Las abejas, de Dan Chaon

Dan Chaon es un autor al que muchos de vosotros conoceréis, puesto que el año pasado ya pudisteis leer aquí mismo su impactante Pequeña América. Y vaya nuestra enhorabuena para Dan, ya que este cuento fue el ganador de nuestra segunda encuesta anual en la categoría de “Relato favorito”, algo que resulta especialmente meritorio dado que no estaba incluido en la antología anual. Así que, cumpliendo mi promesa, hoy tengo el placer de volver a tener aquí otro de sus relatos.

Las abejas (The bees) se publicó por primera vez en 2003 en McSweeney’s Mammoth Treasury of Thrilling Tales, antología editada por Michael Chabon, que contaba con relatos de escritores de primera categoría (desde Dave Eggers o Jim Shepard hasta Stephen King o Harlan Ellison, pasando por Kelly Link o el propio Chabon), y en la que cabían todos los géneros (aventuras, ciencia ficciChaon_STAY AWAKEón, thriller…) siempre que fueran obras emocionantes, que consiguieran que al lector se le acelerara el pulso o que le recorriera un escalofrío. Meses después, Las abejas fue incluido en dos antologías de la mejor ficción breve del año: The Best American Short Stories 2003 (editada por Walter Mosley y Katrina Kennison, con los mejores relatos de literatura generalista de 2003) y The Year’s Best Fantasy & Horror 2004 (esta sí centrada en cuentos de fantasía y terror, y editada por Ellen Datlow, Gavin J. Grant y Kelly Link). Posteriormente también ha aparecido en Poe’s Children: The New Horror, editada por Peter Straub, que incluye relatos  que siguen la estela de la obra de Poe, y en Stay Awake, la última colección de cuentos de Dan publicada en 2012. Como podéis comprobar, todo un currículum el de esta obra, así que confío en que os guste tanto como Pequeña América.

Y, para finalizar, en esta ocasión quiero dar las gracias en primer lugar a la editorial Random House Mondadori, que ha sido quien me ha autorizado a publicar este relato aquí. Y, también, por supuesto, al propio autor, por lo receptivo que se ha mostrado en todo momento ante mis propuestas, por el apoyo que me ha prestado para las gestiones que he tenido que realizar en este caso, y por la amabilidad de la que siempre ha hecho gala. Así que, once again, thanks a million, Dan!

ACTUALIZACION I: Ya tenéis disponible aquí para su descarga el archivo con el cuento en los formatos para ebook (EPUB, FB2 y MOBI). Gracias una vez más por su colaboración a Johan y Jean Mallart.

        Descargar Las abejas DOC        Descargar Las abejas PDF

Las abejas

Dan Chaon

El hijo de Gene, Frankie, se despierta gritando. Un hecho que se ha convertido en algo habitual; dos o tres veces por semana, cada vez a una hora distinta: a medianoche, a las tres de la madrugada, a las cinco… Un aullido agudo y vacío que arranca a Gene de la inconsciencia igual que unos dientes afilados. Es el sonido más horrible que alcanza a imaginar, el sonido de un niño pequeño muriendo de manera violenta: cayendo desde un edificio, atrapado por una máquina que le está cercenando un brazo, o siendo destrozado por una fiera. Da igual cuántas veces lo oiga: siempre se despierta sobresaltado y con todas esas imágenes rondándole por la cabeza, y siempre corre, y al irrumpir en la habitación de Frankie se lo encuentra sentado en la cama, los ojos cerrados, la boca abierta formando un óvalo como si estuviera cantando un villancico. Si le hicieran una fotografía, parecería estar inmerso en una especie de tranquilo trance, como si estuviese esperando que le dieran una cucharada de helado en lugar de estar emitiendo ese espantoso sonido.

«¡Frankie!», grita Gene, y da una fuerte palmada delante de la cara del niño. Lo de la palmada funciona. Siempre consigue que el alarido se interrumpa bruscamente y que Frankie abra los ojos y mire parpadeando a Gene, con una vaga consciencia, para a continuación recostarse de nuevo en la almohada y, tras acurrucarse unos instantes, quedarse inmóvil. Está profundamente dormido, siempre está profundamente dormido, no obstante lo cual, e incluso tras todos estos meses, Gene no puede evitar continuar inclinándose para apoyar la oreja en el pecho del niño y asegurarse de que todavía respira, de que su corazón sigue latiendo. Como siempre ocurre.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

No consiguen dar con ninguna explicación. Por la mañana, Frankie no recuerda nada, y en las escasas ocasiones en las que han conseguido despertarlo en mitad de uno de sus ataques de gritos, simplemente se muestra somnoliento e irritable. Una noche, la esposa de Gene, Karen, lo sacudió sin parar hasta que finalmente abrió los ojos adormilado.

—Cielo —le dijo Karen—. Cielo, ¿tenías una pesadilla?

—No —respondió él tras gemir brevemente, desconcertado y molesto porque lo habían despertado; eso fue todo.

No logran identificar unas características comunes. Puede suceder cualquier día de la semana, en cualquier momento de la noche. No parece tener relación con la dieta ni con sus actividades diurnas y, que ellos sepan, tampoco tiene su origen en algún tipo de desasosiego, puesto que durante el día se le ve de lo más normal y feliz.

Lo han llevado varias veces a la pediatra, pero la doctora no parece tener gran cosa que aportar. La doctora Banerjee les asegura que físicamente no le pasa nada, y les explica que estos episodios no son infrecuentes en niños de la edad de Frankie —que tiene cinco años— y que en la mayoría de los casos se trata de un problema pasajero.

—No ha sufrido trauma emocional alguno, ¿verdad? —pregunta la doctora—. ¿Algo fuera de lo corriente en casa?

—No, no —murmuran ambos al alimón mientras niegan con la cabeza.

—Ay, estos padres… —dice ella con un encogimiento de hombros—. Lo más probable es que carezca de importancia. —Y tras dirigirles una breve sonrisa añade—: Y ya sé que es difícil, pero me temo que tendrán que sobrellevarlo como puedan hasta que se le pase.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Pero es que, claro, la doctora nunca ha oído esos gritos. Las mañanas después de las «pesadillas», tal como Karen las llama, Gene se siente inquieto, tenso. Trabaja como conductor para United Parcel Service, una empresa de mensajería, y durante el transcurso del día siguiente a uno de esos ataques nota un murmullo apenas perceptible, en su umbral auditivo, un ruido de fondo persistente y firme, que lo acompaña en su interminable deambular por las calles en la camioneta. Se detiene al borde de la calzada y escucha. Las sombras de las hojas estivales tiemblan susurrantes sobre el parabrisas, y los coches aceleran en una carretera cercana. De la copa de un árbol llega el silbido como de olla a presión de una cigarra.

Gene cree que algo malo anda tras de él desde hace mucho tiempo, y que ahora, finalmente, se está acercando.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Cuando llega a su hogar por la noche reina la normalidad. Viven en una zona residencial en las afueras de Cleveland, en una casa antigua, y a veces después de cenar trabajan juntos en el pequeño huerto que tienen en la parte de atrás —tomates, calabacines, judías verdes, pepinos— mientras Frankie juega con el Lego sobre la tierra. O pasean por el barrio, con Frankie precediéndoles montando en su bicicleta acompañado por los chirridos de los ruedines laterales. Se sientan en el sofá y miran juntos los dibujos animados, o se entretienen con juegos de mesa, o pintando con ceras. Una vez que Frankie se ha dormido, Karen se pone a estudiar en la mesa de la cocina (está matriculada en enfermería) y Gene se sienta fuera, en el porche, hojeando algún semanario o novela, fumando los cigarrillos que le ha prometido a Karen dejar cuando cumpla los treinta y cinco. Ahora tiene treinta y cuatro, y Karen veintisiete, y es consciente, cada vez con más frecuencia, de que esta no es la vida que se merece. Ha tenido una suerte increíble, piensa. Ha sido bendecido, como la cajera favorita de Gene siempre dice. «Que Dios le bendiga», le desea cuando le entrega el ticket tras recibir el dinero, y él siente como si la mujer lo hubiera rociado con su beatitud amable y de persona de a pie. Le hace acordarse de cuando mucho tiempo atrás una enfermera mayor le cogía la mano en el hospital y le aseguraba que rezaba por él.

Sentado en la silla de jardín y mientras inhala el humo del cigarrillo no puede evitar acordarse, muy a su pesar, de aquella enfermera. Se acuerda de cómo se inclinaba sobre él, de cómo le cepillaba el cabello y lo miraba, encerrado en una escayola de cuerpo entero, luchando entre sudores contra el síndrome de abstinencia y el delírium trémens.

Por aquel entonces, él era otra persona. Un borracho, un monstruo. A los dieciocho años se había casado con la muchacha a la que había dejado embarazada, y a partir de ese momento se había dedicado lenta pero inexorablemente a arruinar sus vidas. Cuando los abandonó, a su esposa y a su hijo allá en Nebraska, tenía veinticuatro años y se había convertido en un peligro tanto para sí mismo como para los demás. Creía haberles hecho un favor marchándose, aunque todavía se sentía culpable cuando volvía la vista atrás. Años después, cuando ya no bebía, incluso había intentado localizarlos. Quería reconocer lo impropio de su comportamiento, pagar la manutención del niño, pedir perdón. Sin embargo, no consiguió dar con ellos. Mandy ya no vivía en la pequeña ciudad de Nebraska donde se habían conocido y casado, y no había dejado su nueva dirección. Sus padres habían muerto y nadie parecía saber adónde se había marchado.

Karen no conocía toda la historia. Para alivio de Gene no había demostrado demasiada curiosidad sobre su vida anterior, aunque estaba al tanto de que le había pegado a la bebida, de que había pasado por alguna mala racha. También sabía que había estado casado anteriormente, aunque no estaba al corriente de todos los detalles; no sabía que tenía otro hijo, por ejemplo, no sabía que había abandonado a su familia una noche, sin equipaje alguno, que simplemente había cogido el coche y se había largado, con una petaca sujeta entre las piernas, conduciendo en dirección este tan lejos como fue capaz de llegar. No sabía que se había estrellado, que había tenido un accidente en el que debería haber muerto. No sabía lo malvado que había sido.

Era una buena chica, Karen, aunque es posible que su familia la hubiera protegido en exceso. Y a decir verdad, Gene se sentía avergonzado (e incluso asustado) con solo imaginarse cómo reaccionaría ante la verdad de su pasado. No sabía si Karen hubiera confiado plenamente en él de haber estado enterada de toda la historia y, a medida que había pasado el tiempo y se habían ido conociendo mejor, cada vez se había sentido menos inclinado a revelársela. Gene creía haber escapado a su antiguo yo, y cuando Karen se había quedado embarazada, poco antes de que se casaran, se dijo que esa era su oportunidad de hacer las cosas de otra manera, de hacerlas mejor. Habían comprado la casa juntos, Karen y él, y ahora Frankie empezaría a ir a preescolar en otoño. Había cerrado el círculo, había llegado al punto exacto en el que su antigua vida con Mandy y su hijo, DJ, se había desmoronado. Levanta la vista y ve a Karen que se ha acercado a la puerta trasera y le está hablando a través de la contrapuerta de malla. «Creo que es hora de acostarse, cariño», le dice ella y, con un estremecimiento, Gene aparta a un lado esos pensamientos, esos recuerdos. Y sonríe.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Últimamente está un tanto alterado. Los meses de continuos sobresaltos nocturnos están empezando a pasarle factura, porque cada vez que Frankie sufre uno de esos episodios a él luego le resulta difícil volver a conciliar el sueño. Cuando Karen lo despierta por la mañana, con frecuencia se nota espeso y amodorrado, como si tuviera resaca. No oye el despertador y, cuando a duras penas consigue salir de la cama, le cuesta trabajo mantener a raya su mal humor y siente cómo la irritación se va acumulando en su interior.

Él ya no es ese tipo de persona, ya no lo es desde hace mucho tiempo. No obstante lo cual no puede evitar sentirse preocupado. Dicen que tras varios años de navegar por aguas tranquilas llega una segunda racha de sentir mono; transcurridos unos cinco o siete años, este regresa sin previo aviso. Ha estado dándole vueltas a la idea de volver a las reuniones de Alcohólicos Anónimos, aunque lleva una buena temporada sin acudir, desde que conoció a Karen.

Tampoco es que cada vez que pase por una tienda de bebidas alcohólicas le dé un tembleque, ni siquiera que le suponga un problema beber refrescos y cerveza sin alcohol cuando sale por ahí con sus amigos. No. El problema llega por las noches, cuando está dormido.

Gene ha empezado a soñar con su primer hijo, con DJ. Tal vez tenga que ver con que esté preocupado por Frankie, pero lleva ya varias noches seguidas en las que se le ha aparecido la imagen de DJ a los cinco años. En el sueño, Gene está borracho, jugando al escondite con su hijo en el jardín de detrás de la casa de Cleveland en la que vive actualmente. En el jardín hay un grueso sauce llorón, y Gene ve al niño salir de detrás del árbol y correr por el césped feliz, sin miedo, tal como lo haría Frankie. DJ mira por encima del hombro y se ríe, y Gene lo persigue entre trompicones, con el buen humor producto de al menos media docena de cervezas, un padre borracho, ridículo. Es todo tan real que cuando se despierta todavía se siente ebrio. Y tarda varios minutos en conseguir quitarse de encima esa sensación.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Una mañana, después de que Gene haya tenido uno de estos sueños, uno especialmente vívido, Frankie se despierta y se queja de que nota algo raro, «justo aquí», dice señalándose la frente. No es dolor de cabeza, añade.

—¡Es como abejas! —explica—. ¡Abejas zumbando! —Se frota la frente con la mano—. Dentro de mi cabeza. —Y añade tras pensar un momento—: Como cuando las abejas se chocan contra la ventana cuando se han metido en casa y quieren salir. —La descripción le gusta y se da golpecitos con los dedos en la frente mientras susurra, «Zzzzzz», a modo de demostración.

—¿Te duele? —pregunta Karen.

—No, me hace cosquillas.

Karen dirige a Gene una mirada de preocupación. Hace tumbarse a Frankie en el sofá y le dice que cierre los ojos un rato. Tras unos minutos, Frankie levanta la cabeza, sonriendo, y dice que se le ha pasado.

—Cielo, ¿estás seguro? —pregunta Karen. Le aparta el pelo y le pone la mano en la frente—. No tiene fiebre —dice, y Frankie se incorpora impacientemente, de pronto más interesado en lo que está pasando en el programa que están poniendo en la televisión que tienen en la sala de estar.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Karen coge uno de sus libros de enfermería, y Gene ve cómo la preocupación hace que su rostro se tense a medida que va pasando lentamente las páginas. Está mirando el tercer capítulo, «Sistema neurológico», y Gene la observa detenerse aquí y allá mientras repasa una lista de sinónimos.

—Deberíamos volverlo a llevar a la doctora Banerjee —sugiere Karen.

Gene asiente con la cabeza, acordándose de lo que la doctora había dicho sobre un «trauma emocional».

—¿Te dan miedo las abejas? —le pregunta a Frankie—. ¿Estás preocupado por eso?

—No, no demasiado.

Cuando Frankie tenía tres años le había picado una abeja encima de la ceja izquierda. Habían salido de excursión al campo juntos, cuando todavía no sabían que Frankie era «moderadamente alérgico» a las picaduras de abeja. Pocos minutos después del picotazo, la cara de Frankie ya había empezado a hincharse, a desfigurarse; los ojos inflamados ya estaban medio cerrados; parecía como deforme. Gene no creía haber tenido más miedo en toda su vida, mientras corría por el sendero con la cabeza de su hijo apoyada contra el corazón, intentando llegar al coche y llevarlo al médico, aterrorizado ante la idea de que el niño estuviera muriéndose, a diferencia del propio Frankie, que estaba tranquilo.

Gene se aclara la garganta. Conoce la sensación de la que habla Frankie; él mismo la ha sentido, esa extraña y leve vibración en el interior de la cabeza. Y, de hecho, justo ahora mismo la está volviendo a notar. Se presiona la frente con la yema de los dedos. «Trauma emocional», musita mentalmente, pero está pensando en DJ, no en Frankie.

—¿De qué tienes miedo? —le pregunta Gene a Frankie tras unos instantes—, ¿de qué?

—¿Sabes qué es lo que más miedo me da? —dice Frankie abriendo los ojos como platos, imitando lo que sería una mirada de terror—. La mujer sin cabeza, que anda por el bosque buscándola. «Devolvedme… mi… cabeza…».

—¡¿Dónde demonios has oído esa historia?! —exclama Karen.

—Me la contó papá, cuando estuvimos de acampada.

Gene se sonroja incluso antes de que Karen le lance una mirada de irritación.

—Pues genial —dice ella—. Estupendo.

—Es que estábamos contando historias de fantasmas —explica Gene en voz baja evitando su mirada—. Creí que la historia le haría gracia.

—¡Santo cielo, Gene! ¿Con las pesadillas que tiene? Pero ¿en qué estabas pensando?

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Es uno de esos recuerdos desagradables, de esos que generalmente es capaz de evitar. De pronto se acuerda de Mandy, de su anterior esposa. Ve en el rostro de Karen la misma mirada que Mandy le dirigía cuando él la cagaba. «¿Es que eres idiota o qué? —solía espetarle Mandy—. ¿O es que estás mal de la cabeza?». Al parecer, por aquel entonces Gene no era capaz de hacer nada a derechas y, cuando Mandy le gritaba, la vergüenza y la cólera reprimida hacían que se le encogiera el estómago. «Lo intenté —pensaba él—. ¡Joder!, de veras que lo intenté», pero era como si, hiciera lo que hiciera, nada le saliese bien. Y esa sensación se instaló pesadamente en su pecho, hasta que un día, cuando las cosas se habían puesto peor, incluso llegó a pegar a Mandy. «¿Por qué quieres que me sienta como un mierda? —le había dicho por entre los dientes apretados—. Yo no soy un gilipollas». Y cuando ella lo miró con cara de fastidio, la golpeó con tanta fuerza que la tiró de la silla.

Eso ocurrió la vez en que había llevado a DJ a la feria. Era un sábado y había estado bebiendo un poco, así que a Mandy no le hizo demasiada gracia; pero, después de todo, pensó él, DJ también era su hijo y tenía derecho a pasar un rato con su propio hijo; y Mandy no era su jefa aunque ella pensara que sí lo era. A ella le gustaba hacer que Gene se odiara a sí mismo.

Mandy estaba enfadada con Gene por haber montado a DJ en el Torbellino. Un error, él mismo se había dado cuenta después, pero el propio DJ había insistido. Tenía cuatro años recién cumplidos y Gene acababa de cumplir los veintitrés, lo que lo hacía inexplicablemente viejo; así que le apetecía divertirse un rato.

Además, nadie le advirtió que no debía montar a DJ en el cacharro. Cuando DJ y él pasaron por la verja, el encargado de recoger los tickets incluso les dedicó una sonrisa, como diciendo, «Aquí tenemos a un joven enseñándole a su hijo cómo pasar un buen rato». Gene guiñó el ojo a DJ y le sonrió mientras le daba un trago a una petaca con licor de menta. Se sentía como un buen padre. Y deseó que su propio padre le hubiera llevado a la feria y se hubiera montado con él en las atracciones.

La puerta que daba paso al Torbellino se abrió como la escotilla de un gran platillo volante plateado. En la misma entrada ya se oía una atronadora música discotequera, todavía más fuerte en el interior, que consistía en una habitación circular con paredes blandas y acolchadas. Uno de los empleados hizo que Gene y DJ se colocaran de pie con la espalda apoyada en la pared y los sujetó con unas correas, el uno al lado del otro. Gene se sentía cariñoso y expansivo por efecto del licor. Cogió a DJ de la mano, prácticamente rebosando amor. «Prepárate, chavalote —le susurró—. Va a ser una pasada».

La escotilla del Torbellino se selló con un suspiro presurizado. Y entonces, lentamente, las paredes a las que estaban sujetos empezaron a girar. Gene apretó con más fuerza la mano de DJ mientras comenzaban a rotar, cogiendo velocidad. Tras unos instantes, el acolchado de las paredes al que estaban sujetos se deslizó hacia arriba, y la fuerza producto de la rotación los empujó hacia atrás, manteniéndolos pegados a la superficie de la pared rotatoria igual que el hierro a un imán. A Gene le pareció como si alguien estuviera tirando de sus mejillas y labios, y la sensación de impotencia le hizo reír.

En ese momento, DJ comenzó a gritar:

—¡No! ¡No! ¡Que pare! ¡Paradlo!

Eran unos alaridos terribles y Gene agarró con más fuerza la mano del niño.

—Tranquilo —le gritó jovialmente por encima del estruendo de la música—. No pasa nada. ¡Estoy aquí!

Sin embargo, lo único que consiguió fue que DJ vociferara todavía con más fuerza. Los chillidos parecían moverse en círculos, pasando a toda velocidad junto a Gene, dando más y más vueltas por la circunferencia de la atracción, dejando una estela de ecos fantasmales a su paso. Cuando el aparato se detuvo finalmente, DJ sollozaba entre jadeos, y el hombre en la cabina de control los miró con cara de pocos amigos. Gene notó sobre él las circunspectas miradas de censura del resto de los ocupantes de la atracción.

Gene se sintió fatal. Un rato antes estaba exultante al pensar que por fin iban a poder disfrutar de uno de esos momentos memorables de camaradería entre padre e hijo… mientras que ahora notaba cómo su corazón se iba sumiendo en la oscuridad. DJ siguió gimoteando incluso cuando ya habían salido de la atracción y estaban caminando por el paseo central de la feria, incluso cuando Gene intentó distraerlo prometiéndole un algodón de azúcar y muñecos de peluche.

—Quiero irme a casa —le pidió DJ sin dejar de lloriquear—. ¡Quiero irme con mamá! ¡Quiero irme con mamá!

Gene se sintió dolido al oírlo y apretó los dientes.

—¡De acuerdo, llorica! —le espetó entre dientes—. Vámonos a casa con tu mamaíta. Te juro por lo más sagrado que nunca más te voy a llevar a ninguna parte. —Lo zarandeó suavemente—: ¡Leches!, ¿qué demonios te pasa? Fíjate, todos se están riendo de ti, ¿los ves? Están diciendo, «Mira ese chaval, tan mayor y berreando como una niñita».

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

El recuerdo le ha venido de sopetón. Había olvidado por completo ese episodio, pero ahora no consigue quitárselo de la cabeza. Esos gritos, bastante parecidos a los de Frankie en mitad de la noche, atraviesan una y otra vez la membrana de sus pensamientos, sin previo aviso. Al día siguiente se encuentra rememorando el episodio de nuevo, con el recuerdo de los gritos afectándole tan profundamente que incluso se ve obligado a echarse a un lado de carretera y parar la camioneta, y entonces se lleva las manos a la cara y piensa, «¡Qué horror!, ¡qué horror!». A DJ le debió de parecer que su padre era un monstruo.

Sentado en la camioneta, desea poder encontrar una manera de localizarlos, a Mandy y a DJ. Desea poder decirles cuánto lo siente y enviarles dinero. Apoya las yemas de los dedos en la frente mientras los coches pasan a su lado en la calle, mientras un anciano abre las cortinas y mira por la ventana de la casa frente a la que Gene está aparcado, con la esperanza de que le traiga un paquete.

«¿Dónde están?», se pregunta Gene. Intenta imaginarse una ciudad, una casa, pero no consigue visualizar nada. Con lo que era Mandy, a estas alturas seguro que ya habría dado con él para exigirle la manutención del niño. Habría disfrutado tratándole como a un padre cicatero, habría contratado a alguien para que consiguiera que le embargaran el sueldo.

Y ahora, parado al borde de la calzada, se le ocurre de pronto que están muertos. Se acuerda de su accidente de coche en las afueras de Des Moines, y piensa que si él hubiera muerto ellos nunca habrían llegado a enterarse. Se acuerda de cuando al despertar en el hospital aquella enfermera mayor le había dicho, «Ha tenido mucha suerte, joven. Debería estar muerto».

Piensa que a lo mejor están muertos. Mandy y DJ. La idea le deja aturdido como un puñetazo, aunque entonces todo cuadraría. Claro, eso explicaría que nunca se hubieran puesto en contacto con él.

No sabe qué hacer con estas ansiedades. Son ridículas, son paranoicas, son un reflejo de su autocompasión; sin embargo, y especialmente ahora que está preocupado por Frankie, se siente a merced de sus miedos. Llega a casa del trabajo y Karen lo observa con atención.

—¿Qué pasa? —le pregunta su mujer, y Gene se encoge de hombros—. Tienes muy mala cara.

—Nada —responde él.

Pero ella continúa mirándolo con escepticismo y luego sacude la cabeza.

—He llevado a Frankie otra vez al médico —le dice tras unos instantes, y Gene se sienta con ella en la mesa, que su mujer tiene ocupada con sus libros de texto y apuntes—. Supongo que pensarás que me estoy comportando como una madre neurótica. Creo que estoy demasiado inmersa en el mundo de las enfermedades… ese es el problema.

—No, no. —Gene niega con la cabeza, notándose la garganta reseca—. Haces bien. Más vale prevenir que curar.

—Uf… —dice ella pensativamente—, creo que la doctora Banerjee está empezando a odiarme.

—No, a ti nadie podría odiarte. —Gene se esfuerza por dirigirle una sonrisa dulce. Le besa la palma de la mano, la muñeca, como un buen marido—. Intenta no preocuparte —le dice, aunque él mismo tiene los nervios a flor de piel. Le llega la voz de Frankie, que está en el patio trasero, gritándole órdenes a alguien—. ¿Con quién está hablando?

—Ah, con Bubba seguramente —responde ella sin levantar la mirada. Bubba es el amigo imaginario de Frankie.

Gene asiente. Se acerca a la ventana y mira por ella. Frankie finge estar disparando a algo, con el pulgar e índice formando una pistola. «¡Atrápalo! ¡Atrápalo!», grita, y Gene lo mira ponerse a cubierto detrás de un árbol. Frankie no se parece en nada a DJ, pero, cuando asoma la cabeza por entre el follaje que cuelga del sauce, Gene siente un ligero estremecimiento, un temblor, un algo, y aprieta los dientes.

—Esta asignatura me está poniendo de los nervios —comenta Karen—. Cada vez que leo algo sobre el peor escenario posible, empiezo a preocuparme. Es curioso. Cuanto más sabes, menos seguro estás de nada.

—¿Qué ha dicho la doctora esta vez? —pregunta Gene. Se remueve en el sitio, inquieto, sin dejar de mirar a Frankie por la ventana, y cree vislumbrar unas motas oscuras balanceándose y revoloteando por el aire en el extremo del patio—. ¿No le pasa nada, verdad?

—Hasta donde ellos pueden ver, parece estar sano —dice Karen con un encogimiento de hombros.

Gene le apoya cariñosamente la mano en la nuca y Karen mueve la cabeza atrás y adelante, contra sus dedos. «Yo nunca he creído que a mí me pudiera suceder algo verdaderamente terrible», le había dicho ella una vez al principio de su matrimonio. El comentario había asustado a Gene, que le había susurrado, «No digas eso». Ella se había echado a reír. «Eres supersticioso. ¡Qué gracia!», había dicho.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Gene no consigue dormir. El extraño presentimiento de que Mandy y DJ están muertos se ha instalado firmemente en su mente; se frota los pies bajo la sábana, intentado encontrar una postura cómoda. Hasta él llegan los débiles golpecitos de la vieja máquina de escribir eléctrica con la que Karen está terminando los trabajos para la universidad, y el repiqueteo de las palabras que brotan a ráfagas le hace pensar en el lenguaje de alguna especie de insectos. Cuando Karen finalmente se acuesta, Gene cierra los ojos y finge dormir, pero por su cabeza corretean pequeñas imágenes: su primera esposa y su primer hijo; estampas fugaces de fotografías que no tiene, que no ha conservado… «Están muertos —afirma en su cabeza una voz rotunda y clara—. Hubo un incendio. Y murieron quemados». La que le habla no es exactamente su voz, y de pronto puede ver la casa en llamas. Se trata de una caravana, en las afueras de una ciudad pequeña, con una enorme humareda negra saliendo por la puerta abierta. Las ventanas de plástico se han combado y han empezado a derretirse, y el humo que se alza desde la caravana hacia el cielo le recuerda al de una vieja locomotora. No alcanza a ver el interior, salvo por las chisporroteantes llamaradas de un naranja intenso, pero sabe que están ahí dentro. Durante un segundo alcanza a vislumbrar el fluctuante rostro de DJ, mirando fijamente por la ventana de la caravana en llamas, con la boca abierta formando un círculo forzado, como si estuviera cantando.

Abre los ojos. La respiración de Karen se ha regularizado, está profundamente dormida, y Gene sale con cuidado de la cama y pasea inquieto por la casa, en pijama, sin hacer ruido. No están muertos, trata de convencerse a sí mismo, y de pie frente a la nevera le da un trago al envase de leche. Es una vieja y reconfortante costumbre, de la época en la que estaba dejando la bebida, cuando el fuerte sabor de la leche calmaba ligeramente sus ansias de beber. Sin embargo, ahora no le ayuda. El sueño, la visión, le ha aterrorizado, y se sienta en el sofá con una manta sobre los hombros, mirando en la televisión un programa sobre ciencia en el que una científica está examinando una momia, de un niño. La momia está calva, reducida prácticamente a una calavera, aunque no del todo. Una membrana de tirante piel ancestral cubre las cuencas de los ojos. Tras los labios abiertos hay unos pequeños dientes desportillados, como de roedor. Al ver el cuerpo, Gene no puede evitar volver a pensar en DJ y mira fugazmente por encima del hombro, como hacía antes.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Durante el último año de su vida en común con Mandy, DJ a veces conseguía ponerle la carne de gallina, sobresaltarle. DJ siempre había sido un niño anormalmente flaco, con una cabeza que parecía la de un pajarito recién nacido, y unos pies alargados y huesudos, con unos dedos extraños, demasiado largos, como si estuvieran hechos para agarrar cosas. Gene no ha olvidado la manera que tenía el niño de deslizarse descalzo por las habitaciones, sigilosamente, a escondidas, acechante… vigilándole en todo momento, le había parecido a Gene por aquel entonces.

Es un recuerdo que casi ha conseguido borrar, un recuerdo que odia y del que desconfía. Aquella era la época en la que bebía mucho, y sabe que el alcohol distorsiona grotescamente sus percepciones. Sin embargo, ahora que el recuerdo ha aflorado, aquella antigua sensación se expande por su interior igual que una bocanada de humo. Por aquel entonces, Gene tenía la impresión de que Mandy había vuelto a DJ en su contra, de que de algún extraño modo DJ casi se había transformado físicamente en algo que no era su verdadero hijo. Gene se acuerda de cómo algunas veces notaba una sensación extraña cuando estaba sentado en el sofá viendo la televisión. Volvía la cabeza y ahí estaba DJ, al fondo del cuarto, con su huesuda espalda encorvada y el largo cuello estirado, mirando con esos ojos anormalmente grandes. Otras veces, DJ se colaba de buenas a primeras en la habitación cuando Gene y Mandy estaban discutiendo, y se acercaba sigilosamente a Mandy para apoyar la cabeza en su pecho, justo cuando estaban con algún asunto importante. «Tengo sed», decía imitando la vocecita de un niño muy pequeño, hablando como si tuviera menos de sus cinco años. «Mamá, teno ce», decía. Y durante unos instantes, su mirada se posaba sobre Gene, fría y cargada de un odio calculador.

Por supuesto que Gene sabe ahora que en realidad las cosas no eran así. Sabe que él estaba borracho y que DJ no era más que una criatura asustada y triste que intentaba lidiar con una situación terrible. Más tarde, cuando ya estaba rehabilitándose, estos recuerdos de su hijo le habían provocado auténticos estremecimientos de vergüenza, y no había conseguido obligarse a hablar de ellos ni siquiera cuando ya estaba en los últimos de los doce pasos del programa. ¿Cómo iba a poder explicar la repulsión que le provocaba el niño, lo asustado que le hacía sentir? ¡Dios mío!, pero si no era más que un desgraciado crío de cinco años… No obstante, en la memoria de Gene, el comportamiento de DJ seguía teniendo algo de perverso en ocasiones, como cuando apoyaba enfurruñado la cabeza en el pecho de su madre y hablaba con esa voz cantarina y ceceante, y luego miraba a Gene, fijamente y sin parpadear, con una sonrisita. Gene se acuerda de haber agarrado a DJ por la nuca una vez. «Si vas hablar, habla normal —le había susurrado entre dientes, apretando los dedos cada vez con más fuerza—. Ya no eres un bebé. No engañas a nadie». Y entonces DJ le había enseñado los dientes y había dejado escapar un apagado y sibilante gemido.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Se despierta con una sensación de asfixia. Le parece que está siendo observado, vigilado por alguien que lo odia, una sensación agobiante y vertiginosa, y jadea, intentando respirar. Una mujer se inclina sobre él y, durante un instante, Gene piensa que le va a decir, « Ha tenido mucha suerte, joven. Debería estar muerto».

Pero se trata de Karen.

—¿Qué estás haciendo? —le pregunta ella.

Es por la mañana, y Gene se esfuerza por orientarse: está en suelo del salón con la televisión todavía encendida.

—¡Por Dios! —exclama Gene, y luego tose—. Uf, ¡por Dios! —Está sudando, se nota la cara caliente, pero intenta tranquilizarse ante la mirada de espanto de Karen—. Una pesadilla —dice mientras intenta controlar su respiración jadeante—. ¡Por Dios! —repite, y sacude la cabeza, intentando dirigirle una sonrisa tranquilizadora—. Anoche me levanté porque no conseguía dormir. Debo de haberme quedado traspuesto mientras veía la tele.

No obstante lo cual Karen lo sigue mirando de hito en hito, con expresión asustada e insegura, como si en él algo se estuviera transformando.

—Gene, ¿te encuentras bien?

—Por supuesto —responde él con voz ronca, y un estremecimiento involuntario le recorre el cuerpo—. Claro que sí.

Y entonces se percata de que está desnudo. Se incorpora, cubriéndose tímidamente la entrepierna con las manos, y mira a su alrededor. Ni su ropa interior ni el pantalón del pijama están a la vista. Ni siquiera ve la manta que se había echado por encima cuando estaba en el sofá viendo las momias en la televisión. Empieza a ponerse de pie, con torpeza, y entonces se percata de que Frankie está ahí, en el pasillo abovedado que comunica cocina y salón, observándolo con los brazos en los costados igual que un cowboy listo para desenfundar las pistolas.

—Mamá… —dice Frankie—, tengo sed.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Gene conduce distraídamente mientras realiza los repartos. Las abejas, piensa. Se acuerda de lo que Frankie dijo por la mañana unos días atrás, sobre abejas en su cabeza, zumbando y chocando contra el interior de su frente, como si esta fuera una ventana contra la que se estuvieran estrellando. Es eso mismo lo que él siente ahora. Con todas las cosas que no termina de recordar volando en círculo, posándose, con sus alas de celofán vibrando de manera insistente. Se ve a sí mismo derribando a Mandy de la silla de una bofetada en la cara; se ve apretando cada vez más la delgada nuca del DJ de cinco años, sacudiéndolo mientras el niño hace pucheros y llora; y es consciente de que, si lo pensara lo suficiente, habría más cosas, tal vez incluso peores. Todas esas cosas que pedía en sus oraciones que Karen nunca llegara a descubrir.

El día que los abandonó estaba muy borracho, tan borracho que a duras penas consigue acordarse. Cuesta creer que condujo hasta Des Moines por la carretera interestatal antes de salirse de la calzada y dar vueltas y vueltas de campana adentrándose en la oscuridad. Se había reído, le parece recordar, mientras el coche se deformaba a su alrededor, y ahora tiene que echarse a un lado y detener la camioneta, asustado, mientras el cosquilleo en su cabeza se intensifica. Y le viene a la memoria una imagen de Mandy sentada en el sofá con DJ entre los brazos mientras él abandona la habitación hecho una furia, uno de los ojos del niño cerrado por la hinchazón. Y una imagen de él mismo en la cocina, arrojando vasos y botellines de cerveza al suelo y escuchándolos hacerse añicos.

Y estén o no muertos, sabe que le desean lo peor. No les gustaría saber que es feliz, con una esposa y un hijo a los que quiere. Con una vida normal que no se merece.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Cuando esa noche llega a casa se siente agotado. No quiere continuar dándole vueltas a la cabeza, y durante unos instantes parece que va a tener un breve respiro. Frankie está en el patio, jugando tranquilamente. Karen está en la cocina, preparando hamburguesas y mazorcas de maíz, y todo parece estar bien. Sin embargo, cuando se sienta para quitarse las botas, su mujer le dirige una mirada de irritación.

—No te las quites en la cocina, por favor —le dice con extrema frialdad—. Ya te lo he dicho otras veces.

Gene baja la vista hacia sus pies: una bota desatada y a medio quitar.

—Vaya, lo siento —se disculpa.

Sin embargo, cuando se repliega hacia la sala de estar, camino de su sillón, ella lo sigue y se queda apoyada en el marco de la puerta, con los brazos cruzados, y lo mira con cara de pocos amigos mientras él libera sus cansados pies de las botas y se frota con las manos la planta de los calcetines.

—¿Qué? —dice Gene, y prueba a dirigirle una sonrisa de incertidumbre.

—Tenemos que hablar de lo de anoche —responde ella con un suspiro—. Tengo que saber qué es lo que está pasando.

—Nada —dice Gene, pero la severa mirada con la que ella lo está examinando dispara una vez más todas sus ansiedades—. Como no podía dormir me vine al salón para ver la tele. Nada más.

—Gene —insiste ella tras mirarle de hito en hito durante unos instantes—, la gente no se suele despertar desnuda en el suelo del salón sin saber cómo ha llegado ahí. Es bastante raro, ¿no crees?

«No, por favor», piensa él. Y levanta las manos encogiéndose de hombros, en un gesto de inocencia y exasperación, a pesar de que siente un nudo en el estómago.

—Lo sé —reconoce—. Para mí también fue de lo más raro. Estaba teniendo pesadillas. De veras que no sé qué es lo que me pasó.

Karen lo observa largamente, los ojos entrecerrados.

—Ya —dice, y Gene siente las olas de decepción que emanan de ella como si fueran oleadas de calor—. Gene. Lo único que te estoy pidiendo es que seas sincero conmigo. Si tienes algún problema, si has vuelto a beber o estás dándole vueltas a la idea… quiero ayudarte. Podemos arreglar las cosas, pero tienes que ser sincero conmigo.

—No estoy bebiendo —asegura Gene con firmeza manteniéndole la mirada—. Ni estoy dándole vueltas a la idea. Ya te lo dije cuando nos conocimos: he pasado página. De verdad. —Pero vuelve a notar una presencia hostil que lo está observando subrepticiamente, moviéndose por los márgenes de la habitación—. No lo entiendo. ¿Qué pasa? ¿Cómo se te ocurre pensar que te mentiría?

Ella cambia de postura, nerviosa, todavía intentando leer algo en su rostro; todavía, Gene se lo nota, dudando de él.

—Escúchame —dice Karen por fin, y salta a la vista que está intentando no llorar—. Hoy ha llamado un tipo, un borracho. Y me ha pedido que te dijera que anoche se lo pasó en grande contigo, y que a ver si volvíais a quedar otra vez pronto.

Karen lo mira con el ceño muy fruncido, como si con esta última información condenatoria quedara demostrado lo mentiroso que es. Una lágrima le brota del extremo del ojo y le resbala por el puente de la nariz. Gene siente una opresión en el pecho.

—Eso no tiene ni pies ni cabeza —afirma intentando sonar indignado, aunque en realidad lo que siente es un repentino y terrible pavor—. ¿Quién era?

—No lo sé —dice ella negando tristemente con la cabeza—. Era un nombre con una be, pero arrastraba tanto las palabras que casi ni le entendía. BB o BJ o…

Gene nota cómo un escalofrío le recorre la espalda.

—¿No sería DJ? —sugiere.

Y Karen se encoge de hombros y levanta el rostro, que ahora bañan las lágrimas.

—¡No lo sé! —dice con voz quebrada—. No lo sé. Puede.

Gene se lleva las manos a la cara. Nota el extraño zumbido, el cosquilleo detrás de la frente.

—¿Quién es DJ? —pregunta Karen—. Gene, tienes que contarme lo que está pasando.

Pero no puede. No puede contárselo, ni siquiera ahora. Especialmente no ahora, piensa, cuando reconocer que le había estado mintiendo desde que se conocieron confirmaría todos los miedos y sospechas que ella ha estado albergando durante… ¿cuánto tiempo?… ¿días?, ¿semanas?

—Es un viejo conocido al que llevo mucho tiempo sin ver —dice Gene—. No es un buen tipo. Es la clase de persona que podría… divertirse haciendo llamadas para inquietar a la gente.

Se sientan en la mesa de la cocina, observando en silencio a Frankie, que se está comiendo la hamburguesa y el maíz. Gene no consigue entenderlo. DJ, piensa mientras aprieta con un dedo el panecillo de la hamburguesa sin llegar a cogerlo. DJ. Ahora tendría quince años. ¿Será que los ha localizado? ¿Los estará acosando?, ¿estará vigilando la casa? Intenta pensar cómo podría estar provocando los ataques de gritos de Frankie, cómo podría estar detrás de lo que había sucedido la noche anterior… ¿Se le habría acercado sigilosamente mientras estaba viendo la televisión y lo habría drogado o algo así? Parecía un tanto traído por los pelos.

—Puede que no fuera más que un borracho —le sugiere finalmente a Karen—, que llamara a nuestra casa por casualidad. No preguntó por mí por mi nombre, ¿verdad?

—No me acuerdo. Gene…

Y él ya no puede soportar la duda, la falta de confianza en su expresión. Da un fuerte puñetazo en la mesa y su plato baila provocando un eco circular.

—¡Anoche no salí con nadie! ¡Ni tampoco me emborraché! Puedes creerme o puedes…

Karen y Frankie lo están mirando. Frankie, con los ojos abiertos como platos, deja la mazorca a la que estaba a punto de darle un mordisco, como si ya no quisiera más. Karen está apretando los labios.

—¿O puedo qué? —le dice.

—Nada —responde Gene quedamente.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

No llegan a pelearse, pero la frialdad invade la casa, el silencio. Ella sabe que no le está diciendo la verdad. Sabe que le está ocultando algo. Pero, ¿qué es lo que podría decirle? De pie delante del fregadero, Gene lava los platos mientras Karen baña a Frankie y lo acuesta. Gene espera, atento a los pequeños ruidos nocturnos de la casa. Ahí fuera, en el patio, está el columpio, y el sauce, gris metálico y perfectamente delineado bajo la luz del foco de seguridad que tienen encima del garaje. Espera un poco más, observando, casi esperando ver a DJ salir de detrás del árbol, tal como había hecho en su sueño, sigilosamente, con la huesuda espalda encorvada, la piel tirante sobre el cráneo de la cabeza demasiado grande. Nota esa sensación agobiante y opresiva de estar siendo observado, y las manos le tiemblan mientras aclara un plato bajo el grifo.

Cuando por fin sube al piso de arriba, su mujer ya se ha puesto el camisón y está en la cama, leyendo un libro.

—Karen —dice, y ella pasa una página justo en ese momento, con toda intención.

—No quiero hablar contigo hasta que estés dispuesto a contarme la verdad —le dice sin mirarle—. Si no te importa, puedes dormir en el sofá.

—Solo dime una cosa, ¿dejó un número para que le devolviera la llamada?

—No —responde Karen sin levantar la vista—. Solo dijo que te vería pronto.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Gene decide quedarse levantado toda la noche. Ni siquiera se lava ni se cepilla los dientes, ni tampoco se pone el pijama. Se limita a quedarse sentado en el sofá, sin quitarse el uniforme ni los calcetines, y mira la televisión con el volumen bajo, a la escucha. Las doce de la noche. La una.

Gene sube al piso de arriba para asegurarse de que Frankie está bien, como así es. Está dormido con la boca abierta, destapado. Se queda en la puerta, atento por si oye moverse algo, pero todo parece estar en orden. La tortuga del niño está inmóvil sobre la roca, los libros alineados en ordenadas hileras, los juguetes recogidos. El rostro de Frankie se tensa y relaja en sueños.

Las dos de la madrugada. De vuelta en el sofá, Gene se sobresalta, medio dormido, cuando una ambulancia pasa en la lejanía, y luego ya solo se oye el sonido de los grillos y las cigarras. Durante los instantes en los que permanece despierto, parpadea pesadamente frente a una reposición de Embrujada, y luego va cambiando de canal. En uno anuncian joyas. En otro están realizando una autopsia.

En el sueño, DJ es mayor. Tendrá unos diecinueve o veinte años, y entra en un bar en el que Gene está sentado encorvado en un taburete dándole sorbos a un vaso de cerveza. Gene lo reconoce de inmediato: la postura, los hombros estrechos, los ojos enormes… Aunque ahora los brazos de DJ son largos y musculosos, y están tatuados. Con los párpados entrecerrados y la mirada arisca, DJ se acerca pausadamente a la barra y se hace un hueco al lado de Gene. Pide un chupito de Jim Beam, el bourbon favorito de Gene.

—Durante todo este tiempo que llevo muerto he pensado mucho en ti —murmura DJ sin mirarle, pero Gene sabe con quién está hablando, y las manos le tiemblan cuando toma otro trago de cerveza—. Llevo mucho tiempo buscándote.

Hace calor y el ambiente está enrarecido. Gene se lleva un tembloroso cigarrillo a la boca e inhala, paladeando el humo y ahogándose con él. Quiere decir, «Lo siento. Perdóname», pero le cuesta respirar. DJ deja al descubierto sus dientes pequeños y torcidos mientras observa a Gene esforzándose por tomar aire.

—Sé cómo hacerte daño —le susurra.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Gene abre los ojos y el cuarto está lleno de humo. Se incorpora, desorientado. Durante un instante sigue estando en el bar con DJ, antes de darse cuenta de que está en su propia casa.

Hay fuego en algún sitio. Lo oye. La gente dice que el fuego «crepita», pero en realidad se parece más al sonido amplificado de un montón de diminutas criaturas comiendo, pequeñas mandíbulas babeantes, miles y miles de ellas, y de pronto un fuerte susurro, un «guuuf» cuando el fuego encuentra otra bolsa de aire. Lo oye incluso mientras lucha a ciegas por respirar rodeado por el humo. El salón está cubierto por una vaporosa neblina, como si se estuviera atomizando, desvaneciendo, y cuando intenta ponerse de pie la habitación desaparece por completo. Por encima de él flota una espesa membrana de humo, así que se deja caer de nuevo sobre manos y rodillas, entre toses y arcadas, con un hilo de vómito goteando sobre la alfombra delante de la televisión, que continúa parloteando.

Tiene la presencia de ánimo necesaria para mantenerse agachado y arrastrarse sobre rodillas y codos por debajo de las espesas nubes de gases. «¡Karen! —grita—. ¡Frankie!», pero el ruido blanco de las voraces llamas se traga su voz. «¡Aj!», dice medio asfixiado, aunque su intención había sido proferir sus nombres.

Cuando alcanza el pie de las escaleras, por encima de él tan solo ve llamas y oscuridad. Apoya manos y rodillas en los escalones inferiores, pero el calor le hace retroceder. Bajo la palma nota una de las figuritas de acción de Frankie, el plástico derretido adhiriéndose a su piel, pero sacude la mano y consigue despegárselo justo cuando otro brillante estallido de llamas brota del cuarto de Frankie durante unos instantes. En lo alto de las escaleras, por entre las volutas de humo, vislumbra la figura de un niño, que lo observa con expresión adusta, la postura encorvada, el rostro iluminado y titilante. Gene grita, se abalanza hacia el calor arrastrándose escaleras arriba, hacia los dormitorios. Intenta llamarles de nuevo, pero en lugar de eso vomita.

Una nueva llamarada oculta la figura de lo que cree que es un niño. Nota cómo el cabello y las cejas se le encogen y chisporrotean contra su piel mientras del piso de arriba emana una violenta descarga de chispas. Es consciente de que en el aire flotan candentes partículas de materia al rojo vivo, que se apagan con un parpadeo, convertidas en ceniza. Por algún motivo se acuerda de las abejas. El aire está cargado de un zumbido airado, lo único que oye mientras rueda escaleras abajo, el zumbido y su propia voz, el eco de una larga vocal que lo envuelve mientras la casa da tumbos a su alrededor hasta desdibujarse.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Y de pronto se encuentra tumbado sobre la hierba. Unas luces rojas parpadean con ritmo circular y firme frente a sus ojos abiertos, y una mujer, una paramédico, despega sus labios de los suyos. Gene inhala una larga y desesperada bocanada de aire.

—Chiiist —le dice ella en voz baja, y luego le pasa la mano por los ojos—. No mire.

Pero Gene mira. Y a un lado ve el alargado saco de dormir de plástico negro, con un mechón del cabello rubio de Karen sobresaliendo del extremo superior. Ve el cuerpo negruzco y reseco de un niño, encogido en posición fetal. Y cuando lo colocan encima de la bolsa de plástico para cadáveres extendida en el suelo con la cremallera abierta, ve la boca, congelada, calcificada en un óvalo. En un grito.

Copyright © 2003 Dan Chaon

Esta entrada fue publicada en Fantasmas, Relatos, Sliptream, Terror y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Las abejas, de Dan Chaon

  1. manuti dijo:

    Qué mal rato he pasado leyendo esto. Qué abierto es todo y qué desasosiego más malo. Lo cual significa que es un gran cuento de terror. Gracias Marcheto y gracias Dan.

    • marcheto dijo:

      Hola, Manuti.
      La verdad es que estuve pensando si encuadrar el cuento dentro de la categoría de terror (incluso si abrir una subcategoría nueva de “cuentos de fantasmas”) y finalmente no me atreví, porque como bien dices es tan abierto que lo que genera es más un desagradable desasosiego que un auténtico miedo. Y tampoco quería crear expectativas infundadas a los posibles lectores. Pero tras leer tu comentario sobre tu reacción al mismo, voy a ponérsela.😉
      Y muchas gracias por pasarte de nuevo por aquí.

  2. Gilberto dijo:

    Excelente relato. ¡Qué bien escribe Dan Chan! A leer más del autor.
    Inmensas gracias.

    • marcheto dijo:

      Sí, Dan Chaon es un excelente autor, aunque la mayor parte de su obra no se encuadre dentro del género fantástico. Para mí ha sido todo un placer volver a tener la oportunidad de traducir otro de sus cuentos.

  3. scorpius05 dijo:

    Hola, Marcheto. He pasado un grato momento con este relato. El inicio, desarrollo y final de la historia son soberbios. La presencia tangible de un horror intangible que perturba a Gene está magníficamente elaborada. Y por último, son casi tres años de vida del blog y dos años y algo de conocernos y me siento muy afortunado de formar parte (aunque sea de una manera indirecta) de este ambicioso proyecto que con el esfuerzo de quienes te seguimos ha conseguido hasta un Ignotus. Muchas gracias. Cuídate mucho, mi traductora empedernida favorita.

    • marcheto dijo:

      Hola de nuevo.
      Me alegro de que no te haya decepcionado el nuevo relato de Dan Chaon, que como bien dices es un escritor soberbio, y este cuento es solo una pequeña muestra de ello.
      Y sí, son ya tres años de vida del blog. Y por mi parte te agradezco mucho que efectivamente formes parte de este proyecto, pequeño, pero creo que muy querido por unos cuantos, entre los que sé que te cuentas.🙂

  4. Jorge Jaramillo Villarruel dijo:

    Moraleja: Los hijos arruinarán tu vida.

    La amenaza que acosa al protagonista en forma de un hijo-monstruo, me recuerda un poco a la novela corta ‘Una edad difícil’ de Anna Starobinets. “Las abejas” es muy bueno, transmite un sentimiento de, sí, desasosiego es la palabra más adecuada, un desasosiego que te hace darte cuenta de que estás antes un gran cuento, aunque en lo personal el final no me gustó mucho.

    No me importan los finales abiertos, algunos me gustan y otros no, depende de la habilidad del autor y de mi gusto personal. En este caso, yo hubiera preferido un final más concreto, incluso quedando abierto, algunas pistas más para hacer pensar que se trataba de una metempsicosis. Así, como está, para mí el cuento no fue sobrenatural (no hay ninguna razón para creer que su antigua familia de veras está muerta), y todo el tema del fantasma queda como paranoia de Gene. Después de todo, las madres por lo general van a tratar de ser la Yocasta de su pequeño Edipo, y si el papá-Layo es débil de carácter (como lo es Gene), no se podrá resolver el complejo edípico, y aquí vemos las consecuencias (llevadas al extremo, y en dos ocasiones).

    Como digo, no está mal un final así, al contrario, creo que es muy bueno tener finales racionalistas, materialistas, que sirvan como una explicación racional a un fenómeno que los supersticiosos pensarán de origen sobrenatural. Sin duda un autor que seguir leyendo.

    • marcheto dijo:

      Hola, Jorge.
      El libro de Starobinets lo tengo en la pila desde hace tiempo (y eso que sobre él solo he oído cosas buenas), así que por ahora no puedo comparar, pero cuando lo lea intentaré tener en mente tu comentario.
      En cuanto al final, efectivamente es tan abierto que el relato se puede interpretar como se quiera: una especie de cuento de fantasmas o bien un relato totalmente realista. Aunque creo que eso es algo que comparte con gran parte de los cuentos de fantasmas contados en primera persona. En cualquier caso, me alegro de que te haya gustado y estoy totalmente de acuerdo contigo en que Dan Chaon es un autor a seguir.
      Y, por supuesto, muchas gracias por pasarte a dejar tu comentario y disculpa mi tardanza en contestar (la culpa la tienen las Navidades y el cuento que tengo ahora entre manos, largo y un tanto complicadillo).

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s