Los mascarones del último imperio, de Mark Valentine

Mark Valentine es un autor y editor inglés. A lo largo de sus más de treinta años de carrera profesional ha publicado varias colecciones de relatos, numerosos artículos y ensayos, una biografía de Arthur Machen y un estudio sobre el escritor Sarban. En su segunda faceta profesional, ha editado obras de clásicos como Saki, Walter de la Mare o Robert Louis Stevenson, además de diversas antologías de temática sobrenatural o fantástica. En la actualidad es el editor de la revista Wormwood, centrada en la literatura fantástica, sobrenatural y decadente. A pesar de que son varias docenas los relatos que ha publicado, creo que tan solo uno de ellos ha sido traducido al español: «Loco laudista», incluido en la antología Sombra del árbol de la noche (Elefanta Editorial, México, 2015).

Los mascarones del último imperio (The Mascarons of the Late Empire) apareció en 2010 en una de sus colecciones, The Mascarons of the Late Empire & Other Studies (Ex Occident Press), y posteriormente se ha incluido en otras dos: Selected Stories (The Swan River Press) y la muy reciente The Nightfarers (Tartarus Press). Se trata de una historia sosegada, nostálgica y melancólica, escrita con una cuidadísima prosa, y que, al igual que bastantes cuentos de este escritor, transcurre durante el período de entreguerras en algún territorio que hasta esos momentos había pertenecido al Imperio austrohúngaro. Es cierto que es un relato un tanto distinto a la mayoría de los que podéis leer por aquí, pero espero que por eso mismo lo disfrutéis tanto o incluso más.

Por último quiero expresar mi enorme agradecimiento a Mark, por permitirme tener aquí hoy esta maravillosa historia y por su amabilidad en todo momento. Thanks a million, Mark!

Descargar Los mascarones del último imperio para e-book (ePub, Mobi, FB2)
                 Descargar Los mascarones del último imperio DOC
          Descargar Los mascarones del último imperio PDF

Los mascarones del último imperio

Mark Valentine

El sueño del doctor Julius Barusch era fundar la primera ciudad neolatinista del mundo, un lugar donde todos los que hablaran su propuesta de idioma paneuropeo pudieran congregarse y emplear el neolatín como lengua del día a día, en calles, mercados, negocios y en cafés y tabernas. En cuanto el mundo viera, pensaba el doctor Barusch, la libertad y simplicidad con la que hombres y mujeres de cualquier nacionalidad —o de ninguna—, de cualquier filiación y credo, podían hablarlo, el ímpetu del movimiento por la adopción más plena posible del neolatín se convertiría en algo imparable.

Además, como él sabía por sus numerosas amistades y corresponsales, los hablantes de neolatín acostumbraban a ser personas de muy diversas afinidades y mentalidad moderna, que era de esperar se contasen entre la vanguardia que reconstruiría la civilización europea a partir de los escombros de la Gran Guerra. La adopción de esta nueva lengua neutral basada en una herencia clásica común solo podía contribuir a fomentar la concordia internacional. Así era como el doctor Barusch pensaba y se expresaba con frecuencia, con frases grandilocuentes que suscitaban en su corpachón una extraña excitación casi física. Porque no solo eran grandes sus ideales: también lo era su figura, a pesar de los esfuerzos de sus chalecos gris plata por contenerla, como si también ella deseara envolver en un enorme abrazo a cuanta humanidad abarcara.

Al doctor Barusch le había llevado tiempo dar con la ciudad adecuada para su campaña, pero esa ciudad era ahora un elemento fijo de su plan y él mismo se había establecido en ella. El plan en cuestión se basaba en dos estrategias: convertir a la población ya residente —empezando al menos por el sector más culto— al neolatín; y atraer a los hablantes de todo el mundo para que se reunieran con él allí y ayudasen a difundir el mensaje. La ciudad escogida tenía —ah, ahí estaba la gracia del asunto— al menos cuatro nombres distintos dependiendo de a cuál de sus múltiples minorías (no existía una mayoría) se preguntase.

Al doctor Barusch no le amilanaba lo más mínimo que la población ya contase con al menos esas cuatro lenguas de uso común y un dialecto propio que tomaba indiscriminadamente los elementos más extremos, potentes y cáusticos de cada una de ellas; ni que tuviera varias hablas menos conocidas de uso local; ni que asimismo existiera otro idioma oficial —o diplomático, por así decir—, que no era ninguno de los anteriores. Mucho mejor así, mantenía, para fomentar la utilización de una lengua única, sencilla y sin filiaciones, y dar la bienvenida a quienes quisieran acudir allí y hablarla.

La variedad de la ciudad no se percibía tan solo en su Babel diario, dado que también poseía recintos sacros de al menos cinco fes, y algunos aseguraban que de seis o siete, dependiendo de lo que se contabilizara. En casi cualquier pendiente de las cuestas adoquinadas que subían desde el turbio río; en la mayoría de los recodos de los pequeños callejones cubiertos que serpenteaban por la ciudad cual agujeros de lombrices, o en el sereno interior de los hayales y sotos de abedules de los jardines públicos, se alzaba una torre, una bóveda, un grupo de cúpulas, un dentado frente de almenas, un chapitel o un fantástico pastiche de varios de los elementos anteriores que, cuando el aire arrastraba el polvo del este o el leve aroma a resina de pino de los bosques de las distantes montañas al oeste, a veces parecían fluctuar, como reflejos en un lago oscuro. Y en esta ciudad en ocasiones tan curiosamente irreal, el doctor Julius Barusch creyó poder fundar la primera sociedad dedicada a difundir y perfeccionar la lengua europea y todos los ideales humanitarios que la misma entrañaba.

La ciudad no era la primera que el doctor Barusch había tomado en consideración para materializar su sueño. De Ancona y Aarhus a Zúrich y Zaragoza había explorado otras muchas; pero solo fue en esta, entre su población inquieta, ingeniosa, híbrida y fuerte, que dio en pensar había encontrado terreno fértil. Instaló su base en el Café de l’Europe, donde acostumbraba a ocupar un sitio cercano a la ventana rodeado por los detalles ornamentales de escayola en tonos crema y chocolate de las paredes, los anchos festones de terciopelo carmesí de las cortinas y las pesadas sillas roble oscuro. En ese lugar entretenía largas horas tomando una sucesión de cafés negros aromatizados con cardamomo, servidos con el acompañamiento de un puñado de esas galletas espolvoreadas de azúcar llamadas lenguas de gato (a las que, habida cuenta de que en esta ciudad las hacían a modo de rombos beis, ya no se asemejaban ni en color ni en forma: un ejemplo excelente de la falta de lógica de los idiomas ancestrales). Con gran discreción, colocaba sobre la mesa una banderita de escritorio, que lucía el símbolo del neolatín: el sol radiante, para indicar que estaba abierto a interlocuciones en la novedosa lengua. Incluso los camareros, ataviados con largos delantales, le llevaban la corriente con cierta ironía, murmurando los nombres neolatinos cuando le servían la oscura y empalagosa bebida bien caliente y los dulces que la acompañaban, o cuando en su lugar pedía un agua mineral.

Con frecuencia se le unía uno de sus «descubrimientos» en la ciudad: M. Aurelian Zothe, arribado desde Constantinopla con uno de esos pasaportes Nansen que se concedían a refugiados apátridas, como parte de una cuota que el diplomático noruego, el propio Nansen, había negociado pacientemente con las autoridades que, por el momento, estaban al frente de la ciudad. Ahora bien, cuáles fueran las raíces de Aurelian antes de que se hiciese con la protección ingeniosa, si bien provisoria, de ese plan de la Sociedad de Naciones para exiliados y desposeídos, nadie lo sabía con certeza. Su semblante proporcionaba escasas pistas: tenía las facciones afiladas y el rostro casi triangular, y sus atentos ojos azul pálido eran un tanto almendrados. Lo que quiera pudiese haberle acontecido en su ruta hacia y desde el Cuerno de Oro no había deslucido ni su traje de elegante confección ni el fulgor de las corbatas en tonos granate y pistacho que lucía, ni el brillo de sus puntiagudos zapatos.

No obstante, Aurelian se dedicaba a un oficio que en aquel momento contaba con demanda garantizada. Tras el fin de la guerra, ciudades y calles estaban adoptando formas y nombres distintos, fronteras y límites se estaban desplazando, y todo eso requería los servicios de un cartógrafo hábil y perspicaz. Esa era la destreza de Aurelian Zothe: imponer orden en laberintos y líneas imaginarias. Incluso se rumoreaba que otrora había llegado a dominar el casco histórico de Venecia y los enrevesados batiburrillos de Nápoles, célebres por no haberse dejado cartografiar antes, aunque estas historias jamás se oían de su propia boca. Sin embargo, sí que podía simplificarle la vida a visitantes y recién llegados, y a esto se le sumaba el que ilustrase sus planos con agradables detalles: caligrafía elegante, ilustraciones heráldicas, toques de color… Y los confeccionaba en las múltiples lenguas tanto de residentes como de visitantes, de suerte que existiera un elemento familiar al que pudieran agarrarse incluso mientras bregaban por aprender la extraña topografía serpenteante de la ciudad. De manera que, en esta población y en la mayoría de las cercanas, pronto se corrió la voz de que un callejero de Zothe era lo primero que había que adquirir en alguno de los pequeños quioscos de madera que despachaban periódicos o tabaco.

No se podía afirmar que Aurelian estuviese convencido de que el lenguaje pudiera ser simplificado con la misma facilidad con la que él lidiaba con las calles; y con frecuencia, cuando su ovoide y bombástico amigo peroraba sobre su visión neolatinista, se atisbaba una leve sonrisa cínica tirando de sus delgados labios. Su opinión personal era que incluso si se pudiera utilizar un idioma para unir a los hombres, estos no tardarían en dar con otros elementos de división: emblemas y símbolos, por ejemplo, parecían excitar siempre a quienes deseaban poner de relieve su diferencia. A un apátrida como él le resultaba chocante que una determinada combinación de formas y colores pudiese ejercer ese efecto sobre la gente. Ni siquiera los neolatinistas, con su soberbio sol radiante, eran inmunes a esta peculiar fiebre. Pero aun así, su afecto (y gratitud por la ayuda que el doctor Barusch le había prestado la primera vez que él había aparecido por allí) se imponía a sus dudas, e incluso había llegado a dibujarle un atlas en neolatín para cuando el gran proyecto cristalizase.

Ese día, el doctor Barusch había ido bamboleándose por los albergues de todas las nacionalidades, que se hallaban desperdigados por el perímetro de la ciudad, dejando sus folletos neolatinistas para que los huéspedes los cogieran, deseoso (y no solo por su comodidad personal) de que hubiese existido un único gran albergue internacional; y luego había regresado, por entre el fragor del repiqueteo de los tranvías rojiblancos, los gritos de los cocheros, el vertiginoso trinar de los gorriones, la incomprensible habla de los niños de la calle y el espectacular redoble de tambor de los barriles que estaban siendo descargados, hasta los ondulados picaportes plateados y cristaleras pintadas con dorados de su café favorito, en el que entró con un suspiro de compasión hacia sí mismo, para hundirse en el asiento de grueso acolchado de su silla de roble. Aurelian ya se encontraba allí, sorbiendo con fruición un amargo y dando caladas a un delgado cigarrillo negro. Ambos disfrutaron de un silencio cordial durante unos instantes. A pesar de estar bastante lleno, el café era un remanso de sosiego frente al estrépito de la ciudad: en ese lugar se conversaba en murmullos, las consumiciones se servían con destreza y mínimo ruido, e incluso se distinguía el suave golpeteo de las piezas de ajedrez, que llegaba desde los reservados delimitados de los jugadores. En uno de estos, cómo no, y perdido en sus propios pensamientos, ambos vieron a un cliente habitual al que saludaron con la cabeza, que contemplaba un inusual tablero circular sobre el que las piezas se distribuían siguiendo líneas radiales. Con una gorra redonda negra y envuelto en un amorfo cúmulo de capas y mantones, era imposible no reparar en el jugador; pero en su caso también, como en el de tantísimos otros, tanto pasado como futuro eran inciertos.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Fue justamente sumidos en ese grato silencio como los encontró el joven estudioso Michael Vay cuando se aventuró a franquear las puertas del viejo café dorado. El largo y pesado camino desde la estación en el confín norte de la ciudad lo había agotado, y también el lento trayecto en tren que lo había precedido, por kilómetros de marismas, llanuras insípidas, campos salpicados de cráteres de obuses, y granjas abandonadas cuyas paredes todavía mostraban rastros de llamas o tatuajes de orificios de balas. Y tal vez su visita a esta ciudad resultaría baldía. Michael estaba en las últimas postrimerías de una monografía iniciada cuando era un estudiante prometedor, en esos días perdidos del preludio de la guerra. Su trabajo había quedado inconcluso al estallar el conflicto, y durante su servicio como ingeniero en el frente de Galitzia rara vez había tenido tiempo para estudiar las poblaciones locales con ojos que no fueran los de un militar. Pero ahora, si bien dudaba de que llegase a ser publicado o leído, una obstinación arraigada en la estructura ósea de su cabeza con forma de hacha, las facciones acentuadas y empalidecidas por las privaciones de la guerra, lo había hecho porfiar en sacar adelante su tratado.

En esta ciudad confiaba terminar por fin ese catálogo anotado de determinadas esculturas arquitectónicas presentes en los grandes edificios del imperio, o mejor dicho ―puesto que casi seguro ya era ese el caso―, del fenecido imperio. Porque a esa inmensa alfombra mágica que era el mundo en el que él había crecido, llena de dibujos extraños e intensos colores, aunque tal vez un tanto deshilachada por los bordes, la habían ido reduciendo al final de la guerra hasta dejarla convertida en una alfombra de chimenea chamuscada y desgastada.

Esta ciudad había sido en el pasado —y a lo mejor en teoría aún lo era, pero pronto podría dejar de serlo, una vez que los tratadistas internacionales hubieran concluido—, el baluarte más oriental del extinto imperio: una espléndida borla de la alfombra mágica. Pero a pesar de que a las amistades metropolitanas de Michael les parecía remota y casi mítica, él opinaba que la ciudad no debía ser omitida de su estudio; así que aquí estaba, por fin; demasiado tarde, quizás.

Al joven estudioso, entre otras destrezas, se le daban bien los idiomas, y cuando había estado documentando Klagenfurt había mantenido un complicado noviazgo con una joven llamada Helena, una ferviente entusiasta del neolatín que decoraba sus cuadernos y cartas con el sol radiante de esa lengua. Así que Michael reconoció el símbolo y recordó lo que ella le había enseñado del idioma. Mientras continuaba plantado vacilante junto a las gruesas puertas de vidrio del café, se percató de pronto de cuánto le apetecía el solaz de una compañía bien dispuesta tras su agotador viaje, de modo que avanzó hacia los dos desconocidos. «Ave», saludó, y preguntó si podía sentarse con ellos. El doctor Barusch se puso en pie con esfuerzo y le dio la bienvenida, luego indicó al camarero con una seña que les sirviese bebidas y preguntó entusiasmado a Michael si había llegado hasta allí en respuesta a los llamamientos por él lanzados a los neolatinistas.

Ambos lo habían visto en cuanto entró. Habían observado a un joven cansado e inseguro, cuya complexión, a la luz mortecina del café, era de un verde oliváceo extraño y mudable. Mientras se pasaba la mano por el cabello azabache que contrastaba con fuerza contra la tez macilenta, Michael les explicó afablemente su misión:

—He venido para completar mi monografía sobre los mascarones del imperio; del postrer imperio, es decir, de las últimas cuatro décadas; aunque tal vez ahora lo que corresponda decir sea el fenecido imperio. —No fue capaz de dar con la palabra adecuada para «mascarones» en el idioma reinventado (que no era rico en términos artísticos recientes), así que este término lo pronunció tal cual.

El doctor Barusch no estaba seguro de su significado. Al principio se preguntó si podría referirse a alguna exquisitez que hasta ese momento se le hubiera pasado por alto, pero el joven no parecía un gourmet. El rechoncho rostro del doctor lucía una expresión de desconcierto, y las oscuras cejas de Aurelian Zothe se habían reunido para consultarse entre ellas. Michael se percató de su perplejidad.

—Rostros de piedra. Se encuentran en muchos de nuestros edificios públicos importantes. En cornisas o en claves de arcos sobre puertas y ventanas.

—Ya —dijo el doctor, procediendo a tomar una nota escueta en su libreta—. Es posible que se le haya agotado la suerte, joven. Nunca he observado ese tipo de detalles en este lugar. Y eso que me pateo la ciudad dando a conocer nuestro idioma. Camino despacio, como se imaginará… —señaló su amplio contorno—, así que he tenido tiempo de sobra para mirar en derredor. Ahora bien, ¿qué tipo de imágenes representarían?

El joven sintió la fatiga del viaje penetrando incluso más profundamente en sus miembros. ¿Habría llegado hasta tan lejos para no encontrar nada? No obstante, sabía que los no instruidos con frecuencia no veían lo que bien podían tener ante sus ojos. Él los tenía grises, como rescoldos, pero de tanto en tanto en ellos aún chispeaban destellos de un fuego moribundo.

—Bueno, por ejemplo, en un banco podría tratarse de un dios de los cereales o una diosa de la agricultura; Mercurio, con su casco alado, en la oficina de correos; o las musas de la comedia y la tragedia, en el teatro; cabezas de león, en los parlamentos, y así. Miren…

El joven rebuscó en el interior de su maleta marrón cubierta de polvo y rozaduras, sacó un álbum encuadernado primorosamente en un intenso azul y empezó a pasar las páginas a toda velocidad. La figura que jugaba la solitaria partida de ajedrez circular levantó la mirada desde su rincón, como si el trashojar de las gruesas páginas le hubiera arrancado de sus reflexiones, de sus maquinaciones sobre las piezas blancas y negras.

—Estos son algunos bastantes buenos que hay en Presburgo; estos, bastante inusuales, en Lemberg; y estos, de un estilo inconfundible, en Trieste.

Frentes altivas, ojos ciegos de órbitas pétreas, orejas puntiagudas y labios curvados parecían saltar de las páginas gracias a sus diestras interpretaciones trazadas a lápiz.

Aurelian las observó con detenimiento y luego apagó su pitillo.

—Yo tracé el primer mapa de la ciudad (o al menos el mejor) al poco de llegar aquí —dijo con un encogimiento de hombros—. Así que tuve que estudiar calles y edificios con bastante atención. Aquí no hay nada por el estilo. Ahora bien… —levantó un instante la mano para pedir más bebidas—, de todos modos quédese una temporada. La ciudad sigue teniendo mucho que descubrir.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Para cuando Michael Vay dejó a sus amigos en el café, el sol había ganado más fuerza y parecía estar haciendo aflorar todos los penetrantes efluvios de la ciudad: el fétido hedor de las boñigas de caballo; las espesas ráfagas de olor a pan frito de los puestos callejeros; las oleadas esporádicas de fragancia a fruta demasiado madura de los montones apilados sobre mantas por los campesinos; el tufo almizcleño de los numerosos gatos que merodeaban por las calles con la cola levantada; la miasma espesa y limosa que subía desde el río; y rara vez una corriente de aire fresco llegada de los lejanos pinos, o una ráfaga con aroma a canela o clavos, desde algún soportal. Todo esto ejerció su efecto sobre él, despertando, de manera sucesiva, sensaciones de repugnancia y de profunda nostalgia, de suerte que cuando llegó a la desnuda habitación del albergue y por fin pudo soltar su equipaje y arrojar con alivio el sombrero sobre la estrecha cama con su raída colcha de estilo rústico, sintió que sabía más de la ciudad de lo que cualquier guía de viaje Baedeker podía explicarle.

Cerró sus pálidos párpados, semejantes a láminas de delicada porcelana, y por fin concilió el sueño; para cuando despertó, la oscuridad había caído. Se incorporó y durante unos instantes se preguntó dónde estaba. Entonces fue arrollado por una repentina tromba de recuerdos y se acordó de su llegada, la conversación con los neolatinistas en el café y la convicción de ambos de que en esta ciudad no encontraría mascarones. Sintiéndose embargado por la determinación, decidió salir por la mañana temprano y comprobarlo por sí mismo. Cepilló su ropa sin demasiadas ganas y recompuso la forma de su sombrero, para que estuviesen preparados cuando se levantase; luego, con una súbita chispa de rebeldía, buscó y sacó su cuaderno de dibujo. Aún no había conocido ninguna ciudad importante del último imperio que no poseyera al menos unos cuantos mascarones; encontraría los que hubiese en esta, dijeran lo que dijeran. Hojeó su cuaderno una vez más; los mascarones en él dibujados parecían escapar de las páginas: el cabello trenzado de una doncella, las hojas de parra de un semidiós, el rugido de un león y la nariz de un centauro resollando, la corona de laurel y la lira de una musa de la poesía, el cuello fuerte y los pómulos altos de un olímpico, la mirada tranquila y fría de la diosa de la sabiduría. Mientras las crujientes hojas blancas pasaban rápidamente bajo sus dedos, entrevió el único bosquejo del cuaderno que no correspondía a un mascarón de piedra y retrocedió para mirarlo. Se trataba de un retrato que había dibujado de Helena, la muchacha carintia, solo su cabeza y hombros; de suerte que durante un instante se la podía tomar por otra representación de una deidad o musa. La contempló brevemente. Su lápiz había capturado los refinados rasgos de pómulos y cejas, el gesto un tanto terco de la boca, el cabello rubio platino cayéndole alrededor de la nuca; pero en absoluto había conseguido transmitir su mirada, y Michael Vay rebuscó en su memoria para rememorar el negro azabache de sus melancólicos ojos.

Sin embargo, no fue eso de lo que se acordó, sino del día en que había dibujado el retrato. Habían discutido porque el padre de ella no les permitía verse con frecuencia: recelaba de la ascendencia parcialmente extranjera de Michael. Este le había dicho a Helena que lo que ella tenía que hacer era marcharse de allí y acompañarlo en sus viajes a las remotas ciudades del imperio, idea que la había escandalizado. Porque ella tenía sus propios planes, su propio trabajo: sus ideales internacionalistas. A lo mejor había algo que pudiese hacer en la Sociedad de Naciones o en la sede central de la Cruz Roja. En aquel soto de abedules, en medio del brillante verdor primaveral y junto al límpido riachuelo, le había permitido un único y casto abrazo. La siguiente vez que tuvo noticias suyas fue a través de la hermana de ella. Helena no estaba en Suiza, sino en un sanatorio de la antigua isla imperial de Zara, en el Adriático, por sus temperaturas cálidas y agradables y hierbas ancestrales. Era mejor, le informó, que no escribiera: no convenía alterarla. Él se hallaba lejos, en Galitzia, en el confín más distante del imperio, cuando la carta dio con él; a esta nunca le siguió ninguna otra, aunque había desobedecido la instrucción de no escribir. Desde todos los lugares a los que iba solía enviar una postal; pero si alguna de ellas alcanzó a su destinataria, él jamás lo supo. Solo en una ocasión, con precisa eficiencia, la maquinaria del servicio postal del imperio había funcionado a la perfección y le había devuelto una misiva a la oficina postal de campaña desde la que él la había remitido. En ella habían escrito un lacónico mensaje con el reglamentario lápiz azul: «Desconocido». No logró averiguar más: al principio, sus obligaciones militares lo habían retenido, y abandonar en aquellos atribulados y desesperados días era algo impensable. Y después de la guerra sintió la insistente llamada de su monografía, que no podía interrumpir hasta haber visto y plasmado en ese papel blanco de primera calidad la imagen de todos los mascarones que en el imperio había habido.

La página escapó del ligerísimo agarre de sus dedos y cayó. Cerró el cuaderno con un suspiro. A esas horas de la noche las puertas del albergue estarían ya cerradas a cal y canto, pese a lo cual se sintió inquieto y con ganas de salir. Sabía que tenía que mantener ocupada la mente para evitar pensamientos morbosos, y trató de discurrir qué más podía hacer para preparar la búsqueda del día siguiente. Al sacar una libreta para tomar notas vio una colorida hoja de papel que él mismo había metido allí.

A la luz de la lámpara de la mesa examinó el mapa que Aurelian Zothe le había entregado. Al sur se hallaban los barracones de la caballería, el jardín botánico y el hospital; al este, el fuerte de artillería y los cementerios de las diversas fes; al norte, un brezal abierto y la estación ferroviaria, con todos sus apartaderos; y al oeste, los terrenos del palacio metropolitano y el parque real. Desde estos lindes enfilaba un puñado de avenidas totalmente rectas, con un tesón en mantener su rumbo que apuntaba hacia un origen militar o ceremonial. Sin embargo, en lo más recóndito de su corazón, la ciudad, observó, no era ni por asomo rectilínea. Cuando inclinó el mapa hacia el resplandor de la luz vio que el lugar tal vez se comprendiera mejor tomando como punto de partida sus plazas, cada una conectada por una quimera de calles que incluso la destreza de Aurelian en ocasiones pasaba apuros para capturar. La más central de todas era la Ring-Platz, a la que conducían las amplias calles radiales, y en la que estaba ubicado el Café de l’Europe; mayor pero más austera era la National-Platz (qué nación en concreto era algo que diplomáticamente ahora se evitaba especificar); una plaza que como cuadrado era un tanto deforme —más era un rombo contrahecho— era la Rudolf-Platz; y aquí, tintada de verde, estaba la Frans-Joseph-Platz. Sonrió para sí mismo: ¿cuántas otras ciudades había visitado con justo esos mismos nombres? Al día siguiente empezaría desde la Ring-Platz e iría avanzando hacia el exterior, de una manera muy semejante, dio en pensar, a como se movían las piezas en aquel peculiar tablero de ajedrez circular.

Cuando el sueño por fin se apoderó de él esa noche, vio cernerse ante sus ojos los mascarones que había dibujado, fundiéndose unos con otros, hasta que todos se combinaron en uno: Helena.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Antes de marcharse para todo el día echó un vistazo a las octavillas impresas expuestas en una mesa del vestíbulo de entrada. Sonrió al comprobar que el doctor Barusch había conseguido colar su panfleto neolatinista entre ellas y echó una distraída ojeada a los anuncios de conciertos, obras de teatro, conferencias, una velada dedicada a Schiller (en la que también se leerían fragmentos de la obra del nuevo joven poeta Rilke), fiestas con bailes folklóricos, servicios religiosos y una asamblea de un grupo que se autodenominaba la Nueva Fuerza y cuyo emblema era una lanza de hoja barbada. Se encogió de hombros y, dejando todo tal cual estaba, salió a la calidez anaranjada de la mañana.

Hacia el final del día sintió que ya había cubierto tanta superficie del círculo central de la ciudad como sus pies alcanzaban a resistir, y admitió para sí que sus conocidos del café estaban en lo cierto. No había mascarones por ninguna parte. Con la ayuda del mapa de Aurelian había localizado los principales bancos, el museo, la ópera, la Asamblea Legislativa, correos… todos ellos bastante impresionantes y a todas luces edificados en las últimas décadas del siglo anterior, cuando la región se convirtió en «territorio de la corona», con nuevos privilegios. Sin embargo, todos carecían de ornamentación y en su álbum de dibujo no había nuevas incorporaciones. Volvió a sentir la necesidad de compañía amigable y se planteó regresar al café de la Ring-Platz. En varias ocasiones en el transcurso del día, mientras se hallaba entregado a sus solitarias búsquedas, le había parecido atisbar en algún transeúnte un rostro o, mejor dicho, una facción conocida; y unas cuantas veces a punto había estado de saludar antes de caer de golpe en la cuenta de que en ese lugar no conocía a nadie, salvo a los dos con los que había coincidido en su primer día. Esto había sucedido con tanta frecuencia que al pensar ahora en ello empezó a inquietarle, así que se sentó en un banco bajo un castaño y trató de ordenar sus ideas. De manera inconsciente, sus dedos fueron pasando las páginas del cuaderno. Miró distraídamente aquella con la que habían dado. Luego la observó con más atención, frunciendo el ceño. Ese dibujo ejecutado, creía, en Presburgo años atrás, lucía la frente y la forma de los ojos de la mujer que había visto de pie ante la Facultad de Bellas Artes estudiando el programa. Mientras iba pasando las páginas rápidamente fue examinando más dibujos. Ahí nada, ni ahí, bueno… sí, un momento; el anciano que hacía cola en el exterior del Instituto de Veteranos, ahí estaban su nariz fiera y espléndidos bigotes, en el mascarón de un león que había bosquejado una vez en Galitzia. Y allí, más avanzado el álbum, la mirada soñadora de un Pierrot en piedra blanca de un teatro de Linz, que había vislumbrado en los ojos de un muchacho pálido que vagaba por las inmediaciones de las fuentes de la Rudolf-Platz.

Michael Vay cerró pausadamente el cuaderno y sacudió la cabeza. En la ciudad reinaba un calor agobiante y él se había agotado en exceso. Al no haber encontrado nada de interés para su estudio, sus ojos lo habían traicionado y superpuesto los mascarones que deseaba ver a los rostros ordinarios de la gente de la calle. Eso no podía continuar así. Lo que necesitaba eran hechos, no esas fantasías. Se le ocurrió consultar alguna obra de referencia sobre la ciudad, pero a esa hora la abovedada biblioteca ya había cerrado. Empezó a deambular sin rumbo por callejas poco frecuentadas de las inmediaciones de la universidad; un oscilante cartel blanco con el símbolo de un libro abierto llamó su atención.

Las letras pintadas en un azul desvaído le informaron de que aquel era el establecimiento de Isidore Barleon, y de que este era un tratante de libros, de acuerdo con el pintoresco nombre que su profesión recibía en la lengua oficial. Empujó la puerta de paneles verdes y entró. Hileras de volúmenes se extendían frente a él, cual estatuas de papel en un museo inmenso. A diferencia de la mayoría de establecimientos del ramo en los que había entrado en el pasado, en este reinaba el orden. Los libros estaban alineados con esmero en las estanterías sin que ningún ejemplar yaciera sobre el nudoso suelo de madera y, en lugar del habitual olor a moho y cerrado, se percibía un ligero aroma a cedro, tal vez de algún abrillantador o tal vez porque se habían quemado resinas.

Tampoco era el dueño, como Michael se había esperado, un anciano de cabello blanco. El hombre no era mucho mayor que él mismo, y tenía un rostro redondo y benévolo, y una mirada inquisitiva que las frágiles gafas de fina montura metálica parecían resaltar. Llevaba un guardapolvo azul. Michael le preguntó si tenía algún libro sobre la historia o arquitectura de la ciudad, y le explicó lo que en concreto le interesaba.

—Entiendo. No, no tengo nada sobre ese tema. Pero ¿podría examinar con más detenimiento su cuaderno? —preguntó señalando el álbum de bocetos que Michael llevaba en la mano.

Michael Vay le entregó la libreta al joven librero, quien primero inspeccionó la encuadernación atentamente y luego fue pasando las páginas. Se acercó con el cuaderno a la puerta, que abrió de par en par para permitir entrar la claridad del día. Entonces puso una página a contraluz, y luego otra.

—Este es un ejemplar exquisito. ¿Supongo que no estará dispuesto a venderlo?

Michael negó con la cabeza.

—Son mis dibujos. —Y había otras razones.

Isidore le indicó con un gesto que comprendía.

—Es posible que algunos signifiquen mucho para usted… ―Como el joven estudioso no respondió, el librero siguió aferrado al cuaderno, como reacio a desprenderse de él―. ¿Dónde lo consiguió?, si me permite preguntarle.

Michael lo miró sorprendido, pero en la amable calidez del hombre había algo que lo predispuso a contarle más.

—Me lo regaló mi madre cuando comencé mis estudios.

Isidore asintió con un cabeceo.

—Le voy a decir dónde lo compró ella, o dónde fue fabricado.

Michael nunca se había detenido a pensar en ello. Se trataba de un sólido volumen de buena manufactura, con papel de excelente calidad muy apropiado para sus dibujos, eso era todo lo que sabía.

—En Firenze. Mire, está encuadernado en la piel azul árabe que tan bien curan allí, siendo ellos (y solo ellos) los conocedores del secreto de su preparación. Estas guardas… el diseño dorado y escarlata con plumas… eso también es típico de su trabajo. Pero sobre todo, las marcas de agua florentinas en el papel, ¿las ve?

Sin moverse de la puerta abierta, Isidore levantó otra página, una aún sin utilizar, y ayudó a Michael a vislumbrar una floritura impresa en el papel, una retorcida filigrana dorado pálido.

—Su madre eligió bien su bloc. Dígale que así lo afirma Isidore Barleon, el mejor librero de la ciudad, el más exigente.

Michael arrastró nervioso sus agrietados zapatos negros.

—No va a ser posible. Murió durante la epidemia de influenza.

—Vaya.

A Michael le llamó la atención que Isidore no le expresara ninguna falsa condolencia; en lugar de eso cerró el cuaderno, volvió a empujar la puerta de vuelta a su lugar y, tomándolo amablemente del codo, lo acompañó hasta su mesa al fondo de la tienda. Se hizo el silencio mientras el librero lo observaba. Estaba claro que curiosidad y sensibilidad estaban pugnando en su fuero interno. La primera fue la que a la postre tomó las riendas.

—¿Sabe si su madre estuvo alguna vez en Florencia? Estos cuadernos no se pueden adquirir fuera de esa ciudad.

—Estoy convencido de que sí —respondió Michael con un suspiro—. Ella era medio griega, me decía siempre, medio triestina. Viajó con frecuencia más allá de las fronteras del imperio, a Salónica, por ejemplo, a Rávena en una ocasión, que yo sepa. Le encantaba el arte… bueno, los maestros clásicos, no las obras modernas. Digo yo que no se le pasaría ir allí. Me tomaba un poco el pelo por dibujar cosas tan grotescas. Supongo que se preguntaba por qué me molestaba con monstruosidades tan barrocas.

—Y es que usted las ha plasmado todas extraordinariamente bien, amigo mío —dijo Isidore asintiendo con la cabeza—. Estos mascarones parecen criaturas auténticas, no solo curvas y líneas de piedra.

Michael dio un respingo ante la aguda observación, pero no puso fingidos reparos al cumplido a su arte. Se dio cuenta de que ahí tenía a alguien a quien podía confiar las extrañas experiencias que había vivido recientemente.

—Sí, lo sé, incluso a veces se me antoja que las veo por las calles.

El librero exhaló lentamente, luego se quitó sus endebles anteojos y los limpió con un trapo.

—¿Por las calles?, ¿aquí?, ¿en esta ciudad?

Michael hizo un gesto de asentimiento con la cabeza.

—Son solo imaginaciones. A lo mejor me he pasado demasiado tiempo mirando los bocetos.

Una nueva pausa.

—¿Alguna vez las ha visto en alguna otra ciudad?

Michael Vay reconoció a media voz que no.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Aurelian Zothe recogió en la imprenta un surtido de sus mapas en múltiples idiomas y emprendió su ronda por los quioscos dorados y negros de tabaco, para reponer existencias y recoger el dinero de las ventas. Sin embargo, en el primero, regentado por un jubilado que había sido jefe de una oficina de correos del extinto imperio y que todavía lucía con orgullo sus medallas por los servicios prestados y se dirigía a los clientes utilizando las partículas de cortesía correctas, la exposición de mercancía de Aurelian fue recibida con un pesaroso cabeceo negativo.

«Hemos recibido órdenes de que a partir de ahora solo los podemos vender en el nuevo idioma oficial —dijo el quiosquero—. En el resto de quioscos se va a encontrar con lo mismo. Puedo quedarme con esos, pero no con los demás. Lo siento; todos se vendían bastante bien, y la verdad es que cuando la gente compra un mapa con frecuencia también se acuerda de adquirir otros artículos, así que le venían bien al negocio. Pero ahora, no. Me despedirían».

Aurelian sabía que sería inútil discutir con un oficial veterano educado en la obediencia ciega a la autoridad, incluso en esta ciudad remota, e incluso aunque ya no fuera el imperio quien dictaba las normas (e incluso aunque el imperio jamás hubiera dictado una norma así). Tal vez algunos vendedores aceptaran a hurtadillas unos pocos mapas no oficiales; tal vez, sí, porque a la ciudad se le daba de maravilla todo tipo de comercio heterodoxo, con mercados que brotaban como champiñones donde menos se esperaba. No obstante, su negocio se vería gravemente mermado. Pidió con desánimo un paquete de sus cigarrillos negros y una caja de cerillas Edelweiss, y completó una desalentadora ronda por sus otros agentes, que le sirvió para descubrir que el jefe de correos tenía razón: los quiosqueros solo aceptaron los mapas en el nuevo idioma oficial.

El exiliado se encaminó a uno de sus bancos favoritos, bajo un haya en la Rudolf-Platz, y fumó pensativamente. De la fuente le llegaba un relajante tamborileo líquido. Las grajillas alzaron sus voces entrecortadas en los tejados, en su extraño idioma secreto semejante al castañeteo de un rosario aéreo. Los jamelgos de los coches de caballos pasaban ante él, caminando lenta y solemnemente, con los cocheros encorvados como dormidos; y algunos sin duda lo estaban, porque sus rocines se conocían hasta el último adoquín de la ciudad. Sacerdotes barbados enfundados en sotanas negras, estudiantes del Talmud con casquete y tirabuzones aferrados a libros sagrados, jóvenes con los atildados uniformes de las fraternidades de esgrima, montañesas de rasgos prominentes con chalecos bordados, silenciosos boyeros fornidos trayendo carretadas de madera a la ciudad, y harapientos niños de ojos castaños correteando entre el sol y la sombra, todos pasaron ante su mirada contemplativa. Aurelian pensó que jamás antes había visto un popurrí tal de humanidad, ni siquiera durante sus días en las ciudades de la costa del mar Caspio, ni en Constantinopla, donde mareas de refugiados desbordaban la antigua capital bizantina. Pero si ahora solo se iba a permitir un idioma, y no se trataba de la lengua europea sencilla y neutral que el viejo doctor Barusch amaba, la ciudad iba a cambiar, comprendió Aurelian. Ya era hora, pensó con un suspiro, de ir considerando su próximo movimiento.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

El estudioso de la arquitectura no había renunciado a su búsqueda de todo tipo de tallas pintorescas en la ciudad, y sus andanzas pronto lo condujeron a barrios más remotos y recónditos. Durante varios días examinó incluso los edificios públicos más accesorios, pero el arte de los mascarones no aparecía en parte alguna. Por otro lado, al igual que en el primer día de su búsqueda, le parecía vislumbrar transeúntes cuyas facciones le resultaban extrañamente familiares; y en cada una de esas ocasiones, el recuerdo de la forma de los ojos, la curva de los labios o la inclinación de las orejas le llevaba a un bosquejo que él mismo había trazado en el pasado en otra población. Una tarde, sus pasos cada vez más desganados lo condujeron al este de la ciudad, allende las calles frecuentadas, y cuando el crepúsculo empezó a caer como si de una exquisita y rara especia azul se tratara, oyó el murmullo de una corriente subterránea de ruidos entremezclados y empezó a divisar repentinas llamaradas al frente.

Michael llegó a un espacio abierto adoquinado, una plaza que no había visto antes, rodeada por casas torcidas cubiertas de liquen que se apoyaban unas contra otras como viejos borrachos en busca de sostén mutuo. Los tejados se asemejaban a sombreros raídos, y las feas paredes con emplastes, a abrigos remendados. Sus angostas ventanas se veían opacas, como los velados ojos de un borracho, y en general los edificios parecían presentar una afinidad en piedra con los viejos ebrios que paseaban tambaleantes por la plaza. La escena estaba iluminada por braseros llenos de ascuas rojas y fogariles cuyas barras de hierro se alzaban hacia lo alto enroscándose sobre sí mismas como las llamas doradas que contenían. Irradiaban justo la luz suficiente para vislumbrar las oscuras siluetas de las cosas, pero no los detalles, salvo cuando una figura pasaba por sus inmediaciones, y todos los entrantes y salientes del rostro eran iluminados fugazmente. El lugar estaba atestado de carretas, puestos, barracas y carpas provisionales, y Michael percibió los olores de una abrumadora variedad de productos: del hedor acre y empalagoso a sangre recién derramada de la caseta del carnicero al aroma dulzón y melifluo de los cilindros dulces que algunos niños llevaban en palos largos y puntiagudos cual varitas mágicas, tentando a los transeúntes. Michael tomó uno, que comió con avidez, y entregó una moneda al golfillo, que la agradeció con un gesto de la cabeza. El estudioso lo miró mientras se alejaba para proseguir vendiendo su género a las figuras grises que se arremolinaban en el lugar. La curvatura de las orejas sobre el cuello mugriento de la camisa tenía algo que despertó un recuerdo en su memoria, y supo que también a ese chiquillo lo encontraría en su cuaderno.

Este, comprendió entonces Michael, era el casi legendario mercado nocturno, que aparecía en la ciudad de manera espontánea, y donde, amén de todas las mercancías diurnas, se podía comprar todo aquello que era mejor adquirir o disfrutar en la oscuridad. De tiempo en tiempo, la autoridad que resultara estar en ese momento al frente de la ciudad llevaba a cabo algún desganado intento por identificar a los organizadores del mercado y clausurarlo; pero hasta el momento siempre había vuelto a brotar de nuevo, como un repugnante hongo en las tinieblas, en algún otro barrio secreto.

Mientras Michael deambulaba precavidamente por la plaza empezó a percibir que este mercado de tinieblas se dividía en distintas zonas de actividad. En una de ellas se podía encontrar el destino, la fortuna y la fe: los medios a los que recurrían los hombres para arriesgar su alma. Tahúres ambulantes mostraban tres ases —dos negros, uno rojo— para que los cabreros visitantes acertaran, y volvían con destreza el as rojo entre los dedos. A los jugadores se les permitía ganar con la frecuencia suficiente para tentar a otros, pero la plata en la bolsa del que barajaba no encontraba problemas para ser la que más aumentaba. Se profetizaba utilizando la palma de la mano, cartas, cristal o el cráneo, o mediante notas escritas en pequeños fragmentos de papel. Tenderetes adornados con encajes y cintas vendían recuerdos enmarcados en peltre del melancólico joven emperador y del anciano y calvo Frans Josef, con sus bigotes de morsa, o iconos pintados rudimentariamente del zar muerto y su familia. Había objetos sagrados de los que se aseguraba su procedencia era incluso más extraña: un libro de oraciones tibetano con olor a moho; un medallón armenio; un colgante con un cabello de la reina Tamar de Georgia; una uña del Profeta Velado; una tintura supuestamente fortalecida por la semilla de Tamerlán. Incluso lo más sagrado tiene un precio y los vendedores estaban dispuestos a regatear duramente antes de separarse de sus tesoros. Rara vez cometían el error de vender un mismo artículo insólito una segunda ocasión en una misma jornada, pero otras noches podías descubrir que ese mismo objeto se había multiplicado de manera milagrosa.

En una esquina de la plaza había criaturas maniatadas, encadenadas o enjauladas, y sus rugidos y gritos añadían a la aguda cacofonía del mercado un sonido tan penetrante como una cimitarra afilada, que se imponía, a intervalos, a los berridos de los vendedores nocturnos, las balbuceantes canciones de los borrachos y los lamentos del violín de un músico callejero. En apestosos callejones y portales, y en patios fríos y tenebrosos, se ejercía el oficio más antiguo, que iba asimismo acompañado por gritos y gruñidos, que competían con los chillidos de las bestias cautivas.

En otro sector había recipientes angulares de vidrio y barriles de contrabando llenos de licores difíciles de conseguir en los cafés, arcones con tabaco que los quioscos dorados y negros monopolio del estado jamás vendían, y narcóticos y resinas que garantizaban el olvido o visiones desenfrenadas a cambio de un precio y durante un tiempo. Michael sintió repugnancia ante gran parte de lo que vio, pero se descubrió incapaz de escapar a su fascinación. Un tambaleante borracho que tropezó con él y a punto estuvo de derribarlo murmuró una contrición sincera y aturdida. Insistió en que el joven compartiese un trago de la boca corroída de su petaca. Michael tomó un sorbo para librarse de él. El ardiente alcohol puro le quemó la garganta y le subió por la nariz, y a duras penas consiguió no atragantarse. El borracho le dio una fuerte palmada en la espalda que lo lanzó al camino de un predicador itinerante que exhortaba a los juerguistas a abandonar el pecado y prepararse para el inminente apocalipsis. El hombre agarró a Michael por las solapas y le preguntó si había visto las nubes rojas que surcaban el cielo. Parecía tratarse de una cuestión de suma importancia y urgencia, y el predicador clavó una intensa mirada en sus ojos, como si en ellos pudiera leer la respuesta.

Michael se liberó tan suavemente como pudo, pero el efecto de la petaca del borracho le estaba subiendo a la cabeza y sintió una desesperada necesidad de beber más. Se abrió camino a empujones hasta uno de los puestos de contrabando, agarró un frasco al azar y arrojó un puñado de monedas al tendero de alargado rostro. Durante un breve instante recuperó su precaución innata y, tras quitar el tapón, olisqueó el amargo y pálido líquido rosa del interior. Lo asaltó una agobiante fragancia a rosas marchitas, como si se hubiera desvanecido en un jardín persa en ruinas, y deseó ser poseído por ese destilado singular de aroma intenso, sentirlo correr por las venas. Inclinó hacia atrás su pálido cuello verde viridiana, volcó el elixir sobre su lengua y luego trasegó con gula. Se sintió estremecer, como si una rosa escarlata le hubiera bajado garganta abajo, o la brillante hoja de un tragasables; pero las crueles espinas de bronce verde se habían enganchado y hundido en lo profundo de su carne en su descenso por su interior. Placer embriagador y dolor agudo se combinaron en una única sensación; pidió otro frasco y disfrutó de nuevo del perfumado efluvio y la ardiente aspereza mientras el licor rosa se apoderaba de él desde sus entrañas.

Miró con ojos brillantes el hormiguero de gente en derredor de él, los hombres y mujeres de la noche. Vio antiguos soldados que todavía lucían uniformes destrozados de distintos ejércitos, mendigando huraños o ejecutando lastimosos trucos con las extremidades o los sentidos que les restaban; vio niños de la calle medio desnudos empujándose entre ellos para recoger cualquier pieza brillante que caía en los pringosos adoquines o las sucias calles; vio cómo unas mujeres desaliñadas de miembros morenos que hacían señas a los transeúntes se reían de él desde las sombras; había leprosos mostrando sus llagas supurantes para infundir lástima; y hombres de barba cana que vendían tierra de tumbas de santos y profetas pregonando con solemnidad su sagrada mercancía envuelta en papel azul, en el que había escritas una letras sobrias y extrañas. Y entonces le pareció atisbar, entre todos los demás rostros, otro que conocía de su cuaderno; el único que no era de piedra; la vio al borde de la multitud, vacilante, como una vela blanca; tan solo la vislumbró fugazmente, pero incluso presa del abrazo de la rosa destilada supo que era ella. La razón y la esperanza se apoderaron de nuevo de él, y se dijo que seguro que había acudido a la ciudad en respuesta a la campaña de doctor Barusch y (como él mismo) se había perdido y había sido atraída por el horrible tumulto del mercado nocturno.

El creciente lamento agudo del violín callejero, los gañidos de los animales enjaulados, las exhortaciones de los vendedores y los bastos gritos de la multitud se estrellaban sobre la plaza empedrada como oscuras olas levantadas por una feroz tormenta, y Michael se obligó a sí mismo con ardiente urgencia a abrirse paso, apartando a empellones toda esa marea de cuerpos. Él mismo fue empujado contra rostros furiosos, que pasaban raudos ante él. Ahí estaba la mirada descaradamente lujuriosa de un sátiro, y ahí la taimada sonrisa de un fauno, las mejillas regordetas y los ojos saltones de un sileno, un rostro con el terrible atractivo de una lamia y un anciano con la mirada ciega y aterradora de un dios muerto. Y ya no eran mudos: risas estridentes, un siseo siniestro, un apagado gemido semejante al ruido de un gong, un susurro obsceno salido de sus labios. Y le asaltó un hedor a corrupción profunda, que desterró la perfumada esencia del destilado de rosa y penetró todos sus sentidos e incluso su carne con su miasma gusanienta.

No obstante, en las profundidades de su mente, su razón se sublevó y Michael sacudió la cabeza. Controló el pánico que continuaba asaltándolo desde todas las direcciones, se dijo que esos no podían ser los rostros de los visitantes del mercado nocturno, por muy brutales que pudieran ser algunos. Estaban haciéndole ver una escena distinta, un lupanar demente de todos los instintos míticos más oscuros de los bajos fondos del imperio. Pero seguro que también existían otros impulsos a los que podía apelar. Rememoró la circunspecta grave sabiduría tallada en los ojos y cejas del rostro de Atenea en el gran museo de la capital; ella también estaba preservada en su cuaderno. Se acordó del Apolo en el edificio del Almirantazgo frente al Adriático, en Trieste, con sus ojos clarividentes y el cabello dorado que el escultor había reproducido a la perfección. Visualizó la imagen de esos mascarones enarbolados ante él a modo de escudos, y se los imaginó clavando los ojos en la muchedumbre tumultuosa, que pareció amilanarse bajo su mirada. Entonces cristalizó en él una sencilla certeza y supo cómo abrirse camino, y buscó torpemente en su cuaderno el dibujo que había hecho del rostro tallado en la dovela sobre la puerta de las caballerizas imperiales de la ciudadela de Praga. Encontró el mascarón del joven con alas en el casco y una sonrisa enigmática en sus labios pétreos, y dijo en voz alta, aunque no sabía cómo habían llegado a él esas palabras: «Gran Hermes, guía de las almas»; y otra vez, mucho más alto; y otra, como el eco de una llamada reverberando por un valle montañoso. Todos los groseros ruidos del mercado se acallaron durante una fracción de instante, y la multitud que lo rodeaba, tanto si a sus ojos eran humanos como semihumanos, se apartó de él como si estuviese poseído.

Sin dejar de aferrarse con fuerza al cuaderno de los mascarones, Michael corrió por el pasillo que se había abierto, hasta que por fin emergió dando tumbos en los márgenes del mercado, allí donde ella había estado. Había tratado de no perder de vista la pálida forma, pero los otros rostros, esas figuras burdas que trataban de agarrarlo, se lo habían impedido y ahora no se la veía por ninguna parte. Corrió repetidas veces alrededor del perímetro del mercado, se adentró en callejuelas y patios, probó a llamarla por su nombre, una y otra vez. Pero todo fue en vano. A la postre, cuando las cicatrices rojas del alba se dejaron ver, se descubrió demasiado exhausto para continuar buscando y se durmió apoyado contra un banco bajo una farola de luz mortecina y titilante.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

El sol del mediodía encontró a Michael Vay abriendo de nuevo la puerta de la librería de Isidore Barleon, para a continuación retroceder, horrorizado. El plácido orden que tanto lo había impresionado en su anterior visita había sido arrasado. Las estanterías estaban torcidas, inclinadas formando ángulos desquiciados. Habían rociado pilas de libros con agua o gasolina; algunos tenían las hojas curvadas y ennegrecidas allí donde las llamas las habían lamido sin llegar a prender. El librero lo saludó con un sombrío gesto de la cabeza mientras iba de un lado para otro en silencio, colocando las cosas, tomando pausada y pacientemente cada uno de los volúmenes y curando sus heridas. Michael hizo lo que pudo por ayudar.

—Tuve visitantes —explicó Isidore—. Les gustaban tanto los libros que gozaban arrojándolos por el aire. Luego quisieron encender una hoguera para demostrar su ardor. Pero quemar un libro es más difícil de lo que nos creemos. Bueno, basta por ahora. Me alegro de verle. ¿Ha encontrado ya algún mascarón? ¿O le han encontrado ellos a usted?

El visitante narró lo que había visto en el mercado nocturno. Isidore se ajustó los anteojos y asintió con la cabeza. No trató de convencerlo de que todas esas escenas habían sido una ilusión, sino que aceptó con calma lo que Michael le describió entrecortadamente.

—Quería saber —dijo este a media voz—, qué más puede contarme sobre este cuaderno que me regaló mi madre.

—Muy poco —respondió el librero con un suspiro—. Por la marca de agua yo diría que fue fabricado por un maestro del gremio de los artesanos del papel de Firenze, una fraternidad cuyos miembros se dedicaban a muchas otras actividades aparte de a la fabricación de papel. Se dice que el gremio data de la época de Cosimo Vecchi, aunque sin duda algunas de sus destrezas siguen siendo respetadas (y secretas) hoy en día. Es posible que aprendieran alguna de sus artes de los sarracenos, o de los sefardíes o bizantinos. Al menos Cosimo carecía de prejuicios cuando se trataba de buscar la sabiduría.

Isidore se quedó pensativo. En la tienda se oía el susurro de los libros reacomodándose en sus lugares, como si se estuvieran ayudando entre ellos. Las páginas de un cuadernillo arrancado de un ejemplar aún sin restaurar se agitaron donde yacían tiradas.

—Sí, ellos sabían cómo fabricar libros con poder, eso es cierto —continuó—. Ahora bien, ¿por qué supone que lo que ha visto es obra del cuaderno? Es usted quien conjuró a la perfección en las páginas todos esos espíritus de piedra, de todos los rincones del último imperio. A lo mejor lo único que pasa es que los ha liberado en esta ciudad.

Una expresión preocupada apareció en el rostro aceitunado de Michael mientras se esforzaba por asimilar la extraña idea de su amigo.

—¿Y Helena? —preguntó al cabo—. ¿También ella es solo un espíritu?

Isidore apoyó la mano en su hombro, pero no respondió.

Al salir, el joven estudioso vio un símbolo grabado toscamente en la pared: una lanza de hoja barbada.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Durante los días subsiguientes, Michael Vay buscó a la muchacha carintia por toda la ciudad, pateándose todas las amplias avenidas, todos los callejones angostos y tortuosos; las plazas solitarias con sus cerezos de corteza brillante; las firmes hileras de viviendas color mostaza de los mercaderes; las barriadas atestadas; las calles remotas donde aún quedaban algunas casas perdidas que no parecían estar seguras de si pertenecían o no a la ciudad, con su huerto, sus cabras bigotudas, sus viejos pozos y bombas de agua y sus rejillas con hierbas aromáticas secándose. Aunque ahora ya no rastreaba mascarones, ni en los edificios ni en los lugareños de carne y hueso, a veces, cuando un rostro se giraba de repente, aún le parecía atisbar indicios de las facciones de alguno de los de su cuaderno. Pero incluso obsesionado con la acuciante búsqueda de la joven pálida que había vislumbrado al borde del mercado nocturno, no pudo evitar percatarse de otros cambios que se estaban produciendo en la ciudad. Determinadas tiendas y negocios lucían una enorme estrella negra allá donde las ventanas habían sido hechas añicos, antiestéticas manchas de pintura roja o el desnudo símbolo de una lanza barbada. En las calles se podían encontrar pilas de libros, revistas y partituras rasgados, y en una ocasión vio un candelabro de siete brazos abollado y torcido clavado boca abajo en un terreno en barbecho. En su visita al barrio oriental, donde se hallaban los cementerios, a la búsqueda de la muchacha o de su espíritu, también encontró lápidas destrozadas y arrancadas, y los guijarros dejados a modo de ofrenda desperdigados entre los hierbajos. En las calles presenció cada vez con mayor frecuencia desfiles de hombres con el rostro severo, el cuello tieso, las mejillas rígidas, la boca adusta y la mirada de Medusa de los mascarones de Marte que había visto en alguna ocasión.

Transcurrió cierto tiempo antes de que Michael se aventurara a entrar de nuevo en el Café de l’Europe, al que acudió acompañado por Isidore Barleon. Las puertas ornamentadas y los aromas tentadores; el orden estable de los clientes en sus lugares de costumbre; y la figura encapada, inclinada y concentrada sobre su tablero de ajedrez circular, estudiando las piezas en sus segmentos no habían cambiado. Sin embargo, parecía haber menos gente, y el murmullo tranquilo que anteriormente imperaba en el lugar ahora sonaba más nervioso, salpicado por voces alzadas y palmadas sobre los tableros de las mesas enfatizando irreprimiblemente las palabras dichas. Se sentaron juntos en silencio, apercibiéndose del extraño ambiente del café. El librero pidió un vaso de zumo de caqui; con cierta reticencia, Michael tan solo un agua mineral, agua suaba de manantial de la marca Castalia, en su botella azul cubista. El camarero sirvió la pequeña cascada cristalina en un vaso de vidrio verde y, durante un breve instante, Michael se acordó del cristalino manantial y el verde bosquecillo donde Helena y él se habían reunido por última vez, como si aquel momento hubiera sido recreado en miniatura. El murmullo del café se silenció y la vio con claridad, su figura blanca, su bello rostro preocupado, el fruncimiento de ceño que él adoraba. Pero fue solo un instante y el tintineo de una cucharita interrumpió su breve ensueño. Y de pronto supo con amarga certeza que esa era la única Helena a la que volvería a ver o frecuentar, la muchacha rememorada en esas visiones fugaces, durante el resto de años por venir.

Cuando alzó la mirada se encontró al doctor Julius Barusch asentando su amplia figura en su mesa habitual, e indicándoles con gestos que se le unieran. El doctor sacó su pequeña bandera de escritorio con el sol radiante y la colocó con un golpe sobre el tablero de mármol. En respuesta a las descorazonadas preguntas de Michael dijo que no, que no había reclutado a una joven llamada Helena para su proyecto neolatinista en esta ciudad, ni tampoco en Klagenfurt ni en Zara ni en Génova. La verdad era que su campaña se tambaleaba. A él mismo le habían prohibido repartir sus folletos y dar conferencias en la universidad en el idioma paneuropeo, y la insignia no podía ondear en ningún edificio público. La banderita de escritorio era un pequeño acto de desafío, pero no tenía duda alguna de que muy pronto le dirían que también eso tenía que acabar. La Nueva Fuerza andaba por toda la ciudad y no miraba con buenos ojos sus ideas internacionalistas. Sacudió su enorme cabeza y, a pesar de que el bamboleo de sus mejillas le confería un aspecto cómico, Michael vio pesar en sus ojos.

Aurelian Zothe no tardó en franquear las puertas; ocupó su lugar y encendió otro cigarrillo negro. En su rostro anguloso se dibujaba una sonrisa sarcástica, y su vistosa corbata estaba sujeta por un reluciente ópalo amarillo. Había creado un nuevo y satírico mapa de la ciudad, que extendió ante ellos. En su centro se hallaba una empalizada circular hecha de lanzas, en cuyo interior había un espacio vacío, en blanco. Por encima de las calles, unas grandes y recargadas flechas partían de la ciudad en todas las direcciones, con su destino escrito junto a cada una: Zúrich, Londres, París, Nueva York, Jerusalén, Salónica, Alejandría. Todas las flechas estaban ornamentadas, y en su majestuoso vuelo se llevaban consigo libros estilizados, claves musicales, máscaras de teatro, retortas de laboratorio, un caduceo, grajillas, piezas de ajedrez, cartas de baraja, una tambaleante pila de cilindros dulces y, con las oscuras alas desplegadas, el águila bicéfala del viejo imperio.

—Van a ir a por ti por esto, Aurelian —dijo con ternura el doctor Barusch.

Aurelian movió la cabeza negativamente y clavó el dedo índice, que todavía sujetaba un lado del pitillo, sobre una pequeña figura del mapa. Se inclinaron para mirarla. Incluso en miniatura, el rostro triangular y el canutillo negro colgando de la boca resultaban inconfundibles. Aurelian estaba sobre la flecha rumbo a Alejandría.

—¿Os gustaría acompañarme? —preguntó el cartógrafo a sus amigos mirándolos inquisitivamente—. Dicen que allí tienen buenos cafés, y que el gobierno es tan inepto que a duras penas consigue decidir a quién perseguir, e incluso entonces no lo hace como Dios manda.

A pesar de la aparente despreocupación, sus compañeros de mesa sabían que el cartógrafo de rostro delgado sentiría abandonar la ciudad que había llegado a conocer tan bien, cuyas calles más angostas y plazas más solitarias había descubierto y dibujado. Sus ojos azul pálido se veían más apagados: el agotamiento del exilio perpetuo. Trató de disimular frente a sus amigos volviendo a encender con gran aparato su chisporroteante cigarrillo negro y exhalando con fuerza el humo azul plateado.

–El tabaco también será mejor allí —añadió.

El doctor Barusch, tras una pausa, dio una palmada a su amigo en la espalda.

—Lo siento, Aurelian, lo siento de veras, pero no estoy seguro de que el clima alejandrino le fuese a sentar demasiado bien a mi salud. Y dudo de que allí estén preparados para el neolatín, a pesar de todo su pasado clásico. No, a mí me toca volver al centro de Europa. —Tomó prestada una pluma de su amigo y dibujó un sol radiante montado en un zepelín (él mismo) rumbo a Zúrich. La minúscula caricatura despertó algunas risas amables, que no mitigaron el silencioso pesar que los había embargado—. Ahora bien —añadió con cierta malicia porque conocía y toleraba la falta de entusiasmo de su amigo hacia su idolatrado idioma—, podremos practicar nuestro neolatín cuando nos carteemos, ¿verdad? Seguro que los monumentos y lugares de interés ampliarán tu vocabulario, ¿eh?

El librero negó con un cabeceo llegado su turno. Conocía los riesgos, aseguró, y no culpaba a sus amigos por marcharse mientras podían. Era posible que llegara un día en que él ni siquiera contase con esa opción. Sin embargo… con sus frágiles gafas brillando, dibujó su librería en el mapa, donde estaba entonces y donde había estado durante largos años. Y donde seguiría estando. Ni que decir tiene, continuó, que aceptaría de buen grado cualquier ayuda. Por lo visto, en los tiempos que corrían había mucho trabajo en el campo de la restauración de libros. Tantos volúmenes tenían la costumbre de arrancarse de su lomo, saltar a piras, terminar en medio de montones de desperdicios, ensuciarse con lacónicos mensajes groseros… Era como tener hijos rebeldes, que tras cada una de sus escapadas necesitaban atenciones especiales.

Michael Vay dejó que las páginas de su álbum de dibujo florentino fueran pasando por sus dedos. El aliento del papel onduló el flamante mapa, haciéndolo parecer una alfombra árabe a punto de alzar el vuelo, como si los espíritus de todos los mascarones que había dibujado, de todas las ciudades remotas del fenecido imperio, hubiesen soplado al unísono para ayudarla a flotar en su camino.

Y entonces supo que su trabajo estaba terminado.

Copyright © 2010 Mark Valentine

De la ilustración, Copyleft Pedro Belushi

Traducido del inglés por Marcheto

Esta entrada fue publicada en Relatos, Weird y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Los mascarones del último imperio, de Mark Valentine

  1. Alvaro dijo:

    Maravilloso

  2. alvaro dijo:

    ojalá podamos verlo publicado pronto en español. Gracias por darlo a conocer.

    • marcheto dijo:

      Hola, Álvaro. Gracias por tu doble comentario, porque doy por hecho que los dos comentarios son tuyos. Me alegro mucho de que el relato te haya gustado, pero, por desgracia, tengo la sensación de que este autor no lo va a tener fácil para ser publicado por aquí. Creo que no encaja bien en lo que ahora vende y gusta dentro del género. Y es una pena, porque su colección “Selected Stories” (que en su momento recomendaba por aquí) me parece una maravilla.

  3. Gilberto dijo:

    ¡Pero qué tesoros tan geniales nos compartes!
    Wow. ¡Me encantó! Hermoso, en una palabra.
    Gracias por tu generosidad!!!

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .