Colecciones especiales, de Kurt Fawver

Kurt Fawver es un autor norteamericano que compagina su vocación literaria con su trabajo como profesor de literatura y escritura creativa. En su faceta como escritor, ha publicado más de sesenta cuentos en múltiples antologías y revistas, aunque creo que este es el primero que se traduce al español. A las dos colecciones que ya tiene en el mercado, se le sumará una tercera este mismo año. Su relato The Convexity of Our Youth ganó el premio Shirley Jackson Award en 2018, galardón para el que ha estado nominado en un par de ocasiones más, siempre en las categorías de ficción breve, dado que por el momento su obra más extensa ha sido una novela corta. Sus historias se encuadran en la fantasía oscura, el terror y, sobre todo, la narrativa weird, como vais a poder comprobar a continuación.

Colecciones Especiales (Special Collections) se publicó en la revista The Magazine of Fantasy & Science Fiction en 2016, y es uno de los cuentos incluidos en The Dissolution of Small Worlds, segunda coleccion de este escritor. Se trata de una inquietante historia cuyo germen está en el hecho de que su autor imparte clases universitarias en el turno de noche, por lo que conoce a la perfección el ambiente que reina en el campus una vez cae la oscuridad y, en concreto, en una inmensa biblioteca que con frecuencia tiene que atravesar. Según confiesa el propio Kurt, en este cuento se puede rastrear la influencia de autores como Steven Millhauser (esa voz en primera persona del plural) y Thomas Ligotti. Por mi parte, dado que los auténticos protagonistas de este relato son los libros, he tenido la sensación de que estaba pidiendo a gritos ser publicado el 23 de abril, Día del Libro. Espero que os guste y que estéis de acuerdo conmigo en que es una historia perfecta para leer justo hoy.

Para concluir esta breve presentación, tan solo quiero agradecer a Kurt que haya estado dispuesto a compartir con nosotros todo su saber sobre estas enigmáticas Colecciones Especiales. Thanks a million, Kurt!

       Descargar Colecciones Especiales en formatos para e-book (ePub, Mobi y FB2)
               Descargar Colecciones Especiales DOC
                      Descargar Colecciones Especiales PDF

Colecciones Especiales

Kurt Fawver

LA PRIMERA NORMA

Tenemos dos normas en la biblioteca. La primera norma es que no se debe entrar en Colecciones Especiales sin compañía. Es lo primero que nos enseñan en el curso de orientación, antes de empezar con las características de los rigurosos protocolos de clasificación de libros en los anaqueles, el sistema de préstamos y la compleja base de datos de textos online. Incluso antes de que recibamos la plaquita con nuestro nombre y se nos asigne un número de identificación de alumno-bibliotecario, se nos inculca el mensaje: «No os aventuréis en solitario más allá del umbral de Colecciones Especiales».

Los motivos que nuestros supervisores aducen para justificar esta norma son vagos, si bien esgrimidos con énfasis amenazador.

«Los alumnos-bibliotecarios se han visto involucrados en numerosos… incidentes en Colecciones Especiales», dicen.

«La sección de Colecciones Especiales posee ciertas… propiedades bastante excepcionales.»

«Debido a lo especial de sus contenidos, se reciben frecuentes informes de… experiencias inusitadas en Colecciones Especiales y sus inmediaciones.»

«La utilización sin permiso de determinados materiales de Colecciones Especiales puede acarrear… repercusiones graves.»

Como niños acobardados ante la autoridad de un profesor particularmente severo, nosotros obedecemos casi siempre y entramos en Colecciones Especiales de dos en dos. Casi siempre.

Entendednos, todos nosotros hemos visitado la sección de Colecciones Especiales acompañados. Da igual que se trate de un supervisor, un miembro del profesorado u otro compañero de estudios o trabajo, cuando franqueamos la frontera de Colecciones Especiales con alguien a nuestro lado, el resultado es siempre el mismo: no ocurre nada. Recorremos con los dedos los lomos de libros encuadernados en pieles de origen desconocido y contemplamos artículos arcanos encerrados en gruesas urnas de cristal. Nos sentamos a las mesas de roble oscuro bañadas por la tenue luz blanca de pesadas lámparas de latón. Nos deslizamos por un mar suntuoso de moqueta azul real mientras efluvios de moho envuelven con suavidad nuestros semblantes cual cortinas sedosas. Si alguien nos acompaña, cuando estamos en Colecciones Especiales solo estamos en una biblioteca. Una biblioteca ordinaria. Sí, tiene un encanto erudito particular, y sí, caminar por Colecciones Especiales es, en muchos sentidos, como atravesar las cavidades del corazón académico; pero, en compañía de otra persona, en nuestro camino jamás se cruzan «incidentes», «propiedades», «experiencias» ni «repercusiones», que, de ser totalmente sinceros, es lo que más nos gustaría encontrar en la biblioteca.

De suerte que nuestra curiosidad acerca de la primera norma crece, libre y descontrolada. Nos preguntamos por qué existe y por qué se recalca hasta convertirla en evangelio. Rezongamos sobre ello durante nuestros turnos de trabajo, preguntándonos unos a otros qué es lo que podría haber exactamente de malo en entrar en la sección de Colecciones Especiales en solitario, qué trivialidad prohibida podría estar oculta a plena vista allí dentro. Deambulamos por la biblioteca ideando escenarios en los que infringimos la norma y conjeturamos que, en todos y cada uno de esos casos imaginados, con toda seguridad no sucedería nada. Nada de nada.

No obstante, una voz procedente de los recovecos más profundos de nuestra mente nos plantea reparos. Aterriza en nuestros pensamientos con suavidad, sin que apenas nos demos cuenta, cual mosquito inquieto, para acto seguido alejarse revoloteando cuando concentramos toda nuestra atención en ella. Con el zumbido de su vuelo nos transmite dos palabras, dos palabras que connotan imágenes de peligros maravillosos: «¿Y si…?».

Es imposible escapar a esas palabras. Están presentes en todas nuestras conversaciones. Ya no somos capaces de hablar con compañeros de trabajo sin hacer numerosas referencias a Colecciones Especiales. Ya no somos capaces de concentrarnos en nuestras clases sin que la puerta de cristal esmerilado de la sección se abra tras nuestros ojos. Apenas somos capaces de reunirnos con nuestras familias y amigos sin lanzarnos a exposiciones innecesarias sobre nuestras obligaciones en la biblioteca y sus intersecciones con Colecciones Especiales. Incluso nuestros sueños están forjados a partir de urnas de cristal y mesas de estudio, volúmenes de sabiduría arcana y una parafernalia de instrumentos de escritura de épocas antediluvianas. Nuestra pregunta no nos da tregua en ningún lugar.

Así que hacemos lo que debemos, lo que hubiéramos admitido desear hacer desde el principio de habernos permitido a nosotros mismos reconocer nuestra verdadera naturaleza. Enviamos a alguien a Colecciones Especiales, totalmente solo, sin una mano a la que asirse.

Algunos de nosotros llevamos varios años en la biblioteca. Algunos de nosotros sabemos muy bien lo que sucederá cuando enviemos a alguien por la puerta de cristal esmerilado y se adentre en Colecciones Especiales sin un puntal. Lo sabemos porque hemos enviado a otros —con frecuencia los más imprudentes de nosotros, los más seguros de sí mismos—. Sabemos que cuando los nuevos empiezan a retarse y a apostar entre ellos, cuando comienzan a pedir más tareas que los conduzcan al umbral de Colecciones Especiales, ya no hay vuelta atrás. Ya sea a instancias nuestras o en un impulso de bravuconería irracional, es inevitable que uno de los alumnos-bibliotecarios termine entrando. Así que sujetamos la mano del destino y elegimos el explorador nosotros mismos. Creemos que nuestras deliberaciones nos ayudarán a desentrañar el misterio; que mediante nuestra cuestionable sabiduría tal vez encontremos el sentido a la búsqueda camusiana a la que abocamos a uno de los nuestros. No obstante, sabemos, sin fundamento alguno, casi con una certeza infalible, que ni siquiera los mejores candidatos a aventurarse en solitario por esas salas eruditas conseguirán dar respuesta a nuestra pregunta —“¿Y si? ¿Y si? ¿Y si?”—. Sabemos que la decepción nos espera porque todos aquellos a los que hemos enviado antes, todos los que han entrado en Colecciones Especiales sin un compañero, todos los que han quebrantado la primera norma sencillamente han desaparecido de la faz de la tierra.

LEYENDAS: I

A lo largo de muchas décadas, hemos ido cosiendo capas y capas de leyendas relacionadas con las desapariciones para confeccionar una mitología delicadamente acolchada. Cuando nos graduamos y llega nuevo personal para ocupar nuestros puestos, le transmitimos las historias sobre Colecciones Especiales que nos fueron transmitidas a nosotros. Tejemos una crónica oral de lo incognoscible, con cada iteración concreta de «nosotros» —y las iteraciones son numerosas— añadimos nuevos retazos y capas a un tejido que, a pesar de todos nuestros esfuerzos, solo puede teñirse de un único tono carente de nombre.

Una de las historias que relatamos con más frecuencia es la de la fundación, el mito de la creación. Se remonta a 1939, cuando todavía estaban empezando a construir la biblioteca. Ese año, un mortífero tornado —de hecho, uno de los más letales de toda la historia de nuestro país— arrasó la universidad. Llegó de imprevisto, sin siquiera el bramido de un trueno que anunciase la destrucción. A medianoche, desde un cielo casi despejado, se abalanzó hacia el suelo como el dedo de un dios airado, con ráfagas huracanadas que desnudaban de pintura el metal y despellejaban la tierra y todo lo que se erguía sobre ella. Durante su endemoniado baile por el campus, derribó la mitad del estadio de fútbol americano, arrancó tejados de todos los edificios académicos y arrasó dos residencias universitarias, en las que murieron trescientos tres jóvenes educandos que dormían a pierna suelta.

Si los daños se hubiesen limitado a esto, no habría habido motivo para incorporar el tornado del 39 a nuestras leyendas, por terrible que esta tragedia hubiese sido. Sin embargo, los trescientos tres estudiantes no solo murieron. Sus cadáveres fueron arrancados de las residencias y, destrozados por la metralla giratoria, se incorporaron al torbellino. Mientras se acercaba a la biblioteca aún en construcción —expuesta por completo a los elementos a partir del segundo piso—, el huracán mutó de mero fenómeno meteorológico en pesadilla infernal. Convertido en un pilar giratorio de sangre, carne y hueso, con dientes afilados como cuchillas, golpeó el edificio inacabado y depositó —no, mejor dicho, incrustó— los restos de los trescientos tres desafortunados estudiantes en las paredes y el suelo del segundo piso. Esquirlas de hueso se clavaron profundamente en la argamasa. Fragmentos de órganos se pegaron en las estrías del enladrillado. Una brillante capa de icor barnizó las superficies orientadas hacia el terrible vendaval. «La torre de marfil académica parecía un matadero», fue la sensacionalista descripción de la escena en los periódicos de la época.

La posterior limpieza del segundo piso requirió dos semanas de concienzudo frotar y barrer y, durante la misma, y según diversas historias apócrifas, varios hombres enloquecieron. Uno incluso se suicidó: se precipitó hacia la muerte desde lo alto del edificio. Si nos hallamos ante testimonios verídicos o simples rumores difundidos por limpiadores histriónicos y estudiantes morbosos es algo que desconocemos. De lo que sí estamos seguros, de lo que sí hemos encontrado pruebas documentales es de que, incluso tras ingentes esfuerzos por borrar todo rastro de la tragedia, las cuadrillas de albañiles que trabajaron en la biblioteca tras la reanudación de las obras continuaron encontrando restos humanos entremezclados sin remedio con la estructura.

Menos de un año después, a principios de 1940, se terminó la construcción de la nueva biblioteca y se abrió al público el segundo piso, que es donde la sección de Colecciones Especiales está emplazada.

NUESTRO ARCHIVO

Todo resulta irrelevante una vez la puerta de cristal esmerilado de Colecciones Especiales se cierra con un chasquido tras una persona que se adentra en solitario. Edad, raza, género, religión, ascendencia, orientación sexual, clase económica… toda categoría de diferenciación ontológica, toda taxonomía y jerarquía imaginable queda invalidada. Hemos probado un sinfín de razonamientos y utilizado diversas metodologías para seleccionar nuestros paladines, pero ha sido en vano. Todas las peculiaridades identitarias e idiosincráticas que puedan existir en nuestro mundo parecen ser intranscendentes al otro lado de la puerta. Disponemos de abundantes datos en sustento esta teoría.

Hace treinta y dos años comenzamos a mantener un registro detallado de todos los hechos y cifras relacionados con cada una de las exploraciones en solitario que se adentraban en Colecciones Especiales. Somos conscientes de que el registro podría ser una prueba condenatoria si la luz de una investigación externa sobre las desapariciones nos enfocase lo suficiente, pero nosotros solo permitimos la existencia de una única copia física del registro y la misma está guardada bien escondida en las estanterías. Se trata de una sencilla carpeta blanca de tres anillas, atestada de informes mecanografiados y notas manuscritas, que se ha convertido en una especie de libro sagrado. Examinamos sus páginas a la búsqueda de pistas sobre quién podría ser capaz de regresar del otro lado de la puerta de cristal esmerilado, quién podría ser el Elegido para liberarse del dominio de Colecciones Especiales y retornar a nuestro lado trayendo respuestas. Estudiamos los nombres, fechas de nacimiento, atributos físicos y mentales de nuestros expedicionarios. Buscamos similitudes en sus biografías, en sus personalidades, en las propias letras que componen el registro de sus vidas tal como nosotros las hemos anotado. Sospechamos, por supuesto, que los datos se rigen por un álgebra arcana, de la que ojalá comprendiésemos sus fundamentos. Con frecuencia debatimos sobre la interpretación de la información. Algunos conjeturamos que oculta un mensaje sobrenatural en clave. Algunos creemos que es un medio para permitirnos encontrar el sentido de Colecciones Especiales y las desapariciones que allí acaecen. Y algunos sostenemos que, a pesar de toda su utilidad, a la postre no revela nada más que nuestro propio y extenso historial de fiascos. Desde hace mucho tiempo consideramos que la verdadera naturaleza del archivo podría ser una combinación de las tres teorías.

LOS QUE ENTRAN

A primera vista, la información recopilada en nuestro archivo presenta una larga lista de personas con antecedentes dispares. Elegimos a nuestros exploradores teniendo en mente la diversidad, con la esperanza de que un rasgo físico o psicológico clave pueda llevarnos a dilucidar el misterio de Colecciones Especiales. En los albores del archivo, nuestras elecciones se fundamentaban en criterios tradicionales y ridículamente elementales de diferencias tales como raza, religión y origen étnico. No obstante, no tardamos en percatarnos de que, en lo referente a Colecciones Especiales, estos y otros muchos criterios ortodoxos de diversidad cosechaban resultados similares. Los elegidos pertenecientes a un grupo genérico se desvanecían tan por completo como los de cualquier otro grupo igual de genérico. A la vista de esto, elaboramos nuevas categorías diferenciadoras más específicas y cada vez más difusas, una práctica que nos ha llevado a escoger en función de características tales como índice de masa corporal, tipo de personalidad según la tipología Meyers-Briggs, número de muelas del juicio que les quedan y género literario favorito. En una ocasión, incluso enviamos un intrépido explorador con un gato en brazos, solo para comprobar si ser una persona más de gatos o más de perros podía ser relevante (ni explorador ni gato regresaron).

El último semestre, sobre la base de nuestra compartida suposición de que la incredulidad podría proporcionar un escudo, elegimos al más escéptico de nosotros, un estudiante de primero de Antropología llamado Jaxon Granger. O, con más precisión, él se eligió y nosotros estuvimos de acuerdo. Jaxon había recibido todas las advertencias de nuestros supervisores. Había escuchado todas las leyendas que nosotros podíamos relatar. Había visto los informes y las notas con observaciones de aquellos de nosotros que seguimos aquí. Había asentido mientras le proporcionábamos versiones de primera mano de hechos sin documentar. Y a pesar de todo insistió en que podía adentrarse en Colecciones Especiales y regresar sano y salvo sin necesidad de que nadie le guardase las espaldas. Nos dijo que éramos bien «un culto de bibliófilos paranoicos» bien «unos bromistas formidables» y que, en cualquier caso, él «entraría tan ricamente en la espeluznante sección de marras y saldría de ella» para demostrar que nuestras historias no eran ciertas. Se rio de nuestras vehementes conjeturas, de nuestra veneración por un conjunto de salas de la biblioteca y de nuestra curiosidad y terror ante lo que podría morar dentro de sus confines. Se rio hasta el mismísimo final, cuando su risa, que se fue amortiguando al otro lado de la puerta cerrada de Colecciones Especiales como en diminuendo infinito, resultó ser su postrer sonido.

El semestre anterior postulamos que una reacción emocional muy intensa ante Colecciones Especiales tal vez pudiese proteger contra la desaparición, de ahí que eligiéramos a la más miedosa de nosotros, una estudiante de primero de Historia llamada Elena Marquez. Elena se negaba en redondo a entrar en la sección, incluso acompañada. Casi ni salía del ascensor en el segundo piso. Aseguraba poseer poderes extrasensoriales latentes heredados de su madre y que, gracias a estos poderes, podía intuir «la bondad o maldad de personas y lugares», según sus propias palabras.

Un tanto incrédulos pero, no obstante, abiertos a la posibilidad de tales poderes, la animamos a que se explicase más. Nos contó que siempre que se acercaba a Colecciones Especiales sentía como si la biblioteca se estuviese «plegando» en torno a ella. Dijo que era como si «todo lo que hay en ese lugar estuviese siendo atraído o empujado hacia un punto muy, muy, muy pequeño» y que ese punto «contiene —o a lo mejor es— algo terriblemente destructivo, algo que queda más allá de nuestra comprensión». Cuando le preguntamos si estaría dispuesta a emprender una breve excursión por Colecciones Especiales para realizar nuevas «lecturas psíquicas» si formábamos un círculo a su alrededor, ella protestó alegando que «jamás entraría en un edificio que se está desplomando con un círculo de personas como única protección», así que en modo alguno «entraría en un lugar en el que se está desplomando algo mucho mayor que un edificio». Así que nos encontramos con que, cuando ya habíamos determinado nuestro criterio de selección del semestre y elegido entre los candidatos, resultó imposible convencerla de que entrase en Colecciones Especiales. Pero sí que entró, aunque amordazada y con manos y pies atados con bastantes metros de cinta de embalar.

Nosotros no nos sentimos orgullosos de nuestro comportamiento en este caso y, de hecho, muchos pasamos semanas de noches insomnes en las que oíamos una y otra en vez cómo sus gritos apagados se interrumpían de repente. Algunos sostuvimos que habíamos cruzado una frontera tácita e invisible, que nos habíamos dejado arrastrar de la investigación racional al sacrificio ritual. Algunos sostuvimos que esas dos ideas no eran mutuamente excluyentes. Algunos simplemente tachamos «miedo» de nuestra lista de posibles salvaguardas y pasamos página.

Independientemente de nuestras reacciones particulares, hemos decidido no obligar a franquear la puerta de cristal esmerilado a ningún otro individuo reacio a ello, dado que creemos que eso socava la integridad de nuestra investigación. En lugar de eso, hemos comenzado a centrarnos en técnicas de persuasión subliminales, con objeto de que, con el tiempo y la motivación adecuada, cualquiera de nosotros se muestre dispuesto por igual a franquear el umbral si se le invita a ello.

LEYENDAS: II

Otra leyenda que narramos es la de los Libros Albos. Encerrados en una urna de cristal inastillable, hermética y con cerradura electrónica, los Libros Albos son, como su nombre sugiere de una manera no muy sutil, un conjunto de cinco códices blancos. Encuadernados con un material nacarado color crema que parece palpitar cuando la luz incide sobre su superficie desde distintos ángulos, son de los primeros volúmenes de Colecciones Especiales en atraer la mirada de los recién llegados.

En nuestras primeras visitas a la sección, casi todos nosotros nos detuvimos para mirarlos embobados, para maravillarnos ante su belleza extraña. Como ocurre con todos aquellos que se fijan en ellos, hicimos la pregunta que de manera natural viene a la cabeza al contemplar un espectáculo así: «¿Qué son?». Para esta pregunta, empero, no existe respuesta. Nuestros supervisores nos dicen que se conocen únicamente como los «Libros Albos» o los «Libros de Solway», por J. V. Solway, el librero anticuario que los descubrió en un mercadillo de artículos de segunda mano en las afueras de Youngstown (Ohio) en 1953.

Nuestra leyenda tejida a partir de una miscelánea de fuentes se inicia con J. V. Solway, quien, a pesar de todos sus esfuerzos, no logró dar con ninguna mención de los libros en sus historias bibliográficas ni tampoco fue capaz de datarlos con precisión, al no incluir información preliminar alguna ni tener ni el más mínimo rastro de manchas de óxido. El texto de los códices le resultó aún más desconcertante, dado que estaba escrito con una caligrafía muy estilizada semejante a una intrincada telaraña (o, como se ha sugerido entre nosotros, a diseños fractales). Solway consultó expertos en lingüística y todos coincidieron en que, si bien en la escritura existían repeticiones que apuntaban a que podría tratarse de algún lenguaje, la caligrafía en sí les resultaba por completo desconocida. Solway también recabó el consejo de descifradores de códigos y criptógrafos, que coincidieron con los lingüistas en que el texto contenía algún tipo de mensaje, pero el cifrado parecía ser demasiado complejo para ser desentrañado sin ningún tipo de clave. Además de la extraña escritura, los libros asimismo incluían páginas —distribuidas en apariencia al azar— pintadas de negro y salpicadas de miles de puntitos fosforescente azules y rojos. Solway llegó a la conclusión de que eran cartas estelares elaboradas con una tinta de origen desconocido incluso hoy en día; sin embargo, no se correspondían con ninguna constelación conocida de nuestra galaxia, y la tinta no pudo ser reproducida por ninguno de los ingenieros químicos a los que contrató para la tarea. En 1960, frustrado al no haber conseguido recabar información alguna sobre los libros y convencido de que debían de ser los garabatos febriles de un lunático o algún tipo de proyecto artístico incomprensible, Solway ofreció donarlos a nuestra biblioteca, que, jamás por la labor de rechazar curiosidades literarias, los acomodó de mil amores en Colecciones Especiales.

En cuanto los Libros Albos fueron instalados allí, sucesos extraños e inexplicables —aunque ya habituales en el entorno del segundo piso— comenzaron a proliferar en las vidas de aquellos que habían estado en estrecho contacto con ellos.

En 1961, James Mooney, un alumno de posgrado que había estado estudiando los Libros Albos como parte de su tesis sobre las técnicas de encuadernación a lo largo de la historia, fue hallado aplastado en el apartamento en el que residía fuera del campus. El informe del forense explicaba que «… el cadáver, destrozado hasta el extremo de resultar casi irreconocible, muestra un traumatismo causado por una fuerza plana tremenda, como si de repente hubiesen dejado caer sobre él miles de kilos desde muy, muy arriba y con una distribución extraordinariamente regular». El periódico de nuestra ciudad, que en 1961 tenía muchos menos reparos que hoy en día a la hora de recurrir a la verborrea, publicó que «Como una mosca humana aplastada por un matamoscas inmenso, James Mooney fue hecho papilla de un solo golpe súbito y rápido». A pesar de las prolongadas investigaciones policiales, no se logró determinar la causa de su muerte. El caso continúa sin resolver a fecha de hoy.

En 1978, Maria Ingalls, una auxiliar de biblioteca a la que habían encargado llevar los Libros Albos a una conferencia sobre manuscritos raros, aseguró que, mientras conducía con los volúmenes en el asiento posterior, había sido transportada brevemente a un universo paralelo. Contó que cuando estaba atravesando un desolado tramo de carretera de las llanuras occidentales de nuestro estado, su parabrisas de pronto «se volvió traslúcido, como si alguien hubiese arrojado un cubo de agua». Una vez el cristal recuperó la nitidez, Maria observó que al borde de la carretera ya no había rayas amarillas, sino círculos verdes luminosos. Más adelante se cruzó con un vehículo que venía en dirección contraria, al que describió como «descabellado… tenía forma como de pirámide, pero era asimétrico y con piezas metálicas sobresalientes en ángulos extraños… Tampoco tenía ruedas, sino que se deslizaba sobre algo semejante a una membrana ondulada… No vi ventanas ni puertas por ningún lado». Maria dijo que al ver el aspecto del automóvil se sintió embargada por un miedo terrible, así que aceleró para alejarse de él tan deprisa como su coche era capaz. Observó el otro vehículo por el retrovisor, lo vio cambiar de sentido de inmediato y empezar a seguirla. Preocupada por el coche que tenía detrás, no vio una inesperada curva en la carretera y perdió el control de su automóvil que, tras salirse de la calzada, se metió en un sumidero. Con el impacto se golpeó la cabeza contra el volante y quedó inconsciente. Al despertar se encontró en un hospital normal y corriente. Los agentes de tráfico que la habían encontrado y habían avisado a una ambulancia informaron de que su vehículo estaba detenido en un campo completamente raso contiguo a la carretera por la que había estado viajando. Se cuenta que, tras ser recuperados del coche, los Libros Albos emanaban un peculiar e inexplicable olor a ozono. Nosotros no estamos en disposición de confirmar ni rebatir la veracidad de las afirmaciones de Maria ni de su experiencia.

En 1985, June Takawa, una criptógrafa de renombre internacional, volcó sus esfuerzos en los Libros Albos y su misteriosa escritura. Durante dos meses estudió sus configuraciones ininteligibles y extrañas repeticiones y llegó a pasar días enteros introduciendo datos en programas informáticos de desencriptación desarrollados por ella misma. Mientras examinaba minuciosamente los códices a la búsqueda del significado, aseguró estar «cada vez más convencida de que el significado del texto es algo más complejo que el de un simple escrito. Los símbolos —de los que hay treinta y cinco variantes bien definidas— están dispuestos de manera que forman palíndromos intrincados y larguísimos, y el texto de cada uno de los volúmenes es exactamente el mismo leído de adelante atrás que de atrás adelante». En las postrimerías del segundo mes de investigación, June Takawa se lamentó de que «cuanto más tiempo paso con los libros, más se burlan ellos de mí, más corren y ocultan sus secretos. Es como si supieran que estoy mirando». Sus pesquisas se interrumpieron de imprevisto cuando contrajo una enfermedad desconocida que le provocó una erupción de enormes ampollas blancas y brillantes llenas de una sustancia orgánica similar a la tinta. La criptógrafa permaneció hospitalizada tres semanas durante su enfermedad y, una vez recuperada, rehusó regresar a Colecciones Especiales para retomar la investigación, limitándose a declarar que «Los libros son la mente de Dios y carezco del coraje para contemplar ese panorama aterrador».

Por último, en 2006, el doctor Rajiv Kota, catedrático de Arqueología de nuestra estimada universidad, se embarcó en un proyecto para datar los libros mediante la técnica del carbono-14. Tras aplicarla tanto a las tapas como a las páginas de los códices, el equipo del doctor Kota estableció una antigüedad en torno a los veinticinco mil años. Dando por sentado algún problema técnico, los sometieron a una nueva medición. Los segundos resultados devolvieron una cifra aún más increíble: cuarenta mil años. Sabedor de que en modo alguno el papel puede mantener la integridad física durante un período así de prolongado, el doctor Kota se obsesionó con determinar la «verdadera» edad de los libros. Durante varios meses repitió las pruebas una y otra y otra vez, y los resultados fueron devolviendo momentos cada vez más inalcanzables en el pasado. Consultó con miembros del Departamento de Geología la posibilidad de emplear la datación radiométrica y realizó varias pruebas utilizando elementos con períodos de semidesintegración mayores; sin embargo, al igual que con las mediciones anteriores, los resultados obtenidos devolvían una mayor antigüedad a cada intento: cien mil, luego un millón y luego cien millones de años. Circula una historia sin verificar según la cual el resultado de la última datación del doctor Kota habría sido la descabellada cifra de siete mil quinientos millones de años, pero jamás conoceremos todos los detalles de esa última prueba, porque Rajiv Kota quemó el pabellón de ciencias donde se hallaban tanto sus resultados como los laboratorios de geología y arqueología. Tras ser encontrado farfullando desnudo entre los arbustos del exterior del edificio universitario en llamas, repitió una serie de frases disparatadas, mientras lo trasladaban al psiquiátrico donde permanece ingresado a fecha de hoy.

Nos gustaría señalar que lo anterior no es más que una pequeña muestra de los diversos sucesos relacionados con los Libros Albos. Muchos de ellos han sido documentados, aunque otros tantos nos han llegado mediante los caleidoscopios de habladurías y rumores. Estos incidentes son tan numerosos que cada uno de nosotros tiende a tejer su propia almazuela y elaborar su mitología particular en lo referente a los Libros Albos. En realidad, lo preferimos así, puesto que cada uno de estos mitos heterogéneos sobre los códices parece revelar sobre su narrador tanto como revela sobre los propios objetos malditos. Somos las historias que narramos. Somos las leyendas que elegimos mantener vivas.

NOSOTROS, LOS QUE SEGUIMOS AQUÍ

No sería erróneo concluir que disfrutamos narrando a los recién llegados nuestras historias de terrores y amenazas. No obstante, nuestro placer no deriva de ningún sensacionalismo pueril asociado con nuestros actos ni de ningún tipo de sadismo o malicia. Relatamos las leyendas como una forma de meditación. Nuestras voces son espejos y, cuando situamos una de las historias ante ellos, obtenemos un reflejo de todo lo que vino antes. Si somos afortunados y escuchamos con la suficiente atención, con el suficiente interés, podemos vislumbrar de soslayo lo que espera al otro lado de la puerta de Colecciones Especiales. Al igual que nos sucede con nuestro archivo, estamos convencidos de que las respuestas que buscamos se encuentran en las leyendas, y solo con que las viéramos bajo el ángulo correcto… con que nos fuesen presentadas bajo una luz de longitud de onda adecuada… De modo que nos reunimos en derredor de mesas en salas de estudio en penumbra y relatamos una vez más las historias, confiando en que si las narramos las veces suficientes uno de nosotros acabe por armar un marco perfecto o capturar un tono extraño que ilumine el subtexto oculto que Colecciones Especiales ha grabado en la cara interna de nuestras palabras.

Asimismo, nuestros elegidos están destinados a convertirse en descubridores legendarios. Habrá quien aduzca que empujamos o forzamos al suicidio, pero nosotros disentimos por completo. Justo porque no encontramos cuerpos mutilados colgados del techo ni paredes decoradas con sangre, debemos seguir despachando exploradores a Colecciones Especiales. Si un día nos topásemos con un armario rebosante de esqueletos destrozados de aquellos a quienes hemos enviado por la puerta de cristal esmerilado, el estudio de la sección dejaría de interesarnos. La certeza de la muerte acabaría con nuestras especulaciones, nuestros miedos, nuestra curiosidad. Tan solo nos quedaría un sentimiento prosaico de horror hacia la sección acompañado por un deseo de distanciarnos de ella tanto como nos fuese posible. Tal vez, arrepentidos por lo que habíamos hecho, incluso nos arrojaríamos sobre esa pila de esqueletos. Pero este no es el caso. Colecciones Especiales constituye una suerte de espacio para las fantasías y los ensueños, por siniestros que con frecuencia puedan ser. Nosotros enviamos a nuestros elegidos por esa puerta no por el estremecimiento de la desaparición, sino por la ilusión del regreso. Celebramos vigilias junto a ella, que se prolongan toda la noche, en las que intercambiamos historias de los que se han aventurado en el interior y reelaboramos nuestras leyendas más básicas. Leemos fragmentos de nuestros informes y golpeamos las paredes con los nudillos, poco menos que suplicando recibir un golpe de respuesta. Nos negamos a aceptar que el explorador no reaparecerá, que debemos continuar adelante sumidos en una ignorancia supina sobre lo que les sucede a esos trotamundos solitarios. Nuestro destino es seguir aquí, envolvernos en el misterio y avanzar entre traspiés con solo un panorama del pasado para guiarnos en nuestro camino. Nuestro destino es seguir esperando que Colecciones Especiales pueda llegar a ofrecernos algunas migajas sueltas de comprensión a cambio de todo lo que nosotros le hemos consagrado.

Sin embargo, a pesar de esta esperanza, somos plenamente conscientes de que la comprensión cabal no nos satisfará. Hemos formado una comunidad alrededor de las desapariciones. Nuestras conversaciones versan casi en su totalidad sobre la sección prohibida y la primera norma. Hemos llegado a albergar demasiada expectación, demasiadas fantasías exageradas. Si un día encontráramos en el interior de Colecciones Especiales a nuestros expedicionarios sanos y salvos, acarreando contra el pecho diagramas detallados, vídeos y manuales con todo tipo de explicaciones, nos sentiríamos sobremanera tentados a cerrar de un golpe la puerta de cristal esmerilado y echar la llave antes de que pudiesen salir. Sin las especulaciones que derivamos del misterio, nuestro tiempo en la biblioteca perdería gran parte de su sentido, y quién sabe si nuestro tiempo fuera de ella también. Nuestro objetivo quedaría despojado de todo significado, y nuestras leyendas, tan preciadas para nosotros, bien se concretarían y convertirían en poco más que permutaciones casuales de una fuerza discreta y mensurable bien se desmoronarían y serían llevadas a ese vertedero de la mente colectiva donde se entierran todas las ficciones tenidas por verdaderas en el pasado. Si llegásemos a comprender Colecciones Especiales en profundidad, perderíamos una parte valiosísima de nosotros mismos. Por ese motivo, abrigamos una esperanza dentro de nuestra esperanza, un deseo no confesado de llegar a comprender, pero solo fragmentos lo bastante pequeños para que el espacio en donde nos sentimos a gusto no se desplome de súbito bajo el peso tirano de la certeza. Deseamos que nuestros elegidos regresen, por supuesto, pero que regresen trayendo poco más que vislumbres, revelaciones parciales y fragmentos de la verdad finos como un cabello.

NUESTROS SUPERVISORES

Nosotros tenemos la sensación de que nuestros supervisores saben más sobre Colecciones Especiales de lo que nos cuentan. Al fin y al cabo, ellos son quienes han establecido la primera norma. Es lógico pensar que no prohibirían entrar en solitario en Colecciones Especiales si desconocieran las consecuencias de tal acto. Cuando los abordamos de manera individual y les pedimos que nos proporcionen más detalles sobre la sección, esbozan falsas sonrisas amistosas y se lanzan a perorar sobre fechas, estadísticas, medidas y títulos del catálogo. Cuando insistimos y les decimos que sabemos por qué la primera norma es tan importante, interrumpen educadamente la conversación con la excusa de tener que acudir a citas o reuniones que van a alargarse mucho. Cuando los seguimos, comprobamos que entran en estancias sin ventanas, estancias de paredes gruesas, estancias a las que se nos impide el paso mediante cerraduras electrónicas y contraseñas conocidas solo por nuestros supervisores. Es posible que en el interior de esas estancias estén reunidos o en compañía de aquellos con quienes se hubiesen citado, pero es más posible aún que estén sentados en silencio ante una mesa de conferencias, esperando con paciencia a que nosotros nos marchemos decepcionados, para así poder salir de nuevo y continuar ocupándose de la biblioteca sin la molestia de nuestras incisivas preguntas.

Estamos convencidos de que nuestros supervisores han llegado a ser tan duchos en el arte de la mentira que toda su existencia es una continua simulación, un motor autosuficiente en el que falsedades alimentan falsedades. Los hemos pillado entregados a tareas que ni de lejos podrían considerarse una prolongación de sus deberes oficiales, a pesar de lo cual se niegan a admitir que su comportamiento se salga de lo ordinario. Cincelan largas ristras de números en el enladrillado del segundo piso. Reorganizan sillas y mesas en Colecciones Especiales para componer complejas configuraciones geométricas con la ayuda de punteros láser y teodolitos. Se sitúan en esquinas sombrías de la biblioteca, con el rostro apoyado en la pared, y susurran palabras en idiomas que jamás hemos oído. Esbozan en post-it extraños rostros angulosos e inhumanos, que después rompen en pedazos y tiran a cubos de basura de los que luego nosotros recuperamos para pegarlos y recomponerlos como mejor podemos. Nosotros documentamos estas rarezas en nuestro archivo y, cuando se nos presenta la ocasión, nos enfrentamos a nuestros supervisores pidiendo explicaciones. No obstante, en cuanto las palabras «por qué» escapan de nuestra boca, nuestros venerables superiores comienzan a recitar con tonos tranquilos y seguros lo que suenan a monólogos bien ensayados sobre las necesidades de espacio de la biblioteca, su integridad estructural y el aburrimiento de trabajar durante largas horas en ese entorno. Como es lógico, estas explicaciones no nos satisfacen.

Durante nuestras numerosas reuniones a altas horas de la noche, hemos tratado de acceder por medios ilegales a los archivos personales de nuestros supervisores, tanto a través del sistema informático de la biblioteca como forzando los cajones bajo llave de sus escritorios. Tanto en unos casos como en otros, el asombroso indicio de culpabilidad que hemos encontrado adopta la forma de una ausencia total de pruebas. Ninguna de las carpetas personales de la red de ninguno de nuestros supervisores contiene ni un solo fichero, y en sus escritorios solo hay clips, grapas y bolígrafos. Sea el que sea el trabajo en el que están embarcados, no lo guardan en ningún archivo de la red ni lo complementan con documentos de la universidad. Que en lo referente a Colecciones Especiales cuentan con una agenda propia y hermética es, para la mayoría de nosotros, una conclusión meridiana. Que nosotros no podemos —o no deberíamos— tener conocimiento de la misma también resulta bastante evidente. En nuestra imaginación, nuestros supervisores tan pronto son paladines de armaduras embellecidas con filigranas doradas, que nos protegen de algo terrible que acecha, como monjes dementes de hábitos ensangrentados, que invocan y allanan el camino a ese mismo terrible ente innominado. El sentido común apunta a que es probable que no sean ni lo uno ni lo otro; a que, con mucha mayor probabilidad, sean más parecidos a nosotros: individuos que arrojan piedras a un abismo sin fondo solo para tener la oportunidad de oír un eco.

Independientemente de cuál sea la verdadera situación, independientemente de lo involucrados que estén en las desapariciones en Colecciones Especiales, consideramos conveniente y sensato mantener nuestras sospechas en todo lo relacionado con nuestros supervisores.

LEYENDAS: III

Tal vez una de las historias más relevantes que relatamos una y otra vez sea la leyenda de la Puerta Abierta. Los hechos sucedieron en 1999, cuando el nuevo milenio se acercaba con un rayo de sol radiante brotando de una de sus manos y una guadaña reluciente enarbolada en la otra. En el otoño de 1999, seleccionamos un expedicionario como de costumbre —Conrad Fordyce, estudiante de segundo de Filología Inglesa, elegido por sus amplios conocimientos sobre folclore paranormal— y nos atuvimos a la rutina de siempre. Sin embargo, Conrad no estaba por la labor de someterse a la convención. Antes de adentrarse en lo desconocido, pensaba tomar medidas que garantizasen su regreso y le permitieran rasgar el velo que se alzaba entre nosotros y Colecciones Especiales. O esa era su intención.

Una noche, pocos días antes de entrar, Conrad pidió una reunión del grupo y nosotros accedimos a su demanda, pese a lo anómalo de la petición. En ella nos planteó una idea tan elemental, tan evidente, que a duras penas podíamos creer que jamás se hubiese intentado en la larga historia de exploraciones documentadas. Pidió, con un suave trémolo subyacente en la voz, que una vez se hubiera aventurado en el interior mantuviésemos la puerta abierta. Dijo haber leído los informes de cabo a rabo y que, hasta donde él sabía, era algo que jamás se había probado. Aquellos de nosotros que dedicábamos largas horas a nuestro archivo sabíamos que tenía razón. Nunca habíamos dejado la puerta abierta después de que el solitario expedicionario hubiera entrado. Que supiéramos, era algo que ni siquiera habíamos debatido. Era un descuido tan flagrante que todos nos avergonzamos.

Algunos nos enfurecimos ante la idea y tratamos de defender nuestra ceguera. Volcamos mesas y sillas y aseguramos a gritos que Conrad se estaba pasando de la raya; que no era así como se entraba en Colecciones Especiales, y punto; que la sólida división entre interior y exterior tenía que mantenerse para garantizar nuestra futura seguridad.

Algunos aplaudimos la solicitud de Conrad y apoyamos ese paso valeroso en una nueva dirección. Nos palmeamos las espaldas y, con sonrisa resuelta y mirada soñadora, anunciamos a voces que ese era el amanecer de una nueva era de la exploración, que una puerta abierta y apuntalada podría alterar por completo nuestra perspectiva del problema de Colecciones Especiales, que sin duda ya teníamos la revelación al alcance de la mano.

Y algunos permanecimos imperturbables y en silencio relativo. Bostezamos y consultamos el archivo, y mascullamos que daba igual si la puerta estaba abierta o no, que una maniobra tan sencilla no iba a sacar a la luz lo que quiera que se agazapase en Colecciones Especiales, que esa fina plancha de madera y cristal era poco más que una frontera arbitraria a la que nosotros habíamos imbuido de significado.

Discutimos el asunto varias horas. Dibujamos diagramas y elaboramos gráficos. Citamos filósofos muertos y líderes políticos vivos. Citamos libros científicos y textos religiosos, nuestro archivo y nuestros propios recuerdos. Al amanecer, tras varios litros de café y hasta el último de los tentempiés de las máquinas expendedoras de la biblioteca, habíamos decidido: la puerta no se cerraría tras Conrad. Permanecería abierta, sujeta con un bloque de hormigón o una piedra pesada. Aunque nosotros mantuviésemos nuestra propia humanidad a una distancia respetable de la entrada, nos aseguraríamos de que Colecciones Especiales no recurriese a su magia para contrarrestar la medida sin ser vista.

Así fue como, la noche en la que Conrad Fordyce franqueó la frontera de Colecciones Especiales, la puerta de cristal esmerilado permaneció abierta de par en par a su espalda.

Esa noche, nos reunimos en el exterior de la sección maldita, como siempre que un nuevo elegido se enfrentaba a la arriesgada expedición, con las linternas listas y el archivo abierto en el suelo, tanto para leer del mismo como para tenerlo preparado para recibir nuevas crónicas. Forzamos la cerradura de Colecciones Especiales, abrimos con cuidado la puerta y, con gran miramiento, colocamos el tope en su lugar: una mancuerna de quince kilos que uno de nosotros había afanado en el gimnasio. Aunque solo hablábamos en susurros, como queriendo evitar llamar la atención más allá de los muros de la biblioteca, nuestra excitación restallaba por el vestíbulo del segundo piso. Sentíamos que este era un momento transcendente, para bien o para mal, y que éramos afortunados de poder ser testigos del mismo.

Al cabo, Conrad se separó de nosotros y pronunció sus palabras de despedida: «No creía que fuese a sentirme tan asustado; pero tampoco creía que fuese a sentirme tan ansioso», y franqueó la puerta. Lo observamos alejarse, el haz de su linterna jugueteando por las filas de libros, su paso quedo y susurrante sobre la gruesa alfombra bajo sus pies. Observamos cómo su luz se adentraba oscilando de izquierda a derecha y de arriba abajo. No dirigimos nuestras linternas hacia el interior de la sección por miedo a despertar algo en las profundidades, algo que podría sentirse más atraído por nosotros que por Conrad si enfocábamos su ojo con nuestra luz.

Desde el interior de la sección, Conrad mascullaba sus informes de tanto en tanto: «No veo nada», «Aquí dentro hace un frío que te pelas», «Noto un olor raro, acre», «Me pica la piel, pero no sé por qué», «Oigo algo. Un zumbido. Muy bajo».

Nosotros nos mantuvimos en silencio. No abandonamos el vestíbulo. Apenas respirábamos ni parpadeábamos. Ninguno de nuestro grupo oyó nada extraño desde nuestro lado de la puerta.

Durante varios minutos infinitos, Conrad no profirió palabra. No obstante, su luz continuaba rastreando caminos por la sección, así que sabíamos que aún no había desaparecido.

Entonces, de sopetón, dio un respingo y gritó varias frases apresuradas: «¡Dios mío!, ¡Dios mío! ¡Hay tantísimos! Es totalmente increíble. Es distinto a todo…»

La luz de Conrad se apagó de pronto. Una oscuridad más profunda se adueñó, satisfecha, de Colecciones Especiales.

Nos apiñamos en el vestíbulo sin intercambiar ni una palabra en el resto de la noche. No volvimos a oír a Conrad Fordyce, tampoco volvimos a ver su luz. Al amanecer entramos en masa en Colecciones Especiales y peinamos la sección en busca de rastros de nuestro expedicionario, sin encontrar ninguno.

Más adelante, una vez disipado el abatimiento producto de los sucesos de esa noche, meditamos sobre el significado de la comunicación postrera de Conrad. Nos intrigaba su empleo del singular en las últimas frases para describir lo que había visto cuando antes se había referido a ello en plural: «tantísimos». Ese cambio implicaba singularidad en la multiplicidad, igual que varios pájaros componen una bandada e infinidad de células constituyen un único cuerpo humano.

También descubrimos que el uso del adverbio «totalmente» tenía una relevancia especial, dado que Conrad había utilizado una expresión muy restrictiva en lugar de otras que lo eran menos como «la mar de» o «bastante». El empleo de «totalmente» nos llevó a razonar que, fuese lo que fuese lo que había visto, consideraba que estaba fuera de nuestro alcance no porque nos faltase cierta dosis de credulidad o fe, sino porque nuestra cognición y percepción se quedaban infinitamente cortas.

Lo más importante, estábamos divididos en cuanto al análisis de su última frase. Algunos creíamos que Conrad se había interrumpido en mitad de la misma y que ese «todo» era un mero modificador al principio de una descripción más larga. Otros tantos creíamos que su intención había sido terminarla donde la había terminado y que había vislumbrado un avatar de un concepto radicalmente diferente a cualquier otro. En cualquier caso, hoy en día aún continuamos sopesando estas opciones y analizando los mensajes de Conrad como si fuesen la locura divina de un profeta, algo que, en muchos sentidos, son.

TEORÍAS

Las explicaciones son como las gotas de una tormenta: copiosas, ofuscadoras, pero fáciles de quitar de en medio. A pesar de lo cual no podemos evitar inventarlas. La necesidad de tratar de explicar, de comprender nuestra realidad, aunque se nos resista, es inherente al instinto humano. Nosotros no somos excepciones a esta máxima. Sentimos la necesidad de hacer cábalas sobre la naturaleza de Colecciones Especiales y el origen de las desapariciones que allí se producen. Con este fin, leemos manuales sobre física cuántica e incunables de órdenes religiosas esotéricas, fragmentos filosóficos presocráticos y novelas de ciencia ficción dura. Tratamos de cultivar una base de conocimientos amplia para que nuestras teorías no se anquilosen ni degeneren hacia los recursos simplistas de dioses y fantasmas. De ahí que las hipótesis que decidimos documentar sean con frecuencia bastante insólitas y convincentes, si bien equivocadas por completo.

Hemos estudiado la posibilidad de que Colecciones Especiales pueda ser una confluencia entrópica sentiente que, bajo determinadas circunstancias, reduzca ex profeso cualquier sistema lo bastante complejo —como un cuerpo humano— a sus unidades constituyentes más básicas. Hemos contemplado que la sección pueda ser un compactador dimensional psíquico, una máquina destructora intangible que aplaste objetos de varias dimensiones y los reduzca a puntos unidimensionales, impulsada por el propio miedo que suscita. Incluso hemos analizado de manera superficial otra idea más sencilla: que lo que exista en el interior de Colecciones Especiales sea un fragmento con errores de un programa de realidad virtual, y todos nosotros seamos meros unos y ceros que son borrados o expulsados del sistema cuando tratamos en solitario de rectificar ese código.

Teorías no nos faltan, pero son poco más que devaneos mentales sin fundamento. Necesitamos conocimiento de primera mano. Necesitamos versiones de testigos oculares. Sabedores de esto, hemos enviado a Colecciones Especiales varios expedicionarios con cámaras de vídeo. Sin embargo, los aparatos desaparecieron junto con ellos en todos los casos. Una vez tratamos de instalar varias cámaras en el interior, para observar a los nuestros desde el punto de vista de un intruso en la sección, pero también ellas desaparecieron junto con nuestro explorador. Todos nuestros intentos por vislumbrar el corazón de Colecciones Especiales se han visto frustrados. Así que parece que podemos conjeturar con seguridad que, hasta que uno de nuestros elegidos regrese o nosotros mismos nos enfrentemos al efecto desvanecedor de la sección, nuestras teorías seguirán siendo ficciones indemostrables, y Colecciones Especiales, un lugar inescrutable y con frecuencia perturbador, que en ningún momento dejamos de tener muy presente.

LA SEGUNDA NORMA

Todo lo anterior lleva a la segunda norma que tenemos en la biblioteca, una norma en la que nuestros supervisores hacen hincapié, pero no con tanta firmeza como en la primera. La segunda norma, tal como ellos suelen enunciarla, dice lo siguiente: «No debéis pasar todo el tiempo en la sección de Colecciones Especiales aunque os sintáis tentados. Entrad y salid sin entreteneros, y evitadla en la medida de lo posible o, de algún modo, conseguirá cambiaros».

Ni entendemos la relevancia de esta norma ni merece ningún comentario por nuestra parte.

Copyright © 2016 Kurt Fawver

De la ilustración, Copyleft Pedro Belushi

Traducido del inglés por Marcheto

Esta entrada fue publicada en Fantasía, Relatos, Weird y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .