Siete minutos en el cielo, de Nadia Bulkin

Nadia Bulkin es una joven autora indonesia, aunque en la actualidad reside en la ciudad de Washington. Nadia escribe historias de «horror socio-político»: historias de miedo sobre el aterrador mundo en el que vivimos, según las define ella misma. Y ya son más de treinta los relatos que ha publicado a lo largo de más de diez años de carrera. Alrededor de una docena de sus obras más destacadas han sido recopiladas en la que por ahora es su única colección de ficción breve: She Said Destroy, publicada en 2018. Tanto este volumen como cuatro de sus cuentos han sido nominados en distintos años al premio Shirley Jackson.

Siete minutos en el cielo (Seven Minutes in Heaven) se publicó por primera dentro de la antología Aickman’s Heirs (Undertow, 2015), editada por Simon Strantzas, y fue finalista del premio Shirley Jackson de 2016. También fue incluido en Year’s Best Dark Fantasy & Horror: 2016, la recopilación de lo mejor del año dentro del género de fantasía oscura y terror editada por Paula Guran, y, por supuesto, en su ya mencionada colección, She Said Destroy. Asimismo se reeditó en 2017 en la revista Nightmare Magazine (puede leerse y escucharse aquí). Aunque gran parte de la obra de Nadia está fuertemente influida por el folklore y la cultura de su país natal, este no es el caso de Siete minutos en el cielo. Aickman’s Heirs (Herederos de Aickman) es una antología que trata de demostrar hasta qué punto la obra de Robert Aickman continúa hoy en día siendo una importante fuente de inspiración para numerosos escritores, de modo que, si hay que señalar una influencia en este cuento, tendrá que ser la obra de Aickman. Si conocéis a este autor británico podéis sospechar que esta va a ser una historia… extraña. Y acertaréis. En cualquier caso, espero que os guste.

Por último, muchas gracias a Nadia por aceptar que su primer cuento en español aparezca en Cuentos para Algernon. Todo un honor para este blog. Thanks a million, Nadia!

ACTUALIZACION I: Ya tenéis disponibles los formatos para ebook (EPUB, FB2 y MOBI) del cuento. Basta con que pinchéis aquí.

                                  Descargar Siete minutos en el cielo DOC
                                  Descargar Siete minutos en el cielo PDF

Siete minutos en el cielo

Nadia Bulkin

Siguiendo carretera abajo había un pueblo fantasma. Sus despojos asomaban por encima de los árboles cuando circulábamos por la autovía 51 con nuestra traqueteante camioneta color cereza. Yo alcanzaba a divisar un campanario, un depósito elevado de agua y la cúpula del ayuntamiento. Era un pueblo fantasma porque antaño tuvo lugar un accidente que lo convirtió en un cementerio.

Yo me preguntaba qué clase de accidente podía matar a un pueblo entero. ¿Lo habría arrasado una tormenta? ¿Habría clamado Dios, «Muerte a los pecadores», y con un ademán de Su mano arrancado del sueño y devuelto a la vida a nuestro dormido monte Halberk? Cuando les preguntaba cosas así, mis padres me llamaban «morbosa» y me mandaban a jugar fuera. Así que yo me iba a la calle y jugaba a siete minutos en el cielo —una variante del tula en la que, cuando te pillaban, en lugar de pagarla tenías que quedarte inmóvil siete minutos, el tiempo que tarda un alma en volar hasta Dios— con Allie Moore y Jennifer Trudeau. Cuando el cielo se teñía de naranja oscuro corríamos de vuelta a casa y entrábamos cerrando de golpe las puertas mosquiteras y, una vez que mis padres me habían arropado en la cama, yo trazaba un plano del pueblo fantasma a la luz de mi linternita: la iglesia en el extremo inferior de Church Street en lugar de en el superior, la escuela al este de las vías ferroviarias en lugar de al oeste. Luego dibujaba el monte Halberk, cogía un rotulador negro y hacía llover volutas negras sobre esas casitas como del Monopoly, hasta que la oscuridad cubría todas y cada una de ellas. Ya con más años, y más rabia en mi interior, también trazaba pequeños muñecos de palotes que representaban familias paseando a sus pequeños perros de palotes, pequeños muñecos de palotes que representaban granjeros arreando pequeñas vacas de palotes. Y, por último, la oscuridad.

Cuando estaba en secundaria nos contaron la verdad: había sido un accidente industrial. El director del instituto se plantó en mitad del auditorio y dijo que allí había habido una fábrica, en aquel otro pueblo, y que un día se había producido un escape de gas tóxico, y que allí la gente había muerto, en aquel otro pueblo. Eso había ocurrido largo tiempo atrás, aseguró, ahora ya no había nada que temer. Algunos padres se enfadaron; dijeron que sus hijos estaban intranquilos. Pero un escape de gas suena mucho menos aterrador que un volcán, preguntádselo a cualquier crío.

Nadie mencionaba el asunto, salvo cuando teníamos que pensar en algo malo. El día de Acción de Gracias, algunas familias recitaban una breve oración por el pueblo fantasma, para así tener algo por lo que sentirse agradecidas. El imbécil de mi tío Ben les dijo a mis primos que si se portaban mal los abandonaría allí. En el estrado del ayuntamiento, políticos con trajes color mostaza señalaban a sus oponentes y decían: «Mi adversario apoya el tipo de políticas que desembocan en accidentes como el de Manfield, que dejan pueblos vacíos». Ese era el nombre del fantasma: Manfield. Yo vivía en Hartbury.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

A Allie Moore le daban miedo los murciélagos; no le gustaba la manera que tenían de arrastrarse por el suelo. A Jennifer Trudeau le daban miedo las camionetas de helados, y nadie sabía por qué. Tan solo sabíamos que en cuanto oía el campanilleo anunciando que la camioneta estaba doblando la esquina, frotaba su amuleto con forma de escarabajo para acordarse del poder de Dios.

Y a mí, a mí me daban miedo los esqueletos. Sobre todo el cráneo, esa inmensidad vacía de las cuencas de los ojos y de la nariz ausente, y la sonrisa de una boca que podía morder pero no podía besar. Aunque también odiaba la caja torácica, la mariposa pélvica y esos dedos como cuchillos, extendidos en un perpetuo gesto de dolor. Me ponía mala solo de pensar en lo que me esperaba al otro lado: la fealdad, el sufrimiento. Mis padres me llevaron a la iglesia y el pastor Joel me prometió que el paraíso no sería en absoluto así, cuando yo finalmente agotara la preciada vida que el Todopoderoso me había concedido, cuando yo finalmente decidiese que mis siete minutos habían transcurrido y estaba lista para partir. «Pero para eso todavía falta muchísimo tiempo —me aseguró dándome unas palmaditas en la cabeza—. Así que ahora vete a jugar».

Todo eso estaba muy bien, pero la conversación con el pastor no puso fin a mis pesadillas. No logró que los esqueletos venidos del infierno dejasen de salir arrastrándose de debajo de mi somier, castañeteando los dientes, y me arrancasen las sábanas y luego la piel. Yo trataba de correr, pero era incapaz de moverme, y esos huesos podridos apretaban mi cuello cual tenazas, oprimiendo más y más hasta que me despertaba. Dejé de contárselo a mis padres; todo lo solucionaban con somníferos. Lo único que me tranquilizaba era dibujar y destruir Manfield, para recordarme que yo no estaba muerta como ellos.

Fue la señorita Lucy quien puso fin a mis pesadillas. A ella le encantaba Halloween, y cuando llegaba octubre adornaba el aula con calabazas, fantasmas con sábanas y vampiros con capas púrpura. También colgaba una pegatina de un esqueleto de casi un metro de la bandera estadounidense situada sobre la pizarra blanca. Yo era incapaz de dejar de mirarlo porque él no dejaba de mirarme a mí. «Sé que el viejo señor Huesos da un poco de yuyu —susurró la señorita Lucy cuando me negué a acercarme a la pizarra para resolver un problema de matemáticas—. Pero no deberías temer a los esqueletos, Amanda. Tú misma tienes uno dentro de ti». Entonces alargó el dedo y me lo clavó en el pecho, en lo que yo de pronto comprendí que era hueso. Me enorgullece poder decir que mi deseo de abrirme en canal solo duró unos sangrientos segundos, hasta que me di cuenta de que la señorita Lucy tenía razón, que un esqueleto no podía hacerme nada malo si ya formaba parte de mí.

«Memento mori», dijo la señorita Lucy. Mis padres pensaban que tenía algo de bruja, y le enmendaban la plana respecto a lo que nos explicaba sobre la guerra en el Pacífico: «Nunca prometimos ayudar a Japón, nunca amenazamos a Corea». Cuando llegó septiembre, la señorita Lucy ya no estaba, y fue sustituida por una mujer que llevaba chalecos con estampados de perritos. A la señora Joan no le gustaba Halloween, pero a nuestros padres sí les gustaba la señora Joan.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

La primera vez que fui a Manfield tenía diecisiete años. El novio de Allie Moore, Jake Felici, decidió que ir allí la noche de Halloween sería una experiencia radical. Jake era un chico larguirucho y taciturno que tocaba el bajo, y a Allie el pelo se le había quedado permanentemente verde tras años en el equipo de natación. Ambos eran los reyes de lo radical. Allie nos invitó a Jennifer Trudeau y a mí, mientras que Jake invitó a Brandon Beck; yo estaba tan loca por Brandon que pensé que me iba a daba un patatús. Así que, mientras los demás chavales de Hartbury estaban bebiendo cubatas en algún sótano o invocando demonios con una ouija, nosotros nos apiñamos en el destartalado Honda Accord de Jake y enfilamos autovía 51 abajo, con Brandon, y su impecable cabello castaño, encajado entre Jennifer Trudeau y yo.

Esperábamos algo parecido a esos viejos pueblos mineros del antiguo Oeste norteamericano: casuchas de madera, oxidados biplazas descapotables de época y un paisaje aún dominado por barriles y carretillas. Esperábamos algo cuya vida había sido sesgada cien años atrás, cuando las fábricas todavía jugueteaban con las sustancias químicas cual chiquillos con armas de fuego, antes de que las regulaciones las mantuvieran a raya. Pero Manfield no era así. Manfield tenía casas construidas con materiales modernos y baratos, gnomos de plástico en los jardines y desvencijados monovolúmenes. Había una cafetería de una cadena, una agencia de créditos rápidos, un restaurante tailandés… O sea, que Manfield era calcadito a Hartbury… solo que muerto. Solo que lóbrego.

Plantados en lo que en el pasado había sido el palpitante corazón del pueblo, la linterna de Jake localizó un semáforo ahora ciego; la de Allie, un establecimiento llamado Taberna Testa del Carnero. Pegados con celo en el interior de las ventanas del local había recortes de periódicos de doce años atrás: el instituto del pueblo se había impuesto en una competición de atletismo; un anciano había festejado sus sesenta años de trabajo en la fábrica de productos químicos que los mataría a todos, y se había celebrado una feria de la cosecha no tan distinta a la que nosotros organizábamos a principios de octubre. Niños con pantalones de franela se esforzaban por alzar premiadas calabazas que lucían escarapelas azules, abuelos canosos mostraban sus tartas caseras, una sonriente niña rubia con una banda que decía «Reina del monte Halberk» saludaba a la cámara con la mano. Hartbury era ahora el único pueblo en el monte Halberk.

—¿Estás seguro de que no hay peligro? —preguntó Jennifer—. ¿Y si todavía queda veneno en el aire?

—No es lo mismo que si hubieran sido radiaciones —respondió Jake, tratando de imbuirse de la certeza necesaria para convertirse en nuestro Capitán Intrépido—. El gas se disipa, así que ya no queda nada.

Allie le apoyó con entusiasmo, aunque también se subió la bufanda escocesa que llevaba al cuello. Yo miré a Brandon, pero él no me vio. No, Brandon se había rezagado con Jennifer —que era menuda, tranquila y de grandes ojos—, y estaba diciéndole que no había peligro, mientras lanzaba guijarros a puntapiés hacia ella. Nada de todo eso parecía real. Yo nos vi, los cinco allí plantados como cinco espantapájaros, cinco marionetas de dedo, cinco objetos apuntalados con pinta de personas pero que, sin embargo, no eran personas. Mi corazón me golpeaba contra el pecho como si lo que allí dentro tuviese fuera un animal salvaje. Yo quería marcharme: abandonar Manfield, abandonar mi cuerpo. No sé qué pensaba que estaba viniendo en pos de mí. Tan solo sentía su estruendo, imparable e infranqueable, como las negras nubes volcánicas que años atrás yo dibujara descendiendo sobre ese pueblo.

A nadie más parecía preocuparle el que todos hubiesen mentido sobre cuándo se había producido el accidente que arrasó Manfield, y en los años venideros jamás preguntaríamos a nuestros padres el motivo. Supongo que dimos por hecho que estaban tan traumatizados, tan tristes por la pérdida de aquel pueblo-hermano, que decidieron empujar a Manfield hacia el pasado y esconderlo barriéndolo bajo la historia. «Nunca dijeron exactamente cuándo sucedió —alegó Jake en su defensa—, solo que había sido hacía ya un tiempo».

Un tiempo. Toda nuestra interpretación del transcurrir del tiempo se basa en palabras imprecisas con las que se puede jugar para ocultar que, en algún momento, alguien estaba equivocado. Un tiempo fue lo que tardó Brandon Beck en empezar a salir con Jennifer Trudeau. Un tiempo tardé yo en decidir irme a estudiar a una universidad de otro estado. Y durante un tiempo soñé que a los cinco años mis padres me llevaban en coche al festival de la cosecha, me compraban una calabaza y, tras ser coronada Reina de Manfield, dejaban que me desvaneciese entre una niebla que se arremolinaba lentamente.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Me pagué los estudios en el Rosewood College. Aprendí que, en realidad, siete minutos en el cielo no era una variante del tula, porque, en realidad, ese no era el tiempo que tardaba el alma de un muerto en llegar hasta Dios. Aprendí que los chicos te mentían sobre posibles viajes haciendo autostop por la Pampa para conseguir que te acostases con ellos, y aprendí que lo más probable es que no te volviesen a llamar. Descubrí que no recordaba varios sucesos que habían copado titulares el año en que yo cumplí seis —ni el avión chino con trescientos pasajeros derribado por error sobre el lago Dover, a algo más de ciento cincuenta kilómetros de donde me había criado; ni el terremoto que provocó sesenta víctimas en Canadá; ni la gran catástrofe química del noreste en la que una nube de gas pesticida envolvió Manfield y luego flotó hacia el oeste, camino de Hartbury—, y que ni siquiera tenía recuerdo alguno de ese curso de preescolar.

Mis padres no podían ayudarme. Cuando los llamaba por teléfono, rezongaban, canturreaban y rebuscaban por los cajones de la cocina; siempre que se ponían nerviosos tenían que ordenar algo. Mi madre recordaba un gran número de mis travesuras infantiles —como aquella vez en la que había atado a nuestra perrita Violet a mi carrito de juguete y la había hecho tirar de mí porque yo iba «en una carroza fúnebre»—, pero no recordaba demasiado del año en que Manfield entregó su espíritu. Así que para tratar de olvidar que había olvidado me dediqué a beber y me aseguré de conocer suficiente gente nueva en cada fiesta para garantizar que me invitasen a otra. Acabé por conocer a todos y me pasó de todo, vomité en el suelo de todos los cuartos de baño, memoricé todos los viejos anuncios de licores franceses e italianos de las paredes de todos los cuartos de residencias estudiantiles…

Yo había confiado en hacerme amiga de mi compañera de cuarto del primer año, Georgina Hanssen, una impasible pelirroja que también era de un pequeño pueblo. Sin embargo, Georgina no era nada dada a establecer vínculos: estaba volcada en cuerpo y alma en la antropología. Tenía fotografías suyas que la mostraban enarbolando lanzas en África y con monos en brazos en Asia, y a la postre descubrí que sus padres habían sido misioneros y ella había sido educada en la fe menonita. A veces cenaba conmigo en la cafetería de blancas paredes y nos turnábamos para despotricar de la bazofia que pasaba por comida; pero jamás se abrió a mí, y por la noche prefería quedarse hincando los codos delante de sus misteriosos y amarillentos libros y mordisqueando barritas de cereales preparadas por su madre a acudir a las fiestas estudiantiles. Cuando una mañana me desperté borracha y medio dentro medio fuera de la cama, me la encontré observándome como si yo fuese un animal asilvestrado, como si fuera la primera vez que me viese.

—¿Qué estás leyendo? —inquirí, la única pregunta con la que podías conseguir entablar conversación con ella.

Historia del cristianismo olvidado —respondió rascándose el dedo contra la página abierta—. Para la clase del profesor Kettle. Estoy en el capítulo dedicado a las sectas de la resurrección universal. —Hizo una pausa y luego empezó a leer—: «A lo largo de la historia de Estados Unidos, estos cultos han experimentado altibajos cíclicos, siendo lo habitual que sus períodos de máxima popularidad coincidan con los de depresión económica. En el noreste del país se han documentado alrededor de trescientos cincuenta de estos grupos. Suelen encontrarse en pueblos con altos índices de mortalidad debido a catástrofes naturales, atención médica deficiente o condiciones de trabajo inseguras».

Sentí algo deslizándose por mis hombros.

—¿Y?

Georgina respiró hondo y continuó:

—«Estas sectas creían que Dios les había otorgado el poder de traer a los muertos de vuelta a la vida. Cuando en la comunidad acaecía una defunción prematura, los pastores de la iglesia y los ancianos del lugar se apresuraban a oficiar un ritual para impedir que el alma abandonase el cuerpo del fallecido, manteniéndola en un impasse hasta que se podía celebrar un ritual de resurrección ya más complejo (que con frecuencia consistía en un simulacro de entierro y de renacimiento). Aunque los ritos de resurrección variaban, el escarabajo pelotero (que, como es bien sabido, asimismo adoraban los antiguos egipcios por motivos similares) ocupaba una elevada posición simbólica en todas estas sectas, debido a que las larvas de estos insectos emergen de una bola de sus propios excrementos. En lugar de a Cristo, el divino gusano, estas sectas adoraban a Cristo…

—Cristo, el divino escarabajo —terminé yo la frase.

Sí, la había aprendido en las clases de catecismo, junto con «Dios concede el don de la vida a quienes tienen fe» y, sí, nosotros colgábamos escarabajos en el árbol de Navidad, pero solo como recordatorio de que la dadivosidad de Dios era infinita y de que nosotros éramos Sus hijos, a los que había otorgado la vida; y yo no tenía ni idea de qué tenía que ver todo eso con traer a la gente de vuelta de la puta muerte.

—¿Y?, ¿qué pasó con ellas?

—Durante el Gran Despertar del Cristianismo Evangélico, se las presionó y la mayoría se convirtieron a las doctrinas dominantes del cristianismo.

Una uña raspó una página. Algo se desgarró en mi interior. «La mayoría».

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Dejé la universidad tras el primer curso. No le veía demasiado sentido a continuar allí. Me fui a vivir a la ciudad porque no podía regresar a casa, no a ese pueblo lleno de muertos vivientes. No podía volver con el pastor Joel y lo que fuese que nos había hecho la noche del escape de gas. No podía volver con mis padres. Antes de quemar sus fotografías, escrutaba sus sonrisas inmóviles buscando algún indicio, una expresión inane o falsa, una mirada muerta en sus ojos. Dependiendo del tiempo que hubiese pasado con el hermano Whisky y la hermana Vodka, a veces daba con alguno y otras no. No obstante, aceptaba su dinero; no me quedaba otro remedio tal como estaban la economía y los precios del alcohol. Me enviaban felicitaciones de Navidad con imágenes de escarabajos verdes y dorados y, cuando por casualidad tenían la dirección correcta, las quemaba junto con un mechón de mi decolorado y envenenado cabello, porque Lily Twining, que aseguraba ser bruja, decía que así es como se cortaban los vínculos familiares. «Pero no te purifica la sangre —me advirtió, con un cigarrillo entre los dientes—. Créeme, yo ya lo he intentado».

Cuando yo tenía veintitrés años, mi tía Rose, la esposa del imbécil de mi tío Ben, murió de una apoplejía. Mis padres me recogieron en la estación de autobuses con la vieja camioneta roja y los ojos vidriosos, y yo deseé con todas mis fuerzas retroceder hasta una época más dulce e ignara en la que simplemente hubiese podido ser su hija, Amanda Stone, de veintitrés años. No funcionó. «Memento mori», recordé.

Las cosas habían cambiado en Hartbury. Mi restaurante italiano favorito, situado en Church Street, había cerrado y lo había reemplazado un centro de donación de plasma. Todos parecían fantasmas, los esqueletos en los que deberíamos habernos convertido sonriendo a través de la piel flácida. Un nuevo perro —un spaniel blanco y negro— bajó a saltitos desde el porche.

—¿Dónde está Violet? —pregunté.

—Murió el año pasado —respondió mi madre, sin un ápice de pesar en la voz.

—Si es que no somos nada… —dije rascando a Nuevo Chucho detrás de las orejas.

Mis padres no sabían qué es lo que me pasaba. Mis tatuajes les asustaban: el contorno en negro de mi esternón, donde la señorita Lucy me había clavado el dedo, con tres costillas también negras a cada lado. Les preocupaban el hermano Whisky y la hermana Vodka, sin que se diesen cuenta de que ambos me habían mantenido a flote durante muchas rachas de oscuridad. Se sentían avergonzados por mi comportamiento durante el entierro de la tía Rose. No entendían por qué la alocución rutinaria y apática del pastor Joel con su «¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?» y «¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?» consiguió sumirme en una hilaridad y un terror histéricos. Mi última noche en Hartbury fui a Manfield y me llevé a Nuevo Chucho conmigo —al igual que Violet, el perro me había adoptado al momento, por lo visto dispuesto a pasar por alto la cuestión de si me contaba o no entre los no muertos—. Dije que iba a visitar a una amiga, como en «Hola, oscuridad, mi vieja amiga», la canción de Simon y Garfunkel, y mi madre me preguntó si iba a ver a Allie Felici y a su nuevo bebé. «Claro», respondí, y cerré la puerta mosquitera con un portazo.

Manfield presentaba un aspecto ruinoso. Las ventanas habían sido destrozadas por los intrusos y los escaparates lucían grafitis nada imaginativos: un pentagrama invertido aquí, un «AMOR ETERNO» allá. Otro automóvil con varias pegatinas jactanciosas de un instituto que no conocía estaba aparcado en la entrada de la calle principal, y a Nuevo Chucho y a mí no nos llevó demasiado dar con los ocupantes, que deambulaban a trancas y barrancas en la penumbra y posaban para fotografías estirando la cara, a modo de cadáveres. Los seguimos sigilosamente a una distancia prudente, Nuevo Chucho y yo, justo lo bastante cerca para alcanzar a oír las afiladas aristas de las palabras.

—¿Sabéis lo del otro pueblo al que también alcanzó la misma mierda pero en el que sin embargo no murió nadie?

—¿Por qué?, ¿cerraron las ventanas?

—No, graciosillo. Mi madre trabajaba en la centralita de emergencias. Recibieron tantas llamadas de Hartbury que creyó que el pueblo entero estaba bien jodido, exactamente igual que Manfield. Pero cuando los equipos de rescate llegaron, en el puto Hartbury no los dejaron entrar. Les dijeron que se diesen media vuelta, que no pasaba nada.

En el entierro de la tía Ruth, mi padre me acusó de no respetar la vida que mi pueblo me había dado. Yo le repliqué que él no respetaba la muerte. Le dije que, si tanto respetaba la vida, ¿por qué no desenterraba a la tía Ruth y la traía de vuelta? Su rostro se desencajó igual que una puerta estropeada. «La tía Ruth estaba preparada para marchar», dijo. Me retorcí como un gato montés hasta que logré que me soltara y corrí camino del aparcamiento pisando las tumbas de desconocidos que habían decidido permanecer muertos, bajo la atenta mirada del gran escarabajo verde de la vidriera de la iglesia. «Más yo soy escarabajo, y no hombre».

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

La primera vez que lo oyes suena romántico: siete minutos en el cielo, siete minutos para que tu alma aborde su minúscula nave estelar y fije las coordenadas que la lleven a Dios. Siete minutos para que cambies de opinión. Sin embargo, ese tiempo transcurre en un lugar donde lo único que hay es oscuridad. Vacío. Igual que bajo la piel cuidadosamente preservada de Manfield, más allá del letrero de la Taberna Testa del Carnero con su continuo chirriar al ser balanceado por el viento, lo único que hay son máscaras de gas y bolsas de plástico para cadáveres.

El mundo estaba cambiando a toda velocidad. Yo les había robado a niños la comida de la boca; ayudado a un hombre al que amaba a saquear cadáveres de víctimas de la peste; dado gracias a Dios por no estar embarazada, porque no quería un bebé de piedra calcificada al fondo de mi estómago. Había visto muchos esqueletos, pero solo tras un viaje en autobús de punta a punta del país en lo más crudo del verano mi propio esqueleto regresó a mí —lanzando alaridos, rodeado de humo—. Sus huesos eran tan toscos como los recordaba, pero su sufrimiento era muchísimo más profundo, muchísimo más rico. Mi esqueleto había madurado. Y yo lo dejé ganar esa vez. Aflojé los puños y me dejé llevar. Dejé disponer a Dios.

Me desperté cuando nos detuvimos para permitir que nuevos pasajeros negociaran su billete a cambio de gasolina. Al otro lado de mi ventanilla, un hombre estaba matando a golpes a otro para apoderarse de lo que la víctima llevara en su bolsa; soldados que no podían tener más de quince años ahuyentaron al superviviente, al asesino. A lo mejor yo habría tratado de registrar al muerto para ver qué encontraba, igual que los demonios necrófagos profanan los cadáveres, pero mis planes se vieron frustrados por un anciano con los dientes cariados y un sombrero tipo fedora, que estaba sentado al otro lado del pasillo. Me interpeló llamándome joven, aunque yo tenía la sensación de haber vivido desde siempre, y me preguntó de dónde era.

Era una pregunta que odiaba responder. A veces me limitaba a mencionar el estado. Otras mentía. Y otras salía con alguna estupidez: «del espacio exterior», «del infierno», «del más allá»… En esa ocasión contesté la verdad, obligada por el esqueleto, memento mori. Le hablé de Hartbury, del festival de la cosecha. Le hablé de los siete minutos en el cielo. Le hablé de jugar a hacerte el muerto: yaciendo sobre un lecho de hojas caídas como si el tiempo se hubiera congelado, a la espera de que alguien te llevase de vuelta a la vida.

—¿Puedo contarle un secreto? Yo morí entonces. —Las sombras de casi todos mis huesos estaban tatuadas por mi cuerpo; quería obligar al mundo a atestiguar mi muerte—. Yo he muerto.

El anciano sonrió y se revolvió hundiéndose todavía más en su traje, como si su cinturón de seguridad, el mío y el de todos los demás perdedores que viajábamos en ese autobús nos amarraran a una fabulosa escalera que condujese al cielo.

—Bienvenida al club, mi joven muerta viviente —dijo.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

La tercera vez que fui a Manfield tenía treinta y cuatro años. Fui caminando, porque mi padrino era partidario de que se pasease durante las noches frías con una mochila repleta de piedras, como símbolo de la carga que todos llevamos en nuestro «progreso como peregrinos». Estaba sola, a excepción de los perros de la zona, que me sonreían con encías sangrientas mientras correteaban arriba y abajo por los agrietados restos de la carretera interestatal. Nuevo Chucho, que resultó llamarse Buttons, había sido atropellado por un coche en la autovía 51. Invité a mis padres a acompañarme, pero ellos fruncieron el ceño con expresión triste y me preguntaron que por qué demonios quería ir.

—Ese pueblo está muerto —dijeron.

Cuán extraña debo de haberles parecido siempre. Deben de haberse pasado mi vida culpándose de mis elecciones, preguntándose por qué no podía parecerme más a Jennifer Trudeau, aquella chiquilla encantadora que había muerto decapitada en un inusitado accidente en el que se vio involucrada una camioneta de helados. Siete minutos en el cielo no pueden enmendar una muerte así.

—Es un lugar tranquilo —dije yo.

Lo era, sí. En Manfield reinaba una tranquilidad que no podías hallar en Hartbury, porque cuando el manto de la muerte vino a buscarnos nosotros lo apartamos de un puntapié que nos dejó desnudos y tiritando en el mundo. En Manfield, por el contrario, la hierba alfombraba lo que antaño habían sido aceras, las enredaderas trepaban por la Taberna Testa del Carnero y los conejos anidaban en los asientos de conductores muertos largo tiempo atrás. En mi grupo de rehabilitación siempre se hacía hincapié en que había que tratar de alcanzar la paz —«Hay dragones que debes apaciguar, porque combatir contra ellos es inútil», decía mi padrino—. Y la verdad era uno de esos dragones.

Una nueva bandada de adolescentes se había posado sobre Manfield. Dos chicas, tres chicos, todos con bicicletas mutiladas, las piezas faltantes sacrificadas como contribución a las necesidades de la guerra. Cuando pasaron trastabillando por mi lado me escondí detrás de una columna arrasada por las termitas.

—¿Sabéis que en este pueblo hay fantasmas? Mi hermano mayor conocía a un chaval que, cuando vino porque había hecho una apuesta, vio uno… una chica con un perro. Uno de esos sabuesos infernales de ojos rojos. —Sonreí en mi escondrijo. Buttons iba a vivir eternamente—. Creo que a ese chico lo llamaron a filas. —Igual que a Brandon Beck, con su impecable cabello afeitado al cero antes de partir hacia el frente. En el pueblo se habían celebrado vigilias con velas en recuerdo de su cadáver nunca recuperado, hasta que sus padres fallecieron y tantísimos otros siguieron los pasos de Brandon—. Creo que murió.

Todo el mundo estaba muerto; todo el mundo estaba vivo. Un caza sobrevoló la zona en medio de un gran estruendo, puntual para su cita con la Parca. Los adolescentes dejaron de pedalear para mirar pasar al ángel, y yo aproveché la ocasión para alejarme corriendo en silencio, con la cabeza gacha y fuego en las entrañas.

Copyright © 2015 Nadia Bulkin

De la ilustración, Copyleft Pedro Belushi

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos, Weird y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Siete minutos en el cielo, de Nadia Bulkin

  1. Diego dijo:

    Ya habia leido un cuento de esta autora (Everything Dies, Baby), con la ayuda de un traductor ya que no se ingles, en la revista online Strange horizons, y a pesar de la mala traduccion proporcionada por el traductor me gusto mucho. Es de agradecer una verdadera traduccion de un cuento de esta autora, mas aun para un fanatico del relato de terror como yo. Ahora si, me pongo a leer el cuento, muchas gracias.

    • marcheto dijo:

      Hola, Diego. Justo ese cuento que mencionas no lo he leído, y eso que he leído unos cuantos de esta autora. Así que tomo nota. Si leyéndolo de esas maneras te gusto, es que tiene que estar muy bien. Espero que este no te decepcione, porque si esperas un relato de terror a mí este realmente no me parece que lo sea. Más que eso, para mí es un cuento extraño e inquietante. En cualquier caso espero que te guste.

  2. Malapata dijo:

    Con el verano se me pasó el relato y no lo había leído hasta ahora. Y me ha gustado bastante. Definitivamente habrá que tenerla en cuenta. De momento he apuntado el She Said Destroy en la lista de “Quiero leer” (aunque, reconozcámoslo, a estas alturas esa lista es un brindis al sol).
    Un abrazo y gracias de nuevo por el trabajo.

    • marcheto dijo:

      ¿Y quién nos iba a decir que dos meses después de que colgase este relato la editorial La Biblioteca de Carfax iba anunciar que la colección de Nadia iba a ser publicada en español? Ahora sí que vas a tener que leerla. Me alegro de que te haya gustado el relato y gracias una vez más por comentar.

  3. Gilberto dijo:

    Excelente cuento y extraordinaria traducción. Veo con suma alegría que La Biblioteca de Carfax publicará en castellano She Said Destroy. Abres brechas de asombro y maravilla, Marcheto. Muchas gracias por todo ello.

    • marcheto dijo:

      Hola, Gilberto. Yo también me he llevado una tremenda alegría al enterarme de la próxima publicación en español de la colección de Nadia por parte de La Biblioteca de Carfax. Toda una coincidencia en la que nada ha tenido que ver la publicación de este cuento por aquí. En cualquier caso, me alegro de que te haya gustado y gracias una vez por tus palabras.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.