Los relojes de Dalí, de Dave Hutchinson

Dave Hutchinson es un autor inglés de ciencia ficción que durante alrededor de veinticinco años compaginó su carrera literaria con la periodística. Aunque sus primeras obras se remontan a los años setenta (su primera colección de relatos se publicó en 1978) ha sido estos últimos cinco años cuando su nombre ha sonado con mucha fuerza gracias a su serie The Fractured Europe Sequence, compuesta por cuatro novelas que han sido finalistas de importantes premios del género, entre los que destacan los British Science Fiction Awards, que incluso logró con una de ellas, Europe in Winter, tercera entrega de la serie.  Dave también es un prolífico autor de ficción breve, y gran parte de los más de cincuenta relatos que ha publicado en diversas revistas y antologías han sido asimismo recopilados en seis colecciones propias.

Los relojes de Dalí (Dalí’s Clocks) se publicó originalmente en 2010 en Daybreak Magazine y, posteriormente, en 2012, en The World SF Blog. También fue incluido en la que por el momento es su última colección, Sleeps With Angels (NewCon Press, 2015), que hace un tiempo ya os recomendaba por aquí. Se trata de una de esas historias de ciencia ficción de futuro cercano que se tiene la sensación de que perfectamente podrían suceder mañana mismo. Y, aunque cueste creerlo dada la larga trayectoria de este escritor y su popularidad allende nuestras fronteras, me temo que es la primera de sus obras que se traduce al español. Espero que os guste y que no sea la última.

Dave se presenta a sí mismo en su blog como un escritor de ciencia ficción que escribe a cambio de algo para comer o incluso de una palabra amable. En nuestro caso creo que aplica esto último, así que quiero expresarle mi enorme agradecimiento por su generosidad al permitirme compartir con todos vosotros su estupendo cuento. Y, si os gusta, os animo a que por vuestra parte también le paguéis al menos con esa misma moneda. Cuesta muy poco. En Twitter, por ejemplo, lo podéis encontrar como @HutchinsonDave. Thanks a million, Dave!

                      Descargar Los relojes de Dalí DOC
                Descargar Los relojes de Dalí PDF

 

 

Los relojes de Dalí

Dave Hutchinson

Por aquel entonces, yo vivía en Gdansk, en un bloque de apartamentos bastante nuevo con vistas al puerto, junto a la Ciudad Vieja. Por las mañanas podía sentarme en el balcón y desayunar mientras los barcos pirata de pega llevaban turistas río abajo para que fotografiasen las viejas fortificaciones en Westerplatte. Por las tardes podía deambular rodeado del esplendor hanseático, elegir entre cientos de restaurantes increíblemente buenos, caminar el corto trecho que me separaba del auditorio para asistir a un concierto de la Filarmónica Báltica, visitar salas de exposiciones o ir a ver una película. Buenos tiempos, que yo no valoraba en su justa medida.

Hoy en día, en realidad ya no vivo en ningún sitio. O más bien, se me hace que vivo… en todas partes. En todos los pueblos que visito, en todas las ciudades, en todas las aldeas de mala muerte, me están esperando con los brazos abiertos. Los hoteles me abren las puertas de par en par, los particulares me reciben a bombo y platillo. No he tenido que pagar una comida ni una noche de alojamiento desde hace casi ocho años. La ropa que llevo, el coche que conduzco, los cigarrillos que fumo, la cerveza que bebo… todo son regalos, que casi me he visto obligado a aceptar de personas que trataban de ganarse mi favor o demostrar su agradecimiento. Si pensáis que esto puede acabar volviéndose molesto, os equivocáis: no hay nada mejor en la vida que no tener que volver a pagar nunca por nada. Y, creedme, tener a la gente pendiente de cada una de tus palabras, de cada una de tus opiniones, nunca llega a cansar.

Ahora bien, me paso la vida en la carretera. No me queda otra alternativa. Si yo no fuese a ellos, ellos vendrían a mí, y eso sí que acabaría resultando molesto.

Por entonces, yo tenía un pequeño estudio de arquitectura. La primera oleada de reconstrucción urbana tras el comunismo había alcanzado su punto culminante, y muchas pequeñas empresas ávidas y ambiciosas estaban sacándole partido. Se estaban levantando numerosos edificios públicos de estilo neohadidiano y al sur, en Cracovia, parecía como si el espíritu de Norman Foster fuese el responsable de uno de cada dos bloques de oficinas.

Yo pensaba que en Gdansk éramos algo más originales, aunque el Barroco báltico estaba de moda y los plagios arquitectónicos del mismo salpicaban la costa. Yo había diseñado algunos de estos edificios, por los que me habían pagado espléndidamente. Y cuando pasaba con el coche por delante sabía que todas esas pequeñas empresas ávidas y ambiciosas ya estaban haciendo planes para la siguiente oleada, porque eso mismo era lo que yo también estaba haciendo.

Ya no diseño edificios. Hoy por hoy, el mundo está lleno de arquitectos, la mayoría sin ningún talento, pero todos rebosantes de entusiasmo. Y eso… eso sí que acaba volviéndose molesto.

Hace diez años, la mañana en la que Marcin entró en mi oficina y me invitó a la fiesta, yo estaba trabajando catorce horas al día (y a veces dieciocho) con objeto de situarme a la cabeza y mantenerme allí. Todavía era joven. Mi razonamiento era que podía mantener ese ritmo durante unos pocos años, alcanzar una situación económica desahogada y labrarme una buena reputación, y luego levantar un poco el pie del acelerador y disfrutar de la vida.

Eran las ocho menos diez de la mañana y ya llevaba en el despacho más de una hora cuando aparté la vista de lo que fuese que estaba haciendo —he olvidado qué era— y vi una figura familiar y corpulenta, con el cabello rubio claro despeinado, hablando con Agnieszka, nuestra recepcionista.

Me levanté de la mesa y eché a andar por la oficina; cuando me estaba acercando, la figura interrumpió su conversación con Agnie y me miró sonriendo.

—¡Eh, Jarek! —me llamó cuando yo todavía estaba a mitad de camino—. ¿Te apetece ir a una fiesta esta noche?

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

En el colegio, Marcin había sido uno de esos niños grandotes y blandengues que parecían diseñados por la madre naturaleza con el exclusivo propósito de atraer a los matones. La primera vez que lo vi, él tenía once años y dos chicos de trece le estaban dando una paliza en el recreo, por mera diversión. Yo iba camino de mi clase de historia y me faltaban dos días para cumplir los catorce, y los apuros de ese gordito desconocido ni me iban ni me venían, de modo que seguí adelante.

Entonces me detuve. Me quedé parado unos segundos escuchando cómo los dos chavales abofeteaban al gordo, y no tengo ni idea de qué me llevó a hacer lo que hice a continuación.

Me giré un poco y dije:

—Dejadlo en paz.

Uno de los matones, un gamberro en ciernes llamado Franek, me miró de arriba abajo y me espetó:

—Vete a la mierda, Jarek.

Me volví hasta quedar frente a ellos. El compañero de Franek era un medio imbécil llamado Piotr, al que acababan de readmitir en la escuela tras haber sido expulsado por pegar a otro chico.

—Dejadlo en paz —repetí, y Piotr me dedicó una espantosa sonrisa expectante.

Ojalá esta pequeña historia tuviese un final feliz, pero pasé las siguientes tres noches en el hospital con varias costillas rotas y posible conmoción cerebral. El lado bueno del asunto fue que ni a Franek ni a Piotr se los volvió a ver por el colegio, y que el día en que salí del hospital Marcin me estaba esperando fuera con una bolsa de la compra llena de CD y DVD que había pirateado de internet para mí.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

—Trabajas demasiado —me dijo Marcin.

—¿Qué?

—¡He dicho que trabajas demasiado! —repitió en voz bien alta, aunque apenas alcancé a oírle por encima del equipo de sonido de la fiesta.

—Solo va a ser por poco tiempo —dije negando con un cabeceo.

—¿Qué?

—Uf, por…

Lo agarré del codo y lo guie por entre la gente que abarrotaba el piso. Aunque la vivienda no era muy grande, parecía haber un asombroso número de personas. Del equipo de sonido brotaba death metal a todo volumen, alguien había llenado la bañera con hielo y botellas de cerveza y vodka, y la fiesta estaba llena de gente como… bueno, como yo, en realidad. Profesionales jóvenes, en buena situación económica, desahogándose. A este tipo de fiestas se las llamaba «fiestas relámpago». Muchos de los bloques de pisos más antiguos de la era soviética estaban casi deshabitados; los residentes se mudaban a otros inmuebles y los edificios quedaban a la espera de la demolición. Una empresa fantasma alquilaba por un período corto un apartamento, al que se trasladaban cantidades ingentes de alcohol y drogas y, durante solo una noche… ¡fiestukiii! Si alguien se molestaba en quejarse por el ruido y la policía se molestaba en aparecer, resultaba que en realidad ninguno de los presentes vivía en el piso, y las investigaciones posteriores revelaban que la empresa fantasma que lo había alquilado ya se había disuelto y, de todos modos, sus representantes nunca habían existido.

Arrastré a Marcin por entre la masa de cuerpos jadeantes camino de la puerta principal, algo que no fue fácil por dos razones: la primera, había un montón de cuerpos jadeantes, y, la segunda, él era bastante corpulento. Ya no estaba gordo, pero era alto y rollizo, como un oso afable. Llevaba vaqueros de marca, camisa blanca y una chaqueta sin mangas de piel muy suave. Al acabar la universidad, se había marchado a Bélgica para trabajar en una pequeña empresa de biotecnología, que, a juzgar por su atuendo, parecía marchar viento en popa.

Por fin llegamos a la puerta y salimos al descansillo, donde al fin pudimos oírnos.

—¿Sabes quién da esta fiesta? —pregunté.

Él se encogió de hombros.

—Venir fue idea tuya —dije.

—Ya sabes cómo funcionan estos saraos. Correos electrónicos anonimizados, mensajes en tablones de anuncios… Nunca se sabe quién los ha organizado.

Oímos chillar a nuestras espaldas y nos giramos. Dos chicas en topless estaban plantadas en la puerta.

—¡Eh, Marcin! —dijo a voz en grito una de ellas—. ¡Tu fiesta mola!

Marcin sonrió y las saludó con la mano, y ellas se dieron media vuelta y se sumergieron de nuevo en el interior del piso.

—Vale, es mi fiesta —reconoció—. Pero no se lo digas a nadie.

Yo estaba contemplando las espaldas desnudas de las dos chicas mientras avanzaban, entre caminando y buceando, a través del agolpamiento de cuerpos. Estaba casi seguro de haber visto a una de ellas en los periódicos no hacía mucho, recibiendo uno de los galardones Joven Empresario Polaco del Año.

—Tengo algo para ti —anunció Marcin.

Sonreí. La empresa de Marcin desarrollaba lo que se solía llamar «drogas de diseño», y a lo largo de los años mi amigo había sido una fuente bastante segura de fármacos que todavía no tenían distribución comercial. A la mayoría les había encontrado un uso limitado, pero Marcin también había sido responsable de varias noches de placer químicamente inducido. Aunque ya no venía a Gdansk tanto, cuando venía acostumbraba a traerme un regalo, el sucesor de aquellos CD y DVD con los que me había obsequiado al salir del hospital.

Marcin metió la mano en un bolsillo de la chaqueta, sacó un pequeño sobre de plástico y me lo entregó.

—Toma. Un pequeño anticipo del futuro.

—¿Para qué sirve? —pregunté, dándole la vuelta al sobre.

—Es un fármaco para el arte —dijo justo cuando el equipo de sonido emitía un atronador acorde aislado que retumbó por el edificio.

—¿Para helarme?, ¿y para qué quiero helarme?

—No —dijo él un poco más fuerte—. Helarte no, ¡el!, ¡arte! Medicación para el arte.

—¿Cómo dices?

—¿Lo quieres o no? —dijo él con un suspiro.

Me lo pensé un momento. Marcin nunca me había traído nada nocivo. Rasgué el borde del sobre y volqué el contenido en la palma de mi mano. Era una pastilla de aspecto curioso. Fina y redonda, de un par de centímetros de diámetro, y hecha de una sustancia gelatinosa. Era… flexible, lo que por mi experiencia no era una característica habitual en los fármacos.

Me metí en la boca el comprimido, que se disolvió sobre mi lengua. Tenía un levísimo sabor a kiwi. Miré a Marcin y enarqué las cejas.

—¡Listo! —dijo sonriendo, me pasó el brazo por los hombros y me condujo de vuelta a la fiesta—. Bien, vamos a ver si queda algo en la bañera…

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Volví en mí la siguiente mañana; mi teléfono estaba sonando. Me quedé tumbado sin moverme un buen rato, con los ojos cerrados, esperando a que el timbre dejara de sonar, pero no lo hizo. Al cabo alargué la mano hacia la mesilla, sin abrir los ojos, cogí el aparato y, tras unos instantes buscando a tientas, localicé la pequeña tecla que lo apagaba. Luego volví a quedarme traspuesto.

Algo más tarde advertí que el portero automático situado junto a la puerta de entrada estaba sonando. No sabía cuánto tiempo llevaba despierto; en esos momentos tenía la sensación de llevar oyendo ese zumbido toda la vida.

Esperé a que el zumbido parase. Esperé largo tiempo. Paró. Al rato comenzó a sonar de nuevo. Abrí los ojos tanto como pude, lo que no fue mucho abrir. Una lancha motora pasó por el puerto y sentí como si el ruido me estuviese arrancando la cabellera. Noté que durante las últimas horas algo terrible me había sucedido en la boca, porque mis papilas gustativas estaban trastornadas. Entretanto, el zumbido seguía sonando y sonando y sonando…

Volví a cerrar los ojos, lo que hizo las cosas un poco más llevaderas, aunque tampoco demasiado, y me dejé caer del futón al suelo, donde durante unos instantes me quedé dormido de nuevo, hasta que el zumbido me despertó.

Me puse boca abajo poco a poco, y desde esa postura me las apañé para incorporarme hasta quedar a cuatro patas; en esa posición ya me fui arrastrando a paso de tortuga durante solo un par de años luz hasta llegar a la puerta de entrada, donde di un manotazo al botón que abría el portal.

Como un minuto más tarde, sonaron unos golpes en la puerta de mi piso. Desde donde estaba sentado manoseé el pestillo hasta que se oyó un clic.

—Abierto —me las arreglé para anunciar antes de vomitar en mi regazo.

La puerta se abrió y Marcin entró en el recibidor. Me vio desmadejado en el suelo, la espalda contra la pared, y sacudió la cabeza.

—¿Y tú te consideras polaco? —se burló. A él se lo veía tan atildado y despierto que casi resultaba exasperante. Se arrodilló a mi lado—. Vamos —dijo poniéndome entre los labios algo que sujetaba entre el pulgar y el índice—. Tómate esto.

Lo que fuese que estaba sujetando se abrió paso entre mis labios y yo me lo tragué por reflejo.

No estoy seguro de poder describir lo que sucedió entonces sin que suene a alucinación, pero empecé a notar algo en la planta de los pies, una sensación que fue recorriendo mi cuerpo como una ola, arrastrando toda la mierda, el dolor, la ponzoña, las dolencias y la fatiga; cuando alcanzó la coronilla brotó al exterior, y yo volví a estar sobrio y lúcido. Calculé que todo el proceso no había llevado ni cinco minutos.

—¿Qué coño era eso? —pregunté.

—Me temo que no te lo puedo decir —dijo Marcin alargando una mano hacía mí—. Por cuestiones relacionadas con el copyright. Necesitas una ducha.

—¡Uf! —dije mirándome el regazo.

Resultó ser la ducha más extraordinaria de mi vida. Sentí chocar todas y cada una de las gotas contra mi cuerpo, como si mi piel fuese el parche de un tambor. Olí todos los ingredientes del gel de ducha que estaba utilizando. Me sentí fascinado por la lechada entre los azulejos, porque percibía la manera en que su superficie había cristalizado al secarse. Todo lo veía nitidísimo, como si un vendaval hubiese pasado soplando por mi cabeza y hubiera disipado el ofuscamiento.

Al salir de la ducha noté el olor a café. Estaba claro que Marcin había decidido sentirse como en su propia casa.

—Café —dije, entrando en la cocina mientras me secaba el pelo con una toalla.

Marcin estaba sentado a la mesa frente a una taza humeante.

—No te conviene tomar café después de lo que te acabo de dar —dijo—. Tu corazón no podría soportarlo.

—Solo quiero probarlo.

Cogí su taza y le di un sorbo, y resultó ser la cosa más extraordinaria que jamás había saboreado. No tenía palabras para describir la experiencia.

Dejé la taza, me senté frente a él al otro lado de la mesa y me coloqué la toalla al cuello.

—¿Cuánto va a durar?

—Cada individuo lo metaboliza de una manera distinta —respondió con un encogimiento de hombros—. Si estás en la media, tienes alrededor de otra hora y media, y entonces volverás a la normalidad, aunque sin la resaca. En unas doce horas te quedarás roque y dormirás como un bendito.

—¿Tienes más?

—A lo que te acabo de dar le faltan cinco años como poco para llegar a la fase de ensayos en seres humanos —dijo mirándome sin inmutarse—. Podría ir a la cárcel el resto de mi vida solo por haberte dado esa pastilla. Y me preguntas si tengo más…

—¿Cómo?, ¡¿ensayos en seres humanos?!

—Acabamos de empezar a probarlo con animales de laboratorio.

—Se lo estáis dando a monos…

—Primates, el año que viene. Hasta el momento se lo hemos estado administrando a ratas. —Sacudió la cabeza ante la expresión de mi rostro—. ¿Ha funcionado?

—Joder, ¡sí!

—Pues ya está —dijo, y le dio un trago al café. Volvió a dejar la taza en la mesa—. Yo lo he estado tomando estos últimos seis meses, de vez en cuando. Sé que no es peligroso.

Yo estaba horrorizado, lo que, con la claridad mental que tenía en esos momentos, era incluso peor de lo que lo habría sido normalmente.

—No tenías derecho a hacerlo, pero gracias.

Él hizo una venia con la cabeza.

—Y gracias por limpiar. —Yo distinguía el olor de cada uno de los ingredientes del jabón y el desinfectante que Marcin había utilizado para limpiar el desastre que yo había dejado.

—No hay de qué.

—Si llevas seis meses tomándolo, debes de contar con un suministro regular.

—Jarek, ¡basta! Esa ha sido tu última dosis hasta que se empiece a fabricar. Solo he traído un par de pastillas que saqué del laboratorio y esa era la última que me quedaba. Tendrás que tener paciencia.

Eché un vistazo a mi alrededor. Fue como si nunca antes hubiese mirado mi piso con la suficiente atención.

—Esta mierda es de la que te abre las auténticas puertas de la percepción, ¿verdad? —dije pensativamente.

—Jarek, Jarek, mírame, Jarek.

Lo miré.

—¿Cómo te sientes? —me preguntó.

—Me siento maravillosamente bien. Creía que eso ya había quedado claro.

—No, no —dijo negando irritado con la cabeza—. ¿Sientes algún impulso? ¿Tienes la sensación de necesitar plasmar por escrito cómo te sientes?, en verso o en prosa. ¿Necesitas dibujar algo? ¿Estás oyendo alguna melodía en la cabeza?

—No —dije encogiéndome de hombros.

—¿No tienes una necesidad imperiosa de anotar algunas ideas brillantes para nuevas casas?

Volví a negar con la cabeza.

Marcin frunció el ceño y bebió un poco más de café.

—¿Qué pasa? Nunca en mi vida me había sentido tan bien. Dices que solo me va a durar otra… —miré el reloj del microondas—… hora y cuarto, y estoy desperdiciándola contestando preguntas estúpidas. Debería estar… —Me puse en pie—. Que te den, Marcin. Voy a disfrutar de esto mientras dure.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

A lo largo de los años he culpado a Marcin de muchas cosas, con justificación. No obstante, siempre le agradeceré esa hora y cuarto, porque mi ciudad natal nunca me había parecido tan hermosa como aquella mañana de otoño.

Caminamos un rato por la orilla del río y luego torcimos y entramos al Mercado Largo por la Puerta Verde. Era un milagro que hubiésemos llegado tan lejos: yo no podía dejar de olfatear el aire ni de mirarlo y tocarlo todo, disfrutando simplemente de los estímulos sensoriales. Imaginaos que desde siempre hubieseis tenido un problema en la vista que en el día a día podíais subsanar sin grandes problemas, y entonces, un día, os operáis para corregirlo y por primera vez contempláis el mundo sin impedimentos. Así es como fue, para todos mis sentidos. Me debatía entre mantenerme completamente inmóvil escrutando con la máxima atención todo lo que alcanzaba a ver y correr ulica Mariacka abajo mirándolo todo.

A la postre opté por una solución intermedia. Subimos por Mariacka hacia la catedral sin que yo pudiera dejar de sonreír. Nunca antes había interiorizado así las líneas y los diseños de los viejos edificios hanseáticos, que en esos momentos suscitaban en mí un torrente de ideas para nuevos proyectos. Jamás había disfrutado de un día tan maravilloso.

Marcin hablaba sin parar, pero yo apenas le escuchaba. Miré la hora en mi reloj.

—Un restaurante —dije.

—¿Qué?

—Un restaurante. Solo me quedan cuarenta minutos.

Miré a mi alrededor. Una muchedumbre de turistas llegados de todos los países del norte de Europa, edificios antiguos y altos, un puesto tras otro de recuerdos y joyas de ámbar, cafeterías…

—¿Me has estado escuchando? —preguntó Marcin con un suspiro.

—¿Qué?

Sacudió la cabeza y me agarró de la manga.

—Por aquí —dijo, y me arrastró por una calle lateral.

—No —dije yo al caer en la cuenta de adónde nos dirigíamos—. Ese sitio es espantoso con ganas. No, tengo una idea mejor.

Resultó que mi idea mejor estaba cerrada por reformas, así que terminamos en un pequeño restaurante ucraniano en una plaza justo al lado de la catedral. Era un local oscuro y tranquilo, al que se accedía tras descender dos tramos de escaleras, y para mí fue como sumergirme en un cálido baño aterciopelado de estímulos sensoriales: penetrantes olores a comida, suaves reflejos de luz sobre la porcelana y los cubiertos, la trama del mantel bajo las yemas de los dedos… Podía haberme quedado sentado allí todo el día, pero en lugar de eso pedí apresuradamente algo que comer para ambos y me dediqué a tamborilear con los dedos sobre la mesa mientras miraba mi reloj esperando que llegasen los platos.

Marcin me contempló con expresión malhumorada.

—¿Sabes qué?, que me arrepiento de haberte dado esa mierda.

—Pues yo no me arrepiento de que me la dieses. Esto es lo mejor que me ha sucedido en… bueno, en muchísimo, muchísimo tiempo. ¿Cuándo se va a comercializar?

—Es probable que nunca llegue a estar disponible para el gran público.

Enarqué una ceja.

—¿Tienes idea de lo que cuesta fabricar esa pastilla? —preguntó él—. No, no tienes ni idea y jamás lo adivinarías. La intención no es que sea un fármaco antirresaca. Es un potenciador cognitivo, pensado para que lo utilicen pilotos de cazas, tropas de combate, astronautas… Lo de la resaca es un efecto secundario, nada más.

—Creo que tus superiores necesitan algunos consejos sobre marketing.

Él se encogió de hombros. Luego se inclinó ligeramente hacia delante y preguntó:

—¿Alguna vez te has preguntado cuál es el origen de la creatividad?

Yo estaba mirando mi reloj otra vez.

—¿Cómo dices?

Él volvió a retreparse.

—¿Me vas a obligar a levantar y darte un tirón de orejas, Jarek?

Puse cara de atención.

Marcin empezó a decir algo, se lo pensó mejor, empezó a decir otra cosa, cerró la boca y luego preguntó por fin:

—¿Te acuerdas de Miroslaw Sierpinski?

—¿De Mirek? Claro. —Mirek Sierpinski iba a mi curso en el colegio—. Oye, ¿te has enterado de que es candidato al Premio Pulitzer?

—Mirek ya ganó el Pulitzer —dijo frotándose los ojos—. El año pasado. ¿Es que no lees los periódicos?

—El año pasado estuvimos hasta arriba de trabajo.

—Reconócelo, ni siquiera sabías que se había marchado a Nueva York hasta que te enteraste de que era finalista del Pulitzer. —Sacudió la cabeza—. Eres un caso perdido, Jarek. Yo sé dónde andan todos mis compañeros de clase ahora mismo, y a qué se dedican. Y lo he sabido desde que terminé el colegio. ¿A cuántos de tus compañeros has visto durante los últimos quince años?

—Me ha quedado claro, vale —dije levantando las manos en ademán de rendición.

Él volvió a sacudir la cabeza.

—El padre de Mirek trabajaba como mecánico en el astillero. Su madre limpia oficinas. Ambos casi ni terminaron el colegio; no creo que ninguno de los dos jamás haya escrito algo más complicado que una lista de la compra.

—El padre de Mirek no era tonto. Era un sindicalista importante, muy inteligente. —Y para que no quedara duda alguna añadí—: Fui a su funeral y allí había un montón de tipos de Solidaridad.

—Vale, vale —dijo Marcin asintiendo con la cabeza—. Era muy respetado, pero no un gigante literario. Creo que en eso estaremos de acuerdo.

Contra eso no tenía nada que decir.

—Sí —reconocí.

—Y nadie más de la familia ha mostrado jamás ni el más mínimo interés en escribir, pintar o tocar el piano.

—¿Cómo lo sabes?

—Porque justo a eso es a lo que me he estado dedicando —respondió exasperado—. A investigar la naturaleza de la creatividad. Y como resulte que acabas de abrir la boca para decirme que creías que estaba trabajando en un remedio para la resaca, te juro por Dios que voy y te parto la cara.

Cerré la boca.

—Jesús, María y José —musitó Marcin llevándose una mano a la frente. Respiró hondo—. Bien, así que tenemos a la familia de Mirek, que de creativa no tiene nada. Y tenemos a Mirek, que suena, y con fuerza, como posible candidato al Premio Nobel de Literatura. ¿Cómo es posible?

Me encogí de hombros.

—Y por otro lado tenemos a Kasia Gadomska y Andrzej Chlebowski, y su hija, ¿que cómo se llama a sí misma?

—Tutú.

—Tutú —repitió él sarcásticamente—, cuyo único talento parece ser acudir a fiestas y desplomarse borracha.

—También hizo el programa de entrevistas.

—Charlas con Tutú, sí. Posiblemente el peor programa de entrevistas jamás visto en la televisión europea… y eso que la competencia es terrible. ¿Cómo es posible que dos personas, sin, al parecer, talento creativo alguno, puedan tener un hijo que escribe novelas de la más exquisita belleza mientras que dos de los actores más importantes que este país ha tenido (y de familias cuya tradición actoral se remonta muchas generaciones atrás) tengan una hija sin el más mínimo talento artístico?

Volví a encogerme de hombros.

—Ni idea.

—Es genético.

De repente, sin previo aviso de ningún tipo, un velo cayó sobre el mundo. Marcin me lo debió de notar en la cara, porque suspiró y preguntó:

—¿Qué?

—Se suponía que contaba con otra media hora —dije con un patético hilillo de voz mientras miraba mi reloj.

—¡Por Dios, Jarek! Estamos hablando de neuroquímica. Tampoco hay que ser un genio para entenderlo.

Miré en derredor. Todo parecía tan amortiguado… Imágenes, sonidos, sabores, olores, sensaciones táctiles. Todo. Como escuchar un concierto con tapones en los oídos. Suspiré.

Marcin se levantó y arrojó la servilleta sobre la mesa.

—Bien. No tenemos hambre —le dijo al camarero que se acercaba con nuestros entrantes, y enfiló hacia la salida.

—Nos ha surgido un asunto —me excusé yo. Dejé unos euros en la mesa y seguí a Marcin escaleras arriba.

En el exterior, todo era de lo más decepcionante, de lo más vulgar. Alcancé a Marcin a la altura de la catedral.

—Genética —repetí yo.

Él negó con la cabeza malhumoradamente.

—Da igual, Jarek. No te interesa, y de todos modos pareces ser inmune. Así que no pasa nada, ¿vale? Olvídalo.

—La pastilla antirresaca.

—Que no es…

—Una pastilla antirresaca. Lo sé, lo sé. Pero… cuando se la dais a las ratas…

—¿Qué? —dijo con un suspiro.

—¿Cómo sabéis que funciona?

Marcin se lo pensó unos instantes antes de responder:

—Las ratas sonríen. —Levantó la mirada hacia la gran catedral de ladrillo—. ¿Alguna vez has visto sonreír a una rata?

—Que yo sepa, no.

Esbozó una sonrisa con un cierto aire místico.

—Es hermoso —aseguró—. Lo más hermoso que se puede ver en la vida.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

El resto de la semana lo pasé encerrado en mi piso, alicaído, mirando la televisión o sentado en la terraza contemplando los barcos en el puerto y los turistas que en la otra orilla se dirigían hacia la Ciudad Vieja. Todo me parecía deslucido, soso, carente de inspiración. Y nada inspirador. Marcin telefoneó un par de veces para preguntarme cómo me encontraba, y el domingo por la noche pude informarle de que tenía un dolor de cabeza terrible y me dolía la garganta.

—Tu puta pastilla me ha contagiado la gripe. Te voy a matar —le dije.

—Vaya, lo más probable es que no sea nada. Toma paracetamol y bebe mucho líquido. —Y colgó.

El lunes por la mañana me sentía un tanto dolorido y febril, pero como estábamos en mitad de un encargo importante para un banco americano acudí a la oficina, donde pasé el día hecho unos zorros.

El martes fue más de lo mismo, con un extra de escalofríos y congestión nasal. Traté de llamar a Marcin al hotel donde se había alojado durante su visita, pero me dijeron que ya se había marchado.

El miércoles a duras penas conseguí ir la oficina. Tenía una conferencia a través de Skype con dos hombres, uno en Chicago y otro en Nueva Jersey, y cuando terminó no recordaba nada de lo que habíamos hablado. Estaba sudando y tenía los ojos como si alguien me los hubiese lijado ligeramente. Tomek, uno de los socios, me acompañó a casa esa tarde y, tras decirme que le encantaba trabajar conmigo pero que de ninguna manera me iba a desnudar ni a ayudar a meter en la cama, se marchó dejándome en el sofá.

Y el resto de la semana simplemente… pasó.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Hasta el siguiente martes no me encontré lo bastante bien para volver al trabajo, e incluso entonces todavía no me sentía con fuerzas para nada que no fuese contemplar la posibilidad de despedir a Tomek por no haber acudido en ayuda de su jefe cuando este más lo necesitaba. Los demás tampoco parecían tener demasiadas ganas de trabajar. Tomek y su esposa, Hania, estaban sentados en una de nuestras grandes mesas de dibujo, pintando bocetos. Agnieszka estaba bordando. El dinamismo de la oficina se había desvanecido por completo.

En un momento dado, Agnieszka me trajo un café y luego me enseñó la tela en la que había estado trabajando. Yo miré el bordado. Luego la miré a ella.

—¿Qué? —dije yo.

—¿Qué te parece? —preguntó ella.

El bordado representaba algún tipo de escena campestre. No estaba demasiado bien.

—Muy bonito —dije. Luego alcé más la voz—: Escuchadme todos.

El resto de presentes en la oficina levantaron la cabeza de lo que tenían entre manos. Bartek Kowalski parecía haber estado esculpiendo algo en un trozo de corcho blanco de embalar.

—Marchaos a casa —dije—. No estamos haciendo nada de provecho. Marchaos, cambiad el chip y regresad mañana centrados en el trabajo, por favor. ¿De acuerdo? Ahora, largaos.

Todos empezaron a levantarse, recoger sus bártulos y ponerse el abrigo. Agnieszka se quedó donde estaba.

—¿Lo has dicho en serio? —preguntó.

—Sí. Marchaos a casa. Dormid un poco. O haced lo que sea.

—No —dijo ella, levantando la tela bordada—. ¿De verdad, de verdad que te ha gustado?

—Es precioso —aseguré—. Ahora, vete. Largo de aquí. Voy a cerrar.

Una vez se hubo marchado todo el mundo, me quedé un rato sentado en la oficina con los pies encima de mi mesa y la cabeza recostada contra el respaldo de la silla. A los ergonomistas que habían diseñado este modelo de asiento —alemanes, me había asegurado el vendedor— no se les había ocurrido que alguien fuese a sentarse así en su mobiliario, de ahí que no estuviese nada cómodo y al rato bajase los pies de la mesa, me levantara y me dedicase a pasear por la oficina. Me di cuenta de que todavía no me había quitado de encima esa sensación de terrible pérdida que había experimentado cuando el efecto de la pastilla antirresaca de Marcin —o potenciador cognitivo o lo que fuera— se había pasado. Lo que era bastante alarmante. Mi historial como consumidor de drogas nunca había sido demasiado glorioso ni —con la excepción de los puntuales regalitos de Marcin— tampoco reflejaba una excesiva osadía. Ninguna me había afectado así antes. Me sentía como… desconsolado.

Cerré la oficina, me fui al cine y volví a ver Katyn, de Wajda, que se correspondía con mi estado de ánimo. Después de la película coincidí en el vestíbulo con un par de diseñadores conocidos, con los que me fui a un restaurante, donde traté de sentir cierto entusiasmo por la comida, y luego acudí a una fiesta. No una relámpago, sino un civilizado cóctel, con profesionales formales, canapés y música dark wave sonando en el Bang & Olufsen a poco volumen, para no molestar a los vecinos. Los anfitriones, a los que no conocía demasiado, estaban enseñando a los invitados unas acuarelas espectacularmente malas que habían pintado, y, cuando me preguntaron qué me parecían, sonreí, asentí con la cabeza y dije:

—Muy bonitas.

La anfitriona me miró con ojo crítico.

—No se te ve demasiado animado, Jarek, —dijo.

—Estoy bien, Iwona. Es que he tenido la gripe.

—Vaya. Deberías probar una de estas. —Sacó del bolsillo un sobrecito de plástico de aspecto familiar y me lo dio.

—¿Dónde lo has conseguido? —pregunté.

—En la universidad. Los estaba repartiendo uno de la Facultad de Sociología. Dijo que era una especie de experimento. Algo sobre si aceptarías drogas de un desconocido. —Se echó a reír—. Como él no era un desconocido yo no contaba, por supuesto, pero no obstante me dio unos cuantos. Dijo que solo eran vitaminas.

Abrí el sobre y volqué el contenido en la palma de mi mano. Se trataba de un comprimido redondo y flexible, igualito al que Marcin me había dado, aunque en la superficie de este alguien había estampado un reloj. Las manecillas marcaban las doce menos cinco.

Sonreí a Iwona y volví a meter la pastilla en el sobre.

—Ya he probado una de estas, gracias —dije.

Cuando la mañana siguiente llegué a la oficina, encontré una escultura de un gato tallada en corcho blanco sobre mi mesa.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Las semanas pasaron y nos adentramos en octubre y luego en noviembre. Llovió. Del Báltico llegaron tormentas. Luego nevó. En la oficina, empleados y socios lograron refrenar ese impulso artístico colectivo; nos pusimos a trabajar en serio y avanzamos bastante en los proyectos pendientes. Yo conseguí enfrascarme tanto en mi trabajo que apenas pensaba en la pastilla antirresaca de Marcin.

Sin embargo, de lo que no era tan fácil olvidarse era de los comprimidos flexibles, porque salían en los informativos. La gente los llamaba «relojes» —algo bastante razonable habida cuenta de lo que tenían estampado— y estaban por todas partes. Nadie parecía tener la más remota idea sobre su origen, pero estaban apareciendo por doquier en Polonia, Alemania y los Países Bajos, e incluso en Londres. Las autoridades —que aún no habían conseguido hacerse con uno para analizarlo— advertían que no se tomaran. Corrían rumores de gente que organizaba fiestas de relojes. En un artículo de opinión de una revista, un colaborador aventuraba la muy fascinante teoría de que los relojes eran en realidad completamente inocuos y formaban parte de un enorme experimento sociológico sobre la manera en que las nuevas drogas se extienden por la sociedad. Se decía que tras tomarlos se notaba un suave efecto de euforia, pero esto podía atribuirse a la sugestionabilidad latente en la mente humana. La teoría era lo suficientemente fascinante como para resultar verosímil.

Al parecer, entretanto yo me había ganado una pequeña reputación como crítico o algo así, porque a la hermana de Tomek, al padre de Hania y a otra media docena de amigos y miembros de las familias de los empleados y socios les había dado por venir a la oficina y dejarme cuadros, poesías, CD de música y extrañas figuras de cerámica para que diese mi opinión, lo que me resultaba desconcertante, aunque también un tanto agradable. Con el transcurrir de las semanas, me fueron llegando cada vez más de estas obras, acompañadas por la procesión de artistas aficionados penitentes, hasta que una mañana a principios de diciembre le dije en broma a Tomek algo como así como que no sabía que nuestros compañeros tuviesen tantos familiares, y su respuesta fue que desde hacía varias semanas ninguno de los artistas era conocido suyo ni de ningún otro empleado de la oficina.

—Todos pensábamos que eras tú quien los conocía —dijo.

Fue entonces cuando telefoneé a la empresa de Marcin para tratar de averiguar su paradero. Me dijeron que se había tomado un período sabático, pero pocos días después recibí la visita de un joven educadísimo que aseguró trabajar para el Ministerio de Sanidad y estar interesado en hablar con cualquiera que hubiese visto a Marcin durante su viaje a Polonia. Charlamos largo y tendido sobre generalidades. ¿Parecía enfermo? ¿Lo acompañaba alguien? ¿No habría tomado alguna medicación cuando estaba conmigo?

Contesté las preguntas del educado joven con tanta sinceridad como pude, salvo por el hecho de que no mencioné las píldoras antirresaca ni el reloj. ¿No me habría comentado Marcin cualquier cosa relacionada con su trabajo? Claro que sí. ¿No habría manifestado Marcin alguna opinión antisocial radical? Para nada. ¿No habría manifestado Marcin alguna opinión religiosa radical?

Llegado ese punto me puse de pie y le dije al educado joven que no veía qué podían importarle al Ministerio de Sanidad las opiniones religiosas de Marcin, y el educado joven estuvo de acuerdo en que no le importaban nada y procedió a mi arresto.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Hoy en día tengo muchos contactos. Puedo abrir el teléfono y llamar utilizando las teclas de marcación rápida a los jefes del estado mayor de media docena de primeros ministros y a los presidentes europeos (incluido el presidente de la Unión Europea y su esposa) y ser pasado con ellos al momento. La única excepción es el presidente de Albania, que se ofendió cuando califiqué su última novela de «infantil». Pero volverá al redil. Siempre vuelven.

Hace unos años en absoluto tenía todos estos contactos. Sin embargo, conocía a alguien que conocía a alguien que conocía a alguien y, tras una cadena de favores debidos y favores pagados —y ni idea de cómo se desarrollaron las cosas en los eslabones intermedios—, al final yo me encontré sentado en una habitación blanca en una prisión a las afueras de Amberes, donde Marcin acababa de comenzar a cumplir su condena de cuarenta años acusado de terrorismo, con guarnición de cargos por espionaje industrial.

—Mi abogado va a echar por la puta tierra todo esto —me aseguró—. Han utilizado la legislación antiterrorista de manera completamente indebida.

—¿Quién iba a pensar que los belgas se iban a mostrar tan vengativos solo porque les robases sus patentes y repartieras sus pastillas por la calle? —dije con fingida seriedad.

Marcin me fulminó con la mirada. Estaba sentado al otro lado de la mesa, con un mono naranja eléctrico, de esos que los presos de Guantánamo han hecho tristemente famosos. También llevaba cadenas y esposas, dispuestas de un modo complicado, que lo obligaba a caminar medio encorvado y arrastrando los pies y le impedía levantar las manos por encima de la cintura. Me pareció que lo de las cadenas era excesivo, pero a lo mejor los belgas todavía no habían terminado de dejar bien claro lo que opinaban sobre el asunto.

—Genética —dije.

—Vaya, quieres que hablemos de eso, ¿verdad? —Miró al fornido guardia que tras acompañarlo hasta la habitación se había apostado impasible en una esquina—. Y tú puedes irte a tomar por culo —le espetó. El guardia no le hizo caso alguno. Marcin trató de frotarse los ojos, pero las cadenas se lo impidieron—. ¡Mierda!

—Genética —repetí—. Hablo en serio, Marcin, ¿qué demonios has hecho?

Marcin me miró. Llevaba el pelo más largo de lo que yo recordaba, aplastado por un lado, como si cuando lo habían ido a buscar para traerlo hubiera estado durmiendo y no hubiese tenido tiempo de peinarse. Tenía los ojos enrojecidos y moqueaba.

—Mirek Sierpinski —dije—. Tutú.

Suspiró y pareció encogerse ligeramente dentro del mono.

—¿Cuál es el origen de la creatividad? —preguntó.

—No lo sé —respondí.

—Bueno —dijo con un nuevo suspiro—. La explicación científica es complicada.

—Ni se te ocurra tratarme como si fuese tonto —le advertí.

Marcin se encogió de hombros.

—Hay una mutación genética que, en esencia, codifica la creatividad. Hace no muchos años se creía que la tenían alrededor del cincuenta por ciento de los individuos, pero resulta que la cifra es mucho más alta. Alrededor del noventa y nueve coma nueve nueve nueve. Todo el mundo tiene la mutación, prácticamente.

Hizo una pausa y yo me incliné un poco hacia delante.

—Marcin, ¿qué demonios has hecho? —repetí.

—Vale. —De nuevo trató de frotarse los ojos, de nuevo se lo impidieron las cadenas. Sacudió la cabeza y me miró—. Así que toda la gente tiene la mutación creativa (que en algunos casos también provoca esquizofrenia y psicosis, por cierto), pero el mundo no está inundado de artistas. ¿Cómo es así? ¿Cómo es que los padres de Tutú no le pasaron la mutación? Pobrecillos, claro que se la pasaron. Pero resulta que existe otra mutación genética distinta y que Tutú… —Me volvió a mirar—. Lo que viene ahora es un tanto vago.

—Mejor que nada.

—Es la mutación de otro gen lo que hace a la gente desear ser creativa —continuó tras meditar unos instantes. Contempló la expresión de mi rostro—. Lo sé, no parece que eso marque una verdadera diferencia, ¿a que no? Pero la marca, e importante. Tutú (por ponerla a ella como ejemplo) sí que tiene la mutación que la hace creativa, como casi todo el mundo, pero carece de la mutación que la haría desear hacer algo con su creatividad.

—Ahora está escribiendo poesía. Ha salido en los periódicos.

—¿Buena? —preguntó Marcin enarcando una ceja.

—De lo peorcito que he leído en mi vida.

Marcin me dirigió una mirada extrañada, además de bastante maliciosa, me dio la impresión.

—Justo —dijo—. El talento continúa siendo algo incuantificable, un absoluto misterio. Todavía nadie ha encontrado la mutación para eso. Pero ahora el impulso sí que está ahí. Te apuesto… bueno, te apuesto una pasta a que a partir de ahora Tutú ya no va a ir a tantas fiestas. ¿Tienes una hoja de papel?

—¿Cómo?

—Papel. Bah, déjalo. —Miró al guardia—. ¿Me puedes dar un poco de papel, por favor?

El hombre fue hasta un armario que había en una esquina de la habitación, abrió la puerta y sacó un cuaderno que llevó a la mesa. Las cadenas de Marcin dieron de sí justo lo suficiente para permitirle alcanzar el tablero de la mesa y arrancar una hoja del taco.

—¿Qué me diste? —pregunté.

Marcin estaba plegando la hoja de papel en diagonal y alisando el doblez con la uña del pulgar.

—¿Qué? Ah, el ingrediente activo era MDMA.

—¿Me diste éxtasis?

—Una dosis pequeña, pero muy pura. —Desdobló el papel y lo volvió a doblar por la diagonal contraria, marcando bien el pliegue—. Una dosis mínima. Nadie querría tomarlos si no hiciesen sentir bien. Pero la carga explosiva, lo que da a los relojes su gong fu, es un virus.

Esto no me pilló ni remotamente por sorpresa. Después de que el joven educado me arrestase me habían llevado a un edificio bastante lóbrego en las afueras de la ciudad, no lejos del aeropuerto; allí me dijeron que me sentara en una habitación no muy distinta a la sala en la que me encontraba con Marcin en esos momentos, donde fui interrogado durante casi cincuenta horas por numerosas personas —de una en una o en grupos de hasta cinco individuos— que de educadas no tenían nada. Ninguna lo dijo con claridad, pero del conjunto de sus preguntas y acusaciones deduje que consideraban a Marcin culpable de haber liberado algún tipo de arma biológica, y que mi amigo se había dado a la fuga.

Finalmente (sospecho que para entonces ya habían dado con Marcin y lo habían arrestado, porque todavía estábamos empezando a repasar los lugares en los que yo pensaba podría estar escondido) me sacaron de la habitación, y por un pasillo salimos al exterior, donde me esperaba un taxi que me llevó a casa. Nadie me dijo ni adiós ni gracias ni «que no se te ocurra ir a los medios con esta historia», por lo que deduje que o estaban encantadísimos o nerviosísimos ahora que tenían a Marcin.

Cuando el taxi me dejó en casa, en las inmediaciones de la puerta de entrada se había congregado una pequeña muchedumbre de artistas y escritores.

—El virus reescribe tu genoma —continuó Marcin—. Inserta la mutación que predispone a desear ser creativo.

—Eres un cabronazo de padre y muy señor mío —dije—. ¿Cómo demonios tuviste la desfachatez de hacer eso?

Levantó la mirada de la hoja de papel, que había dejado de ser rectangular para convertirse en un intrincadísimo paisaje lleno de pliegues y dobles.

—Pensé que merecía la pena intentarlo.

—¿Que pensaste que «merecía la pena intentarlo»…? —grité con la violencia suficiente para que el guardia se revolviese nervioso en su puesto.

—¿Sabes cuál es el problema de la sociedad moderna? —me preguntó mientras retomaba el plegado de la hoja.

—¿Demasiados científicos de los cojones? —bramé.

Él resopló y negó con la cabeza.

—Nos sobra el tiempo. En general, la raza humana… no está mal. —Me miró—. No somos malos, Jarek. Somos buena gente. Incapaces de matar una mosca, la mayoría. Sin embargo, existe un ínfimo porcentaje de individuos que sí que son malos. El mundo no está lleno de hijos de puta, pero los hijos de puta dirigen el mundo. Necesitan alguna otra ocupación con la que entretenerse. —Dobló una esquina de la figura en la que estaba trabajando y la introdujo en una especie de bolsillo formado por otros dos pliegues, luego la alisó—. Yo les he proporcionado esa otra ocupación.

—Hitler era pintor —dije.

—Hitler era un maníaco. Carecía de la segunda mutación. No deseaba lo suficiente pintar para que eso le impidiera ser un maníaco.

Lo miré fijamente. Continué mirándolo fijamente hasta que se apercibió y levantó la vista de lo que fuese que estaba haciendo con la hoja de papel.

—Tuve gripe —dije.

—En realidad no fue gripe. Era tu sistema inmune tratando de acomodarse al virus. Y durante los cuatro o cinco días que precedieron a la aparición de los síntomas fuiste extremadamente contagioso.

—Cabrón.

—Tranquilo —dijo con una sonrisa resplandeciente—. No corriste peligro en ningún momento. Lo tuyo no es algo habitual, el tener esa reacción. La mayoría de la gente ni se entera de que se ha contagiado hasta que empieza a ser creativa.

—Yo no me siento creativo.

Interrumpió la manipulación de lo que tenía entre los dedos, que desde hacía un buen rato yo había dejado de considerar una simple hoja de papel.

—Eso es porque eres inmune —me explicó—. Perteneces a ese ínfimo porcentaje de población que carece de la mutación creativa original. —Me sonrió—. Lo sé, lo sé. Eres autor de buenos trabajos, de buenos trabajos creativos. Sin embargo, eso ha sido a pesar de tu nula disposición hacia la creatividad. Si lo has logrado ha sido gracias a que eres un excelente coordinador. Venga, haz memoria y trata de recordar hasta qué punto esas obras son creación tuya y hasta qué punto lo son de otras personas.

No traté de recordar nada de eso. Tan solo clavé la mirada en él y contemplé la posibilidad de un asesinato.

—Seguro —continuó mientras realizaba un nuevo pliegue— que si vuelves la vista lo suficientemente atrás te darás cuenta de que la gente siempre ha acudido a ti con poesías, pinturas y fotografías para preguntarte qué te parecían. Porque resulta que quienes tienen las mutaciones reconocen subconscientemente a quienes carecen de ellas, y además perciben que estos pueden proporcionar opiniones objetivas. Desconozco por qué esto es así. Las feromonas, tal vez. O el lenguaje corporal. No es fácil entender cómo se puede haber llegado a esto, pero es lo que hay. Cosas de la naturaleza, ¿no?

—¿Hay alguna cura?

Empezó a negar con la cabeza pero se detuvo.

—Bueno, sí. En teoría. Terapia genética para reparar la mutación introducida por el virus, pero es un proceso bastante peliagudo y no es buena idea que se generalice hasta que estemos seguros de cómo va a funcionar.

—Justo lo que tú hiciste.

—Yo no podía estar más seguro de lo que lo estaba. —Terminó lo que fuera que estaba haciendo con la hoja de papel y la levantó sujetándola entre el índice y el pulgar: una rugosa pastillita de papel del tamaño de un guisante y forma de grano de arroz—. Se podría tardar años en desarrollar la terapia genética apropiada, y en seis meses ya no le importaría a nadie. El mundo va a seguir estando lleno de artistas, Jarek. —Me sonrió y relajó pulgar e índice; la pastilla se abrió suavemente al quedar libres las fibras del papel, y se transformó en la figura de un caballero con armadura a lomos de un caballo, todo ello representado gracias a un conjunto de pliegues fabulosamente intrincado. Un mundo feliz—. ¿Qué te parece?

—¿Qué va a pasar con la gente inmune al virus? —pregunté.

Marcin parecía un tanto enfadado.

—Siempre os podéis hacer críticos —dijo, y volvió a enseñarme el caballero de origami—. Te estoy preguntando que qué te parece.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

El juicio de Marcin se celebró a puerta cerrada y los detalles nunca se llegaron a hacer públicos. El resto de lo que sé lo he recopilado con esfuerzo y paciencia a lo largo de años; pidiendo favores y consiguiendo contactos; leyendo cientos de manuscritos, viendo cientos de obras de teatro y escuchando cientos de arias a cambio de informaciones sueltas.

El virus había sido creado en su origen para ser utilizado en el ámbito de la terapia ocupacional: la intención era emplearlo con víctimas de accidentes y supervivientes de traumas graves, para motivarlos a participar en actividades creativas como parte del proceso de recuperación. Medicación para pintar. Medicación que te hace desear pintar.

Sin embargo, no es fácil trabajar con virus, y no siempre consigues que hagan justo lo que buscabas; y cuando Marcin y sus colegas retrocedieron un paso y contemplaron su creación se percataron de que era terriblemente contagioso. Si un doctor infectaba con él a un paciente víctima de un trauma, el propio doctor terminaría infectado, igual que sus enfermeros, y otros enfermeros, doctores y pacientes, y familiares y pasajeros del transporte público… y así sucesivamente.

El equipo de Marcin decidió que era demasiado contagioso para ser comercializado, lo guardaron y se pusieron a pensar qué hacer a continuación. Sin embargo, Marcin —y de esto no puedo estar seguro, pero es la única manera en que concibo podría haber sucedido—, Marcin no se fue. Se quedó allí mirando el frasco o el vial o la caja o donde coño hubiesen encerrado el virus, ladeó la cabeza y vio que encerraba sugestivas oportunidades.

El laboratorio donde trabajaba Marcin estaba muy bien diseñado. De hecho, era imposible que alguien se infectara —bien por accidente o bien de manera deliberada— sin que las alarmas se disparasen; pero da igual que cuentes con el mejor sistema de seguridad del mundo: ha sido diseñado por humanos y nada que los humanos hagan va a ser perfecto.

Marcin sacó el virus del laboratorio infectándose a sí mismo, y luego se tomó vacaciones. Alquiló un garaje cerrado en Gante —que equipó con material comprado a diversos proveedores de instrumental médico y científico de toda Europa— y aisló el virus de su sangre. Y entonces, cuando todavía estaba en fase contagiosa, emprendió una gira de cinco días por los principales aeropuertos europeos.

Estrechó muchas manos y compró montones de cafés en cafeterías de aeropuerto, que pagó con monedas y billetes bien manchados con su propio sudor. Estornudó sobre abundantes frascos de perfume y botellas de alcohol en las tiendas libres de impuestos, estrujó numerosos de esos muñecos de peluche que venden en las tiendas de regalos, y comprobó la talla de muchas camisetas de recuerdo para ver si era la suya. He visto algunos de los vídeos de las cámaras de seguridad donde se le ve en los aeropuertos de Heathrow, Schiphol y Orly, y si los miras uno detrás de otro resulta bastante cómico, hasta que te acuerdas de lo que estaba haciendo.

Fue muy astuto: sabía que un pequeño porcentaje de los contagiados presentaría síntomas de gripe, así que planificó su excursión de cinco días de tal modo que los síntomas pasasen desapercibidos en plena estación gripal. En el hemisferio sur, donde no era la temporada de la enfermedad, causaron una ligera alarma, pero nada más.

Por fin, cuando ya no era contagioso, regresó a Gante, donde comenzó a fabricar relojes como otra manera de propagar el virus. Un miembro de los servicios secretos belgas dijo que no tenían ni idea de cuántos relojes había sido capaz de producir finalmente, pero por los datos proporcionados por los suministradores que le habían vendido la materia prima, el número podía andar por las decenas de miles. Para cuando terminaron atrapándolo en Biarritz, ya era demasiado tarde.

Y Marcin tenía toda la razón del mundo en algo que había dicho. Para cuando acabé de recopilar toda la historia, a nadie le importaba ya. Prácticamente la totalidad de la población de la Tierra había estado expuesta al virus.

Para entonces, yo ya me había lanzado a la carretera. El goteo de personas que querían mi opinión sobre sus obras —ya fuera por el boca a boca, las feromonas, el lenguaje corporal o Dios sabe qué— se había convertido en un torrente. En mi casa vivía bajo asedio. Recibía cartas, correos electrónicos y llamadas telefónicas de personas de toda Europa prometiéndome riquezas ingentes solo por ir a visitarlas y ver su obra de teatro, leer su libro o escuchar su opereta.

La única manera de conservar la cordura, decidí, era ir.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

De tanto en tanto nos encontramos por casualidad. En Eindhoven, Alenzón, Colonia, Madrid o en alguna población más pequeña que cae de camino. Estás sentado en el restaurante de otro hotel gratis, comiendo otra comida gratis, y entonces levantas la cabeza y ves en el otro extremo de la sala a alguien con la misma mirada de cansancio y agobio resultado de muchas horas viendo desplegarse ante ti carreteras, demasiadas horas pasadas dando tu opinión sincera sobre óleos, acuarelas, esculturas, performances y películas de tantos géneros que resulta imposible enumerarlos. Y la otra persona también levanta la cabeza y nuestras miradas se encuentran, y nos saludamos con la cabeza.

Aunque resulte sorprendente, lo habitual es no pasar de ahí. Tras ese saludo continuamos comiendo, en una sala con las paredes cubiertas de oleos execrables pintados por el gerente o los camareros, y luego regresamos a nuestra habitación, y por la mañana le decimos al gerente o a los camareros lo que nos parecen sus cuadros. Y luego nos marchamos, cada uno por su lado, sin haber cruzado ni una palabra.

No obstante, a veces sí que hablábamos. En Basilea conocí a una chica inglesa llamada Caroline, que había trabajado como operadora de bonos en Londres, en la época en la que sus amigos todavía no habían empezado a llevarle dibujos a la oficina para preguntarle su opinión sobre ellos.

Caroline y yo viajamos juntos una temporada. Bajamos en coche hasta Italia, visitamos Florencia, donde ella me habló del síndrome de Stendhal, una afección que al parecer sufren los visitantes de la ciudad: la terrible belleza del lugar les resulta tan abrumadora que sienten malestar y mareos. Ninguno de los dos experimentamos síntoma alguno, lo que me pareció lo decía prácticamente todo.

En Turín tuvimos una discusión sobre los méritos relativos del inmenso y paisajístico jardín situado en los terrenos de una villa perteneciente a un hombre que se rumoreaba era el capo di tutti capi. Por lo visto había abandonado sus otras actividades para poder concentrarse en su jardín. Yo pensaba que el resultado era ridículo a más no poder, un choque mortal entre estilos que iban desde los de la antigua Roma hasta el del paisajista inglés Capability Brown. Caroline estaba embelesada. Más tarde, en nuestro hotel, tuvimos una violenta bronca, y la mañana siguiente ella se marchó en un flamante Mercedes proporcionado por el supuesto capo. En un concesionario Peugeot, encontré un vendedor que componía óperas rock aparatosas y grandilocuentes. Le dije que su última magnum opus era una maravilla y me marché en un coche nuevo. A veces echo una ojeada al blog de Caroline, donde ella disfruta poniéndome a caer de un burro y propagando mentiras sobre mí.

¿Cuántos somos, los que carecemos de la mutación de la creatividad? Más de los que Marcin creía, pero menos de los que podríais esperar. En Europa es probable que haya un par de miles. Digamos que los suficientes para llenar un teatro. En todo el mundo, a lo mejor un par de millones. Muchos tienen un blog, pero yo no.

Tampoco es que este mundo esté tan mal, este mundo de los relojes. Hay que reconocer que abundan las obras de arte increíbles. Incluso hay algunas impresionantes. Hay generales que escriben novelas que, antes de los relojes, hubiesen pasado a la historia de la literatura. Y dependientas cuyas obras podrían competir con las de Leonardo, Tiziano y Hirst. En Caen escuché un oratorio de un escolar de diez años que consiguió que me corriesen lágrimas por las mejillas.

Tal como Marcin había dicho, en cierto modo todas esas obras ya estaban ahí, en la mente de sus creadores. Los relojes no convierten a nadie en una gran artista; lo que hacen es liberar el impulso, superar el bloqueo del escritor, proporcionar la pasión. Han reescrito nuestro genoma para que anhelemos ser artistas.

No deseamos (aunque debería decir desean) ser artistas a tiempo completo. Eso sería un mundo de pesadilla. Todos siguen con su vida y trabajo de siempre; lo único es que les gusta pasar el tiempo libre creando obras de arte.

Esto ha tenido algunos efectos colaterales interesantes. En general, ahora la gente tiene cosas mejores en las que emplear el tiempo libre que en odiar a los demás o preocuparse por la geopolítica, y las guerras han ido disminuyendo por todo el globo hasta quedar reducidas a prácticamente nada. Digo «en general» y «prácticamente nada» porque ahora mismo dos facciones de dadaístas están enzarzadas en una pequeña guerra civil en la República Checa por una diferencia infinitesimal sobre la dirección del movimiento, y en Gran Bretaña se ha producido un levantamiento por completo incomprensible que por lo visto está motivado por algo que tiene que ver con la definición de ciencia ficción. Este último problema podría estar a punto de solucionarse: varios de nosotros hemos publicado un comunicado en internet en el que advertíamos de que íbamos a boicotear a Gran Bretaña hasta que las cosas se tranquilizaran; y la calma, o algo parecido, parece estar restableciéndose. En cualquier caso, llevamos varias semanas sin víctimas mortales.

A veces, en los ratos perdidos —en autobahnen, autopistas o autostrade, o en las salas de espera de primera clase de las líneas aéreas—, pienso en Marcin y en su mundo feliz. Él dijo que la humanidad en su conjunto no era demasiado mala, que solo eran algunos hijos de puta puntuales los que nos reportaban la mala fama; y de tanto en tanto, cuando no estoy escuchando la sinfonía que ha escrito alguien o reseñando una novela o tratando de dilucidar si una acuarela alucinógenamente turneresca no estará en realidad colgada del revés, me pregunto si en gran medida Marcin no se habrá salido con la suya. Porque de ser eso así, entonces, nosotros, los críticos, seríamos los individuos más peligrosos de la Tierra, porque a nosotros el imperativo que empuja a crear no nos distrae de nuestros impulsos. Si lo deseáramos podríamos gobernar el mundo. Y lo que entonces suelo dar en pensar es que en cierto modo efectivamente gobernamos el mundo. Y sí, resulta la mar de agradable, gracias.

El mundo todavía no es perfecto, pero sí que es, a todas luces, un mundo hermoso. Ahora, si me disculpáis, necesito dormir un poco. Mañana tengo que conducir hasta Barcelona y decirle a un escultor surrealista lo que opino de su nueva obra, que en las fotografías parece estar hecha íntegramente de trocitos de uñas de pie.

Copyright © 2010 Dave Hutchinson

De la ilustración, Copyleft Pedro Belushi

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia Ficción, Relatos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los relojes de Dalí, de Dave Hutchinson

  1. No soy nadie dijo:

    Buenas noches.

    En primer lugar agradecerte todo tu trabajo en el blog. Verdaderamente encomiable.

    En segundo lugar, indicarte que hay un error en una frase imagino que fruto de los caracteres utilizados ya que se lee “Te acuerdas de Miros?aw Sierpi?ski”

    Muchas gracias por todas las traducciones.

    • marcheto dijo:

      Muchas gracias tanto por tus palabras como por avisarme del error. Efectivamente, los caracteres raros del polaco no se muestran bien, así que los he sustituido por los más parecidos de nuestro alfabeto para evitar problemas. Gracias de nuevo.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.