasiado tarde. También es demasiado tarde para tu padre, y eso ha sido mi pecado. Tras trabajar tantos años como hemos trabajado nosotros, el cuerpo se abotaga por el veneno absorbido. Décadas de dolor en lo profundo de la carne; corrompida por él hasta tal punto que mataría a cualquiera que tratase de tragar nuestro dolor. Y más a ti, con la sangre de tu madre. —Niega con la cabeza—. No es así como quieres morir, princesa.

¡Qué crueldad!, piensa ella mientras su abuelo vuelve a hundirse en la cama, exhausto. A ella no le han permitido compartir su idioma, su libertad: cielos azules, apartaderos y hogueras en la oscuridad; ahora imposible, porque el mundo ha seguido adelante y ha obligado a los romaníes a llevar su mismo paso. Ella es impura, extraña, por la sangre de su padre; y débil, por la de su madre. No encaja en ningún sitio, no encaja con nada, y tal vez esto sea también una forma de libertad, en cierta manera, pero le hace sentir una soledad tremenda.

Los ojos de su abuelo se cierran suavemente y ella ya sabe que no se volverán a abrir. Él ha gastado sus últimos vestigios de energía. Esta enorme decepción es su regalo final.

Cuando ahora Sara vuelve la vista atrás, no es ni del ciervo ni de las fotografías de Rosalia en la repisa de la chimenea de lo que más se acuerda, ni siquiera de aquella primera noche fría y terrible en la camioneta. Es de la imagen de las llamas tragándose las posesiones de su abuelo. Todo lo que él había sido en vida: sus libros, ropa y alhajas, su multitud de baratijas. Enseres terrenales adquiridos a lo largo de seis décadas, que se fueron ennegreciendo y arrugando mientras las llamas lamían el cielo otoñal. Árboles del color de la sangre seca. Y por muchas casas que visite durante los años posteriores a su muerte —en algunas, como una mera niña; en otras, aconsejando, tomando a la gente de la mano y enjugando lágrimas mientras su padre exorciza el sufrimiento en una habitación silenciosa y cerrada—, jamás llega a atesorar recuerdos suficientes para borrar el olor de aquella hoguera. Cuán injusto le había parecido erradicar todo rastro de él, como si un único libro o par de zapatos pudiese amarrar su espíritu a la tierra para siempre.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Comienza con un temblor. Un tembleque en la mano izquierda de su padre, que se va extendiendo, poco a poco, y agravando con el paso de los meses hasta convertirse en fuertes espasmos mioclónicos. Para entonces, la mano izquierda está negra, como congelada, y él lleva guantes para ocultar la piel oscura y cerosa y los nudillos rígidos e inflamados por los fluidos. No es nada, asegura, solo el leve reumatismo de siempre. Ella sabe que el reumatismo es una enfermedad de los huesos, que jamás provocaría esas repentinas contracciones de músculos y tendones, tan violentas que retuercen el brazo de su padre y lo pegan al cuerpo, con un dolor que salta a la vista en la crispación de su mandíbula. No es nada, insiste él, y, cuando a la postre ella asume la conducción en los viajes largos, es por los problemas de espalda de él, porque le molesta la rodilla, por una letanía de dolores corrientes con los que su padre reemplaza la verdad.

Todos los dones tienen un precio, había dicho su abuelo.

Para cuando Sara cumple los dieciséis, su padre tiene la mano izquierda tan débil que ya no puede utilizarla para acarrear la cartera, que ha sido transferida de manera permanente a la derecha. Él no deja de trabajar. Te adaptas, dice, aunque nunca hablan de la causa. A ella le duele verlo fingir que se encuentra bien mientras su cuerpo va fallando; la herrumbre de su enfermedad se le infiltra por todas partes; la despiadada espasticidad se apodera de sus extremidades, que ya no lo obedecen del todo y se agitan incluso en sueños. Su ojo izquierdo se desvía y vaga, ahora eclipsado en todo momento por el semicírculo de un párpado caído. Sus andares tienen un aire de aletargamiento ebrio, al igual que su habla, y ahora sus clientes se quedan plantados en la puerta, como si la magia arcana que él les ha prometido se les antojase de pronto el curalotodo de un matasanos. Sus evidentes problemas físicos incomodan de algún modo a esa gente, para quien el dolor se ha convertido en una parte inextricable de su vida.

Pero pagan. La desesperación es más fuerte que la repugnancia.

Su padre duerme en el asiento delantero mientras Sara conduce de vuelta a casa. En reposo, las extremidades le tiemblan ligeramente, y ella puede fingir que él está soñando, como los gatos, que sueñan con todo el cuerpo; puede fingir que él ha encontrado la libertad en sueños. A lo mejor está cabalgando por un camino, como cuando era niño, o cazando conejos en las colinas, sin dolor alguno, salvo el del viento gélido azotando su piel oscura y perfecta.

Su padre no se está muriendo. Aún no. En cierto modo, esto resulta más difícil de aceptar que la muerte pausada de su abuelo. Ella cree comprender a esa gente que se lo queda mirando con inquietud mal disimulada: el paso de pies arrastrado, las comisuras curvadas hacia abajo y la palidez cenicienta de la tez, la crudeza de su deterioro generalizado. La enfermedad resulta más fácil de aceptar cuando viene acompañada por un punto final irreversible, cuando se sabe que el sufrimiento de alguien es finito. Pero el sufrimiento como condición permanente es un pensamiento aterrador. Su padre se ha convertido en un símbolo terrible, en un san Sebastián grotesco, que no es la gloria del martirio ni la belleza del estoicismo lo que trae a la mente de quienes lo contemplan, sino el poder destructivo del dolor sin tregua.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Finales de julio, el cielo es de un esplendoroso azul. Un calor agobiante llena el espacio vacío entre cielo y tierra y penetra en las profundidades del hormigón, de suerte que incluso durante la noche el aire está impregnado de la calidez residual. Su padre no tolera la luz del sol, así que solo viajan una vez anochece, con las ventanillas bajadas para que una letárgica brizna de aire corra por el sofocante interior de la furgoneta. Dormir en el vehículo resulta imposible; ella ha colgado cortinas oscuras entre los asientos y la parte de atrás, para que su padre cuente con una cierta penumbra que le permita descansar durante las horas diurnas; sin embargo, ella necesita aire y sol, y estirar las piernas tras conducir durante kilómetros. A veces busca un lugar soleado próximo a un área de descanso, se tumba y estira las extremidades para que todo su cuerpo esté en contacto con la hierba, la tierra y el sol; y, aunque nota la pesadez del calor espeso sobre su cabeza, inhala el olor de la tierra polvorienta y agrietada, y se acuerda de cuando hacía fracciones en el parque con su abuelo, de su letra insegura y desgarbada y la cálida jovialidad de su sonrisa. A veces cierra los ojos y se imagina que él no se ha ido, que sigue estando en algún lugar, aunque inaccesible para ella.

En las horas desvaídas y tranquilas del amanecer, su padre habla. Bajo la manta de lana, su cuerpo se perfila escuálido como el de un galgo; su mirada asimétrica envuelve el rostro de Sara y ella siente que lo quiere, incluso ahora, a este caparazón en proceso de desmoronamiento que es la morada de su padre. Ella siempre lo ha querido. Él la ha criado y educado, y a su manera ha tratado de protegerla y, si bien no siempre lo ha hecho bien, jamás ha dejado de intentarlo.

—Antes de ir a casa, necesito que me ayudes con algo —dice él—. Tiene que ver con los botes.

Sara nota el cansancio de su propio cuerpo tras horas de conducción. Los ojos le escuecen tras forzarlos para mantenerse alerta; nunca ha olvidado aquella primera noche en la carretera. Se muere de ganas de meterse en la cama y arrebujarse bajo las mantas; siente la cabeza pesada como el plomo y desea apoyarla sobre algo mullido y dejarse arrastrar por el sueño. No obstante, no puede negarse a la petición de su padre; pero no es solo eso, no puede contener su propia curiosidad, su desesperación por hacerse con cualquier detalle que él podría ofrecer sobre su historia compartida.

Ella conduce siguiendo las indicaciones de su padre, hasta la depuradora de aguas residuales a unos kilómetros de su casa. Una monstruosidad ulcerosa en la costa, cuyos dedos industriales se adentran en las aguas opacas; aunque en sus recuerdos infantiles el fuerte hedor que emanaba en verano está muy presente, cuando abre la puerta de la furgoneta y arranca con cuidado sus huesos doloridos del asiento del conductor tan solo percibe el olor salobre del mar. La cartera reposa a sus pies, intimidante; es solo la segunda vez que su padre le ha permitido tocarla, y su aura maligna no ha disminuido con el tiempo.

—A unos cinco minutos siguiendo por aquel camino, hay una nave vieja —dice su padre—. La llave del candado la encontrarás al fondo de la cartera. Cuando entres lo entenderás.

—¿No pasa nada por que te quedes aquí solo?

Sara quiere que él la acompañe. Quiere que le explique todo con detalle, empezando por el principio y siguiendo hasta el día de hoy, hasta este mismo momento, en el que la cruda realidad de su mal por fin se ha impuesto a su deseo de protegerla de la verdad. Quiere saberlo todo pero sabe que jamás lo sabrá.

—Llevo años viniendo a este lugar y jamás he visto un alma —dice él con una sonrisa torcida—. No me pasará nada. No te preocupes por mí.

Ella avanza por el tenebroso camino, rodeada por un follaje espeso y exuberante, y sin dejar de echar ojeadas por encima del hombro a la mugrienta furgoneta gris; el ambiente está impregnado de una humedad persistente que le trae a la memoria los bosques ecuatoriales sobre los que leía de niña. A pesar del inminente amanecer, los pájaros guardan silencio. La cartera es pesada y se la cambia de la mano derecha a la izquierda. Es demasiado tarde para preocuparse por el poder maligno imbuido en el cuero agrietado, que penetra en la carne insidioso como las radiaciones. Ella ya es mochadi. Ahora eso ya no tiene remedio.

La «nave» es un ruinoso monolito de ladrillo, enorme y feo. La pintura áspera se está descascarillando, como si tuviese psoriasis. Los ventanucos están sellados con tablones, y una capa gruesa de musgo, casi negro de tan oscuro, recubre el techo, que tiene poca pendiente. El silencio en el lugar casi resulta tangible. Pesado, como el cielo antes de una tormenta.

Abrir la cartera se le asemeja a violar el último tabú; sus dedos vacilan en el cierre, reacios, pero se obliga a desabrocharlo. Desliza las manos en el interior de las fauces forradas de rojo y rebusca a tientas con cuidado por entre los botes cerrados herméticamente —dedos que se mueven con delicadeza, con grandes precauciones— hasta descubrir un objeto pequeño y frío, encajado en una esquina. Lo saca cogiéndolo entre pulgar e índice, y su brillo sin tacha la maravilla.

Sara se acerca al edificio con cautela. No sabe qué encontrará allí. Tan solo sabe que debe meter los botes y dejarlos guardados bajo llave. Llevan semanas acumulándose y transmiten una inquietante sensación de volatilidad, como si pudiesen estallar de manera espontánea y liberar el veneno de vuelta al mundo. A ella nunca se le ha ocurrido plantearse qué sucede con ellos una vez llenos; cómo podría eliminarse una sustancia tan corrosiva y mutagénica como el puro dolor.

La llave se desliza en la cerradura. Un rayo de luz pálida ilumina el interior, y los ojos de Sara se abren como platos. El lugar es enorme, se adentra en la oscuridad sepulcral. Filas y filas de estanterías que llegan hasta el techo en penumbra. Todas las baldas están abarrotadas de botes de vidrio, están atestadas de ellos y, mientras está plantada en el umbral silencioso con la cartera aferrada con ambas manos, a Sara le parece, por imposible que sea, que los botes están gritando.

Sara respira hondo. Un fuerte olor a podredumbre industrial impregna el lugar; las estanterías están cubiertas de óxido oscuro como la sangre y grietas gruesas se entrecruzan por el suelo de hormigón. Nada vive en esa nave; no hay hierbajos ni telarañas, no hay hongos que broten en los rincones oscuros y húmedos; una esterilidad espantosa. Ella comprende por qué. El grito que imagina no es un sonido sino una sensación, la persistente vibración de una cuerda punteada, que nunca llega a desvanecerse, y ella la siente en las entrañas, reverberando en los huesos, como si se la hubiesen abierto y estuvieran aullando en su interior. Ni las formas más elementales de vida orgánica podrían hallar la paz en esta morada de heridas.

La cartera le parece más pesada que nunca cuando la deposita con cuidado en el suelo. Una danza de motas de polvo en el aire plomizo. Mete la mano y extrae un bote. Está frío al tacto y, mientras se dirige a la estantería, la oscuridad del interior comienza a arremolinarse y a acumularse en el extremo más alejado del tarro, como tratando de extenderse con desesperación hacia sus semejantes. Ese espectáculo debería haberla horrorizado, pero tan solo siente una curiosidad malsana ante la manera en la que la sustancia se mueve y enrosca, palpitando como si estuviera viva, sabedora de que aquí es donde le corresponde estar. El dolor atrae al dolor, piensa Sara mientras coloca los botes en la estantería, donde el contenido de los mismos vuelve a asentarse, apaciguado por la proximidad.

Ella camina por los pasillos rudimentarios y se detiene justo al borde de las zonas fuera del alcance de la desvaída luz del amanecer. En la nave debe de haber miles de frascos. Los de décadas, amontonados en estanterías que van del techo hasta prácticamente el suelo, anónimos en su uniformidad. Los más antiguos están cubiertos por una pátina de pálido polvo gris. Ella pasa tímidamente un dedo por la suciedad; la neblina de dolor permanece inmóvil y serena tras el cristal. ¿Cuántos años han transcurrido desde que fue extraída? Se da media vuelta, mareada de pensar en la vastedad del lugar, de este repositorio de sufrimiento humano. Se acuerda de Rosalia, tantos años atrás. De las fotografías en la repisa de la chimenea. Del hombre guapo de ojos oscuros y mirada amable, el hombre que había sido antes de que el dolor lo destrozara. Su esencia está aquí, en alguna estantería, destilada y encerrada en el interior de un recipiente sin etiquetar, como todos los demás. El deseo de catalogarlos hasta el último de ellos se apodera de Sara, de regresar al bote primigenio y contar su historia de principio a fin. De contar todas sus historias.

Sara cierra el candado de la puerta al salir y coge la cartera, ahora ligerísima sin su carga. El cielo en el exterior está teñido de escarlata. Le viene a la memoria un fragmento de un refrán; la voz de su abuelo, cantarina: «cielo rojo a la alborada, cuidad que el tiempo se enfada».

Su padre está dormido cuando ella llega a la furgoneta. Le deja la cartera a los pies, con cuidado para no despertarlo, aunque da la impresión de estar dormido como un tronco. Parece tranquilo, pero su aliento brota en bocanadas cortas y neumónicas. El resuello se le va cuajando en los pulmones. A la larga olvidará cómo respirar. Cómo deglutir. Se asfixiará con su propio hálito. Se tragará su propia saliva y se ahogará.

Sara se desliza en el asiento del conductor y gira la llave de contacto. La furgoneta arranca con un runrún ronco y prolongado.

El sol saldrá pronto.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

El calor estival acomete y arrecia como un acceso de fiebre, hasta que el horizonte rebosa nubes densas y oscuras, cuyo peso ejerce una presión tan fuerte que Sara la siente en las circunvoluciones de su cerebro exhausto. Lleva dos semanas sin trabajar. Últimamente, su padre ha estado demasiado enfermo para viajar. El calor abrasador y el sol que golpea implacable lo han debilitado, y le cuesta trabajo caminar, sentarse derecho y arrastrarse hasta el cuarto de baño. Pronto ya no será capaz de hacer nada de esto y la indignidad de su incapacidad será más dura de sobrellevar para él que cualquier dolor.

El dinero se les está acabando. Eso también es difícil de sobrellevar.

La tormenta estalla por fin de madrugada, con un trueno que retumba en lo alto como cristal haciéndose añicos, un violento estallido. Sara es arrancada de la cama, sudada y jadeante; la lluvia golpea con insistencia contra la ventana y su padre está gritando en otra habitación.

Sara se pasa los dedos trémulos por el pelo húmedo y se lo peina en una coleta suelta. La luz estroboscópica de los relámpagos atraviesa las cortinas cerradas; ella abre la ventana de guillotina unos centímetros, deseosa de que entre aire fresco. La lluvia salpica la mesa, las pilas de trastos, importantes para ella, escogidos con cuidado en mercadillos y tiendas de segunda mano. Regalos que le traía su padre tras días en la carretera. No ha tirado ninguno, aunque ya es demasiado mayor para casi todos. Las muñecas de porcelana de mirada muerta, los caballos de plástico y la bisutería llamativa son reliquias de tiempos mejores.

Sara acude a toda prisa a la habitación de su padre. Allí dentro reina una profunda oscuridad, casi total; unos estores opacos lo protegen de los estragos de la luz del día, pegados con firmeza al marco de la ventana con gruesa cinta aislante negra. Tres ventiladores giratorios montan guardia junto al lecho, runruneando ineficazmente. Su padre está despatarrado junto a la cama, tratando de aferrarse al canapé con sus manos inútiles. Sus piernas embutidas en el pijama carecen de la fuerza necesaria para empujarlo de vuelta arriba. Ella no sabe cuánto tiempo lleva tirado ahí, pidiendo ayuda a gritos sin ser escuchado.

—Lo siento muchísimo, papá. —Aunque ella es menuda, él es muy ligero, como si bajo la ropa solo hubiese huesos y un pellejo vacío. La delgadez ha cedido su lugar a la escualidez. Ella lo vuelve a acomodar en la cama con cuidado y lo tapa con la sábana; a pesar del persistente calor, él está tiritando, y los dientes le castañetean en el cráneo cadavérico—. Lo siento muchísimo. —Una y otra vez, porque no se le ocurre qué otra cosa decir; todo esto le resulta tan bochornoso… la hija adolescente que tiene que ayudar a su padre impedido a volver a la cama y, aún peor, la vergüenza por haber seguido durmiendo sin oír sus débiles gritos de ayuda.

—Duele —dice él por entre los dientes apretados.

Sus brazos se estremecen y se agitan; el dolor y los espasmos ahora parecen venir al alimón. Tiene los ojos cerrados con fuerza. Gotas de sudor en las sienes, y la piel tan caliente que ella apenas soporta tocarlo. Como su abuelo en sus últimos años, pero sin la dignidad tranquila que a este su lento deterioro le permitió conservar. En el sufrimiento de su padre no hay ni rastro de dignidad.

—Lo sé, papá. —Lágrimas ácidas le escuecen tras los ojos, pero es ira lo que se acumula en su interior, encrespándose como una ola. Se muerde la lengua tan fuerte que nota el sabor a sangre—. Trata de descansar. Te traeré algo para ayudarte a dormir, ¿vale?

Él asiente, con el rostro sombrío. La lluvia golpea implacable el cristal oculto. Ella se levanta. Camina arrastrando los pies hasta la cocina, donde los platos sin lavar de dos semanas están desparramados por las encimeras y amontonados en una alta pila en el fregadero. Un ligero olor a podrido flota en el aire inmóvil: el hedor de la descomposición que emana de bolsas de basura hasta los topes y restos viejos de comida pegada. Ella quiere tirarlo todo al suelo; arrojar platos, boles y vasos contra la pared hasta que se rompan en minúsculos pedazos. Ella quiere abrir la ventana y gritar a la noche hasta quedar vacía.

Se siente abrumada por su impotencia. Incluso si la debilidad de su madre pudiera serle extirpada, ella seguiría sin poder quitarle el dolor. Esto es lo más duro de todo. Su padre ha pasado toda su vida aliviando el sufrimiento ajeno; que él deba sufrir hasta su último suspiro es una crueldad que ella es incapaz de aceptar.

Sara rebusca en el armario los analgésicos de su padre. Brillantes cápsulas rojas y blancas alojadas en blísters plateados, la medicación más fuerte que el médico está dispuesto a recetar y, no obstante, prácticamente inútil. El tamborileo de la lluvia se asemeja a ruido blanco lejano. Ella deja caer una cápsula sobre la mesa y la mira largo tiempo. La coge, vacilante. Aprieta la mitad roja entre el pulgar e índice izquierdos; la mitad blanca, entre pulgar e índice derechos. Las dos mitades se separan y el polvo se desparrama por la encimera, cual cenizas. Y también se lo queda mirando largo tiempo.

Calienta leche en un cazo en uno de los fuegos de la cocina. Cucharadas de sirope a las que da vueltas, una tras otra, porque su padre siempre ha sido goloso y últimamente ya nada le sabe a nada. Ella no puede consumir su dolor. Ella no puede proporcionarle serenidad en estos últimos meses. Pero sí que hay un regalo que aún puede hacerle.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

La habitación de su padre está semivacía, libre de todo salvo de lo más esencial. Él no es una urraca como su hija, ni acumula tesoros como su padre. Lo único que posee es una infinidad de botes, que se funden con las sombras mientras el polvo los va tragando. Un mausoleo de historias nunca contadas.

—Toma —dice Sara.

Ayuda a su padre a incorporarse. Los músculos de él se convulsionan bajo las palmas de las manos de ella, en una danza sin fin. Su cabello se ha tornado del blanco crudo de los huesos descoloridos. Ella coge la taza de leche caliente con la mano libre y le ayuda a sujetarla entre sus manos temblorosas y llevársela a la boca, donde él se esfuerza por tragar. Bebe, despacio y con dificultad; ella le seca la barbilla con la esquina de un paño de cocina, limpiándole las gotas de leche. Cuando ya ha terminado de beber, lo ayuda con cuidado a recostarse y se dedica a ahuecar almohadas y mantas hasta que él alarga una mano, con ternura, y sus dedos rodean suavemente la muñeca de Sara.

—Estoy bien, Sara. —Ojos apagados que se entrecierran, una sonrisa exhausta y torcida—. No te preocupes.

Los dedos de Sara se enredan en una hebra suelta de la sábana. Ella se observa sus propios nudillos, la piel sin manchas, los dedos largos herencia de su padre. Dedos de pianista, solía decir su abuelo, aunque ella no tenía el más mínimo oído para la música. Siente la quemazón de las lágrimas ardientes dentro de la nariz, pero se obliga a contenerlas, a tragarse la tristeza. Se obliga a mirar a su padre a los ojos a fin de grabar la calidez de su sonrisa en la memoria; las facciones afiladas de la inanición y el brillo delirante de sus ojos. Amor febril.

—Gracias, princesa —dice él.

Ella permanece a su lado hasta que él se duerme. Hasta que el temblor de las extremidades remite y su respiración se ralentiza. Hasta que, por primera vez en mucho tiempo, está totalmente inmóvil.

Las monedas de oro que saca de su bolsillo las rescató de entre las pertenencias de su abuelo justo antes de que estas fuesen reducidas a cenizas. Las ha tenido guardadas en el cajón de su mesa y, cuando echaba de menos a su abuelo, las sacaba y sostenía una en cada mano, sintiéndose reconfortada por su peso, como si una pequeña parte de él continuase viviendo en ellas. Las coloca con suavidad sobre los ojos cerrados de su padre, del mismo modo en que él lo había hecho por su propio padre. Ella no comprende el significado de este acto, pero le parece apropiado. Y las palabras que ella le susurra al oído, en un idioma que nunca antes ha hablado pero que debe mantener vivo, esas palabras también le parecen apropiadas: «Kushti bok». Buena suerte. Adiós.

Sara se pone de pie. Apaga los ventiladores, uno a uno, y los contempla mientras van girando más despacio, a trompicones, hasta detenerse. Alarga la mano y despega lentamente la cinta aislante que mantiene pegados los estores opacos a la ventana. Una luz mortecina se cuela por las rendijas y perfila los rasgos de su padre con un tono argénteo; los ojos de un dorado radiante.

La cartera de cuero marrón está en el suelo al pie de la cama. Ella la coge, resuelta, y se le antoja ligera como una pluma, con su brillo suave atenuado por una fina pátina de polvo. El tintineo de cristal contra cristal, una melodía familiar. La promesa de la liberación. A pesar de todas sus debilidades heredadas, a pesar de todas las advertencias de su abuelo, nadie le ha dicho nunca que realmente no pueda. ¿Qué es lo que le queda ahora sino esto? Esta vida está en tu sangre, le había dicho su padre.

El equipaje ya está preparado —un puñado de artículos escogidos de entre sus posesiones—, y una nota escrita a toda prisa ha quedado en la mesa del vestíbulo: «Por favor, incinérenlo». Se echa la mochila al hombro; la cartera de cuero marrón en la mano izquierda. Las llaves de la camioneta en el bolsillo. En el exterior, el sol está emprendiendo el ascenso. La lluvia ha arrastrado el polvo del pavimento, y ella nota en la garganta el frescor y la dulzura del aire. Todos los olores a vida se han desvanecido, y también todos los olores a muerte. La tormenta los ha arrastrado, cual restos de carne de unos huesos viejos. Como si el mundo estuviese comenzando de nuevo.

Copyright © 2019 Laura Mauro

De la ilustración, Copyleft Pedro Belushi

Traducido del inglés por Marcheto

Esta entrada fue publicada en Fantasía, Fantasía cotidiana, Relatos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La hija del devoradolor, de Laura Mauro

  1. Pingback: La hija del devoradolor – Dispatches from the Sinister Room

  2. patroclo58 dijo:

    ¡Muchas gracias!

  3. Anónimo dijo:

    como siempre,la labor de marcheto es impagable,y un placer leer estos cuentos e historias-gracias

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .