La chica picadillo, de Ian R. MacLeod

Ian R. MacLeod es un escritor inglés con casi cuarenta años de carrera a sus espaldas. Autor de siete novelas y más de sesenta relatos recogidos en cinco colecciones; finalista de casi todos los premios importantes del género, ganador de un Locus, de un Arthur C. Clarke, de dos Sidewise y de dos premios Mundiales de Fantasía; traducido a numerosos idiomas, español incluido… Como podéis ver, todo un currículum que lo convierte en uno de los autores más destacados del género durante estas últimas cuatro décadas. Y, si bien es cierto que dos de sus cinco novelas están traducidas al español (Las edades de la luz y Las islas del verano), la situación es bastante peor en lo que se refiere a su ficción breve, dado que la inmensa mayoría de sus relatos están inéditos en nuestro idioma, situación que voy a tratar de paliar mínimamente con esta traducción del cuento con el que ganó uno de sus dos premios Mundiales de Fantasía.

La chica picadillo (The Chop Girl) se publicó en la revista Asimov’s Science Fiction en 1999. Meses después, Ellen Datlow y Terri Windling lo eligieron para su antología de lo mejor del año; y también puede leerse en dos de las colecciones de relatos del autor. La chica picadillo no solo fue galardonado con el Word Fantasy Awards en el año 2000, sino que también se impuso en la encuesta de los lectores de la revista Asimov’s, fue finalista de los Sturgeon y estuvo muy cerca de serlo tanto en los Locus como en los Hugo. Se trata de una emotiva y elegante historia ambientada en la Segunda Guerra Mundial, que nos habla sobre la suerte, el amor, la amistad, la guerra, la muerte y la soledad. A continuación del cuento podéis leer un breve comentario sobre su génesis que el propio autor ha tenido la amabilidad de escribir especialmente para Cuentos para Algernon.

Tal como me decía Ian en su correo de contestación a mi solicitud para publicar este relato, las historias necesitan lectores si quieren mantenerse con vida, de ahí que creo que la mejor manera de agradecerle el que haya accedido a compartir con nosotros su maravilloso y premiado cuento sea leyéndolo. No dejéis de hacerlo. Pero, en cualquier caso, thanks a million, Ian!

ACTUALIZACION I: Ya podéis descargar desde aquí el relato en los formatos de ebook habituales (EPUB, FB2 y MOBI), gracias como siempre a la colaboración de  Johan y Jean.

                         Descargar La chica picadillo DOC
                                 Descargar La chica picadillo PDF

 

 

La chica picadillo

Ian R. MacLeod

Yo, yo era la chica picadillo, aunque no es que espere que hoy en día alguien sepa lo que eso significa. Ha corrido tanta sangre y tanta agua bajo el puente… Cuando la semana pasada marché colina arriba a cobrar la pensión, oí a las mozuelas de la oficina de correos discutir sobre cuántas guerras mundiales había habido y quiénes las habían ganado exactamente.

Me presenté voluntaria para el servicio, sí, porque creí que así escaparía de la peste a sartenes de la cocina al fondo de la cafetería que mi familia tenía en Manchester. Y encima va y me toca en las Fuerzas Aéreas, en la RAF, y yo pensé que tenía toda la suerte del mundo, con todo ese glamour y esos mozos, esos mozos encantadores, los mejores de todos, que en mi imaginación hablaban con ese acento culto de los locutores de la BBC y habían jugado al rugby y al balompié en los equipos de sus universidades chic y en los de sus igualmente chic condados meridionales. Y gran parte de esto era cierto, aunque yo terminase escribiendo a máquina en el anexo de la cocina, haciendo pedidos de mostaza y salsa de arándanos dada mi, cito textualmente, «considerable experiencia en el sector de la restauración».

Así que ahí estaba yo: con solo dieciocho años, en el Cuerpo de Auxiliares Femeninas de las Fuerzas Aéreas y con toda la suerte del mundo. Sin saber aún qué era una chica picadillo [1], algo que no tenía nada que ver ni con el cordero ni con el beicon ni con los enormes bloques de manteca que encargaba para las sartenes hondas donde se freían las patatas. Eran lugares enormes y vacíos, aquellos aeródromos para bombarderos, y ostentaban nombres montaraces, francos y rimbombantes de la región de los Fens que tenían en derredor: Wisbeach, Finneston y Witchford [2]. Y se bebía y bailaba, y el dinero nunca escaseaba porque no tenía ningún sentido no gastarlo. Porque nunca se sabía, ¿verdad que no? Nunca se sabía. Un día tu catre todavía estaba caliente, y al siguiente algún otro se estaba quejando de que las sábanas no se habían cambiado y conservaban tu olor. Esas máquinas enormes semejantes a feos insectos saliendo pesadamente en los estertores del día para enfrentarse al viento salobre de las marismas, a las luces y al humo azul de los faroles de parafina que flotaba sobre las pistas. Elevándose trabajosamente hacia los cielos cada vez más oscuros en medio de un fuerte estruendo, con el resto de nosotros plantados en tierra observándolos. Mientras se corría la voz de que esa noche sería Hamburgo o Dortmund o Essen… algún lugar que apenas recordábamos de algún desvaído mapa escolar, brillando bajo un cielo sin luna por entre las nubes espesas, cuanto más espesas mejor, mientras los bombarderos zumbaban sobre él y la muerte caía desde ellos en esos largos cilindros metálicos, sobre personas que cuando lo pensabas bien eran muy parecidas a nosotros de no ser por los azares de la historia. Y luego de vuelta a toda prisa: una carrera más deslavazada en grupos de dos y tres, buscando la blancura de las olas rompiendo en la costa tras tantísimos kilómetros de oscuridad. Motas negras al amanecer en el vasto horizonte que podrían haber sido nubes, cuervos o simplemente el cansancio de tus ojos. Ruido, humo y llamas. Motores fallando. Para cuando el sol había salido por completo y las alondras cantaban reinaba ya un silencio nervioso. El ligero regusto a fatiga. Y entonces, por el teletipo, la noticia de que MG 3138 había aterrizado renqueante en Brightlingsea. Y de que CZ 709 había destrozado un campo en Theddlethorpe. Noticias también de LK 452, divisado por última vez sobrevolando Bruselas convertido en una cruz en llamas; y del sargento primero Shanklin que, tras ser sacado ensangrentado de su torreta por los sanitarios, se había apagado camino del hospital. Noticias de los muertos. Noticias de los desaparecidos. Noticias de los vivos.

La muerte nos rondaba por doquier: tras las cervezas, las risas, los bolos y las interminables partidas de cartas y dardos y competiciones de críquet. Sabiendo como ellos sabían al partir para una misión importante que probablemente algunos aviones jamás regresarían. Sabiendo con toda certeza que la mitad de las tripulaciones no completaría las veinticuatro misiones de su período de servicio. Así que ni que decir tiene que todos éramos de lo más supersticiosos. Era algo espontáneo, no necesitabas que nadie se lo inventara en tu lugar. Quién pagaba la primera ronda. Quién era el último en subir al avión. No afeitarse o afeitarse solo media cara. Besar el suelo, besar el aire, cantar, no cantar, mear contra el tren de aterrizaje, escupir… Vi a un teniente enfadarse de lo lindo porque la camarera de la cantina le había servido solo dos salchichas en el plato del almuerzo. Esa noche, en una gran incursión aérea sobre Dortmund, su Lancaster desapareció bajo el intenso fuego antiaéreo; y recuerdo mis noches en vela porque había sido yo quien se olvidó de hacer el pedido al carnicero mayorista. Pero entonces todo era intenso y vívido. La sensación de los pies en los zapatos, de la lengua en la boca y de los ojos en las cuencas. Eso y el nauseabundo olor a gasolina de los bombarderos. De modo que todo era significativo. Ni un incidente se pasaba por alto, todo era importante en ese único lapso de tiempo que contaba: el que se extendía entre el ahora y la siguiente misión. Lo eran los calcetines desparejados y el número de salchichas; escupir y no escupir; llevar sombreros viejos y sombreros nuevos, del derecho y del revés. Mear en el tren de aterrizaje y silbar. Y las chicas a las que habías besado.

Yo, yo era la chica picadillo, y el rumor corrió envolviéndome y susurrándose a mi alrededor como la amarga noticia matutina de una incursión fracasada. No sé cómo empezó, porque yo había estado con bastantes chicos en bailes, y luego fuera, magreándonos entre risitas en la oscuridad. Y a veces, y porque los querías a todos y sentías lástima de ellos, los dejabas llegar hasta casi el final antes de recular con la luz de las estrellas titilando entre ambos. Llegar hasta casi el final era una habilidad que en aquella época tenías que aprender, igual que aprendías a desfilar y a qué rango correspondía cada tipo de botón de latón. Y yo tenía mucha suerte. Por las mañanas tarareaba para mí misma «tengo toda, toda, toda la suerte del mundo» mientras me cepillaba los dientes, y por la noche se lo decía a los chicos riéndome cuando siempre me ganaban a las cartas en el club de las Fuerzas Armadas.

Pudiera ser que todo empezase con el sargento primero Martin Beezly, que entró una calurosa tarde de verano en nuestro anexo de la cocina siempre lleno de humo, se sentó al borde de mi mesa con su cabello rubio de punta y me dijo que le apetecía ir de picnic y que había conseguido dos bicis. Yo, yo me limité a sacar del rodillo las copias que estaba escribiendo con papel carbón y me puse de pie, y cuando salí al soleado exterior las otras chicas me miraron con sus máquinas de escribir boquiabiertas por el asombro. Esa tarde no sucedió gran cosa, aparte de lo que el sargento primero Beezly dijo que sucedería. Pedaleamos siguiendo los pequeños canales y atravesamos los puentes de madera botando sobre las bicis, y yo me senté en una manta y comí galletas rellenas de nata mientras él me hablaba de su hogar en el noreste y del negocio que tras la guerra tenía intención de montar: un servicio de reparto de bocadillos a fábricas a la hora del almuerzo. Pero todo eso parecía tan lejano como el despejado cielo azul; tan lejano, dadas las condiciones atmosféricas poco apropiadas de ese firmamento diáfano, como la posibilidad de que esa noche se realizara una incursión aérea. Solo éramos dos jóvenes disfrutando la sólida certeza de aquel momento —que el sabor de las galletas rellenas de nata siempre me hace rememorar aún—, y el sargento primero Beezly no fue más allá de acariciarme la mejilla con los dedos antes de que volviéramos a montar en las bicis y mirásemos inquietos hacia el este, hacia los nubarrones que de pronto habían empezado a acumularse. El cielo estaba totalmente cubierto cuando llegamos a la base, tras pedalear a toda velocidad empujados por el viento fresco y nada veraniego que rizaba los canales. Las misiones ya habían sido anunciadas en los tablones; las reuniones para impartir instrucciones ya habían empezado, y el personal de tierra estaba trabajando, las lámparas de arco brillando en los hangares. Cinco minutos más, un poco menos de ese viento mientras pedaleábamos, y nos hubiéramos visto metidos en un buen lío, tanto yo como el sargento primero Beezly, quien —siendo como era copiloto y por lo tanto vital en la tarea de hacer que una de esas máquinas inmensas surcara el cielo oscuro— hubiera sido apartado del servicio y, probablemente, sometido a consejo de guerra.

Pero tal como sucedieron las cosas, el sargento primero Beezly llegó a su sesión informativa justo cuando el mapa estaba siendo desplegado y se sentó, o así lo imagino yo, en el pupitre escolar más cercano a la puerta, todavía un poco jadeante y con las mismas manchas de lubricante para bici en los dedos que yo encontraría más tarde en mi mejilla. Esa noche fue Ámsterdam: una incursión rápida para aprovechar al máximo esas nubes fugaces y antipáticas que los expertos aseguraban no durarían. Ámsterdam. Uno de esos objetivos que por algún motivo nunca sonaban legítimos a pesar de ser territorio ocupado por el enemigo. Esa noche, GZ 3401, con el sargento primero Beezly como copiloto, fue visto por última vez sobrevolando laboriosamente la barrera de fuego enemigo de la costa del mar del Norte, con su cargamento de bombas sin estrenar, una mariposa lenta y fea atravesada por los alfileres de media docena de reflectores.

De modo que tal vez fuese eso lo que suscitó los primeros cuchicheos: yo largándome del anexo antes de la hora en compañía del sargento primero Beezly, aunque bien sabe Dios que eso mismo le había sucedido a bastantes de las otras chicas. Eso y cosas peores. Noviazgos rotos. Matrimonios cancelados. Visitas a la unidad de quemados y bombos por llegar hasta el final en lugar de casi hasta el final. Vidas destrozadas sin remedio que todavía se pueden ver deambulando por todas las oficinas de Correos si sabes cómo y cuándo mirar.

Pero entonces, una semana más tarde, fue el alférez Charlie Dyson, con fama de popular entre los chicos y de llevarse de calle a las chicas. Tan solo bailamos y nos besamos en la fiesta celebrada en el salón de actos del pueblo, aunque supongo que el que fuese esa noche concreta cuando por primera vez me sentí verdaderamente atraída hacia él se debió a que algo había cambiado en sus ojos. A eso y a que se había afeitado el bigote a lo Clark Gable que yo siempre había pensado le hacía parecer presumido y ridículo. Así que terminamos besándonos mientras bailábamos, y luego compartimos cervezas y risas con el resto de su tripulación en su rincón particular. Y cuando la banda ya se había marchado y en el exterior el pueblo estaba oscuro como la boca de un lobo, dejé que me empujase contra el viejo roble que deslizaba sus raíces en el interior del cauce del río y que hundiera su nariz en mi cuello, me acariciara los pechos y murmurase palabras contra mi piel que se perdieron en el rumor de las aguas. Entonces yo coloqué mi mano entre nuestros cuerpos, tocándole ahí abajo donde yo creía él querría ser tocado. Pero ahí abajo, el alférez Charlie Dyson estaba blando cual plastilina, tan frío y vacío como la noche. Así que tan solo lo abracé y acuné cuando empezó a llorar, sintiendo un ligero alivio al ver que no tendría que enfrentarme a la presión de costumbre para que llegase hasta el final. Con el murmullo del río de fondo alcé la mirada y, a través de las hojas del roble, vi que la brillante luna de la semana anterior estaba menguando, y por el frescor del aire en mi piel supe que al día siguiente los aviones volverían a alejarse en medio de un gran estruendo. No hacía falta ser ni un espía ni un gran experto. Y no sería Ámsterdam, sino un trayecto largo. Hamburgo. Dortmund. Essen. De hecho, resultó ser el más largo de todos: Berlín. Y en algún punto de ese viaje, el alférez Charlie Dyson, toda su tripulación y su Lancaster simplemente se cayeron del cielo. Se desvanecieron en la oscuridad.

Después de esto, la idea de que yo era gafe pareció arraigar a mi alrededor, adhiriéndose como el humo de la cocina. Aunque yo era joven, aunque nunca había ido realmente en serio con nadie y todavía no había osado llegar hasta el mismísimo final, y aunque nadie se atrevía a ir llevando la cuenta de estas cosas, yo ya llevaba camino de convertirme en la chica picadillo. Más adelante me enteré de que la mayoría de las bases tenían una; que —al igual que Kitty del almacén era una especie de madre para muchos de los aviadores y Sally Morrison era la pelandusca del campamento— era una especie de necesidad.

Y yo me lo creí. Con todos esos días tan deslumbrantemente radiantes y esas noches tan oscuras; con las tripulaciones de ojos desorbitados y nosotras, un puñado de mujeres insomnes y sufridoras; con la buena y mala suerte bullendo en las nubes y en las fases de la luna, amábamos y vivíamos en un mundo que había derivado más allá del reino de la normalidad. Así que ni que decir tiene que me lo creí.

No puedo presentaros listas ni estadísticas. No sabría decir cuándo oí la expresión por primera vez ni cuándo percibí la primera mirada verdaderamente rara. Pero ser la chica picadillo se convirtió en una profecía autocumplida. Vacíos pozos de silencio se abrían cuando entraba en la cantina. Las sillas eran recolocadas de maneras extrañas en el bar de la base. Yo era la chica picadillo, y el picadillo eran el sargento primero Ronnie Fitfield, el teniente Jackie White y el alférez Tim Reid, todos en un mes malo de finales de verano, hombres que apenas recuerdo ya a excepción de su nombre y rango, de la mirada desvalida en sus ojos y el tacto cálido y áspero de su rostro. Veladas en un pub; triunfos ante los lugareños en partidas de naipes; una escapada a Lincoln para ir al cine, y luego las angostas calles adoquinadas relucientes por la lluvia. Sin embargo, yo no podía establecer un vínculo con estos hombres porque ya sentía cómo la oscuridad se iba abriendo paso entre nosotros, y sabía, al tocarlos en el hombro y verlos apartarse, que ellos también lo sentían. En los bailes, en las interminables curdas y en las timbas de cartas, yo era mucho más que una mera flor del empapelado a la que nadie presta atención: yo era el corazón de la muerte con pétalos, su encarnación viviente. Esto me hacía vibrar como si estuviera cargada de electricidad. Una caricia, un beso, un baile. Los mensajes del personal de tierra costaba entregarlos cuando los aviadores se percataban de quién era la que se acercaba por la pista. Llegué al extremo de dejar de ir a ver partir los aviones, e incluso dejé de mirarlos por la ventana de mi litera. Y el resto de chicas del anexo, las oficiales solteras del Cuerpo de Auxiliares Femeninas e incluso las aldeanas rubicundas que entraban a vaciar las papeleras, todas sabían que yo era la chica picadillo, todas lo creían. Los hombres que ahora me abordaban tenían el rostro lívido y el paso inseguro. Casi no necesitaban mi intervención. Una vez la habías perdido —la suerte, la habilidad, la valentía—, perdida estaba sin remedio, y el negro cielo de los bombarderos te estrujaba en su puño.

No puedo decir que fuese algo terrible. Sabía que no era justo en absoluto, pero bueno, hacía tiempo que habíamos renunciado a la justicia, incluso a echarla de menos. En ese estado de cosas, y con las bombas cayendo y los bombarderos cayendo, comprendí que ser la chica picadillo era una minucia, y aprendí a dar un paso atrás y refugiarme en el hueco frío y vacío que esa circunstancia me proporcionaba. Al fin y al cabo, no es que yo hubiese amado realmente a ninguno de esos hombres; o en todo caso los había amado con un amor dulce, embriagador y abstracto que iba desvaneciéndose según volvíamos de la valla en la que habíamos estado apoyados. Y mi razonamiento fue —y probablemente fuese esto lo que me mantuvo cuerda— que en realidad no era yo quien los hacía picadillo, sino que la muerte ya estaba apostada allí a la espera, que yo no era más que un poste indicador junto al que algunos aviadores habían pasado por casualidad en su camino.

Yo, yo era la chica picadillo.

Y me lo creí.

Tales eran los terrores y sufrimientos de la vida que llevábamos.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Con la cosecha llegaron las arañuelas, expulsadas de los campos en nubes color hollín que moteaban las ventanas y se desprendían cual negra caspa cuando te peinabas el cabello. Y las polillas y típulas eran atraídas desde kilómetros a la redonda por las chispas y luces que brillaban en los hangares. Las arañas merodeaban por los baños comunes, impregnados de un hedor agreste a madera podrida, y a desinfectante y toallas mojadas. El brillante sol pequeño y dorado parecía una ondulante moneda caída sobre el horizonte, titilando como desde el fondo de un profundo océano.

Con la cosecha llegó Walt Williams. Traqueteó en un MG antaño rojo hasta el aparcamiento «estrictamente reservado» junto a las oficinas del líder del escuadrón, y salió del coche con un balanceo de ambas piernas y un tirón a su maltrecha bolsa de viaje de tela. Sonrió con unos gélidos ojos azules mientras observaba los hangares que se extendían en derredor, como si después de lo que estaba viendo ya nada fuese a sorprenderlo. Walt había pasado por la academia militar. Walt había formado parte de los comandos de paracaidistas que saltaban sobre territorio enemigo como avanzadilla para balizar el terreno. Walt había completado tres períodos de servicio y la mayor parte de un cuarto que solo había terminado cuando su avión fue derribado con él a bordo y él fue rescatado en el canal de la Mancha por una lancha torpedera a motor que resultó pasaba por ahí. Todos habíamos oído hablar de Walt, o eso creíamos, o al menos sí que habíamos oído hablar de otros como él. Walt era uno de esos pilotos de la vieja escuela que ya volaban por mero placer antes de la guerra. Walt era un abuelo de treinta años, y su rostro bronceado por el sol lucía arrugas producto de la edad que quedaban bien con aquellos ojos azules suyos. Walt lo había hecho todo, hasta terminar agotando hasta la última posibilidad de muerte que una desconcertada RAF había podido ofrecerle. Walt era la personificación de la suerte.

Nosotros nos congregamos en torno a él, para tocarlo, admirarlo y ser aconsejados sobre cómo lograr esa hazaña imposible —bueno, se arremolinó ese «nosotros» de la base que por lo general me excluía a mí—. Los miembros de la tripulación escogida para volar con él deambulaban con la misma expresión desconcertada de quien ha ganado una quiniela. Las historias sobre Walt Williams abundaban de pronto: que si había metido una vaca muerta en un Lancaster y la había arrojado justo en medio del exquisito jardín de un líder de escuadrón que le caía especialmente mal; que si había tenido que ver con media docena de esposas de mandamases; que si había realizado aterrizajes forzosos en lagos con el avión panza arriba; que sí había volado cientos de kilómetros con dos motores o solo con uno o incluso sin ninguno; que si con el tren de aterrizaje se había llevado coladas por delante y recogido manzanas de los árboles que sobrevolaba… Con toda esta excitación que restallaba como la lluvia sobre el asfalto y los hangares de chapa acanalada al ir imponiéndose el clima otoñal parecimos olvidar que con anterioridad ya nos habíamos contado muchas historias semejantes, y que si habían adquirido esta nueva relevancia era solo porque ahora podíamos vincularlas al rostro demacrado de un hombre concreto sentado en medio del bar lleno de humo, con una sonrisa en el rostro y rodeado de gente (aunque con frecuencia diese la impresión de estar solo).

Al ser mayor que los demás, al ser quien era, Walt no necesitó hacer gran cosa para aumentar su reputación amén de subir al Lancaster y pilotarlo. Esto, aparcar su traqueteante deportivo como lo había hecho aquel primer día, los puños demasiado holgados de sus camisas y sus otras pequeñas transgresiones de todas las normas estúpidas relativas al uniforme, su mirada gélida, su cabello más largo de lo marcado por el reglamento, y el hecho de tener casi diez años más que la mayoría de nosotros y de haber dejado pasar la oportunidad de ser ascendido a los puestos de los hombres que se suponía eran sus responsables era más que suficiente. El que en persona fuese sorprendentemente callado; que sus largas manos morenas temblaran cuando encadenaba un caro cigarrillo Dunhill tras otro; que su sonrisa apenas flaqueara aunque nunca alcanzase los ojos, y que se rumorease, se susurrase, que el alférez alojado en la pieza contigua a la suya había pedido que lo cambiaran a otra por los gritos era tan insignificante como el que Alan Ladd tuviese que subir a una caja antes de besar a sus compañeras de reparto. En esos días cada vez más llenos de esperanza, todos albergábamos en nuestro fuero interno nuestra propia versión de Walt Williams.

Sobre mí, la sombra en rincones de bares y bailes, poderosa a mi propia y opuesta manera, aunque ahora compadecida y pasada por alto por la mayoría, Walt Williams ejercía una fascinación especial. Al escasearme la verdadera compañía, sumida con frecuencia en un lúgubre aburrimiento entre turno y turno de trabajo, me sobraba tiempo para observar y rumiar. Aquel invierno, la base y la campiña circundante componían un mundo extraño. Yo paseaba por los canales. Vi sangre sobre la escarcha allá donde los granjeros colocaban trampas para atrapar zorros, y noté cómo mi propia sangre se agitaba y transformaba según se acercaba o dejábamos atrás la «luna del bombardero» [3]. Hielo en las pistas, hielo colgando de los postes de radio como calcetines feéricos mientras llegaban mensajes por las mañanas. El olor a mar arrastrado hasta el interior. En mis sueños veía figuras de aviadores con quemaduras y ampollas entrando al club de las Fuerzas Armadas, cubiertos de llagas sanguinolentas llenas de gusanos, o grises e hinchados y rezumando agua de océano. Solo Walt Williams, riendo por una vez, sus diamantinos ojos brillando, se presentaba indemne e invulnerable.

Walt ya había cumplido la mitad de su período de servicio cuando llegaron las Navidades, y el consenso entre los que lo conocían era que era un piloto nada ostentoso que no se andaba por las ramas. Más bien, como los mejores futbolistas, era una finta y adentro, buscar el lugar adecuado, el momento adecuado, y una finta y de nuevo afuera. Yo me quedaba observándolo desde mi discreto rincón del bar, dando sorbitos a mis discretas bebidas. Incluso empecé a sentir que conocía a Walt Williams mejor que cualquiera de los demás, porque me volqué en cuerpo y alma en estudiarlo, al hombre, no a la leyenda. Siempre parecía ir por delante de todo lo que sucedía, pero advertí que observaba a la gente con cierta cautela y de que la gracia en sus reacciones era en cierta manera una imitación, como si hubiera aprendido la delicada danza en que estriba ser humano y fuese capaz de ejecutar correctamente todos los pasos, pero fuera del escenario, en la oscuridad del barracón donde ese piloto ahora muerto había asegurado oírle gritar, fuese alguien por completo distinto. Y había cosas —aparte de no tener jamás que pagar las bebidas— en las que Walt Williams nunca participaba. Deportes, apuestas, partidas de cartas. En esos momentos siempre se descolgaba, con tanta soltura y delicadeza que tenías que estar observándolo a distancia, como yo, para llegar a percatarte. Era como si tuviese miedo de agotar su suerte en algo tan trivial; mientras que, por el contrario, la mayoría de los otros aviadores, excitados y con las emociones a flor de piel durante esos períodos de espera, siempre estaban persiguiendo una pelota o una mano ganadora, arrojando dardos o tirando dados, o haciendo apuestas tontas sobre cualquier cosa que se moviera, incluidas nosotras, las chicas.

Supongo que como lo observaba tanto debió de terminar fijándose en mí. Y también debió de oír hablar de mí, igual que todos los demás en la base. A veces, cuando iba por el segundo o tercer oporto con limonada, clavaba la mirada en él desde mi rincón solitario y le ordenaba mentalmente que me la devolviera, lo desafiaba a ello. Pero jamás lo hizo. Esos ojos zafiro, por agudos que fuesen, nunca se posaron sobre mí. Tiene que mirar, pensaba yo. Tiene que mirar ahora. Pero nunca jamás. Salvo cuando me ponía en pie y me marchaba, momento en el que sentía su presencia a mi espalda como el roce de unos dedos fríos sobre la nuca. Una noche, esa sensación fue tan fuerte y aguda que cuando bajaba las escaleras de madera del exterior del bar a punto estuve de dar media vuelta y volver a entrar para enfrentarme a él en medio de ese tropel de admiradores. Sin embargo, para entonces la soledad ya se había convertido en un hábito para mí y casi que me aferraba a mi reputación. Eché a andar sin rumbo fijo, alejándome de los barracones y adentrándome en la solitaria oscuridad del aeródromo. No había luna, pero sí un campo de estrellas aparentemente sin fin. No era una noche de bombarderos, sino la clase de noche que aparece en las tarjetas de Navidad. Tras una semana de lluvias y luego una repentina helada, sentía crujir y resbalar el terreno bajo mis pies. La puerta del bar volvió a abrirse y varios cuerpos se precipitaron al exterior. Mientras se alejaban cogidos del brazo para irse a acostar, oí el crujido del hielo reciente y el chapaleo del agua cuando se metieron en un charco enorme. Salieron chapoteando entre risas y palabrotas. De pie en la oscuridad observé desarrollarse la misma escena una y otra vez. El chapoteo en el agua sucia y fría. Un hombre incluso se cayó en el charco. A pesar de que estaba pasmada de frío, contemplar la repetición de este pequeño episodio me produjo una extraña satisfacción. Ahora bien, pensé, si pudieran verme como yo los estoy viendo a ellos, plantada en la oscuridad, mirando la luz de las estrellas reflejándose en ese charco asqueroso, se convencerían de que soy un bicho raro. La chica picadillo. La bruja. La personificación de la muerte. Me quemarían en la hoguera…

Para cuando Walt Williams salió por fin ya casi me había olvidado de él, aunque lo reconocí. Al instante. Se detuvo en los escalones y observó el cielo igual que había visto hacer a otros tripulantes, juzgando lo que depararía la siguiente noche. Mientras miraba, su sombra pareció temblar; no obstante, cuando tras descender las escaleras pisó la hierba helada ya caminaba como Walt Williams y su aliento se condensaba como el de cualquier otro, y de algún modo supe —de un modo por completo nuevo para mí— que en esta ocasión él no tenía ni idea de que yo me encontraba allí, y que nunca había tenido ocasión de verlo así de desprevenido. Lo que a continuación ocurrió fue en realidad una tontería. Una no ocurrencia. Walt Williams se alejó con ese paso relajado tan característico de él, con las manos embutidas en los bolsillos. Ya casi había desaparecido en el interior de su barracón semicilíndrico de chapa acanalada cuando caí en la cuenta de que había algo que no había sucedido: a pesar de haber enfilado por el mismo camino que todos los demás, no había pisado ese charco ancho y profundo. Me acerqué hasta allí, sin poder creérmelo, y traté de recordar si al menos había oído el crujido de sus pisadas sobre el hielo. El charco era incluso más oscuro, ancho y sucio de lo que había imaginado. El tipo de charco que solo existe en instalaciones militares. Tan solo de agacharme al borde, mis propios tobillos y botas ya se habían puesto hechos un asco; entonces la puerta del bar volvió a abrirse y todo un grupo salió de sopetón. Alguien estaba sujetando la puerta y un chorro de luz cayó justo sobre mí.

Aunque estaba segura de que todos me habían visto y reconocido, me incorporé y me largué a toda prisa.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

En general, fue un invierno extraño. Estábamos acostumbrándonos a las victorias aliadas, y aunque los rumores que habían corrido sobre una invasión de Francia el verano anterior nunca habían llegado a materializarse, sabíamos que esta tendría lugar el siguiente verano, ahora que los yanquis habían puesto toda la carne en el asador y los rusos no iban a renunciar a la ofensiva; sabíamos que el que la guerra terminase era en realidad mera cuestión de tiempo. Sin embargo, para nosotros esto no resultaba tranquilizador, porque también sabíamos que la paz todavía quedaba muy lejos, y sabíamos que los riesgos y las bajas aumentarían todavía más en el camino hasta ella. Las tripulaciones jamás se atrevían a pensar más allá del siguiente trago, la siguiente chica, la siguiente misión… Para ellos, la paz era un extraño dios luminoso al que podían adorar solo a riesgo de incurrir en la ira de la deidad más siniestra que todavía reinaba sobre ellos. De modo que al irse acercando el final de ese año, las celebraciones se iban notando algo más desenfrenadas, a medida que todos íbamos comprendiendo que, viviéramos o muriésemos, saliéramos de esta lisiados y hechos unos zorros o indemnes y felices, jamás nadie más llegaría a entenderlo.

Se organizó una gran fiesta prenavideña en un granero de la enorme casa de la familia a la que en el pasado habían pertenecido la mayor parte de los terrenos que se divisaban desde lo alto de la torre del cono de viento. Huelga decir que el propio caserón había sido requisado, aunque las ventanas estaban destrozadas o cegadas con tablones y el lugar se encontraba vacío cuando pasamos por allí en el camión; más adelante oiría decir que tras la guerra nunca volvió a ser ocupado y los actos vandálicos fueron destrozándolo poco a poco, hasta quedar reducido a cenizas en los años cincuenta. El granero estaba situado junto a los establos y daba a un amplio patio adoquinado y, por una vez, sumidos en la oscuridad de la campiña y a un millón de kilómetros de la paz y la guerra, todo el mundo se pasó por el forro la prohibición de las luces nocturnas y hubo faroles humeantes colgando en los corrales en los que antaño magníficos caballos blancos asomaban la cabeza. Hacía un frío que pelaba, pero no lo sentías; no envueltos en esa agradable luz naranja; no una vez hubo empezado la música y el propio líder del escuadrón, con un aspecto ridículo embutido en un delantal, comenzó a servir y repartir humeantes frascos llenos de vino especiado caliente. Y yo también me sentía feliz de estar presente, feliz de formar parte de esa escena con la banda atacando una pieza sobre un escenario hecho de pacas. Cuando Walt llegó, en su oxidado MG y, como de costumbre, solo, aparcó en el mejor lugar entre los camiones y bajó con esa frágil gracia suya. Walt Williams allí plantado a la luz de las llamas, un príncipe moderno con las desmoronadizas chimeneas del viejo caserón vacío alzándose imponentes tras él. Una escena de lo más perfecta.

Yo bailé, sí, una o dos veces, con alguna de las otras chicas y algún hombre de los de más edad que trabajaban bien seguros en el departamento de contabilidad y los almacenes y que sentían lástima de mí. Incluso tuve mi charla de cinco minutos —como todos los demás, dado que era un buen hombre, aunque la guerra lo hubiera dejado flaco como un espectro— con nuestro líder de escuadrón. Estando como estábamos en ese lugar tan alejado de todo, a la gente le parecía que allí era seguro acercárseme ese pelín más. Pero a mí me costaba mantener el espíritu festivo, de pie o sentada pero sola la mayor parte de esa larga velada, y sin posibilidad alguna de regresar a la base hasta bien transcurrida la medianoche. Así que recurrí a mi truco habitual de apartarme, que aquí resultaba más sencillo que en el bar de la base. No tuve problema para salir tranquilamente del granero y cruzar el patio adoquinado, cayendo a través de capas de humo y del polvo levantado por todos esos pies, hasta convertirme en parte de la noche. Me dediqué a estudiarlos un rato, acordándome de una ilustración de Peter Pan que mostraba a los indios y a los niños perdidos danzando en torno a una hoguera.

Algunas parejas habían empezado a salir camino de la tranquilidad reinante detrás de las camionetas. Intenté recordar cómo era, cómo se lograba conjurar esa urgencia entre carne y carne; pero tan solo logré pensar en un miembro masculino abultándose como el de un perro, y continué caminando adentrándome más en la oscuridad, sintiéndome asqueada. Vagué por las inmediaciones de los muros de la enorme casa vacía con su olor a humedad y ortigas, descendiendo por escaleras y siguiendo balaustradas, medio a tientas, avanzando a esa hora tardía y temprana entre las sombras pálidas de estatuas gigantescas. En ese lugar alejado del retumbar del granero la calma reinante tampoco era total. Incluso en pleno invierno había cosas que se rompían, que crujían, que se arrastraban… Ruidos minúsculos y otros más fuertes que se precipitaban sobre ti cuando ya no los esperabas. El ulular de un búho. El chillido de un ratón. El sonido de un zorro aullando…

A lo mejor me quedé dormida, porque no lo oí llegar, o al menos no aislé el sonido de sus pasos de mis divagaciones que se habían vuelto tan semiirreales como aquellas estatuas en la penumbra, veleidosas y cambiantes. De modo que cuando una de las esculturas comenzó a moverse me quedé esperando tan tranquila en la oscuridad, y supe sin comprenderlo que se trataba de Walt Williams. Se acomodó a mi lado en esa especie de banco de fría piedra en el que yo estaba sentada; él todavía llevaba encima el olor del granero, y el calor, la bebida, el humo y la luz de las llamas. Lo único que no llevaba encima era perfume de mujer. De verdad que hasta ese momento no había caído en la cuenta de que ese era otro elemento que debería haber añadido a mi larga lista de cosas que Walt Williams evitaba; pero de algún modo había sido algo tan evidente que ni había reparado en ello. En cualquier caso, no hubiese parecido correcto: Walt y solo una mujer. No con la base al completo dependiendo de él.

Contemplé el destello de la cerilla y vi el perfil anguloso de su rostro cuando se inclinó para atraparla con dos cigarrillos. Luego sentí su roce cuando me pasó uno. Uno de esos largos y elegantes pitillos suyos de sabor agradable y dulce, aunque, acostumbrada a los cigarrillos chatos y gruesos del economato militar, el resplandor llegaba de tan lejos que me resultaba raro sostenerlo en la mano. Nadie más, pensé, volverá a hacer jamás esto por mí: sentarse conmigo y echar un pitillo así. Solo Walt.

Al cabo apagó su cigarrillo aplastándolo bajo el pie en medio de una pequeña lluvia de chispas. Yo lo imité, guiándome sobre todo por el tacto.

—Así que tú eres la chica a la que se supone que todos debemos evitar…

A pesar de la inutilidad del gesto en esa oscuridad, asentí con la cabeza.

Fue la primera vez que lo oí reír. Al igual que su voz, el sonido era agradable y ligero.

—¡Hay que ver lo que cree la gente…!

—Pero es cierto, ¿a que sí? Sí lo es, aunque yo no entienda por qué. A lo mejor es solo porque… —Dejé la frase en el aire. Nunca antes había hablado con nadie sobre el hecho de ser la chica picadillo. Lo que me hubiera gustado decir era que nuestra creencia en ello era lo que lo hacía suceder.

Oí crujir su cajetilla cuando sacó otro cigarrillo.

—¿Otro?

Moví la cabeza negativamente.

—Tú menos que nadie deberías estar aquí conmigo.

La cerilla llameó. Noté el humo en el rostro, cálido e invisible.

—Ahí es donde te equivocas. Tú y yo, nosotros haríamos la pareja ideal. No te molestes en contradecirme. Te he visto noche tras noche en el club militar…

—No todas las noches.

—Pero bastantes.

—Y yo te vi aquella noche. Te vi pasar por encima de aquel charco.

—¿De qué noche hablas?

Así que se lo expliqué, renunciando a tratar de fingir que no lo había estado vigilando.

—De verdad que no me acuerdo —dijo una vez hube terminado, aunque sin sonar sorprendido en exceso. Esta vez, antes de aplastar su cigarrillo, lo utilizó para encender otro—. Pero ¿por qué iba a tener que acordarme? No fue más que un charco. Y Dios sabe que la base está plagada de charcos.

—Pero el charco estaba allí mismo. ¡Yo estaba mirando! Y tú pasaste justo por encima.

Walt profirió un sonido que no fue exactamente una tos.

—¿No te ha dicho todo el mundo quién soy? Soy Walt Williams. Y tengo suerte.

—Pero es más que eso, ¿verdad?

Walt no dijo nada durante largo rato, y yo observé el nervioso arco que dibujaba su cigarrillo subiendo y bajando. Y cuando comenzó a hablar, no fue sobre la guerra, sino sobre su niñez. Me contó que venía de una familia adinerada de uno de esos condados en los alrededores de Londres donde vive la gente bien, uno de esos lugares que siempre me hacían pensar en las series de la BBC y en bonitos senderos con altos setos en flor. Era hijo único, pero una gran inversión, como siempre le habían dejado claro: de tiempo de su madre, de dinero de su padre. Al principio, de acuerdo con su propia versión, sí que fue la viva imagen de esos mozos que yo había imaginado iba a conocer cuando me uniera a la RAF. Había ido a las escuelas adecuadas. Hasta había jugado al críquet en el equipo de su condado, aunque solo en una ocasión, cuando el guardameta habitual enfermó. Sus padres lo tenían todo planificado para que se dedicase a las finanzas. Sin embargo, Walt no quiso ni oír hablar de ello, y mi imagen del tipo de infancia que había tenido, que yo imaginaba multicolor con todos los dorados y verdes de céspedes con franjas de distintos tonos y magníficas puestas de sol, fue cambiando a medida que hablaba, como una película cuyas imágenes fueran perdiendo intensidad. Su madre, me contó, tenía una rutina a la que se ajustaba estrictamente. Todas las tardes, tras regresar de lo que fuese que hubiera tenido que hacer ese día concreto —que siempre era algo— se sentaba en el salón con una copa y la licorera del jerez a su lado. Se quedaba allí y esperaba hasta que el reloj daba las cinco, y entonces tocaba el timbre llamando a la doncella para que acudiese a servirle la bebida. Todas las tardes lo mismo.

Walt Williams continuó hablando en la oscuridad. A partir de un momento dado comencé a oír un golpeteo que al principio pensé serían sus llaves o monedas, el tipo de hábito nervioso que la mayoría de los pilotos termina por desarrollar. El sonido no me acababa de encajar, pero para entonces ya estaba demasiado absorta en lo que él estaba contando. Tras descubrir la aviación, esta se había convertido en su forma de evasión, aunque debido al peligro que entrañaba para su valiosa inversión de tiempo, buenas escuelas y dinero, a sus padres no les hacía gracia, ni siquiera como hobby. Le retiraron la asignación económica y lo que les restaba de cariño. Walt trabajó en garajes y luego en aeródromos, volando siempre que tenía oportunidad. Incluso fue de gira con un circo. El golpeteo continuó mientras Walt hablaba, y percibí un repetido movimiento de barrido de su mano sobre la piedra en la que estábamos sentados, como si estuviese frotando para tratar de eliminar parte de estos recuerdos.

Entonces llegó la guerra y, aunque la disciplina y regularidad de la RAF eran justo lo mismo que él detestaba en sus padres, Walt se apresuró a alistarse voluntario. Sin embargo, sus compañeros le cayeron bien, o la mayor parte de ellos, y acabó por sentir admiración hacia los enormes y con frecuencia toscos aviones militares. Dado el tipo de vuelos que había realizado anteriormente, a menudo trucos y acrobacias aéreas, estaba acostumbrado al riesgo; optó por bombarderos en lugar de cazas porque, como cualquiera cuya profesión es intrínsecamente peligrosa, buscaba la manera en la que creía —equivocadamente, como se pondría de manifiesto— podía minimizar el riesgo. Y arriba en los cielos y abajo en tierra fue capeando su guerra. Dejaba caer las bombas, insensible ante el mundo allá debajo. Una parte de él sabía que se estaba comportando como si tuviera incluso menos corazón que los aparatos que pilotaba, pero otra parte sabía que si quería sobrevivir tenía que volar por cielos fríos, despejados y tranquilos de su propia creación.

El débil sonido de la banda en el granero se había apagado largo tiempo atrás, y ahora empecé a vislumbrar con más claridad los movimientos de barrido de la mano de Walt, además de las vaharadas de nuestro aliento y el humo de su cigarrillo flotando en el aire como las siluetas de las estatuas en torno a nosotros. No me costó demasiado imaginar a Walt cuando describió la clase de piloto que había sido en el pasado: de los que piensan, aunque todo apunte a lo contrario, que nunca les iba a suceder nada. No es que por entonces él creyese en la mala suerte —dijo que solo cumplía con los rituales para no inquietar a su tripulación—, pero en un nivel más profundo y no confeso, exactamente igual que en el caso de todos nosotros, la suerte se había convertido en algo fundamental para él.

En los ataques aéreos de gran magnitud que por entonces estaban empezándose a llevar a cabo —a modo de revancha por los que los alemanes habían lanzado contra nosotros— eran tantos los bombarderos que sobrevolaban las ciudades que tenían que colocarse en capas. Algún cerebrito debía de haber calculado que la probabilidad de que una bomba cayera sobre un avión volando por debajo era lo bastante pequeña para que mereciese la pena correr el riesgo. Pero en una incursión a lo grande sobre Frankfurt, volando en medio de una densa oscuridad, notaron una sacudida y un resplandor, y el artillero dorsal de Walt informó de que una bomba incendiaria había tropezado en su caída con el ala de estribor de su avión. Temiéndose que en cualquier momento prendiera algún manguito de combustible o que un caza nocturno fuese a por ellos ahora que brillaban como un faro, arrojaron su carga y emprendieron el regreso siguiendo la ruta de vuelta. Sin embargo, los cazas nocturnos no acudieron y el viento que azotaba el armazón del aparato impidió que la bomba incendiaria llegara a inflamarse por completo. Las horas fueron pasando; dejaron atrás la costa de Francia y se internaron en el canal de la Mancha justo cuando la noche estaba palideciendo. La tripulación al completo estaba empezando a creer que su suerte aguantaría y ya estaba dándole vueltas en silencio a cómo sacar el mayor partido dramático al incidente esa noche en el bar; pero de pronto el avión se partió en pedazos cuando el ala —cuyo larguero estaba dañado por el calor de la bomba que había prendido parcialmente— fue succionada por la estela. En una fracción de segundo, el bombardero se convirtió en una llameante masa metálica precipitándose hacia el mar.

Y a continuación tan solo el violento impulso de la caída, y el mar, el cielo, el mar pasando ante sus ojos visto y no visto y el viento aullando mientras el bombardero giraba sobre sí mismo y ellos trataban de soltarse de sus arneses y salir por la puerta o por el enorme boquete abierto por el ala perdida. Walt dijo que era como estar embutido a presión en una atracción de feria de pesadilla, y que en lo único en que podía pensar era en que había oído comentar por ahí que el mar es duro como el cemento cuando se choca contra él. En eso, y en que no quería morir; en eso, y en que necesitaba tener suerte. En un momento de ingravidez, glóbulos de sangre flotaron en torno a él, y vio a su copiloto atravesado por una lanza de metal. No tenía manera de ayudarle. Trepó avión arriba por la inmensa pendiente del aparato que seguía cayendo, luchando contra una fuerza que de improviso viró y lo empujó hacia abajo, hacia el boquete. Pero se quedó atascado allí, atrapado entre los conductos retorcidos y respirando a duras penas mientras las fuerzas de la caída lo aferraban. Fue entonces cuando le asaltó ese pensamiento, el mismo que debe de haberles pasado por la cabeza a miles de aviadores en momentos como aquel: que daría cualquier cosa, ¡lo que fuera!, con tal de salir de esa. Cualquier cosa con tal de tener suerte…

La oscuridad se había tornado tenue y vaporosa. Cuando entonces bajé la mirada, vi que Walt estaba tirando dos dados blancos, que recogía y volvía a tirar.

—Y resultó que tuve suerte —continuó—. Mi paracaídas se abrió antes de que yo chocase contra el mar, el chaleco salvavidas se infló y los restos de fuselaje que caían en llamas a mi alrededor no me mataron. No obstante, pensé que probablemente fuese un chiste cruel llegar hasta tan lejos para terminar muriendo congelado en las sucias aguas del canal de la Mancha. Entonces oí el sonido de un motor sobre las aguas y encendí mi bengala. Veinte minutos más tarde una lancha torpedera me localizó. Y encima una de las nuestras. De toda la tripulación, fui el único al que encontraron con vida. Los demás no eran más que cadáveres…

Ahora ya alcanzaba a vislumbrar la silueta de los árboles a través de la bruma de la madrugada, y de las estatuas alrededor nuestro, que se asemejaban a heridos envueltos en nebulosas vendas. Y también vi los números de los dos dados que Walt estaba tirando.

Me recorrió un escalofrío, que me caló mucho más profundamente que ese frío del alba. Seis, seis, seis…

Walt volvió a proferir ese sonido, que era más una tos que una risa.

—Así es que así es como están las cosas. Paso por encima de los charcos. Cumplo un período de servicio tras otro. Soy la personificación de la suerte.

—¿No puedes sacar otro número?

Negó con la cabeza y volvió a lanzarlos. Seis y seis.

—No es un truco. O en todo caso no el tipo de truco en el que tú podrías pensar. —Seis y seis de nuevo. El ruido de las tabas rodando. El ruido de mis dientes castañeteando—. Si quieres puedes probar.

—Olvidas quién soy yo, Walt. No necesito probar. Me lo creo…

Walt metió los dados en el bolsillo, se puso en pie y miró a su alrededor. Con esa mirada suya. Sonriendo sin sonreír. Estaba empezando a clarear. Los hombros de mi abrigo estaban fríos y húmedos cuando los toqué. Tenía las manos blancas y las yemas de los dedos azules por el frío. Y ese lugar de las estatuas, caí por fin en la cuenta, no era en absoluto el jardín de la casa sino un camposanto. Nuestro banco había sido una lápida y estábamos rodeados por ángeles.

—Vamos… —dijo Walt alargando la mano para ayudarme a incorporarme. Yo la tomé.

Me esperaba que Walt enfilase de vuelta a su destartalado MG, pero en lugar de eso se dedicó a pasear entre las lápidas con las manos en los bolsillos y silbando por lo bajini, examinando fechas y nombres, que en su mayoría pertenecían a la familia que había vivido en ese caserón situado más allá de las copas de los árboles. Más cerca de nosotros había una capilla de piedra, y Walt empujó la puerta hasta que algo se desmenuzó y cedió, y luego me indicó con un ademán que entrara.

En las inmediaciones del cementerio y de esa capilla todo estaba tranquilo y desierto. Así es como son las cosas en una guerra: hay lugares en los que no hay ni un alma y en el resto hay demasiada gente. El tejado de la capilla tenía agujeros y en los bancos había plumas y excrementos de paloma; no obstante, el recinto continuaba aferrándose a su dignidad. Y no me pareció un lugar triste, a pesar de estar decorado con monumentos conmemorativos, porque la guerra está impregnada de una tristeza que anula el pesar ordinario del vivir y morir cotidianos. Incluso la pobre mujer de bronce rodeada por figuras envueltas en paños —que Walt me explicó representaban los bebés que había perdido— tenía un cierto aire de fortaleza y rectitud en el semblante. Al menos ella sabía que había dado una oportunidad a la vida.

—Lo que no entiendo —dije arrodillándome junto a Walt, que estaba alimentando con astillas de madera una vieja estufa de hierro situada en un rincón— es ¡¿por qué…?!

Él encendió una cerilla y la arrojó al interior del hogar cubierto de telarañas. Las llamas comenzaron a lamerlo y restallar.

—Es igual con las cartas. Es igual con todo.

—¿No puedes…?

—Que si no puedo ¿qué?

Me miró a los ojos, y volví a sentir un estremecimiento en lo más profundo, incluso bajo la caricia del débil calor de la estufa. Nunca he visto iris tan azules ni pupilas tan oscuras como las suyas. Como una noche de bombarderos. Como el firmamento estival. Tuve que apartar la vista.

Él se incorporó y rebuscó en los bolsillos a la caza de otro cigarrillo. Cuando lo encendió, observé que las manos le temblaban de nuevo.

—Walt, después de la guerra podrías hacer el agosto…

De nuevo profirió ese sonido, casi una tos; un sonido que me hizo desear volver a oír su risa genuina. Y comenzó a caminar y a hablar precipitadamente, sus pisadas crujiendo y reverberando mientras el fuego humeaba y crepitaba y el dolor de su calidez comenzaba a penetrar en mi interior.

—¿Qué debería hacer? ¿Ir a un casino? Yo, convertido en el apostador número uno… ¿Cuánto crees que eso iba a durar…?

Walt dijo entonces que todo lo que se nos da tiene su precio. En la vida en la guerra e incluso en los cuentos de hadas. Antes de aquella noche sobre Frankfurt, había ido capeándolo todo sin grandes problemas. Allá arriba, en esos cielos de los bombarderos, nunca oyes los gritos ni el ruido de los edificios desplomándose.

Entonces se paró y agachó de nuevo a mi lado, con todo el cuerpo temblándole mientras clavaba la mirada en la diminuta llama de la estufa.

—Ahora lo veo absolutamente todo —dijo, y la sonrisa que nunca llegaba a sus ojos se había esfumado incluso de los labios—. Hasta la última de las balas. Hasta la última de las bombas. Incluso en sueños siempre está ahí…

—Esto no durará siempre…

Su mano agarró la mía, fuerte y brusca, y la mirada en sus ojos me hizo sentir incluso más miedo. Cuando habló, las palabras apenas fueron un susurro, y su voz era como la del pobre alférez Charlie Dyson cuando aquella lejana noche estival víspera de su muerte se apretó contra mí bajo un roble.

Cuando Walt dijo que veía absolutamente todo, se refería a que realmente veía absolutamente todo. Le llegaba a modo de vislumbres y lacerantes visiones de pesadilla; como las de los aviadores muertos que en ocasiones me habían perturbado a mí, supuse yo. Veía la sangre, oía los alaridos y sentía el terrible caos de los edificios derrumbándose. Llevaba semanas atormentado, musitó, por los gritos de una mujer que se estaba ahogando poco a poco a causa de un tubo de alcantarilla reventado que iba inundando el sótano olvidado donde se encontraba. Y no solo eran sus propias bombas, sus propias acciones, sino también visiones, visiones terribles que todavía apenas se atrevía a creer, de la guerra en general, de lo que estaba sucediendo entonces y de lo que sucedería en el futuro. Balbuceó nombres que yo jamás había oído. Belsen. Dachau. Hiro y Naga algo. Y me contó que había tratado de adentrarse caminando en el mar para librarse de esos terrores que le embargaban, pero que la marea se negaba a acogerlo. Me contó que se había planteado estrellar su MG contra un muro de ladrillos, pero que no confiaba en su suerte lo bastante —o que confiaba en ella demasiado— para tener la seguridad de que un accidente cualquiera lo fuese a matar. Y sí, muchas de las historias sobre sus hazañas eran ciertas; pero claro, la RAF toleraba mucho a sus mejores pilotos, a los más afortunados. Porque, a la postre, Walt seguía siendo un piloto: el cielo continuaba atrayéndolo igual que siempre. Y como todos los demás deseaba que la guerra terminara, porque él conocía —mucho mejor de lo que yo podía comprender entonces— el mal contra el que estábamos luchando. Así que seguía abordando su bombardero y remontándose camino de esos cielos oscuros…

Entonces, Walt me soltó lentamente. Se echó el cabello hacia atrás, pasó la mano por su rostro arrugado y comenzó a agacharse aquí y allá recogiendo más palos y trozos de madera vieja para la lumbre. Tras mirar la estufa largo rato y con algo menos de frío por fin, me incorporé y caminé entre los bancos, tocando el polvo lleno de astillas y examinando las piezas de latón y mármol de épocas ancestrales en las que a la gente no le había parecido raro colocar una calavera alada junto a un querubín mofletudo…

Walt ahora estaba caminando hacia la parte delantera de la iglesia. Cuando me volví hacia él, lo vi realizar el mismo esfuerzo de siempre para ejecutar la danza en que estribaba ser el famoso Walt Williams, en que estribaba ser humano. Con solo un estremecimiento, la figura modelada a partir de luz invernal y pálido humo de lumbre se transformó de nuevo en un atractivo hombre, si no ya joven, todavía esbelto y con gracia, y con esa sonrisa y esos ojos que eran como el hielo y el verano. Entonces se giró, extendió los brazos y ejecutó unos pasitos de baile estilo Fred Astaire sobre las losas sueltas, el clac-clac de sus pies levantando ecos que se alzaban hacia ángeles, querubines y calaveras. No pude evitar sonreír. Me acerqué a él y nos fundimos en un abrazo casi como los de las parejas en las películas. Sin embargo, cuando nos besamos lo hicimos con torpeza infantil. La última vez se remontaba tantísimo tiempo atrás para ambos…

Nos acercamos a la estufa para dejar de temblar. Walt se quitó la chaqueta y la extendió ante el resplandor, y cuando nos miramos el uno al otro no tuvimos ninguna duda. De que llegaríamos —qué frase tan boba— hasta el final.

Y eso fue todo. Walt y yo. Ni más ni menos que en una capilla, ¡en una iglesia! Y después, al seguir todavía inquieto, todavía atormentado, se volvió a vestir, fumó y vagó por el recinto. Al fondo de la capilla había una especie de balcón de madera, el lugar llamado coro. Mientras yo permanecía acurrucada junto a la estufa, Walt subió las escaleras que llevaban hasta allí, y partículas de polvo y astillas cayeron cuando miró hacia abajo y con una media sonrisa me saludó con la mano. Yo veía perfectamente que toda la estructura estaba podrida y corroída por la carcoma, que era en extremo insegura. Y entonces no se le ocurrió nada mejor que lanzarse de nuevo a ejecutar aquel baile suyo estilo Fred Astaire, zapateando sobre los tablones.

Mientras lo contemplaba junto a la moribunda estufa, tuve la certeza de que Walt danzaba sobre huecos en los que el suelo se había desplomado.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Walt tenía que regresar a la base esa mañana, y yo también: todos teníamos que regresar. Aquella noche ya habían llegado noticias por el teletipo de que, resaca o no resaca, Navidad o no Navidad, se iba a llevar a cabo una gran incursión, una de las mayores. Cuando tras salir de la capilla caminamos bajo los árboles mustios hacia el granero vacío y lleno de basura, que apestaba a orina y colillas, nos mantuvimos mayormente en silencio. Y Walt tuvo que abrir el capote de su MG con una palanca y manipular el motor para conseguir convencerlo de que arrancase. Condujo despacio, con precaución, por las carreteras llanas entre los canales, de vuelta al aeródromo donde los Lancasters se recortaban como libélulas contra el horizonte. Nadie nos vio atravesar la verja.

Walt me acarició la mejilla y me obsequió con una de esas sonrisas suyas, y yo lo contemplé alejarse hasta que desapareció de mi vista entre los barracones semicilíndricos y los anexos; entonces me alejé rápidamente para cambiarme y ponerme la ropa de trabajo. De no haber sido por la mancha de aceite que habían dejado sus dedos, podría haberme dicho que nada de todo aquello había sucedido y continuar aporreando las teclas de la máquina de escribir, encargando mostaza por tarros, mermelada por toneles y pasas por sacos, mientras los camiones del armamento atravesaban el asfalto tirando de sus mortíferos remolques cargados con largos tubos metálicos, el personal de tierra arrastraba pequeñas cisternas con combustible y los aviadores observaban los mapas que eran desplegados y los punteros que señalaban el nombre de una ciudad en Europa que conllevaría la muerte para algunos de ellos.

La oscuridad invernal nunca se hacía esperar demasiado, y además ese día las nubes eran espesas. El aeródromo parecía ser el único lugar luminoso cuando se encendieron los faroles de las pistas y las tripulaciones, convertidas ya en figuras distantes, arrojaron los últimos dardos, jugaron las últimas manos, se pusieron sus calcetines desparejados, silbaron o no silbaron, tocaron sus amuletos, besaron cartas perfumadas, apoyaron los dedos sobre el asfalto y caminaron hacia los Lancasters que las aguardaban. Apartada de donde todos los demás se habían congregado, observé los herméticos rituales y traté infructuosamente de dilucidar cuál de las siluetas borrosas era la de Walt cuando se apiñaron en torno a sus Lancasters. Y escuché mientras los enormes motores Merlin, uno a uno, y luego oleada tras oleada tras oleada, comenzaban a arrancar. En ese momento sentías lástima de los alemanes. Justo cuando el sonido se volvió insoportable, una bengala verde destelló y chisporroteó sobre la base. A su señal, el ruido de los motores cambió cuando los bombarderos empezaron a avanzar pesadamente para colocarse cara al viento y, lenta y angustiosamente, preñados de explosivos y gasolina, rodaron penosamente por la pista para alzar el vuelo.

Esa noche ya había oscurecido para entonces. Lo único que pudimos hacer fue escuchar —y esperar— mientras el sonido del último Lancaster se desvanecía sin incidentes en ese negro cielo de los bombarderos.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

A la postre, y gracias a una guerra secreta de radares y reflectores para guiar los aviones, la incursión terminó bien y con éxito. Sin embargo, Walt Williams no regresó de la misma, aunque su Lancaster sí, y la historia de lo sucedido tardó en trascender, al tener que enfrentarse con la negativa de la mayoría a creer que algo hubiese podido sucederle.

A última hora de la tarde del día siguiente emprendí el gélido recorrido a través del aeródromo para echar un vistazo a su Lancaster. A esa hora el viento ya se había levantado y estaba dispersando las nubes, y estábamos en medio de una tregua tras toda la actividad del día y la noche anteriores. No había nadie cerca; el aparato había sido vaciado del aceite, el combustible y la munición que había quedado, y lo habían aparcado en un rincón alejado con otros restos de aviones siniestrados y demás chatarra.

Siempre se experimentaba cierta sorpresa al estar cerca de uno de estos monstruos, ya estuviera intacto o dañado; al sentir lo enormes que eran… y lo frágiles. Caminé bajo la sombra de sus alas que suspiraban y crujían bajo el viento impregnado de sal que llegaba desde más allá de los Fens, trepé por primera vez por la escalerilla de la tripulación de uno de esos aparatos y me colé como pude por entre los mamparos, conductos y tuberías camino de la luz grisácea de la cabina principal y del nauseabundo hedor a gasolina y caucho.

El resto de la tripulación había informado de que, cuando se disponían a enfilar la ruta de vuelta, habían sentido una sacudida y una fortísima corriente de aire; sin embargo, lo que yo vi ahí arriba, a última hora de aquella tarde ventosa, narraba su propia historia. La mayor parte de la burbuja del piloto y del lateral del fuselaje contiguo a la misma había sido arrancada al ser golpeados en el aire por restos de algún otro avión o por algún proyectil antiaéreo que se negó a estallar. Walt también había sido arrastrado por la repentina tromba de aire, arrojado al exterior tan de sopetón que en realidad nadie había visto qué es lo que había sucedido exactamente. Todos confiaban ―mientras el copiloto conducía el avión de vuelta a casa volando en la oscuridad con extremo cuidado― en que a pesar de todo Walt hubiera logrado sobrevivir y, tratándose de Walt, incluso consiguiera regresar atravesando Francia en lugar de terminar cayendo prisionero de los alemanes. Pero la mañana había revelado que Walt, bien de manera intencionada bien por algún raro efecto del viento que lo había golpeado, tenía desabrochadas todas las correas del asiento y había caído sin su paracaídas, que incluso ahora seguía estando en su lugar, no reclamado por nadie, cómodamente embutido en su hueco. Me agaché y lo toqué mientras el viento silbaba a través del aparato destrozado, y sentí en el interior el duro peso de todos esos metros y metros de seda que podían haberlo sostenido en el aire.

Entonces me lo creí.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

La primavera siguiente me trasladaron a otra base, cuando mi sección fue reorganizada en uno de esos extraños espasmos burocráticos que se dan en el ejército. Allí ya habían tenido su propia chica picadillo, que se había suicidado ahorcándose unos meses atrás, y la mayor parte de la gente hizo oídos sordos a los rumores que llegaron conmigo. Fue como si el sacrificio de la desgraciada muchacha me hubiera librado de la carga. Su sacrificio… y el de Walt Williams.

No obstante, lo sucedido me había cambiado. Hubo otros hombres con los que salí y mantuve idilios prolongados, y hubo otras ocasiones en las que llegué hasta el final en lugar de quedarme a mitad de camino. Pero el fantasma de Walt siempre estaba a mi lado. Esa mirada suya. Esos ojos. Ese atractivo rostro con arrugas. Siempre me resultó difícil establecer vínculos con otros, creer de verdad que realmente pudieran desear amarme. Y para cuando la guerra por fin acabó, yo ya tenía mis años, y con la artritis de mi madre y la apoplejía de mi padre pronto terminé teniendo que ocuparme de la cafetería casi sin la ayuda de nadie. El tiempo es algo curioso. En un momento dado tienes dieciocho años y toda la suerte del mundo, y estás alistándote y marchándote de Manchester para siempre. Y un instante más tarde estás de vuelta, los huesos te duelen por las mañanas, tienes la cara roja e hinchada del humo y el calor de la cocina, y la gente en la barra te llama señora en lugar de señorita, aunque probablemente sepan que no estás —ni nunca lo estarás— casada. A pesar de todo, conseguí sacar el negocio adelante con éxito, aunque me destrozó la espalda, abrasó las manos y arreboló y llenó de venillas el rostro. Lo mantuve funcionando hasta hace diez años, sí, hasta la apertura de un McDonald’s calle abajo. Ahora mi vida es mía, al menos en el sentido de que no es de ninguna otra persona. Y me mantengo activa y todas las semanas subo colina arriba para cobrar la pensión, aunque la subida se me antoja que está volviéndose cada vez más empinada.

No obstante, todavía sigo soñando con la guerra y pensando en Walt Williams; de hecho, tales sueños y pensamientos son más animados que este presente aburrido y gris. A veces pienso, por ejemplo, que si todo el mundo viera realmente lo que Walt veía, si todo el mundo supiese realmente lo que de verdad está sucediendo en las guerras y padeciera algo similar a esas visiones, el mundo se convertiría en un lugar más pacífico y la gente empezaría a comportarse amablemente con los demás. Pero ahora tenemos la tele, ¿no? Todos vemos niños muriendo de hambre y trozos de cadáveres por las calles. Así que, a lo mejor, para empezar hay que ser alguien especial; tener dones especiales para las tareas que te son encomendadas, y encontrarte en un lugar especial y extraño cuando las llevas a cabo. Tienes que ser tan afortunado y desafortunado como lo fue Walt Williams.

Y ahora me puedo decir, como no acababa de atreverme a decir entonces, que la vida de Walt se había vuelto insoportable para él. Aunque yo siempre lo recuerde con enorme cariño por ser el Walt que me amó durante aquellas pocas y breves horas, sé que él me buscó por lo que yo era.

La chica picadillo.

Una flor mortífera.

Una bruja.

Y a veces me pregunto qué es lo que chocó contra el Lancaster de Walt. Si de verdad fue algún pedazo de metal cayendo por el aire o si la propia suerte no se habría convertido finalmente en un frío muro, en la mano de hierro de esa siniestra deidad de los bombarderos… Y en mis momentos más sombríos y más alegres, cuando ya no soy capaz de saber si me siento triste o tremendamente feliz, pienso en él pasando a la luz de las estrellas por encima de aquel charco asqueroso al salir del bar; y en cómo, tras haber hecho el amor en una vieja capilla, lo contemplé en el coro encima de mí, bailando sobre nada más que polvo y rayos de sol. Y me pregunto si alguien con tanta suerte como Walt Williams podría haber llegado a tocar tierra sin necesidad de un paracaídas que lo salvase o si no estará todavía por esos cielos que tanto amaba. Todavía cayendo.

Copyright © 1999 Ian R. MacLeod

De la ilustración, Copyleft Pedro Belushi

Nota del autor:

Hay historias que van brotando poco a poco sin un motivo aparente, mientras que otras surgen de sopetón. El germen de La chica picadillo puedo atribuirlo con exactitud a la lectura de un párrafo del libro The Nuremberg Raid (Los bombardeos aéreos de Nuremberg), de Martin Middlebrook, que mencionaba que a las chicas que trabajaban en bases aéreas y que habían salido con varios aviadores que luego habían muerto se las llamaba «chicas picadillo». El humor crudo y lacónico y la superstición inherente al término, y el pensar en cómo habría sido ser una de esas muchachas fue más que suficiente para hacer que me apeteciera escribir una historia sobre ellas. Eso, y el hecho de que mi propia madre, de acuerdo con sus propias palabras, «mecanografió por la patria» durante la Segunda Guerra Mundial, y pasó gran parte de esa época de su vida en Lincolnshire [4], aunque ella estuvo en la Armada en lugar de en la RAF. Mi madre incluso conoció a mi padre allí; él pertenecía al Pay Corps, el departamento del ejército responsable de la administración de los asuntos financieros, aunque también estaba adscrito a una unidad de defensa antiaérea, que, según contaba mi padre, en una ocasión consiguió derribar uno de nuestros propios cazas. El piloto se las apañó para saltar y salir ileso, pero al parecer el asunto no le hizo maldita la gracia. De niño yo también sentía gran afición por los aviones de aquel periodo, y además pasé bastantes vacaciones de verano en la costa de Lincolnshire en compañía de mis padres. Resumiendo, que creo que, incluso antes de empezar la historia, la mayor parte del trabajo de investigación necesario ya lo tenía hecho.

 

Sin embargo, la pieza que faltaba, que convirtió una idea interesante en una narración como es debido, tardó un tiempo en aparecer, y la segunda mitad de la historia no se materializó por fin ―en la figura de Walt Williams― hasta que volví a reflexionar sobre la suerte. No solo sobre la mala, sino también sobre la supuestamente buena y sobre qué supondría esta última para un piloto de bombardero.

 

La Gran Bretaña de la Segunda Guerra Mundial es un escenario que debo confesar que, igual que otros muchos escritores, he utilizado en más de una ocasión. Me pregunto qué tienen ese lugar y época que hace que todavía continúen fascinándonos; y todavía me lo pregunto más cuando algunas de esas historias, cuya atmósfera y marco me parecen profundamente británicos ―incluso casi se podría decir que profundamente ingleses―, resultan ser las que con más frecuencia se traducen a idiomas de otras culturas y países. La guerra, supongo, es un tema universal. Como lo es la justicia y la injusticia. Y como escritor sé que cuanto más preciso y ajustado sea el foco que consigas aplicar a una historia, algo así como mirar por el ojo de una cerradura, más vívido y potente será el resultado.

 

Así que, querido lector, espero que tras el ojo de la cerradura de esta historia concreta descubras algo que también sea significativo para ti.

 


Notas sobre la traducción:

[1] La expresión utilizada en las bases militares británicas era chop girl (de ahí el título original del relato). El término chop significa tanto «chuleta» como «cortar», «picar» (carne, por ejemplo), pero también existe la expresión to be for the chop, que se utiliza cuando alguien está en la cuerda floja (a punto de que lo echen del trabajo, de que lo deje su pareja…) o algo (una empresa, un proyecto…) está a punto de cerrarse o suprimirse. Su origen se remonta a los condenados a muerte que estaban a la espera de que se les cortase la cabeza, y es la explicación de este apodo. Volver


[2]

Los Fens es una fértil región de la costa este de Inglaterra, llana, húmeda y de poca altitud. En su origen estaba cubierta por marismas, que en la actualidad han sido en su mayoría drenadas.

Wisbeach, Finneston y Witchford son nombres ficticios, pero similares a los que tienen muchas de las poblaciones de esta región. Volver


[3]

Durante la Segunda Guerra Mundial, la luna llena era un arma de doble filo. Los bombarderos tenían que localizar sus objetivos visualmente, por lo que su luz en un cielo despejado les era de gran ayuda; pero también lo era para las defensas antiaéreas, por lo que esas noches el riesgo de ser derribados era mayor. En las poblaciones que acostumbraban a ser el destino de las incursiones aéreas, las noches despejadas con luna llena se asociaban a un mayor riesgo de ataque y de que el mismo alcanzara sus objetivos, de ahí que fuesen especialmente temidas y en Gran Bretaña se llamase «luna del bombardero» («bomber’s moon») a la luna llena brillando en un cielo despejado. Volver


[4]

Lincolnshire es uno de los condados en los que se enclava los Fens, la región donde está situada la base militar del cuento. Volver

Esta entrada fue publicada en Fantasía, Fantasía cotidiana, Relatos, Sliptream y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La chica picadillo, de Ian R. MacLeod

  1. jenofontealfa dijo:

    Excelente narración. Solo una duda sobre la traducción: en lugar de «considerable experiencia en el sector de la restauración» ¿No hubiera sido mejor en el ‘sector gastronómico y/o de servicios’?

    • marcheto dijo:

      Sí, yo también creo que el cuento es excelente. En cuanto a lo que comentas sobre la traducción no lo acabo de ver. «Sector de la restauración» es una expresión muy utilizada, al menos en España (más que «sector gastronómico», por ejemplo) y que creo que se ajusta perfectamente al caso, dado que ella trabajaba en una cafetería. «Sector servicios», por ejemplo, es algo más amplio. Así que por ahora voy a mantener mi traducción. En cualquier caso, gracias por comentar y por la sugerencia.

  2. EL Sedal_MT dijo:

    Muchísimas gracias por el regalo! Este tema de la buena y la mala suerte, y sus reversos, son muy sugerentes.

    • marcheto dijo:

      Gracias a ti por comentar. Y sí, a mí también me parece un tema de lo más cotidiano pero francamente interesante y que puede dar muchísimo juego, como lo demuestra este cuento.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .