Monstruos caseros, de John Langan

John Langan es un escritor estadounidense cuya obra se suele encuadrar en el terror y en la fantasía más oscura. En sus cerca de veinte años de carrera ha publicado dos novelas y más de cincuenta relatos, recopilados en su mayoría en tres colecciones. De toda esta producción, en español se encuentran disponibles tanto la segunda de sus novelas, El pescador (Biblioteca de Carfax), con la que ganó el premio Bram Stoker, como al menos tres de sus cuentos, que tendréis que localizar en otras tantas antologías.

Monstruos caseros (Homemade Monsters) se publicó en 2015 dentro de la antología The Doll Collection, editada por Ellen Datlow. A pesar de que tal vez no sea uno de los relatos más representativos de su obra, su autor confiesa sentir un cariño especial hacia él. Una historia sobre la infancia plagada de detalles autobiográficos que, a pesar de contar con Godzilla como uno de sus protagonistas, resulta tan cercana y real como la vida misma. A mí, personalmente, me parece un relato maravilloso y el perfecto broche de oro con el que cerrar la séptima temporada de Cuentos para Algernon.

Espero que estos monstruos caseros os animen a seguir descubriendo el bestiario particular de este interesantísimo autor. Por mi parte, solo me queda agradecerle a John Langan que me haya autorizado a tener aquí esta deliciosa y al mismo tiempo terrorífica historia. Thanks a million, John!

Descargar Monstruos caseros en formatos para e-book (ePub, Mobi, FB2)
              Descargar Monstruos caseros DOC
          Descargar Monstruos caseros PDF

 

Monstruos caseros

John Langan

¿Que si tuve una infancia feliz? Lo siento, no sé… no sé qué responder.

Si por «feliz» te refieres a si mis necesidades materiales estaban cubiertas —comida, casa, cuidados médicos—, entonces sí, sin ninguna duda. Que yo recuerde jamás pasé hambre (aparte de las quejas de «¿Cuándo cenamos? Me muero de hambre»). Mi padre se encargaba de ganar el pan y mi madre se aseguraba de que yo fuese vestido a la última moda (aunque la mayor parte de los documentos gráficos de esas prendas me hagan morir de vergüenza). Siempre que me quejaba de alguna dolencia, me llevaban a toda prisa a la consulta del pediatra (y, por lo visto, las visitas de urgencia cuando era demasiado pequeño para que me acuerde fueron numerosas y de todo tipo, desde una caída en la que me golpeé la cabeza contra el suelo de cemento del garaje hasta un pequeño pero misterioso bulto que mi madre me descubrió entre las cejas).

Sin embargo, si «felicidad» implica satisfacción y complacencia con tu familia y entorno, entonces ya no estoy tan seguro. Yo quería a mis padres tan febril y desesperadamente como solo los niños pequeños pueden querer, pero era un amor entretejido con miedo. No es que les temiera físicamente; aunque estoy convencido de que me dieron algún azote en el culo o me pegaron en la mano cuando era muy pequeño, no recuerdo que me levantaran la mano hasta la adolescencia, ni siquiera a efectos intimidatorios, y tengo que reconocer que las amenazas de mi padre de recurrir a la violencia eran más que nada un recurso retórico para que dejase de discutir con ellos. Yo era su hijo mayor, el fruto de siete años de esfuerzos por concebir, y vivía rodeado de su amor. No obstante, y tal vez debido a que convivía en tan estrecha proximidad con su afecto, era muy sensible a las fluctuaciones diarias de su cariño que, al ir haciéndome mayor y con la llegada primero de mi hermano y luego de mis dos hermanas, fueron siendo cada vez más pronunciadas. Mis sentimientos hacia esos hermanos estaban imbuidos de una cierta ambivalencia: el cariño instintivo e intenso que sentía por ellos se veía empañado por los celos y la frustración… y por la culpa, ante mis conflictivas emociones hacia ellos. Al ir creciendo la familia, nuestra casa se fue quedando cada vez más y más pequeña; una vivienda construida para tres esforzándose por acomodar al doble de personas. Mis padres sacaron al espacio tanto partido como les resultó posible, convirtiendo lo que en su origen era la sala de estar en su dormitorio, transformando el garaje en una nueva sala de estar de mayor tamaño, y haciéndonos compartir a mi hermano y a mí su antigua habitación y a mis hermanas la que había sido la mía. No obstante, en la casa no había ningún lugar adonde ir cuando deseabas una cierta intimidad, excepto el cuarto de baño, e incluso allí enseguida tenías a alguien llamando a la puerta y metiéndote prisa. Es curioso: a pesar de cuánto nos hemos distanciado mis hermanos y yo en asuntos como religión y política, todos vivimos en casas con dos pisos, viviendas en las que dispones de espacio para estar a solas.

Estoy divagando. Lo cierto es que todas las emociones que experimentaba me parecían inmensas, demasiado grandes para mi cuerpo. Era como si esos sentimientos anduviesen deambulando en las inmediaciones y, de tanto en tanto y en función de la situación, se colaran en mi interior, llenándome hasta rebosar. Yo podría haber sido una ciudad de una de esas películas de monstruos gigantescos que veía en Sesión de tarde. Todo está la mar de tranquilo y, de pronto, un reptil de cien metros de alto está derribando los edificios que se interponen en su camino, despachurrando coches y autobuses bajo sus pies y lanzando chorros de llamas por la nariz sobre las multitudes en fuga. Después —sobre todo tras un enfado—, me sentía hecho polvo, como si esa emoción que se había instalado en mi interior me hubiese vaciado por dentro.

Mis juguetes… sí, tienes razón. Es cierto que he dicho que lo que quería contarte tenía que ver con un juguete. En ese terreno estaba bastante bien surtido. La mayoría de mis juguetes eran lo que hoy en día se llaman figuras de acción, aunque no recuerdo el nombre que recibían por aquel entonces. Primero tuve un geyperman soldado, de treinta centímetros de alto, articulado, con el pelo cortado a cepillo y barba de un material suave y rizado que se caía a mechones después de meterlo en la bañera contigo. También tuve a Ojo de Águila, cuyos ojos se movían de izquierda a derecha y de derecha a izquierda —oteando el horizonte, supongo— cuando deslizabas una palanquita situada en la nuca; y a Puño Kung-fu, cuyos puños medio cerrados eran de un plástico flexible que empezaba a rasgarse por las palmas en cuanto jugabas un poco con él. A estos les sucedió la primera generación de figuritas de La guerra de las galaxias, de un tercio de tamaño y ni la mitad de articuladas, pero infinitamente más molonas. Estos muñecos y sus vehículos y escenarios de juego no tardaron en copar las posiciones de cabeza en mis listas de regalos de cumpleaños y Navidades. No obstante, lo que más deseaba era algo que durante años no vi en ninguna parte, salvo en una película. Se trataba de un muñeco de Godzilla, el rey de los monstruos, cuyos ataques y luchas habían sido uno de los ingredientes principales de la dieta de mi imaginación desde que iba a primero, cuando me enteré de su existencia a través de varios de mis compañeros de clase, que me relataron lo que más tarde descubriría era una versión nada fiel de King Kong contra Godzilla. Desde el principio me interesó mucho más que King Kong, su primo americano de menor tamaño. A lo mejor porque se parecía a los dinosaurios que a mí, al igual que al resto de niños de mi clase, me tenían fascinado. El hecho de que no muriese —al menos no de manera permanente—, sino que continuara apareciendo en una serie de aventuras que de manera gradual fueron asignándole papeles con más peso hasta convertirlo en protagonista, también me atraía. Las tragedias nunca habían sido lo mío; aunque, en honor a la verdad, ¿lo son de algún niño?

En Hedora, la burbuja tóxica, que debe de ser una de las primeras películas de Godzilla que vi, el chiquillo que interpretaba al hijo de uno de los protagonistas (humanos) tenía varias figuritas de Godzilla alineadas entre sus juguetes. Nada más verlas las deseé como nunca antes había deseado ningún otro juguete. En ninguna de las sucursales locales de la cadena Kay-Bee Toy & Hobby Shops tenían nada parecido, y los primeros Toys “R” Us tardarían todavía otra década en llegar a nuestra región. En esos días preinternet, yo no conocía ninguna otra manera de buscar un muñeco que no poseía. Tenía la terrible sospecha de que los godzillas no se vendían fuera de Japón o, todavía peor, que no eran más que elementos de atrezo fabricados para la película, que luego el actor infantil se habría llevado a casa.

Llegué a estar tan desesperado por tener mi propia figurita del monstruo gigante que, cuando iba a cuarto, me fabriqué una yo mismo, reconvirtiendo un capitán Kirk de veinte centímetros, que además nunca me había parecido demasiado interesante. Tras despojarlo de sus accesorios, uniforme y botas, lo pinté con un rotulador verde cuya tinta dejó marcas alargadas al secarse. A continuación utilicé celo para fijarle en la espalda una fila de placas dorsales que había recortado con gran esmero en un pedazo de cartón, y luego le sujeté en el trasero una cola que preparé enrollando un trozo de papel de aluminio. Había tratado de montar una máscara de Godzilla con un par de separadores de cartulina, un bolígrafo y más celo, pero considerar que había tenido éxito en el ensamblaje de la cabeza exigía un gran esfuerzo imaginativo por mi parte. A pesar de todo, la figura era lo más cercano que tenía a un verdadero muñeco de Godzilla, así que le saqué todo el partido posible.

Utilizando tubos de cartón, las traseras de los blocs de notas que mi padre traía a casa de IBM, papel de aluminio y rollo tras rollo de celo, construí escenarios para que mi monstruo los destrozase. Tomé prestado uno de los moldes para el horno de mi madre, lo forré con papel de aluminio para que representase el río Hudson y monté una réplica pasable del Mid-Hudson Bridge. Junto a este puente, una bandeja para hornear galletas constituía la base de un modelo del centro de convenciones Mid-Hudson Civic Center y de varios de los edificios más altos que recordaba de mis viajes a la ciudad de Poughkeepsie. Ni que decir tiene que no se ajustaban a escala, el monstruo y la metrópolis, pero había algo excitantemente aterrador y placentero en la imagen de Godzilla avanzando a trancos por escenarios que me resultaban familiares. En mi creación más elaborada, ocupé la mitad de la mesa del comedor para construir un modelo de mi casa y las casas vecinas. Recorté trozos de cartulina con la forma de los jardines del barrio, y los pegué por el borde con celo. Los abundantes árboles que crecían alrededor de nuestros hogares eran palillos que había encontrado en el cajón de los cachivaches de la cocina, restos de alguna fiesta. Fui partiendo trocitos de una goma de borrar para clavarlos bien tiesos, e hice una incursión al armario del pasillo donde guardábamos los artículos sanitarios y cosméticos en busca de un paquete de bolas de algodón, que separé, pinté con cuidado con mi rotulador verde y clavé encima de los palillos a modo de copa. Las propias casas eran un batiburrillo de cajas rescatadas de las basuras cercanas y otras montadas por mí con cartón y celo. Incluso incluí la escuela de primaria donde había ido a párvulos, cinco edificios calle abajo, y la ciénaga a su espalda. Mi madre quedó lo bastante impresionada por el resultado final de una prolongada tarde de trabajo como para insistir en fotografiarlo conmigo al lado con mi Godzilla casero en la mano. Mi hermano —que mientras yo había estado trabajando se había acercado y plantificado a mi lado en silencio varias veces, hasta que por fin le dije que se largara—, declaró que mi obra molaba, pero lo hizo más que nada porque mi madre estaba presente y quería compartir su aprobación. Ninguna de mis hermanas prestó las más mínima atención a mi proyecto. Para cuando mi padre franqueó la puerta principal, yo ya llevaba un buen rato ocupado en arrasar el vecindario, muy a pesar de mi madre, pero, al igual que mi hermano, también él se unió a sus alabanzas.

Apenas oí a mi padre de tan absorto me hallaba en mi película privada, tan vívida que podía haberse tratado de un recuerdo. Yo estaba de pie en el camino de entrada a casa. Al norte, más allá del extenso campo lleno de maleza que había al otro lado de la carretera, enfrente de mi casa y de las de mis vecinos, Godzilla ocultaba el cielo. Alto como un rascacielos, parecía moverse despacio, pesadamente; sin embargo, cada uno de sus pasos no solo hacía estremecer la tierra sino que lo acercaba cincuenta metros más. A mi alrededor, bandadas de asustados pájaros alzaban el vuelo desde los árboles. La casa crujió detrás de mí cuando el suelo continuó temblando; desde el interior me llegó el tintineo de las copas buenas de mi madre zarandeadas por las vibraciones. Los árboles se desgajaban y astillaban según los pies de Godzilla se iban abriendo paso entre ellos. Un pie de dedos separados y grande como un establo descendió sobre el campo al otro lado de la calle y se detuvo allí. La luz blanca de los abrasadores ojos del monstruo recorrió la media docena de casas y la escuela que componían mi pequeño vecindario, como si no fuesen más que una hilera de extraños matojos. Yo oía respirar al monstruo, inhalando y exhalando huracanes de aire, y junto a ese sonido percibía un continuo ruido sordo y quedo semejante al de placas tectónicas deslizándose unas contra otras. La arrugada piel de Godzilla emanaba un calor que marchitó y chamuscó a su alrededor la crecida hierba y empapó de sudor mi cuerpo. Un olor a metal incandescente me hizo arrugar la nariz. Cuando abrió la boca y rugió, me tapé los oídos con las manos y me dejé caer de rodillas, como si así pudiese evitar ese sonido que brotaba de él y que estaba haciendo estallar las ventanas de mi casa y del resto de casas de la calle. Echó a andar de nuevo. La tierra tembló tan fuerte que me tiró de espaldas. Godzilla había corregido su curso unos pocos grados hacia su derecha y ahora enfilaba directo hacia la casa de Eddie Isley, que estaba separada de la mía por la del anciano señor Warner. El pie izquierdo del monstruo rozó la fachada principal de la vivienda gris de estilo rústico del señor Warner, arrancándola y haciendo tambalearse hacia atrás el resto del edificio, que medio se desplomó. El pie derecho descendió de lleno sobre la casa colonial azul de dos pisos de los Isley, reventándola como a un globo. Revestimiento, madera y placas de yeso volaron en todas las direcciones. No había sido suficiente. Un fragmento de la pared trasera y la terraza continuaban en pie, al igual que el pequeño cobertizo de detrás de la casa, en cuyo ordenado interior el señor Isley guardaba sus herramientas y, cuando hacía mal tiempo, asimismo el coche. Ese pie gigantesco se elevó de nuevo y descendió una vez, dos veces, con la fuerza suficiente para pulverizar lo que quedaba del hogar de los Isley; por no hablar de la casa de los Warner, que ahora sí terminó de venirse abajo, y de mí, que boté de aquí para allá como en una cama elástica. Godzilla avanzó y dio un puntapié al cobertizo de los Isley, que desapareció en su mayor parte en medio de una nube de astillas, aunque yo vi cómo un trozo de su negro tejado salía despedido hacia lo alto y describía un arco en el cielo. Godzilla lanzó un bufido y continuó calle arriba.

¿Que cómo me sentía? Me sentía genial. Lo que estaba viendo —y juro que así era como yo lo percibía, como si realmente estuviese presente, siendo testigo de todo, en absoluto imaginándolo—, la escena que se estaba desarrollando, me hacía sentir exultante. El enorme terror que la presencia de ese monstruo descomunal me suscitaba quedaba compensado, tal vez superado, por el profundo deleite, por el júbilo, que también despertaba en mí. Por una vez mis emociones guardaban proporción con mis circunstancias. Que Godzilla hubiese arrasado el hogar de Eddie Isley también ayudaba.

Eddie. Supongo que él es el motivo por el que estoy aquí hablando contigo… él y lo que le sucedió. Teníamos la misma edad y habíamos ido a clase juntos desde que su familia y él se mudaron a esa casa cuando íbamos a segundo. Estoy casi seguro de que habían llegado de Arizona, aunque ni idea de qué es lo que los trajo al norte del estado de Nueva York. Posiblemente el trabajo de su padre: era empleado de IBM, como el mío, y como el de cualquier otro crío al que preguntaras, dado que por aquel entonces el Hudson Valley era territorio de IBM, de Wiltwyck a Ossining, con paradas por el camino en Poughkeepsie y East Fishkill. Eddie era unos cinco centímetros más bajo que yo, pero estaba mejor proporcionado; incluso antes de mi estirón adolescente con el que mi cabeza sobrepasó primero a mi madre y luego a mi padre, yo tenía los brazos y las piernas largos, como si mi cuerpo ya estuviera haciendo planes con vistas a los cambios que se avecinaban. Si bien mi cabello era fino y rubio oscuro y no me peinaba con ningún estilo concreto, Eddie lo tenía grueso y de un negro brillante, y peinado con una raya a la derecha de precisión militar. Lo más característico de su rostro eran sus robustas gafas cuadradas, mientras que las mías esperaron hasta que estuve en quinto.

Como éramos vecinos y teníamos la misma edad, por no hablar de que asistíamos a la misma escuela católica, nuestros padres dieron por sentado que seríamos amigos. Nuestros intereses se asemejaban lo bastante como para ubicarnos en el mismo grupo del ecosistema escolar, donde los niños más inclinados hacia los deportes y los más inclinados hacia los estudios continuaban avanzando en el proceso de diferenciación y separación que alcanzaría su punto culminante en el instituto. No solo es que ambos fuésemos aficionados a leer, sino que nos gustaban el mismo tipo de lecturas: libros sobre culturas antiguas, sobre los griegos y romanos, sobre los vikingos y los samuráis. A mí me fascinaban sus mitos y leyendas; a Eddie, su historia, sobre todo las batallas que habían librado. A los dos nos gustaba dibujar, pero mis dibujos estaban influidos por los estilos de los cómics que yo estudiaba con atención: las figuras eran grandes y enérgicas, y o bien estaban protagonizando espectaculares hazañas o se las veía justo tras haber consumado una. Los dibujos de Eddie reflejaban la influencia de las historias militares que leía: sus figuras eran pequeñas, casi minúsculas, y siempre había una plétora de ellas, normalmente ataviadas con un mismo uniforme y en mitad de alguna empresa colosal, por lo general una batalla. A mí me encantaba la riqueza de detalles con la que colmaba cada uno de sus dibujos. Él no prestaba ninguna atención a los míos, salvo para hacer de tarde en tarde algún comentario desdeñoso.

Con la perspectiva que proporcionan tres décadas y media, me doy cuenta de que lo que motivaba la displicencia de Eddie hacia mi obra eran los celos. Él era sumamente competitivo —en clase, ambos tratábamos ser el primero en levantar la mano cuando el profesor planteaba una pregunta— y le molestaba todo aquello que estuviese mejor de lo que él podía hacerlo, ya fuese un dibujo o una redacción que el profesor me pedía que leyese en voz alta. Durante los tres cursos que compartimos en la escuela, no hubo éxito mío del que Eddie no se burlase. También, con esa misma perspectiva, no puedo evitar preguntarme dónde habría aprendido a comportarse así. Eddie tenía una hermana mayor, Yvette, pero ella le sacaba cinco años y, por lo que pude ver, se mantenía lo más al margen que podía de la vida de su hermano pequeño. No recuerdo gran cosa de sus padres, salvo que tenían la norma de que había que quitarse las zapatillas cuando entrabas en su casa, y que como tentempié servían palitos de apio untados en mantequilla de cacahuete. O al menos su madre: nos los bajaba al sótano de su casa, que estaba amueblado y se utilizaba como cuarto de juegos. Ella se mostraba bastante amable conmigo, pero me ha quedado la sensación de que era una persona distraída, como si siempre estuviese más pendiente de si sonaba el teléfono o llamaban a la puerta. Al padre de Eddie lo veía con mucha menos frecuencia; me parecía que su jornada de trabajo en IBM se prolongaba mucho más que la del mío. También a él lo recuerdo como un hombre distraído, o tal vez no tanto distraído como indiferente. Me cuesta imaginar que ninguno de los dos miembros de esta distante pareja descargara sobre su hijo la misma corrosiva virulencia que él manifestaba contra mí. Aunque vete tú a saber.

Fuera cual fuera su origen, la agresividad verbal de Eddie venía acompañada en ocasiones por la exteriorización física de sus sentimientos. Esto nunca ocurría en el colegio. Incluso durante el recreo, cuando en función de dónde anduviese el cuidador del patio podías permitirte levantarle la mano a alguien, Eddie no se arriesgaba a propinar un empujón o un torpe puñetazo como hacíamos los demás; en lugar de eso, evitaba cualquier enfrentamiento alejándose con paso airado y cara de pocos amigos. Si corrías tras él y lo agarrabas del brazo para detenerlo, se libraba de tu mano haciendo un molinete con el brazo y proseguía su camino. Fuera del colegio —es decir, en su sótano, en mi cuarto, en el jardín de cualquiera de nuestras casas o en el patio de la escuela que había calle abajo, donde íbamos a veces para explorar la ciénaga trasera—, las cosas eran distintas. El desdén de Eddie hacia un dibujo que yo acababa de terminar traía más cola: alargaba la mano desde el otro lado de la mesa, agarraba la hoja de papel en la que yo había estado trabajando, la arrugaba y la arrojaba al suelo junto con una docena de rotuladores que habíamos estado compartiendo. Su envidia por un juguete nuevo que mis abuelos me habían mandado —por ejemplo, la nave Colonial Viper, de la Battlestar Galactica original, que disparaba un misil rojo por el morro—, le llevaba a suplicarme que le dejase jugar con él, solo un minuto, ¡por favor!, y, cuando yo cedía y se lo entregaba, él encontraba la manera más rápida de romperlo —en el caso de la Colonial Viper, embutiendo el misil tan adentro que quedó atascado y ya no se pudo disparar—. Y lo más probable era que cualquier reproche por mi parte se tuviera que enfrentar a un sarcástico «lo siento» y un comentario en el sentido de que, total, mi dibujo era una patata o mi nave una porquería de juguete.

Es curioso, no es solo que recuerde cómo me sentía en aquellos momentos —una mezcla de ira, frustración y rencor que me envolvía en un ardiente nimbo—, sino que, cuando los rememoro, sigo sintiendo esas mismas emociones, incandescentes a mi alrededor. Da igual lo que crea haber crecido, madurado; da igual las canas que el espejo me muestre infiltradas en mi barba, en cuanto me acuerdo de aquella hoja de papel arrugada, de aquel juguete estropeado, en mi mente se abre una conexión directa con mi yo más joven y los exacerbados sentimientos que lo embargaban. Es como si yo todavía estuviese allí.

Lo sé, Lo sé. ¿Por qué no rompí con Eddie o al menos lo evité en los lugares en los que más daño podía hacerme? Una parte de mí reconocía que esa era la medida más sensata. Sin embargo, ser así de resolutivo era algo que quedaba más allá de mi alcance. Daba igual la atrocidad cometida por Eddie, yo no tardaba en presentarme de nuevo en la puerta trasera de su casa preguntándole a su madre si Eddie podía salir a jugar. Cuando aparecía, lo hacía luciendo una sonrisilla burlona que decía que él sabía que su trastada no había sido para tanto. Y durante una temporada exhibía lo que en su caso era un buen comportamiento, absteniéndose de hacerme comentarios hostiles.

Si bien yo era incapaz de mantenerme lejos de Eddie, con el tiempo sí que aprendí a mantener fuera de su vista todo aquello que era de valor para mí. Esto incluía mi figurita de Godzilla, que parecía tener garantizado suscitar su más absoluto desprecio. Todavía sigo sin saber cómo la encontró. Estábamos en mi cuarto con mi hermano pequeño, jugando al Stratego. Primero nos habíamos enfrentado Eddie y yo, con mi hermano mirando; tras imponerme a Eddie, a continuación jugamos mi hermano y yo. Molesto por su derrota, Eddie se dedicaba a merodear por la pequeña habitación. Cuando llevábamos tres jugadas lo oí decir: «¿Qué es esto?».

Eddie tenía a mi Godzilla en la mano. La expresión de su rostro era de incomprensión; debía de haber estado tratando de dilucidar qué se suponía que era aquello. Abrí la boca para decir cualquier cosa, algo que lo distrajera, que desviase su atención del juguete hacia mí, pero mi hermano se me adelantó:

—Eh, tiene tu Godzilla.

Al oír el nombre, a Eddie se le encendió la bombilla y su rostro se animó.

—¿Godzilla? —dijo, y de un tirón arrancó la cabeza de goma de la figura y la lanzó a la otra punta de la habitación.

Yo me puse de pie tan rápido como pude; con las prisas, una de mis zapatillas golpeó el tablero del Stratego y lo vació de piezas. Eddie pasó a agarrar el juguete por la cintura y lo partió por la mitad. Abrió las manos y dejó caer los pedazos sobre la alfombra.

—A mí no me parece el rey de los monstruos —dijo.

Mi hermano, en un gesto a un mismo tiempo valiente y temerario, me había rodeado las piernas con los brazos. De no haber sido así, yo hubiese cruzado la habitación en un abrir y cerrar de ojos. Me veía subiendo de un brinco a la cama y utilizando el colchón a modo de trampolín para saltar sobre Eddie. Lo que sentía iba más allá de un disgusto, de un enfado; yo era el origen de una furia tan sobrehumana que, durante un instante, me pareció que si alargaba la mano la ira brotaría de mí convertida en una llamarada blanca que achicharraría a Eddie Isley y lo reduciría a una sombra en la pared. Pero lo que en realidad pasó fue que mi hermano me sujetó donde estaba y le dijo a Eddie:

—Es mejor que te vayas.

Cómo me gustaría poder contar que al ver mi ira Eddie se puso nervioso; que de resultas su rostro reflejó un levísimo desdibujamiento de la sonrisa que había aflorado en él, un levísimo fruncimiento de preocupación en las cejas. No fue así. Abrió la puerta de mi dormitorio, salió al pasillo y se marchó de nuestra casa sin una palabra más. Mi hermano me mantuvo sujeto hasta que oímos el plof de la puerta trasera. Entonces me soltó. Sentí ganas de patalearlo por lo que había hecho, pero estaba más interesado en correr a toda pastilla hasta la puerta trasera, abrirla con la fuerza bastante como para dejar tableteando la persiana de lamas que colgaba de la misma y salir precipitadamente al porche. Eddie también había sido rápido y, tras atravesar la extensión de césped situada entre mi casa y la del señor Warner, ya había alcanzado el par de enormes árboles de hoja perenne cuyas bases cubiertas de agujas marcaban la linde del jardín de nuestro vecino. No sé si me oyó abrir la puerta, pero en cualquier caso no miró atrás. Me planteé la posibilidad de lanzarme tras él, pero con toda la ventaja que me llevaba lo más probable era que llegase a su casa antes de que yo lo alcanzara, y si entonces lo atrapaba, derribaba y empezaba a aporrearlo, lo estaría haciendo en su jardín trasero. Y yo sabía lo que iban a pensar tanto su familia como la mía. Así que esperé hasta perderlo de vista detrás de los árboles; entonces volví a entrar, cerré la puerta con el pestillo y me retiré a mi cuarto para planear mi venganza.

Tampoco es que fuese gran cosa. Al día siguiente, cuando llegué a casa del colegio, salí al jardín de atrás y me dirigí al lugar a la espalda del cobertizo donde mi padre amontonaba las ramas que la nieve y el hielo invernales habían desmochado de los árboles. Él seguiría alimentando ese cúmulo a medida que las tormentas primaverales y veraniegas fuesen desgajando más ramas, hasta el otoño, cuando nosotros descargaríamos encima de la ramazón las hojas que habíamos rastrillado y mi padre prendería fuego al montículo entero. Rebusqué entre las ramas allí apiladas hasta dar con una que era un poco más alta que yo, mayormente recta y no demasiado pesada. Le arranqué los ramitos que todavía conservaba y me la llevé al porche, donde la coloqué en la mesa de pícnic que teníamos allí. Entré en casa a por un rollo de cinta de embalar y unas tijeras. Una vez de nuevo en el exterior, saqué mi navaja del bolsillo derecho delantero de mis pantalones del colegio. Mi padre me la había comprado las últimas vacaciones de verano, en la tienda de recuerdos del fuerte William Henry, en el lago George. Las cachas estaban decoradas con una imagen del fuerte en intensos verdes y marrones. Abrí la hoja y sujeté el mango con cinta de embalar al extremo más fino de la rama. Utilicé la suficiente como para que la navaja quedase razonablemente bien fijada y, cuando di mi obra por acabada, tenía una lanza bastante decente. No me molesté en tratar de meterla dentro; a mi madre no le hacía ninguna gracia lo sucia que dejaban la casa los trastos como este que traíamos de la calle. En lugar de eso, llevé mi nueva arma al cobertizo metálico blanco del jardín y la coloqué detrás de la hoja derecha de la puerta.

No, no estaba planeando matar a Eddie; esto no es la confesión de un asesino. Seguía estando tan furioso con él como cuando había destrozado mi Godzilla; no parecía haber peligro de que ese sentimiento se fuese a desvanecer en un futuro próximo. Sin embargo, mi ira se mezclaba con una profunda tristeza que amenazaba con bañar mis mejillas de lágrimas cada vez que contemplaba los restos de la figura en cuya fabricación había invertido tanto tiempo. Mi hermano me había sugerido que la arreglara, que cogiese el pegamento y la restituyese a su estado original. Por una vez no le dije que cerrase el pico, sino que me limité a mover la cabeza negativamente. Los pedazos del muñeco parecían imbuidos del desprecio que Eddie había demostrado hacia ellos. De niño interiorizas la violencia ejercida sobre ti; no sabes cómo evitarlo. Cuando alguien te insulta, te duele, y en parte te duele porque tienes miedo de que el insulto pueda ajustarse a la realidad. Me habían destrozado un juguete hecho por mí, y a mí me daba miedo que pudiese merecérselo. Lo que yo deseaba era hacerme valer ante Eddie y, de esa manera, refutar el ultraje que me había infligido.

Sí, es un razonamiento bastante sofisticado para un niño de diez años. Por supuesto que yo no formulaba en esos términos lo que pensaba hacer. Mis ideas eran más concretas. Un par de días más tarde le diría a Eddie que me iba de excursión a la ciénaga situada detrás de la escuela de primaria, y le preguntaría si le apetecía acompañarme. Estaba convencido de que aceptaría mi invitación. Por dos motivos. El primero, que si bien no había vuelto a llevar a Eddie a casa, en el colegio yo había ocultado mis sentimientos más que nunca en el pasado; incluso cuando me preguntó cómo seguía Godzilla tras ser derrotado por Manos de Isley, esbocé una sonrisa tensa y bajé la mirada, como avergonzado. El segundo, que Eddie estaba desmedidamente orgulloso de lo bien que se le daba orientarse; y digo «desmedidamente» porque en nuestras anteriores visitas al pantano no me había parecido que fuese un explorador más competente que yo. Así que, lanza en mano, planeaba conducirlo hasta el corazón de la ciénaga, mucho más adentro de lo que jamás habíamos llegado, hasta que todo en derredor nos resultara desconocido. Una vez estuviéramos por completo perdidos, le exigiría que se disculpase por haber destrozado mi Godzilla, por todos sus actos de violencia gratuita. Blandiría la lanza para enfatizar mi petición. Que pudiera llegar a tener que utilizarla era una posibilidad que ni me planteaba. Eddie se comportaba como un matón, y todo el saber que yo había recopilado de multitud de tebeos, películas y programas de televisión en los que aparecían tipos así me decía que, en el fondo, eran unos cobardes, y que si te enfrentabas a ellos con decisión, se echaban para atrás. Me gustaría poder transmitir el estremecedor placer con el que meditaba sobre mi plan. Tumbado en la cama por la noche, al borde del sueño, me imaginaba a Eddie hundido hasta las rodillas en las salobres aguas de la ciénaga, mirando de un lado a otro esos árboles desconocidos que nos rodeaban, con el labio temblando mientras luchaba por no llorar.

Esa visión fue lo más cerca que estuvo mi plan de alcanzar el éxito. Si bien las primeras fases se desarrollaron sin ningún contratiempo, para cuando nos adentramos en la ciénaga había empezado a hacer agua con sorprendente velocidad. Desde el momento en que pisamos el caballón que servía de senda por la periferia del pantano, Eddie se mantuvo bien por delante de mí. Aunque no había hecho comentario alguno, al ver mi lanza había sacudido la cabeza y sus ojos se habían abierto un poco más. En nuestras anteriores excursiones a la ciénaga, yo no había llevado nada conmigo, temiendo perderlo en las turbias aguas. Que hubiese cambiado mi manera de proceder y que el cambio consistiera en llevar un arma había despertado las sospechas de Eddie —si bien no lo suficiente para que se negara a acompañarme, sí lo bastante para que se mantuviese a una distancia prudencial—. Yo había contado con que caminaríamos a nuestro paso lento de costumbre; en lugar de eso, Eddie avanzó con brío, y saltó del final del caballón al primero de la cadena de pequeños montículos que constituían el camino que se adentraba en la ciénaga. Brincó al segundo cuando yo todavía seguía en el caballón. Yo tenía mucha práctica moviéndome por la red de montículos de tierra que asomaban sus herbosas cúspides por encima de las oscuras aguas, pero el añadido de la lanza me desequilibraba. En un par de saltos calculé mal, y lo pagué con una zapatilla llena de agua fría. Al ir adentrándonos más y más en la ciénaga, el aire se fue espesando, saturándose de humedad y del opresivo hedor de las coles de los pantanos que crecían en los montículos a derecha e izquierda. Tenía la camiseta pegada a la espalda por culpa del sudor. Nubes de insectos minúsculos flotaban por el aire y, cuando aterricé en una de las diminutas islas, los insectos se aglomeraron en torno a mis ojos y nariz. Ya nos encontrábamos en territorio desconocido. Eddie subió de un salto al tronco caído de un árbol enorme y corrió por él hasta alcanzar los restos de la copa, desde donde se dejó caer sobre el primero de una nueva fila de montículos que se internaba más en la ciénaga. Me esforcé por no quedar rezagado. Del suelo de este último archipiélago brotaban helechos de tamaño prehistórico cuyas frondas me golpearon cuando aterricé en su primera isla, como tratando de expulsarme. Estábamos rodeados por árboles enormes con los troncos cubiertos de hiedra y salpicados de musgo; desde alguno de ellos, un pájaro lanzó un grito entrecortado similar a la llamada de un mono. No solté la lanza en ningún momento, aunque estaba más preocupado por el objeto que tenía en el bolsillo derecho delantero de los vaqueros. En él había metido la cabeza decapitada de mi Godzilla con la intención de plantificársela delante a Eddie cuando le exigiera disculpas. El problema era que el bolsillo no era demasiado profundo, los vaqueros me iban un pelín pequeños y todo el tiempo tenía la sensación de que la cabeza de la figura estaba a punto de caer a la ciénaga. Nada se estaba desarrollando como yo había imaginado. La furia que me había esforzado por mantener contenida, por encauzar hacia mi venganza, se estaba filtrando por las grietas cada vez mayores de ese plan, como la radiación en un reactor averiado. Parecía estar vertiéndose en mi entorno, haciéndolo ondular como una sábana flameando al viento. En esa furia —a través de ella— percibí algo, una especie de presencia, de atención, al acecho justo fuera de mi vista. Era inmensa como la ciénaga y extraña a ella.

Cuando Eddie alcanzó un montículo lo bastante grande para albergar un par de esbeltos abedules, se detuvo. Ahí tenía mi oportunidad si era capaz de aprovecharla, me dije. Fui brincando de montículo en montículo, sin inmutarme cuando mis zapatillas chapoteaban por el agua. «Allá voy. Allá voy», pensaba.

Eddie me dio un puñetazo en cuanto mis pies tocaron el montículo en el que me estaba esperando. Fue un directo al estómago que me dejó sin respiración y me arrojó hacia atrás, mis brazos dando vueltas cual aspas de molino en un intento, fracasado, por recuperar el equilibrio. Caí de culo en las aguas de la ciénaga. Durante un instante aterrador tuve la certeza de que me iba a hundir bajo la superficie y a continuar cayendo y adentrándome en la impenetrable oscuridad. Sin embargo, el agua solo tenía un par de palmos de profundidad. Estaba calado hasta los sobacos, pero a salvo.

—¡Eddie! —grité—. ¿Qué narices haces, tío?

—¡Cierra el pico!

Eddie estaba agachado en la orilla con la mano extendida hacia donde estaba flotando mi lanza. Me abalancé a por ella, pero él fue más rápido y la agarró y sacó del agua. Mientras yo me levantaba como podía, Eddie inspeccionó mi arma, con una expresión en la que se mezclaban interés y desprecio.

—Eddie —dije. Él sujetó la lanza por ambos extremos y la golpeó contra su rodilla. La madera se rompió con un crac sordo—. ¡Eh! —grité.

Eddie arrojó la base de la lanza hacia su derecha y el extremo superior, con mi navaja aún pegada con cinta de embalar, hacia su izquierda. Los pedazos se alejaron girando por entre los árboles y ambos cayeron fuera del alcance de nuestra vista.

—¿Qué te esperabas? —preguntó Eddie—. Buena suerte encontrando el camino de vuelta.

Eddie se dio media vuelta y se alejó a grandes zancadas hacia el extremo opuesto del montículo, desde donde saltó por entre los abedules a otro, y luego al que había más allá, haciendo caso omiso de mis gritos de «espera», «espera», «venga», hasta que desapareció entre los árboles.

La ira que se desató en mi interior se intensificó cuando me di cuenta de que el bolsillo del vaquero estaba vacío: había perdido la cabeza de mi Godzilla. La emoción hizo palidecer cualquier otra que había sentido con anterioridad. Yo estaba suspendido sobre ella, que se extendía kilómetros alrededor y por debajo de mí, un océano. Por segunda vez, la ciénaga onduló, y yo fue consciente de esa presencia inmensa en los confines de mi percepción.

Lo que sucedió a continuación comenzó como un trueno, un cataclismo sonoro que atravesó la ciénaga a toda velocidad en dirección a mí, levantando por delante de él un muro de deshechos, de hojas, palos y fragmentos de corteza. Me sumergí bajo el agua, pero ya había visto lo que venía pisándole los talones: una ola que cabalgaba sobre el agua y la tierra, haciendo temblar los árboles como la hierba bajo la brisa, arrancando sus troncos. El suelo por debajo de mí se combó como el pellejo de una bestia enorme retorciéndose por algún picor, y me lanzó por el aire. Durante un prolongado instante permanecí suspendido en el espacio, rodeado de agua, y a continuación me estrellé contra el montículo en el que Eddie había estado esperándome. Sin aliento, aterrorizado, yací allí mientras los árboles continuaban quebrándose y cayendo al agua, que se agitaba y estrellaba contra el montículo.

Allí continuaba todavía horas más tarde, cuando los primeros bomberos se toparon conmigo. Aún no había dejado de temblar la tierra y mi madre y la de Eddie ya estaban hablando por teléfono, preguntándose mutuamente si estábamos en la casa de la otra. Sabían que íbamos a ir a la ciénaga, y la idea de que hubiésemos podido estar allí cuando la tierra había comenzado a sacudirse las tenía aterrorizadas. Esto fue mucho antes de que los sismólogos establecieran que el epicentro de lo que describirían como un seísmo de magnitud considerable había estado localizado en el pantano —de acuerdo con mis últimos cálculos, a unos ciento cincuenta metros al sur-sureste de donde yo me hallaba—. Nuestros padres fueron avisados a toda prisa y, poco después, la policía. Aunque los daños en los edificios en las inmediaciones del epicentro fueron en muchos casos importantes —el techo del gimnasio de la escuela de primaria se vino abajo—, los heridos fueron sorprendentemente pocos, y leves, lo que permitió que la policía dedicase más recursos a un par de niños de diez años desaparecidos de los que hubiese podido dedicar de no haber sido ese el caso. En cuanto vieron el estado de asolación al que había quedado reducida la ciénaga, los policías pidieron que se enviasen todos los refuerzos disponibles. Numerosos bomberos, equipos de primeros auxilios y radioaficionados deseosos de ayudar tras haber oído la noticia respondieron a la llamada. Alguien se agenció un mapa de la ciénaga, y a las personas que se habían congregado en el aparcamiento de la escuela (mi padre y el de Eddie entre ellas) se las dividió en grupos y se les asignó una zona del pantano para rastrear. Así fue como me encontraron.

A Eddie no lo encontraron. La zona de la ciénaga hacia la que lo había visto encaminarse se hundió; en algunos puntos, el terreno cayó cerca de cinco metros. Por lo visto, justo debajo del pantano existía una red de cuevas y, cuando la tierra tembló, se vinieron abajo, originando un sumidero que se tragó todo lo que tenía encima, Eddie incluido. O eso decía la teoría oficial. A pesar de diez días de búsqueda en los que incluso se utilizaron excavadoras en determinadas zonas del sumidero, no se recuperó cadáver alguno.

Los Isley se mudaron un par de meses después de que se suspendiera la búsqueda y a su hijo se lo declarase desaparecido y presuntamente muerto. Durante ese tiempo no trataron de hablar conmigo, de preguntarme por los últimos momentos de Eddie. Yo vivía aterrado ante esa posibilidad y, por si me hacía falta, me había inventado una historia de acuerdo con la cual Eddie había salido corriendo en busca de ayuda después de que yo me hubiese torcido un tobillo. Sin embargo, no tuve que recurrir a ella, lo que fue un alivio. No estaba seguro de que fuese a ser capaz de mentir con la convicción necesaria.

¿Que cómo me sentía? Aliviado… y satisfecho… y culpable. La última de estas emociones era la única que podía reconocer. Y, como nadie sabía de las otras dos, determinaron que se trataba del sentimiento de culpabilidad del síndrome del superviviente, normal en un niño que hubiese pasado por una experiencia como la mía. Mis padres, nuestro párroco, el terapeuta al que me mandaron, todos ofrecieron distintas versiones de un mismo parecer: «lo que sientes es normal, pero lo que sucedió no fue culpa tuya». Solo yo sabía cuán cierta y equivocada era esta afirmación y, al no ser capaz de encontrar la manera de explicárselo a nadie, enterré el asunto en mi memoria.

El tiempo fue pasando, años, décadas. Yo continué dibujando, cada vez mejor, establecí contactos y, a la larga, conseguí un trabajo como dibujante de cómics. Me casé, tuve una hija que ya casi ha terminado la universidad. Dejé la editorial para la que había estado trabajando para unirme a varios conocidos que habían formado su propia empresa. Con el tiempo adquirimos los derechos para editar un nuevo volumen de Godzilla. Yo voy a ser el ilustrador. ¿Quién dice que los sueños de la infancia nunca se cumplen? Dibujé bocetos, planifiqué las primeras entregas con el guionista. Se me ocurrió que podía ser divertido colar rincones de mi infancia como escenarios del cómic, de suerte que, cuando el monstruo saliese del océano, apareciese en mi playa favorita, cosas así. Me senté ante el ordenador, entré en Google Earth y empecé a teclear lugares en la barra de búsqueda. No he regresado a la casa en la que crecí desde que mis padres se trasladaron a Carolina del Norte tras la jubilación de mi padre, pero una de mis hermanas me había dicho que nuestro antiguo vecindario había cambiado hasta el extremo de que ni ella misma ya casi lo reconocía. Tecleé la dirección del hogar de mi infancia y esperé.

Mi hermana tenía razón: nuestro antiguo barrio ya no era el mismo. Al otro lado de la calle, en donde antaño había un campo, ahora se desparramaba un centro de alquiler de espacios de almacenaje. La casa del señor Warner había sido ampliada por detrás, hasta casi doblar su tamaño original. En la parte posterior de la antigua casa de los Isley había una gran piscina redonda. Y todo así. Sin embargo, lo que llamó mi atención mientras me desplazaba hacia abajo en la imagen del satélite, fue la ciénaga situada a la espalda de la escuela. Tras la desaparición de Eddie había sido cercada, medida que había requerido un importante desembolso por parte de los contribuyentes de la ciudad; pero bajo ningún concepto el terreno podía permanecer accesible, sobre todo estando como estaba justo detrás de un colegio de primaria. Seguro que los críos se colaban dentro; seguro que surgieron historias sobre el niño que había desaparecido allí, tragado por el pantano. ¿Sabes que según la descripción oficial de lo acontecido aquella lejana tarde lo ocurrido fue un incidente sísmico atípico? A lo mejor los científicos nunca estudiaron las imágenes por satélite del área. O a lo mejor sí que las estudiaron, pero no notaron nada extraño: cuando llamé a mi mujer y le pregunté a qué creía ella que se parecía la imagen en la pantalla, ella se inclinó, entrecerró los ojos y dijo que a nada, que no era más que un zona pantanosa. No reparó en la forma de lo que había sido llamado un sumidero. Treinta y cinco años después, su perfil se seguía distinguiendo: la base ancha, los tres canales largos que salían de la parte superior y, a su izquierda, un cuarto canal inclinado y más corto. Era la huella de un pie, el pie de una criatura cuya cabeza habría descollado sobre mi antiguo barrio igual que la mía se alzaba por encima de las plantas de mi jardín. Me dije que debían de ser imaginaciones mías, que estaba ajustando con calzador a un modelo lo que no era más que destrucción resultado del azar. Pero no podía impedir verlo, por mucho que me esforzara. Me recliné en la silla, con la cabeza de aquel viejo Godzilla casero en la mano, y contemplé ese perfil largo tiempo.

¿Qué? Sí, tienes razón, no te lo había contado. Cuando los bomberos me sacaron de la ciénaga, llevaba aferrada en el puño izquierdo la cabeza que estaba convencido de haber perdido. No tengo ni idea de cómo llegó allí. A partir de ese momento la llevé siempre encima, como una especie de talismán, supongo. Unos días después de comprar mi primer coche, le perforé un agujero y la colgué de mi llavero, que es donde ha estado desde entonces. Siempre que me siento disgustado, nervioso o enfadado, la estrujo. El rotulador verde se borró hace tiempo, y el color carne de debajo ha ido perdiendo intensidad hasta quedar de un tono apagado, que mi mujer dice parece hueso. A veces, cuando estoy lidiando con alguna persona especialmente pesada en el trabajo o cuando mi esposa y yo nos enfrentamos por algo o mi hija está sacándome de quicio como solo ella es capaz, aferro con tanta fuerza esa reliquia de aquella lejana catástrofe que no me sorprendería nada que se me clavara en la mano. Y casi puedo sentir lo mismo que aquel día en la ciénaga: una presencia inmensa, al acecho.

Copyright © 2015 John Langan

De la ilustración, Copyleft Pedro Belushi

Traducido del inglés por Marcheto

Esta entrada fue publicada en Relatos, Sliptream, Weird y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Monstruos caseros, de John Langan

  1. T. Posada dijo:

    Fantástico, tiene un ritmo emocionante. Me ha gustado mucho. Espero con ganas cada una de las entregas en cuentosparaalgernon y nunca dejan de sorprenderme. Eliges los relatos y los autores con mucho acierto ademàs de la traducción tan cuidada. Mil gracias por tu trabajo y por estos buenos momentos que nos das.

    • marcheto dijo:

      Muchísimas gracias por tus palabras. Como no dispongo de mucho tiempo para dedicar a este blog, trato de elegir cada uno de los relatos con el mayor cuidado del mundo y también procuro que sean muy variados y en algunos casos obras que creo que tienen muy pocas oportunidades de llegar a ser traducidas en otras publicaciones (por tratarse de autores pocos conocidos o cuentos con poco tirón comercial o que no se ajustan a las modas imperantes). Tienen que ser cuentos que realmente me hayan gustado y que considere que merecen el tiempo que voy a dedicar a su traducción (que en un relato de esta extensión son muchas horas). Así que me alegro de que estés disfrutando con ellos y con mis traducciones (que realizo con todo el cariño del mundo). Espero que sigas esperando las nuevas entregas con tantas ganas como hasta ahora.

  2. Lothrandir dijo:

    Vaya, vaya. Una joyita deliciosa, con un sabor a relatos clásicos, o lo que yo considero clásicos. El estilo no es el de Ray Bradbury, pero su ámbito infantil, el clima de terror, y sobre todo el elemento del juguete, me recuerda mucho al autor de tantos deliciosos y terroríficos relatos. Un verdadero placer su lectura. Muchísimas gracias, Marcheto.

    • marcheto dijo:

      Coincido plenamente contigo. Para mí este es uno de esos relatos atemporal, que da la sensación de que nunca se pasará de moda (a diferencia de la sensación que me produce gran parte de la ficción que leo escrita estos últimos años). Ese es uno de los motivos por los que me gustó especialmente. Además de por lo bien que está contado y lo bien que refleja la infancia. Me alegro de que te haya gustado. 😀

  3. Pingback: [R] Monstruos caseros – John Langan | Nostalgia por el infinito

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .