Padre, de Ray Nayler

Ray Nayler nació en Canadá y se crió en Estados Unidos, pero lleva casi dos décadas viviendo y trabajando en otros países, entre los que se cuentan Rusia, Turkmenistán, Tayikistán, Kazajistán, Kirguistán, Afganistán, Azerbaiyán, Vietnam y Kósovo, donde reside y trabaja como diplomático en la actualidad. Por si esto os parece poco, a modo de curiosidad también señalaré que, además de hablar inglés y ruso, se maneja con el turcomano, el albanés, el azerbaiyano, el turco y el vietnamita, ahí es nada.

Dicho lo cual, pasemos ya a hablar de su carrera literaria, que es lo que nos interesa principalmente aquí. Ray publicó su primer relato de ficción especulativa en 2015, en la revista Asimov’s, y desde entonces sus cuentos han continuado apareciendo en publicaciones punteras del género (Clarkesworld, Lightspeed, Analog, The Magazine of Fantasy & Science Fiction…). Varios de ellos han sido seleccionados para antologías de lo mejor del año editadas por Jonathan Strahan, Neil Clarke o Rich Horton, entre otros. Y, en los cinco meses que llevamos de 2021 son ya cinco los cuentos inéditos suyos que se han publicado en diversas revistas. No obstante, la carrera de Ray no se circunscribe a la literatura de género, dado que también ha publicado literatura generalista, cómics y poesía. E incluso ha traducido un relato del ruso al inglés (Terra Rasa, de Anastasia Bookreyeva, publicado recientemente en la revista Clarkesworld).

Padre (Father) apareció en 2020 en la veterana revista Asimov’s, y ahora mismo es uno de los finalistas en la encuesta anual en la que los lectores de la publicación eligen sus cuentos favoritos de año. Además, ha sido seleccionado para dos de las antologías de lo mejor de 2020: The Year’s Best Science Fiction and Fantasy 2020 (editada por Jonathan Strahan) y The Year’s Top Tales of Space and Time (editada por Allan Kaster). Se trata de una historia con un agradable aroma a esa ciencia ficción clásica con la que muchos de nosotros nos aficionamos al género. Al igual que otras varias historias de este autor, se desarrolla en un mundo que posiblemente sería el nuestro de no ser porque unas décadas atrás un nave extraterrestre se estrelló en la Tierra, lo que ha permitido a los humanos empezar a utilizar (aunque no siempre comprender ni dominar) diversas tecnologías alienígenas. Tal vez como consecuencia de este hecho, la historia no se ha desarrollado tal como la conocemos (por ejemplo, en nuestra realidad, Franklin D. Roosevelt falleció en 1945). Este es el marco de esta emotiva historia que nos habla, entre otras cosas, del amor paterno-filial, la venganza, la traición, y la guerra y sus traumas. Espero que os guste.

Por último, tan solo quiero agradecerle a Ray su amabilidad en todo momento y desearle mucha suerte en su prometedora carrera literaria. Thanks a million, Ray!

  Descargar Padre en formatos para e-book (ePub, AZW3 y FB2)
           Descargar Padre DOC
Descargar Padre PDF

Father ilustracion

Padre

Ray Nayler

Yo tuve un padre durante seis meses.

Lo conocí a los siete años. Alguien llamó a la puerta de nuestra casa prefabricada. Mi madre estaba en la cocina echando champiñones en la olla donde la salsa para espaguetis hervía a fuego lento, y me dijo con una sonrisa: «¿Quién será? ¿Por qué no vas a ver, cielo?».

Huelga decir que ella sabía quién era.

Era el 5 de junio de 1956. El hombre a quien mi madre llamaba «tu papá» llevaba muerto desde antes de que yo naciese. En la fotografía de la repisa de la chimenea, su rostro estaba vuelto hacia el sol con los ojos entornados y los botones de su uniforme brillaban.

Él nunca había sido alguien real para mí. Él era esa foto y una bandera plegada en un marco de madera. Las fotografías no son más que imágenes en papel. Las banderas no son más que trapos.

Abrí la puerta.

El robot era plateado y muy alto, estaba pulido y relucía. Los ojos eran un círculo perfecto y tenían una luz naranja oscuro en su interior, como la de una vela. La boca era un altavoz de malla metálica. En una mano sujetaba un ramo de margaritas, envuelto en celofán verde barato, todavía con la etiqueta del precio. Y en la otra, un guante de béisbol.

—Hola, chaval —dijo.

—¿Qué hay? —dijo.

Yo me giré y grité:

—¡Es un robot vendiendo flores!

—Supongo que no me esperabas —dijo.

Yo estaba desconcertado porque no era como los tipos que solían ir de puerta en puerta por Albuquerque ofreciendo «flores[1] baratísimas», pero lo único que di en pensar fue que los robots también habían empezado a dedicarse a eso.

—Mejor que pase —dijo mi madre desde la cocina—. En la calle hace mucho calor.

«Mamá debe de estar chiflada. No pienso dejar entrar a un robot desconocido en casa», me dije.

—Soy Padre —se presentó el robot—. Pero no hace falta que me llames así, por ahora. Supongo que tendré que ganármelo.

Mi madre salió y se situó detrás de mí.

—¿Por qué no pasas? —lo invitó mientras se secaba las manos en el delantal amarillo.

Las flores eran para mi madre. El guante era para mí.

Esa noche, Padre y yo jugamos a arrojarnos una pelota de béisbol bajo la luz blanca mate de la lámpara con sensor de movimiento situada sobre la puerta de entrada. Cuando él se quedaba quieto un instante, la bombilla se apagaba. Cuando se movía para lanzar, se encendía, y allí estaba ya la bola, a mitad de camino hacia mi guante, surgida de la nada. La mayoría de las veces yo la atrapaba; cuando no era así, se alejaba botando, salía de la luz y se convertía en una mortecina mancha blancuzca bajo los arbustos a medio crecer que rodeaban nuestro jardín. Si lograba cogerla, Padre decía, «¡Muy buena, chaval!», de una manera que conseguía que me entrasen ganas de llorar, arrojarme a sus brazos y quedarme entre ellos queriéndolo, abrazándolo para que jamás se volviera a marchar. Cuando fallaba, él decía, «No pasa nada», con una voz que me hacía desear morirme, porque ¿acaso él no sabía que yo era un fracasado, un mocoso zarrapastroso a punto de recibir un suspenso en Matemáticas del que no había comentado nada a mi madre?

Todo era amor y muerte.

Cuando dejaba de moverse, la luz se apagaba con un clic y él desaparecía.

Cuando se movía, allí estaba otra vez. Como un truco mágico. Yo me esforzaba por coger la pelota.

Él no tenía guante. Atrapaba la pelota con la mano desnuda. Porque era mágico. Porque ya era mi Padre, aunque yo tardaría un mes en llamarle así a la cara.

Vivíamos en el extrarradio oeste de Albuquerque, donde la ciudad empieza a transformarse de nuevo en el desierto, a un tiro de piedra de la Ruta 66. Había montones de parcelas vacías y escabrosas donde los niños podíamos montar en bici, pero poco más. El carrito de los helados no llegaba hasta allí casi nunca, pero había una tienda donde comprar Palotes y polos de naranja.

Algunas tardes se veían los cohetes que ascendían por el cielo desde las bases del desierto. Casi se oía su estruendo mientras subían y abandonaban la atmósfera camino de la Luna o Marte. Yo pedaleaba a toda velocidad en mi bici, un regalo de las últimas Navidades, la mar de feliz porque era verano, porque era sábado y porque tenía un Padre.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

—Oye, ¿qué es ese cacharro que vive en tu casa? —me preguntó mi amigo Jimmy.

—Es mi nuevo robot, cacho idiota.

Que atrapaba las pelotas de béisbol sin necesidad de guante.

Que me ayudaba con los deberes de matemáticas.

Que había organizado el garaje y montado una nueva estantería para los libros de mi madre.

Que me arreglaba la cadena de la bici y me había enseñado cómo reparar un pinchazo.

Que nunca estaba demasiado cansado para responder mis preguntas.

Que me leía cuando me iba a la cama y apagaba la luz, o la dejaba encendida si así se lo pedía.

Jimmy y yo estábamos chupando nuestros polos de naranja a la sombra de la puerta abierta del garaje. Padre estaba tallando un bloque de madera en el torno, pero se negaba a decir qué estaba haciendo. «Es una sorpresa, amigo», fue lo único que logré arrancarle.

Un chico del barrio, miembro de una pandilla de macarras forofos de los automóviles, descendió a toda velocidad con su vehículo tuneado y aterrizó de golpe, levantando una nube de polvo estival a un par de metros de nosotros. Se apeó y cerró de un portazo, y luego se apoyó en el guardabarros y nos miró, con un Lucky Strike en la comisura de la boca.

Yo lo conocía: Archie Frank. Se rumoreaba que lo habían expulsado de la escuela tras apuñalar a un profesor. Ahora trabajaba en el vertedero. La gente decía que olía a basura.

Yo nunca había estado tan cerca de él, pero solo olía su cigarrillo.

«Ese está muerto de aquí a un año —dijo una vez mi madre al verlo rapar las hojas de la copa de un sicomoro calle abajo con su vehículo tuneado, ladearse marcadamente y evitar por los pelos una vieja valla publicitaria de la campaña por la reelección de Franklin D. Roosevelt en 1952—. O incluso antes.»

—¿Cómo es que os podéis permitir ese cacharro, chaval?

—Habremos ahorrado, supongo.

—Sí, ya. Seguro que tu mamá ha ahorrado currando por la noche en el área de descanso para camiones. Y seguro que se pule los pintamorros a toda leche.

—Mamá es enfermera —dije yo—. Trabaja en el hospital.

—Joder que eres tonto.

Archie tiró el Lucky Strike al suelo, pasó por delante de nosotros y entró en el garaje.

—¡Eh! —le espeté yo, pero Jimmy me agarró por el hombro y me callé.

Archie se acercó a Padre, que estaba trabajando el bloque de madera en el torno.

—¿Qué haces, cacharro?

Padre volvió la cabeza. No obstante, sus manos continuaron trabajando el bloque.

—Hola, joven.

—Te he preguntado que qué haces, cacharro.

Me fijé en que los ojos de Padre resplandecían ligeramente en la penumbra del garaje. A veces brillaban un poco más cuando estaba concentrado pensando. La luz de la ventana lateral incidía sobre sus manos argénteas.

—Es una sorpresa para mi hijo.

—¿Tu… hijo?

—Sí, eso es.

Archie escupió en el suelo a los pies de Padre, pero este se limitó a volverse de nuevo hacia el torno, como si no hubiera pasado nada de nada.

Una vez recuperada la tranquilidad tras la marcha de Archie, Jimmy dijo:

—Ojalá ese asqueroso se caiga de su ridículo terraplano algún día y se clave en un poste de teléfono.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Esa noche, Padre, mi madre y yo nos sentamos en sillas plegables en el porche. Padre nos dijo el nombre de las constelaciones. Señaló los satélites que pasaban. Sabía el nombre de todos, para qué servían y quién los había construido. Incluso conocía los nombres de los satélites rusos que ya no funcionaban, los que habíamos dejado fuera de combate durante la Guerra Ulterior, cuando nosotros y lo que quedaba de la Wehrmacht habíamos empujado a los rojos de vuelta a Moscú y liberado Polonia y el resto de Europa del Este. Esa era la guerra en la que mi verdadero padre había muerto.

Las fotografías no son más que imágenes en papel. Las banderas no son más que trapos.

¿Cómo nos podíamos permitir a Padre? Supongo que es algo que jamás se me pasó por la cabeza: yo no pensaba en nosotros como en «pobres», aunque lo éramos, y Padre no parecía una compra. Era como si él simplemente nos hubiese encontrado.

Lo que yo no sabía era que mi madre se había inscrito en la lotería del Departamento de Asuntos de Veteranos. Este organismo estaba repartiendo Padres a niños cuyos progenitores habían muerto en las guerras. Nuestro número había salido elegido —uno entre mil—. Padre incluso llevaba incluido el servicio de mantenimiento gratuito.

Mi madre se había puesto loca de contento al enterarse: necesitábamos alguien que nos ayudase en la casa, y todo el mundo llevaba años diciéndole que con un solo progenitor no basta. Mi madre tenía el pelo del color de la arena en las postales, y los ojos, castaño dorado. Como el whisky en una botella atravesada por los rayos del sol. La gente no entendía por qué no se esforzaba más. ¿Por qué no se maquillaba un poco y buscaba un hombre?

Mi madre creía que Padre podría resolvernos un montón de problemas, a ambos.

Lo que Padre había estado tallando para mí en el torno resultó ser un bólido para la competición de autos de madera sin motor de mi grupo de Lobatos de los Scouts. Lo había pintado color plata, igual que él, con una franja naranja que hacía juego con sus ojos cuando estaba concentrado. Lo coloqué en mi mesilla de noche.

Mi madre compró a Padre un guante y un bate, y los dos jugábamos juntos en las parcelas vacías de la zona. Bolas elevadas que se perdían en el cielo vespertino. El canto de los grillos que se acallaba al acercarte demasiado. Su brazo multiarticulado lanzando pelotas hacia lo alto, y el chasquido del bate.

«Muy buena, chaval.»

«No pasa nada.»

Amor y muerte.

Al anochecer nos sentábamos en torno a la mesa, comíamos macarrones con queso y bebíamos Pepsi. Padre no comía, por supuesto: solo contaba chistes tontos o me hacía preguntas sobre asignaturas de ciencias. A veces se quedaba en el garaje trabajando en algún proyecto o cuidaba las rosas que había plantado alrededor de la grava de la pista de aterrizaje.

Después de la cena, cuando estaba cansada tras un largo turno en el hospital, mi madre se sentaba a la mesa de la cocina y pasaba las páginas de algún libro o revista mientras la luz azulada de la televisión brillaba en la sala de estar sin nadie que la mirara. Yo solía sentarme con ella y leía uno de mis libros de El terraformador Tom. Cuando una de esas noches estábamos sentados allí, oímos un fuerte ruido en el exterior.

Salimos corriendo de la casa a tiempo de ver cómo el vehículo de Archie remontaba hacia el cielo siguiendo una trayectoria curva, bamboleándose peligrosamente de un lado a otro sobre sus estabilizadores tuneados.

Había cuatro o cinco rostros asomados. Rostros risueños: una chica con los labios pintados de rojo y el cabello recogido con un pañuelo, y las caras duras y alargadas de los macarrillas de la pandilla de Archie. Mientras el automóvil se alejaba a toda velocidad, uno de ellos gritó: «¡Carrera!», y lanzó una carcajada estridente; el sonido se fue alterando por el efecto Doppler y se desvaneció en la serenata vespertina de los grillos mientras se alejaban traqueteando perfilados contra las estrellas.

Padre yacía en el suelo. Tenía la cabeza abollada y uno de los ojos a oscuras. Para cuando llegamos a su lado, ya se estaba poniendo de pie.

—¿Estás bien, Padre? —pregunté.

Él se giró para mirarme. El espectáculo era horrible: la cabeza abollada y el ojo apagado. Sin embargo, el otro resplandecía, cálido como la ventana de la cocina cuando llegas con hambre a la hora de la cena.

—Es la primera vez que me llamas Padre. No podría sentirme mejor, tras haber oído a mi hijo pronunciando esa palabra…

—Deberíamos avisar a la policía —sugirió mi madre.

—Dudo que vayan a hacer gran cosa —dijo Padre—. Y ese joven y sus amigos ya tienen bastantes problemas sin necesidad de más. Tengo la sensación de que ninguno va por buen camino.

—Eso mismo he dicho yo muchas veces —convino mi madre, mientras limpiaba con un trapo de cocina una mancha que Padre tenía en la cabeza—. ¿Con qué te han golpeado?

—Con un bate de béisbol, me temo. —Hizo una pausa—. A lo mejor me confundieron con una piñata.

—Me parto de risa —dijo mi madre.

—¡Pues los tengo peores! —El ojo estropeado de Padre titiló y volvió a la vida durante un instante, para acto seguido apagarse de nuevo.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

El técnico de Asuntos de Veteranos apareció la siguiente mañana en una camioneta del ejército que posó en la grava tras un pequeño y hábil giro justo antes de aterrizar. Era un tipo rubio y de mandíbula cuadrada. Iba bien vestido, con uniforme de técnico militar: botas relucientes, brillantes cinturones para herramientas y todo tipo de utensilios repartidos por el mono gris oliváceo, y la gorra cuartelera ladeada.

—Hola, amigo —me dijo mientras se apeaba del vehículo—. Me han dicho que tenéis un problemilla con vuestra unidad Padre. ¿Me haces el favor de enseñarme dónde está?

Jimmy se hallaba presente dispuesto a no perderse nada, por descontado, junto con un puñado de niños del vecindario, incluidos uno o dos de mi escuela, que cualquier otro día habrían evitado cualquier trato conmigo. En esos momentos, yo era el crío más popular del barrio.

Padre estaba en el garaje. La noche anterior nos había pedido que lo pusiéramos en modo de ahorro energético. Allí sentado, todo desmadejado y con la cabeza abollada, entre repuestos de automóvil desechados, aspiradoras viejas, bancos de bricolaje, herramientas eléctricas y depósitos de aire comprimido, parecía otro aparato de tecnología doméstica más. De pronto me entraron ganas de llorar, pero sabía que si sucumbía al llanto jamás podría volver a mirar cara a cara a los niños del barrio. Me mordí el labio hasta casi hacerlo sangrar.

—Aquí está —dije.

—Bien, vamos a echarte un vistazo, papi.

Nos colocamos a su alrededor mientras el técnico ponía a Padre en modo diagnóstico y lo conectaba a una especie de terminal con ruedas. Entonces Padre y él empezaron a intercambiar secuencias de números en voz baja, como si se tratara de algún tipo de código secreto.

El técnico le quitó la cabeza a Padre y se la llevó al vehículo. En ese instante me sentí al borde de las lágrimas, pero cuando la cabeza pasó por mi lado, como una pelota de fútbol bajo el brazo del técnico, el único ojo intacto titiló y Padre dijo: «No te preocupes, hijo. No es más que uno de mis numeritos. Vuelvo en un pispás».

En el garaje, los críos habían formado un círculo en torno al cuerpo sin cabeza de Padre; se morían de ganas de tocarlo, pero no se atrevían. A la postre, uno de ellos le dio un golpecito en el hombro. Cuando el brazo se alzó y le hizo un gesto obsceno, todos se dispersaron por el jardín entre gritos.

Luego nos sentamos fuera, en el césped que Padre había plantado, como un grupo de adultos en miniatura en una sala de espera hospitalaria, ansiosos por ver qué surgía de la camioneta. Al cabo, el técnico salió con la cabeza de Padre bajo el brazo y regresó al garaje. Corrimos atropelladamente hasta allí a fin de presenciar cómo la volvía a colocar.

Incluso mi madre salió a mirar. El técnico le dio una última pasada a la cabeza de Padre con una gamuza y se giró hacia mi madre.

—Solo he cambiado el ojo y la carcasa. No parece que la unidad haya sufrido daños neuronales: ha pasado la batería de pruebas sin problema. Si hiciese cualquier cosa rara, avíseme, pero me extrañaría mucho.

—Le estamos agradecidísimos. Esos chicos…

—Bah —dijo el técnico restándole importancia con un ademán de la mano—. Pero no son solo los chicos. Estamos teniendo infinidad de problemas con estas unidades Padre, un buen número han sido destrozadas. Ha habido casos mucho peores que este, pero que muchísimo peores. Le sugiero… bueno, no es asunto mío, pero le sugiero que por la noche lo tengan en casa. O al menos no dejen que su Padre salga por ahí sin compañía. Solo hasta que en el barrio todo el mundo se acostumbre a él.

—Eh, ¿quién tiene guantes de béisbol? —preguntó Padre volviendo la cabeza hacia nosotros—. Chicos, ¿os apetece que os lance unas cuantas bolas altas?

Todos los niños gritaron y se marcharon corriendo a buscar su equipo.

—¿Le apetece pasar y tomarse un café? Es lo menos que podemos hacer —estaba diciendo mi madre al técnico.

—Pues no voy a decir que no.

Esa noche, mi madre y yo fuimos caminando hasta la tienda de vinos y licores. Padre se quedó en casa, en el garaje. Estaba ocupado arreglando los rieles de la cortina de la sala de estar. La noche era calurosa. El calor acumulado en el suelo durante el día hacía palpitar la tierra como si fuese piel. La notabas respirar. Fuimos por el camino más largo y observé a mi madre a la luz de las farolas. El reflejo del brillo incandescente sobre su cabello color arena, las paletas torcidas cuando me sonreía.

—El técnico parecía muy majo —dije.

Ella apoyó la mano en mi cabeza, un gesto que a mí me encantaba, porque sabía que quería decir que yo había hecho algo bien.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

El tiempo empezó a cambiar. Las clases comenzaron y los vientos de la altiplanicie desértica no tardaron en soplar tras la puesta del sol, trayendo el sabor del invierno y mañanas heladas y oscuras, y dejando una capa de nieve sucia en los bordillos.

La noche de Halloween salí a pedir golosinas con Padre. Me puse un disfraz que habíamos hecho con papel de aluminio, cartón piedra y cajas de cereales de desayuno. Quedó perfecto y caminamos por la calle como papá robot y su hijo robot.

Mientras estábamos fuera, mi madre repartió chucherías a los grupos de brujas, hombres lobo, astronautas y esqueletos que iban de puerta en puerta.

Justo después de las nueve, alguien vació un saco lleno de ladrillos rotos sobre el tejado de nuestra casa. Justo a la vez, una piedra atravesó la ventana de la cocina.

Cuando Padre y yo regresamos con mi funda de almohada rebosante de golosinas, había un vehículo de policía en mitad del jardín. Mi madre estaba en el sofá de la sala de estar, hablando serenamente con dos agentes.

—En cualquier caso, estas no son formas de tratar a una viuda de guerra —estaba diciendo uno de ellos—. Por aquí no toleramos esta falta de respeto hacia las familias de los caídos. Con lo que nos ha contado, estamos casi seguros de quiénes han sido. Los iremos a ver y mantendremos una charla con ellos.

—Es que no lo entiendo. Solo es un robot…

—Este mundo en que vivimos está loco. Coches voladores y robots, pociones curalotodo y rayos letales llegados del espacio exterior… Hay gente a la que le resulta imposible adaptarse. La tecnología de ese platillo que se estrelló en 1938 puso el mundo patas arriba. Da la sensación de que no hay año en que gobierno o universidades no lancen al mercado un nuevo artilugio. La gente está nerviosa, es… —El agente se interrumpió cuando nos vio entrar a Padre y a mí—. Esto… en cualquier caso, no vamos a entretenerla más. Y nos aseguraremos de que de vez en cuando se mande alguna patrulla extra por esta zona. Solo para cerciorarnos de que se encuentran bien.

Yo me había quitado mi casco de robot. El otro agente se inclinó y me sonrió.

—Es un disfraz estupendo, hijo. ¿Lo has hecho tú?

—Padre me ayudó.

—Yo no hice gran cosa —dijo Padre con un encogimiento de hombros—. Buscar periódicos viejos y mezclarlos con la cola, poco más. ¿Ha sucedido algo?

Los agentes no le respondieron. Ni se dignaron mirarlo.

—Bien, buenas noches, señora —dijo uno de ellos tras un prolongado silencio. Se despidieron llevándose la mano a la gorra y salieron.

«En cualquier caso, ¿a que pone la carne de gallina?», oí susurrar a uno cuando se marchaban.

Mi madre echó un vistazo a mi saca de chucherías y las fue organizando entre comentarios admirativos, mientras Padre expresaba su preocupación por el contenido de azúcar e insistía en que ideásemos algún sistema de distribución que evitara que me atiborrase.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Esa noche me desperté empapado de sudor, sin saber qué me había arrancado del sueño. Vagué en silencio por la casa, eché un vistazo a mi madre, que dormía a salvo en su cama, y luego comprobé que tanto la puerta principal como la trasera estuviesen cerradas con llave.

Abrí la puerta que comunicaba con el garaje; Padre se hallaba allí, en su sitio, conectado a su unidad de mantenimiento. Sin embargo, por algún motivo no estaba en modo de ahorro energético: vislumbré los puntos incandescentes de sus ojos en la oscuridad y lo oí hablar con voz queda para sí mismo, un murmullo entre las formas que poblaban el garaje, como si hubiese convocado un cónclave secreto de aspiradoras, bancos de bricolaje, depósitos de aire comprimido y viejos cortacéspedes manuales.

—Padre…

Los ojos se apagaron de sopetón.

Al día siguiente después de la escuela, fui con Padre a la ferretería a por sellador y clavos para el tejado. Era un día gris. Se veían calabazas rotas y hojas quemadas, y los esqueletos y murciélagos de papel aún seguían pegados en el escaparate del comercio.

Sujeté la escalera mientras Padre trepaba al tejado y, mientras lo arreglaba, cantamos When the Saints Go Marching In y Over There.

A lo mejor fue por las canciones, pero el hecho es que yo no oí el vehículo tuneado de Archie cuando apareció como una exhalación por detrás de mí, trazando un arco descendente en dirección al lugar donde Padre se hallaba en el tejado. Sin embargo, él sí dejó de cantar y levantó la cabeza. En lugar de mirar hacia donde él estaba mirando, yo clavé la vista en Padre y lo vi levantar el brazo con el que sujetaba el martillo de tapicero y, con un único y fluido movimiento, lanzarlo.

Entonces se oyó un grito justo cuando el vehículo nos sobrevoló, casi rozando a Padre y fuera de control. Tras arrancar ramas de copas de árboles y estar a punto de volcar, por fin consiguió enderezarse. En el asiento del copiloto, un rostro adolescente cuya boca maquillada dibujaba un chillido en forma de «o». Sentí algo caliente en la cara, como una gota de lluvia estival. Me lo limpié.

Una gota de sangre.

El vehículo se alejó a toda velocidad y se llevó con él los gimoteos y gritos.

Padre descendió por la escalera. El gris plateado del rostro y el cielo incoloro hacían resaltar sus ojos, que parecían refulgir cual brasas. Me puso la mano en el hombro.

—Ahora tenemos nuestro propio secreto, hijo. —Yo asentí con la cabeza—. Y habrá que comprar un martillo nuevo.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

En noviembre, un grupo de cuervos se instaló en el álamo situado enfrente de nuestra casa. Padre les construyó un comedero y un baño, con un pequeño dispositivo a pilas fabricado por él mismo que calentaba el agua. Los dos trabajamos mano a mano en un cohete: un pequeño artefacto regordete de pequeño alcance que, una vez perfeccionado, planeábamos hacer despegar desde el campo de lanzamiento para aficionados que había carretera adelante.

Cuando me tocó llevar algo al colegio para enseñárselo y hablar de ello a mis compañeros, llevé a Padre, en contra de la voluntad de mi madre, que temía pudiera causar problemas. Sin embargo, estaba equivocada: tanto niños como maestros quedaron encantados con él. Durante la clase de gimnasia, Padre bateó pelotas altas para toda la clase, y luego incluso se abrió el pecho para enseñarles cómo funcionaba a los alumnos de Iniciación a la Robótica.

De camino a casa, vimos a Archie plantado en la pista de aterrizaje de los grandes almacenes, apoyado en su automóvil en compañía de varios chicos de su pandilla. Había pintado el coche de negro con spray, y en la puerta había dibujado un círculo blanco irregular desde el que algunas gotas de pintura se arrastraban puerta abajo. En el centro del mismo había trazado con una plantilla la silueta de una bruja montada en una escoba y las palabras «mala suerte». El capó estaba quitado, y las relucientes entrañas y un entramado de cables eléctricos rojos semejantes a tentáculos quedaban a la vista.

Su vehículo tuneado tenía una pinta estupenda; Archie, por el contrario, lucía un vendaje blanco alrededor de media cabeza que le tapaba un ojo, y el grupo se quedó callado y en tensión cuando pasamos por su lado. ¿Atemorizados?, ¿enfadados? No sabría decir. Tras doblar la esquina oí risas, que desentonaban en el gélido ambiente, y a Archie decir, «Cerrad el pico, joder», con una voz que me hizo sentir ganas de apretar el paso.

Padre me apretó el hombro.

—No temas nada, yo estoy aquí contigo.

Cuando llegamos a casa, la camioneta de las reparaciones estaba en nuestra pista de aterrizaje. Al entrar oímos risas en la cocina. El técnico rubio nos sonrió por encima de su taza de café.

—Hola, papi. Hola, chaval. Solo he venido para una revisión de rutina.

Mi madre tenía un cierto aire culpable, como si la hubiese pillado infraganti en algo que no debería haber estado haciendo. Pero también parecía contenta, radiante.

El técnico se llevó a Padre a la camioneta para lo que denominó su «chequeo», y mi madre me preguntó cómo le había ido a Padre en el colegio. Yo le conté que le había caído muy bien a todo el mundo y que a los chicos de Iniciación a la Robótica les había parecido superguay. Nadie había visto nunca nada como él. Luego salí corriendo para ver qué andaba haciendo el técnico.

Ellos estaban en la parte posterior de la camioneta, intercambiando de nuevo frases en aquel código numérico. Luego, el técnico salió y encendió un cigarrillo.

—¿Qué tal tu unidad Padre? ¿Os ha dado algún problema?

Ahora tenemos nuestro propio secreto, hijo.

—No —respondí yo negando con la cabeza—. Estamos construyendo un cohete. Y lo he llevado al colegio para enseñárselo a mis compañeros.

—Me alegro —dijo asintiendo—. Seguro que les ha encantado.

—¿Qué está haciendo ahí dentro?

—Nada, solo estamos actualizando sus rutinas. Se tarda unos minutos. Si te apetece, te puedo lanzar unas bolas mientras esperamos.

—Bah, no.

—Como quieras —dijo encogiéndose de hombros—. Como ahora tienes a tu Padre seguro que ya practicas de sobra, ¿no?

—¿Peleaste en la guerra?

—Sí —dijo mirando el cielo—. Supongo que como casi todos los tipos de mi edad. —Luego me miró con extrañeza—. ¿Por qué lo preguntas?

—Papá murió en la guerra.

—No, no murió de verdad. Le dispararon y quedó hecho una piltrafa, pero lo apañamos bien. Espera, ¿te lo ha contado él? Porque no debería acordarse…

—¿Qué dices? Mi papá murió en la guerra.

Él clavó su mirada en mí un instante.

—Sí, claro —dijo a continuación, y me pasó el brazo por los hombros—. Lo siento, no te había entendido bien. Sí, murió en la guerra. Tu papá murió en la guerra. Fue un héroe. Y estoy seguro de que si te hubiese llegado a conocer…

—¿De quién pensabas que estaba hablando? —pregunté, con ese instinto infantil que empuja a tratar de descubrir lo que ocultan las evasivas de los adultos.

—De nadie. Es que ha sido un día muy largo y me he liado. Vamos a ver cómo va tu papi ahí dentro… Tiene que estar a punto de acabar, y seguro que los dos estáis deseando seguir construyendo ese cohete.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Terminamos el cohete a principios de diciembre y lo llevamos al campo de lanzamiento para aficionados, en un autobús que salía del autódromo del centro de la ciudad, un cacharro torpe y pesado de la época de la guerra, que a duras penas conseguía remontar por encima de los tejados de los achaparrados edificios del centro. En el vehículo había cinco o seis personas, y por lo visto no tenían nada mejor que hacer que observarnos a Padre y a mí. Una anciana se pasó todo el viaje con su maldita boca abierta, hasta la última parada del condado, donde por fin se bajó. Juro que se alejó del autobús caminando de espaldas, sin dejar de mirarnos embobada en ningún momento.

Sin embargo, en el campo de lanzamiento fue distinto. Colocamos nuestro cohete en una de las plataformas llenas de marcas y agujeros y nos situamos tras una pantalla protectora, para verlo despegar desde allí. El diseño era de Padre —funcionaba con combustible líquido y estaba pintado rojo cereza—, pero yo era quien lo había ensamblado en su mayor parte, siguiendo sus instrucciones. Lo habíamos bautizado «Maritata I», porque a mí me gustaba esa palabra.

El cohete nos transmitió una señal desde una altitud de 45.000 metros, antes de terminar desintegrándose.

Los aficionados que había en el campo pasaron horas pidiéndole consejo a Padre sobre sus propias creaciones. Entre ellos había una mujer de aspecto pulcro y elegante, solo un poco mayor que mi madre, con el pelo muy corto y una cazadora de mecánico, de cuero y con una insignia en el hombro del Cuerpo Técnico General Hedy Lamarr.

—¿Lo construyó él en tu garaje? —me preguntó.

—Lo construimos entre los dos —respondí.

—Bueno, qué pena que no estuvieseis en nuestra unidad durante la guerra —dijo guiñándome un ojo—. Nos hubierais venido de perlas, los dos.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Cuando volvía del colegio el último día antes de las vacaciones de Navidad, Archie Frank apareció por una esquina y se plantó ante mí en mitad de la acera. Ya no llevaba el vendaje, pero sí un parche de tela negra que le tapaba un ojo. A mí me pareció que molaba bastante.

—Hola, chaval —dijo. Tenía una mano levantada, con la palma hacia mí, para que me parase—. Solo quiero hablar, ¿vale?

Yo me detuve. El corazón me palpitaba con fuerza en el pecho. Me sentía como si estuviésemos solos en la calle gélida, aunque la gente pasaba caminando por nuestro lado normalmente.

—Me he portado como un auténtico gilipollas —dijo Archie—. Y lo sé.

Yo me mantuve en silencio.

—Venga, puedes decirlo.

—Sí, te has portado… mal.

—Como un gilipollas.

—Sí, como un gilipollas.

—Ya está, ya lo has dicho. Y tienes razón. Supongo que lo único que pasaba era que estaba celoso.

—¿De qué?

—De tu robot. Es que… —Se interrumpió—. Yo nunca he tenido nada así de guay. Mira, en lugar de estar hablando en la calle, vamos a la cafetería de los grandes almacenes a tomarnos un batido. ¿Qué me dices?

Yo miré en derredor.

—Caray, no voy a envenenarte. Y la cafetería está llena de gente.

—Tengo que ir a casa.

—Yo te llevo luego. No te preocupes. —Metió las manos en los bolsillos y añadió—: Por favor… Es que me siento como un verdadero canalla por lo que hice. Por todo. Déjame compensártelo.

¡Él nunca había tenido nada así de guay!

—Bueno, vale, solo un ratito.

Su sonrisa fue tan amplia que vislumbré una muela cariada.

—Guay. Vamos. ¿Qué sabor te mola más?

—Vainilla.

—Jo, chaval, menudo muermo estás hecho…

Lo fulminé con la mirada.

—¡Tranqui! Solo te estoy tomando el pelo. Un batido de vainilla, pues.

La cafetería de los grandes almacenes a la hora de la salida del colegio era un mundo secreto en el que yo jamás me había adentrado. Abarrotada de adolescentes fanfarrones, en ella se entremezclaban animados gritos, risas y llamadas, que parecían componer un lenguaje propio, mientras los encargados de los grifos de refrescos se esforzaban por mantener el tipo frente a la avalancha de pedidos y guasas.

Archie y yo nos acomodamos en el extremo del mostrador, en dos taburetes que dejaron libres uno de los chicos de su pandilla y una muchacha cuya cara yo hubiese debido reconocer, pero que no reconocí. Un rostro adolescente cuya boca maquillada dibujaba un chillido en forma de «o». Ella me sonrió cuando me acerqué con Archie, me señaló el taburete libre con una complicada reverencia y me alborotó el pelo cuando me senté. El chico saludó a Archie.

—Nos vemos, tío. Nosotros nos piramos.

Archie lo saludó con la cabeza y luego se giró hacia el camarero que venía hacia nosotros.

—Un batido de vainilla para el campeón y una Coca-Cola para mí.

Mi madre estaba yendo de turno de tarde aquellos días y llegaba agotada alrededor de medianoche. Padre me preparaba la cena, pero no hasta las siete. ¿Se preocuparía por mí? Nunca parecía preocupado. Y no se lo contaría a mi madre, de eso estaba seguro…

Ahora tenemos nuestro propio secreto, hijo.

Ahora podíamos tener un segundo secreto.

Y que Archie y yo nos tomásemos un batido juntos era algo bueno, ¿no? Una tregua.

Más o menos a esa hora llamaron por teléfono a mi casa, desde una cabina situada detrás de los grandes almacenes. Me lo imagino, aunque los detalles no se conocen: una voz femenina explicándole a Padre que me había encontrado vagando por la vieja Ruta 66, caminando por el arcén de la carretera. Yo parecía alterado, pero no estaba herido. No, solo un poco asustado. Y tenía frío. Si podía acudir a recogerme, ella se lo agradecería. Y si podía traerme una chaqueta… Sí, en la vieja gasolinera de la Ruta 66.

Archie me dio un puñetazo en el hombro y dijo:

—Me he enterado de que tu Padre construyó un cohete guay.

—¿Cómo lo sabes?

Él sonrió, mostrando de nuevo la muela picada.

—Tengo ojos y oídos por todas partes. —Yo miré el parche del ojo—. El médico dice que se curará. Basta con que lo lleve tapado una temporada.

—Lo siento —musité, mientras me servían el batido—. Yo…

—Fue culpa mía. Lo digo en serio.

Llevaba meses sin tomar un batido de vainilla. Sorbí por la pajita con ansia.

La mayor parte del dinero para infraestructuras se invertía en construir cadenas de balizas para terraplanos, de suerte que la Ruta 66 cada vez estaba más descuidada y llena de baches. Ya no quedaban demasiados automóviles terrestres, tan solo buggies deportivos y alguna que otra vieja cafetera perteneciente a algún pequeño agricultor demasiado pobre para comprarse otro vehículo más moderno.

La gasolinera abandonada de la Ruta 66 estaba a las afueras, a seis kilómetros. Padre llegó cuando ya estaba anocheciendo: el sol se había escondido por debajo del horizonte y la oscuridad nocturna avanzaba a pasos agigantados. Había llevado mi chaqueta de pana y borreguillo, y un sándwich que me había preparado.

Una chica rubia con una falda con crinolina se acercó y trabó conversación con Archie. Su perfume olía mejor que el batido de vainilla.

—¿Quién es el crío, Arch?

—Mi nuevo amigo. Va a ayudarme a pilotar mi coche.

—A propósito —dijo ella mientras con la puntera de su zapato bicolor perfilaba coquetamente una media luna en la baldosa—. Necesito que alguien me lleve a casa. Se me ha ocurrido que a lo mejor podías acercarme…

Archie me miró.

—¿Qué me dices, colega? ¿Te molaría dar un voltio en La Bruja?

—Yo también debería irme a casa —musité—. Mi Padre…

—Luego te acerco.

—No hace falta, es mejor que…

—Te llevaré encantado, en serio. —Miró a la rubia—. ¿A que quieres que el chaval venga con nosotros?

—Claro —respondió ella, y me dio una palmadita en la barbilla—. Me protegerá de los animales que anden volando por ahí arriba.

Yo jamás había montado en un terraplano. Sí que había volado, por supuesto, pero siempre en autobuses anticuados que avanzaban lentos y bamboleantes por encima de las copas de los árboles. Nunca en nada tan rápido…

Unos minutos más tarde, nos alejábamos trazando una larga curva sobre el centro de la ciudad, con Archie prácticamente apuntando con el morro hacia esa moneda pálida que era la luna en lo alto del cielo, o al menos eso me parecía a mí. Yo ocupaba el asiento posterior descubierto, arropado con un viejo abrigo de lana que Archie me había prestado, aferrado a la barra ante mí, muerto de miedo y felicidad. La colonia de la rubia y el aroma de su cabello perfumaban el gélido ambiente. La chica profirió un alarido entusiasmado cuando La Bruja se inclinó de golpe y sobrevoló el barrio de Nob Hill como una centella. La luz de las farolas parpadeaba y titilaba a nuestros pies.

Padre debía de estar esperando cerca de la isleta de los surtidores de la gasolinera de la Ruta 66 cuando apareció el buggy, con las luces apagadas y a toda velocidad. Era un viejo todoterreno militar al que habían despojado de la carrocería y dejado reducido al bastidor, con ruedas descomunales, una pantalla de malla a modo de parabrisas y una vieja barrera canadiense oxidada atornillada en la parte delantera.

Padre debió de pensar que el vehículo iba a pasar de largo, pero viró y lo atropelló de pleno. Padre se golpeó contra uno de los surtidores, dio varias vueltas por el aire y atravesó la cristalera del edificio principal de la gasolinera. Los cuatro pandilleros se apearon del automóvil. Tres llevaban tubos de plomo y el otro, una sierra de plasma corta y gruesa que le había escamoteado a su padre del taller.

Padre yacía en mitad del suelo. Las luces de los ojos estaban apagadas. Tenía la cavidad pectoral hundida y la articulación de la rodilla de una de las piernas dañada. Uno de los chicos lo golpeó con el tubo de plomo en la cabeza. El de la sierra de plasma, que se llamaba Hal Greenway, se le sentó en el pecho destrozado y arrancó la sierra. Cuando iba por la mitad del brazo izquierdo, los ojos anaranjados se encendieron de nuevo.

Dos segundos más tarde, Hal Greenway estaba muerto. Padre le había aplastado con una mano la tráquea y la columna vertebral.

Los otros chicos se dispersaron, camino del buggy. Padre arrojó a un lado el cuerpo flácido de Hal Greenway y se puso de pie, tambaleante. Según contó uno de los chavales, estaba hablando, diciendo: «… unidad inutilizada parcialmente. Destruido uno de los objetivos. Continúo avanzando a la búsqueda de más enemigos. Unidad inutilizada parcialmente. Se solicitan refuerzos en coordenadas…».

Más o menos a esa hora, nosotros estábamos aterrizando en la pista de la familia de la rubia: una plataforma de hormigón negro con un círculo blanco de cuarzo incrustado para señalar el centro. Ella vivía en las colinas, en una casa como diez veces mayor que la mía.

—¿Ni siquiera un besito por las molestias?

—No delante del crío. Y lárgate antes de que mis padres lleguen a casa.

—Mujeres, chaval. No puedes fiarte de ellas. —Archie levantó un tornado con el exhibicionista giro de 360º que llevó a cabo con La Bruja—. Mantente lejos de las mujeres, ¿me oyes?

Asentí con la cabeza.

—Pareces un poco mareado.

Negué con la cabeza.

—De acuerdo, machote —dijo riéndose—. Entonces vamos a darnos un garbeo y luego te llevo a casa.

—Vale.

—Siéntate aquí delante.

Yo no quería que aquello terminase nunca.

Yo no pensaba en Padre. No pensaba en nada salvo en el perfume de la rubia, que se me antojaba algo prohibido y adulto, como un trago ilícito de whisky. Y en cómo La Bruja botaba y se sacudía debajo de mí. Y en que yo ahora le caía bien a Archie. En que yo ahora era su amigo.

Sobrevolamos las copas de los árboles a toda velocidad, Archie y yo. Yo iba agarrado al salpicadero, con los nudillos blancos, mientras espantábamos cuervos y rozábamos y sacudíamos ramas con el tren de aterrizaje de La Bruja.

Al cabo, Archie me dejó en casa, jadeante y eufórico. La vivienda estaba a oscuras, salvo por la lámpara con sensor de movimiento que iluminó el rostro de Archie, con una luz tan blanca que parecía tallado en hueso, y escindido en dos por la cinta del parche. Él me guiñó su ojo sano.

—Nos vemos, chaval —me dijo mientras yo subía las escaleras—. Saluda a tu madre de mi parte. Dile que cuando quiera la llevo a dar un voltio en mi coche. —Y se largó, cortando con La Bruja el círculo de la luna en su camino.

—¡Ya he llegado! —grité sin aliento nada más franquear la puerta.

Y soy amigo de Archie, pensé. He montado en La Bruja por encima de toda la ciudad.

Si hay algo por lo que jamás consigo dejar de sentirme culpable es por esto: porque yo en ningún momento pensé en Padre.

Mientras que Padre no dejó de pensar en mí. No por completo. Justo entonces debió de acordarse de mi chaqueta. Debió de entrarle la preocupación y fue a buscarla, en lugar de perseguir a sus atacantes.

Padre tenía la chaqueta en la mano cuando lo alcanzaron con el cóctel molotov.

Así es como lo encontró la policía: plantado bien firme en mitad de aquella gasolinera desierta, con la carcasa carbonizada, los circuitos fundidos y la mano aferrando mi chaqueta quemada.

Amor y muerte.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

El coche de la policía aterrizó en el jardín alrededor de media hora después.

Para entonces, yo había empezado a asustarme de veras. Padre no estaba por ningún sitio, ni en la casa ni en el garaje. Aunque a lo mejor había venido el técnico y se lo había llevado para una revisión, pensé. A lo mejor…

Las luces rojas y azules del vehículo de policía inundaron la sala de estar. Mi madre irrumpió por la puerta acompañada por los dos agentes de la otra vez y el técnico rubio. Me abrazó y lloró, luego me gritó y luego lloró un poco más.

Pasé gran parte de la noche en la cocina, con una taza de leche con cacao, oyendo de refilón fragmentos de las conversaciones mantenidas en el otro cuarto. Entraba y salía gente: otros polis, otros militares. Oí cómo el técnico hablaba con otro militar en el pasillo:

—… no tiene sentido. No debería quedar ninguna de las subrutinas de combate. Todas fueron borradas tras la guerra. Él no es un asesino.

—Ya, yo tampoco lo soy —dijo el otro hombre—. Ni tú, ¿a que no? Pero lo fuimos, allá en Alemania y Polonia. Y, a lo mejor, en circunstancias propicias… solo a lo mejor, si se nos forzara demasiado por el camino equivocado…

—Pero él es un robot. Son subrutinas. Meros programas. Y los borramos.

—Sí, meros programas. Lo sé. Pero mira por dónde que hace una semana me desperté bañado en sudor frío.

—Bueno, eso es normal.

—Sí, es normal. Lo que no es tan normal es que me despertase bañado en sudor frío y con un cuchillo entre los dientes, Jim. Arrastrándome por el pasillo.

—Por Dios, Bill, ¿bromeas?

—Arrastrándome por la moqueta nueva, sobre el vientre. Gracias a Dios que no me vio nadie. Gracias a Dios que devolví el cuchillo al cajón de la cocina y me metí de nuevo en la cama antes de que mi mujer se diese cuenta de que el ejército no me había borrado del todo las subrutinas. ¿Qué me dices?

—Mierda. Menudo fiasco. Esto va a ser el final del programa de los Padres. Un muchacho muerto.

—En mi opinión, ese cacharro tenía derecho a defenderse. Pero no creo que nadie quiera oír eso. Que quede entre nosotros.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Los policías entraron y me tomaron declaración. Fueron amabilísimos y no dejaron de repetir que era un niño muy valiente, aunque yo no sabía por qué. No había hecho nada mínimamente valeroso, eso sí que lo sabía.

Les conté todo cuanto puede, que no fue mucho. Una parte de mí aún creía que Archie era mi amigo.

Joder que eres tonto.

Los tres chicos que quemaron a Padre fueron condenados a unos pocos meses en un reformatorio: daños a propiedad estatal, circunstancias atenuantes, etcétera, etcétera, etcétera. Nadie tuvo valor para sentenciarlos a una pena más severa, habida cuenta de que habían visto morir a su amigo.

Archie se fue de rositas. Nadie lo delató. ¿Por qué habían ido los tres pandilleros a por Padre? Lo habían visto allí plantado, por casualidad, les pareció un trasto viejo que sería divertido destruir, punto. Una estupidez. Por echar unas risas. Una fechoría tonta.

Archie soportó todos los interrogatorios a los que lo sometió la policía con una sonrisa burlona en el rostro. ¿El parche de ojo? Había rozado la rama de un árbol con su vehículo tuneado. ¿El batido? Solo había querido dar una alegría al chaval. ¿De qué lo acusaban?, ¿de la llamada telefónica? Venga ya… ¿acaso el crío lo había visto telefonear?

Él solo quería invitarme a un batido de vainilla y llevarme a dar una vuelta en La Bruja, y nadie podía demostrar lo contrario.

Todos los Padres fueron retirados y el programa se canceló. Supongo que borraron todas sus subrutinas paternales igual que habían borrado las bélicas.

Más adelante, me enteré de que todas las unidades habían terminado en las colonias terraformadoras de Marte, donde les encargaban el trabajo pesado y las tareas de reparación peligrosas que los colonos no podían realizar.

A veces me pregunto si, mientras trabajan allá arriba sobre la polvorienta superficie roja, alguna vez sueñan con sus hijos e hijas. Con jugar a lanzarse la pelota de béisbol durante los atardeceres terrestres poblados de grillos, con balancines de jardín, con paseos hasta la tienda para comprar Palotes y polos de naranja.

¿Y qué fue de Jim, el técnico? Pues siguió pasándose por casa. Y al final terminé llamándolo «papá».

Pero nunca lo llamé «padre».

Incluso aunque bateamos bolas altas, construimos cohetes, me ayudó a montar un bólido para la competición de autos de madera y llegué a quererlo.

Yo solo tuve un Padre. Lo tuve durante seis meses. Jamás habría podido tener otro.

Copyright © 2020 Ray Nayler

De la ilustración, Copyleft Pedro Belushi

Traducido del inglés por Marcheto



[1] En español en el original. Volver
Esta entrada fue publicada en Ciencia Ficción, Relatos, Ucronía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Padre, de Ray Nayler

    • marcheto dijo:

      Ray Nayler es un autor poco conocido por aquí, pero que tiene ya un puñado de cuentos francamente interesantes, como este. Me alegro de que te haya gustado.

  1. Irene dijo:

    Yo tuve uno, biológico luego imperfecto, pero joder, cómo le echo de menos. Gracias por seguir traduciendo y publicando.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.