La fijación, de Alastair Reynolds

Alastair Reynolds es posiblemente uno de los autores de ciencia ficción más populares hoy en día. Nació en Gales en 1966 y, tras estudiar astronomía en Inglaterra y Escocia, en 1991 se trasladó a los Países Bajos donde trabajó en la Agencia Espacial Europea durante doce años. Su primer relato se publicó en 1990 en la revista británica Interzone, y durante bastante tiempo compaginó su carrera como científico con la literaria, hasta que en 2004, con cuatro novelas publicadas, decidió que ambas ya no eran compatibles y se convirtió en escritor a tiempo completo. Unos años más tarde, en 2008, regresó a su Gales natal donde reside en la actualidad.

Alastair es un escritor bastante prolífico que a lo largo de estos años ha publicado una docena de novelas y alrededor de medio centenar de relatos. En 2009 firmó un contrato con la editorial Orion por el que se comprometía a escribir diez novelas durante los siguientes diez años. Y, aunque como consecuencia de esto su prioridad en estos momentos sea esa novela anual, él mismo cuenta que disfruta escribiendo ficción breve por lo que siempre intenta sacar tiempo para escribir algún relato, gracias a lo cual su producción en este campo no parece haberse resentido durante estos últimos años. Lo que es una suerte para todos nosotros, porque os aseguro que su obra breve no tiene nada que envidiar a sus novelas.

A pesar de esto, y tal como comentaba Odo en su serie de entradas dedicadas a los «20 autores de relatos de ciencia ficción que deberías estar leyendo», la ficción breve de Alastair no ha tenido demasiada suerte en castellano, porque hasta ayer tan solo se había traducido a nuestro idioma uno de sus relatos, Azul Zima. Pero hoy ya son dos, porque ¿qué mejor manera de celebrar que este blog cumple hoy dos años que publicando el cuento con el que este autor ganó el Sidewise Award?

La fijación (The Fixation) es un relato de ciencia ficción que se publicó originalmente en finlandés en 2007, y que ya en 2009 apareció en inglés en la antología The Solaris Book of New Science Fiction: Volume 3, editada por George Mann. Posteriormente se ha incluido también en Deep Navigation, una de las colecciones de relatos de Alastair, y en la antología de los mejores relatos de ciencia ficción del año Year’s Best SF 15, editada por David G. Hartwell y Kathryn Cramer. Como os decía, este cuento ganó en la categoría de obra breve el premio Sidewise Award en 2010 (premios que se conceden a las mejores ucronías). Y como creo que esto ya es suficiente pista sobre su argumento, no voy a añadir nada más sobre el mismo. Espero que os guste y a ver si hay suerte y entre todos conseguimos que se acabe la sequía de relatos en español de este excelente autor.

Ya por último, solo me queda agradecer a Alastair su amabilidad, porque no solo ha escrito y me ha cedido para que comparta con vosotros este estupendo relato, sino que también ha respondido a todas las dudas que me han surgido durante la traducción del mismo (incluidas las relacionadas con algo tan importante como el título). Thanks a million, Alastair!

ACTUALIZACION I: Ya podéis descargar aquí el cuento en los formatos habituales para ebook (EPUB, FB2 y MOBI). Mil gracias una vez más a Jean Mallart y Johan por su colaboración.

                 Descargar La fijación DOC                  Descargar La fijación PDF

La fijación

Alastair Reynolds

 Para Hannu Blommila

Incrustado en la roca corroída había lo que parecía un embrión lleno de engranajes: el capullo incipiente de una era industrial que no nacería hasta un milenio después. (John Seabrook, The New Yorker, 14 de mayo 2007)

 Katib, el guarda de seguridad que acostumbra a realizar el turno de noche, ya ha fichado cuando Rana pasa su tarjeta por el lector. El hombre le dirige una mirada de resignación cuando cruza a trompicones por delante de él vestida con su grueso abrigo, encorvada bajo un cargamento de portátiles y cajas llenas de documentos.

—¿Vas a trabajar toda la noche otra vez, Rana? —le pregunta, igual que se lo ha preguntado cien veces antes—. No hago más que decirte que te busques otro trabajo, niña.

—He tenido que trabajar muy duro para conseguir este —le responde ella, y a punto está de resbalar en el suelo, recién pulido por un pequeño ejército de robots limpiadores que lo han dejado brillante como un espejo—. ¿En qué otro lugar podría hacer esto y encima cobrar por ello?

—Te paguen lo que te paguen no es suficiente para compensar esas ojeras.

Rana hubiera preferido que no le hubiese mencionado las ojeras (porque tampoco es que a ella le hagan demasiada gracia), pero a pesar de ello sonríe, porque Katib es un buen tipo, en absoluto malintencionado.

—Ya se irán. De todos modos, estamos ya en la recta final. ¿O es que de algún modo has conseguido no enterarte de que se acerca la gran ceremonia de inauguración?

—Bueno, creo que algo he oído comentar —responde Katib rascándose la barba—. Tan solo confío en que necesiten que algún vejestorio siga vigilando esta ala cuando inauguren la nueva.

—Tú eres indispensable, Katib. Antes se desharían de la mitad de las piezas expuestas que ponerte a ti de patitas en la calle.

—Eso es lo que no dejo de repetirme, pero… —Encoge sus corpulentos hombros y luego le dirige una sonrisa para que Rana sepa que no le corresponde a ella preocuparse por sus problemas—. Bueno, no va a ser cualquier cosa, ¿verdad? La veo desde mi terraza, desde la otra punta de la ciudad. Al principio no me convencía demasiado, pero ahora que ya está construida, ahora que está ahí reluciente y terminada, está empezando a gustarme. Y es nuestra, eso es lo que no dejo de repetirme. Se trata de nuestro museo, y es todo nuestro. Es algo de lo que sentirse orgulloso.

Rana también la ha visto. La nueva ala, a punto de ser terminada, que deja pequeño al edificio actual. Se trata de un rutilante zigurat con control climático, obra de un ascético arquitecto británico que da la casualidad de que también es un cristiano devoto. Una elección controvertida, por supuesto, pero nadie que haya visto ese tsunami de vidrio y acero elevándose sobre las calles de la ciudad ha quedado indiferente. A medida que el sol atraviesa el cielo, los postigos controlados por ordenador se abren y cierran para regular el flujo de luz que entra en el profundo atrio (el atrio en el que el mecanismo será la pieza estrella) y para mantener la temperatura ambiental idónea en el edificio. Desde lejos, el juego de esos postigos compone un mosaico cautivador: una hipnotizadora danza de destellos chispeantes que nunca se repiten. Rana leyó en una revista que hasta que llegó a Magna Persia el arquitecto nunca había tocado un ordenador, pero que aprovechó sus posibilidades con el celo de un converso.

—Va a ser genial —dice Rana, debatiéndose entre seguir charlando sobre trivialidades con el afable vigilante y marcharse para empezar a trabajar—, pero la ceremonia de inauguración no será gran cosa como el mecanismo no esté en su lugar, ¿no crees?

—Que es una manera educada de decirme que tienes que irte a tu despacho —le dice sonriendo Katib, para que sepa que no se siente ofendido—. ¿Necesitas ayuda con esas cajas y ordenadores, cielo?

—Me apaño, gracias.

—Llámame si necesitas cualquier cosa. Estaré aquí hasta las seis. —Y tras decir esto, desdobla una revista y empieza a dar golpecitos con la punta de un lápiz sobre la cuadrícula de un crucigrama a medio hacer—. Y no trabajes demasiado —añade entre dientes, pero lo suficientemente fuerte como para que ella lo oiga.

Rana no se cruza con ningún otro ser humano en el camino hasta su despacho. Las zonas públicas del museo están desiertas, salvo por algún aislado robot limpiador, o algún otro de seguridad haciendo su ronda, pero, al menos, los pasillos y las salas de exposición aún están parcialmente iluminados y desde algunos puntos todavía se puede ver gente caminando por la calle, volviendo del teatro o de alguna cita tardía en algún restaurante.

En los pasillos cerrados al público, la historia es diferente. Están a oscuras y las ventanas están tan altas que lo único que se ve es el cielo iluminado por la luna. Los robots no frecuentan demasiado esas zonas, y la mayor parte de las salas de reuniones y los despachos están cerrados con llave y en silencio. Al fondo de uno de los pasillos se alza a modo de brillante centinela una máquina de café. Rana acostumbra a llevarse un vaso a su despacho, pero esta noche no le quedan manos libres, y bastante tiene ya con abrir las puertas empujando con el hombro sin que se le caiga nada.

La sala donde trabaja está en el sótano: una cripta fría y sin ventanas, un cruce entre laboratorio y despacho. Sus compañeros piensan que está loca por trabajar por las noches, pero Rana tiene sus motivos. Durante el día le toca compartir las instalaciones con el resto del personal, y entre las charlas y las interrupciones suele sacar mucho menos trabajo. Y por si esas distracciones no fueran suficientes, el tabique de cristal de las salas da a un pasillo abierto al público que permite a los visitantes del museo ver cómo se desarrollan en vivo las labores de catalogación y restauración. El público se esfuerza por aparentar un mayor interés del que en realidad siente, algo que tampoco es que sea demasiado sorprendente, puesto que la labor que se realiza ahí dentro no podría resultar menos interesante ni menos glamurosa. Rana ha pasado las últimas tres semanas trabajando con instrumental de precisión microscópica en la restauración de un único engranaje de bronce. Lo que los visitantes se imaginan que le ha llevado una mañana de trabajo en realidad ha consumido más tiempo de su vida que algunas de sus relaciones. Ya se conoce hasta el último arañazo y muesca de la pieza, igual que si fuera un viejo amigo o un antiguo e implacable adversario.

Hay otro motivo por el que trabaja por las noches. La cabeza le funciona mejor de madrugada. Siempre tiene más intuiciones brillantes a las tres de la mañana que a las tres de la tarde, aunque desearía que eso no fuera así.

Rana se quita el abrigo y lo cuelga junto a la puerta. Abre los dos portátiles, los coloca cerca el uno del otro y los enciende. Mantiene las luces de la sala no muy fuertes e iluminando únicamente la zona que rodea su banco de trabajo. El engranaje está situado en el centro, apoyado en un soporte ajustable que parece un atril en miniatura. A ambos lados del mismo hay unos organizadores verticales, en los que están colocados diversas herramientas cromadas e instrumentos ópticos de aumento, de algunos de los cuales brotan cables con recubrimiento segmentado que acaban en un enchufe en la pared. Hay un visor abatible con zoom; láseres y aparatos de limpieza por ultrasonidos; duplicados del engranaje y de sus hermanos, tallados en latón, para pruebas; modelos hechos de plástico de partes del mecanismo, para que Rana pueda desarmarlos y explicar su funcionamiento a los visitantes. Otros engranajes que ya han sido desmontados del aparato para ser restaurados están metidos en cajas de plástico selladas y organizadas según unas etiquetas codificadas. Algunos están visiblemente más limpios que aquel en el que está trabajando, pero hay otros que todavía están mugrientos y corroídos, con dientes dañados y la superficie deteriorada y rugosa.

Y también está ahí el propio mecanismo, en el extremo opuesto del banco a aquel donde se encuentra la pieza en la que ella está trabajando. Está dentro de una caja de madera, del tamaño de una de zapatos, y la tapa de bisagras está abierta. Cuando llegó, la caja rebosaba de piezas mecánicas: un instrumento de relojería atestado de ejes y arandelas, rodamientos de bolas, pasadores ranurados y delicadas inscripciones grabadas a mano. Sin embargo, ninguno de sus componentes hacía nada. Al girar la manivela que lo accionaba, tan solo se oía un crujido metálico, cuando los engranajes rígidos y desgastados se bloqueaban y se quedaban inmóviles. Nadie en el museo recuerda la última vez que el artefacto había funcionado. Hacía cincuenta años, había oído decir a alguien, pero ni siquiera entonces todas las piezas estaban en su lugar. Algunas se habían desmontado cien años antes y nunca se habían vuelto a colocar. O se habían perdido o habían sido alteradas doscientos años atrás. Y desde entonces, el mecanismo se había convertido en un motivo de vergüenza: un artilugio legendario que no hace lo que todo el mundo espera que haga.

De ahí la decisión de los responsables del museo: restaurar el mecanismo para que recuperara su funcionalidad plena y original a tiempo para la inauguración de la nueva ala. Al ser la más destacada experta del museo en el aparato, el trabajo lógicamente había recaído en Rana. Intentaron endilgarle un equipo de colaboradores, pero los pobres doctorandos pronto se percataron de que su jefa prefería trabajar sola, sin tener que preocuparse por todas las concesiones que requiere el trabajo en colaboración.

¿Compartir la gloria? ¡Ni hablar!

Con el calendario de la pared recordándole que le quedan muy pocas semanas antes de la inauguración, hay momentos en los que Rana se pregunta si no se habrá embarcado en un trabajo que la supera. No obstante, está haciendo progresos y ya ha dejado atrás las partes más complicadas de la restauración.

Rana coge una de las herramientas y empieza a raspar para eliminar hasta la más minúscula rebaba de corrosión de uno de los dientes del engranaje. No tarda en estar absorta en el trabajo metódico y repetitivo, con la mente vagando por la historia, pensando en todas las manos que han tocado ese metal. Se imagina a todas las personas a las que este pequeño mecanismo ha afectado, todas las vidas que ha alterado, las fortunas que ha hecho amasar y los imperios que ha derribado. El mecanismo estuvo en poder de los romanos durante cuatrocientos años (una de sus naves debió de transportarlo desde Grecia, posiblemente desde la isla de Rodas), pero los romanos, faltos de curiosidad y demasiado perezosos, se limitaron a maravillarse ante las habilidades de cálculo de la caja. La idea de que el mismo aparato que predecía con precisión los movimientos del sol, la luna y los planetas a lo largo de todo un ciclo metónico de doscientos treinta y cinco meses lunares pudiera emplearse para más cosas en ningún momento se les pasó por la cabeza.

Los persas eran distintos. Los persas vieron un universo de posibilidades en esas ruedas giratorias llenas de dientes. Esos tempranos instrumentos de medición y cajas calculadoras (los aparatos inteligentes que enviaron ejércitos, flotas e ingenieros por todo el mundo y convirtieron Magna Persia en lo que es en nuestros días) se parecen muy poco a los portátiles que hay encima de la mesa de Rana, pero el linaje no se ha interrumpido.

Debe de haber fantasmas atrapados en la estela de esta caja, piensa Rana; fantasmas que el mecanismo ha arrastrado mientras se iba abriendo paso a través de los siglos. Vidas cambiadas y vidas extinguidas, vidas que nunca llegaron a existir y a pesar de lo cual siguen estando presentes como si fueran espectros, una audiencia silenciosa que acude en tropel a esa silenciosa sala del sótano, a la espera del siguiente movimiento de Rana.

Algunas quieren que ella destruya el aparato para siempre.

Algunas quieren volverlo a ver brillar.

Rana no acostumbra a soñar, pero cuando sueña lo hace con relucientes engranajes de bronce que se acoplan perfectamente entre sí, chirriando frenéticamente, una danza de metal y geometría que mueve los cielos.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Safa no sueña con engranajes sino con números: es matemática. El artículo que la dio a conocer, y gracias al que está en el museo, se titulaba «El intercambio de entropía y la hipótesis de los mundos múltiples».

Como residente extranjera autorizada a quedarse en el país gracias a sus conocimientos en un campo sumamente esotérico, Safa tiene más derechos que los refugiados. Sin embargo, incluso en su caso debe aceptar la humillación de llevar un collar monitorizador, una especie de pesado grillete de plástico en el cuello, que no solo graba sus movimientos y ve y oye todo lo que ella ve y oye, sino que puede aturdirla o practicarle una eutanasia si un agente gubernamental considera que está actuando en contra de los intereses nacionales. También debe ir acompañada en todo momento por un vigilante cíborg: un brillante cacharro negro siempre al acecho con el emblema de la agencia nacional de seguridad sobre su pecho a prueba de balas. Aunque al menos tiene el suficiente juicio como para quedarse al fondo de la sala cuando ella se dispone a dirigirse a los mecenas y administradores del museo allí reunidos a esa hora tan criminal.

—Siento haberles obligado a venir tan tarde —se disculpa el director del museo ante los asistentes—. Aunque Safa sabe de todo esto mucho más que yo, estoy lo suficientemente bien informado como para asegurarles que el equipo funciona mejor cuando la ciudad está echando el cierre de cara a la noche, cuando no hay tanto tráfico y el metro ya no opera. Podemos programar pruebas rutinarias durante el día, pero algo así, tan delicado, requiere el mayor grado posible de supresión de ruidos, ¿no es así, Safa?

—Exactamente, y si todo el mundo pudiera intentar contener la respiración durante las próximas seis horas, es probable que eso también ayudara. —Safa sonríe tranquilizadoramente, casi como si fuera a haber alguien que pudiera creer que hablaba en serio—. Sé bien que algunos de ustedes probablemente confiaban en ver el mecanismo propiamente, pero me temo que voy a tener que decepcionarles: el proceso mediante el que se coloca en el interior del equipo es muy lento y delicado, y si comenzáramos ahora todos nosotros seguiríamos aquí la próxima semana. No obstante, puedo enseñarles algo casi igual de interesante. —Saca una jarrita blanca de cerámica que ha llevado especialmente para la ocasión—. Bien, tal vez piensen que esta no es más que una vieja jarra de lo más normal que he encontrado al fondo de alguna taquilla… y no se equivocarán. Probablemente no tenga más de diez o quince años. El mecanismo, como estoy segura que no hace falta que le recuerde a ninguno de los presentes, es incomparablemente más antiguo: sabemos que la nave se hundió alrededor de la primera mitad del primer siglo antes de Cristo; pero, a pesar de ello, puedo utilizarla para ilustrar lo que quiero explicarles. Hay un número casi infinito de copias de este objeto, y todas son la misma jarra. Hay una línea histórica en la que yo pillé un resfriado, no pude venir hoy y es otra persona quien está aquí de pie hablándoles, sujetando esta misma jarra. Hay otra en la que alguien la sacó de la taquilla hace años y ahora reside en una cocina en la otra punta de la ciudad. Otra en la que fue comprada por una persona distinta y terminó por no acabar en el museo. Y otra más en la que se rompió incluso antes de que saliera de la fábrica. —Sonríe fugazmente—. Hasta aquí está claro. Lo que puede que no resulte tan evidente es que todas las copias de esta misma jarra mantienen un diálogo espectral entre ellas, están unidas por una especie de entrelazamiento cuántico… aunque en realidad ni es cuántico ni tampoco se trata exactamente de un entrelazamiento. —Otra sonrisa brusca, nerviosa—. Pero tranquilos, ¡nada de matemáticas esta noche! Lo importante es que, independientemente de lo que le suceda a esta jarra, independientemente de cómo se la utilice o de con qué entre en contacto, nunca llega a perder ese vínculo con las otras copias. La señal se debilita, pero nunca desaparece. Incluso aunque haga esto.

De pronto suelta la jarra, que cae al suelo y se rompe en una docena de afilados pedazos blancos.

—La jarra se ha roto —continúa Safa poniendo cara de pena—, pero en cierta manera sigue existiendo. El resto de sus copias siguen en perfecta forma, y cuando esta se hizo añicos todas ellas notaron un eco, que sigue ahí fuera, reverberando aquí y allá igual que el sonido de un carrillón que se va apagando. —Entonces hace una pausa y se arrodilla para recoger en las palmas de las manos un puñado de fragmentos—. Imaginen que de algún modo puedo coger estos pedazos y hacerlos resonar con las copias intactas de la jarra. Imaginen todavía más: que de algún modo puedo robar un poco del orden de cada una de esas copias y darles a cambio algo del desorden de esta, en una especie de trueque. —Safa se interrumpe un instante, intentando juzgar si todavía cuenta con la atención de los asistentes. ¿Están siguiendo lo que dice o se limitan a fingir que lo siguen? No siempre es fácil saberlo, y en el rostro del administrador del museo no hay nada que le dé una pista—. Pues bien, lo podemos hacer. Es lo que llamamos fijación: mover cantidades ínfimas de entropía de un mundo (o universo) a otro. Ahora bien, llevaría muchísimo tiempo recomponer esta taza hasta su estado inicial. Sin embargo, si comenzáramos con otra que solo estuviera un poco estropeada, un poco gastada, el proceso sería mucho más rápido. Y en esas estamos con el mecanismo de Anticitera. Está partido en varios fragmentos y además sospechamos que faltan piezas, pero por lo demás está en un estado sorprendentemente bueno para tratarse de un objeto que ha estado sumergido durante dos mil años.

Es entonces cuando se gira lentamente, para quedar frente a la inmensa y ronroneante masa del fijador. Se trata de un cilindro plateado mate con una puerta circular en un extremo, que está colocado en el interior de un sólido armazón naranja festoneado con cables, conductos de refrigeración y pasarelas de servicio. La máquina es grande como un pequeño reactor de fusión y varias veces más compleja. Sus imanes son más potentes y sensibles, el nivel de vacío más alto y el sistema de control se acerca tan peligrosamente a la inteligencia que un agente gubernamental debe estar cerca en todo momento, preparado para destruir el aparato si llega a atravesar el umbral que da paso a la consciencia.

—De ahí este equipo. El mecanismo está ahora mismo en su interior; de hecho, ya hemos comenzado el proceso de excitación de la resonancia. Lo que esperamos es que por ahí, en algún lugar en ese océano de líneas temporales alternativas, exista una copia del mismo que nunca haya caído al agua. Por supuesto que esa copia puede haber sido destruida posteriormente, pero en algún lugar tiene que haber otra en mejores condiciones que esta. Y, por lo que sabemos, podría haber incluso un número casi infinito de ellas. A lo mejor hemos sido nosotros los únicos que hemos tenido mala suerte y nadie más ha terminado con la suya perdida bajo las aguas.

Tose para aclararse la garganta y en ese instante vislumbra su propio reflejo en el cristal de una de las vitrinas en una esquina de la sala. El rostro demacrado, arrugas de cansancio alrededor de la boca, ojeras: una mujer que lleva demasiado tiempo trabajando demasiado. Ahora bien, ¿de qué otro modo va a conseguir una matemática iraní salir adelante en el mundo si no es a base de trabajo y dedicación? Porque ella ni nació rica ni ha tenido a nadie que se apresurara a irle abriendo las puertas.

Su trabajo perdurará mucho más tiempo que sus ojeras, se dice.

—Lo que va a suceder —continúa tras recuperar la compostura— es que vamos a robar una cantidad casi infinitesimalmente pequeña de orden de un número casi infinitamente grande de universos alternativos. A cambio, inyectaremos una diminuta cantidad de entropía excedente en cada una de esas líneas temporales. Las copias del mecanismo apenas notarán el cambio: la alteración en cualquiera de ellas será tan nimia que casi resultará inmensurable. Un rasguño microscópico aquí, una pizca de corrosión o la introducción de un átomo con impurezas allá. Sin embargo, como estamos robando orden de un número tan elevado de copias y consolidándolo en una única línea temporal, el cambio en nuestro universo será enorme. Nosotros ganaremos, porque recuperaremos el mecanismo tal como era antes de caer al mar. Sin embargo, nadie pierde; no es que estemos robándole a alguien su copia en perfectas condiciones y reemplazándosela con la nuestra que está deteriorada.

Safa tiene la impresión de que ya se los ha ganado, de que no va a haber ni complicaciones ni pegas y de que ya podrían dirigirse hacia las mesas y empezar a picar dados de queso; pero entonces se alza lentamente la mano de uno de los asistentes. Pertenece a un joven con aspecto vehemente, gafas cuadradas y un marcado flequillo.

—¿Cómo puede estar tan segura? —pregunta.

Safa hace una mueca: odia que le hagan preguntas.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Rana deja la herramienta y escucha con mucha atención. En algún lugar del museo se ha oído un fuerte golpe, como si alguien hubiera dado un portazo. Se mantiene en silencio durante al menos un minuto, pero al no llegarle ningún otro sonido retoma el trabajo e inunda la sala con los continuos chirridos de la fresa de diamante contra el metal corroído.

Y entonces oye otro ruido, como un agitado revoloteo de algún animal, como si un pájaro anduviera suelto por uno de los sombríos pasillos, y ya no aguanta más. Se levanta de la mesa y sale al corredor del sótano, preguntándose si es que habrá alguien más trabajando; pero el resto de salas y despachos siguen estando cerrados y a oscuras.

Cuando está a punto de regresar para llamar a Katib y continuar con su trabajo, oye de nuevo el ruido apagado como de plumas agitándose. Se encuentra cerca del hueco de la escalera y el sonido llega sin lugar a dudas de arriba, tal vez del piso que tiene justo encima.

Se agarra a la barandilla y empieza a subir. Es posible que lo inteligente sea no ser tan valiente (el museo ha tenido su ración de intrusos y se han producido varios robos), pero la máquina de café está arriba y desde hace al menos una hora tenía en mente ir a por uno. Con el corazón en un puño llega al siguiente rellano, dobla la esquina y se adentra en el pasillo, estrecho y deslucido como el resto de zonas del museo cerradas al público. A un lado tiene las altas ventanas típicas de los edificios oficiales; al otro, puertas de despacho; pero allí está la máquina, en medio de un círculo de luz dos puertas más allá, y no hay rastro de intruso alguno. Se encamina hacia ella, rebuscando en el bolsillo a la caza de monedas, y teclea el número que corresponde a su bebida. Mientras la máquina vuelve a la vida entre clics y gorgoteos siente que una corriente de aire le roza la mejilla. Recorre el pasillo con la mirada y la vuelve a sentir: es como si hubiera una puerta abierta por la que se estuviera colando el aire nocturno. Sin embargo, la única puerta debería ser aquella en la que está Katib, en el otro extremo del edificio.

Mientras sale el café, Rana camina siguiendo la dirección de la corriente. El pasillo llega hasta el ángulo del ala y allí tuerce a la derecha. Rana dobla la esquina y ve algo que no se esperaba. A lo largo del corredor, las ventanas no tienen cristales, ni tampoco metal en los marcos: son simplemente unos alargados agujeros vacíos en la pared. ¡Y allí está!, una silueta negra revoloteando: un cuervo, o algo parecido a un cuervo, que ha entrado por alguna de esas aberturas y ahora no consigue encontrar la manera de volver a salir al exterior. Se lanza una y otra vez contra la superficie de pared entre ventana y ventana, con un brillo de desquiciada desesperación en los ojos.

Rana se queda inmóvil, preguntándose cómo es posible. Ella ha estado allí. Recuerda haber pasado por delante de la máquina y haber pensado que se habría sacado un café de no haber ido cargada hasta arriba con las cajas y ordenadores.

Pero la ausencia de cristal no es lo único. ¿Se está volviendo loca o realmente las aberturas de las ventanas parecen más estrechas de lo que lo eran antes, como si las paredes hubieran empezado a constreñir los huecos de las ventanas que se están cerrando igual que unos ojos adormilados?

Tiene que llamar a Katib.

Se apresura a regresar por donde ha venido, sin acordarse para nada del café que acaba de pagar; pero, al doblar la esquina del pasillo, la máquina está allí, apagada y a oscuras, como si la hubieran desenchufado.

Vuelve al sótano. Bajo los pies nota las escaleras más irregulares y peor terminadas de lo que las recordaba, hasta que llega a los últimos escalones que ya empiezan a parecerle otra vez normales. Se detiene al llegar abajo, esperando a que se le aclare la cabeza.

Ahí abajo al menos todo está como tiene que estar. Su despacho sigue tal como lo dejó: las luces encendidas y los ordenadores brillando, el engranaje colocado en su soporte y el destripado mecanismo en el otro extremo de la mesa.

Se acomoda con cuidado en su asiento, con el corazón todavía latiéndole aceleradamente, y levanta el auricular del teléfono.

—¿Katib?

—Sí, cielo —responde el hombre, cuya voz suena más distante y con más interferencias de lo que a Rana le parece que debería sonar, como si estuviera hablando desde la otra punta del planeta—. ¿Te puedo ayudar en algo?

—Katib, acabo de subir al piso de arriba y…

Pero entonces se calla. ¿Qué le va a decir?, ¿que vio unos boquetes vacíos donde debería haber habido ventanas?

—¿Rana?

El valor la abandona.

—Solo te iba a decir que… la máquina del café no funciona. A lo mejor alguien podría echarle un vistazo.

—Hasta mañana no, me temo… no hay nadie capacitado, pero lo anotaré en el registro de incidencias.

—Gracias, Katib.

—¿Y no querías nada más? —le pregunta Katib tras una pausa.

—No, nada más. Gracias, Katib.

Rana sabe lo que debe de estar pensando. Que ha estado trabajando demasiado, que ha estado demasiado concentrada en su tarea. Hay quien dice que ese es el efecto que tiene el mecanismo en la gente. Se pierden en sus posibilidades laberínticas y nunca más vuelven a salir. Al menos no tal como eran antes.

Pero a ella le parece que continúa oyendo el cuervo.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

—¿Que cómo puedo estar tan segura sobre qué? —pregunta Safa con una educada sonrisa.

—Sobre que va a funcionar tal como dice —responde el vehemente joven.

—Los algoritmos matemáticos son bastante concluyentes —dice Safa—. Y yo debería saberlo: fui quien descubrí la mayoría. —Lo que suena menos modesto de lo que era su intención, aunque a nadie parece importarle—. Lo que quiero decir es que no hay margen alguno para la ambigüedad. Sabemos que esa capa de líneas temporales que nos rodea tiene una extensión casi infinita, y sabemos que únicamente estamos inoculando la más diminuta cantidad de entropía concebible en cada una de ellas.

Safa reprime una sonrisa, confiando en que al joven le baste con eso y que ella pueda continuar con la presentación, pero el hombre no se queda satisfecho.

—Todo eso está muy bien, pero ¿no está presuponiendo que a todas esas otras líneas temporales les sobra orden? ¿Y si ese no fuera el caso? ¿Qué pasaría si todos esos otros mecanismos estuvieran tan corroídos y deteriorados como el nuestro?, ¿qué sucedería entonces?

—Seguirá funcionando, siempre que el contenido total de información de todas las líneas temporales sea suficiente para obtener una copia intacta, un suceso de probabilidad abrumadora desde un punto de vista estadístico. Por supuesto, si resulta que todos los mecanismos están exactamente igual de deteriorados que el nuestro, entonces el fijador no funcionará: de donde no hay seguimos sin poder sacar. Aunque eso no es demasiado probable. Fíese de mí. Tengo plena confianza en que podemos encontrar la suficiente información como para reconstruir nuestra copia.

El hombre parece satisfecho con esa respuesta, pero justo cuando Safa está a punto de abrir la boca para continuar con su exposición, su adversario vuelve a levantar la mano.

—Disculpe, pero… no puedo evitar seguir dándole vueltas. ¿Se distribuye el intercambio de entropía de manera uniforme entre todas las líneas temporales?

Se trata de una pregunta extraña, como de entendido, lo que le hace pensar que el hombre ha hecho los deberes más a fondo que la mayoría de los presentes.

—De hecho, no —responde Safa con cautela—. De acuerdo con los algoritmos matemáticos, el intercambio de entropía tiende siempre a aglutinarse ligeramente. Si una cierta copia del mecanismo tiene más información para proporcionarnos, terminamos inoculando un poco más de entropía en esa copia que en aquellas que tengan menos información que ofrecer. No obstante, seguimos hablando de unas diferencias pequeñas, nada de lo que nadie vaya a poder llegar a percatarse.

El hombre se pasa la mano por el flequillo.

—Pero ¿qué pasa si hay solo una?

—¿Cómo dice…?

—Me refiero a que ¿y si solo hay una copia intacta por ahí y todas las demás están tan deterioradas o más que la nuestra?

—Eso no puede suceder —responde Safa, deseando que alguien, cualquiera, interrumpa con otra pregunta. No es que sienta que está pisando terreno resbaladizo, sino simplemente que tiene la sensación de que ese interrogatorio puede prolongarse toda la noche.

—¿Por qué no? —insiste el hombre.

—Porque no. Los algoritmos nos dicen que es algo tan improbable que podemos olvidarnos de esa posibilidad.

—¿Y usted se lo cree?

—¿Y por qué no iba a creérmelo? —Safa está empezando a perder la paciencia al sentirse acorralada y presionada. ¿Dónde está el director del museo para defenderla cuando hace falta?—. Por supuesto que me lo creo. Lo contrario sería bastante extraño.

—Solo era una pregunta —dice el hombre, que suena como si fuera a él a quien hubieran estado acosando—. Es posible que no sea demasiado probable… Tendré que creerla. Solo quería saber qué es lo que sucedería en ese caso.

—No es necesario —insiste Safa con firmeza—. Es algo que no puede suceder… nunca. Y ahora, ¿puedo continuar, por favor?

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Rana clava de nuevo el dedo en la tecla para llamar Katib, pero no se oye nada, ni siquiera el frío zumbido del tono de llamada. El teléfono está mudo y, ahora que lo mira, ve que la pantalla de visualización de llamadas está apagada. Cuelga otra vez y lo vuelve a intentar, pero todo sigue igual.

Entonces es cuando repara en el engranaje, en aquel en el que ha estado trabajando. En el mecanismo de Anticitera hay treinta y siete ruedas dentadas y esta es la veintiuna, y aunque todavía quedaba mucho por hacer antes de que estuviera preparada para ser vuelta a colocar en la caja, ahora parece que apenas hubiera empezado con ella. La corrosión de la superficie que lleva semanas eliminando ha regresado en cuestión de minutos y la ha cubierto con una afelpada capa verde azulada, como si alguien hubiera cogido la pieza y la hubiera sumergido en ácido mientras ella estaba fuera de la sala. Sin embargo, al mirarla parpadeando consternada, como si el problema estuviera en sus ojos en lugar de en la rueda, se da cuenta de que faltan tres de los dientes, o están tan desgastados que es como si faltaran. Y lo que es peor, uno de los laterales está atravesado por un arañazo bien visible (casi más una raja, de hecho), como si la rueda estuviera a punto de partirse en dos.

Boquiabierta e inquieta en igual medida, coge una de las herramientas (la fresa que estaba utilizando antes de oír el ruido) y roza con ella parte de la corrosión verde azulada, que se desprende casi al momento, pero llevándose con ella un cuadrante de la rueda, que se deshace y se convierte en un montón de pálidos gránulos sobre la mesa. Petrificada por la incredulidad, clava la vista en el engranaje echado a perder, que parece haber recibido un terrible mordisco en uno de los lados, y entonces la propia herramienta se le desintegra en la mano.

«Esto no puede estar sucediendo», se dice. Y entonces su mirada se detiene sobre los otros engranajes, en las cajas de plástico, y ve que todos están aquejados de esa misma quebradiza corrosión.

Y en cuanto al propio mecanismo, a la caja destripada: lo que ve no es posible. A duras penas puede aceptar que algún tipo de extraña reacción química que hasta ese momento nunca hubiera sido documentada haya atacado al metal durante el tiempo que le ha llevado subir al piso de arriba y volver a bajar; pero la caja en sí es de madera… no ha cambiado en cientos de años, no desde que fue reemplazada por última vez por uno de los numerosos y esmerados propietarios que ha tenido el mecanismo.

Sin embargo, la caja se ha convertido en algo que más parece piedra que madera, un objeto de cuyo origen artificial resulta difícil percatarse. Alarga la mano y la toca atemorizada. Tiene un tacto fibroso e insustancial. Su dedo casi parece atravesarla, como si no se tratara en absoluto de un objeto real sino de un holograma. Cuando se fija en el corazón del mecanismo ve que los engranajes que todavía están en su lugar se han fusionado en una única masa corroída, que parece un bloque de roca en el que se hubiera grabado una imprecisa imagen de un mecanismo de relojería.

Y en ese momento Rana se echa a reír, porque las piezas del rompecabezas acaban de encajar en su lugar. No es más que una broma, aunque, dada la presión a la que ya de por sí está sometida, una broma de espectacular mal gusto. Pero en cualquier caso una broma y no un síntoma de su descenso hacia la locura. Ha sido atraída hacia el piso de arriba por un ruido, porque ¿cómo si no se iban a poder colar en su despacho y sustituir el mecanismo por este primo segundo suyo echado a perder? Las ventanas desaparecidas, el pájaro presa del pánico parecen detalles demasiado extremos, intrusiones de la lógica onírica debidas al azar, pero ¿quién puede saber qué es lo que se le puede ocurrir a un bromista?

Bueno, ella también tiene sentido del humor. Aunque no justo ahora, no esta noche. Así que alguien lo va a pagar. Y cortarle el teléfono ya ha sido el colmo. Eso es de mal gusto, no tiene ninguna gracia.

Se dispone a levantarse de nuevo del banco de trabajo para encontrar a quienesquiera que sean los que deben de estar espiándola, segura de que andarán escondidos fuera de la sala, entre las sombras, tal vez en el pasillo de observación que está a oscuras, desde donde habrán podido ser testigos de su desasosiego. Sin embargo, cuando apoya la mano para empujarse hacia arriba, los dedos se le hunden en la grisácea superficie del banco.

Y se desdibujan como si los estuvieran introduciendo en agua.

De pronto se percata de que no es el mecanismo de Anticitera el que está perdiendo solidez, sino todo lo que la rodea.

No, tampoco es eso. Al edificio le está sucediendo algo, pero si la mesa se estuviera convirtiendo en un objeto fantasmal, todos los objetos pesados que hay encima (el mecanismo, el equipo, los portátiles) seguro que ya se habrían hundido y caído a través de ella. Hay una explicación más sencilla, aunque al caer en ella siente como si la hubiera atravesado un rayo de frío interestelar.

Es ella la que se está desvaneciendo, perdiendo arraigue y sustancia.

Rana acaba incorporándose, pero es como si estuviera apoyada sobre humo. La sensación no es tanto de… estar de pie sobre el suelo sino de flotar con los pies ligeramente en contacto con él. El aire en sus pulmones está empezando a enrarecerse, pero tampoco es que tenga la sensación de que esté a punto de ahogarse. Intenta caminar, y durante unos instantes sus pies forcejean en vano contra el suelo, hasta que empieza a ganar un espectral impulso en dirección a la puerta.

Cuando ha vuelto de su visita al piso de arriba, el pasillo que hay al pie de las escaleras estaba normal, pero ahora se ha convertido en un pasaje oscuro e intimidatorio, con toscas entradas que franquean el paso a unas cámaras que parecen calabozos. Su despacho es el único lugar reconocible, y ni siquiera él es inmune a los cambios. La puerta se ha desvanecido y tan solo queda una combada abertura en la pared. El suelo está formado por losas irregulares. A mitad de camino entre la puerta y su mesa, las losas se desdibujan y se convierten en algo que parece cemento, y un poco más adelante el cemento adquiere el vivo brillo rojo del revestimiento del suelo al que ella está acostumbrada. Sobre la mesa, la luz de la lámpara eléctrica parpadea y pierde intensidad. Los portátiles se apagan con un gemido, las pantallas se van quedando a oscuras. La línea que delimita el cambio en el suelo se arrastra camino de la mesa, como la marea que sube. Desde algún lugar sumido en la oscuridad a Rana le llega el ruido apagado y persistente de agua goteando. Se equivocaba al pensar que los objetos que había sobre el banco eran inmunes a ese desvanecimiento. Ella fue la primera, pero ahora ese mismo proceso de disipación está empezando a atrapar a las herramientas, a sus notas y a los portátiles, y hasta al propio banco. Incluso el mecanismo está perdiendo su vínculo con la realidad: sus engranajes y componentes están comenzando a disolverse ante sus ojos. La caja de madera adopta un tono gris ceniciento y se desmorona convertida en un montón de polvo. Una brisa se cuela en la sala y el polvo desaparece como por arte de magia.

Rana se percata de que el mecanismo ha sido lo último que ha desaparecido: la marea de cambio ha llegado desde todas las direcciones camino de ese foco diminuto, que durante unos instantes se ha mantenido firme, resistiéndose a las fuerzas del cambio.

Y ahora Rana siente cómo se acelera su propio proceso de desvanecimiento. Ni puede moverse ni comunicarse. Está a la merced de la brisa.

La brisa la arrastra a través de los fríos muros de piedra hasta el exterior, hasta la noche de una ciudad que apenas reconoce. Rana se desliza por el cielo, capaz de ver, pero no de intervenir. Por todas partes lo único que vislumbra es ruinas y desolación. Los esqueletos de los inmuebles proyectan sus irregulares perfiles contra el cielo iluminado por la luna. Aquí y allá le parece reconocer el cadáver desplomado de algún monumento, pero todo está tan distinto que enseguida pierde el sentido de la orientación. Incluso la forma del río, en el que se refleja la luz de la luna, parece haberse apartado serpenteando del curso que recuerda. Ve adoquines hechos añicos y puentes de metal que terminan a mitad de camino de la otra orilla. Fuegos carmesíes arden en el horizonte y su parpadeo atraviesa las cuencas vacías de los edificios arrasados.

Y entonces se fija en las máquinas negras, que avanzan amenazadoras por el laberinto y por los cañones que forman las ruinas. Máquinas de guerra feroces y aterradoras, con las armas montadas en torretas que giran apuntando a entradas y sombras, con las orugas metálicas a modo de pies que aplastan los escombros de la ciudad pulverizada, esos escombros que antaño fueron moradas y posesiones, hasta que llegaron estos mastodontes. Rana no necesita ni un emblema ni una bandera para saber que estas son las máquinas de una fuerza de ocupación, que su ciudad está bajo el yugo mecanizado de un invasor. Contempla cómo una figura surge de su escondite para lanzar una patética antorcha encendida contra una de las máquinas. La torreta gira bruscamente y contraataca descargando una lanza de fuego contra el asaltante. La figura se desploma.

El viento empuja a Rana hacia lo alto, y la ciudad se convierte en su propio mapa. Con el cambio de perspectiva, Rana avista el edificio que albergaba el Museo de Antigüedades, pero lo que ve no es más que una fortaleza o prisión destruida, una más entre tantas. Y durante un instante se acuerda de que la estructura del museo era muy antigua, de que el edificio (o la sucesión de edificios, cada uno construido sobre la traza del anterior) se ha erigido en ese mismo lugar desde muchos siglos atrás, al servicio de muchos soberanos.

Y en ese mismo instante, Rana comprende fugazmente lo que les ha sucedido a ella y a su mundo. El mecanismo ha sido arrancado de la historia y, en consecuencia (al ser el mismo totalmente esencial), la historia se ha desbaratado. No hay Museo de Antigüedades porque no hay Magna Persia. El maravilloso artilugio que envió a ejércitos e ingenieros por todo el mundo sencillamente nunca ha existido.

Ni tampoco ha existido Rana.

Sin embargo, ese instante de comprensión pasa tan rápido como llegó. Los fantasmas no son las almas de los muertos, sino las almas de las personas borradas de la historia cuando la historia cambia. Y lo peor del caso es que nunca llegan a recordar con claridad la persona que fueron en vida, los hechos de los que fueron testigos.

El viento la remonta más hacia lo alto, hasta las enrarecidas nubes plateadas; pero para entonces Rana ya no está pensando en nada, salvo en la infinita red de hermosos engranajes de bronce que moverán los cielos por toda la eternidad.

Copyright © 2007 Alastair Reynolds

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia Ficción, Relatos, Ucronía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a La fijación, de Alastair Reynolds

  1. Sergio Jimenez dijo:

    ¿Qué gran blog! Mira que un autor (el que fuera) te cediese uno de su “hijos” para ponerlo en tu espacio… Por algo será.
    Muchas gracias por todos los relatos.

    • marcheto dijo:

      Bueno, yo creo que la mayoría de los autores me ceden sus relatos sin llegar a echar un vistazo al blog. Tan solo ha habido un caso en que explícitamente me indicó que me cedía a su «hijo» porque le había gustado la selección de cuentos que tenía en el blog. Pero, en cualquier caso, lo hagan por lo que lo hagan, yo me llevo una tremenda alegría cada vez que alguien acepta. Y cuando se trata de gente como Alastair Reynolds que no necesitan en absoluto la difusión que les puede proporcionar un blog modesto como este, el subidón todavía es mayor. 😉
      En cualquier caso, gracias por tu comentario y tus palabras.

  2. Gilberto Quintero dijo:

    ¡Y qué autores tan maravillosos! Excelente historia para celebrar. A mi juicio, uno de los mejores relatos ganadores del Premio Sidewise. Muchas gracias, Marcheto. ¡A mi me encantan las ucronías y esta historia es excelente: cósmica, trágica, absorbente y con bases fidedignas!
    http://es.wikipedia.org/wiki/Mecanismo_de_Anticitera

    ¡Gracias por tanta maravilla!

    • marcheto dijo:

      Hola, Gilberto.
      Pues te aseguro que Alastair tiene bastantes historias breves tan buenas como esta, aunque sus relatos no sean demasiado conocidos ni suelan estar entre los finalistas de los premios que más repercusión tienen, tal vez porque muchos de ellos aparecen en publicaciones británicas y no estadounidenses.
      Y sí, el mecanismo de Anticitera realmente existe. De hecho, la cita de antes del cuento está sacada de un artículo sobre si el mismo fue el primer ordenador de la historia, publicado en 2007 en The New Yorker y que puede leerse aquí (en inglés).

  3. scorpius05 dijo:

    Me gustó mucho el relato. Cuando leí ucronía, puse una cara que mejor ni te cuento. Imaginé que el autor se encargaría de plasmar el entorno en el cual se desarrollaba la historia, afortunadamente no fue así. Me ha parecido una forma un tanto original de afrontar este subgénero y que decir de los personajes y la idea central: Maravillosos. Es bueno apreciar la versatilidad de un escritor que solo conocía por sus obras de space opera (género que no me gusta nada, dicho sea de paso).
    Pasando a otro tema, te felicito por la antología y estuve pensando en que nunca te había dado mis impresiones respecto a la calidad de tus traducciones. Pero creo que al haberte expresado lo que me transmitían los cuentos durante todo este tiempo, queda más que claro la excelente profesional que eres y deja de ser tan modesta, date un poco de mérito. Te debo mucho, todos los comentarios del mundo no bastarían para hacerte saber cuanto. En verdad, espero algún día conocerte en persona y darte un fuerte abrazo.
    He revisado los tweets con el hashtag #SorteoAlgernon y no aparecen los míos. Tengo mis siete papeletas ¿Cierto? Bueno, ya me dirás. Cuídate mucho, Marcheto.

    • scorpius05 dijo:

      Soy Gerald, ahora mis comentarios aparecerán con ese nombre de usuario por mi cuenta de WordPress. Aclararé tus dudas, mi primer nombre es Anthony (por el anime “Candy”, culpa de mi madre) y el segundo es Gerald, eso es todo. Chao.

    • marcheto dijo:

      Hola, Gerald.
      Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Tanto en lo referente a que este relato es una ucronía tratada de una manera un tanto distinta a la habitual como en que Alastair es posiblemente un autor más versátil de lo que nos pensamos. O al menos esa es la sensación que a mí me han dejado los abundantes relatos que le he leído durante estos últimos meses.
      Y te agradezco enormemente tus palabras en lo referente a las traducciones. Ya lo he dicho otras veces, las encaro exactamente igual que las que realizo de manera profesional, ya que para mí ese es uno de los puntos claves del blog: literatura traducida de calidad, y calidad tanto en el texto original como en la traducción.
      Y a ver sin en el próximo sorteo tienes más suerte. 😉

  4. Pedro L. M. dijo:

    ¿Y no andaba por allí el bueno de Walter Bishop echando un vistazo? 😉
    (Espero que seas seguidora de Fringe, porque si no vas a pensar que estoy loco)

  5. fromlanteira dijo:

    Que buen regusto me ha dejado este relato! Tarde de domingo,sofa,música de fondo, mantita, whiskey con hielo,…, y relato de ciencia ficción del bueno! Que mas se puede pecir! Gracias marcheto!
    Y Feliz Navidad a todos!

    • marcheto dijo:

      ¡Qué envidia me das! La mayoría de los cuentos que han aparecido en el blog los he leído en el transporte público, en día laborable y sin manta, sofá ni nada por el estilo. Seguro que con las condiciones óptimas de lectura los hubiera disfrutado incluso más. Me alegro de que al menos tú sí que puedas haber leído este relato en el entorno que se merece.
      Y sí, felices fiestas para todos.

  6. Malapata dijo:

    Buenas
    Una idea muy original y muy bien llevada. Una muestra más de lo peligroso que es jugar con el infinito, un concepto que da mucho juego pero que hay que manejar con cuidado. Más de una vez me gustó jugar a confundir a mis estudiantes con alguna de sus aparentes paradojas.
    Casualmente hace poco había releído “El asesino infitino” de Egan, mucho más duro a la hora de trabajar con el infinito y sus “monstruos”.
    Un saludo, y que Cantor te acompañe.

    • marcheto dijo:

      Hola, Malapata.
      Me alegro de que el relato te haya gustado. La verdad es que la ficción breve de Alastair ha sido una de las más gratas sorpresas que me ha deparado el hecho de que “por culpa” del blog me esté centrando más en las distancias cortas. Porque te aseguro que Alastair tiene un puñado de cuentos que en calidad no tienen nada que envidiar a nadie, ni siquiera a Egan. Una gran injusticia que no sean más conocidos y traducidos.
      Y muchas gracias por tu comentario. Siempre es un placer tenerte por aquí. 🙂

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s