Aquí andamos, cayendo en las sombras, de Jason Sanford

Jason Sanford es un escritor estadounidense autor de un buen puñado de cuentos, ensayos y artículos. Gran parte de los más de treinta relatos que ha publicado hasta el momento han aparecido en la revista británica Interzone, que incluso ha llegado a dedicar un número a su ficción breve. Y no solo eso, sino que tres de sus relatos han ganado el Readers’ Poll de esta publicación (la encuesta en la que los lectores eligen su relato favorito de los aparecidos en la revista durante el año anterior). Una de estas tres obras, su novela corta Sublimation Angels, también consiguió en 2010 una nominación a los premios Nebula. Catorce de estos relatos están recogidos en su muy interesante antología Never Never Stories, que hace unos meses ya os recomendaba por aquí.

Jason fue asimismo uno de los fundadores de la revista literaria online storySouth, dedicada a apoyar y dar a conocer a los nuevos autores del sur de Estados Unidos. storySouth también convoca anualmente el Million Writers Award, que premia las mejores obras de cualquier género que hayan aparecido en publicaciones online, y Jason ha sido el editor de dos antologías en las que se recoge una selección de los más interesantes cuentos ganadores y finalistas de este premio. Es de destacar que una de ellas, Million Writers Award: The Best Online Science Fiction and Fantasy, está centrada exclusivamente en relatos de fantasía y ciencia ficción, y cuenta con obras de autores tan conocidos entre nosotros como Aliette de Bodard, Rachel Swirsky, Hannu Rajaniemi, Adam-Troy Castro o Lavie Tidhar.

Aquí andamos, cayendo en las sombras (Here We Are, Falling Through Shadows) se publicó por primera vez en 2009 en el número 225 de la ya mencionada Interzone. Posteriormente se ha traducido al checo y al francés, y ahora se convierte en la primera obra de este escritor que ve la luz en español, con lo que nuestro idioma se suma así a la larga lista de aquellos a los que ya han sido traducidos sus cuentos, lista que, además de los ya citados francés y checo, incluye el chino, ruso, polaco, húngaro e italiano. Se trata de un relato de ciencia ficción con algún toque de terror, que espero que os deje con ganas de seguir descubriendo la obra de este interesante autor.

Y, para terminar, vaya también en esta ocasión mi agradecimiento a Jason, que me dio todo tipo de facilidades para que pudiera disfrutar de sus cuentos y elegir de entre todos ellos aquel que más me apetecía traducir. Thanks a million, Jason!

ACTUALIZACION I: Ya podéis descargar aquí los formatos para ebook (EPUB, FB2 y MOBI) del relato. Gracias como de costumbre a nuestros colaboradores Jean y Johan.

           Descargar Aquí andamos, cayendo en las sombras DOC
         Descargar Aquí andamos, cayendo en las sombras PDF

Aquí andamos, cayendo en las sombras

Jason Sanford

Miker conducía el camión de bomberos por el barrio sumido en las tinieblas, las luces rojas de emergencia rutilando de manera sincronizada con el bajo profundo de la sirena. Coches aparcados, buzones y jardines con flores destellaban a nuestro paso, iluminados durante unos segundos antes de volverse a deslizar en la noche. Antaño, acostumbrábamos a apagar la sirena en las calles tranquilas como esta, para evitar turbar el apacible sueño de los contribuyentes. Pero ya no. Ahora queríamos que todo el mundo supiera que todavía había quien se atrevía a enfrentarse a la oscuridad.

No obstante, valentía no era sinónimo de necedad. Mientras Miker conducía, el resto de nosotros apuntábamos con los reflectores por doquier, haciendo brotar sombras profundamente quemadas allá por donde pasábamos. Cuando llegamos a una intersección, Karl, el novato salido cuatro meses atrás de la academia de bomberos, gritó:

—¡Desgarrador!

Durante un instante lo vimos: un perfil negro que intentaba alcanzarnos con unos brazos que parecían palos. Pero entonces el desgarrador se transformó y nos percatamos de que no era más que la sombra de un árbol proyectada por el foco del porche delantero de una casa.

—Me he columpiado —murmuró Karl.

—Novato —rezongó Miker desde el asiento de delante a pesar de que todos habíamos cometido ese mismo error en algún momento, y nos echamos a reír.

Las risas se interrumpieron cuando llegamos al incendio.

—Está en pleno apogeo —señaló Miker.

Miramos por las amplias ventanas del camión. Tan solo tres meses atrás, era raro que nos encontráramos incendios urbanos de grandes proporciones, puesto que siempre había alguien que llamaba al teléfono de emergencias en cuanto el humo o el fuego se dejaban ver. Ahora nadie salía por las noches y, con excesiva frecuencia, los incendios alcanzaban una gran aparatosidad antes de que la gente reparara en ellos.

—Hay un tipo asomado a la ventana de la segunda planta —dijo Karl—. Con un niño en brazos.

Yo solté un taco y Karl alargó la mano hacia el tirador para abrir la puerta.

—¡No abras esa puerta! —le ordenó la jefa de nuestra brigada, la oficial Helen Stivers.

Karl parecía estar con ganas de plantarle cara (como todos, ¡joder!), pero sabíamos que tenía razón. La actitud de Helen consistía en esa extraña mezcla de empatía y chulería típica de todos los grandes líderes. Durante sus tres décadas en el cuerpo, unos cuantos gallitos machistas habían desafiado sus órdenes, pero nunca dos veces. En una ocasión había golpeado en el rostro con una llave para neumáticos a un bombero que la había desobedecido. Ninguno de nosotros pensábamos desafiarla.

—Cuarenta y cinco segundos, chicos —anunció Helen sin perder la calma: el tiempo que tardaban las pértigas y los focos remotos de nuestro camión en estar desplegados y funcionando como era debido. Llegado ese momento, las luces dificultaban la presencia de sombras en nuestro campo de operaciones—. Mantened los ojos bien abiertos —ordenó.

Así que nos dedicamos a buscar desgarradores. Nuestros proyectores alumbraron los alrededores con tal fulgor que el incendio quedó reducido a un mero brillo apagado, como si se hubiera achantado ante nuestro poderío. Las luces también brillaban en las viviendas de la zona, revelando a los vecinos que miraban desde detrás del manto de seguridad de las cortinas y persianas. En la casa que había al otro lado de la calle, un ventanal enmarcaba a una mujer con una bata rosa que estaba arrodillada rezando.

—Ese tío está gritando —susurró Karl, señalando lo obvio como siempre hacían todos los novatos.

Miré al hombre que estaba al borde de la muerte, las nauseas atenazándome la garganta. Helen fue contando los segundos en voz alta (quince, dieciséis, diecisiete, dieciocho) para atemperar nuestros nervios y los suyos, mientras el tórrido aire que brotaba de la ventana abrasaba vivo al hombre.

Dicho sea en su honor: no soltó a la pequeña y la sostuvo lejos del alcance del humo y el fuego. Tras dirigirnos una última mirada de súplica, su rostro asfixiado desapareció por completo tragado por la humareda. Tan solo sus brazos colgaban desde la nube de humo que salía por la ventana, como si fuera un dios desconocido considerando la posibilidad de perdonar la vida de la criatura.

—Veintinueve, treinta, ¡maldita sea!, no podemos esperar —gritó Helen—. ¡Vamos!

Karl abrió la puerta y esprintamos hacia la casa. El hombre estaba quedándose sin fuerzas y ya apenas era capaz de sujetar a la niña, que no dejaba de berrear. Era de muy corta edad, dos años como mucho, y Karl y yo alargamos los brazos para cogerla. Pero cuando estaba cayendo, la imponente negrura de un desgarrador se alzó del suelo junto a nosotros, protegida de nuestros focos por un minúsculo vestigio de la sombra de un árbol. El jodido había estado esperando, confiando en que el hombre dejara caer a la niña a través de su lóbrega desgarradura en el espacio.

Contando con que Karl cogiera a la niña, encendí mi foco portátil y lo iluminé. Durante una fracción de segundo, vi otro mundo a través de su cuerpo, una escena surrealista de oscuridad sobre oscuridad, con criaturas de sombra deslizándose de aquí para allá, gritando obscenidades incomprensibles y clamando por mi alma. Y entonces, el fulgor combinado de mi foco y de los proyectores del camión lo arrolló y lo redujo a la nada.

Cuando me giré, Karl tenía a la lloriqueante niña entre sus brazos. La pequeña se apartó de su rostro, más asustada de su equipo de bombero que del incendio y del desgarrador. Levanté la vista, el cuerpo del hombre colgaba de la ventana, y Helen y Miker estaban cogiendo una escalera para intentar salvarlo.

Para cuando llegaron hasta él, ya estaba muerto.

Una vez el incendio estuvo sofocado y la niña camino del hospital, Helen le dijo a Karl que se había portado muy bien. El novato no dejaba de mirar el cadáver del hombre cubierto por una sábana, y Helen le dio un puñetazo en el brazo intentando distraerlo.

—Al menos no fue tragado por el infierno de ese bicho —murmuró Karl—. Eso tiene que ser peor que morir abrasado.

En ese momento, el viento cambió y empezó a soplar desde donde estaba el cadáver, arrastrando un tufillo grasiento a carne quemada, y yo rogué por que Karl tuviera razón.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Cuando después de mi turno llegué a casa, me encontré a Sammy, mi hija de dieciséis años, repanchigada en el sofá mirando las noticias en su lector. Me incliné para darle un abrazo, pero la mirada de malas pulgas que me lanzó hizo que me detuviera cuando ya tenía los brazos medio extendidos.

Levantó el lector con un desdeñoso movimiento de muñeca, para enseñarme el vídeo del incendio y el desgarrador. Al parecer, uno los vecinos nos había grabado la noche anterior.

—El hombre se llamaba Aaron Wills —dijo Sammy con la voz carente de entonación que había adoptado desde que nos habían arrebatado a su madre—. Su mujer estaba en la otra punta de la ciudad echando una mano a un familiar enfermo. Su hija está en el Hospital Infantil. Confían en que se recupere.

—Un hombre valiente —señalé—. Un coraje así es digno de encomio.

Sammy resopló, como de costumbre cuando yo mencionaba cualquier emoción o ideal que no se basara en el cinismo puro. Durante un instante la miré fijamente sin ver ni su pelo rapado, que ella misma se afeitaba en el cuarto de baño, ni el tatuaje negro del desgarrador de su mejilla que se extendía hacia el ojo derecho como si quisiera arrastrar su mirada hacia otra dimensión. En lugar de eso, vi a Sammy tal como era a los nueve años, la niña de larga y ondulante cabellera pelirroja a la que yo hacía cosquillas hasta que se le saltaban las lágrimas de la risa. La niña que me abrazaba con la fuerza de una serpiente pitón antes de cada turno, y que siempre me besaba en la mejilla y me susurraba que tuviera cuidado.

Ahora tales muestras de cariño parecían quedar fuera de su alcance. Como si quisiera provocarme, murmuró que debería haber dejado que el desgarrador atrapara a la niña.

No podía creer que ella hubiera dicho eso.

—¿Por qué?

—Habría terminado haciendo algo útil con su vida.

—Y… ¿tú cómo lo sabes?

—Me lo ha dicho un amigo.

Dejé escapar un gruñido. Si Sammy se había pasado la noche hablando con el desgarrador, mi suegra me iba a echar un buen rapapolvo.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Me cayó un buen rapapolvo.

Resultó que mi suegra había pillado a Sammy hablando con un desgarrador por la ventana del dormitorio. A Arlene casi le dio algo cuando vio a ese monstruo en el jardín trasero y a Sammy en la ventana con una sonrisa alelada de pirómana.

Intenté decirle a Arlene que no se preocupara. El desgarrador llevaba dos semanas presentándose en nuestro jardín, pero yo había instalado focos en el exterior de las ventanas de la habitación de Sammy que mantenían al jodido bicho a varios metros de la casa. Sin embargo, Arlene no tuvo paciencia para que le explicara mis medidas de seguridad. «Nunca es culpa tuya, ¿verdad? —me espetó, haciendo jirones mis palabras con sus agotados ojos que cortaban como cuchillas—. ¿Cuál es tu plan?, ¿permitir que esas malditas cosas te arrebaten a toda tu familia?».

Me puse tenso, mientras la parte de mí que estaba exhausta me gritaba que le partiera la cara. Sin embargo, en lugar de rendirme ante la ira, respiré hondo y la miré, y en su rostro cansado vi a mi esposa. Bueno, vi el aspecto que hubiera tenido Carie dentro de veinte años si se nos hubiera permitido envejecer juntos. El cabello pelirrojo canoso. Los finos huesos y los músculos pulidos a base de determinación y esfuerzo.

Tanto Arlene como yo sabíamos que la mórbida fascinación de Sammy por los desgarradores era consecuencia del hecho de que su madre hubiera sido asesinada por uno de ellos. Bueno, asesinada no. Arrebatada. Transformada. Como se quiera llamar a todas esas cosas tan dolorosas que esas criaturas hacían a los que atrapaban.

La primera vez que Sammy había hablado por la ventana con el desgarrador, me había temido que lo dejara entrar. Por algún motivo, los desgarradores solo aparecían cuando no había luz, y no atravesaban ni la más sencilla barrera, ya fuera una puerta o una ventana de cristal cerradas, o incluso la tela de una tienda de campaña. No se adentraban por los conductos de ventilación, ni tampoco doblaban esquinas ni curvas en el interior de los edificios, casi como si fueran auténticas sombras que no pudieran salirse del camino marcado por lo que fuera que estuviera bloqueando su luz invisible.

Había quien decía que no entraban en las casas por un cierto respeto hacia los humanos. Otros buscaban explicaciones científicas. Pero, a fin de cuentas, lo único que importaba es que si te dejabas una puerta abierta por la noche, o tenías en una ventana una fisura más gruesa que un cabello, un desgarrador podría entrar por ahí y llevársete.

Con monstruos así en el exterior de nuestras casas, lo raro era que fuéramos capaces de pegar ojo. Todo el mundo parecía apático y asustado, incluso durante el día. Eran muy pocos los que continuaban acudiendo al trabajo. En lugar de eso, la gente se apresuraba a salir en busca de comida y suministros durante el día, y se apresuraba a regresar a su hogar antes de que cayera la noche.

Le di las gracias a Arlene por haberse quedado cuidando a Sammy. Mi suegra sorbió por la nariz y se disculpó por haberse enfadado tanto.

—Es el cansancio lo que me hace hablar así —dijo, y se encaminó hacia su coche.

—Culpa mía —dijo la voz monótona de Sammy una vez el automóvil de Arlene se hubo alejado—. Me dijiste que dejara de hacer cosas raras cuando la abuela estuviera en casa. «Que dejara de hacer cosas raras», fueron tus palabras textuales.

El rostro se me crispó ante su malicioso comentario; pero en lugar de caer en la trampa le dije que no se preocupara por su abuela.

—Lo que pasa es que echa de menos a mamá —le aseguré.

Esperar que Sammy dijera que ella también echaba de menos a su madre era esperar demasiado de mi hija adolescente y emocionalmente desconectada. Me miró con el rostro carente de toda expresión y luego volvió a concentrarse en su lector.

Sintiéndome incapaz de enfrentarme a más dramas, me fui a mi cuarto y, tras cerrar la puerta y tirarme sobre la cama, me puse a llorar.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Había conocido a mi esposa dos décadas atrás. Carie era una artista de éxito que pintaba hermosas ilustraciones para libros infantiles. Los fines de semana también colaboraba como bombero rural. Su minúscula brigada era la encargada de personarse cuando se producía un accidente de coche o se incendiaban algunos matorrales en un radio de treinta minutos de la ciudad.

Una noche habían llamado a mi brigada para que acudiera en apoyo de la de Carie. Cuando llegamos nos encontramos con un almacén envuelto en llamas y a Carie arrastrando a un compañero que había sucumbido bajo el calor. Nunca olvidaré la imagen de esa mujer llena de determinación, con el cabello pelirrojo aglomerándose en su máscara, que arrastraba hacia la ambulancia a un hombre que la doblaba en tamaño.

Una vez hubimos sofocado el incendio, Carie y yo charlamos un rato. Me contó que cuando no colaboraba como voluntaria con la brigada, trabaja como ilustradora free lance. «Mi último libro fue Bu Bu tiene un chuchú», me dijo mientras se limpiaba el negro hollín y el sudor de la cara.

¿Cómo no te vas a enamorar de alguien así?

Gracias a su propia experiencia, Carie comprendía los peligros y la tensión de mi trabajo. En las ocasiones en las que otra esposa podría haber estado preocupándose por mi seguridad, ella restaba importancia al asunto. De hecho, más me quitaba a mí el sueño su trabajo como voluntaria de lo que jamás se lo quitó a ella el mío.

Los desgarradores la atraparon la noche en la que aparecieron por primera vez. Cuando en una salida de rutina para prestar asistencia médica Carie caminaba hacia la casa en la que un niño se había roto un brazo, surgió un desgarrador. Mi mujer se desvaneció antes de que su brigada pudiera reaccionar. Lo único que alcanzaron a oír fue el eco de sus gritos, que llegaban desde la nada mientras la criatura retorcía y rasgaba el cuerpo y el alma de Carie para convertirlos en algo contra natura.

Todavía sigo dándole vueltas a cómo será ese infierno al que se la llevaron.

Y rezo para que sea un lugar agradable.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Lloré hasta quedarme dormido y desperté a media tarde. Me sorprendió que Sammy no estuviera ni en su cuarto ni el jardín de atrás. En lugar de eso la encontré en el estudio del sótano, pintando en el lienzo inteligente de mi mujer. A punto estuve de gritarle que se apartara, pero me contuve. Carie ya no necesitaba el equipo electrónico de pintura, y si Sammy seguía estando interesada en pintar, debía animarla.

Me acerqué para ver qué estaba haciendo, pero ella levantó la mano indicándome que me detuviera. Durante toda su infancia, Carie había dedicado unas horas todas las semanas a pintar con nuestra hija. Sammy nunca había mostrado sus cuadros hasta que estaban terminados, momento en que enseñaba su obra con una teatral floritura de las manos. El recuerdo me hizo sonreír, y di por hecho que eso es lo que se disponía a hacer también ahora.

En lugar de eso, oí un clic electrónico, seguido por el acostumbrado suspiro de la papelera del lienzo al ser vaciada. Sammy arrancó el cartucho de memoria del panel de control y lo tiró al suelo, y luego machacó la vítrea pieza bajo su bota derecha.

Di un grito y la aparté del lienzo de un empujón. Una parte de mí oyó a Sammy golpear la pared del sótano, pero me dio igual. Toqué el lienzo inteligente y accedí a la memoria. Donde antes había habido cientos de cuadros creados por Carie y mi hija ahora no quedaba ninguno.

—¿Qué has hecho? —le pregunté con el cuerpo tembloroso.

Fue entonces cuando me percaté de que le sangraba la nariz por el golpe que se había dado contra la pared. Siendo ella como era, se incorporó como si no le doliera y se enfrentó a mi ira con una sonrisa de suficiencia.

—Esto se acabará pronto —dijo con tono despreocupado mientras se limpiaba la sanguinolenta nariz con el dorso de la mano. Su sangre salpicó de brillantes estrellas el azul claro del lienzo.

—¿El qué?, ¿tu cuadro?

—Lo de los desgarradores. Solo van a estar aquí unas cuantas semanas más.

Me acordé de las charlas de mi hija por la ventana con el desgarrador y solté una risita nerviosa.

Sammy se fue escaleras arriba y yo me quedé con el lienzo en blanco. Toquiteé los controles para acceder al programa de recuperación de archivos que Carie había instalado después de perder uno de sus dibujos por culpa de un fallo informático. Mientras el lienzo empezaba a reconstruir lo que quedaba en la memoria restante, yo subí las escaleras para decirle a Sammy que la cena estaría lista en media hora.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Nuestra brigada no funcionaba basándose en los habituales turnos de veinticuatro horas, sino que yo trabajaba de un tirón cuarenta y ocho y luego libraba cuatro días. Aunque en el ruidoso parque de bomberos siempre dormía profundamente, en mi propio hogar no conseguía descansar. Cada pocas horas recorría obsesivamente la casa, para asegurarme de que ventanas y puertas estuvieran perfectamente cerradas.

Bien pasada la medianoche, oí susurrar a Sammy al pasar junto a su puerta. Quería respetar su intimidad, pero también necesitaba disculparme por lo que había sucedido en el sótano.

Llamé a la puerta, que se abrió una rendija. «Sammy, quería…», pero me interrumpí cuando el pánico me dejó sin palabras. Los focos que había colocado en el exterior del dormitorio de Sammy estaban apagados; la ventana, abierta de par en par, y un desgarrador ocupaba la mitad del cuarto. Su cuerpo plano se cernía como una sombra henchida de dolor.

Agarré a Sammy, confiando en poder empujarla al pasillo antes de que la atrapara. Pero, en lugar de coger a mi hija, el desgarrador inhaló profundamente (a falta de una mejor palabra) y aspiró su sombra por la ventana, de vuelta al exterior. Durante un fugaz momento vi su portal. Vi su mundo carente de luz en el que aullaban fluctuantes sombras de pesadilla, criaturas que mi cuerpo sentía más que veía. Y un instante después, desapareció.

Cerré la ventana de golpe y eché el cerrojo. Sammy encendió las luces de la habitación mientras yo era presa de violentos temblores, los peores desde el terrible golpe de la abducción de Carie.

La ira se había apoderado del rostro de Sammy.

—¡Tonto del culo! —gritó dándome una fuerte patada—. Era mamá.

—¿Carie? —tartamudeé—. ¿Qué coño dices?

Sammy me miró como si fuera lerdo, y a lo mejor es que lo era.

—Ese desgarrador era mamá. O lo que queda de mamá, después de que los desgarradores la transformaran.

—Sammy, está intentando engañarte. Quiere atraparte y llevársete.

Sammy dio otra patada a la pared del cuarto, que dejó una marca en el yeso. Respiró hondo intentando calmarse.

—¿Sabes por qué se llevan a la gente?

Esperé a que Sammy me contara lo que sabía. Después de todo, el motivo por el que los desgarradores secuestraban a la gente era la única pregunta digna de ser planteada en el mundo de hoy en día.

—¿Y bien? —pregunté por fin.

—Y bien, ¿qué?

—¿Por qué se llevan a la gente?

Sammy dejó escapar una risita y me dijo:

—Pues te va a tocar averiguarlo.

Un sinsentido, como tantas otras de mis conversaciones con Sammy desde la desaparición de su madre. Lloré, grité y me reí para mí. Quería darle un abrazo de oso y no soltarla hasta que le entrara un poco de sentido común en la cabeza, quería decirle que el que su madre ya no estuviera con nosotros no era culpa de ninguno de los dos. Aunque también sabía que todo lo que mi hija decía tenía todo el sentido del mundo para ella, lo que solo servía para hacerme sentir más frustrado.

Miré por la ventana. La criatura se había vuelto a perder entre las sombras. También me fijé en que los dos focos exteriores yacían en el suelo: Sammy debía de haberlos derribado tras abrir la ventana.

Le dije que dejara encendida la luz de su cuarto hasta que se hiciera de día, para que el desgarrador no volviera. Ella se mordió el labio inferior y me dijo:

—Supongo que estás enfadado.

—¿Lo supones?

Sammy dejó escapar un suspiro.

—Mamá no me haría daño. Lo único que pasa es que me echa de menos.

La abracé dulcemente y le dije que se acostara. Cuando iba por el pasillo hacia mi habitación, la oí decir en voz baja, «Yo no voy a poder estar siempre aquí, lo sabes».

No sabía si todavía me estaba hablando a mí o si lo que farfullaba volvía a estar dirigido al desgarrador. Pero no me detuve a averiguarlo.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Para cuando me tocó empezar mi siguiente turno, Arlene ya había disfrutado de varias noches de sueño reparador y estaba de mejor humor. «Lo que me saca de quicio no es la falta de sueño —me dijo—, sino el estrés que me produce saber que esas cosas están ahí fuera y que Sammy no se da cuenta de lo peligrosas que son».

Le agradecí todo lo que había hecho por mi hija y por mí, y le enseñé las cerraduras que había instalado en todas las ventanas para que Sammy no pudiera abrirlas. Arlene pareció quedarse satisfecha y se despidió diciéndome que ya nos veríamos cuando acabara mi turno.

En el parque de bomberos, Miker, Karl y Helen estaban sentados alrededor de la mesa de la cocina bebiendo café. Les conté cómo Sammy le había abierto la ventana al desgarrador. Lo único que me callé fue que mi hija creía que se trataba de Carie.

—Sammy ha tenido suerte —dijo Helen—. La mayoría de ellos, como tengan la más mínima oportunidad de pillar a alguien, la aprovechan.

—Lo sé, pero no me quito de la cabeza lo que dijo Sammy, lo de que no le iba a hacer daño. ¿Alguna vez habéis oído hablar de que uno de estos bichos sienta un interés especial por alguien? Porque Sammy lleva semanas hablando con el jodido.

—Una amiga mía está en el FBI bastante arriba —dijo Helen bajando la voz—. Me contó que ya van unos cuantos casos de desgarradores que hablan con personas. El problema es que esas personas terminan saltando al interior del desgarrador. Así que, aunque la mayoría se conforma con secuestrar a la gente, hay unos pocos que quieren persuadirte de que lo hagas tú.

Miker y Karl asintieron como si no les pillara por sorpresa, como si ese par de mendrugos hubiera estado al tanto de algo que yo no sabía. Gracias a las escasas interacciones que habían tenido lugar entre científicos y desgarradores, sabíamos que eran inteligentes, pero que mantener una conversación con ellos resultaba complicado. La mayoría no hablaba, y era raro que los pocos que sí que lo hacían dijeran algo con sentido: a veces aseguraban ser amigos o familiares, otras soltaban mentiras y verdades con idéntica facilidad. Parecido a cuando Sammy y yo hablábamos sobre cualquier asunto que fuera más allá de lo que estaba preparando para cenar. La mitad de las veces no entendíamos lo que en realidad el otro estaba diciendo.

Karl, deseoso de convertirse en el centro de atención como el típico novato en período de prueba, nos contó que a un vecino suyo se lo habían llevado unos días antes.

—Sus alaridos se oyeron por toda la manzana. ¿Qué es lo que le hace a alguien gritar así?

Todos nos encogimos de hombros. Lo que le hacían a la gente, fuera lo que fuera, dolía como mil demonios.

—Yo creo que ya han estado aquí antes —intervino Helen—, y que por eso en nuestras religiones abundan tanto las descripciones de infiernos y demonios.

—Eso es una tontería —dijo Miker—. El infierno está lleno de fuego, no de oscuridad.

Todo esto me sobrepasaba.

—A lo mejor debería instalar más focos en el jardín —sugerí.

—Falsa seguridad —terció Helen—. Siempre van a quedar sombras donde se puedan camuflar.

—Pero ¿por qué lo hacen? —preguntó Karl.

Helen musitó que otros más capaces que nosotros no habían conseguido averiguar sus motivos. Y antes de que pudiera añadir nada más, el sonido de la alarma nos obligó a centrar nuestros pensamientos exclusivamente en el trabajo.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Durante el día, las salidas eran como en los viejos tiempos. Accidentes de tráfico. Infartos. Falsas alarmas en los escasos colegios que todavía continuaban abiertos. Sin embargo, con la puesta de sol, los civiles se apresuraban a regresar a su hogar, y el parque de bomberos perdía su intemporalidad y se convertía en un enorme y humeante cúmulo de ahora. Cerrábamos la puerta principal. Encendíamos los focos. La estación brillaba como el corazón del sol, bañando varias manzanas de la ciudad con nuestra falsa garantía de esperanza.

Creo que si fuera posible, iluminaríamos el mundo al completo para que la noche ya no existiera. Pero la luz no puede acabar con todas las sombras.

Durante las siguientes horas no tuvimos ninguna llamada. Sintiéndome osado, abrí la puerta lateral de la estación y salí al exterior. A medida que mis ojos se fueron acostumbrando a los focos, fui percibiendo una fina raya de sombra entre dos coches que había aparcados en la calle. Me cubrí los ojos con la mano a modo de escudo y caminé hacia allí. Y, efectivamente, la sombra se retorció y tembló cuando un desgarrador trató de alcanzarme en vano. Olía a almizcle y sándalo, igual que el incienso que mi mujer acostumbraba a quemar mientras pintaba.

—¿Carie? —dije.

El desgarrador flotaba por su rectángulo de sombra cuando la palabra «sí» acarició mi mente, una palabra que se mezcló con la sensación de Carie abrazándome con fuerza. Deseé con todas mis fuerzas alargar los brazos y tocarlo, descubrir si realmente era ella, pero sabía que solo estaba intentando engañarme.

—¿Por qué no os gusta la luz? —pregunté, inclinándome para verlo de más cerca—. ¿Por qué no entráis en las casas?

La criatura tan solo me miró fijamente (si es que una sombra carente de rostro puede mirar) y a continuación abrió el portal a su mundo. Como siempre, ese mundo era pura oscuridad, pero, aunque mis ojos no vislumbraron nada, mi mente lo vio todo con excesiva claridad. Presencié impotente la caída de una mujer por la brecha de oscuridad, el cabello pelirrojo, sus gritos cada vez más y más fuertes a medida que un millar de sombras afiladas se hundían una y otra vez en su piel, hurgaban, la hacían pedazos. Noté un regusto a vómito en la boca cuando me percaté de que se trataba de Carie. Eso era lo que le había pasado a la mujer a la que amaba cuando los desgarradores se habían apoderado de ella.

Pero Carie no estaba muerta. Mientras la criatura acariciaba mi mente, sentí los labios de mi esposa en los míos. «¿Por qué no venís conmigo Sammy y tú? —preguntó dulcemente, sus pensamientos entremezclándose con los míos—. Os echo tantísimo de menos…».

Retrocedí a trompicones y caí sobre la acera cuando el desgarrador se retorció intentando escapar de su prisión de sombras. Mis piernas se negaban a moverse salvo para correr hacia Carie y unirme a ella en la oscuridad. Desoyendo las inquietantes pretensiones de mi esposa, me alejé arrastrándome, cada centímetro, cada palmo, una batalla mientras Carie me suplicaba que fuera con ella… con el imaginario aroma y tacto de su cuerpo junto al mío ahogando hasta el último de mis pensamientos racionales. Cuando por fin alcancé la puerta de la estación entré gateando, y sin dejar de temblar y maldecir la cerré de un portazo.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Por desgracia, Helen se topó conmigo instantes más tarde y al momento supo que había estado en un tris de ser atrapado. Esperó a que se me pasaran los temblores y entonces me echó una buena bronca, diciéndome a voz en grito que más me valía que me olvidara de cualquier aventura suicida que pudiera tener en mente.

—No pondrás a esta brigada en peligro —me advirtió.

—Por supuesto que no. Es que esos cabrones despiertan mi curiosidad, nada más.

—¿Y has averiguado algo? —me preguntó con sarcasmo.

Me acordé de lo que Helen había dicho sobre que otros más capaces que nosotros ignoraban qué es lo que querían los desgarradores. Al ver que no respondía (ya que no me atrevía a mencionar que mi esposa podría ser ahora uno de ellos), se alejó sacudiendo la cabeza, a todas luces irritada.

Una vez a solas llamé a Arlene para preguntarle por Sammy. Mi suegra me dijo que mi hija ya se había acostado, aunque apenas eran las diez. Le di las gracias y le dije que me pasaría por casa por la mañana. Aunque me lo callé, lo que en realidad quería era hablar con Sammy sobre ese desgarrador, sobre si podría tratarse realmente de Carie.

Esa noche, la brigada al completo estaba un tanto alterada, así que alrededor de las doce nos montamos en el camión y nos dedicamos a vagar por las calles sin tráfico, cruzándonos únicamente y muy de vez en cuando con algún coche de la policía y alguna ambulancia. Acudimos a un aviso de ataque al corazón poco después de las dos de la madrugada, pero por lo demás fue una noche tranquila.

Estábamos regresando al parque de bomberos cuando Sammy me llamó al móvil. Era bastante raro que me llamara en plena noche, y todavía más que se quedara callada. Escuché por el teléfono mudo y oí el chirrido de los grillos y el sonido del viento. Y entonces mi suegra gritó, «¡Apártate de ella!».

Estaban en el exterior. Sentí cómo un escalofrío me recorría el cuerpo y entonces supe que Sammy había salido a hablar con el maldito bicho.

Helen me preguntó qué pasaba. Yo me había quedado sin palabras, me resultaba imposible contar lo que sabía.

—Mi casa —conseguí proferir a duras penas.

Helen indicó a Miker que encendiera las luces y la sirena, y aceleramos camino de mi barrio.

—No te enfades, papá —susurró Sammy por el aparato.

Su teléfono golpeó el suelo. Oí gritar a mi niña presa de terribles dolores, un sonido cuyo eco resonó mucho más tiempo del que ningún padre debería ser obligado a oír jamás.

—Tranquila —murmuré, aunque Sammy ya no me estaba escuchando—. Voy de camino.

Al llegar encontramos a mi suegra llorando en el jardín de delante, ajena a todos los peligros que la amenazaban. Iluminamos la zona y le pregunté dónde estaba Sammy. Arlene señaló el césped bajo mis botas.

Allí estaba tirado el móvil de mi hija, todavía con la línea de la llamada a mi propio teléfono.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

¿Cómo se llora a quienes podrían estar muertos o podrían estar vivos?, ¿que podrían regresar o podrían haber desaparecido para siempre?

Helen me dijo que me tomara el tiempo de permiso por motivos personales que necesitase, pero lo único que me esperaba en casa era el llanto por una hija y una esposa que rogaba siguieran con vida en el sombrío mundo infernal de los desgarradores.

Arlene me contó que a medianoche había ido a ver cómo estaba Sammy y se la había encontrado dormida. Luego había ido al cuarto de baño, momento que Sammy había aprovechado para escapar al exterior para hablar con el desgarrador. Arlene había ido tras ella, pero la criatura solo quería a Sammy.

Le dije a Arlene que no había sido culpa suya, pero no se quedó convencida. Cuando se marchó me dediqué a vagar por la casa vacía, sintiendo la persistente presencia de Sammy. Su cama deshecha. La ligera marca de su cabeza en la almohada.

En el estudio del sótano, el lienzo inteligente brillaba con su acostumbrada luz azul. Un mensaje decía que el sistema había recuperado el último cuadro que se había visualizado, probablemente el que Sammy había estado mirando antes de borrar y arruinar todo lo demás.

Mi dedo se cernió sobre el botón de visualización, pero en esos momentos no me sentí capaz de enfrentarme con el pasado. Le dije al lienzo que guardara el cuadro y subí las escaleras.

Cuando comenzó el siguiente turno volví al parque de bomberos, dando gracias por poder estar en compañía de la única familia que me quedaba.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Las dos semanas siguientes pasaron a una velocidad anestésica. Helen no me quitó ojo de encima, temiéndose algún impulso suicida por mi parte y, para mi sorpresa, fue algo que se me pasó por la cabeza. En las salidas nocturnas, yo me dedicaba a escrutar de manera obsesiva a los desgarradores que fluctuaban justo donde ya no alcanzaban a iluminar nuestros reflectores. Me descubrí avanzando hacia los cabrones, preguntándome si tendría las agallas para seguir las huellas de mi familia. Preguntándome si Carie y Sammy estarían entre los que merodeaban a nuestro alrededor.

Para mantenerme a salvo, Helen me asignaba tareas rutinarias, como encargarme de manejar los aparatos. Y tanto ella como el resto de la brigada se negaban a dejarme solo ni siquiera unos minutos.

Y entonces tuvo lugar el incendio del refugio.

El fuego se originó en una macrotienda abandonada reconvertida en albergue para personas que no tenían donde refugiarse de los desgarradores. Como era de noche, sus ocupantes tuvieron miedo de abandonar el edificio, incluso con el incendio abatiéndose sobre ellos, así que se dirigieron en estampida hacia las piezas que todavía no estaban invadidas por el humo y las llamas y se quedaron esperando a que los rescatáramos.

Nuestro camión fue el segundo en llegar. Tras desplegar nuestros reflectores, Helen ordenó a Miker y a Karl que entraran por una puerta de emergencia para echar un vistazo rápido. Menos de un minuto más tarde ya estaban arrastrando al exterior a un par de hombres jóvenes.

—Hemos oído gritar a más gente —dijo Karl mientras los técnicos en emergencias sanitarias empezaban a atender a las víctimas.

Helen clavó la mirada en mí, intentando decidir si estaba lo suficientemente entero como para jugármela adentrándome en el edificio.

—Vale, entramos los cuatro, localizamos a tantos como podamos y los sacamos.

Karl y Miker asintieron con la cabeza y volvieron a entrar. Helen comprobó mi máscara y el suministro de aire y me susurró:

—No vayas a jodernos.

Inhalé una bocanada del limpio aire embotellado y la seguí al interior.

Las nubes de humo eran tan espesas que ni se veía. Oía mi propia respiración, constante, y el fragor del fuego, un áspero «Sammy, Sammy», que retumbaba cada vez con más fuerza a medida que nos íbamos adentrando en el edificio. Justo cuando ya creía que no íbamos a encontrar a nadie, me llegó el débil eco de un grito. Agarré a Helen y la arrastré hacia el lugar de donde había llegado el sonido. Entramos en otra estancia en la que encontramos a cinco personas acurrucadas junto a una salida de emergencia. Estaban medio tumbadas sobre las baldosas del suelo, respirando los escasos restos de aire limpio.

Helen hizo ademán de ir a abrir la puerta de emergencia, pero una de las mujeres se lo impidió.

—Desgarradores —nos dijo a voz en grito—. Justo al otro lado. Ya han cogido a uno de nuestros compañeros.

Helen me hizo un gesto para que me acercara mientras informaba por radio de nuestra posición exacta y situación. Cada vez había más humo y hacía más calor. El lugar no iba a resultar seguro durante mucho más tiempo.

—No podemos sacarlos desandando el camino a través de toda esa humareda —me dijo a gritos.

Empujé la barra de apertura de la puerta para probarla, la abrí ligeramente y luego la volví a cerrar.

—Vamos a esperar —vociferé a mi vez—. Que traigan los proyectores a este lado del edificio.

Pero la espera resulta dura cuando tienes el infierno aullándote por encima del hombro. Fuimos pasando las mascarillas, para que los refugiados pudieran respirar aire limpio por turnos, pero cada vez había más humo y el fuego estaba más cerca. Los proyectores todavía no habían llegado a nuestra puerta cuando nos derribó una explosión. Una llamarada nos envolvió y el humo inundó la estancia.

—¡Salimos ya! —bramó Helen mientras agarraba a la mujer que tenía a su lado.

Uno de los hombres respondió también a gritos que él prefería arriesgarse y quedarse allí, pero yo lo obligué a incorporarse y dirigí mi foco hacia la puerta. Helen la abrió de una patada, y entre los dos empujamos a los otros cinco al exterior sin dejar de iluminar a nuestro alrededor con nuestros focos, en busca de desgarradores.

—No se separen —grité, mientras todos tosíamos al respirar el aire frío del exterior.

Cada árbol, matorral y hoja de hierba proyectaba una temblorosa franja de sombra. Desde una de las esquinas del edificio, apenas a treinta metros, la luz de los proyectores de uno de los camiones atravesó el humo.

—¡Vamos! —gritó Helen.

Corrimos hacia la luz, con Helen a la cabeza y conmigo en retaguardia empujando a los despavoridos refugiados. Una mujer alta corría a la vera de Helen y, cuando estuvimos más cerca de los proyectores, me percaté de que tenía el cabello pelirrojo; aunque justo cuando ese detalle tan nimio se estaba registrando en mi cabeza, la mujer se esfumó, y la casi imperceptible palpitación de un desgarrador ocupó su lugar. El eco de sus gritos atravesó el oscuro vacío en todas las direcciones.

—¡Lárgate! —aulló uno de los hombres que, presa del pánico, me lanzó de un empujón contra el lateral del edificio.

Mi casco golpeó con fuerza la pared de hormigón y me desplomé, aturdido, mientras el hombre se lanzaba a la carrera hacia las sombras de la noche y caía dentro de otro desgarrador. Una vez más vislumbré ese mundo de oscuridad mientras el desgraciado suplicaba clemencia. Entonces Helen se plantó frente a mí y me ayudó a incorporarme.

Los dos hombres y la mujer que quedaban de las cinco personas que habíamos intentado rescatar habían permanecido a nuestro lado. Helen los colocó entre nosotros y los proyectores de los camiones, y no dejó de hablarles intentando sofocar su pánico, «No se detengan, los tenemos cubiertos», hasta que su luz se estrelló contra el suelo, y un desgarrador se desvaneció del lugar que había ocupado. Tal como era de esperar en ella, no gritó cuando la criatura le hizo lo que fuera que le hiciera. Tan solo un único gemido de dolor flotó por el aire, seguido por el silencio.

Arrojé mi foco al desgarrador antes de que desapareciera por completo.

—Venga, llévame a mí —le grité.

Una oscuridad más profunda se alzó frente a mi rostro, desgarrando el espacio y tiempo en susurros y sabores: el rugido del fuego convirtiéndose en el cuerpo de Carie junto al mío, los tranquilizadores destellos de luz de los camiones transformándose en el grito final de Sammy cuando el desgarrador se la había llevado. Mientras mi mundo desaparecía en la oscuridad de la criatura, mis brazos y piernas se desgajaron y quedaron reducidos a las fibras musculares más básicas. Mi garganta fue presa de un espasmo antes de que me fuera arrancada por la boca, que incluso entonces se negó a dejar de lanzar alaridos. El desgarrador soltó una risa burlona y supe de sopetón que lo peor todavía estaba por llegar. Nuestras almas se fundirían. La mía en la suya, y la suya en la mía. Y lo que era peor, el hijo de puta nunca dejaría de reírse por lo que me había hecho.

Y entonces, de pronto, el dolor desapareció.

Yo seguía parcialmente dentro del él y él dentro de mí, pero ese regocijo inmoral que había sentido unos momentos antes había desaparecido, sustituido por la monótona voz de mi hija que me susurró, «Tranquilo, papá».

La interrupción pareció molestar al desgarrador, que intentó deshacerse de Sammy. Sin embargo, esta se limitó a desvanecerse de donde quiera que estuviera para aparecer junto a mí dentro de la criatura, cuya conciencia lanzó un fugaz grito antes de que Sammy lo absorbiera, exactamente lo mismo que él había estado intentado hacer conmigo.

Caí de rodillas, incapaz de comprender lo que estaba sucediendo. Estaba dividido entre dos mundos. A lo lejos seguía sintiendo la presencia de las tres personas a las que había estado intentando salvar, que en la realidad terrenal estaban apiñadas alrededor de mi cuerpo; pero también estaba flotando en un mundo que no era capaz ni de empezar a comprender, envuelto en la oscuridad. Mis ojos ya no me servían para nada, aunque estaba viendo millones de sombras que giraban, reían y se destrozaban las unas a las otras con total desenfreno.

—Soy una de ellos —dijo Sammy, que compartía conmigo el cuerpo del desgarrador—. Mamá me prometió que si venía estaría con ella.

Y, de improviso, la conciencia de mi esposa afloró en el interior del desgarrador en el que estábamos Sammy y yo. Diría que Carie me abrazó, si pudiera decir que todavía tenía brazos con los que tocar; pero, en lugar de eso, ella y Sammy eran fantasmas, que habitaban el extraño vacío que era el cuerpo del desgarrador.

Al ver que no comprendía, se abrieron a mí.

Vi a los desgarradores: ancestrales, poderosos, su forma de vida totalmente ajena a la humana. El intercambio de consciencias entre ellos era algo similar a nuestra comunicación con palabras. Esas sombras que eran sus cuerpos eran meros contenedores para un eterno desfile de almas, almas que continuamente se combinaban y alteraban con cada interacción que se producía entre ellos. Una consciencia fuerte podría absorber a una más débil, para tan solo momentos después ser engullida por otra todavía más poderosa, y dividirse en dos nuevos entes un segundo más tarde. Pero nada se perdía realmente, puesto que los desgarradores se mezclaban y se dividían y se mezclaban una y otra vez.

—No lo entiendo —dije.

—Imagínate que estamos hablando —me explicó Sammy—. Imagínate las almas humanas como palabras. Cada vez que hablaras, tu conciencia te abandonaría y se mezclaría con todas las personas que te han escuchado. Y a medida que la gente fuera repitiendo lo que habías dicho, te irías transformando sin cesar en algo nuevo. Pero tú también permanecerías. Cambiado. Distinto. Aunque todavía en parte tú mismo.

Sacudí la cabeza, mi mente presa del vértigo mientras sentía cómo esa imagen de Carie y Sammy abrazándome se transformaba; porque estas no eran la Carie y la Sammy que yo recordaba. Sentí los cientos de desgarradores que ya se habían combinado con ellas. Y, aunque todavía me querían, también eran capaces de hacer trizas mi alma para satisfacer sus propias necesidades.

—Haces que suene fatal —susurró Carie con su esa voz que era como un sueño para mí—, pero es muy sencillo: los desgarradores necesitan puntualmente una inyección de nuevas consciencias, y en esta ocasión han elegido la Tierra. Todo un honor para la humanidad.

—¿Un honor? —dije, horrorizado ante estas criaturas que ya no eran ni mi esposa ni mi hija—. Roban a la gente. La despedazan. ¿Y a eso lo llamas honor? ¡Lo que hacen está mal! No tiene vuelta de hoja. ¡Está mal!

Sammy soltó una risita y dijo:

—El mal es una creación humana. Ellos no entienden el concepto.

Grité cuando Carie y Sammy hurgaron en mi alma, cada una lamiendo distintos fragmentos de mi ser, cada una saboreando y decidiendo qué partes asimilar. Sabía que simplemente tenía que ceder. Que eso me permitiría vivir con ellas para siempre. No obstante lo cual sentí crecer en mí una ira familiar. Pataleé y mordí y golpeé y aullé, un fantasma luchando contra fantasmas. Incapaz de saber si este era realmente mi cuerpo o si no era más que una ilusión, pero a pesar de ello negándome a rendirme.

Carie y Sammy se detuvieron.

—¿No quieres estar con nosotras? —me preguntó Carie, dolida por mi decisión.

La angustia inundó de lágrimas mis ojos, pero sabía que no se trataba de mi propia emoción. Era la de ella. La de ellas.

—No —dije—. Me niego a vivir así.

Pensé que Carie se enfadaría conmigo, pero solo se rió. Su mente bailoteó por el aire igual que sus dedos solían revolotear sobre sus mágicos lienzos. Aunque, en lugar de crear colores e imágenes, en esta ocasión fueron los desgarradores los que giraron al compás de sus movimientos, ajenos a los cambios que los humanos que nos habían robado estaban introduciendo en su mundo. Carie se sumergió en un desgarrador que pasaba. Un eco de su alma se instaló en la criatura, que se disponía a atrapar a la aterrada mujer que allá en la realidad terrenal seguía aferrándose a mi cuerpo. El desgarrador la soltó y se alejó flotando, sin estar seguro de por qué se sentía avergonzado de lo que había estado a punto de hacer.

—Esto es arte —dijo Carie—. El arte más profundo.

Me acordé de Carie sentada frente al lienzo en su estudio, con Sammy trabajando a su lado, y me sentí tentado de quedarme con ellas. Terriblemente tentado. Pero la Carie a la que yo amaba nunca se hubiera llevado a nuestra hija a un mundo así. La Carie que yo conocía había desaparecido, y no me gustaba el camino tomado por lo que quedaba de ella y de Sammy.

—No —repetí.

Durante un fugaz momento, sus almas se enlazaron, nadando, entrando y saliendo la una en la otra, intercambiando retazos de conciencia mientras decidían mi destino. Y entonces Sammy, y Carie, me besaron en la mejilla.

—Te echaremos de menos —dijo mi hija, permitiéndome verla una última vez como la niña pelirroja que me abrazaba antes de cada turno.

Carie y Sammy me enderezaron, me suturaron, me recompusieron, antes de arrojarme de nuevo a la realidad. Al volver en mí me encontré con los tres refugiados del incendio, a los que el miedo había mantenido apiñados a mi alrededor. Los hice ponerse en pie y les aseguré que no les iba a pasar nada. Y entonces los llevé hasta el camión de bomberos y la seguridad de las luces.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Los desgarradores desaparecieron pocos días después.

Existen innumerables teorías sobre qué es lo que querían, pero yo creo lo que Carie y Sammy me mostraron. Los desgarradores están hechos para la oscuridad. Son incapaces de tolerar que en su mundo brille ni el más mínimo vestigio de luz. Aunque la idea de que no entraban en nuestras casas y edificios por respeto hacia nosotros es una gilipollez. Lo hacían porque de ese modo disfrutaban más con la caza. Esa ilusión de seguridad que nos concedían nos hacía vivir más atemorizados, y cuanto más los temíamos más disfrutaban ellos del festín de nuestros momentos finales de agonía.

Me niego a aceptar la creencia de los desgarradores de que el «mal» no es más que una creación humana. Tras haber estado en su mundo sé que su forma de vivir es reprobable. Totalmente reprobable. Y no dejaré de proclamar esta sencilla verdad hasta el día de mi muerte.

Pero tal vez, solo tal vez, se les pueda obligar a cambiar.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Tras regresar a mi casa después de luchar contra el incendio del refugio, dormí dos días de un tirón. Cuando por fin desperté, bajé al sótano, donde el lienzo brillaba con su suave luz azulada.

Accedí a la única obra que el sistema había recuperado. Era un dibujo de nuestra familia, pintado con los dedos por Sammy cuando solo tenía seis años. Yo tenía a Carie a un lado, el cabello pelirrojo por el hombro, su mano desproporcionadamente grande cogida de la mía. Y al otro tenía a Sammy, con una enorme sonrisa verde que rozaba las mejillas de su rostro circular, y su caricaturesca mano también cogida de la mía.

Sonreí, y asimismo sentí las sonrisas de lo que ahora queda de Carie y Sammy perviviendo en mi interior.

Me pregunté cómo serían ellas dentro de unos años, si es que los desgarradores regresaban alguna vez. A lo mejor el arte que confiaban en crear llegaría a funcionar de verdad. A lo mejor nosotros, los aterrorizados humanos, realmente podríamos transformarlos. A lo mejor lo que quedaba de mi mujer y mi hija sería la consciencia que por fin consiguiera que dejaran de cometer esas vilezas.

O a lo mejor simplemente me estoy engañando a mí mismo, por miedo a enfrentarme a la verdad de la vida.

Puesto que mi única alternativa era mantener viva esa chispa de esperanza, guardé el dibujo de Sammy y apagué el lienzo. Y me volví a adentrar en la noche para ver si en la estación les hacía falta que hiciera un turno extra.

Copyright © 2009 Jason Sanford

Esta entrada fue publicada en Ciencia Ficción, Relatos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Aquí andamos, cayendo en las sombras, de Jason Sanford

  1. Gilberto dijo:

    Otro gran autor contemporáneo que ve la luz en castellano por vez primera, además de ser un gran promotor del género online ¡y en tu blog, Marcheto! ¡Felicidades!

    • marcheto dijo:

      Es increíble la inmensa cantidad de autores contemporáneos interesantes que están inéditos en español. Por un lado a mí me facilita las cosas, pero por otro es una auténtica lástima que alguien como Jason Sanford no tuviera todavía nada traducido por aquí. Por mi parte estoy encantada de haber podido poner fin a esta situación.🙂

  2. Pedro L. M. dijo:

    Perturbador y original relato, Marcheto.
    Me quedo con ganas de leer más cosas de Sanford.
    Un saludo.

    • marcheto dijo:

      Sería estupendo que alguien se animara a publicar algo más de Sanford en español. Su obra breve es original y francamente variada. Bueno, por de pronto me conformo con que este cuento os esté gustando y os sirva a unos cuantos para descubrir a este autor.

  3. Abutarda dijo:

    Una historia corta muy fácil de leer, sin complicarse la vida en enrevesadas explicaciones pero sin ser simplona. Me ha gustado bastante.

    • marcheto dijo:

      Hola, Abutarda, y bienvenido.
      Me alegro de que te haya gustado el relato, y espero que te haya dejado con ganas de seguir leyendo más de los cuentos del blog. Y, por supuesto, gracias por tu comentario.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s