Señor Muerte, de Alix E. Harrow

Alix E. Harrow era casi una desconocida entre los lectores de habla hispana cuando en 2019 pudisteis leer el relato Las guías de la bruja: vías de escape. Compendio práctico de portales a mundos de fantasía, que había ganado el premio Hugo poco antes. Desde entonces, las cosas han cambiado un tanto. En cuanto a lo que nos pilla más cerca, cabe destacar que este cuento fue finalista de los premios Ignotus y su primera novela se publicó hace unos meses en español: Las diez mil puertas de Enero (Roca Editorial). Mientras tanto, Alix ha publicado ya una segunda novela en inglés, The Once and Future Witches, y varios relatos más, y ha seguido cosechando nominaciones y premios en Estados Unidos. Y, como también se impuso en la 7ª encuesta de Cuentos para Algernon en la categoría de relato favorito, tenía todas las papeletas para volver a visitarnos con un nueva historia bajo el brazo.

Señor Muerte (Mr. Death) se publicó hace tan solo dos meses, en enero de 2021, en la revista Apex. Se trata de su relato más reciente, que os va a permitir comprobar que Alix no se ha dormido en los laureles y que sigue escribiendo historias con personajes entrañables y bien perfilados, con la habilidad y la dosis de humor justas para eludir el sentimentalismo, que resultan frescas y originales aunque el argumento pueda tener elementos conocidos y, sobre todo, que no dejan indiferente (incluso sin jugar la baza bibliófila de su anterior relato). Aunque el listón quedó muy alto, espero que este nuevo cuento os guste tanto o más que su guía brujeril.

Por último, quiero expresar por segunda vez mi agradecimiento a Alix por la amabilidad y generosidad que ha demostrado en todo momento ante mis peticiones. Y aprovechar para desearle que su carrera literaria siga tan viento en popa como hasta ahora. Thanks a million, Alix!

Descargar Señor Muerte en formatos para e-book (ePub, Mobi y FB2)
                             Decargar Señor Muerte DOC
                       Descargar Señor Muerte PDF

Señor Muerte

Alix E. Harrow

He acompañado a doscientas veintiún almas en su travesía hasta la otra orilla del río de la muerte, y ya sé que mi alma número doscientos veintidós va a ser un marronazo de cuidado. Lo sé por la ligereza de la carpetilla que sostengo en la mano, por la compasión anticipada en el rostro de la mensajera cuando me la entrega. Con el estómago apretado, leo la tarjeta mecanografiada sujeta con un clip en la tapa, preparado para el golpe a traición.

Nombre: Lawrence Harper

Dirección: Grist Mill Road nº 186, 13797 Lisle (Nueva York)

Hora: 2.08 (hora del este) del domingo 14 de julio de 2020

Causa: Parada cardiaca consecuencia del síndrome de QT largo sin diagnosticar

Edad: treinta meses

¡Por las llaves de San Pedro! Tiene dos años.

En la sala de descanso hemos llegado al consenso de que los dos años es la peor edad para la siega. Sus almas todavía son algodonosas y suaves, como las de los bebés, del todo inocentes, pero ya están llenas de las sutilezas y peculiaridades que definen su personalidad propia. Están haciendo equilibrios justo en el tambaleante filo de ellos mismos, tan rebosantes de posibilidades que basta con estar cerca de ellos para que se te salten las lágrimas.

Por otra parte, los de dos años son unos cabroncetes a los que les encanta llevar la contraria, y se necesitan varias horas y un paquete tamaño familiar de Lacasitos para convencerlos de que crucen el río.

Hoy por hoy, con la tasa de mortalidad infantil situada holgadamente por debajo de 7 por cada 1000 nacimientos, no nos ocupamos de demasiados menores de cinco años —a algunos de los segadores más veteranos les gusta quejarse de que nos hemos vuelto unos blandengues, y rememoran los buenos tiempos anteriores a las normas sobre el cinturón de seguridad, las vacunas y la Agencia de Protección Ambiental—, pero seis coma seis de cada mil siguen siendo seis coma seis de más. Y todo segador termina topándose con uno.

En mi caso, este era el primero en mis tres años de siegas. Estaba empezando a pensar que alguien en el piso de arriba se preocupaba por mí, me amparaba, no fuera a ser que alguno de estos menores de cinco resultara ser un chiquillo de ojos oscuros y cabello dorado y sedoso. No fuera a ser que me rompiese como un huevo y tuviera que jubilarme anticipadamente.

A todos los segadores se los protege, al menos un poco. La primera docena o así de muertes que se nos asigna suele ser de personas cuyo espíritu ya tiene un pie situado firmemente en la tumba: viejos de setenta y pico años con cáncer en fase 4, cónyuges solitarios tras la muerte de su pareja, bisabuelas a cuyos oídos acaba de llegar flotando escaleras arriba la palabra «residencia».

Esos trabajos tienen algo de gratificante. Un heroísmo de andar por casa, como hacerle el turno a un amigo con resaca o ahuyentar por la ventana a un pájaro que ha quedado atrapado sin saber salir. En esas ocasiones es cuando resulta más sencillo creer las alocuciones de mi supervisora sobre el orden intachable del universo, la configuración cíclica del tiempo y la inevitabilidad de la muerte.

Abro paréntesis. Algunos segadores soslayan la palabra «muerte» y prefieren verbos como «fenecer» o «ascender». Mi supervisora —Raz, coordinadora de reclutamiento de segadores y arcángel de los secretos— considera que los eufemismos son una forma de cobardía, y ella no recluta cobardes. Fin del paréntesis.

Pero a la postre se te agotan las muertes fáciles.

A la postre, el mensajero entra sigilosamente en los vestuarios y te entrega una carpetilla evitando mirarte a los ojos, y entonces sabes que te espera una buena: recién casados en accidentes de coche; leucemia que se suponía estaba en remisión; órdenes de alejamiento que no han servido de nada. O a veces el asunto no tiene mala pinta («88 años, infarto cerebral, 16.12»), pero cuando llegas te encuentras un alma tan apagada y débil, tan marchitada por la amargura y el arrepentimiento, que deseas detener el reloj y espetarle: «Mire, tiene una semana. Pruebe un sabor de helado nuevo. Escuche la partitura de Hamilton o de cualquier otro musical de Broadway. Telefonee a su hijo. Haga el favor de vivir, so melón».

Pero no lo haces porque no puedes, y por todo eso del orden intachable del universo, la configuración cíclica del tiempo, etcétera. En lugar de eso te sientas a su lado y observas cómo la placa se despega de su carótida y sube lentamente por su arteria cerebral. El chisporroteo eléctrico de su cerebro se apaga y la bazofia amarga de su alma sale del cuerpo, mirándote con cara de pocos amigos. Y esa noche la travesía del río se te hace muy larga.

Así que no me vengo abajo cuando veo el nombre del pequeño Lawrence Harper en la tarjeta cuidadosamente mecanografiada, la curva de ese tres que atrapa mi mirada como si de medio corazón se tratara. Coloco la carpetilla en mi ajado maletín —yo antes no era nada dado a llevar maletín, pero la moda en la otra vida lleva entre veinte y treinta años de retraso— y me encamino hacia el número 186 de Grist Mill Road.

Yo ya sé cómo se va a desarrollar todo: esperaré a su lado por la noche (¿tiene una cama de plástico con forma de coche de carreras, como la que tenía Ian?, ¿se destapa a patadas todas las noches?) hasta las 2.08 de la madrugada, momento en que el aleteo de su corazón se detendrá. Con su mano espectral en la mía, lo guiaré por la oscuridad hasta la orilla del río y, cuando arribemos al otro lado, contemplaré cómo su alma se desvanece en el abismal firmamento del universo. Me resultará dolorosamente triste, pero en cierto modo también será hermoso, y luego me sentaré en la sala de descanso, beberé café con regusto a quemado y lloraré. Es posible que aparezca Leon y me suelte el discurso del ciclo de la vida de El rey león, y los dos nos reiremos y él me palmeará el hombro y dirá, «así son las cosas».

Y al día siguiente abriré otra carpetilla y repetiré todo de nuevo.

No porque sea un capullo sin corazón; ellos no reclutan capullos sin corazón para confortar a los muertos y acompañar a sus almas en la travesía del último río. Buscan personas con un gran corazón surcado por cicatrices, cual antiguos campos de batalla cubiertos de amapolas y pimpollos. Individuos que saben cómo llorar sin por ello dejar de trabajar, que lo han perdido todo salvo su compasión.

Nuevo paréntesis. La política oficial de reclutamiento es neutra en cuanto al género y la raza, pero los varones blancos en la cuarentena, como es mi caso, somos una rareza. Según las estadísticas, es más improbable que suframos pérdidas devastadoras y, cuando sí las sufrimos, la sociedad nos permite volvernos unos gilipollas integrales. Nos convertimos en adictos y borrachos, en viejos amargados que derramaron una única lágrima masculina y redentora al final de la película, mientras que a todos los demás les toca recoger sus propios añicos y tirar para adelante. Fin del paréntesis.

Raz también me contó que ella busca personas de mirada amable y con un alto nivel de tolerancia a la burocracia, y que jamás hayan hecho trampas ni engañado a nadie en toda su vida (contrincantes de póker o Catán, cónyuge…). «Puedes hacer trampas a todo quisqui, pero no a la muerte», dice.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Gracias a Dios, Lawrence Harper no tiene una cama con forma de coche de carreras. En lugar de eso tiene un colchón individual en el suelo de la pequeña casa rodante de sus padres. También tiene: una manta de Spiderman que huele como una tienda de segunda mano, polvorienta y floral; un Buzz Lightyear de plástico que aferra con uno de sus puños sudados; cabello rojizo, piel lechosa; un corazón que va a fallar en alrededor de once horas y doce minutos, y un alma que brilla como un cometa atravesando la última medianoche estival.

Incluso para un niño de dos años, su alma es despampanante, voraz y vital, chisporroteante como una hoguera. Es el tipo de alma que podría liderar revoluciones o componer sinfonías en un adulto, pero que en un niño casi siempre se traduce en problemas. Seguro que a sus padres les toca prodigar crispadas sonrisas a desconocidos continuamente mientras lo sacan a rastras de restaurantes o lo bajan a la fuerza de árboles. Seguro que su abuela dice que es «un diablillo» y no acepta cuidarlo salvo en emergencias.

Seguro que lo van a echar de menos una barbaridad cuando no esté.

Eso es lo que hace duro este trabajo, por supuesto. No son los muertos que se reintegran al ilimitado amor del universo; son los que quedan aquí, que tienen que continuar avanzando a duras penas por el mundo bajo la carga de su terrible y limitado amor.

Me acomodo en la alfombra sentado con las piernas cruzadas, tratando de no derribar sin querer la pila de ropa lavada ni de poner en marcha algún juguete a pilas. Los segadores tienen lo que los manuales denominan «capacidad corpórea limitada», que significa que podemos mover cosas pero no demasiado, como cuando estás en un sueño y tus extremidades están llenas de arena mojada y todo es extremada e ilógicamente pesado.

Supongo que la mayoría de las historias de fantasmas tienen su origen en segadores patosos, aunque en la sala de descanso a altas horas de la noche circulan rumores sobre compañeros que se fueron por libre. Que abandonaron el Departamento y se dedicaron a vagar por el mundo de los vivos como fantasmas hasta desvanecerse cual ajados espectros. Yo no sé si creerme esas historias porque: A) ¿qué clase de gilipollas quiere pasarse la eternidad arrastrándose por una mansión victoriana o por un antiguo manicomio, asustando adolescentes?, y B) Raz o alguno de los otros arcángeles los harían fosfatina tan rápida y minuciosamente que no quedarían suficientes partículas de alma flotando por el aire como para poder contar una historia sobre ellos. Raz es una de esas amables mujeres negras de mediana edad a las que más te vale no dar por saco.

Yo jamás he sentido la tentación de ir más allá de afanar un cigarrillo o pulsar un interruptor de la luz (salvo aquella vez, justo después de mi propio funeral, cuando me colé de vuelta en mi apartamento de mierda ahumado a base de cigarrillos y cogí lo único que había en él que no me la sudaba; pero no era nada importante y nadie me vio).

Lawrence se revuelve bajo su manta de Spiderman y se incorpora, el pelo chafado en un lado y revuelto en el otro, los ojos azules y la mirada perdida. Su padre debe de haber oído el ruido de las sábanas en el monitor vigilabebés porque, dos segundos más tarde, aparece, un hombre larguirucho en pantalones de chándal, con aire cansado. Se echa a Lawrence a un hombro como si nada y regresa por el pasillo caminando en silencio y, durante un instante, la envidia y la pena me embargan hasta el extremo de impedirme seguirles. Envidia porque él tiene a su hijo entre sus brazos, relajado por el sopor y sudado; pena porque esta es la última vez.

Para cuando llego a la cocina, Lawrence está instalado en un asiento elevador de plástico para niños, masticando ruidosamente unos Cheerios de marca blanca. Alza la mirada cuando entro. Yo no le doy importancia, doy por hecho que es una mera coincidencia, pero entonces clava los ojos en mí y me saluda con la mano.

Lo he visto antes, pero no es algo frecuente. Para la mayoría de la gente soy un picor en el nacimiento del cabello, una especie de reflejo borroso en el espejo a sus espaldas, la sensación extraña y desagradable del latido del corazón en los oídos. Los segadores son el motivo por el que siempre hay personas que no suben a los aviones que van a tener un accidente y perros dóciles que a veces ladran al vacío.

Por la manera en la que Lawrence me está observando —la cabeza ladeada, su mirada alternando entre el maletín, el anticuado traje y mi barba de varios días— sé que ve hasta el último detalle de mi cuerpo no muerto.

Le devuelvo el saludo con torpeza. Él sonríe. Me llevo un dedo a los labios. Me imita y luego susurra, «chist», tan fuerte que su padre se ríe y asimismo le chista a él, y entonces se lanzan a una competición de chistidos que se prolonga mientras Lawrence picotea y luego en el exterior, envueltos en el dulce aroma a tréboles verdes de esa tarde de julio.

Al césped de su jardín le sobran bastantes centímetros, y aquí y allá hay tirados trozos de plástico descoloridos por el sol. Yo ahora no noto el calor tanto como antes, pero por las líneas onduladas que se desprenden de la casa sé que hace un bochorno de esos de mil demonios que en realidad no existen. El padre de Lawrence se acomoda a la sombra en una silla plegable rota, mientras su hijo deambula por el jardín. Yo me dedico a seguirlo.

Lawrence coge un palo y acuchilla enemigos invisibles, narrando una historia que suena a híbrido de Toy Story y La guerra de las galaxias. Durante un rato está ocupado lanzando una pelota de tenis contra la casa, al parecer intrigado por la lluvia de herrumbre que cae por debajo del revestimiento exterior de la vivienda, y luego, sin ningún motivo, me la lanza a mí.

Y yo la cojo, como un gilipollas. La pelota se esfuerza por no escurrirse por la envoltura insustancial de mi ser. Lawrence tiende los brazos, a la espera.

Yo no puedo citar cada línea y versículo de El libro de los muertos, como Raz, pero estoy casi seguro de que en algún punto existe una norma que prohíbe jugar a pasarse la pelota a plena luz del día con un crío de dos años y medio sentenciado a morir, rodeados de verdor y zumbidos estivales.

Pero… ¡qué coño! Arrojo la pelota de vuelta. A Lawrence se le escapa, porque un chiquillo de dos años y medio tiene la coordinación de un osezno borracho, pero no importa. Soy ascendido de inmediato de desconocido aburrido a Amigo Imaginario, y reclutado para participar en una serie de impenetrables juegos en los que se utilizan pelotas de tenis y se grita y corre en círculos alrededor de la casa rodante, hasta que incluso mi piel yerta está arrebolada y sudorosa, y el pecho me duele, como si mi corazón estuviera recomponiéndose o desgarrándose.

Para cuando el juego termina, los rayos del sol ya inciden rosas e inclinados, y el mundo se ha ablandado cual mantequilla en la encimera de la cocina. Lawrence se desploma de espaldas allí donde los tréboles crecen más espesos y yace inmóvil por primera vez desde que se levantó de la cama. Veo franjas de nubes blancas en sus ojos y, si entrecierro los ojos, el músculo rojo de su corazón contrayéndose y relajándose con ese ritmo secreto e imperfecto. Su alma irradia su propio resplandor hacia el cielo, abierta de par en par, un infinito privado de posibilidades.

Me pregunto si el segador de Ian también lo estuvo contemplando así, con algo doloroso y sensible alojado como una astilla detrás del esternón. Me pregunto si el alma de Ian brillaba así de fulgurante (sé que sí). Me pregunto qué se sentirá al ver un alma como esta desvaneciéndose en el todo infinito, dispersándose convertida en un billón de átomos solitarios.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Raz fue mi segadora. Más adelante me enseñó mi carpetilla con la tarjeta sujeta con un clip: «Sam Grayson, 44 años, 11.19 (hora del este), fallo respiratorio consecuencia de un cáncer pulmonar de células pequeñas». El cáncer fue cortesía del paquete de Lucky Strike diario durante alrededor de quince años; mi corte de mangas personal a la mortalidad tras lo de Ian.

Yo no la veía, pero la sentía en cierto modo: una dulce mirada ambarina rondando por los límites de la habitación de hospital, vigilando el trabajoso subir y bajar de mi pecho.

Es política del departamento pasar al menos las cuatro horas previas a la muerte con el futuro difunto. Se supone que para «forjar vínculos emocionales entre almas y segadores» y «fomentar la atención compasiva» —el departamento ha estado trabajando incansable e infructuosamente a fin de luchar contra todo ese estereotipo de la túnica revoloteante y la guadaña amenazadora—, pero Raz es partidaria de incluso doce horas, hasta las semanas de mucho movimiento (epidemias de gripe, guerras civiles, vacaciones…).

Así que ella veló mi lecho durante la noche y medio día, hasta que se apagó el borboteo de mis pulmones obstruidos, mi pulso tartamudeó y yo morí ahogado por el dióxido de carbono y el cáncer. Morí pensando, «ya era hora, ¡joder!».

Entonces ya sí la vi: una mujer de piel morena y edad comprendida entre los treinta y los setenta, ataviada con un jersey blanco de punto de ochos y unos cómodos Levi’s.

Ella sonrió —una sonrisa profesional, pulida tras siglos de uso, pero a pesar de ello aún con rastros de sinceridad— y se lanzó a lo que ahora reconozco como una versión del mismo discurso «bienvenido a la otra vida, amigo» que yo he soltado doscientas veintiuna veces. Comienza con alguna variación de «tranquilo, no pasa nada», que es una mentira como la copa de un pino y ambos lo sabemos, pero que consigue dar a entender que existe algún tipo de plan, que se está aplicando un sistema, y que por lo general te permite ganar unos minutos para explicar el resto.

Conmigo funcionó. Yo me dejé llevar, en perfecta placidez, mientras Raz me explicaba que estaba muerto y que enseguida nos adentraríamos juntos en una inmensa oscuridad infinita, interrumpida tan solo por un río incluso más oscuro, que yo atravesaría con ella como guía. Y luego todo ese otro rollo sobre cómo mi alma se disgregaría y reuniría con el cosmos tachonado de estrellas y cómo el propio universo era amor, todo ello verdad, lo que no quita para que sea de una cursilería imperdonable.

Y entonces Raz hizo una pausa y yo tuve la sensación —cuando las máquinas todavía estaban pitando y dando la alarma infructuosamente y mi alma flotaba sobre mi cuerpo blanquecina y etérea, como el vapor sobre el agua donde hierve la pasta— de que íbamos a salirnos del guion.

Ella ladeó la cabeza y el ámbar de su amable mirada se avivó. «O», empezó a decir, y permitidme que os diga que a continuación de la palabra «o» el cerebro humano es capaz de imaginar infinidad de escenarios mudos girando en el espacio infinito. O… esto no es el final. O… esto es una mala reacción al tratamiento y me despertaré resacoso pero vivo. O… me van a dar un par de alas de plumas y franquearé volando las puertas del Paraíso y Ian me estará esperando en un puf de cúmulos, estremeciéndose de la risa, y estos quince años de dolor se borrarán, quedarán enmendados en cuanto mi mano acaricie su cabello dorado y sedoso.

Sin embargo, ella no dijo nada de eso. Me entregó una tarjeta de visita color crema, en cuyo anverso figuraba mi nombre impreso nítidamente en relieve: «Sam Grayson, segador junior, Departamento de la Muerte», y me ofreció un empleo.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Justo antes del anochecer, la madre de Lawrence aparece en un Toyota Corolla. Lleva un delantal rojo con el nombre de una cadena de tiendas de suministros agrícolas bordado en el pecho: «Tractor Supply», y huele a caucho, pienso para gallinas y al polvillo gris del papel para caja registradora, pero a Lawrence no le importa: prácticamente se teletransporta a sus brazos y aplasta el rostro contra el nervudo hueso de su hombro.

Los Harper entran juntos y con gran bullicio en la casa rodante y el circo de la cena comienza: babero, trona, hamburguesa con queso y guisantes de lata que él no comerá, conversación adulta intercalada con destreza entre amenazas y ruegos («como vuelvas a escupir la leche te la voy a quitar; ¿has pagado el recibo del gas?; dos cucharadas, cielo, cómete dos cucharadas de guisantes»). Su padre se pone un uniforme de poliéster y rellena un termo con café quemado. Antes de marcharse besa a su mujer en la nuca y ella inclina la cabeza hacia atrás, con los ojos cerrados.

Veo que están exhaustos, macilentos a causa del trabajo y las preocupaciones. Veo que el dinero nunca les alcanza, veo cómo lavan las bolsas de congelar y lamentan los macarrones echados a perder por las salpicaduras de leche. Pero también veo que les merece la pena. Que continuarán trabajando y preocupándose, y la alquimia imposible del amor convertirá lo escaso en suficiente.

De no ser porque, a las 2.08 de esta madrugada, el corazón de su hijo se detendrá, yo guiaré su alma cuando cruce el río, y las vidas de sus padres se joderán de manera irreparable y para siempre.

Quiero marcharme. Quiero hacerme a un lado, salir de este mundo y reaparecer de vuelta en la sala de descanso, fumar un cigarrillo escamoteado en compañía de Leon y borrar por completo de mi memoria a los Harper.

De no ser porque Lawrence moriría de todas maneras. De no ser porque entonces no habría un amable desconocido esperando para tomarle de la mano y mostrarle el camino. Se adentraría solo en la oscuridad y vagaría por la orilla incorrecta del río hasta desvanecerse en la nada en lugar de en el todo.

De modo que me quedo. Al fin y al cabo, Raz no recluta ni cobardes ni capullos.

La madre de Lawrence lo baña y acuesta ella sola mientras él parlotea sobre el anzuelo mágico de Maui, sus calzoncillos de niño mayor y su nuevo amigo, que es muy alto y está muy triste. Ella articula las palabras apropiadas —«¿en serio?», «¡qué bien, cielo!»»—, pero en realidad no está escuchando, y siento un impulso repentino y salvaje de sacudirla hasta que le castañeteen los dientes.

«¡Esta es! —quiero decirle—. ¡Esta es la conversación que repetirás en tu cabeza una y otra vez durante el resto de tu vida! Desearás haber tomado sus tiernos mofletes entre las manos, haberlo mirado a los ojos y haberle dicho: “Te quiero, Ian, y vayas donde vayas una parte de mí siempre te acompañará, cuando cruces ese río oscuro y te adentres en la negrura al otro lado, durante toda la eternidad”».

Pero mantengo los puños apretados en los bolsillos mientras ella le sube la cremallera del pijama y enchufa la lamparita quitamiedos. Su último beso es un roce rutinario de los labios por su frente.

—Buenas noches, cariño.

—Buenas noches, mamá.

La puerta se cierra con un chasquido. Él da vueltas unos minutos antes de sumirse abrupta y profundamente en el sueño.

Vigilo las traicioneras palpitaciones de su corazón, contando los latidos. He sido testigo de insuficiencias y paradas cardiacas bastantes como para percibir la mortal anomalía de su ritmo, la minúscula irregularidad que hará que le falle cuando más lo necesite. Es un niño valiente —de los que se ríen de los perros que ladran y observan los camiones de basura con una expresión de reverencial respeto llena de aspiraciones— o no habría llegado a los dos años y medio sin provocarle a su corazón algún sobresalto que lo hubiera hecho fallar.

No obstante, esta noche algo lo va a asustar o excitar. Una pesadilla, quizá, indefinida e infantil, que lanzará a su corazón a un torpe galope, durante el cual tropezará. Y luego se detendrá. Sus padres ni se enterarán hasta que abran la puerta por la mañana, preguntándose por qué está durmiendo hasta tan tarde.

Veo llegar la pesadilla, dibujando una arruga entre el rojo pálido de sus cejas. El pliegue tiene un aspecto en cierto modo flamante, cual huellas en la nieve recién caída, como si nunca antes hubiera fruncido el ceño. Observo cómo su corazón se acelera, pum, pum, pum. Las delicadas cámaras laten ahora irregularmente, perdiendo el ritmo que han practicado durante treinta meses. Treinta y nueve, supongo.

Su corazón empieza a fallar. La arruga se va haciendo más profunda. Su boca se abre y la pálida piel pasa del rojo al blanco y luego al azul perlado; yo vislumbro las primeras volutas de su alma abandonando su cuerpo y ascendiendo vaporosas.

No pienso. Ni le doy vueltas ni decido. Tan solo… ¡actúo!

Introduzco la mano entre sus costillas y rodeo su corazón. Lo siento increíblemente pequeño contra mi palma, una manzana dura arrancada demasiado pronto del árbol. Lo aprieto con todas mis fuerzas con mis dedos inexistentes y mi puño que no está ahí.

Su corazón revive con un estremecimiento, como un motor en una mañana gélida. Palpita contra mi mano mientras el azul abandona sus labios y su alma se recoge de nuevo en el interior de su cuerpo.

Le velo hasta el alba, contemplando el milagroso latir de su corazón y pensando, «Está vivo, está vivo», y también, «La he cagado».

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Ni que decir tiene que como no presento el Certificado de Tránsito del Alma, me pillan. No hay manera de falsificarlos, amañarlos ni olvidarte de ellos; cuando un alma se desvanece en el vacío, automáticamente se genera un fajo de papeles por triplicado, firmados con la huella evanescente y postrera del ánima en el momento en que abandona el mundo, y la de Lawrence Harper continúa estando muy, pero que muy, en este mundo, amarrada a los ilegales latidos de su corazón.

Raz me encuentra sentado en el muelle, chapoteando con los pies en el río de la muerte. Lo que más o menos me espero es que se salte los prolegómenos y pase directamente a machacarme, pero, en lugar de eso, se acomoda a mi lado, donde los tablones están secos, con la suave blancura de su jersey rozando mi hombro.

Tras un rato callada, dice:

—Tú sabes que esto no funciona así, Sam.

—Sí —digo, porque así es, lo sé, ¿y qué otra cosa puedo decir?, ¿que era un chiquillo maravilloso y no quería que muriera como mi maravilloso hijo había muerto?, ¿que no quería guiar a su alma hasta la otra orilla del río y contemplarla fundirse, por muy maravilloso que eso fuera, con el amor infinito del universo?, ¿y, a modo de postdata, que le den al amor infinito, que lo que yo quiero es el amor finito y desesperado de los vivos?

No digo nada de eso porque no tengo (demasiado) interés por morir.

—¿Quieres que lo reasigne? —me pregunta Raz suavemente.

Incluso enterrado en las profundidades de mi maldita congoja, siento un ramalazo de sorpresa. Las muertes no se reasignan, no se intercambian, no puedes librarte de ellas, no vale salir con que estás enfermo, no hay manera de eludirlas, no es posible pasar de ellas; tus muertes son tus muertes, por muy espantosas que sean, y, si no puedes soportarlo, mantienes una conversación breve y franca con tu supervisor tras la cual ya nadie te vuelve a ver. Ninguno de nosotros sabe a dónde vas, pero no es probable que sea a ningún lugar agradable.

Miro a Raz a los ojos por primera vez desde su llegada y descubro que una compasión terrible e infinita embarga su rostro. Saca un Lucky Strike del bolsillo del pecho y me lo pasa. Roza con la yema de un dedo el extremo, que se enciende con un vivo fulgor naranja.

—¿Todavía tienes la fotografía? —me pregunta.

No me muevo. No respiro.

Raz lo sabe. Sabe que pasé por alto de manera flagrante el capítulo de El libro de los muertos sobre «Cómo liberarse de los lazos mundanos y cortar vínculos familiares». Ella sabe lo que robé de mi apartamento de mierda. Probablemente incluso sepa que ahora mismo lo tengo en el bolsillo del pecho, justo sobre mi corazón.

Tragó una vez, inhalo humo.

—Era… era un buen niño.

—Lo sé, Sam. —Su voz continúa siendo amabilísima—. Y también lo es Lawrence, y es estúpido que tengan que morir, pero así son las cosas. Porque la vida es un deplorable saldo de pacotilla y nuestro trabajo consiste en hacerla un poco menos deplorable cuando nos resulta posible. —Hace una pausa y añade pragmáticamente—: Y no podemos salvar a todos los niños que nos parezcan monos. No podemos burlar a la muerte.

Pero yo pienso, «Yo sí la burlé». ¿Cuánto tiempo he ganado para Lawrence? ¿Cuánto pagaría por otro día, por otra hora con Ian?

No digo nada. Su voz pierde gran parte de su amabilidad:

—Ese coche iba a ciento treinta y cinco kilómetros por hora cuando llegó a la placa de hielo. No había nada que Leon hubiera podido hacer para detenerlo, por muchas normas que se hubiese saltado.

¡Leon! Yo nunca había sabido quién había sido el segador de Ian y tampoco había preguntado. Leon es un buen tipo —de voz suave y gran corazón—, pero durante una fracción de segundo deseo arrastrarlo al río y sumergirlo conmigo bajo la corriente hasta que nuestra segunda y definitiva muerte caiga sobre nosotros.

—Te lo voy a preguntar de nuevo: ¿quieres que lo reasigne?

Es un gesto amable. Un favor, y raro es que Raz haga favores. Me siento vagamente reconfortado y casi tentado a aceptar, pero no deseo que Lawrence sea reasignado. Su muerte me pertenece. Da igual los latidos que le resten a su corazón, a mí es a quien le corresponde ser testigo de ellos.

—No. Me encargo yo. Gracias.

Raz se inclina por delante de mí, me quita de los dedos el cigarrillo aún encendido y lo arroja al río. Su respiración contra mi oído huele a azufre y es demasiado cálida.

—Entonces esta vez no la cagues —dice.

Me entrega una tarjeta recién impresa en la que figura el nombre de Lawrence (28 de julio, 5.22, de nuevo parada cardiaca) y se desvanece.

Paso la yema del dedo por el afilado borde de la tarjeta y me doy cuenta de que estaba equivocado. No era ni un gesto amable ni un favor: era una prueba.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Hoy es 28 de julio y me hallo de vuelta en el dormitorio del fondo de la maldita casa rodante de los Harper, contemplando el corazón de Lawrence bombeando en su pecho como un diminuto fuelle rojo.

Con la diferencia de que esta vez he tenido dos semanas para pensar en ello. Dos semanas de estar sentado en la sala de descanso rellenando mi taza con café de la cafetera que nunca se acaba; sintiendo los pliegues reblandecidos por el tiempo de la polaroid de mi bolsillo del pecho; pensando en el orden del universo, en el puto ciclo de la vida y en qué cosas no se pueden burlar.

Esta vez sé exactamente lo que voy a hacer.

A las 4.00 de la madrugada, una hora y veintidós minutos antes de la hora programada para su muerte, tomo la mano de Lawrence. Le acaricio la frente con mis nudillos apenas reales y él se medio despierta. Esboza una sonrisa adormilada y desvaída y se sume de nuevo en el sueño.

Continúo dándole la mano. Me aseguro de que la pesadilla no llegue.

A las 5.23, el corazón de Lawrence aún sigue latiendo, rojo, húmedo y vivo, y en mi rostro se dibuja una sonrisa tan amplia que siento como si se estuviera rajando por las costuras. Tengo ganas de cantar. Tengo ganas de llorar. Tengo ganas de recitar el poema que memoricé en el colegio a los doce años porque era el más corto de la lista: «¿Qué le parece su muchacho de ojos azules / Señor Muerte?».[1]

Sé que no lo he burlado, en realidad no. El Señor Muerte siempre gana al final. No obstante, a veces —si eres terco, y estás triste y hasta los cojones de cómo son las cosas—, puedes ganarle una o dos manos.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Me quedo con Lawrence hasta el amanecer, preguntándome despreocupadamente si debería ahuecar el ala mientras aún estoy a tiempo, pero me parece más importante permanecer a su lado, vigilar el testarudo pum-pum-pum de su corazón, mirar cómo se va formando un milagroso charquito de saliva en su almohada. Debería haber pasado más tiempo contemplando a Ian.

La siento llegar: un incremento repentino en la temperatura, un tufillo a azufre. Miro por el ventanuco y veo a Raz plantada en el jardín como si fuera el fin del mundo, la personificación de la venganza ataviada con un jersey de ochos. Vuelvo a mirar a Lawrence una última vez y me alegro al comprobar que no me arrepiento ni de una maldita cosa.

Atravieso el aglomerado, la fibra de vidrio y la chapa corrugada de la pared de la casa y camino hacia Raz con las manos en los bolsillos. Le sonrío. En realidad no es momento para sonrisas amistosas —estoy a punto de ser pulverizado, incinerado o hecho desaparecer, lo que coño hagan con los segadores que la cagan— pero por lo visto soy incapaz de dejar de sonreír.

—Serás idiota —me espeta Raz devolviéndome la sonrisa. Su mirada continúa siendo amable. A su espalda veo el perfil tenue y brillante de unas alas.

Me encojo de hombros.

Raz da un paso al frente e introduce un par de dedos en mi bolsillo del pecho. Saca la polaroid, impregnada del calor de mi piel, y la examina durante un prolongado segundo.

—Nada más verte regresar a por esto supe que no durarías demasiado —dice con un suspiro—. Un segador tiene que abandonar sus apegos mundanos, renunciar a sus afectos terrenales.

—Sí, pero…

Mi mirada se posa sobre la fotografía, cabeza abajo: mi hijo a los cuatro años, su imagen atrapada en el punto más alto del arco de un columpio que nunca descenderá, con ese anochecer estival que nunca terminará dibujando un halo alrededor de su cabello dorado y sedoso. Efímero. Eterno.

—Pero ¿sabes qué?, ¡que me la trae al fresco! —digo encogiéndome de hombros de nuevo.

Raz se ríe y ladea la cabeza.

—Dime, Sam, ¿qué harías si te dejase aquí?

—¿Dejarme aquí?

—Si quemara tu historial. Fingiese que jamás has trabajado para el Departamento de la Muerte.

—Me quedaría. —La respuesta me brota fácil y sinceramente—. Vigilaría a Lawrence, mantendría su corazón latiendo un día más, una hora más, durante tanto tiempo como pudiera.

—Incluso si eso implicara que tú jamás podrías cruzar el río. Incluso si acabaras desvaneciéndote en la nada en lugar de reunirte con el gran todo.

¿Cambiaría mi eternidad por un chiquillo y sus agotados padres?, ¿el amor infinito del universo por el amor finito y fugaz de los vivos?

—Sí.

Se me pasa por la cabeza que esto es una auténtica gilipollez: me pasé los últimos quince años de mi vida en la tierra deseando abandonarla y ahora, cuando estoy muerto, he encontrado algo por lo que merece la pena quedarse.

—Justo lo que pensaba —dice Raz asintiendo con la cabeza, en absoluto sorprendida. Cuando me sonríe, en sus ojos hay una chispa de nostalgia—. Has sido un buen segador. Lo bastante duro para hacer el trabajo, lo bastante blando para hacerlo como es debido… doscientas veintiuna veces. Siento perderte.

Suena como si lamentara sinceramente lo que sea que está a punto de hacerme. Me pregunto con bastante despreocupación si dolerá.

—¿Podrías…?, ¿podrías asignar a Leon a este caso?, cuando yo ya no esté. Es un buen tipo. Quiero que Lawrence esté con alguien que…

Raz está distraída, buscando algo en el bolsillo del vaquero.

—No —responde.

—¿Por qué?

—Porque Lawrence Harper ya no está bajo la jurisdicción del Departamento de la Muerte. —Me entrega lo que ha sacado del bolsillo y añade—: Ni tú tampoco.

Un quedo susurro de alas, un fogonazo de calor, y Raz desaparece. Miro parpadeando en derredor, el jardín está vacío salvo por la silla plegable perlada de rocío, los juguetes de plástico desparramados por la hierba, la maravillosa morralla de los vivos.

Luego miro la tarjeta color crema que tengo en la mano: «Sam Grayson, custodio junior, Departamento de la Vida».

Copyright © 2021 Alix E. Harrow

De la ilustración, Copyleft Pedro Belushi

Traducido del inglés por Marcheto


[1] Versos del poema Buffalo Bill ha muerto, de E. E. Cummings. Volver

Esta entrada fue publicada en Fantasía, Relatos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Señor Muerte, de Alix E. Harrow

  1. rpberto dijo:

    Gracias por el relato, me ha encantado, pero me gusta aún más, mucho más descubrir autores que me encantan leer…de nuevo gracias

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .