Las guías de la bruja: vías de escape. Compendio práctico de portales a mundos de fantasía, de Alix E. Harrow

Alix E. Harrow es una joven autora estadounidense cuya primera novela, The Ten Thousand Doors of January, salió a la venta hace un mes en su país. Alix ha publicado asimismo media docena de relatos, y uno de ellos ha conseguido que su nombre pase a estar en boca de todos los aficionados al género tras ganar el premio Hugo en la categoría de cuento corto, amén de ser finalista del Nebula, del premio Mundial de Fantasía, del Locus y del Eugie Award. Y es justo este relato el que podéis leer a continuación.

Las guías de la bruja: vías de escape. Compendio práctico de portales a mundos de fantasía (A Witch’s Guide to Escape: A Practical Compendium of Portal Fantasies) se publicó en la revista Apex Magazine en febrero de 2018. Además de ser elegido por los lectores de esta publicación como su relato favorito de los aparecidos en la misma en 2018, también fue seleccionado por Jonathan Strahan y por Rich Horton para formar parte de sus antologías anuales de la mejor ficción breve de ciencia ficción y fantasía. Se trata de un delicioso cuento con libros y brujas y, tras leerlo, creo que entenderéis perfectamente que haya sido votado por los aficionados como su favorito de entre todos los relatos cortos de 2018.

Para este blog es un tremendo honor poder publicar el flamante ganador del último premio Hugo (en la que creo que es su primera traducción a cualquier idioma) tan solo unas semanas después de que se haya alzado con este prestigioso galardón. Vaya por lo tanto mi enorme agradecimiento para Alix, por su amabilidad en todo momento y su generosidad, gracias a la que hoy los lectores de habla hispana ya podéis disfrutar de esta maravillosa historia. Thanks a million, Alix!

Descargar Las guías de la bruja: vías de escape formatos para e-book (EPUB, MOBI, FB2)
                  Descargar Las guías de la bruja: vías de escape DOC
Descargar Las guías de la bruja: vías de escape PDF

 

 

Las guías de la bruja: vías de escape. Compendio práctico de portales a mundos de fantasía

Alix E. Harrow

Aunque seguro que pensáis que nos alegra que un crío se lleve prestado el mismo libro tropecientas veces, en realidad eso es algo que nos quita el sueño.

El príncipe fugitivo es una de esas fantasías de mediados de los noventa —de cuando J. K. Rowling todavía no había llegado para decirle al mundo lo molona que es la magia— destinada a un público juvenil, una edición barata impresa en papel fino y amarillento. Trata sobre un chico solitario que huye y descubre un portal mágico que conduce a otro mundo, un mundo medieval donde correrá numerosas aventuras; pero la verdad es que el libro tiene tantas erratas que la mayoría de la gente lo deja incluso antes de que el chaval haya encontrado el portal.

Pero este crío no. Lo sacó de la estantería y se sentó con las piernas cruzadas en la sección de literatura juvenil, con su mugrienta mochila roja abrazada contra el pecho. No se movió en horas. La gente se veía obligada a dar media vuelta en ese pasillo, y le lanzaban miradas suspicaces por encima del hombro que decían «¿tú qué haces aquí?», como si se preguntaran qué andaría en realidad tramando un flacucho adolescente negro mientras fingía leer un libro de fantasía. Él no se daba por enterado.

Los volúmenes situados encima de él se estremecían y crujían, halagados ante esa clase de atención.

El chico se llevó El príncipe fugitivo a casa y lo renovó por internet una vez, y luego una segunda, momento en que te salta un cuadro de diálogo gris, cual emisario de 1995, que te informa de que «Has alcanzado el límite de renovaciones para este artículo». Y casi sientes la mirada desaprobadora de una bibliotecaria a través de la pantalla.

(A lo largo de la historia del mundo solo han existido dos tipos de bibliotecarias: mujeres amargadas y gazmoñas a las que el pintalabios se les corre por las arruguillas de alrededor de la boca y que consideran que los libros son de su propiedad y los usuarios de la biblioteca delincuentes peligrosos que vienen a robarlos, y brujas.)

Nuestra multa por retraso es de veinticinco centavos al día, o bien una lata de comida no perecedera durante la campaña estival de recogida de alimentos. Para cuando el chico por fin deslizó El príncipe fugitivo por la ventanilla de devoluciones, debía 4,75 dólares. No me hizo falta pasar su carnet por el lector para saberlo: cualquier buena bibliotecaria (del segundo tipo) debería ser capaz de conocer el montante exacto de la deuda de un usuario solo por el ángulo de inclinación de sus hombros.

—¿Qué te ha parecido? —dije utilizando mi voz de «entre tú y yo, colega», que funciona con los adolescentes alrededor del dieciséis por ciento de las veces.

Se encogió de hombros. El índice de éxito con los adolescentes negros es menor, porque estamos en una zona rural del sur de Estados Unidos y no son tan tontos como para fiarse de las mujeres blancas de treinta y pico años por muchos tatuajes que podamos llevar.

—¿Así que no lo acabaste? —Yo sabía que se lo había terminado al menos cuatro veces, porque las páginas tenían un tacto cálido y nada agarrotado.

—Sí que lo acabé. —Levantó hacia mí unos ojos color humo, de largas pestañas, con una expresión ausente y dolorida, como si supiese que bajo la superficie sin brillo de las cosas había algo reluciente y prohibido que él nunca podría llegar a tocar. En otras épocas, hechiceros y adivinos habían tenido esa clase de ojos—. El final es una mierda.

Al final, el príncipe fugitivo abandona el mundo medieval lleno de aventuras y cierra el portal antes de regresar a su casa con su familia. Se supone que es un final feliz.

Lo que más o menos viene a decir todo lo que hace falta saber sobre la vida de este chaval, ¿a que sí?

Se marchó sin coger ningún otro libro.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

GARRISON, Allen B.: Crónicas tavalarrianas. Vol. I-XVI. – LIT GAR 1976

LE GUIN, Ursula K.: Un mago de Terramar – LIT J LEG 1968

Lo devolvió cuatro días después, tras pasar a toda prisa por delante de una pequeña selección de libros sobre un fondo de un vivo azul, con el título «ESTE VERANO, ZAMBÚLLETE EN LA LECTURA» (vete tú a saber dónde se supone que van zambullirse si no: la única piscina pública del condado de Ulysses fue rellenada con cemento en los años sesenta —se prefirió esa solución a tener que eliminar la segregación racial— y así sigue).

Como soy una bibliotecaria del segundo tipo, casi siempre sé qué clase de libro desea una persona. Es como si los usuarios exhalasen un olor muy específico que al momento se reconoce como novela de misterio con asesinatos o biografía política o algo un tanto chabacano pero que al final te deje de buen rollo, a ser posible con lesbianas.

Yo me desvivo por proporcionar a la gente los libros que más necesita. En la universidad lo llamaban «garantizar que los lectores tengan acceso a los textos/materiales de su interés y que les resulten emocionalmente gratificantes», y en mis estudios de otra índole lo llamaban «adivinar los espacios sin colmar de las almas y llenarlos con historias y brillo de estrellas», pero viene a ser lo mismo.

No me molesto con quienes tienen signaturas anotadas en la palma de la mano y títulos traqueteándoles por la cabeza como bolas de bingo. Estos no me necesitan. Y también es totalmente imposible hacer algo por los que solo leen Literatura Ganadora de Premios o los que llevan coderas y equiparan la popularidad de Crepúsculo con la muerte del intelecto estadounidense: sus corazones son demasiado herméticos para lo nuevo, lo secreto y lo desconocido.

Así que solo presto atención a los visitantes de un determinado tipo. A quienes permiten que sus miradas acariciantes vaguen por los títulos como yemas de dedos, con la cabeza ladeada y la avidez libresca emanando de su cuerpo como las olas de calor del pavimento en pleno mes de julio. Huelga decir que los libros disfrutan con su calidez, incluso los casos más perdidos que llevan sin que nadie los coja prestados desde 1958 (de estos no hay muchos; Agnes y yo nos turnamos para acarrear a casa manuales de astronomía obsoletos que todavía creen que Plutón es un planeta y libros de cocina que indican se utilice manteca, solo para que no se desmoralicen). Elijo uno o dos volúmenes y dejo que su lomo brille y riele en las pilas de libros sumidas en la penumbra. La gente alarga la mano hacia ellos sin saber muy bien por qué.

El chico de la mochila roja no era un experimentado merodeador de pasillos. Vagaba por ellos moviéndose demasiado deprisa para leer los títulos, con las manos colgando vacías e indecisas a los costados. Los libros de costura y patrones se fijaron en que sus vaqueros necesitaban un buen lavado y le quedaban demasiado pequeños, y en que el cuello de su camiseta lucía un sucio tono amarillo grisáceo. Los libros de cocina (641.5) diagnosticaron dieta de gofres congelados y pizza de gasolinera, y chasquearon la lengua en desaprobación.

Yo estaba sentada en el mostrador de préstamos, pasando los artículos devueltos por la parpadeante luz roja del escáner, y aspiré su olor. Esperaba algo del estilo de adaptaciones del mito artúrico o a lo mejor novelas para adolescentes con romances y duelos de espadas, pero en lugar de eso me encontré un aullante y clamoroso amasijo de necesidades.

Olía a un millar de mundos secretos, madrigueras de conejo, entradas ocultas y andenes nueve y tres cuartos; al País de las Maravillas, Oz y Narnia; a «cualquier sitio menos este». Olía a… anhelos.

¡Dios me libre de los anhelantes! De los insaciables, los inconsolables, los que arañan frustrados los confines del mundo. No hay libro que pueda salvarlos.

(Eso es mentira. Existen Libros tan poderosos como para salvar cualquier alma mortal: libros de brujería, adivinación y alquimia; libros con madera de varita mágica en el lomo y polvo lunar en las páginas; libros más viejos que las piedras y arteros como dragones. A la gente le damos los libros que más necesitan, salvo cuando no se los damos.)

Le envié una serie de espada y brujería de los años setenta porque era cien por cien comida basura y el chico necesitaba engordar, y porque confiaba en que dieciséis volúmenes pudieran actuar como una especie de lastre que evitara que su alma doliente se despegase del suelo y se elevase flotando por el aire. También permití a Le Guin centellear ante él porque el chico me recordaba un tanto a Ged (salvaje, lleno de un ardiente deseo).

Hice caso omiso de El león, la bruja y el armario, que se revolvía en su estantería dándose ínfulas; este chico deseaba entrar en el armario y no regresar nunca jamás.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

GRAYSON, Dr. Bernard: Cuando ya nada importa. Guía de supervivencia para adolescentes deprimidos – 616.84 GRA 2002

Una vez has dejado atrás el cuarto tomo de las Crónicas tavalarrianas, te ves obligado a continuar al menos hasta el catorce, cuando aparece la verdadera Espada de Tavalar y el joven granjero ocupa el trono que le corresponde legítimamente. Durante todo el verano, el chico de la mochila roja se presentó más o menos cada semana a por la siguiente entrega.

Le colé de tapadillo unos pocos más (todos bastante viejos, todos bastante inocentes; la directora de nuestra sucursal es una de esas baptistas de labios permanentemente apretados que piensa que los libros de fantasía enseñan a los chavales a adorar al demonio, de suerte que alrededor del 90 % de mis solicitudes de adquisiciones son denegadas misteriosamente): Una arruga en el tiempo regresó con un furtivo aroma a interior de mochila, que significaba que le había gustado pero le parecía que ya era demasiado mayor para que lo vieran leyéndolo; La colina de Watership estaba ofendido porque el chico no había llegado a pasar de las diez primeras páginas, pero supongo que las notas a pie de página sobre matemáticas conejiles no son para todo el mundo; y La brújula dorada olía en su último capítulo a linterna a las tres de la madrugada, motivo por el que el volumen se mostraba tan pagado de sí mismo que no había quien lo aguantara. Acababa de conseguir un ejemplar de Bruja Akata mediante un préstamo interbibliotecario… cuando dejó de venir.

Nuestra selección de libros «LA VUELTA AL CO-LEE» estaba llena de manuales de preparación para la selectividad y tochos amarillos de la serie Para dummies. Agnes había recortado unas amorfas hojas de árbol de cartulina y las había pegado en la puerta principal del edificio. Muchos críos dejan de venir por la biblioteca cuando empieza el colegio, con tanto club y asociación…

No obstante, yo me preocupé. El Libro que no le había dado me provocaba la misma sensación que una nota musical que te has saltado o el diente que te falta: era una ausencia magnética. Justo cuando estaba pensando seriamente en telefonear al instituto del condado con un cuento chino sobre un CD sin devolver, el chico regresó.

Por primera vez lo acompañaba otra persona: una mujer blanca, baja y regordeta, con una tarjeta de identificación en una funda de plástico y la clase de permanente casi cuadrada que solo te pueden hacer en peluquerías sureñas con descoloridas fotos glamurosas en las ventanas. El chico le iba a la zaga de mala gana, tan delgado y presionado como una flor aplastada entre las páginas de un diccionario. Me pregunté hasta qué punto tenías que cagarla para que te asignasen una orientadora escolar fuera de horas lectivas, hasta que leí la tarjeta de identificación de la mujer: Departamento de Servicios Comunitarios, Área de Atención y Protección a Niños y Adolescentes, Asistente Social de Menores (II).

¡Vaya!, un niño en acogida.

La mujer lo llevó a marchas forzadas por entre las estanterías de no ficción (las guías de viaje suspiraron al verla pasar, farfullando algo sobre el exceso de trabajo y recomendando vacaciones en lejanas playas soleadas) y se detuvo en los 616.

—Ven aquí, ¿por qué no echamos una ojeada a estos?

Silencio predecible y hosco por parte del chico.

A las personas que trabajan con niños de acogida sesenta horas a la semana la hosquedad les resbala. La mujer sacó varios libros de la estantería y los amontonó en los brazos de él.

—Ya lo hemos hablado, ¿te acuerdas? Decidimos que a lo mejor te apetecía leer algo práctico, algo útil…

Enfrentarse a la depresión (616.81 WHI 1998). Derrota la melancolía: cinco pasos para volverte a sentir bien (616.822 TRE 2011). Sopa de pollo para el alma deprimida (616.9 CAN). Los libros lo saludaron con voces almibaradas y balsámicas.

El chico no dijo ni mu.

—A ver, sé que preferirías leer sobre dragones y, esto, elfos —ay, Tolkien, cuánta culpa tienes…—, pero a veces tenemos que hacer frente a nuestros problemas en lugar de huir de ellos.

«Menudas gilipolleces de mierda». Yo estaba en el cuarto de atrás pasando los DVD rayados por la pulidora, de modo que la única persona que me oyó maldecir fue Agnes. Me lanzó por encima de las gafas su mirada patentada de «vergüenza debería darte» que, utilizada como es debido, puede convertir a los usuarios bulliciosos en un montón de cenizas o una estatua de sal. Bueno, Agnes también pertenece al segundo tipo de bibliotecarias.

Pero ahora en serio. Cualquiera se podía dar cuenta de que ese chico necesitaba echar a correr y seguir corriendo hasta desprenderse de su piel, hasta rasgar con las uñas la asfixiante oscuridad, salir de ella y desplegar sus alas, primorosas e iridiscentes a la luz de algún otro mundo.

Su asistente social era una de esas personas que al pronunciar la palabra «escapismo» parecían estar refiriéndose a un defecto moral, a un lamentable pasatiempo, a un diagnóstico de una enfermedad mental. Como si las escapatorias no fuesen de por sí una de las categorías más elevadas de magia de la que iban a ser testigos en su miserable vida mortal, en lo más alto junto con el amor verdadero, los sueños proféticos y las luciérnagas destellando en sincronía en una noche de junio.

El chico y su guardiana recorrieron de vuelta los sinuosos pasillos camino del mostrador principal; con los hombros encogidos él, como rozando contra unas invisibles paredes laterales.

Cuando pasaban por la sección de literatura juvenil, un volumen en rústica barato salió volando desde el carrito de devoluciones y chocó contra la rodilla del chico. Él lo recogió y frotó el título suavemente con el pulgar. El príncipe fugitivo ronroneó.

Él sonrió. Yo, en silencio, di las gracias al carrito.

A mi espalda oí un prolongado suspiro que me era de lo más familiar. Al volverme me encontré a Agnes observándome desde el mostrador de préstamos, con sus uñas azul aguamarina tamborileando sobre la tapa de una novela de Grisham y los ojos entrecerrados de lástima. «Ay, niña, otra vez no», decían.

Retomé mi pila de DVD, con expresión adusta, pensando cosas como «¿qué sabrás tú?» y «esta vez es diferente» y «¡mierda!».

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

DUMAS, Alexandre: El conde de Montecristo – LIT DUM 1974

El chico regresó a las diez y media un martes por la mañana. La política oficial de la biblioteca es informar al instituto de los alumnos que hacen novillos, porque la junta escolar tenía la sensación de que nos estábamos convirtiendo en «el paraíso de actividades ilícitas y sin debida supervisión de los adolescentes». Resulta que yo creo que eso es justo lo que las bibliotecas deberían aspirar a ser, de modo que propuse que grabáramos la frase en una placa para colocarla en la puerta principal, pero entonces me pidieron que mostrase un poco de seriedad o que abandonara la reunión, así que, bueno, tenemos que dar parte de los críos que se saltan las clases para jugar a League of Legends en nuestros ordenadores o se escaquean escondiéndose en la sección de novelas gráficas.

Observé al muchacho merodear por las estanterías —los músculos tensos como alambres sobre los huesos, el alma retorciéndose y arañando como una criatura enjaulada— y no alargué la mano hacia el teléfono. Agnes, todavía luciendo su expresión de «ay, niña», pasó de reprenderme.

Lo mandé a casa con El conde de Montecristo, en parte porque para seguir la trama requieres no solo un organigrama sino toda tu atención —y el chico necesitaba distraerse—, pero sobre todo por lo que Edmundo dice en la penúltima página: «… toda la sabiduría humana se encierra por entero en estas dos palabras: ¡Confiar y esperar!».

Pero la gente no puede seguir confiando y esperando eternamente.

La gente se quiebra, se deshilacha, se resquebraja; cometen una desesperada estupidez y entonces ves su fotografía de la orla del instituto impresa en el Ulysses Gazette, ampliada y con mucho grano, y te pasas los cinco años siguientes pensando: «Ojalá le hubiera dado el libro adecuado».

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

ROWLING, J. K.: Harry Potter y la piedra filosofal – LIT J ROW 1998

ROWLING, J. K.: Harry Potter y la cámara secreta – LIT J ROW 1999

ROWLING, J. K.: Harry Potter y el prisionero de Azkaban – LIT J ROW 1999

Toda bibliotecaria tiene Libros que jamás presta a nadie.

No me refiero a las primeras ediciones de Alicia en el País de las Maravillas o a las traducciones al holandés de El osito Winnie Pooh; me refiero a los Libros tan poderosos y potentes, tan llenos de tentaciones susurrantes que solo las bibliotecarias del segundo tipo están al tanto de su existencia.

Cada una de nosotras tiene su propio sistema para mantenerlos ocultos. Las bibliotecas más venerables (las que lucen paneles de roble, techos abovedados y escaleras tipo La bella y la bestia) tienen estancias secretas detrás de chimeneas o estanterías, a las que solo puedes acceder tirando de un determinado título de una balda. Se dice que Santa Genoveva, en París, tiene debajo unas catacumbas inmensas custodiadas por bibliotecarias tan ancianas y resecas que se han convertido en libros humanoides, con hojas de piel y sangre por tinta. En Tombuctú me dijeron que allí se contrataban magos-herreros para fabricar grandes verjas de hierro forjado que solo permitiesen el paso a los puros de corazón.

En la sucursal de Maysville de la red de bibliotecas del condado de Ulysses, en la sala de colecciones especiales tenemos un secreter de tapa de persiana, cerrado con llave y con un cartel que dice: «¡Antigüedad!, solicite asistencia, por favor».

De todas maneras, tan solo tenemos alrededor de una docena de Libros, y a saber de dónde han salido o cómo han terminado aquí. Las guías de la bruja: cómo maquinar venganzas justas, con sus finas páginas de acero y tinta de arsénico. Las guías de la bruja: el primer enamoramiento (para lectores de todas las edades), que huele a luz de estrellas y al verano en que tenías diecisiete años. Las guías de la bruja: recetas al horno sobrenaturales, con más de treinta fotografías a todo color que te permitirán embrujar a tus amigos y afligir a tus adversarios. Las guías de la bruja: vías de escape. Compendio práctico de portales a mundos de fantasía, que no tiene ni una palabra, solo páginas y más páginas de mapas: copias manuscritas de la Edad Media con nombres impronunciables; mapas en tapices medievales que muestran barcos diminutos navegando junto al fin del mundo; mapas topográficos de Machu Picchu; mapas del callejero de Estambul publicado por la editorial Rand McNally en los años setenta…

Forma parte de mi trabajo mantener los Libros como este fuera del alcance de los estudiantes de secundaria desesperados con mochilas rojas. Nuestras preceptoras lo llamaban «proteger de los ojos mundanos las artes ocultas y sagradas de nuestras antepasadas». Nuestros profesores de la universidad, «conservar los textos inusuales o de valor histórico».

En ambos casos querían decir lo mismo: damos a la gente los libros que necesitan salvo cuando no se los damos; salvo cuando los necesitan de mala manera.

Acumuló una multa de dólar y medio por El conde de Montecristo, y lo devolvió con manchas de agua salada en las últimas páginas. No eran lágrimas de «mi personaje favorito ha muerto» o «el libro se ha acabado». Eran amargas, ácidas, anisadas: lágrimas de envidia. Tenía envidia porque el conde y Haydée habían abandonado su mundo y navegado hacia el ignoto azul. Porque habían escapado.

Me dejé llevar por el pánico y le coloqué los tres primeros Harry Potters, porque la cosa no se anima de verdad hasta que aparecen Sirius y Lupin, y porque tratan de un chaval solitario y desatendido que recibe una carta de otro mundo y se esfuma.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

GEORGE, J. C.: El príncipe fugitivo – LIT J GEO 1994

Agnes siempre se encarga del anuncio de «cerraremos dentro de diez minutos» porque algo en su voz insinúa que cualquiera que todavía se encuentre en la biblioteca dentro de nueve minutos cincuenta segundos será secuestrado para traficar con sus órganos, e incluso los usuarios más reacios a moverse enfilan despacio hacia la salida.

El chico de la mochila roja andaba merodeando por la sección de libros de letra grande (volúmenes chismosos y avejentados, que se aburren desde la aparición de los lectores electrónicos con sus tamaños de letra variable) cuando se oyó la voz de Agnes por los altavoces. Se quedó muy quieto, vacilando como quien está a punto de cometer una soberana estupidez, y luego se metió a toda prisa debajo de una mesa de lectura y se enfundó la oscura capucha en la cabeza. Los libros de letra grande dejaron escapar chillidos excitados.

Ese día me tocaba cerrar a mí, así que Agnes se fue a las nueve en punto. A las nueve y cuarto yo estaba plantada en la puerta con mi enorme bolso al hombro y las llaves en la mano. Dudando.

Va terminante, absoluta, totalmente en contra de las normas cerrar por la noche con un visitante todavía dentro, tanto más si se trata de un menor cuya estabilidad emocional es dudosa. Se organiza un buen follón, tanto en un sentido (llamadas telefónicas de tutores asustadísimos, registros policiales, cargos por negligencia criminal) como en el otro (de noche, las bibliotecas son lugares bastante más bulliciosos que durante el día).

Yo no soy muy dada por naturaleza a seguir las normas. Me salto las señales de stop, digo tacos en público, miento en los tests de personalidad de internet para obtener el resultado que quiero (Hermione, Arya Stark, Jo March)… Pero sí soy una excelente bibliotecaria, de ambos tipos, y las buenas bibliotecarias se atienen a las reglas. Incluso cuando no les hace gracia.

Eso fue lo que Agnes me dijo hace cinco años, cuando empecé a trabajar en Maysville.

La chica había empezado a venir por la biblioteca los domingos por la tarde: mona, con coleta, pero con una de esas faldas vaqueras por la rodilla que pregonan, «voto de virginidad». Yo había estado alimentándola regularmente con una dieta alta en subversión (Orwell, Bradbury, Butler) y estaba a punto de atacar con El cuento de la criada cuando de pronto perdió todo interés por las novelas. Vagó entre las estanterías, el rostro inexpresivo y pálido como una hoja en blanco, acompañada por el frufrú de su falda azul marino al rozar sus rodillas.

No lo entendí hasta que llegó a los 618. La sección sobre maternidad y parto la colmó de empalagosas felicitaciones con sus voces cantarinas. Ella rozó con un dedo el lomo de Qué se puede esperar cuando se está esperando (618.2 EIS) con una creciente expresión de incontrolable horror, y se marchó sin llevarse prestado ningún libro.

Durante las siguientes nueve semanas, le envié historias sobre coraje y valentía, historias con protagonistas que plantaban cara a sus progenitores y con mujeres empoderadas que no acataban la autoridad. Abandoné toda sutileza y le deslicé folletos de centros de planificación familiar en la mochila —aunque la clínica más cercana estaba a seis horas y solo abría dos veces por semana—, pero me los encontré embutidos frenéticamente en la papelera de los aseos.

Pero nunca le di lo que necesitaba de verdad: Las guías de la bruja: cómo deshacer lo hecho. Método para encarar los inevitables accidentes de la vida sin sentimientos de culpa. Un tomo encuadernado en piel lleno de detallados esquemas de mecanismos de relojes, que olía a arrepentimiento y a las mañanas de los ayeres. Lo dejé cerrado bajo llave en el secreter de tapa de persiana, susurrando y tictaqueando para sí mismo.

A ver, existen buenos motivos por los que no prestamos Libros como ese. Nuestras preceptoras solían meternos miedo con historias de mortales que habían causado estragos: individuos que utilizaban los Libros para robar, asesinar o destrozar corazones; que realizaban milagros y fundaban religiones; que luego nos odiaron y nos amargaron unos cuantos siglos quemándonos en hogueras.

Si me pillaban prestando Libros sería expulsada, vilipendiada, despojada de mi título. Quemarían mi carnet de la biblioteca en las eternas llamas malvas de nuestra hermandad y escribirían mis crímenes con cenizas y sangre en El libro de la perfidia. Me prohibirían de por vida el acceso a todas las bibliotecas, y ¿qué es una bibliotecaria sin sus libros? ¿Qué sería de mí, aislada del ordenado mundo de las palabras y sus lectores, del sosegado ciclo uroboriano de narrar historias y consumir historias? Corrían rumores de bibliotecarias solitarias y asilvestradas —mujeres trastornadas que optaban por vivir fuera de la red de bibliotecas, en el caos estruendoso de las palabras sin escribir y las historias sin contar—, pero ninguna de nosotras las envidiaba.

La última vez que vi a la chica de la coleta llevaba la falda vaquera sujeta con una goma pasada por el ojal. Olía a desesperación, como alguien a quien se le hubiese agotado la confianza y la esperanza.

Cuatro días después, su fotografía se publicaba en el periódico y mi vista se empañaba y desempañaba según iba leyendo la noticia («envenenamiento accidental», «el velatorio tendrá lugar entre las 2.00 y las 3.30 en el tanatorio Zimmerman & Holmes», «envíen sus donaciones a la Asociación de Congregaciones Baptistas de Maysville»). Agnes me dio unas palmaditas en la mano y me dijo: «Lo sé, niña, lo sé. A veces no se puede hacer nada». Una mentira piadosa.

Todavía conservo el recorte del periódico en el cajón de mi mesa de la biblioteca, como homenaje, recordatorio o advertencia.

El chico de la mochila roja estaba sudando en su escondrijo bajo la mesa de lectura. Olía a desesperación, exactamente igual que ella.

¿Debía llamar al teléfono de asistencia de los Servicios de Protección de la Infancia y pasar un embarazoso rato charlando con él de trivialidades hasta que su horrible asistente social viniese a recogerlo? «Hola, chaval, yo también fui una adolescente solitaria en un pueblo de mierda en el culo del mundo». ¿O debía dejarlo escapar, aunque su huida consistiese tan solo en pasar la noche escondido en la biblioteca?

Vacilé como cuando se está a punto de cometer una soberana estupidez.

El candado se cerró con un ruido sordo. Atravesé el aparcamiento inspirando el aroma a caramelo y escarcha del mes de octubre, deseando —casi rezando por ello, de no haber sido porque a las brujas lo de rezar no nos va— que bastara con eso.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Abrí treinta minutos antes de la hora, con la intención de adelantarme a Agnes y borrar del teléfono los mensajes de voz de «¿Han visto a este menor?» antes de que ella pudiese escucharlos. Había una grabación automática que trataba de vendernos un sistema de seguridad, tres llamadas de usuarios preguntando por el horario porque por lo visto es materialmente imposible de encontrar en Google, y una de un voluntario avisando de que estaba enfermo.

No había mensajes relacionados con el chico. ¡Joder con el sistema de acogida del condado!

Salió de debajo de la mesa a las 9.45, cuando ya podía pasar desapercibido entre el creciente número de usuarios. Se lo veía desaliñado y fuera de lugar, como un viajero llegado de otro planeta que aún no entendiese del todo el lenguaje corporal humano. O como un chaval que había pasado una noche entre las estanterías prestando oídos a las furtivas misivas de un millar de mundos distintos y deseando poder desaparecer en cualquiera de ellos.

Yo estaba tan ocupada tratando de no llorar y de hacer caso omiso al Libro que estaba llamando al chico desde el secreter de tapa de persiana que pasé su carnet por el lector y le devolví el libro sin fijarme en que se trataba de El príncipe fugitivo.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

AVISO DE LA BIBLIOTECA PÚBLICA DE MAYSVILLE: TIENE (1) ARTÍCULO(S) CUYO PLAZO DE PRESTAMO YA HA VENCIDO. POR FAVOR, DEVUÉLVALO(S) EN CUANTO LE SEA POSIBLE.

«¡Mierda!»

Los avisos de plazo vencido saltan transcurridos quince días desde el préstamo. El día décimo sexto consulté la ficha del chico y contemplé la lacónica frase escrita en letras rojas (ARTÍCULO NO DEVUELTO EN PLAZO: LIT J GEO 1994) hasta que la pantalla empezó a chisporrotear y a humear ligeramente, y Agnes me lanzó una de sus miradas de «mujer, no pierdas los nervios».

Ni se había molestado en renovarlo.

Mi percepción de El príncipe fugitivo se había debilitado y desdibujado por la distancia, era como si estuviese mirando por un telescopio desenfocado; pero seguía siendo un libro de mi biblioteca y por lo tanto continuaba teniéndolo controlado —todos los que dejasteis sin devolver algún libro de la biblioteca del instituto o habéis comprado en Amazon ejemplares robados con la signatura pegada en el lomo… os estamos viendo—. Y a través de él solo me llegaba un debilísimo aroma de segunda mano del chico: inutilidad, resignación y un olor alquitranado y supurante como a anhelo muerto que hubiese empezado a fosilizar.

Estaba vivo, pero probablemente no mucho más tiempo. No me refiero solo al suicido físico; quienes podemos percibir las cosas del alma sabemos que hay montones de maneras de morir sin que nadie lo note. ¿Habéis visto alguno de esos malditos programas especiales de la tele en los que se ve cómo rescatan a los animales de algún circo atroz de tercera categoría de Las Vegas y, cuando por último abren las jaulas, los leones se quedan inmóviles donde están, con la mirada muerta, porque han olvidado lo que es desear algo? Desear, anhelar, estar lleno del ansia radiante y terrible de estar vivo.

Pero no podía hacer nada. Salvo confiar y esperar.

Los voluntarios estaban ocupados proyectando la película semanal en la sala multimedia número 2, así que a mí me tocaba volver a colocar los libros en las estanterías. No fue hasta encontrarme en el pasillo LIT DAC-FEN con nuestro sobado ejemplar de El conde de Montecristo en la mano que caí en la cuenta de que Edmundo Dantès era un auténtico mentiroso de mierda de tomo y lomo.

Si Edmundo hubiese seguido su propio consejo, se hubiera quedado sentado en su celda confiando y esperando durante cuarenta años mientras el conde de Morcerf, Villefort y los demás seguían disfrutando de sus riquezas y felicidad. La verdadera moraleja de El conde de Montecristo tenía que ser algo más en la línea de: como des por culo a alguien, prepárate porque un vengativo cerebro te joderá la vida veinte años después. O a lo mejor: si deseas que la justicia y la bondad se impongan en este mundo, tienes que luchar por ello con uñas y dientes; será duro y oneroso, y probablemente ilegal, y tendrás que saltarte las normas.

Apoyé la cabeza contra el frío metal de la estantería y cerré los ojos. «Si ese chico vuelve algún día a mi biblioteca, juro por Clío y Calíope que cumpliré con mi más sagrada obligación —me dije—. Le daré el libro que más necesita».

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

ARADIA, Morgan: Las guías de la bruja: vías de escape. Compendio práctico de portales a mundos de fantasía – Escrito en el año de nuestra Hermandad de 2002 y entregado para su custodia a la red de librerías públicas del condado de Ulysses.

Regresó para despedirse, creo. Deslizó El príncipe fugitivo por la ventanilla de devoluciones y luego vagó por los pasillos con su mochila roja colgada de un hombro, las yemas de los dedos sin llegar a rozar las estanterías y los ojos vueltos hacia el suelo. Ojos que casi habían perdido su aire hechiceresco, y que ahora solo se veían tristes, avejentados y del color del humo.

Estaba pasando por la sección de viajes y turismo cuando lo vio: un libro pesado encuadernado en tela encajado justo entre El nómada práctico (910.4 HAS) y En avión, en tren y a pie. Guía para el aspirante a trotamundos (910.51). Carecía de signatura, pero el título estaba estampado en el lomo con letras curvilíneas: Las guías de la bruja: vías de escape.

Sentí el bum bum apagado y sordo de su corazón, el dolor de la esperanza renacida. El chico fue hacia el libro y el libro fue hacia él, porque los libros necesitan ser leídos tanto como nosotros necesitamos leerlos, y este libro en concreto llevaba mucho tiempo sin salir del secreter de tapa de persiana de la sala de colecciones especiales.

Unos dedos oscuros rozaron la tela teñida de verde, y fue como si las dos mitades desgajadas de un objeto roto por fin se hubiesen reunido, como si una llave perdida por fin hubiera encontrado su cerradura. Todos los libros de la biblioteca crujieron al unísono, suspirando ante la sagrada plenitud que se alcanza entre lector y libro.

Agnes andaba por la zona de los ordenadores, explicando nuestra política de treinta minutos a un nuevo usuario. Se interrumpió en mitad de frase y levantó la mirada hacia los 900, con las fosas nasales dilatadas. A continuación, con una expresión entre acusatoria e incrédula, se volvió hacia mí.

Yo le sostuve la mirada —y no es fácil mantenérsela cuando está enfadada, creedme— y sonreí.

Cuando me arrastren ante las preceptoras, quemen mi carnet y con un lastimero tono de reproche exijan saber cómo he podido abandonar los votos de nuestra orden, les diré: «Eh, fuisteis vosotras quienes los abandonasteis primero. En algún momento olvidasteis nuestro primer y más puro objetivo: dar a los lectores los libros que más necesitan. Y bien que los necesitan… Y bien que van a seguir necesitándolos siempre…».

Me pregunté con una especie de inquietud indiferente cómo pasarían el tiempo las bibliotecarias solitarias y si tendrían clubes o asociaciones, y cómo sería encontrar historias salvajes que no hubiesen sido domadas por la narrativa ni atrapadas por un libro. Y luego me pregunté por el origen primero de nuestros Libros, y quién los escribiría.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Y entonces, un súbito susurro imperceptible, como si una fuerte ráfaga de viento hubiese pasado a toda velocidad entre las estanterías sin mover una sola página. Varias personas apartaron la mirada de su pantalla con cierta inquietud.

Las guías de la bruja: vías de escape yacía abandonado sobre la moqueta, abierto por un mapa de algún desconocido territorio fantástico trazado con tinta sepia. Tirada a su lado había una mochila roja.

Copyright © 2018 Alix E. Harrow

De la ilustración, Copyleft Pedro Belushi

Esta entrada fue publicada en Fantasía, Relatos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

32 respuestas a Las guías de la bruja: vías de escape. Compendio práctico de portales a mundos de fantasía, de Alix E. Harrow

  1. Patricia dijo:

    Gracias, Marcheto!! Brujas, bibliotecas y libros… ¿Qué más se puede pedir? Nos trajiste un cuento que, encima, ¡recomienda libros! Muchos de ellos ya fueron leidos y disfrutados, pero otros no, así que me llevo varias recomendaciones para leer en el futuro. Otra vez, mil gracias por tu selección, por tu traducción, y por sostener Cuentos para Algernon!! Besos desde Argentina =)

    • marcheto dijo:

      Me alegro mucho de que el cuento te haya gustado tanto, Patricia. Ahora bien, ten cuidado, algunos de los títulos que se mencionan sospecho que son inventados, o al menos yo no he sido capaz de encontrar ninguna información sobre los mismos.

      • Patricia dijo:

        jajajajaj!! Sí, ya los verifiqué y algunos fue imposible localizarlos! (El príncipe fugitivo, por ejemplo) Una pequeña trampita de la autora =)

  2. Anónimo dijo:

    Gracias Marcheto. Un placer poder leer un cuento tan reciente. Me gustó

    • marcheto dijo:

      Un blog como el mío puede tener muchos inconvenientes (hay muchos cuentos y autores que sé perfectamente que nunca podré tener debido al carácter no comercial del mismo), pero tiene la gran ventaja de la inmediatez. La autorización para solicitar este cuento la pedí hace un par de meses, un poco antes de que ganara el Hugo. No creo que las editoriales puedan tener en la calle una obra a los dos meses desde el primer contacto con un autor o su agente. Todo un lujo, sí, poder publicar cuentos de primera fila como este y con un desfase tan pequeño.

  3. Teresa Mira dijo:

    Hace mucho, mucho tiempo que no lloraba de emoción, de familiaridad, de esperanza y de rebeldía con un cuento. Gracias por este regalo. Hay historias imprescindibles y esta es sin duda una de ellas.

    • marcheto dijo:

      Gracias por tus palabras, Teresa. Comentarios como el tuyo me ayudan a recordar por qué empecé con este blog y me animan a continuar con él. De todas maneras, y como siempre digo, si este cuento te ha llegado tan adentro, el mérito es de Alix, una autora muy joven y que seguro que va a dar mucho que hablar.

  4. Francisco M. Juárez dijo:

    ¡Muchas gracias Marcheto!

    Apenas voy a leerlo pero por los comentarios anteriores veo que esto va a ser apoteósico. 😉

    ¡¡¡Un fuerte abrazo desde México, lleno de admiración, respeto y gratitud por esta labor impagable y maravillosa…!!!

  5. isaías dijo:

    Un cuento fantástico…¡muchas gracias por tu contribución a estos pequeños momentos de felicidad, Marcheto!

    • marcheto dijo:

      Sí, fantástico en ambos sentidos. Yo he disfrutado mucho traduciéndolo, así que me alegro de que también os alegre a vosotros un ratito, aunque sea corto dado que no es un cuento muy extenso. Y gracias por comentar.

  6. Lothrandir dijo:

    Maravilloso. No se me ocurre mejor manera de honrar el día internacional de las bibliotecas, el próximo 24 de octubre. Me ha devuelto a mi infancia de ratón de biblioteca. Muchísimas gracias, Marcheto, por seguir ahí en estos tiempos ajetreados y convulsos. Y muchísimas gracias por descubrirnos a Alix E. Harrow, una autora que promete y es ya una realidad. Reblogueo para su difusión, apreciada Marcheto.

    PS: no me puedo resistir a compartir también este post donde hablan del día de la biblioteca. https://lascronicasdelotromundo.wordpress.com/

  7. Pingback: Relatos cortos, recomendaciones y dónde leerlos – Anna Roldós

  8. Pingback: [R] Las guías de la bruja: vías de escape. Compendio práctico de portales a mundos de fantasía – Alix E. Harrow | Nostalgia por el infinito

  9. jenofontealfa dijo:

    Excelente, magnífico cuento. Gracias por compartirlo y a la autora por permitirlo.

  10. Cyn Romero dijo:

    Mil gracias por traerlo para nosotros. Me lo llevo al kindle. Un abrazo.

  11. ¡Gran trabajo! Gran lectura. ¡Mil gracias!

  12. Grazalema de Sal dijo:

    Juraría que he visto salir destellos de de magia y aroma de hechizos de los renglones mientras leía. Es del ese tipo de relatos que se te enganchan y empiezan a echar raíces hasta que te parece que siempre estuvieron ahí. A través de tus traducciones he encontrado un buen número de ellos por lo que mi agradecimiento por tu trabajo es profundo. Sin ti no habría llegado a ellos. Thanks a million Marcheto 😉

  13. Pingback: Día de las bibliotecas: precalentamiento – Peregrinos de la tierra en sombras

  14. origencuantico dijo:

    Otro de los que no se me van a olvidar en la vida. ¡Enhorabuena!

    P.D. 70/30?

  15. Gilberto dijo:

    Wow!! Me lo has arrebatados de las manos, estaba a punto de leerlo en inglés cuando me asomé a tu blog y ¡albricias!
    ¡Pero qué hermoso cuento! Y la verdad, ¡qué hermosa traducción! Ahora que lo leí de nuevo en inglés no puedo sino admirar aún más tu trabajo y tu arte. De verdad muchas gracias por este regalo.
    Un fuerte abrazo desde México.

    • marcheto dijo:

      Por lo visto, aunque estemos lejos seguimos estando en buena sincronía. 😉
      Muchas gracias por leerlo y, una vez más, muchísimas gracias por tu comentario, tu apoyo y tus palabras.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.