Un módico precio por el trino de un pájaro cantor, de K. J. Parker

K. J. Parker (pseudónimo bajo el que se oculta el escritor inglés Tom Holt) es ya bien conocido por todos los seguidores de Cuentos para Algernon, dado que anteriormente ya hemos podido disfrutar de dos de sus obras: El matadragones de Merebarton y Amor Vincit Omnia. Desde que en 2018 publiqué este segundo relato, K. J. Parker ha seguido demostrando que es uno de los autores más en forma dentro del género fantástico, destacando en particular en las distancias medias, ya que sus últimas novelas cortas son todas ellas estupendas.

Tal como ya comenté en las anteriores presentaciones, K. J. Parker cuenta en su haber con nada menos que dos World Fantasy Awards, es decir, dos premios Mundiales de Fantasía, ambos en la categoría digamos que de «relato muy largo/novela corta». A pesar de esto, es un autor del que se habla muy poco por aquí, y sus dos únicas obras traducidas (Sombra, 2003, y Volcán, 2004, ambas en Minotauro) están descatalogadas. De ahí que para tratar de poner remedio a esta injusticia, me haya aliado con Leticia Lara —responsable de Fantástica Ficción, sin duda uno de los blogs de reseñas y noticias del género más interesantes desde hace ya varios años— para embarcarnos en la «Semana K. J. Parker». Por mi parte os voy a dar la oportunidad de leer por primera vez en español una de esas dos obras galardonadas inéditas hasta ahora en nuestro idioma, mientras que en Fantástica Ficción se van a publicar a lo largo de toda la semana diversas entradas relacionadas con este autor, empezando con una interesante y amena entrevista que ya tenéis disponible desde hoy mismo aquí.

Un módico precio por el trino de un pájaro cantor (A Small Price to Pay for Birdsong) se publicó originalmente en 2011 en la revista oline Subterranean, y meses después ganó el World Fantasy Award. Asimismo fue seleccionado tanto por Jonathan Strahan como por Rich Horton para sus antologías de lo mejor del año. Posteriormente también se incluyó en Academic Exercises, primera colección del propio K. J. Parker, y en la antología que reunió los mejores relatos aparecidos en Subterranean. Se trata de nuevo de una historia ambientada en ese mundo alternativo de aire medieval del que ya os hablaba en la presentación de Amor Vincit Omnia. No obstante, y al igual que pasaba entonces, estamos ante un relato independiente que se puede leer y disfrutar plenamente sin conocer nada de la obra de este autor (aunque, por supuesto, tampoco viene mal estar al tanto de detalles como que los «optimate» son una de las principales facciones políticas de ese mundo y no una alusión directa a la República romana).

En Un módico precio por el trino de un pájaro cantor nos encontramos con uno de esos narradores no muy de fiar y bastante poco ejemplar por los que tanto cariño siente K. J. Parker, que nos va a relatar una apasionante historia en torno al arte, el éxito y el fracaso, la envidia y la creatividad; con plagios, venganzas y asesinatos incluidos. Un cuento muy inteligente y ameno que demuestra que de vez en cuando los premios se conceden con la cabeza y no con los pies.

Un último comentario: con sus más de 16 000 palabras, esta obra pasa a colocarse a la cabeza del ranking de cuentos más extensos del blog. Pero (al igual que señalaba hace poco en relación con el de Nancy Kress), considero que su calidad justificaba el esfuerzo extra. Espero que disfrutéis con su lectura tanto como yo he disfrutado traduciéndolo. Y os recuerdo de nuevo que durante toda esta semana tenéis una cita diaria con el blog Fantástica Ficción, donde vais a poder continuar descubriendo a este autor y su obra.

Y no puedo acabar esta presentación sin agradecer ya por tercera vez a K. J. Parker su tremenda amabilidad y generosidad gracias a las cuales podéis disfrutar de todo un merecidísimo ganador del premio Mundial de Fantasía. Thanks a million, K. J!

Descargar Un módico precio por el trino de un pájaro cantor en formatos para e-book (ePub, Mobi, FB2)
                 Descargar Un módico precio por el trino de un pájaro cantor DOC
Descargar Un módico precio por el trino de un pájaro cantor PDF

Un módico precio por el trino de un pájaro cantor

K. J. Parker

—Mi décimo sexto concierto —dijo sonriéndome. Yo lo vislumbraba a duras penas—. Dadas las circunstancias, estaba pensando en llamarlo el Inconcluso.

Claro, cómo no. Nunca antes había estado en una celda del corredor de la muerte, que era más o menos como me la imaginaba. Debajo de un ventanuco minúsculo había un banco de piedra. Aparte de eso estaba vacía, tan libre de artefactos humanos como un páramo. Al fin y al cabo, ¿qué necesita un hombre que va a morir dentro de seis horas?

Yo estaba teniendo problemas para elegir mis palabras:

—¿No lo habrás…?

—No. —Movió la cabeza negativamente—. Llevo dos tercios del tercer movimiento, de modo que en una tesitura normal contaría con terminarlo para… bueno, para cuando fuera. Pero no me dejan tener una vela, y en la oscuridad no puedo escribir. —Fue dejando escapar el aliento despacio. Estaba saboreando el gusto del aire, como un experto catando un buen vino—. Pero todo estará aquí —continuó, mientras se golpeaba en la sien con un dedo—. Así que, al menos, yo sabré cómo acaba.

De verdad que no quería preguntar, pero el tiempo se estaba agotando.

—¿Tienes el tema principal…?

—Sí, claro. Lo tengo bien amarrado, esperando tan solo a que lo libere.

Yo apenas podía hablar.

—Yo podría terminarlo por ti —dije, la voz baja y ronca, como un hombre haciendo proposiciones deshonestas a la esposa de su mejor amigo—. Podrías tararearme el tema y…

Estalló en risas. Unas risas que ni eran amables ni dejaban de serlo.

—Mi querido y viejo amigo. No podría permitírselo. Bueno —añadió endureciendo un tanto la voz—, como es lógico, no voy a estar en posición de impedir que lo intente. Pero tendrá que inventar su propio tema.

—Pero si está casi terminado…

Apenas conseguí dirigirle un ligero y falso encogimiento de hombros.

—Así es como tendrá que quedarse —dijo—. No se ofenda, mi queridísimo y buen amigo, pero no da la talla. No tiene el… —Hizo una pausa mientras buscaba la palabra, pero se dio por vencido—. No se lo tome a mal. Nos conocemos desde… ¿hace cuánto?, ¿diez años? ¿Cómo es posible que haga tanto?

—Tenías quince cuando llegaste al Studium.

—Diez —me corrigió con un suspiro—. Y no podía haber deseado un profesor mejor. Pero usted… bueno, digámoslo así: nadie sabe más que usted sobre estructura y técnica, pero carece de… alas. Tan solo es capaz de correr a toda velocidad sacudiendo los brazos arriba y abajo. —Y añadió en tono amable—: Algo que hace extraordinariamente bien.

—No quieres que te ayude.

—Lo he ofendido. —No era la primera vez que decía eso, en absoluto. Y en el pasado siempre lo había perdonado ipso facto—. Se ha tomado la molestia de venir a verme y yo lo he insultado. Lo siento de veras. Supongo que este lugar ejerce una mala influencia sobre mí.

—Piénsalo —dije avergonzándome de mí mismo, como si estuviera robando a un moribundo—. Tu última obra. Posiblemente la mejor.

Él se carcajeó.

—Todavía no la ha visto. No sabe nada de ella, podría ser una auténtica porquería.

Podría, pero yo sabía que no lo era.

—Deja que la termine por ti. Por favor. No permitas que muera contigo. Se lo debes a la raza humana.

Había metido la pata.

—Voy a ser brutalmente franco —dijo con voz suave pero ligeramente crispada—. La raza humana me importa una mierda pinchada en un palo. Son ellos quienes me han encerrado aquí y quienes dentro de seis horas van a darle un tirón a mi cuello igual que si yo fuese un pollo. Que les den por culo a todos.

Culpa mía. Había dicho lo que no debía y, como consecuencia, la música que tenía en la cabeza se quedaría allí, atrapada, hasta que la soga aplastara su tráquea y su cerebro se enfriase. De modo que, naturalmente, le eché la culpa a él.

—Bien —dije—, si adoptas esa actitud creo que no queda nada más por decir.

—Así es. —Suspiró. Creo que quería que me marchase—. Ahora ya todo es un tanto inútil, ¿no? Tome —añadió, y sentí que me plantificaba un fajo de papeles contra el pecho—. Será mejor que se lleve el manuscrito. Si se queda aquí hay muchas probabilidades de que los carceleros lo usen para limpiarse el culo.

—¿Y eso te molestaría?

Se echó a reír.

—Creo que no, si le soy sincero —dijo—. Pero vale dinero —continuó, y yo deseé poder verle la cara—. Incluso inacabado —añadió—. Tiene que haber alguien para quien valga cien ángeles, y me parece recordar que le debo ciento cincuenta, de la última vez.

Sentí cómo mis dedos ceñían las páginas. No quería llevármelas, pero las aferré con tanta fuerza que noté arrugarse el papel. De hecho, ya había entablado negociaciones con el maestro de capilla.

—Adiós —dije poniéndome en pie—. Lo siento.

—Eh, no se culpe de nada. —Para él era muy sencillo impartir la absolución; igual que un duque lanzando monedas a la muchedumbre desde un balcón. Aunque, bueno, el antiguo duque solía encargarse de que antes las calentasen en un brasero. Todavía tengo unas pequeñas cicatrices blancas en la yema de los dedos—. Yo he sido siempre el único culpable de mis desgracias. Usted siempre ha hecho todo lo que ha podido por mí.

Y había fracasado, cómo no.

—Incluso así, lo siento. Qué pérdida tan tremenda…

Esto lo hizo reír.

—Ojalá la música hubiera podido ser lo más importante de mi vida, como tenía que haberlo sido —dijo—, pero no fue más que una manera de conseguir un poco de dinero.

A eso no pude responder. La verdad, que yo conocía desde la primera vez que lo vi, era que, si la música le hubiese importado, no hubiera sido capaz de componer así de bien. Eso sí que es una ironía.

—De todas maneras, lo va a terminar.

Me detuve más o menos a un paso de la puerta.

—No, si tú no quieres.

—No estaré para impedírselo.

—No puedo terminarlo. No sin el tema.

—Gilipolleces. —Chasqueó la lengua, ese irritante sonido que siempre asociaré con él—. Lo intentará, sé que sí. Y en el futuro todo el mundo notará la costura.

—Adiós —dije sin volverme.

—Siempre podría hacerlo pasar por propio.

Cerré el puño y golpeé la puerta. Lo único que deseaba era largarme lo antes posible, porque mientras estaba allí, con él en la celda, lo odiaba, por lo que acababa de decir. Porque yo merecía que me tratase mejor, tras todos esos años. Y porque así era, porque esa posibilidad sí que me había pasado por la cabeza.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Esperé a estar de vuelta en mis aposentos para desdoblar el fajo de papeles y echarles un vistazo.

Por aquel entonces llevaba veintisiete años como catedrático de música de la Academia del Sol Invicto. Fui el titular más joven de la historia, y estoy totalmente decidido a morir en estas habitaciones, aunque dentro de muchos años. Había enseñado a la crème de la crème. Mi propia música era respetada por todo el mundo, y todos los años recibía al menos cinco encargos importantes para celebraciones oficiales y ducales. Había escrito seis libros sobre teoría musical, y todos se habían convertido en textos de referencia sobre el aspecto del asunto que trataban. Los estudiantes acudían a la academia desde todos los puntos del imperio —miles de kilómetros en barcos atestados y carruajes con la suspensión destrozada— para escucharme disertar sobre armonía y el empleo de las formas musicales. El año anterior habían bautizado con mi nombre a uno de los cinco modos.

Una vez lo hube leído me quedé contemplando el fuego, que el sirviente había encendido en mi ausencia. Sería tan fácil, pensé. Veinte hojas de papel no tardan demasiado en quemarse. Pero, como creo que he mencionado antes, yo ya le había comentado el asunto al maestro de capilla, que me había ofrecido quinientos ángeles, sin siquiera verlo. Inacabado y todo. Yo sabía que podía conseguir que subiera a ochocientos. No me hago ilusiones sobre mí mismo.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

No traté de terminar la pieza; no porque hubiera prometido no hacerlo, sino porque él escapó. Hasta hoy se sigue sin tener ni la más remotísima idea de cómo lo logró. Lo único que sabemos es que cuando el capitán de la Guardia abrió su celda para llevarlo al patíbulo, se encontró a un carcelero sentado en el banco con la garganta rebanada y ni rastro del prisionero.

Se abrió una investigación, ni que decir tiene. Yo pasé una mañana muy incómoda en el cuartel general de la Guardia, donde estuve sentado durante tres horas en un banco en un corredor antes de conocer a un tal capitán Monomachus, del cuerpo de investigadores. Él me hizo notar que mi relación con el prisionero era bien conocida, y que yo había sido la última persona que había estado a solas con él antes de su fuga. Respondí que había sido sometido a un registro exhaustivo y bastante humillante antes de entrar a verlo, y que era imposible que le hubiera podido llevar cualquier tipo de arma.

—En realidad no estamos buscando un arma —respondió él—. Creemos que rompió el tintero y utilizó un trozo de cristal. Lo que nos interesa es cómo consiguió franquear la barbacana. Sospechamos que contó con ayuda.

Miré al capitán a los ojos. Me lo podía permitir.

—Siempre ha tenido montones de amigos —dije.

Por algún motivo, el capitán sonrió al oír esto.

—Tras dejarlo, ¿adónde fue usted?

—Directo a mis aposentos en la universidad. El portero puede dar fe de ello, supongo. Y mi sirviente, que me trajo una cena ligera poco después de mi llegada.

Tras lo cual, el capitán Monomachus continuó atosigándome un rato, pero como no tenía nada de nada contra mí tuvo que dejarme marchar. Cuando estaba a punto de salir, me detuvo y me dijo:

—Tengo entendido que hay una última pieza.

—Así es —dije asintiendo con la cabeza—. Eso fue lo que estuve leyendo, el resto de la noche.

—¿Es buena?

—Ya lo creo. —Hice una pausa y luego añadí—: Posiblemente su mejor obra. Inconclusa, por supuesto.

En la siguiente pregunta percibí un asomo de timidez:

—¿Está previsto su estreno?

Le informé de la fecha y el lugar. Tomó nota en un trozo de papel que dobló y guardó en el bolsillo.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

De hecho, el buen capitán fue el menor de mis problemas. Esa misma tarde fui llamado a los aposentos del director.

—Tu protegido —dijo el director sirviéndome una copita diminuta del brandi de la universidad.

—Mi estudiante —lo corregí.

De hecho, es un brandi excelente, pero que siempre se desaprovecha, porque solo tengo oportunidad de beberlo cuando me llama a su presencia, ocasiones en las que siempre estoy tan paralizado por el miedo que ni siquiera un brandi de calidad produce en mí el más mínimo efecto.

Suspiró, olió su copa y se sentó; o, más bien, se limitó a apoyarse en el borde del escaño de madera. Siempre le gusta estar más alto que sus invitados. Así le resulta más fácil abatirse sobre sus presas, me imagino.

—Un hombre con un talento increíble —dijo—. Podríamos incluso llegar a calificarlo de genio, aunque, por desgracia, hoy en día se abusa de ese término, me parece a mí. —Esperé y, un momento y un trago de brandi después, continuó—: Pero con una personalidad profundamente inestable. Supongo que deberíamos haber reparado en las señales de alerta.

Ese «deberíamos» en realidad quería decir «deberías»; porque el director no había sido nombrado hasta un año después de que expulsaran al pobre de mi estudiante.

—Sabe —dije tratando de sonar como si esa conversación fuera una simple charla y no un interrogatorio—. A veces me pregunto si en su caso ambas eran inseparables; me refiero a la inestabilidad y la brillantez.

Él asintió con un cabeceo.

—Las mismas características esenciales que hicieron de él un genio también lo convirtieron en asesino. Es una hipótesis plausible, cómo no. En cuyo caso, sin duda se nos plantea la siguiente cuestión: ¿puede la una justificar a la otra alguna vez? La música más sublime frente a la vida de un hombre. —Se encogió de hombros, un gesto para el que sus hombros anchos y caídos resultaban de lo más adecuado—. Lo tendré presente, para mis tutorías de Ética. Se podría argumentar perfectamente a favor de ambas posturas, desde luego. Al fin y al cabo, su música vivirá para siempre y, a decir de todos, el hombre al que asesinó era un tipo horrible, un ladronzuelo y un borracho. —Hizo una pausa para darme tiempo a expresar mi acuerdo. Hasta yo sabía que eso hubiese sido un error. Una vez quedó claro que me había negado a morder el anzuelo, dijo—: Lo importante, creo, es tratar de aprender algo de este trágico caso.

—En efecto —dije, y le di un traguito a mi brandi para ganar tiempo.

Yo nunca he practicado la esgrima, pero creo que eso es lo que hacen los tiradores: ganar tiempo controlando la distancia. De modo que alcé mi copa de brandi y me escondí detrás como mejor pude.

—Señales de alerta —continuó—, a eso es a lo que tenemos que estar atentos. Estos jóvenes que vienen a la academia han sido confiados a nuestro cuidado en una etapa especialmente difícil de su desarrollo. Nuestro deber no se limita a llenarles la cabeza de conocimientos. Tenemos que adoptar un enfoque más en la línea de una dirección espiritual integral. ¿No estás de acuerdo?

En la época del antiguo duque solían castigar a los traidores encerrándolos en una jaula con un león. En un gesto de maldad de refinamiento exquisito, antes atiborraban al animal hasta arriba. De esa manera, no volvía a tener hambre durante la mayor parte del día. Siempre me ha parecido una costumbre bastante perturbadora. Si voy a ser desgarrado, quiero que todo acabe deprisa. Por cierto, el director y el antiguo duque estudiaron juntos. Creo que se llevaban la mar de bien.

—Claro —dije—. Sin duda el Senado nos permitirá establecer directrices a su debido tiempo.

Al final salí de allí sano y salvo. Curiosamente, no empecé a temblar hasta estar ya a mitad del patio interior, camino de mis aposentos. No sabría decir por qué ese tipo de encuentros me alteraba tanto. Al fin y al cabo, lo peor que podía hacer el director era despedirme, lo que acabaría sucediendo tarde o temprano porque la titularidad de mi puesto estaba condicionada y sabía que él creía que yo era un optimate encubierto. Algo que era totalmente cierto, por supuesto. ¿Pero y qué? Por desgracia, la idea de perder mi empleo me aterra sobremanera. Sé que soy demasiado viejo para conseguir un puesto ni de lejos tan bueno como este, y cualquier talento que haya podido poseer se disipó hace tiempo por exceso de uso. Tengo los bastantes doctorados y doctorados honorarios en música para llenar una pared, pero en realidad no sé tocar ningún instrumento. Ahora mismo cuento con algo de dinero ahorrado, pero ni por asomo lo bastante. Nunca he experimentado la pobreza en mis propias carnes, pero en la ciudad se la ve por doquier. Mi imaginación no es especialmente desbordante —cualquiera que esté familiarizado con mi música puede dar fe de ello—, pero no tengo ningún problema para imaginarme hambriento, aterido y sin techo en Perimadeia. Es algo a lo que no dejo de dar vueltas. En consecuencia, la amenaza de mi despido inevitable en algún momento indeterminado del futuro flota sobre mi presente como una nube de cenizas volcánicas, tapando el sol; y a mí me resulta imposible disfrutar de nada.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Él siempre será conocido por su nombre religioso: Subtilius de Bohec; pero cuando nació era Aimeric de Beguilhan, el tercer hijo de un hacendado norteño de segunda fila, y se crió en los corrales y establos, destinado a una carrera tranquila en el Ministerio. Cuando llegó aquí tenía plaza para cursar estudios de Lógica, Literatura y Retórica y, según contaba él mismo, no había compuesto ni un compás en su vida. En Bohec (ni idea de por dónde cae), la música consistía en canciones de taberna y danzas de un refinamiento estomagante del siglo pasado; y ocupaba en su vida un lugar tan relevante como el mar, a no menos de trescientos kilómetros de distancia a la redonda. Su primer encuentro con la auténtica música tuvo lugar en la capilla del Studium, lo que es de suponer sea la explicación de por qué casi todas sus obras tempranas fueron corales y religiosas. Cuando consiguió el traslado a la Facultad de Música, yo lo introduje a la tradición instrumental secular; supongo que cuando a la postre yo comparezca ante la corte del Sol Invicto y quien sea que me interrogue inquiera si por algo que yo haya hecho el mundo es ahora un lugar mejor, será eso. Sin mí, Subtilius nunca hubiera escrito para cuerdas, ni compuesto ni los cinco conciertos para violín ni las tres sinfonías polifónicas. Aunque, para cuando yo lo conocí, él ya había escrito la primera de las misas.

Lo del asesinato había sido una supina estupidez; aunque, cuando lo pienso ahora, supongo que era más o menos inevitable que tarde o temprano terminase sucediendo algo por el estilo. Siempre tuvo el genio muy vivo, y esto se combinaba funestamente con una lengua afilada, unos modales lamentables y la suficiente destreza con las armas como para que no le tuviera miedo a casi nada. También estaba su querencia por el dinero —durante su infancia, su familia siempre había andado escasa, y sé que siempre fue de lo más susceptible con este tema— y esa clase de amoralidad que con frecuencia parece ir de la mano con una inteligencia sagaz y una educación deficiente. Era lo bastante inteligente para no dejarse engañar por las razones que por lo general se aducen en favor de la obediencia a las normas y la ley, pero carecía de cualquier código moral propio que ocupara su lugar. Si a eso se le suma la juventud y un exceso de confianza producto de los halagos a los que se había acostumbrado en cuanto empezó a componer, tenemos la receta para el desastre.

Ni siquiera ahora sabría decir demasiado sobre el hombre al que asesinó. Dependiendo de la versión a la que uno se atenga, o bien era un cómplice o un rival. En cualquier caso, se trataba de un ratero profesional de poca monta, un individuo absolutamente despreciable que casi con toda seguridad hubiese terminado en la horca si Subtilius no lo hubiese apuñalado en el cuello en el patio de caballerizas del Integridad y Honor, en Foregate. Creo que las muertes violentas no son algo inusual en ese lugar, y lo más probable es que se hubiera ido de rositas de no ser porque un palafrenero era un admirador fervoroso de su música religiosa, de ahí que lo reconociese y pudiera identificarlo ante la guardia; una consecuencia de lo más desafortunada, supongo, del hecho de que la música de Subtilius resulte atractiva para un público excepcionalmente amplio. Si yo hubiera apuñalado a un hombre en un patio de caballerizas, las probabilidades de que un admirador fervoroso me hubiese reconocido habrían sido demasiado inapreciables para ser cuantificadas, a menos que el palafrenero hubiese sido algún académico venido a menos.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Regresé a mis aposentos, me peleé con las llaves, se me cayeron —cualquiera que pasase me habría creído borracho, aunque, ni que decir tiene que por entonces apenas bebía ni gota; no me lo podía permitir, con el impuesto especial por las nubes— y por fin me las apañé para abrir la puerta y precipitarme al interior de la habitación. Estaba oscuro, lógico, y me pasé un buen rato localizando a tientas la caja de yesca y la vela, y luego se me cayó al suelo el musgo seco de la caja y también tuve que tantear en su búsqueda. Al cabo conseguí prender una llama y utilicé la vela para encender el quinqué. Entonces, cuando la luz invadió la habitación, vi que no estaba solo.

—Hola, profesor —dijo Subtilius.

Mi primer pensamiento —la rapidez y el sentido práctico con que reaccioné me sorprendieron a mí mismo— fue para los postigos. Gracias a Dios estaban cerrados. De donde se deducía que no había podido entrar por la ventana…

Se echó a reír.

—Tranquilo, no me ha visto nadie. He sido extremadamente cuidadoso.

Es fácil decirlo, es fácil creerlo, es fácil que sea un error.

—¿Hace cuánto que estás aquí?

—Entré en cuanto se marchó. No echó la llave.

Cierto; me había olvidado.

—Tomé la precaución de cerrar con llave con la copia que todavía guarda en ese bote horrendo de la repisa de la chimenea —continuó—. Oiga, ¿por qué no se sienta antes de que se desplome? Tiene un aspecto espantoso.

Fui directo a la puerta y eché la llave. No es que reciba muchas visitas, pero no estaba como para andar dependiendo de las leyes de la probabilidad.

—¿Qué demonios haces aquí?

Suspiró y estiró las piernas. Supongo que era lo que su padre acostumbraba a hacer tras una larga jornada en la granja o en pos de los sabuesos.

—Esconderme. ¿Qué creía?

—No puedes esconderte aquí.

—Yo también me alegro muchísimo de verle.

Era un reproche plenamente justificado, así que lo pasé por alto.

—Aimeric, no estás siendo nada razonable. No puedes pretender que esconda a un fugitivo de la justicia…

—Aimeric —repitió la palabra como si tuviera algún poder de encantamiento—. Sabe, profesor, es usted la única persona que me ha llamado así desde que mi viejo murió. No puedo decir que el nombre me haya gustado nunca, pero resulta extraño volverlo a oír tras todos estos años. Escuche —dijo antes de que yo pudiese meter baza—, si le he pegado un susto de muerte, lo siento, pero necesito su ayuda.

Siempre lo encontré irresistiblemente encantador y, al mismo tiempo, totalmente exasperante. Para empezar, su voz. Supongo que será por mi oído musical, pero puedo saber más de un hombre —de dónde es oriundo y cuánto dinero tiene— tras oírle decir un par de palabras que a partir de cualquier pista meramente visual. Subtilius tenía una voz perfecta: consonantes nítidas y afiladas como un cuchillo, vocales diferenciadas a la perfección y articuladas de manera inmaculada. Es imposible aprender a hablar así a partir de los tres años. Por mucho que lo intentes, si empiezas con erres fuertes y pueblerinas —como yo— siempre te acabas delatando, tarde o temprano. Solo puedes lograr esa claridad tintineante y esas labiales y dentales en extremo hermosas si has empezado a aprenderlas antes de saber andar. Ahí es donde los actores se equivocan, por supuesto. Tras años de estudio pueden conseguir sonar cual aristócratas, pero siempre que se restrinjan a los tonos conversacionales corrientes; ahora bien, si se les ocurre gritar, cualquier oído educado puede percibir el gañido septentrional o el balido sureño, nítidos como una mancha en una sábana blanca. Subtilius tenía una voz que cualquiera pagaría por escuchar, incluso si lo único que estuviera haciendo fuese indicar el camino para llegar a la puerta Sur o insultar a un mozo porque los posos se habían mezclado con el vino. Huelga decir que ese tipo de perfección resulta de lo más irritante, salvo para quienes son de auténtica cuna aristocrática. Mi padre era cardador y jabonero en Ap’Escatoy. Mi primer trabajo fue acompañarle de madrugada en el carro recogiendo por las posadas el contenido de los orinales. He pasado cuarenta años tratando de sonar como un caballero, y hoy en día puedo engañar a cualquiera salvo a mí mismo. Subtilius nació perfecto y nunca tuvo que esforzarse.

—¿Dónde demonios has estado? —le pregunté—. La guardia ha puesto la ciudad patas arriba buscándote. ¿Cómo saliste de la barbacana? Todas las puertas estaban vigiladas.

—Fácil —dijo riéndose—. No salí. He estado aquí todo el tiempo, instalado en el campanario.

Claro. El Studium, como estoy seguro que sabéis, está incrustado en el muro oeste de la barbacana. Lo registraron, lógicamente, el mismo día que escapó, tras lo cual llegaron a la conclusión de que de alguna manera debía de haber conseguido salir por la puerta y llegar a la Ciudad Baja. Nunca se les hubiese ocurrido mirar en el campanario. Hace veinte años, un prisionero fugado se escondió allí y cuando lo encontraron estaba requetemuerto. Nada puede sobrevivir en la cámara de la campana cuando el reloj da las horas; la mera presión del sonido te haría papilla el cerebro. Bueno, supongo que un par de hombres de la Guardia asomarían la cabeza en la cámara en algún momento, cuando sabían que no corrían peligro, pero no la registrarían de manera exhaustiva, porque todo el mundo conoce la historia. Pero en ese caso…

—¿Por qué no estás muerto?

Me sonrió de oreja a oreja.

—Porque ese viejo cuento no es más que una milonga de tomo y lomo. Siempre había tenido mis dudas al respecto, así que me tomé la molestia de comprobar los archivos. El prisionero que se escondió allí arriba murió de septicemia, causada por un arañazo que se hizo al salir por una ventana rota. Todo eso de que las campanas lo mataron era pura mitología. Ya sabe cómo le gusta a la gente creerse ese tipo de historias. —Me dedicó una encantadora sonrisa—. De modo que me han estado buscando en la Ciudad Baja, ¿eh? Así me gusta.

Curiosidad, supongo; el instinto de un verdadero estudioso, algo que él siempre había poseído. Aunque combinado, me atrevo a decir, con el pensamiento latente de que un día le resultaría útil contar con un escondrijo seguro y garantizado. Me pregunté cuándo habría estado rebuscando en los archivos, ¿a los quince años?, ¿a los diecisiete?, ¿a los veintiuno?

—Tampoco estoy diciendo que fuera lo que se dice agradable —continuó—, no en el momento exacto en que las campanas daban las horas. La torre entera tiembla, ¿lo sabía? Es un milagro que no se haya desplomado. Pero descubrí que si me metía telarañas en las orejas (aplastándolas y empujándolas bien adentro hasta que ya no cabía ni una más), el sonido se amortiguaba un tanto, hasta el punto de resultar tolerable. Y si hay algo de lo que no hay escasez allí arriba es de telarañas.

Las arañas siempre me han dado pánico. Estoy seguro de que él lo sabía.

—Bien —dije con brusquedad; me sentía avergonzado de mí mismo porque mi primera reacción había sido admirativa—. De modo que asesinaste a un hombre y te las has apañado para seguir en libertad durante tres semanas. ¡Impresionante! Pero, por el amor de Dios, ¿de qué te has estado alimentando? Deberías de estar en los huesos.

—No estuve allí todo el tiempo —respondió con un encogimiento de hombros—. Sin entrar en detalles, hacía mis excursiones alrededor del mediodía y de la media noche. —Cuando las campanas tañen doce veces; hay un límite, me imagino, a la capacidad protectora de las telarañas—. Es alucinante cuánta comida en perfecto estado se tira a la basura en las cocinas. Usted está en el comité encargado de los víveres, de verdad que tendrían que hacer algo al respecto.

Forma parte de su genialidad, supongo, el hacer que su fuga desesperada y sus tres semanas de tormento en el campanario sonasen igual que una travesura estudiantil; igual que cuando consiguió dar la impresión de que escribir la Séptima Misa había sido pan comido, como si fabricase misas cual salchichas, en cualquier momento de ocio entre resaca y resaca. A lo mejor el secreto de los logros sublimes es que en realidad no hay que tratar de conseguirlos. Aunque, primero, tienes que comprobar los archivos, aprender las doce modulaciones mayores del modo vesani o nacer en una familia que pueda trazar su pedigrí hasta llegar a Boamond.

—Bien —dije poniéndome en pie—. Lo siento, pero has sufrido todo eso para nada. Voy a tener que entregarte. Y eres consciente.

Se limitó a reírse de mí. Me conocía demasiado bien. Sabía que si de veras esa hubiera sido mi intención lo habría hecho en el primer momento, habría gritado a pleno pulmón llamando a la guardia en lugar de alarmarme pensando en los postigos. Él lo sabía; yo no, no hasta que lo oí carcajearse. Hasta ese momento yo había creído haber hablado totalmente en serio. Pero él tenía razón, por descontado.

—Claro —dijo—. Adelante.

Volví a sentarme. En ese momento lo odié con toda mi alma.

—¿Qué tal va el concierto? —preguntó.

Durante unos instantes no supe de qué estaba hablando. Entonces me acordé: su último concierto, o al menos eso es lo que hubiera debido ser. El manuscrito que me entregó en la celda del corredor de la muerte.

—Dijiste que no lo terminase.

—¡Dios bendito! —Le había hecho gracia—. Di por sentado que no haría ni caso. Bueno, esto me ha llegado al alma. Gracias.

—¿Por qué estás aquí?

—Necesito dinero —respondió, y en cierta manera su voz se las arregló para perder un punto de su encanto meloso—. Y ropa y zapatos, cosas así. Y alguien que deje una puerta abierta por la noche. Ese tipo de detalles.

—No puedo.

—Sí que puede, lo sabe —dijo con un suspiro—. Lo que quiere decir es no quiero.

—No tengo nada de dinero.

Me miró con tristeza.

—No estamos hablando de grandes sumas, concepto que depende por completo de la situación. Lo bastante para permitirme salir de la ciudad y coger un barco, nada más. Esa es una fortuna que supera los sueños de la avaricia. —Tras hacer una pausa (yo diría que por cuestión de efecto), añadió—. No le estoy pidiendo que me lo regale sin más. Tengo algo que vender.

Durante un instante, toda la piel de mi cuerpo se quedó fría. Me imaginaba lo que era. ¿Qué otra cosa podría tener para vender aparte de…?

—Tres semanas en ese jodido campanario —continuó, y ahora sonaba exactamente como el Subtilius de antes—. Sin nada que hacer en todo el día. Por suerte, en mi segunda excursión a los cubos de basura pasé por delante de una puerta abierta, de algún estudiante de primero, supongo, que todavía no había aprendido que hay que mantenerla cerrada. Se había comprado tinta, plumas y media resma de papel del bueno. No creo que vuelva a cometer ese error.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Yo amo la música. Ha sido mi vida. La música ha informado mi desarrollo personal, me ha dado más placer del que puedo cuantificar o cualificar; también me ha llevado de la cardaduría en Ap’Escatoy al Studium, y me ha mantenido aquí, al menos por ahora. Todo lo que soy, todo lo que tengo, se lo debo a la música.

Por lo que le estoy debidamente agradecido. La parte triste del asunto es que nunca he tenido suficiente. Nunca he tenido suficiente música en mí; nunca suficiente dinero. El placer, emocional e intelectual, es una cosa. El dinero, sin embargo, es otra. Casi suficiente —no soy una persona dada a los lujos, no despilfarro, pero la mayor parte parece irse en los gastos generales: facturas de la universidad, sueldos de los sirvientes, contribuciones a este y a aquel fondo, e impuestos, cómo no; todo ese tipo de tonterías—, pero nunca lo bastante para permitirme sentir cómodo. Por culpa del dinero vivo en un estado de ansiedad constante y, de manera inevitable, esa ansiedad repercute negativamente en mi relación con la música. Y cuanto más me esfuerzo, menos fluye la inspiración. Cuando no lo necesito, cuando estoy relativamente cómodo y la preocupación se mitiga una temporada, a veces se me ocurre una melodía sin previo aviso y escribo algo bastante bueno. Sin embargo, cuando me enfrento a una fecha límite o las facturas están al caer y tengo la cartera vacía; cuando necesito dinero, la inspiración parece secarse por completo, y de lo único de lo que soy capaz es de moler un pedacito del bloque de sal de lo que llevo aprendido o de tratar de disfrazar algo viejo, ya sea propio o ajeno, y cruzar los dedos para que nadie se dé cuenta. En esas ocasiones me enfado con la música. Incluso me imagino —equivocadamente, desde luego— que deseo estar de vuelta en la cardaduría. Pero la cardaduría pasó a la historia largo tiempo atrás, por supuesto. Mi hermano y yo la vendimos tras la muerte de mi padre, y el dinero se gastó hace años, de suerte que ni siquiera puedo echar mano de eso. Solo de la música.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

—Has escrito algo —dije.

—Oh, sí. —Sacó un fajo de papeles de dentro de la camisa—. Una sinfonía, en tres movimientos y una coda. —Supongo que alargué la mano de manera instintiva, porque él retrocedió ligeramente—. Y completa, para su tranquilidad. Toda suya, si la quiere.

Toda mi vida he tratado de parecer una persona culta y refinada, un intelectual en lugar de un mero cuerpo físico. Sin embargo, cuando deseo algo y lo tengo tan cerca que puedo tocarlo, sudo. Se me humedecen las manos y noto cómo las gotas me levantan el flequillo allí donde este me roza la frente.

—Una sinfonía —fue todo lo que conseguí articular.

—Mi cuarta —dijo moviendo la cabeza afirmativamente—. Creo que le va a gustar.

—Toda mía, si la quiero.

—¡Eh! —Fingió fruncir el ceño—. Toda suya, si paga por ella. Su oportunidad de ser un insigne mecenas de las artes, como los Eberhart.

Lo miré fijamente. Toda mía.

—No seas gilipollas —le grité—. No puedo sacarle ningún partido. A mí no me serviría de nada.

—Ni siquiera le ha echado un vistazo —dijo haciéndose el ofendido.

—Piénsalo —susurré furioso—. Eres un condenado a muerte fugado al que la guardia está buscando. De pronto me presento yo con una flamante sinfonía de Subtilius. Resultaría obvio. Joder, cualquier idiota se daría cuenta al momento de que te había ayudado a escapar.

—Entiendo lo que dice —dijo suavemente mientras asentía con un cabeceo—. Pero podría contar que es una pieza vieja, algo que escribí hace años y que tenía guardado.

—¿Resulta creíble?

—Supongo que no. —Me sonrió, con una sonrisa semejante a un amanecer sobre la bahía, cálida, luminosa y humillante—. Así que supongo que tendrá que fingir haberla escrito usted, ¿no?

Fue como una bofetada en el rostro: insultante e inesperada.

—Por favor, ni lo sugieras. Sabes perfectamente bien que jamás podría hacer pasar por mía una obra tuya. Todo el mundo se habría dado cuenta tras los dos primeros compases.

Volvió a sonreír y supe que estaba jugando conmigo. Me había conducido con todo cuidado hasta el lugar justo donde deseaba que estuviese.

—Eso no será un problema. Resulta que la he escrito con su estilo.

Es posible que con la conmoción y la furia estuviese más obtuso de lo normal. Tardé un instante; pero luego caí en la cuenta de lo que acababa de decir.

—De ahí —continuó— lo de la forma sinfónica, que a mí nunca me ha gustado demasiado, pero que es una especie de sello característico suyo, ¿no? Y he utilizado el tetracordio de Mercurio por doquier, y hasta he incluido uno o dos compases del tema secundario de su Tercera. Aquí —dijo, y me alargó una página del fajo (solo una, no era tonto).

Yo no quería cogerla. Lo juro: fue como agarrar voluntariamente una ortiga y estrujarla en la mano. La miré.

Yo leo las partituras de corrido, como os podéis imaginar. Una ojeada y las tengo en la cabeza. Solo me llevó un par de segundos saber lo que tenía en la mano. Era una obra maestra, en efecto. Era absolutamente brillante, espléndida, el tipo de música que define para siempre un lugar y una época. Mientras la miraba, creció en mi interior, llenándome y asfixiándome, como si alguien me hubiera embutido una vejiga garganta abajo y hubiese empezado a hincharla. Era perfecta se mirase por donde se mirase; y sí, podía haberla escrito yo.

—¿Y bien? —dijo él.

Permitidme matizarlo. No, yo no podía haberla escrito, no en un millón de años, no aunque mi vida hubiese dependido de ello; no aunque, en un momento de paz y felicidad plenas, la inspiración más redonda de toda mi vida se hubiera instalado en mi mente y la conjunción de circunstancias hubiese sido tan propicia que hubiera podido aprovecharla en ese mismo momento, mientras la tenía íntegra y fresca en la cabeza (algo que, ni que decir tiene, jamás sucede). Yo nunca podía haberla escrito; pero estaba escrita con mi estilo, capturado con tanta exactitud que, quitándome a mí, cualquiera hubiese creído que era obra mía. No era solo por los períodos y adornos típicos de mis composiciones, mi forma de utilizar la orquesta, la manera tan matemática en la que construyo jugando con intervalos y cambios de clave. En una parodia se podía haber encontrado todo eso. La música que estaba mirando había sido escrita por alguien que me entendía a la perfección —mejor de lo que yo jamás me he entendido a mí mismo— y que sabía con exactitud lo que yo deseaba decir, aunque siempre me hubiesen faltado la habilidad y la fuerza para decirlo.

—¿Y bien? ¿Le gusta?

La pregunta más estúpida que había oído en mi vida y que, desde luego, no contesté. Estaba demasiado enfadado, desconsolado, avergonzado.

—Estoy bastante satisfecho con la cadencia —prosiguió—. Tomé la idea de aquel motivo recurrente en su Segunda, pero le di una especie de lavado de cara y lo adorné con unas cuantas plumas.

Nunca he estado casado, naturalmente, pero me imagino cómo tiene que ser llegar a casa sin avisar y encontrarte a tu esposa en la cama con otro hombre. Sería el amor lo que te inflamaría de odio. Ay, ¡cómo odié a Subtilius en ese momento! E imaginaos cómo os sentiríais si en vuestro matrimonio nunca hubieseis logrado tener hijos y ahora descubrieseis que ella estaba embarazada de otro hombre.

—Tiene que valer dinero —lo oí decir—. Justo el tipo de obra que le gustaría al duque.

Siempre había tenido ese don, Subtilius. La habilidad para quitar las palabras de la boca a la peor parte de mí, esa parte que yo de mil amores extirparía a sangre fría con un cuchillo si supiese dónde en mi cuerpo está localizada.

—¿Y bien?

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Un día, cuando yo tenía diecinueve años, mi padre, mi hermano mayor y yo íbamos en la carreta —yo había vuelto a casa durante las vacaciones y les estaba echando una mano en las rondas—, camino de los viejos graneros donde mi padre hervía el jabón. La senda discurre por lo alto de un cerro, y el agua le desgaja enormes terrones cuando llueve. La víspera había estado diluviando y, para cuando tomamos la cerrada curva de la cima, ya casi era de noche. Supongo que mi padre no vio que parte del camino se había desprendido. El carro se precipitó. Yo estaba sentado en la parte posterior y salí volando por los aires limpiamente. Mi padre y Segibert se las apañaron para saltar justo cuando el carro se despeñaba; Segibert se aferró al tobillo de mi padre y mi padre se aferró a una piedra que sobresalía del suelo. Yo conseguí agarrarle la muñeca con una mano y, durante un instante, nos quedamos así, atorados. Nunca he sido robusto y no tenía la fuerza suficiente para izarlos, ni un centímetro. Lo único que podía hacer era aguantar, y sabía que si permitía que la mano de mi padre se deslizara lo más mínimo lo perdería, y ambos, las dos personas a las que más quería en el mundo, se precipitarían hacia la muerte. Sin embargo, en ese momento, cuando todos los pensamientos habidos y por haber me estaban pasando por la cabeza, se me ocurrió: si se caen los dos y se matan, entonces, tras la venta del negocio, solo estaré yo, y casi trescientos ángeles, y ¿qué no podría hacer con esa cantidad de dinero?

Entonces Segibert se las apañó para hacer pie, y entre los dos consiguieron subir arrastrándose hasta que por fin se hallaron en el camino, a mi lado, y poco después los tres estábamos llorando a lágrima viva y mi padre me estaba diciendo que le había salvado la vida y que nunca lo olvidaría. Y me sentí terriblemente culpable, igual que si les hubiese dado un empellón para que se despeñaran.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Bueno, pensé. Sí. Vale un montón de dinero.

—Es más del estilo del antiguo duque —estaba diciendo Subtilius—, a él le habría encantado, era un hombre con gusto y criterio. Comparado con él, el joven Sighvat es un bárbaro. Pero incluso a él le gustará, estoy convencido.

Un bárbaro. El antiguo duque acostumbraba a castigar a los deudores dándoles una cierta ventaja y soltando a continuación a sus perros lobo. El año anterior, Sighvat había abolido el impuesto de capitación e instaurado un salario mínimo para los jornaleros agrícolas. No obstante, el antiguo duque tenía mejor oído para la música y era un mecenas la mar de generoso.

—No puedo —dije.

—Claro que puede —replicó él enérgicamente—. A ver, yo estaba pensando como que en unos trescientos. Con eso me alcanzaría para mis gastos.

—No tengo tanto dinero.

Me miró.

—No —dijo—, no creo que lo tenga. Bueno, ¿cuánto tiene?

—Puedo darte cien ángeles.

Que era la verdad. En realidad tenía ciento cincuenta en la caja de madera de debajo de la cama. Era la entrada que había aceptado del maestro de capilla por el concierto Inconcluso, así que, hablando con propiedad, de todos modos era dinero de Subtilius. Pero necesitaba los cincuenta. Tenía facturas que pagar.

—Entonces eso tendrá que bastar —dijo bastante jovialmente—. Me alcanzará para pagar los sobornos y un pasaporte falso. Tan solo tendré que robar comida y ropa. Eso es inevitable. Es usted un buen hombre, profesor.

Todavía estaba a tiempo. Podía abrir la puerta y llamar a gritos a un celador. Aún era inocente de todo crimen, contra el estado y contra mí mismo. Subtilius regresaría al corredor de la muerte, yo podría arrojar el manuscrito a las llamas y retomar mi vida, mi lenta, difícil e inevitable escalada colina arriba camino de la pobreza y el sufrimiento. O podía llamar al celador pero no quemar la música. ¿Qué me sucedería exactamente si me pillaban ayudando a un criminal? Yo no soportaría la cárcel. Tendría que suicidarme; ahora bien ¿se me presentaría la ocasión? Pagar la fianza estaba descartado, de manera que quedaría en prisión preventiva a la espera de juicio. Era harto improbable que los carceleros se dejasen en mi celda cuchillos, navajas de afeitar o veneno que pudiese utilizar. En la cárcel, la gente se ahorca, teje sogas a partir de sábanas; pero ¿y si la fastidiaba y terminaba paralítico de por vida? Incluso si conseguía librarme de ir a prisión, una condena implicaría mi despido inmediato sin ninguna posibilidad de conseguir otro puesto. Pero eso no tendría importancia si lograba conservar la sinfonía. Somos, ¡alabado sea el Sol Invicto!, una nación extraordinariamente cultivada, hasta extremos casi obsesivos, y la música es nuestra vida. Lo que hubiese hecho su compositor daba igual, una obra de esa calidad siempre valdría una enorme suma de dinero, lo bastante para permitir que me retirase y no tuviera que escribir otra nota en el resto de mi vida…

Al parecer, yo era un buen hombre. Él me estaba agradecido, por estafarle. Yo era un buen hombre, porque estaba dispuesto a hacer pasar por mío el trabajo de un hombre mejor que yo; porque estaba dispuesto a ayudar a un asesino a escapar de la justicia.

—¿Adónde vas a ir? —pregunté.

—Es mejor que no lo sepa —respondió con una sonrisa—. Digamos, simplemente, que muy lejos.

—Eres famoso —señalé—. En todas partes. En cuanto escribas algo sabrán que eres tú. Comprenderán que fui yo quien te ayudó a escapar.

Bostezó. Parecía agotado; normal, después de tres semanas en un campanario con ocho de las campanas más grandes del imperio dando los cuartos de hora a centímetros de su cabeza. Era imposible que hubiera dormido más de diez minutos seguidos.

—Voy a dejar la música. Esta es definitiva y categóricamente mi ultimísima composición. Tiene toda la razón: en cuanto escribiese algo, me delataría. Hay un puñado de lugares con los que el imperio no tiene tratados de extradición, pero antes muerto que vivir en ellos. Así que es bien sencillo: ya no volveré a componer. Al fin y al cabo —añadió tapándose la boca con la mano como le habían enseñado de niño—, hay montones de otras cosas que podría hacer. Con la música lo único que he conseguido ha sido meterme en líos.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Cuando apartas a un lado las paparruchadas de siempre y te quedas a solas contigo mismo en tu cabeza, ¿en qué es en lo que, a fin de cuentas, crees de verdad? Esa es una pregunta que ha ocupado un porcentaje sorprendentemente pequeño de mi atención a lo largo de los años. Extraño, dado que dedico una considerable proporción de mi jornada laboral a componer odas, misas e himnos al Sol Invicto. ¿Creo en Él? A decir verdad, no estoy seguro. Creo en el gran disco blanco del cielo, porque está ahí y todo el mundo lo ve. Creo que existe algún tipo de autoridad suprema —algo en la línea de Su Majestad el Emperador, solo que más poderoso e incluso más remoto—, que en teoría controla el universo. Aunque, en qué consista este control exactamente, me temo que no sabría decirlo. Es de suponer que regule los asuntos de las grandes naciones, que entronice y destrone a emperadores y reyes —y a lo mejor a príncipes y duques, pero es bastante más plausible que delegue este tipo de trabajos en una especie de cuerpo de funcionarios del Sol Divino—, y que intervenga en los juicios por injusticia y blasfemia importantes, siempre que se necesite sentar precedente o aclarar algún punto de una ley. ¿Se encarga en persona de mis asuntos?, ¿es siquiera consciente de mi existencia? Pensándolo bien, lo más probable es que no. No le alcanzaría el tiempo.

En cuyo caso, si es que siquiera tengo un expediente, supongo que estará en la mesa de algún auxiliar, junto con otros cientos, miles, millones de expedientes. No puedo decir que la idea me moleste en exceso. Prefiero con mucho que se me deje en paz y tranquilo. Que yo sepa, mis plegarias —en su mayoría pidiendo dinero; alguna que otra, por la vida o restablecimiento de algún familiar o amigo— nunca han sido escuchadas, así que yo creo que la autoridad divina funciona siguiendo más o menos los mismos criterios que su equivalente civil; si no esperas nada bueno de ella, no te llevarás un chasco. No obstante, muy de tarde en tarde, sucede algo que solo puede achacarse a la intervención divina y que pone patas arriba y reconfigura mi visión del mundo y mi interpretación de la naturaleza de las cosas. Para mí, la explicación es que en realidad se trata de algo que le está sucediendo sobre todo a otra persona —una persona importante, cuyo expediente está en manos de un funcionario de alto rango o incluso de alguien situado todavía más arriba— y yo solo estoy implicado tangencialmente y, por lo tanto, afectado de manera indirecta.

Un buen ejemplo es la fuga de Subtilius de la barbacana. Entonces pensé que qué buena suerte la mía. Pero, tras reflexionar con más detenimiento, me he dado cuenta de que en realidad lo que intervino fue su buena suerte, que a mí se me permitió compartir, del mismo modo que el sirviente que sujeta el paraguas del emperador tampoco se moja cuando llueve.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Más fácil no pudo ser. Yo salí primero, para ir abriendo puertas y asegurarme de que no había nadie vigilando. Él me siguió, envuelto en la ostentosa túnica con capucha de los maestros coristas —púrpura, con ribetes de armiño, suntuosamente bordada con hebras doradas y aljófares—; en cualquier otro lugar hubiese dado la nota, pero en la barbacana los coristas son algo tan normal que casi resultan invisibles. La buena fortuna jugó a nuestro favor haciendo que se pusiera a llover, de suerte que era de lo más natural que mi acompañante llevase la capucha puesta y se ciñese bien los pliegues alrededor de rostro y cuello. Él llevaba mis cien ángeles en los bolsillos, dentro de un par de calcetines, para evitar que las monedas tintineasen.

El portillo en el muro de la barbacana, que da a una tortuosa escalera —el camino más corto para llegar a la Ciudad Baja—, se cierra al anochecer, pero todos los funcionarios de la facultad tenemos las llaves. Abrí la puerta y me aparté a un lado para dejarlo pasar.

—Deshazte de la túnica en cuanto puedas —dije—. Denunciaré su robo a primera hora de la mañana, así que andarán buscándola.

—De acuerdo —dijo asintiendo con la cabeza—, gracias por todo, profesor. Solo quisiera decirle…

—Lárgate de aquí antes de que te vea alguien.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Pocas sensaciones hay en la vida tan excitantes como la de salirte con la tuya. A mí me parece que, cuando eres alguien como yo, se debe mayormente a que en realidad no contabas en absoluto con ello. Al alivio natural le añades, por ende, el desacostumbrado placer del triunfo. Además, habida cuenta de que el triunfo no es posible sin la derrota de alguien, está el exquisito sentimiento de superioridad, que yo disfruto por el mismo motivo por el que los gourmets aprecian esas pequeñas trufas grises que crecen en los troncos de los abedules muertos: no porque sean nutritivas ni sabrosas, sino tan solo porque son muy escasas. Por supuesto, quedaba por ver si definitivamente salía impune tras encubrir a un asesino y ayudar a un fugitivo. Todavía existían bastantes probabilidades de que Subtilius fuera pillado por la guardia antes de que pudiese abandonar la ciudad, y en ese caso perfectamente podría revelar la identidad de su cómplice, aunque solo fuese para que dejaran de golpearlo. Pero, me dije a mi mismo, no pasaría nada. Me limitaría a decirles que se había colado en mis aposentos y había robado el dinero y la túnica, y ellos no tendrían manera de demostrar lo contrario. Eso fue lo que me dije; desde luego que sabía muy bien que, si me interrogaban, lo más probable es que mi temple demostrase ser tan frágil como una cáscara de huevo, y que lo único que pudiese impedirme confesar hasta el último detalle fuera que el terror me impidiese articular ni una frase coherente. Creo que hay que ser la mar de valeroso para ser un delincuente habitual; mucho más valeroso que los soldados que encabezan las cargas o que no retroceden ante la caballería. Yo consigo a duras penas imaginarme a mí mismo haciendo algo así, por miedo al brigada; pero ante la idea de cometer cualquier acto ilegal, el pavor me paraliza literalmente. Y sin embargo, el valor, tan esencial para el criminal como su palanqueta y su cachiporra, se considera una virtud.

Lo primero que hice cuando regresé a mis aposentos fue encender la lámpara y abrir los postigos, porque nunca los cierro salvo cuando nieva y, si los veían atrancados, mis conocidos podrían haberse preguntado qué sucedía. Luego me serví un vasito de brandi —hubiese sido uno grande, pero la botella estaba casi vacía—, me senté con la lámpara tan cerca que notaba la quemazón en la cara, abrí la partitura manuscrita y la leí.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Cuentan que la primera vez que enviamos barcos para comerciar con los salvajes de Rhoezen llenamos las bodegas de todo tipo de fruslerías que creímos gustarían a un pueblo primitivo: abalorios, broches de hojalata baratos, bufandas, camisas, hebillas con un chapado tan fino que el plateado casi se desprendía al tocarlas… y demás cosas así. Y espejos. Pensamos que los espejos les encantarían. De hecho, contábamos con comprar el terreno suficiente para cultivar el maíz suficiente para alimentar la Ciudad con solo una caja de espejos de mano, a diez céntimos de ángel la docena en el almacén de los hermanos Scharnel.

Nos equivocamos por completo. El capitán del primer barco que trató con los nativos les entregó una selección de sus mercancías a modo de muestras gratuitas. Todo parecía estar yendo sobre ruedas hasta que descubrieron los espejos. No les gustaron. Los arrojaron al suelo y los pisotearon, y luego atacaron a los nuestros con lanzas y hondas, hasta que el capitán tuvo que disparar un cañón para que sus hombres pudiesen retroceder hasta la playa sanos y salvos. Más adelante, cuando consiguió capturar a un par de nativos y los interrogó mediante un intérprete, descubrió el problema. Los espejos, explicaron los prisioneros, eran objetos malignos. Te succionaban el alma por los ojos y la encerraban bajo la superficie del «agua dura y seca». Robar el alma a una tribu inofensiva que solo había tratado de mostrarse hospitalaria con los extranjeros no era, en su opinión, un comportamiento propio de personas civilizadas. De ahí que nosotros no fuésemos bienvenidos en su tierra.

Cuando oí la historia por primera vez, pensé que los salvajes habían reaccionado de manera un tanto exagerada. Cuando terminé de leer la sinfonía de Subtilius, escrita con mi estilo, me vi obligado a reconsiderar mi opinión. Robar el alma de un hombre es una de las peores cosas que puedes hacerle, y poco importa que la encierres en un espejo o en treinta páginas manuscritas. No es algo que se pueda llegar a perdonar jamás.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Y entonces, tras un rato sentado inmóvil y en silencio, hasta que el aceite de la lámpara se consumió y me quedé solo y en completa oscuridad, me encontré pensando: sí, pero nadie lo sabrá nunca. Lo único que tenía que hacer era sentarme, copiarla de mi puño y letra y luego quemar el original, y no habría ninguna prueba, ningún testigo. Los filósofos y reverendos padres no hacen más que hablar de la verdad, de cómo siempre termina imponiéndose, de cómo siempre acabará saliendo a la luz, como los pimpollos que crecen en las grietas de los muros hasta que las raíces hacen añicos la piedra. No es verdad. Subtilius jamás se lo contaría a nadie (y además, que lo atraparan y colgasen solo era cuestión de tiempo, lo que lo silenciaría para siempre). Y yo ni loco iba a soltar prenda. Si hay una verdad que nadie conoce, ¿sigue siendo verdad?, ¿o es como una luz brillando en una casa cerrada con llave y con los postigos atrancados que nadie llegará a ver jamás?

Yo sí la conocería, naturalmente. Le di unas cuantas vueltas a esto. Pero luego pensé en el dinero.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

El estreno de mi Sinfonía n.º 12 tuvo lugar en la colegiata el Día de la Ascensión, 775 AUC, con la presencia de su alteza el duque Sighvat ii, la duquesa y la duquesa viuda, el archimandrita del Studium y una distinguida audiencia compuesta por miembros de la universidad, la corte y la flor y la nata de la buena sociedad. Tengo que decir que fue un éxito. Al duque le entusiasmó hasta tal punto que pidió una gala especial en palacio. Menos prestigiosa, pero bastante más lucrativa, fue la licencia que negocié con el maestro de capilla: una docena de representaciones en el Salón Imperial a mil ángeles cada una, tras las cuales yo recuperaría los derechos. Más adelante llegué a acuerdos similares con maestros de capilla, músicos de corte y directores de orquesta de todo el imperio, llevando buen cuidado de conservar los derechos de la venta de partituras, que licencié a los dueños de la papelería de la corte por un pago inicial de cinco mil más un cinco por ciento de regalías. Mi titularidad en la universidad pasó a ser definitiva, lo que quería decir que solo se podían librar de mí con un decreto de pérdida de derechos civiles aprobado por ambas cámaras legislativas y ratificado por el duque, y únicamente por corrupción o inmoralidad flagrante; mi estipendio se incrementó de trescientos a mil al año, garantizado de por vida, con pluses en el caso de que en algún momento tuviese a bien impartir clases de verdad. Seis meses después de la primera representación, mientras estaba sentado en mi cuarto desplazando cuentas en el ábaco, me percaté de que ya no necesitaba volver a trabajar. Casi de sopetón, todos mis problemas se habían acabado.

En eso, y en lo que sucedió después, baso mi opinión de que no hay justicia; de que al Sol Invicto —si acaso Él es algo además de una bola de fuego en el cielo—, el destino y la vida de los mortales vulgares le traen sin cuidado y, por lo tanto, no interfiere en ellos; y de que la moralidad es tan solo una estafa con la que el Estado y sus funcionarios nos engañan para así impedir que fastidiemos demasiado. A cambio de una vida de dedicación a la música, fui recompensado con preocupaciones, sufrimiento e incertidumbre. A cambio de dos crímenes, uno contra el Estado y otro contra mí mismo, fui recompensado con todo lo que siempre había deseado. Que quien pueda me lo explique.

¿Con todo? Vaya que sí. Al principio, yo estaba aterrorizado ante los encargos que empezaron a lloverme del duque, de otros duques y príncipes, e incluso de la corte imperial; porque sabía que era un farsante, que nunca sería capaz de escribir nada ni de lejos tan bueno como la sinfonía, y que solo era cuestión de tiempo que alguien comprendiese lo que realmente había ocurrido y los soldados se presentaran en mi puerta para arrestarme. Pero me senté, con una lámpara y un grueso taco de papel; y caí en la cuenta de que, al no necesitar ya el dinero, lo único que tenía que hacer era rechazar los encargos —educadamente, ni que decir tiene— y nadie podría hacerme nada. No tenía que escribir ni una sola nota si no quería. Podía hacer lo que se me antojase.

Cuando lo comprendí empecé a escribir. Y, sabiendo que en realidad no importaba, apenas me esforcé. Cuanto menos me esforzaba, más fácil me era dar con una melodía (conseguir extraer de mí una melodía había sido siempre algo parecido a arrancarme un diente). Una vez la tenía, me limitaba a dejarla sonar un rato en mi cabeza y transcribía el resultado. Cuando ya había llenado el número requerido de páginas, firmaba con mi nombre en la parte de arriba y las enviaba. Sin preocuparme demasiado. Si no les gustaban, ya sabían lo que podían hacer.

De tarde en tarde, al menos al principio, me preguntaba: «¿Algo de lo que escribo es bueno?». Pero eso nos lleva a plantearnos la siguiente cuestión: ¿y qué leches sabe nadie? Si el criterio es la reacción de la audiencia o la suma de dinero ofrecida por el siguiente encargo, yo no dejaba de mejorar. Por supuesto que eso era absurdo. Hasta yo me daba cuenta. Pero no; público y críticos insistían en que cada una de mis nuevas piezas era mejor que sus predecesoras (aunque la Sinfonía n.º 12 era la que se mantenía en los repertorios, mientras que las obras maestras más recientes entraban y salían de ellos; aunque a mí me importaba un bledo). Un cínico argumentaría que, como yo había triunfado por todo lo alto, ya nadie se atrevía a criticar mi obra por miedo a quedar como un tonto; la única reacción permitida era una adulación siempre creciente. Al ser yo mismo un cínico, sustenté esta opinión una temporada. Sin embargo, al ver cómo se sucedían los éxitos, el dinero continuaba fluyendo y yo me las apañaba para seguir componiendo más y más música, empecé a albergar mis dudas. Todos esos miles de personas, pensé, no pueden estar engañándose a sí mismas. Llega un momento en el que se alcanza una masa crítica, y a partir de entonces la gente cree sinceramente. Así es como nacen las religiones y como cambian los criterios. Con mi éxito, yo había redefinido el concepto de belleza en la música. Si algo sonaba parecido al tipo de composiciones que yo escribía, la gente estaba dispuesta a creer que era sublime. Al fin y al cabo, la belleza es tan solo algo que se aprende: el grosor de una ceja, diferencias mínimas en la proporción entre la longitud y anchura de una nariz, o un pórtico o una columnata. Los gustos evolucionan. A la gente le gusta lo que se le da.

Además, acabé por comprender, la Sinfonía n.º 12 sí era mía; al menos hasta cierto punto. Después de todo, el estilo que Subtilius había tomado prestado era mi estilo, que yo había pasado toda una vida desarrollando. Y de acuerdo en que él ya poseía el talento en bruto, las alas, pero yo había sido su profesor; sin mí, ¿quién podía asegurar que hubiera llegado a dejar atrás las obras corales y religiosas para abrazar las orquestales? Como mínimo era una colaboración, en la que yo tenía argumentos convincentes para exigir ser considerado el socio mayoritario. Y si las puertas están cerradas con llave y los postigos atrancados, ¿a quién le importa que en el interior brille una luz? Para descubrirla habría que allanar la casa, lo que es un delito.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Aun así, empecé a realizar algunas averiguaciones con total discreción. Podía permitirme lujos, de suerte que no escatimé gastos. Contraté informantes en todas las ciudades y poblaciones importantes del imperio para que me mantuviesen al corriente sobre cualquier nueva composición destacada y compositor prometedor —traté de pagarlo de mi propio bolsillo, pero la universidad decidió que constituía una investigación académica justificada e insistió en correr con los gastos—. Siempre que recibía un informe que parecía apuntar a la posibilidad de la presencia de Subtilius, enviaba a algún estudiante a agenciarse una partitura o a asistir a un concierto y transcribir las notas. También contraté a otros agentes menos respetables para que repasaran los informes de las actividades criminales, se relacionasen con capitanes de la Guardia y pasaran el tiempo en tabernas poco recomendables, academias de esgrima, casas de locos y caballerizas. Tenía que andarme con pies de plomo, desde luego. Lo último que deseaba era que la Guardia reabriese el caso o se acordase de nombres como Subtilius o Aimeric de Beguilhan, así que no podía hacer circular descripciones ni retratos. No obstante, tampoco me parecía que esto fuese un gran inconveniente. Estaba convencido de que, tarde o temprano, si seguía vivo, la música terminaría por escapar y él se delataría. Lo que acabaría con Subtilius no sería el impulso creativo; esa sierva de la reina de las Musas, la necesidad apremiante y desesperada de dinero, sería la que lo empujaría a componer de nuevo. Sin duda haría todo lo que pudiera para camuflarse. Trataría de escribir baladas callejeras o ballets pantomima, convencido de que los músicos académicos no se rebajaban a prestar atención a ese tipo de obras. Pero solo podía ser cuestión de tiempo. Al fin y al cabo, yo conocía su obra hasta extremos que posiblemente nadie pudiese llegar a conocer jamás. Era capaz de detectar su mano en una secuencia de intervalos, una modulación o un cambio de clave, el amago de un adorno, el eco de una disonancia… En cuanto se pusiera a escribir ya sería mío, estaba seguro.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Me invitaron a dar una conferencia en la universidad de Baudoin. No me apetecía ir —siempre he detestado viajar—, pero el marqués era uno de mis mecenas más entusiastas y me ofrecían mil ángeles por una tarde de trabajo. Por extraño que parezca, la prosperidad no había disminuido mis ansias de ganar dinero. Supongo que por mucho que tuviese, no podía resistirme a la oportunidad de añadir un poquito más, por si las moscas. Contesté aceptando la invitación.

Cuando llegué (dos días en carruaje, un suplicio), me encontré con que habían organizado un espléndido recital con obras mías para el día después de la conferencia. Lo tenía complicado para coger y salirles con que estaba demasiado ocupado para asistir; por otra parte, la orquesta de Baudoin estaba conceptuada por entonces como la segunda o tercera mejor del mundo, y no podía evitar sentir curiosidad por cómo sonaría mi música interpretada por una agrupación de verdadera primera categoría. La orquesta que tenemos en Perimadeia está considerada excelente a nivel técnico, pero tiene una habilidad infalible para eliminar todo rastro de alegría de casi cualquier pieza. Arreglé el asunto de los derechos con el maestro de capilla, gracias a lo cual dupliqué mis ganancias por el viaje, y les dije que sería un honor y un placer asistir.

La conferencia fue bien. Me habían asignado la sala capitular del templo del Ascendiente —no es que cuente con la mejor acústica del mundo, pero las magníficas vidrieras están situadas de modo tan ingenioso que si impartes la conferencia alrededor del mediodía, como yo, y te colocas de pie ante el atril cara al público, te baña una luz roja y dorada maravillosa que te hace parecer envuelto en llamas—. Les obsequié con dos horas sobre semitonos diatónicos y cromáticos en el diapasón mezentenino (un asunto que me apasiona sobremanera, pero en Perimadeia ya me conocen demasiado y hace años que dejaron de escucharme) y puedo afirmar con toda sinceridad que me los metí en el bolsillo. Cuando terminé, el marqués se puso en pie y me dio las gracias —justo cuando se colocó a mi lado en el atril, el sol debió de salir de detrás de alguna nube o algo así, porque la luz que se filtraba por las vidrieras cambió de pronto de roja a azul, y en lugar de estar ardiendo pasamos a estar ahogándonos—, y luego el rector de la universidad me distinguió con un doctorado honorario, un bonito detalle por su parte, y pronunció un largo discurso sobre la integridad en la creación artística. Los asistentes empezaron a impacientarse un poco, pero a mí me pagaban por estar allí, así que no me molestó lo más mínimo.

Luego se celebró una recepción: buena comida y vino abundante. Debo confesar que no recuerdo gran cosa de la misma.

Disfruté del recital a pesar del persistente dolor de cabeza con el que me había levantado y que no conseguí quitarme de encima en todo el día. Como es lógico, tocaron la N.º 12, que ocupó toda la primera mitad. No estaba seguro de que me hubiera gustado la manera en la que habían interpretado el movimiento lento, pero el final fue espléndido, realmente le brotaron alas y alzó el vuelo. La segunda mitad fue todavía mejor. Tocaron dos de mis conciertos para cuerno vesani y un par de obras procesionales para templo, y hubo momentos en los que me descubrí sentado tieso como un palo en mi asiento, preguntándome: «¿De veras yo he escrito eso?». Lo que demuestra lo que cambian las cosas cuando escuchas tu obra interpretada por una orquesta de lo más competente y que la aprecia. Hubo un momento en el que la música me atrapó hasta tal extremo que fui incapaz de recordar lo que venía a continuación, y el desenlace —el solo de clarinete en el Phainomai— me pilló tan por sorpresa que se me hizo un nudo en la garganta. «Yo he escrito eso», pensé, y mentalmente tomé nota de esa fracción de segundo, igual que cuando aplastas una flor entre las páginas de un libro, para el futuro.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Terminado el concierto, cuando el director estaba saludando al público, fue cuando lo vi. Al principio no estuve seguro. Tan solo alcancé a atisbar un instante una cabeza vuelta para otro lado y, cuando miré de nuevo, lo había perdido en el océano de rostros. Me dije que me estaba imaginando cosas, y entonces lo volví a ver. Me estaba mirando.

Estaba previsto que se celebrase otra recepción, pero les dije que me encontraba mal, lo que tampoco es que fuese exactamente una mentira. Regresé a la suite de invitados. La puerta no tenía ni cerrojo ni pestillo, de modo que encajé el respaldo de una silla debajo del picaporte.

Mientras estaba en el recital, me habían traído una barbaridad de obsequios a la habitación. La gente me regala cosas ahora, cuando puedo permitirme comprar todo lo que se me antoja. Es cierto que los regalos que suelo recibir acostumbran a ser cosas que yo nunca me compraría, porque no las necesito para nada, y porque no carezco por completo de gusto. En esa ocasión, el marqués me había enviado un servicio de cena de oro macizo (para un hombre que, la mayor parte de las noches, cena solo en sus aposentos en una bandeja apoyada en las rodillas); una edición completa de las obras de Aurelianus con una recargada encuadernación en cuero dorado y tan pesada que no había quien la sujetara en la mano; y un traje de gran gala completo. Este último artículo se componía de una levita rojo brillante, bombachos de seda blanca por la rodilla, medias asimismo de seda blanca, relucientes zapatos negros con hebillas enjoyadas y una espada ropera.

Yo ya sé todo lo que quiero saber sobre armas, que es nada de nada. Cuando llegué a la universidad, mi mejor amigo desafió a un duelo a otro amigo nuestro. Por alguna cantinera. Los duelos estaban por entonces en pleno auge de popularidad y me dolió profundamente no ser escogido como padrino (más adelante me enteré de que fue porque habían elegido una hora que sabían coincidía con mi tutoría de Teoría y no querían que me la tuviese que perder). Se enfrentaron con espadas cortas en la pradera alargada a espaldas de la Facultad de Lógica. Mi mejor amigo murió allí mismo; su oponente aguantó algo así como un día y falleció entre alaridos, de septicemia. Si la violencia era eso, pensé, toda vuestra.

De modo que no sé nada sobre espadas, salvo que a los caballeros se les permite llevarlas por la calle; así que daba por hecho que una espada ropera de caballero debía de ser una especie de bonito juguete. A pesar de lo cual, cogí el obsequio del marqués, me puse mis gafas de leer y la examiné a la luz de la lámpara.

Era bastante bonita, tengo que reconocerlo, si te gusta ese tipo de cosas. El mango —no conozco los términos técnicos— era de plata, con algunos dorados y un esmalte de una escena pastoral en la cara interior de la pieza esa de chapa que supongo está diseñada con la intención de que te proteja la mano. Sin embargo, la hoja estaba en una clave totalmente distinta. Como siempre está escondida en la funda, yo me imaginaba que sería una barra plana y roma. Pues no. De unos tres palmos de larga, afilada, de sección triangular, tan delgada que el extremo era prácticamente un alambre, aunque extraordinariamente flexible y sorprendentemente rígida al mismo tiempo, afilada como una aguja, flamante, como recién salida de su envoltorio. Apoyé la punta en un cojín y apreté con suavidad. Lo atravesó y apareció por el otro lado, igual que si la tela no hubiera estado allí.

Me imaginé a mí mismo dando explicaciones a la guardia, no a la ordinaria, sino a la palatina; no pondrían a la Guardia normal a investigar una muerte ocurrida en el palacio. Era un criminal en busca y captura, ¿no lo sabían? Lo era, un asesino convicto. Mató a un hombre, y luego, cuando se fugó de la prisión, a un guardia. Fue alumno mío, hace años, antes de echarse a perder. No sé cómo entró aquí, pero quería dinero. Cuando me negué, dijo que tendría que matarme. Nos enzarzamos en un forcejeo. No recuerdo bien cómo acabó en mi mano la espada, supongo que debí de agarrarla en algún momento. Lo único que recuerdo es verlo a él tumbado ahí, muerto. Y entonces el capitán de la Guardia me miraría, con expresión seria pero tranquilizadora, y me aseguraría que sonaba como un caso evidente de defensa propia y que, de todos modos, no parecía que su muerte fuera una gran pérdida. No me costaba imaginármelo más preocupado por la brecha en las medidas de seguridad —un intruso desesperado colándose en el ala de invitados— que por la posibilidad de que el doctor honorario en Música, compositor favorito del marqués, hubiera asesinado a alguien de manera deliberada.

Sí, lo pensé. Después de todo, nadie lo sabría jamás. De nuevo no habría testigos. ¿Quién se iba a molestar en allanar una casa cerrada por si se daba la remota casualidad de que hubiera una vela ardiendo detrás de los postigos atrancados?

Esperé, con la espada sobre las rodillas, toda la noche. No se presentó.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

En lugar de eso, me alcanzó en una posada en las montañas durante mi camino de regreso a casa: un movimiento mucho más sensato, y el que debería haberme esperado.

Yo estaba durmiendo como un tronco cuando algo me despertó. Al abrir los ojos me encontré la lámpara encendida y a Subtilius sentado en una silla junto a la cama, mirándome. Al verlo, cualquiera hubiera pensado que yo había estado gravemente enfermo y él se negaba a abandonar mi cabecera.

—Hola, profesor —dijo.

La espada estaba en mi baúl, que estaba apoyado contra la pared que yo tenía enfrente.

—Hola Aimeric. No deberías estar aquí.

—No debería estar en ninguna parte —dijo con una sonrisa—. Pero qué demonios…

No vi ningún arma; ni cuchillo ni espada.

—Tienes buen aspecto —comenté.

Era cierto. Había ganado peso desde la última vez que lo había visto. Él había sido un muchacho flaco y de rostro afilado, que siempre me recordaba a una navaja abierta en un bolsillo. Ahora era ancho de hombros y tenía la cara rellena, y el pelo le estaba empezando a clarear un poco en la coronilla. Estaba bronceado por el sol y tenía las uñas sucias.

—Ha engordado —dijo—. El éxito le sienta bien, es evidente.

—Qué bien volver a verte.

—De bien nada —dijo, todavía sonriendo—. Bueno, al menos no para usted. Pero se me ocurrió pasar a saludar. Quería decirle cuánto me ha gustado el recital.

Pensé a qué podía estar refiriéndose exactamente.

—Claro —dije—. Nunca habías oído a una orquesta interpretándola.

Me miró como si no me hubiera entendido, durante un instante. Luego estalló en risas.

—Ah, está hablando de la sinfonía. En absoluto. Aquí la tocan cada dos por tres. —Su sonrisa se acentuó. Había perdido una paleta desde la última vez que lo había visto—. Le interesaría hacer algo al respecto. Está claro que se le están escapando regalías.

—En cuanto al dinero —dije, pero él me dirigió un ligero fruncimiento de ceño de reproche, como si hubiera hecho un comentario de mal gusto habiendo damas presentes.

—Olvídelo. Además, hoy en día no necesito dinero. Me estoy ganando la vida bastante bien, de una manera modesta.

—¿Con la música? —tuve que preguntar.

—Dios, no. No he escrito una nota desde la última vez que lo vi. Para eso casi mejor encargo afiches de «se busca» y los clavo en las puertas de los templos. No, me dedico al negocio del aceite. Gané una vieja almazara destartalada en una partida de ajedrez, al poco de llegar aquí, y ahora tengo siete molinos funcionando a tiempo completo durante la temporada y acabo de comprar dieciséis hectáreas de olivos maduros en el valle Santespe. Si todo va conforme a mis planes, dentro de cinco años hasta la última frasca de aceite de oliva que se compre y venda en este país me habrá hecho ganar seis peniques. Este es un lugar maravilloso, puedes hacer cualquier cosa que te venga en gana. A su lado, Perimadeia parece una morgue. Y lo mejor es —continuó, recostándose un poco en la silla— que soy extranjero, que hablo raro. Con lo que nadie me encasilla en cuanto abro la boca, como sí que ocurría allá. Puedo ser quien se me pase por las mismísimas narices ser. Es estupendo.

Fruncí el ceño. Me estaba forzando a hacerle la pregunta.

—¿Y tú quién quieres ser, Aimeric?

—Quien soy ahora —respondió con vehemencia—, no tengo ni la más mínima duda. Naturalmente que no voy a decirle mi nuevo nombre, no le interesa. Pero heme aquí, sin hacer mal a nadie, creando prosperidad y empleo para cientos de ciudadanos honrados, y disfrutando a lo grande por primera vez en mi vida.

—¿Y la música? —pregunté.

—¡Que le den a la música! —Me dirigió una sonrisa radiante—. Apenas pienso ya en ella. Esa minucia llamada sentido de la perspectiva… Hasta que no llegué a este país y empecé a rehacer mi vida no comprendí la verdad. La música solo me había hecho desgraciado. ¿Sabe qué? Desde que estoy aquí no me he metido en ninguna pelea. Apenas bebo, he dejado de jugar. Y sí, estoy comprometido y voy a casarme con una chica la mar de encantadora y respetable cuyo padre es el dueño de una importante compañía de transportes. Y todo eso gracias al aceite de oliva. Lo único que saqué de la música fue una soga alrededor del cuello.

Lo miré.

—Bien. Te creo. Y me alegro de corazón de que las cosas te hayan ido así de bien. Pero entonces, ¿qué estás haciendo en mi habitación en plena noche?

La sonrisa no se borró, pero se congeló.

—Bueno, la música como oyente es un asunto por completo distinto, todavía me gusta. He venido para decirle que he disfrutado sobremanera con el recital. Nada más.

—Te refieres a la sinfonía…

—No —dijo negando con la cabeza—, al resto del programa. A las obras que ha escrito por sí mismo. Al menos —añadió enarcando ligeramente una ceja— eso es lo que he dado por sentado. ¿O acaso ha reclutado a otro colaborador?

Lo miré con cara de pocos amigos. No me merecía eso.

—En ese caso, de verdad debo felicitarle. Ha madurado. —Hizo una pausa y me miró a los ojos—. Le han brotado alas. —La sonrisa regresó de sopetón, burlona, condescendiente—. ¿O es que no se había dado cuenta? Antes escribía una bazofia terrible.

—Sí.

—Pero ya no. —Se puso de pie y, durante una fracción de segundo, me asusté terriblemente. Pero tan solo se dirigió a la mesa y sirvió vino en un vaso—. No sé qué es lo que le ha pasado, pero la diferencia es extraordinaria. —Señaló un segundo vaso. Asentí con un cabeceo y él también sirvió vino en él—. Escribe como si la música ya no le diera miedo. De hecho, suena como si no tuviese miedo de nada. Sabe, ese es el secreto.

—Siempre tuve pavor al fracaso.

—Algo bastante razonable —dijo, y acercó los vasos. Cogí el mío y lo dejé junto a la cama—. Buen vino, este.

—Me puedo permitir lo mejor.

Él movió la cabeza afirmativamente y preguntó:

—¿Le gusta?

—No demasiado.

Mi respuesta lo hizo sonreír. Se bebió su vaso de un trago.

—Mi padre tenía un gusto excelente en cuestión de vinos —dijo—. Si la añada no era de al menos veinte años atrás y no había sido embotellado en una bodega desde la que se divisara el monte Bezar, solo valía para encurtir cebollas. Se bebió la granja y el terreno que teníamos con árboles madereros; y seis manzanas con buenas propiedades en la Ciudad que reportaban más que todo lo demás junto, y luego se murió y dejó que mi hermano mayor tuviese que apechugar con el desastre. La última vez que supe de él era un pobre viejecito con un sombrero de paja, que trabajaba las veinticuatro horas que Dios le dio al día y, a pesar de ello, el banco había ejecutado la hipoteca; me lleva tres años, ¡por el amor de Dios! Y mi otro hermano tuvo que incorporarse al ejército. Murió en Settingen. «Gloria eterna», lo llamaron en el templo, pero yo sé a ciencia cierta que lo de ser soldado lo aterrorizaba. Cuando llegó el carromato que lo iba a llevar a la academia trató de esconderse en el granero, pero mi madre lo sacó arrastrándolo del pelo. Lo que me ha llevado a ser de la opinión de que, a veces, el precio de una vida elegante y refinada es demasiado alto. —Me miró por encima del borde del vaso y sonrió—. Pero supongo que usted no estará de acuerdo.

—Continúo viviendo en los mismos aposentos de la universidad —respondí encogiéndome de hombros—. Y cinco días a la semana, mi cena sigue siendo pan con queso, en una bandeja frente al fuego. No fue porque avariciase los lujos. Era porque temía lo otro. —Mi turno de sonreír—. Nunca cometas el error de achacar a la avaricia lo que el miedo puede explicar. Yo debería saberlo. He vivido con miedo todos los días de mi vida.

Suspiró.

—No ha bebido —dijo.

—Creo que tengo un inicio de úlcera.

Él sacudió la cabeza con tristeza.

—De verdad que me alegro mucho. De lo de su música. ¿Sabe qué? Yo siempre lo desprecié; todos esos conocimientos, toda esa habilidad y técnica, y ni rastro de alas. Era incapaz de remontar el vuelo, así que pasó la vida tratando de inventar una máquina voladora. Yo aprendí a volar saltando desde los acantilados. —Bostezó y se rascó la nuca—. Por supuesto que la mayor parte de la gente que lo intenta así termina despanzurrada, pero a mí me funcionó bien.

—Yo no salté. Me empujaron.

Una enorme sonrisa se extendió poco a poco por su rostro, como el aceite sobre el agua.

—Y ahora quiere decirme cuán agradecido me está.

—No, en realidad, no.

—Vamos… —No estaba en absoluto enfadado, sino que se estaba divirtiendo. Probablemente fuese una suerte que la espada estuviera en el baúl—. Pero, ¡demonios!, ¿acaso le he hecho yo algo malo alguna vez? Mire todo lo que le he proporcionado a lo largo de los años. El prestigio de ser mi profesor y la fama que le reportó de rebote la mía. La sinfonía. Y ahora es capaz de escribir música casi tan buena, y por sus propios medios. ¿Y qué recibo yo a cambio? Cien ángeles.

—Doscientos —dije con frialdad—. Se te ha olvidado el préstamo anterior.

Se echó a reír y metió una mano en el bolsillo.

—En realidad, no. El otro motivo por el que estoy aquí. —Sacó un abultado monedero del tamaño de un puño y lo depositó en la mesa—. Ciento diez ángeles. Los intereses los he calculado a ojo de buen cubero, dado que no acordamos un tipo concreto en su momento.

Ninguno de los dos dijo nada durante un buen rato. Luego yo me puse de pie, me incliné sobre la mesa y cogí el monedero.

—¿No va a contarlo?

—Eres un caballero. Me fío de ti.

Asintió, como un tirador de esgrima reconociendo la validez de un tocado.

—Creo que con eso ya quedamos en paz, ¿verdad? Al menos que haya algo más que se me haya olvidado —dijo.

—En paz, salvo por una cosa.

Esto lo pilló por sorpresa.

—¿El qué?

—No debías haber renunciado a la música.

—No sea ridículo —me espetó—. Me hubiesen arrestado y colgado.

—Un módico precio que merecía la pena pagarse —dije, que era lo mismo que él había dicho cuando me confesó que había asesinado a un hombre: un módico precio que merecía la pena pagarse a cambio de la genialidad. Y lo que había dicho yo, tras escuchar todos los detalles—. No me mires con esa cara de enfado. Tú eras un genio. Escribías música que se seguirá interpretando cuando Perimadeia ya no sea más que un cerro cubierto de hierba. La Misa Mayor, la Sinfonía n.º 3, eso es probablemente todo lo que habrá sobrevivido al imperio dentro de mil años. ¿Qué eran la vida de un haragán y la de un carcelero frente a eso? Nada.

—Hace tiempo hubiera estado de acuerdo. Ahora, no estoy tan seguro.

—Vale, pero yo sí. Estoy totalmente convencido. Y si el sacrificio de sus vidas merecía la pena, también lo merecería el de la vida de un oleicultor, solo a cambio de que hubiese un concierto más. Tal como están las cosas… —Me encogí de hombros—. No es algo que dependa de mí, naturalmente, yo solo fui tu profesor. Eso es lo único que seré, dentro de mil años. Supongo que debería sentirme afortunado por ello.

Me miró durante un buen rato.

—Sandeces —dijo por fin—. Usted y yo siempre hemos compuesto por dinero. Y en realidad no se cree ni una sola palabra de lo que acaba de decir. —Se puso de pie—. Me alegro de haberlo vuelto a ver. No lo deje. A este paso, algún día acabará escribiendo algo merecedor de ser escuchado.

Se marchó y yo cerré la puerta con llave; aunque a esas alturas ya era demasiado tarde, desde luego. Sin duda típico de mí: siempre dejo las cosas para demasiado tarde, para cuando ya no importan.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Cuando regresé a la universidad fui a ver a un compañero del departamento de Filosofía Natural. Llevé conmigo una botellita en la que había guardado el contenido de cierto vaso de vino. Unos días más tarde pasó a verme.

—Tenías razón —me dijo.

Asentí con la cabeza.

—Me lo imaginaba.

—Raíz de arquero. La suficiente para matar a una docena de hombres. ¿De dónde cuernos la has sacado?

—Es una larga historia. Gracias. Por favor, si no te importa, no se lo comentes a nadie.

Él se encogió de hombros y me devolvió la botella. Yo la saqué fuera y derramé el contenido sobre un arriate de flores. Ese mismo día, más tarde, entregué un donativo —ciento diez ángeles— a los Hermanos de los Pobres, para su orfelinato en la Ciudad Baja; el primero, último y único donativo de toda mi vida. El padre superior me reconoció, por descontado, y me preguntó si quería que la donación fuese anónima.

—¡Ni hablar! Quiero que pongan mi nombre en letras bien grandes, donde la gente lo vea. Si no, ¿qué sentido tiene?

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Creo que ya he mencionado a mi hermano mayor, Segibert, el que rescaté cuando lo del carro en la ladera de la montaña, junto con mi padre. Lo recuerdo con cariño, aunque ya a una edad relativamente temprana me di cuenta de que era un estúpido, un vago redomado y un cobarde. Mi padre también lo sabía, y mi madre, así que a los diecinueve años Segibert se fue de casa. A nadie le dolió verlo marchar. Más o menos se fue ganando la vida como mejor pudo, pero ni siquiera su «mejor» era nunca gran cosa. A los treinta y cinco su deriva lo llevó a Perimadeia, donde se casó con una prostituta retirada (retiro que no le duró demasiado, por lo visto) e hizo un valeroso intento por ponerse al frente de una taberna, que duró nada menos que ocho muy meritorios meses. Para cuando llegaron los agentes judiciales, su esposa estaba embarazada, el dinero se había acabado largo tiempo atrás y la mejor manera de describir a Segibert sería como una serie de breves intervalos entre tragos. Yo acababa de ser elegido para mi puesto: el catedrático de música más joven de la historia; lo último que deseaba era relacionarme de cualquier modo con ese desastre que tenía por hermano. Al final le entregué treinta ángeles, todo el dinero que tenía, con la condición de que se marchara de la ciudad y jamás lo volviese a ver. Cumplió la segunda parte del trato muriendo pocos meses más tarde. Sin embargo, para entonces, ya pudo dejar un huérfano amén de una viuda. Ella contaba con una profesión para poder salir adelante, lo que sin duda tuvo que resultarle muy tranquilizador. Al alcanzar la mayoría de edad, o tal vez un poco antes, mi sobrino siguió los pasos profesionales de su padre. Cuando el muchacho tenía diecinueve años recibí una nota escrita a toda prisa en la que me pedía pagase una fianza, que se me pasó contestar, y ya no volví a tener ningún contacto con él. No llegué a conocerlo. Murió joven.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Mi segunda visita a una celda del corredor de la muerte. En esencia, lo mismo que en la primera: paredes, techo, suelo, un ventanuco con barrotes y una repisa de piedra para sentarse y dormir. Una puerta de acero con una pequeña trampilla deslizante en la parte de arriba.

—Creía que no había tratado de extradición entre Baudoin y nosotros —dije.

Él levantó la cabeza de entre las manos.

—No lo hay. Así que me agarraron en la calle y me metieron a empellones en un carruaje cerrado en el que cruzamos la frontera. Tres días antes de mi boda. Syrisca tiene que estar medio muerta de preocupación por mí.

—Seguro que eso fue ilegal.

—Sí —dijo moviendo la cabeza afirmativamente—. Creo que ha habido un animado intercambio de notas entre las embajadas, y el marqués ha presentado una queja oficial. Pero, por raro que parezca, sigo aquí.

Lo miré. La celda estaba oscura, por lo que yo no veía gran cosa.

—Te has dejado barba —comenté—. Eso es nuevo.

—Syrisca pensaba que la barba me sentaría bien.

Me contuve, aplazando el momento.

—Supongo que te sientes tratado injustamente.

—Pues sí. —Subió las piernas a la repisa y se encogió, abrazando las rodillas contra la barbilla—. Vale, cometí algunas estupideces de crío, pero también hice algunas cosas que no estaban nada mal. Y luego renuncié tanto a las unas como a las otras, senté la cabeza y me convertí en un ciudadano corriente. Ha pasado muchísimo tiempo. De veras que creía que ya no me quedaban cuentas pendientes.

Eché una ojeada furtiva a la celda. Lo que buscaba no parecía encontrarse allí, pero estaba bastante oscuro.

—¿Cómo dieron contigo? —pregunté.

Se encogió de hombros.

—Ni idea. Solo me cabe suponer que alguien del pasado debió de reconocerme, pero no me imagino quién pudo ser. Renuncié a la música —añadió con amargura—. Digo yo que eso tenía que haberme valido para algo.

Había tenido buen cuidado de no decirme su nuevo nombre, aquella noche, en la posada, pero en Baudoin no costaba demasiado dar con una joven estrella en ascenso en el mundo de la oleicultura. A lo mejor no tenía que haberme proporcionado tanta información, pero no contaba con que viviese lo suficiente para utilizarla.

—Trataste de envenenarme —dije.

Me miró, y me pareció como si sus ojos fuesen de cristal.

—Sí, lo siento. Y por si le sirve de algo: me alegro de que sobreviviese.

—¿Por qué?

—¿Que por qué lo hice? —Me miró desconcertado—. Pero si es obvio. Me había reconocido. Supe que se había dado cuenta de quién era en cuanto nuestras miradas se cruzaron en el recital. Fue una soberana estupidez por mi parte —continuó, apartando la mirada—. Debería de haberme imaginado que usted jamás me delataría.

—Así que por poco no fueron tres asesinatos. Lo que socava un tanto tu afirmación de que has hecho borrón y cuenta nueva.

—Sí. Y mi teoría de que mi anterior comportamiento estaba de algún modo relacionado con el hecho de componer música, dado que cuando intenté matarle ya lo había dejado. Y, por cierto, de verdad que lo siento mucho.

Le dirigí una débil sonrisa.

—Te perdono.

—Gracias.

—Otra cosa —continué—, he ido a ver al duque. Como sabes, es un gran admirador de mi obra.

—No me diga…

—Oh, sí. Y pensar que una vez lo llamaste bárbaro…

—Él no es como su padre. Yo creo que el antiguo duque a lo mejor me hubiese perdonado. Ya sabe, por mi gran contribución a la música.

—Sighvat no lo planteó así. Fue más como un favor personal hacia mí.

Nos sumimos en un prolongado silencio; exactamente igual que —lo siento, pero de verdad que no soy capaz de resistirme a la comparación— una pausa en un momento clave de una composición musical.

—¿Me va a poner en libertad?

—No exactamente —dije con toda la amabilidad que pude—. Le parece que tiene que tomar en consideración los sentimientos de la familia de la víctima. Quince años. Con suerte y buen comportamiento saldrás en diez.

Lo asimiló en dos fases bien diferenciadas; primero, el estremecimiento, el comprensible horror ante la idea de una temporada extremadamente larga en el infierno; luego, al pensar en la alternativa, la lucha lenta pero exitosa contra la desesperación.

—Me parece aceptable —dijo.

—Me temo que te lo parezca o no lo vas a tener que aceptar. Lo siento. No pude hacer nada más.

—Yo soy quien debería disculparse —dijo moviendo la cabeza negativamente—. Traté de matarle, y usted acaba de salvarme la vida. —Levantó la mirada, e incluso bajo esa luz mortecina vislumbré en su rostro una expresión que no creo haber visto antes—. Usted siempre ha sido mejor que yo. No me lo merecía.

—Entonces estamos en paz —dije con un encogimiento de hombros—. Por la sinfonía. Pero hay una condición.

Esbozó un gesto vago de capitulación.

—Lo que sea.

—Tienes que volver a componer.

Creo que durante un instante el desconcierto le impidió hablar. Luego estalló en carcajadas.

—Eso es ridículo. Hace ya tanto tiempo… ni se me había pasado por la cabeza.

—Le volverás a coger el tranquillo. Por cierto, la condición no la he impuesto yo —añadí, mintiendo—, sino el duque. Así que, salvo que te apetezca dar un paseo corto seguido de una caída aún más corta, te sugiero que lo pienses. A propósito, ¿te entregaron el papel que envié?

—Ah, ¿de modo que fue usted? —Me miró ligeramente de soslayo—. Sí, gracias, me limpié el culo con él.

—En el futuro, utiliza la mano izquierda, que para eso está. Va en serio, Aimeric, lo de la condición. Así es como cree Sighvat que tu crimen quedará reparado. Y a mí se me antoja una buena idea.

Otro momento de silencio.

—¿Se lo dijo?

—¿El qué?

—Que la sinfonía la escribí yo. ¿Fue eso lo que lo decidió?

—No se lo dije, no, aunque se me pasó por la cabeza decírselo. Por suerte, no hizo falta.

—Entonces vale —dijo asintiendo con un cabeceo. Suspiró, como si se alegrara de que una tarea larga y tediosa hubiera concluido—. Supongo que es como esa gente que coloca la jaula con los pájaros en el alféizar de la ventana, al sol. Los encierra y tortura para obligarlos a cantar. Siempre he estado en contra. Yo a eso lo llamo crueldad.

—Un módico precio por el trino de un pájaro cantor —dije.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

La mayor parte de lo que le conté era cierto. Sí que fui a ver al duque Sighvat para interceder por él. Sighvat se sorprendió un tanto, dado que había sido yo quien lo había delatado. Al duque no le conté lo del intento de envenenamiento. Lo de la condición se me ocurrió a mí, pero a Sighvat le pareció bien. Tiene unas ideas bastante peculiares sobre la justicia poética, la cual, en mi opinión, es una contradicción de términos flagrante.

Sí que forcé un tanto la verdad. Al principio, Sighvat estaba decidido a conceder a Subtilius el perdón incondicional. Fui yo quien dijo que no, que en lugar de eso debía ir a la cárcel; y, cuando le expliqué por qué quería que fuese así, accedió, de manera que yo estaba diciendo la verdad cuando le conté a Subtilius que era porque así lo deseaba la familia de la víctima.

Exactamente. El joven cascaciruelas al que había asesinado Subtilius era mi sobrino, el hijo de Segibert. No lo descubrí hasta después de ayudarle a escapar y, cuando lo pienso ahora, me pregunto qué habría hecho de haberlo sabido en su momento. No estoy seguro del todo —lo que probablemente sea mejor, puesto que tengo la desgracia de estar obligado a vivir conmigo mismo, y saber cuál hubiese sido mi decisión de haber tenido pleno conocimiento de los hechos es muy posible que convirtiera esa relación en insoportable—. Por suerte, la cuestión no es más que una mera elucubración mental.

Subtilius es bastante prolífico, en su celda, que en realidad no está nada mal. Me encargué de que lo trasladaran del castillo viejo a la torre de la barbacana, un lugar bastante cómodo. De hecho, en lo que respecta a mobiliario y comodidades, su celda es más o menos idéntica a mis aposentos universitarios; y pago a los guardias para que le lleven comida decente, y una botella de vino de vez en cuando. Tampoco tiene que preocuparse por el dinero. Por desgracia, la cantidad de su producción no se corresponde con la calidad últimamente. Son obras buenas, redondas, excelentes técnicamente y muy agradables de escuchar, pero sin chispa de genialidad. Ni rastro. A lo mejor Subtilius todavía conserva sus alas, pero en su jaula, en el alféizar de la ventana donde lo he colocado, no puede sacarles demasiado partido.

 

Copyright © 2011 K. J. Parker

De la ilustración, Copyleft Pedro Belushi

Traducido del inglés por Marcheto

Esta entrada fue publicada en Fantasía, Relatos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Un módico precio por el trino de un pájaro cantor, de K. J. Parker

  1. Pingback: Entrevista a K.J. Parker – Fantástica – Ficción

  2. Consuelo Abellán dijo:

    Me espero a descargarlo cuando lo subas en e-book, que el pdf hace cosas muy raras en el kindle
    :).

  3. Consuelo Abellán dijo:

    También convierte el PDF y se supone que chachi, pero de chachi nada. Probaré con el DOC a ver… Gracias!

    • marcheto dijo:

      Supongo que los formatos para e-book no tardarán mucho en estar. En un cuento largo como este resultan especialmente útiles.
      En mi caso, que no funciono con Kindle, siempre que puedo parto de formatos RTF o DOC y de ahí convierto con Calibre a ePub. Y perfecto. Nunca utilizo los PDF si puedo evitarlo. Solo me dan disgustos.

  4. Gilberto dijo:

    Muchas, muchas gracias por la traducción de esta extraordinaria Novela Corta. Gracias por el trabajo y la dedicación… ¡Es realmente una narración genial! Parker (Tom Holt) desarrolla con una maestría poética, cual filigrana, esta historia con personajes redondos, sólidos, profundos y llenos de matices. El mundo que ha creado se perfila poco a poco con una realidad contundente. Pero la historia -humana, profunda y poética- es lo mejor de todo.
    ¡De lo mejor que he leído últimamente!
    Un fuerte abrazo!!

    • marcheto dijo:

      Yo también creo que es una historia estupenda, y que gana y se disfruta incluso más con la segunda (e incluso tercera) lectura. Este es el tipo de historia con la que Parker se siente como pez en el agua (con personajes complejos y no muy de fiar) y se le nota. Una casi novela corta redonda, sí. Me alegro de que te haya gustado tanto como a mí.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .