Das Steingeschöpf, de G. V. Anderson

G. V. Anderson es una prometedora autora británica que hasta el momento ha publicado media docena de relatos. A pesar de lo breve de su obra, su cuento Das Steingeschöpf, que además suponía su debut como escritora profesional, consiguió alzarse en 2017 con un galardón tan importante como el World Fantasy Awards. Y, nada más y nada menos, es este relato el que tengo el gran honor de compartir con todos vosotros.

Das Steingeschöpf apareció en diciembre de 2016 con este mismo título en la revista Strange Horizons (donde se puede leer o escuchar), y quedó en segunda posición en la encuesta anual de los lectores de esta publicación. Tal como digo, meses más tarde ganó en la categoría de relato el prestigioso World Fantasy Awards, es decir, el premio Mundial de Fantasía. Se trata de una historia emotiva y sutil protagonizada por un oficial novato de un peculiar gremio en la Alemania de 1928, de ahí las expresiones y palabras en alemán que salpican el texto, cuyo significado aproximado podéis encontrar en un breve glosario que he incluido al final del mismo, que os aconsejo encarecidamente consultar.

Tras 26 monos, además del abismo, de Kij Johnson y Viaje al Reino, de M. Rickert, este es el tercer ganador del World Fantasy Awards que podéis disfrutar en el blog. Espero que no dejéis escapar la oportunidad de leerlo y que os guste tanto como los anteriores. Por mi parte solo me queda agradecer a la autora su amabilidad y desearle mucha suerte en su carrera literaria. Thanks a million, Gemma!

ACTUALIZACION I: Ya podéis descargar pinchando aquí el fichero con los formatos para ebook (EPUB, FB2 y MOBI) del cuento. Gracias una vez más a Johan y Jean por su colaboración en estas labores, y también a Pedro Belushi por la ilustración, por supuesto.

                                                                Descargar Das Steingeschöpf DOC
                          Descargar Das Steingeschöpf PDF

 

Das Steingeschöpf

G. V. Anderson

Hacía poco que me habían ascendido a oficial cuando el Gremio de Schöpfers me asignó mi primer encargo, en 1928. Frau Leitner había escrito desde Baviera solicitando una pequeña restauración; de modo que tomé el tren que salía de Berlín rumbo al sur y, tras dos trasbordos, bajé al final de la línea en un pueblo encajonado entre los pliegues de las montañas. Un hombre zarrapastroso me estaba esperando con un carro tirado por un caballo. Iluminados por un farol ascendimos por un empinado camino helado hasta llegar a la puerta principal de una vieja casa de madera.

Reinaba la oscuridad y el silencio. Al bajar de un salto, la nieve crepitó bajo mi peso y, cuando me giré para dar las gracias al carretero, él ya había chasqueado la lengua al caballo y estaba girando el carro, evitando cruzar su adusta mirada con la mía. Escupió un gargajo negruzco en mi dirección, que aterrizó con un suave plof sobre una de las botas que el gremio me acaba de entregar.

No debería haberme sorprendido, pero me sorprendió, como siempre: ni el estatus de Schöpfer me podía proteger contra eso. Tenía el cabello rizado, la frente prominente y los ojos oscuros y saltones. Un objetivo claro. Deseé gritar a esa espalda que se alejaba que yo también había llevado mis buenas dosis de harapos, que mi atuendo impecable no se debía a una conspiración judaica. No obstante, huelga decir que me tragué mis palabras, como de costumbre. Saqué un pañuelo y me arrodillé para limpiar la bota.

Los crujidos de las ruedas del carro ya se habían apagado para cuando, a duras penas, conseguí llegar a la puerta de la vivienda.

Llamé; una mujer de ojos polícromos, de los colores de un martín pescador, abrió la puerta.

Wer sind Sie?

—¿Frau Leitner? —pregunté yo a mí vez—. Vengo de parte del Gremio.

Ella retrocedió para franquearme el paso. Me incliné al pasar bajo el dintel; las vigas del techo bajo me obligaron a mantenerme encorvado.

—Gracias por venir, Herr Schöpfer —dijo ella, su voz llena de chasquidos, áspera y crepitante.

—Por favor, Herr Hertzel está bien —la invité a omitir el título formal—. Siento llegar tan tarde. El viaje me llevó más de lo esperado.

Mientras yo hablaba, ella me hizo pasar a una cocina pequeña en la que un fuego agonizaba en la chimenea. Los leños se asemejaban de manera sospechosa a patas de silla. Me quité bufanda y guantes, pero me dejé puesto el abrigo para mantener el calor; coloqué mi maletín de piel con las herramientas sobre la mesa y tomé asiento mientras Frau Leitner cogía la tetera que colgaba sobre la lumbre. Cuando al inclinarse se acercó más a la luz, vislumbré sus rasgos. Con el tiempo, los pequeños detalles de este recuerdo (el tejido de su abrigo, lana o algodón; el grano de las encimeras, rugoso o suave) se han descompuesto como la carne. Ahora se me escapan; pero sí recuerdo su cara. Es un hábito de los Schöpfers, supongo, acordarse de los rostros interesantes. Apenas tenía barbilla, el labio inferior se fundía con el cuello casi sin solución de continuidad, y el aspecto hundido y demacrado de sus mejillas delataba una pérdida de peso excesiva en un período demasiado breve. Tenía el cabello más entrecano que rubio, y era lo bastante mayor para tener hijos adultos.

Yo sabía de sobra que no debía preguntar por su paradero.

La mujer sirvió té en unas tazas desportilladas y, cuando se estaba sentando, se vio acometida por un acceso de tos que llenó sus ojos de lágrimas. Se tapó la boca con una mano temblorosa, las mejillas arreboladas. Me levanté de la silla, sin saber qué hacer, pero ella me indicó con un ademán de la mano que me volviera a sentar.

—Esa tos no suena demasiado bien —dije.

—Me va por rachas —respondió ella con voz ronca.

Me aclaré la garganta antes de decir:

—Sé que es tarde, pero deberíamos hablar de la restauración, si no le importa. Me gustaría hacerme una idea de cuánto trabajo va a requerir. ¿Qué puede decirme de la pieza?

—Se llama Ambroise.

—¿Es francés?

Titubeó un momento obligada por su respiración estertórea.

Ja, es de origen francés.

—¿Y cómo llego a sus manos?

—Lleva mucho tiempo con nosotros. Mi bisabuela lo acogió, le ayudó a encontrar clientes para sus cuadros. —Probó a dar un sorbito al té—. A él no le gusta demasiado tratar con desconocidos, así que ahora le ayudo yo.

El arreglo no me sorprendió: muchos de los congéneres de Ambroise encuentran acomodo como preceptor o asistente de alguna familia.

—Y ¿se trata de una reparación menor?

Ella tosió una vez y luego apartó la mirada.

—Sus ojos se han deteriorado tanto que apenas ve para pintar.

Después del té, Frau Leitner me acompañó escaleras arriba hasta el desván. Las vigas inclinadas eran lo bastante altas como para permitirme permanecer cómodamente de pie, pero las ventanas estaban clausuradas con tablas y no se veía nada. Hice ademán de avanzar, pero Frau Leitner alargó un brazo por delante de mi torso para detenerme.

—Espere aquí —me pidió.

Tapándose la boca con el abrigo para protegerse del polvo, la mujer desapareció en la oscuridad. Oí ruidos de madera vieja astillándose y, de repente, la luz de las estrellas entró a raudales por un ventanal e iluminó a Frau Leitner mientras apoyaba la tabla en la pared. Sentado en un taburete en el centro de la pieza estaba el mayor Steingeschöpf que yo jamás había visto.

A la luz de las estrellas, Ambroise brillaba de una manera tan extraña que podría haber estado esculpido en alabastro en lugar de en Queckstein. Hasta el último de sus músculos se veía túrgido y grotescamente definido. Al igual que ocurría con muchos Steingeschöpfe, presentaba elementos fantásticos: tenía una cola que se extendía por toda la habitación, ancha e inamovible como un tronco talado, y púas a lo largo de la columna vertebral, y de su frente brotaban dos retorcidos cuernos de carnero que le añadían medio metro de altura al menos. Sus hombros y pecho estaban cubiertos por un entramado de vetas decoloradas. El moho se había adueñado de las oquedades gemelas de sus clavículas y de los profundos pliegues de sus abdominales inferiores, los cuales encauzaban la mirada hacia abajo, hasta un modesto pene.

—Ambroise —dijo Frau Leitner, interrumpiendo mi silencio anonadado—, este es Herr Hertzel, del Gremio. Er will dir helfen.

Al oír su voz, Ambroise inclinó la cabeza. La hendidura amorfa que había enterrada bajo una inmensa barba rizada se ensanchó. No solo le habían fallado los ojos: el tiempo también había mellado su boca. El deterioro, a todas vistas fruto del paso de siglos, y el estilo de su tallado me obligaron a preguntar:

—¿Cuántos años tiene? ¿Quién lo talló?

La cabeza de Ambroise se giró hacia mí, pero fue Frau Leitner quien respondió:

—De Loynes.

Me quedé boquiabierto.

De Loynes era un maestro francés que había vivido en el siglo XVII. Ambroise encajaba a la perfección en lo que yo sabía de su estilo —descomunal, detallado, monstruos gargolianos—, pero era imposible: las piezas de de Loynes no tenían precio. Eran parte integral de la ornamentación de iglesias por toda Europa, tenían cabida en las colecciones privadas más selectas y, según el Gremio, hasta la última de ellas estaba localizada. ¿Qué demonios estaba haciendo una en este lugar? ¿Y Frau Leitner pretendía que yo —un oficial en su primer encargo— la restaurara? Era como pedirle a un estudiante de arte que restaurase un Leonardo.

—Esa es una… afirmación extraordinaria, Frau Leitner —conseguí decir a duras penas—. Si es cierta, yo no puedo… la restauración merece la pericia de un maestro. Yo podría dañarlo de manera irreversible… Debería estar en un museo, es una pieza de enorme valor…

Las franjas azules de los ojos de Frau Leitner lanzaron chispas, haciendo palidecer la calidez del dorado.

—Pieza —me espetó cortantemente—. Posesión. Habla de él como si fuese… una cosa.

Me había dejado llevar. El Gremio me había enseñado a considerar los Steingeschöpfe obras de arte que se crean y reparan; pero, claro, para Frau Leitner, Ambroise era un querido amigo de toda la vida. Respiré hondo y les dirigí a ambos una apresurada venia.

—Lo siento, pero no estoy cualificado para este trabajo. Les ruego me disculpen.

Bajé las escaleras a trompicones, franqueé la puerta principal y me adentré en la gélida y sedante noche. El camino que me había llevado hasta la casa se había difuminado bajo la nieve recién caída, pero los surcos de las ruedas del carro tenían la suficiente profundidad como para que los pudiese seguir; tenía que ir a la estación de tren sin pérdida de tiempo y telefonear a Berlín. Sin embargo, me había dejado la bufanda y el maletín con las herramientas en el interior, y además estaba empezando a notar los efectos de la fuerte impresión: las piernas me temblaban. Me senté en el umbral, con la nieve calándome abrigo y pantalones, y encendí un cigarrillo. Frau Leitner estaba tosiendo de nuevo en algún lugar por encima de mí.

La insignia de mi gremio me pesaba en el bolsillo del pecho. La saqué —un oscuro disco de bronce algo más pequeño que la palma de mi mano— y pasé el pulgar por el motivo en relieve que representaba el conjunto cincel-mazo-chispa. Me había costado mucho conseguirla, y todavía no estaba convencido de ser merecedor de ella.

Berlín había sido un infierno durante la primera guerra. La escasez de alimentos me había obligado a comer corteza de árbol para sobrevivir, a subsistir con hogazas hechas de una cuarta parte de harina y tres cuartas partes de ceniza… en modo alguno suficiente para nadie, y mucho menos para un muchacho de catorce años. No sentía ningún interés especial por ser Schöpfer, pero, tras la clausura del orfanato donde me había criado y la posterior pérdida de mi plaza en un albergue, solicité una plaza como aprendiz del Gremio tan solo porque el anuncio, que yacía pisoteado en un sumidero en el exterior de un comedor de beneficencia, prometía comidas calientes y regulares, y un alojamiento con agua corriente.

Junto con otros nueve chicos me convertí en aprendiz de Herr Schöpfer Fellinger, un hombre con una marcada raya en medio que, desde la firma del armisticio, había desarrollado una profunda desconfianza hacia cualquiera que pareciese ligeramente judío.

—Tienes ese aspecto pálido y enfermizo… —me hizo notar con desdén durante nuestra primera clase.

—¿No se supone que los judíos son bajos y gordos? —preguntó a voz en grito desde el fondo un escuálido muchacho pelirrojo con una paletilla torcida, provocando las risas del resto de chicos.

Poco a poco, Fellinger nos fue familiarizando con el Queckstein, el material en el que se esculpen todos los Steingeschöpfe. Pasamos meses observando —y luego experimentando, en pequeñas dosis— su efecto sifón, cómo succiona la energía del Schöpfer y la utiliza para cobrar vida y vigor.

Visitamos exposiciones y escuchamos charlas de reputados maestros italianos. Nos proyectaron fragmentos de noticiarios en los que se veía la Estatua de la Libertad, el mayor Steingeschöpf jamás creado, que todavía hoy continúa vigilando el puerto de Nueva York, vadeando las profundas aguas de la bahía de la ciudad y saludando a los barcos que arribaban con el caluroso «Bienvenue!» de muchos franceses muertos largo tiempo atrás.

La cama y la comida —y el trabajo, debo reconocerlo— me llenaron de energía. Trabajé duramente para ser capaz de reconocer la diferencia entre un cincel curvo y uno dentado. Aprendí cómo tocar un Steingeschöpf ya terminado, cómo escuchar los ecos de su interior. Incluso Fellinger tuvo que admitir que mis progresos eran más que pasables. Sin embargo, cuando se me permitió trabajar con Queckstein en bruto, quedó claro que nuestros estilos chocaban: a él le encantaban las florituras, mientras que yo me sentía atraído por todo lo que fuera austero y eficiente. «Eres dado a las líneas regulares», señaló en una ocasión mientras examinaba mi última talla, lo que podría haber sido un cumplido de haber venido de cualquier otro. Yo sabía que no era el caso. Sabía que, para Fellinger, regular significaba predecible. Y predecible significaba aburrido.

De los diez aprendices, solo otro chico —Franz, el pelirrojo— y yo llegamos a obtener nuestra insignia. Los demás se fueron quedando por el camino uno tras otro. Algunos carecían de la pericia necesaria; otros, de la paciencia. Hubo al menos dos a los que sus padres enviaron a toda prisa al campo para escapar de la violencia posbélica reinante en Berlín. Había un chico que, pasando por alto las advertencias de Fellinger, nunca se ponía la mascarilla cuando tenía que pulir: el polvo de Queckstein de un año de trabajo se asentó en sus pulmones y, sin obstáculo alguno, le fue succionando la energía hasta que murió, débil y con el cabello algodonoso, a los diecisiete años.

Yo admiraba los diseños de Franz, tan elegantes como tosco era él. Tenían extremidades que se estiraban como si fueran de goma, gráciles y alargadas de manera antinatural. Delicadas briznas pétreas sin apenas corporeidad. La sorpresa, y la guasa, llegaba cuando abrían la boca: Franz conocía hasta la última palabrota que yo jamás había oído y unas cuantas más, y lo mismo pasaba con todos los Steingeschöpfe que fabricaba, por hermosos que pudieran ser. Cuando un verano Fellinger presentó nuestro trabajo ante los maestros gremiales —«Fick dich, du blödes Arschloch!»—, Franz y yo estábamos agachados al otro lado de la puerta con los puños en la boca y las lágrimas corriéndonos por las mejillas. Aunque Franz recibió instrucciones adicionales para controlar el proceso de succión y evitar ese tipo de transferencia, su sentido estético fue elogiado encarecidamente.

Yo, por mi parte, no había nacido para artista. Franz había solicitado la plaza de aprendiz para desarrollar su talento innato; yo solo quería un techo sobre mi cabeza. Mi trabajo de ese mismo verano —y de todos los demás veranos— fue recibido con poco entusiasmo por parte de todos salvo Franz.

Ni en sueños podía yo estar a la altura del arte de Loynes. Una obra maestra desconocida de trescientos años de antigüedad iba a ser arruinada.

Y no menos importante —me recordé a mí mismo diligentemente— era el hecho de que Frau Leitner había tratado de eludir nuestras tarifas restando importancia al grado de pericia requerido para la restauración. La inflación de cinco años atrás había menoscabado las reservas del Gremio, dado que dependían de las ventas y compras de Steingeschöpfe y de los honorarios cobrados por reparaciones de daños provocados por el desgaste y la guerra, y, durante los primeros años de esa década, ningún alemán había tenido fondos suficientes para poder dedicar unos marcos a esos dispendios.

Mientras fumaba mi cigarrillo pausadamente, advertí la respiración estertórea de Frau Leitner a mis espaldas. Guardé la insignia en el bolsillo.

—Sus cuadros no se venden demasiado bien —dijo ella con voz queda—. Sabía que si era franca en mi carta enviarían un maestro, y estoy enterada de las tarifas que cobran los suyos. Lo hubiese arreglado yo misma, pero, la última vez que me informé, su gremio no enseñaba a mujeres. —Suspiró, se sentó conmigo en el umbral y señaló mi cigarrillo con la cabeza—. ¿Me puede dar uno?

Se lo di, pero no sin cierta reticencia.

—¿Y esa tos qué?

Frau Leitner soltó un resoplido.

—¿Qué es lo que me va a hacer?, ¿matarme?

Se lo encendí con una cerilla, protegiendo con las manos la diminuta llama frente al viento. Las primeras caladas se le atascaron en la garganta y la hicieron toser, lo que solo consiguió reafirmarla en su cabezonería de seguir fumando.

—Son buenos —comentó con los ojos llenos de lágrimas.

No pude evitar sonreír y, cuando la miré a la cara, ella también sonrió. No era una mujer hermosa, pero en sus rasgos había algo —la manera en que su boca se movía para acomodarse a los dientes frontales— que atraía la mirada de manera irresistible.

—Lo siento —dijo exhalando el humo.

—Lo entiendo. Son tiempos duros para todo el mundo.

—Ambroise ha estado a mi lado toda mi vida —continuó golpeando el cigarrillo para hacer caer la ceniza sobre la nieve—. Él ha cuidado de mi familia y ahora yo quiero hacer eso mismo por él. Quiero tener la seguridad de que no le faltará nada cuando yo no esté. — Como en un intento por subrayar su argumento, fue presa de un penoso acceso de tos seca, y se tapó la boca con la mano.

—El Gremio de Berlín estaría encantado de acogerlo —aseguré, mientras me preguntaba si sería una descortesía darle unas palmaditas en la espada—. Sería recibido con los brazos abiertos, cuando quisiera.

Frau Leitner negó con la cabeza y tragó antes de decir:

—¿Y pasar el resto de su existencia convertido en un objeto de admiración? Escúcheme, él no está interesado en todas esas tonterías ostentosas de esos maestros. Basta con un par de ojos y una boca en mejores condiciones; el mejor trabajo que pueda realizar sin que nos cueste un ojo de la cara. Puede hacerlo, ¿verdad? ¿Para qué si no se ganó esa insignia?

Me froté la cara. Había sido un día largo y estaba agotado.

—Tengo que verlo a la luz del día —dije, más que nada para tranquilizarla. No obstante, su aversión hacia el tipo de ornamentación de la que Fellinger era partidario había acicateado algo en mi interior. Apagué el cigarrillo aplastándolo contra el escalón y me puse en pie, mientras mis ojos trataban de atisbar las huellas de la carreta en el camino—. Buscaré una habitación y volveré por la mañana.

Me adentré encorvado en la oscuridad del pasillo para recuperar mi maletín, que estaba en la cocina, y entonces ella dijo suavemente:

—En la pensión se negarán a alojarlo.

Me detuve, tragando bilis. En los últimos tiempos, por toda Alemania habían empezado a aparecer carteles en escaparates de tiendas y vestíbulos de hoteles: «Keine Hunde», y debajo, como si se les hubiera ocurrido en el último momento: «Keine Juden». Centímetro a centímetro, el collar que ceñía el cuello de los alemanes indeseables se iba ajustando cada vez más.

Al cabo, Frau Leitner apagó lo que le quedaba de cigarrillo y tiró la colilla.

—Puede dormir en el salón. El sofá es bastante cómodo —ofreció.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

El sofá no era bastante cómodo.

La mañana siguiente, con dolores en partes de mi cuerpo que nunca se me hubiera pasado por la cabeza pudieran doler, dejé mi maletín de herramientas en un rincón del desván junto a media docena de lienzos. Las yemas de mis dedos se tomaron un momento para ir pasando por ellos de puntillas. Eran extraños: tonos oscuros y claros sin un motivo definido, pinceladas aisladas preservadas como fósiles en medio de manchones espesos. Garabateados en el dorso tenían títulos como Ein Garten ohne Blumen o Rike, 1912. Al mirarlos tuve la sensación de haberme inmiscuido en algo íntimo y privado.

Me giré y me acerqué a Ambroise. Bajo la brillante luz matinal todavía presentaba peor aspecto.

—¿Rike? —masculló con voz ronca

—Estoy aquí —respondió Frau Leitner desde la puerta—. Hab’ keine Angst, Ambroise. Herr Hertzel tan solo necesita examinarte con algo más de detenimiento.

Ambroise era mucho más alto que yo y me resultaba imposible distinguir los detalles de su cara.

—¿Te puedes inclinar un poco, Ambroise? —le pedí.

Así lo hizo, voluminoso como una montaña, hasta que su columna no pudo doblarse más y su rostro quedó al nivel del mío. Sus ojos presentaban vestigios de unos iris delicadamente trabajados; de Loynes había tallado con gran minuciosidad las distintas fibras musculares en la por lo demás lisa esclerótica. Pero todo había perdido definición y tendría que ser pulido para que yo pudiese disponer de un ojo virgen sobre el que trabajar.

Entonces también vi que el mal estado de la boca se debía en gran parte a un intento por ampliar la cavidad llevado a cabo por manos inexpertas: habían quedado muescas, hechas con un atizador o un destornillador. Miré a Frau Leitner, y ella me sostuvo la mirada con firmeza. Si había sido obra suya, deseé por su bien que se hubiera tapado bien la cara, aunque ya había oído en qué estado se encontraban sus pulmones.

Compuse un gesto imperturbable y retomé el examen. Su boca quedaba tan oculta tras la barba que para poder volver a definirla tendría que empezar de cero. La barba al completo, una buena porción del rostro, tendría que ser eliminada. Y entonces mi mirada se vio atraída por la red de venas oscuras. Ningún Schöpfer digno de su insignia podía pasarlas por alto; irían a peor inexorablemente, y más adelante necesitarían una restauración de más calado.

Una gota de sudor se deslizó por mi sien.

Alargué una mano desnuda. Si iba a restaurarlo, tarde o temprano tendría que terminar tocándolo, así que lo mismo me daba pasar ya por el primer shock. Apoyé la palma de la mano en su pecho y me precipité hacia las bullentes conciencias de una docena o más de hombres, succionadas cuando estaban esculpiendo, conciencias todavía en pugna con la vida, con la furia, con el acto creativo. Espaldas doloridas y polvo de Queckstein atrapado bajo las uñas, una mascarilla de segunda mano que no llegaba a encajar bien, una tos persistente. Y recuerdos personales: un lecho de arpillera y heno en un desván; una úlcera supurante en la ingle y un olor a manzanas; la humedad entre las piernas de una esposa. Dos niños y un mortinato azulado; días apagados y sombríos y otros radiantes y de cielos azules. Cien millones de cosas que pintar, escribir, tallar, componer… todo atrapado en un cuerpo en proceso de deterioro. La conciencia de uno de los suyos llegado por fin a salvarlos, separado tan solo por la piel de Ambroise. Se abalanzan hacia mí: « Qui êtes-vous?». Un rojo destello de orgullo —¿tal vez del propio de Loynes?— roza mi mente: «Como arruinéis mi obra, connard, os…».

Aparté la mano bruscamente. Las voces se interrumpieron.

—¿Se encuentra bien?

Frau Leitner me estaba observando con el ceño fruncido. Al carecer de formación, para sus manos Ambroise era mera piedra fría. Nunca había sentido el torbellino bajo la piel, bajo la piel de todos los Steingeschöpfe.

—Estoy bien —respondí con voz insegura—. En el tallado de Ambroise se invirtió mucho trabajo. El Queckstein es… locuaz.

¿Qué es lo que les hace tan odiosos a esos viejos y tradicionales maestros? Casi me apetecía restaurar a Ambroise solo por fastidiar a su creador. Pensé en el largo viaje de regreso a casa y en la petulante sonrisita de Fellinger mientras yo reconocía haber fracasado en mi primer encargo. Apreté los puños. Había arrostrado una década de insultos y mofas, de indiferencia… ¿para qué?, ¿para volver corriendo a casa con el rabo entre las piernas ante la primera señal de problemas y demostrarle así que tenía razón?

Le explique a Frau Leitner lo poco que podía hacer. La perspectiva de un cambio de rostro radical no pareció perturbarles a ninguno de los dos, lo que terminó por decidirme.

—Tendré que limpiarlo. ¿Podría hervir agua? Y ¿me puede dar un poco de jabón?

Froté hasta eliminar el liquen y la mugre, rechazando la ayuda de Frau Leitner: ella ya había sufrido suficiente por él. La mujer convenció a Ambroise de que me permitiese limpiarle las manos, que en un principio se negaba a dejarme tocar. Siglos sujetando pinceles las habían deformado, alabeado, cual peldaños de una vieja escalinata de piedra que innumerables pisadas han ido puliendo y desgastando. Me icé sobre su cola, haciendo caso omiso del berrinche de de Loynes que percutía contra mis palmas y, apoyando los pies en las púas, conseguí alcanzar los cuernos. En los omoplatos había zonas donde todavía se distinguían esos diseños de escamas tan característicos de de Loynes, cuya complejidad me dejó atónito.

El Steingeschöpf apenas se movió, resignado a mis cuidados. El cubo de agua caliente se enturbió antes de que yo considerase que estaba lo bastante limpio. Insistí a Frau Leitner en que pasara la tarde descansando en la planta baja; yo solo había traído una mascarilla. Una vez se hubo marchado, expliqué a Ambroise el paso siguiente.

Las vetas oscuras que le atravesaban pecho y hombros eran zonas donde el Queckstein había perdido su energía, en otras palabras: donde había muerto. Los Steingeschöpfe solo pueden subsistir a base de esa combinación de energías de su interior. Si ese depósito no se rellena, se agota. De acuerdo con mis cálculos, Ambroise todavía contaba con vida abundante incluso tras trescientos años, pero ese tipo de desperfectos debe ser detectado y rellenado con masilla antes de que el deterioro se pueda extender.

—Esto te va a resultar desagradable, pero es necesario en aras de tu bienestar.

Ambroise no dio muestras de haberme escuchado ni comprendido. Me puse la mascarilla y preparé las herramientas que iba a necesitar para rascar el Queckstein oscurecido.

Al principio se fue pulverizando, hasta que el instrumento tropezó con una veta defectuosa y se desprendió un pedazo del tamaño de la uña de mi pulgar. Ambroise me gruñó. «Lo siento», musité. El verdadero proceso de succión ya se había iniciado, obligándome a un delicado malabarismo: llevar a cabo el trabajo necesario con el mínimo coste para mí mismo. Mis recuerdos y emociones cabrioleaban erráticamente por mi cerebro: un zapato con la suela despegándose y mi pulgar pálido al aire; mi temor a de Loynes, que en mi imaginación se asemejaba mucho a Fellinger; Franz, con la paletilla torcida y el cabello pelirrojo engominado. Franz.

En 1923 teníamos diecinueve años. Nos habían pagado nuestra asignación por tercera y última vez del día, según la costumbre convertida en norma: la paga recibida por la mañana a duras penas alcanzaba para vivir llegada la hora del almuerzo. Como consecuencia de la inflación, nuestros bolsillos estaban atestados de fajos de billetes de unas denominaciones vertiginosas —más marcos de los que nunca antes había tenido— que lo único que nos alcanzaron a pagar fue una botella de ginebra aguada. Estuvimos bebiendo en un callejón frío y húmedo, hasta que oscureció y alcanzamos un grado de aturdimiento tal que ni oíamos el traqueteo de los tranvías de la cercana Potsdamer Straße. Nos habían llegado rumores sobre un operador de cine que te permitía colarte por la puerta trasera, evitándote tener que pagar el inasequible precio de las entradas. Nos dirigimos haciendo eses hacia el cine en cuestión. Paquetes con cocaína y rapé cambiaron de manos, provenientes de las reservas personales de Franz.

La sala de proyección era pequeña y calurosa, y solo se podía mirar por una rendija de dos centímetros y medio de ancho situada en la pared. Pegamos las caras una junto a la otra. La película era de mala calidad y estaba subexpuesta. Junto a una cama se veía a una joven de pie, quitándose el salto de cama con gran parsimonia. Noté calor en el rostro. Las imágenes de la pantalla me traían sin cuidado —podían haber mostrado cualquier cosa—, pero su cuerpo apretado contra el mío, sin guardar las distancias debido a la bebida; el clic, clic, clic del proyector y los gemidos ahogados de los espectadores de la última fila; y los ojos de Franz iluminados por el tembloroso y blanquecino haz de luz… de pronto todo eso me importó mucho. La respiración de Franz se aceleró y noté que me empalmaba. «Scheiße», susurró él.

Tras la película compartimos un cigarrillo en el exterior, de pie bajo la lluvia, las cabezas gachas y cercanas. De uno al otro, del otro al uno, nuestros labios acomodándose sobre la misma depresión del filtro.

Me aparté de Ambroise, los desperfectos eliminados, mi corazón palpitando con fuerza. Tenía las manos entumecidas; tuve que sacudirlas bien para recuperar la sensibilidad. Ambroise pasó los dedos con cuidado por las hendiduras que yo había dejado.

—Mejor no las toques —dije—. No te conviene agrandarlas.

La masilla color piedra venía en forma de barrita de la que había que arrancar la porción necesaria. Ablandé entre los dedos trozos del tamaño de un guisante y los embutí en las grietas, donde se amoldarían y endurecerían.

A continuación utilicé una lima en miniatura para raspar los iris tallados por de Loynes, profanación que hubiera provocado una apoplejía a Fellinger. En el polvillo que pasó flotando junto a mi cara me pareció escuchar a un indignado de Loynes. Cuando la esclerótica estuvo lisa como un espejo, comencé a perfilar los sencillos cráteres de los nuevos iris. Pensé en Franz tal como lo había visto en innumerables ocasiones, rematando su última obra, con la camisa húmeda entre los omoplatos. Mis recuerdos perdieron colorido y sustancia mientras trabajaba. Llegó un momento en que fui incapaz de acordarme del tono exacto de su cabello. Mi mente luchó por desenterrar otras memorias más mundanas con las que alimentar el Queckstein. El desván se fue quedando a oscuras; el entumecimiento se extendió hasta alcanzar mis codos. Por fin me aparté. Había terminado los ojos, que giraron libremente en las cuencas, grandes y redondos como manzanas, y se clavaron en mí.

Vacilé antes de preguntar:

—¿Qué te parece?

Ambroise recorrió con la mirada el desván iluminado por las estrellas. Sus ojos se posaron en el montón de lienzos. Me aparté de un salto del camino de la cola cuando prácticamente se abalanzó a por ellos. Levantó el más cercano —Ein Garten ohne Blumen— y lo contempló. Sus hombros comenzaron a estremecerse y profirió un sonido que retumbó como un trueno. Se giró bruscamente, golpeándose los cuernos contra una viga baja.

—¡Rike! —bramó—. ¡Rike!

Se oyeron las apresuradas pisadas de Frau Leitner en la escalera. Al llegar a lo alto se detuvo para recuperar el aliento, con una mano apoyada en el pasamano. Ambroise avanzó pesadamente hacia ella y se agachó. Se examinaron mutuamente con expresión incrédula. Él alargó una mano y le pasó los dedos por el pelo.

Grau —dijo.

La sonrisa de Frau Leitner transformó su rostro.

Grau. Me he hecho vieja mientras no estabas mirando, ¿a que sí?

Esa noche, fumé y cené a solas, en la cocina. Me sentía como si mi cuerpo fuera la cáscara de una pieza de fruta a la que le habían extraído la pulpa. Fellinger y el resto de maestros recibían frecuentes encargos de restauraciones de Steingeschöpfe, y siempre regresaban con más canas y arrugas de las que tenían antes. Por fin comprendí por qué.

Eché una ojeada al salón. Frau Leitner había cogido de la repisa de la chimenea una fotografía amarillenta de dos solemnes jóvenes uniformados. Ambroise la tenía en las manos.

Por encima del marco, los ojos de Frau Leitner se encontraron con los míos. «Danke —dijeron—. Danke».

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Mi mazo había permanecido suspendido en el aire demasiado tiempo. Los nuevos ojos de Ambroise miraron alternativamente mi rostro y mi mano titubeante. Esculpir unos iris era bastante distinto a arrancar un trozo de buen tamaño del rostro. Tuve que volcar mis intenciones en el cincel encajado bajo su nariz y, al hacerlo, vertí en el Queckstein un poco más de mí mismo de lo que me hubiera gustado. «Esta es la forma que deseo. Ayúdame a conseguirla», pensé.

El mazó cayó y la barba, arrancada íntegra y limpiamente, terminó aterrizando en el suelo con un fuerte golpe. La observamos traquetear por los listones hasta detenerse. Me giré y vi que Ambroise había enarcado una ceja.

—Tu primer afeitado —señalé.

Una silenciosa hilaridad le obligó a entrecerrar sus nuevos ojos.

Me enfrenté a un irregular vacío a partir del cual debía esculpir una mandíbula y una boca. Trabajé deprisa y traté por todos los medios de resistirme a la succión («No —pensé—, ya me has arrebatado demasiado»), pero el Queckstein exigía más.

El día que nos hicieron entrega de nuestras insignias, Franz y yo fuimos a un bar y nos pusimos ciegos de schnapps. Brindamos por el muchacho que había muerto con los pulmones llenos de polvo; brindamos por nuestro futuro; incluso brindamos por el viejo Fellinger, a pesar de lo mucho que ambos lo odiábamos. Los años acarreando piedra y trabajando con un cincel habían remodelado el cuerpo de Franz: el chico escuálido se había convertido en un hombre delgado de manos callosas y brazos fibrosos. Todavía se pasaba la lengua por la paletilla torcida; todavía se peinaba el pelo hacia atrás con gomina. En muchos aspectos era el mismo Franz de siempre, pero esa noche parecía distinto. Tenso. En aquella sala de proyección entre nosotros había sucedido algo, que había continuado estando presente desde entonces —los primeros signos de vida de un impulso que teníamos que encarar—, pero ninguno de los dos soportaba la idea de acabar con esa ilusión de amistad sin complicaciones que habíamos creado.

Nos sentamos tan juntos que llamamos la atención. Un grupo de camisas pardas, los rostro arrebolados por la bebida, se acercaron con aire chulesco hasta nuestra mesa.

—¡Eh, maricones!

El puño de Franz salió disparado como impulsado por un resorte; la mandíbula del cabecilla crujió como una hoja otoñal. La gresca consiguiente me arrancó dos molares e hizo añicos la colección completa de licores añejos que había al otro lado de la barra. El encargado nos echó a los diez minutos.

Franz y yo dejamos a los camisas pardas gimiendo sobre la acera y regresamos tambaleándonos a la seguridad de nuestro alojamiento, el brazo sobre los hombros del otro, demasiado borrachos para caminar erguidos. «Esos cabrones fascistas —dijo Franz sonriendo por entre los dientes ensangrentados—. Pero les hemos dado una buena, ¿verdad?». Pasamos bajo un cartel mugriento de las Sturmabteilung clavado en una valla alta, cuyas esquinas sueltas agitaba el viento. En mi habitación encontré un trapo limpio y una botellita de tintura de yodo, que utilicé para desinfectar el ojo amoratado de Franz. Le giré la cabeza para ocuparme de un corte en la mejilla. Mientras él me observaba por entre las pestañas de sus ojos entornados, mi pulgar recorrió sus labios.

Los labios de Ambroise.

Parpadeé y me percaté de lo que había hecho: dotar a Ambroise de la mandíbula y la boca de mi mejor amigo. Un labio superior con un arco de Cupido bien definido; un labio inferior carnoso. Perdido en mis recuerdos, había alargado la mano para acariciar su rostro, y él había reclinado la cabeza en ella.

La tensión estaba acumulándose en su interior, como la tensión en el brazo de Franz aquella noche. Me aparté de un salto, temiéndome un puñetazo. En lugar de eso profirió un rugido tan fuerte que la casa tembló. Una llovizna de polvo —de auténtico polvo, compuesto de esporas, arena y caparazones aplastados de escarabajos— cayó sobre nosotros, cubriendo mis hombros y encaneciéndome el cabello. El bramido llegó a su fin y mutó en una risa estentórea. A voz en cuello recitó poesías inglesas prohibidas, trabalenguas tradicionales, canciones de amor italianas, clásicos en latín y griego… todas las cosas que su corazón había albergado durante décadas por fin libres de toda censura.

Yo me mantuve a distancia y fui testigo de su júbilo.

 

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 

Necesité varios días de descanso tras terminar la restauración. Justo entonces, Friederike —que insistió en que dejara de utilizar el Frau— empeoró; comenzó a toser por la noche a todas horas. Ambroise abandonó su solitario rincón en el desván para bajar a cuidar de ambos, sin importarle un carajo la falta de espacio. Arrastró el escaso mobiliario hasta pegarlo a la pared, y así tener espacio para la pesada cola que llevaba arrastrando y que iba dejando surcos sobre el suelo de madera.

Ambroise y yo nos encontramos con abundante tiempo libre. Es curioso: durante mi aprendizaje había trabajado con numerosos Steingeschöpfe, pero no creo que nunca antes me hubiera sentado a charlar con uno. Me resultó desconcertante. Ambroise era y no era yo, a un mismo tiempo, era un mosaico de personalidades y talantes que yo reconocía en parte. Me costaba seguir su alemán, al tener influencias de distintos dialectos e idiomas, pero su voz era rotunda, como el café fuerte.

—Rike me ha estado mintiendo todos estos años —fue una de las primeras cosas que me dijo—. Mis cuadros son espantosos.

—A mí me gustan —aseguré—. Tienen un aire… moderno.

Él movió su enorme cabeza negativamente, con incredulidad.

—¿Pinceladas al azar en un lienzo? ¿Qué será lo siguiente?

Ambroise me confirmó que había sido creado por de Loynes, un hombre desagradable según me contó.

—Yo fui una de sus obras más tempranas —me explicó mientras yo yacía en el lecho, recuperándome—. Pasé mis primeros años en una iglesia de Ruan, tañendo las campanas cada mañana y observando a los feligreses mientras rezaban. Pero yo no estaba anclado a un lugar como las desgraciadas Wasserspeier y, en contra de los deseos de de Loynes, me marché. Quería ver mundo y aprender más de ese dios del que tanto había oído hablar.

—¿Y? —pregunté yo.

Ambroise se tomó un momento antes de responder.

—Cuando has vivido tanto tiempo como yo, todas las religiones empiezan a parecerse mucho entre ellas. —Ladeó la cabeza—. ¿Y qué hay de ti? Rike me ha dicho que eres judío, pero… yo creo que no.

Fue como si la habitación se hubiera puesto un grueso abrigo: tanto la luz como mi humor se ensombrecieron. Cerré los ojos y rememoré las burlas de Fellinger, la saliva del carretero en mi zapato.

—Mis padres, quienesquiera fuesen, me dejaron en un orfelinato cuando no era más que un bebé. Fui educado en el catolicismo.

Pocos años más tarde, los judíos pasarían a ser identificados no solo por sus creencias religiosas sino también por su ascendencia. Daría igual que yo no acudiera a la sinagoga o no llevase la kipá; daría igual que solo a lo mejor mis padres hubieran sido judíos. Sin su documentación, perdida por el orfanato años atrás, no podía demostrar lo contrario. Lo único que importaría iba a ser que el nombre con el que me habían abandonado sonaba judío, y que resultaba que mi rostro encajaba en un molde arbitrario.

Ambroise me observó en silencio, sin duda asaltado por esos mismos pensamientos: mis pensamientos.

―Lo siento ―dijo.

—De todos modos, a un Schöpfer no debería importarle la religión ―repuse mirando por la ventana―. Yo creo vida nueva: la blasfemia suprema.

Ambroise sonrió al oír aquello, los rasgos de su rostro rozándose y rechinando al moverse.

―Los hombres y las mujeres continuamente están creando vida nueva juntos —objetó.

Respondí evasivamente.

Ambroise me miró a los ojos.

―Es extraño tener recuerdos de alguien a quien nunca he conocido. El hombre del cabello pelirrojo, ¿quién es?

Yo había añadido una parte de mí mismo a la mixtura del interior de Ambroise, algo imposible de evitar. Sin embargo, también había dejado algo más dentro de él. El amor que acarreaba como una piedra en mis entrañas, incómodo y omnipresente, permanecería con Ambroise durante el resto de sus días. No tuve valor para deslucirlo con la verdad: Franz llevaba muerto más de un año.

Franz había formado parte de una partida de comunistas decididos a reventar un mitin de apoyo a las Sturmabteilung. Los camisas pardas contratacaron y las cosas no tardaron en ponerse violentas; los tumultos continuaron en la calle y alguien sacó un cuchillo.

Es raro que los Steingeschöpfe tallados por aprendices sean vendidos, pero el Gremio hizo una excepción con la maestría de Franz. La víspera del día en que se iban a dispersar por toda Europa, cual semillas de un diente de león, fui a verlos por la noche. A los vestigios de sí mismo que Franz había dejado tras de sí. Los Steingeschöpfe me observaron mientras caminaba entre ellos, sus estilizadas cabezas moviéndose al unísono, etéreas como el humo de un cigarrillo. ¿Qué más había volcado en su interior además de su atroz lenguaje? ¿Acaso era posible que, tal vez, estuviera rodeado por fragmentos de su amor hacia mí? Jamás los volvería a ver, jamás dispondría de otra oportunidad de tocarlos; sentí el deseo de alargar las manos y precipitarme en el mundo de su interior… ¿me confortaría contemplar sus recuerdos, atisbar su corazón y escuchar las palabras jamás dichas por él?

No. Lo que pudiese averiguar, fuera lo que fuera, no me traería paz. Solo dolor.

En el rostro de Ambroise no había dolor mientras esperaba mi respuesta. Lo envidié.

―Franz ―respondí con voz queda―. Franz Meier.

La boca de Ambroise articuló en silencio el nombre con los labios del propio Franz.

Una tos seca resonó al fondo del pasillo.

—Ojalá pudieras esculpir pulmones nuevos con la misma facilidad con que tallas ojos nuevos —dijo Ambroise con un suspiro.

La mañana de mi partida asomé la cabeza por la puerta de la habitación de Friederike. Mi tren salía en una hora y necesitaba bastante tiempo para caminar hasta la estación por los caminos helados. Esperaba encontrármela durmiendo, pero estaba bien despierta, sentada en la cama con la espalda apoyada sobre unos almohadones, y el edredón bañado por el sol matutino. El dorado en sus ojos parecía mantequilla derretida. Me hizo una seña con la mano y dio unos golpecitos en la cama junto a ella.

Así que me senté a su lado, en el lecho donde pronto moriría.

Solo transcurriría un fugaz mes antes de que a mi alojamiento llegaran el cheque por mis servicios, una carta y varios paquetes. En la carta, Ambroise describiría los últimos días de Friederike y me hablaría de su propio deseo de regresar a llorar su muerte al lugar donde había sido creado: Ruan. Los paquetes eran sus lienzos, enviados con la esperanza de que yo los cuidase hasta que pudiera reunirse conmigo en Berlín. Entre ellos había un cuadro nuevo, del mismo estilo moderno. La composición era más refinada, los colores más vibrantes ahora que podía elegirlos como era debido. Lo había llamado Für den Mann mit den roten Haaren.

Las bombas prácticamente destruyeron Ruan en 1944, llevándose con ellas a Ambroise… y mis recuerdos de Franz.

Todo eso estaba por venir; pero ahora, en ese último día en Baviera, Friederike Leitner apoyaba su mano, cálida y palpitante, sobre la mía, observándome con sus ojos polícromos.

―Le he hecho una cosa ―dijo.

De su mesilla de noche sacó mi insignia del Gremio, que yo ni había echado en falta. La giró para mostrarme el imperdible que había fijado al dorso. Me mantuve totalmente inmóvil mientras sus dedos temblorosos me la enganchaban en la solapa, sobre el corazón.

―Es demasiado importante para que la guarde en el bolsillo, Herr Schöpfer —dijo―. Se acabó el esconderla.

La insignia de bronce, de costumbre muy oscura, destelló bajo los rayos del sol.

 

Copyright © 2016 G. V. Anderson

De la ilustración, Copyleft Pedro Belushi

 


Glosario de expresiones y términos alemanes:

Danke: gracias

Das Steingeschöpf: la criatura de piedra

Ein Garten ohne Blumen: un jardín sin flores

Er will dir helfen: quiere ayudarte

Fick dich, du blödes Arschloch: ¡que te den, estúpido gilipollas!

Für den Mann mit den roten Haaren: para el hombre del cabello rojo

Grau: gris

Hab’ keine Angst: no temas

Ja:

Keine Hunde: perros no

Keine Juden: judíos no

Queckstein: de acuerdo a la propia autora, este término significa algo así como «piedra viva»

Scheiße: mierda

Schnapps: aguardiente

Schöpfer: creador

Sturmabteilung: cuerpo armado perteneciente al partido nacionalsocialista alemán, cuya misión oficial era garantizar la seguridad y el orden en los actos del partido. Sus miembros eran conocidos como los «camisas pardas» por el color de su uniforme.

Wasserspeier: gárgola

Wer sind Sie?: ¿quién eres?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fantasía, Relatos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Das Steingeschöpf, de G. V. Anderson

  1. Gilberto dijo:

    ¡Qué maravilla de relato! Profundo, sutil, lleno de sensibilidad y con una construcción muy sólida de personajes. Merecido ganador del Premio Mundial de Fantasía. ¡Excelente traducción, Marcheto! Gracias por estos regalos. Un abrazo desde México.

    • marcheto dijo:

      Hola, Gilberto. Yo también creo que es un merecido ganador de este premio, que tal vez no sea tan popular como los Hugo, Nebula y Locus pero que se está convirtiendo en uno de mis favoritos. Así que creo que voy a seguir leyendo finalistas y ganadores del mismo a ver si pillo alguna otra joyita inédita en español. 😉
      Y una vez más muchísimas gracias por tus palabras y por dejar tu comentario.

  2. Malapata dijo:

    Muy interesante, Marcheto, gracias como siempre por la aportación.
    Supongo que el glosario habrá resultado un trabajo extra, aunque tengo que reconocerte que miré la primera palabra y luego dejé de hacerlo, el texto fluía perfectamente sin necesidad de más ayuda.
    Un saludo y hasta el siguiente cuento.

    • marcheto dijo:

      Es cierto que el glosario no es imprescindible, de hecho, yo la primera vez leí el cuento de un tirón sin buscar nada. Y fue una vez terminado cuando miré y vi que en algunos casos (sobre todo los títulos de los cuadros) sí que era interesante conocer el significado, de ahí que decidiese incluir el glosario. En cualquier caso, me alegro de que te haya gustado, y gracias por tu comentario.

  3. Patricia dijo:

    Maravilloso cuento!! Encontré el blog por casualidad hoy, y ya me suscribí. Muy bueno el sitio!!

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.