La llamada de La Compañía de las Tortitas, de Ken Liu – Especial Humor I

Ken Liu es un autor que ya no necesita presentación en Cuentos para Algernon, no solo porque tuvimos el honor de que inaugurara este blog con Quedarse atrás, sino porque desde entonces ha seguido publicando estupendos relatos que lo han confirmado como uno de los autores fundamentales del momento dentro de la ficción breve del género, como lo demuestra la continua inclusión de su nombre entre los finalistas de los principales premios.

Ahora bien, lo que sí que es posible, es que aquellos de vosotros que únicamente hayáis leído sus obras más populares y premiadas desconozcáis su faceta humorística que, aunque no sea la más conocida, cultiva con bastante frecuencia. De hecho, es uno de los pocos autores que está presente en las dos antologías de relatos publicadas hasta el momento dentro de la serie Unidentified Funny Objects (editadas por Alex Shvartsman), dedicadas al humor dentro del género fantástico.

La llamada de La Compañía de las Tortitas (The Call of the Pancake Factory) apareció en 2013 en Drabbblecast, donde se puede leer o también escuchar (en un podcast francamente recomendable). Y, para no destripar nada del argumento, me limitaré a adelantar que, curiosamente, uno de sus protagonistas repetirá en este especial.

Y si tenemos por segunda vez a Ken en Cuentos para Algernon no solo es porque sea un buen ejemplo de autor cuyos relatos humorísticos están quedando prácticamente eclipsados por sus obras más «serias», sino porque de este modo cumplo la segunda promesa que tenía pendiente.

Si Tim Pratt fue el autor que quedó en segunda posición en las dos encuestas que propuse hace unos meses, Ken fue el más votado ¡en ambas! Así que vuestro mensaje me quedó claro: tenía que hacer todo lo que estuviera en mis manos para que pudierais disfrutar de otro de sus cuentos. Y, por fortuna para todos, Ken me lo ha puesto fácil y me ha permitido por segunda vez que abuse de su amabilidad y generosidad, gracias a las cuales hoy podemos tener aquí una nueva muestra de su buen hacer y una demostración de su gran versatilidad. Así que (y creo que hablo no solo en mi nombre sino también en el de todos vosotros), muchísimas gracias, Ken. Thanks a million, Ken!

ACTUALIZACION I: Ya podéis descargar aquí el cuento en los formatos para ebook (EPUB, FB2 y MOBI). Gracias una vez más a Jean Mallart y Johan por su amable y desinteresada colaboración.

          Descargar La llamada de La Compañía de las Tortitas DOC
             Descargar La llamada de La Compania de las Tortitas PDF

La llamada de La Compañía de las Tortitas

Ken Liu

El bar es de lo más kitsch, con figuras ridículas hechas a base de cocos por todas partes y, colgando del techo, ristras de conchas ensartadas a modo de cuentas. Sonrío al ver un coco que luce unas orejas ratoniles que en realidad son un par de conchas de vieira.

Turistas de todo el mundo están sentados por el bar, pidiendo bebidas sin parar, porque en Indonesia a esta hora del día el sol pega con tanta fuerza que como salgas a la calle te derrites, además de porque las bebidas están bien aguadas. Aunque esto no es algo que a mí me importe. Estoy aquí para pasar desapercibido, no para emborracharme.

—¡Tienes pinta de ser norteamericano! —me dice un hombre de mediana edad mientras se sienta en el taburete junto al mío. Tiene el rostro rubicundo, se está quedando calvo y es tan amigable que hace encogerse asustado al neoyorquino que hay en mí—. Soy Steve. Qué bien encontrarme con otro estadounidense nada menos que aquí, en el mar de Banda…

—Lo mismo digo —respondo, sin reaccionar ante su mano extendida.

Miro una vez más a mi alrededor para asegurarme de que no veo a nadie con pinta de que pueda estar yendo tras de mí. Veo a un par de taiwaneses junto a la puerta, pero parecen demasiado felices como para estar en la nómina del capo Gou.

—No te he oído el nombre…

—Ni te lo he dicho ni pienso decírtelo —replico intentando no sonar irritado.

Me mira fijamente, la sonrisa congelada, pero está lo suficientemente borracho como para que, a pesar de la helada acogida que le estoy brindado, decida continuar haciéndome preguntas en lugar de largarse.

—¿Eres un gánster o algo así?

Ha errado el tiro por tanto que a punto ha estado de darle al capo Gou. Sí, es posible a que algunos sepáis que Gou es un magnate taiwanés dueño de un montón de parques temáticos repartidos por toda Asia, pero apuesto a que no sois demasiados los que estáis al tanto de que también dirige unos cuantos casinos en Macao. Y tiene unos cuantos matones contratados para que vayan de aquí para allá buscando a aquellos que supuestamente (y quiero recalcar lo de supuestamente) le han robado.

Como Steve no parece que sea de los que se asustan con facilidad, decido que si quiero espantarle y que me deje tranquilo tengo que darle la impresión de que soy un bicho de lo más raro.

—Soy espía —le susurro con aire conspiratorio.

Bueno, el término oficial es Analista de Investigación Competitiva, pero se le parece bastante. A veces la verdad es lo suficientemente extraña como para que la gente piense que estás como un cencerro.

—Vaya, ¿como los de la CIA?

—No, yo trabajo para… —me interrumpo. No quiero decirle abiertamente para quién trabajo: mi empresa tiene una reputación que mantener. Tampoco puedo utilizar un nombre en clave demasiado evidente, como, por ejemplo, Mus musculus, pero el hecho de que haya mencionado a la Compañía me inspira. Son innumerables los padres que han aplacado a sus hijos los domingos por la mañana preparándoles tortitas con la figura icónica formada por un círculo grande y dos pequeños, así que termino la frase—: …La Compañía de las Tortitas.

—No tenía ni idea de que los restaurantes necesitaran espías.

—Uy, te sorprenderías si supieras…

La verdad es que hay poca gente que sepa lo competitivo que es el negocio de La Compañía de las Tortitas. El capo Gou, nuestro competidor más directo en Hong Kong, es implacable. Un mes después de que «Aventura oriental» abriera en nuestro parque temático, el suyo inauguró la atracción «La rebelión del Rey Mono contra los Cielos», que hacía todo lo que hacía la nuestra, solo que mejor. De algún modo se había enterado de nuestros planes con antelación y había ideado la manera de superarlos. Todo un desastre para la recaudación.

—Es como cualquier otro negocio. Tienes que mantenerte informado de lo que están haciendo tus competidores: novedades en los platos, en la decoración, en la imagen de marca, en el modelo de servicio y en todo lo demás.

—Así que estás aquí para investigar la auténtica cocina indonesia, ¿no es eso?

Este tipo es como una sanguijuela imposible de quitarte de encima. Farfullo algo, distraído porque tengo que mantenerme alerta y vigilar las inmediaciones no vaya a ser que el capo Gou me haya seguido la pista desde Taipéi hasta Indonesia. Veréis, resulta que conseguí hacerme con los planos de su próximo parque acuático, lo que no le ha hecho demasiado gracia. Y no puedo coger un avión para regresar a Florida porque los planos en cuestión consisten en una maqueta rellena de gel. Es de lo más artero el capo Gou. Así que ahora estamos jugando a… ejem… al gato y al ratón en su patio trasero hasta que consiga hacer una copia de la maqueta en algún material aprobado por la Administración de Seguridad en el Transporte.

—Oye, si lo que andas buscando es la auténtica y tradicional cultura culinaria de las islas del Pacífico, tal vez te interese acercarte a una isla que hay a unos treinta kilómetros al este de aquí. Tienen montada una especie de comuna New Age con un gurú, hornos tradicionales de piedra y todo tipo de…

Le estoy escuchando solo a medias. Porque a lo mejor es simplemente que estoy paranoico, pero hubiera jurado que en la última hora he visto el mismo todoterreno pasar dos veces por delante del bar. Y ese yate que hay en el muelle… ¿por qué tengo la sensación de haberlo visto en la bahía de Tamsui?

—Deberías aprovechar su invitación y visitar la isla. Te hacen preguntas sobre tus sueños, y hay hogueras, cochinillo asado, bailes desenfrenados en plena noche y un añejo licor tribal. Te lo pasarás bomba.

—¿Dónde puedo encontrar a este guía? —pregunto.

El todoterreno acaba de pasar una tercera vez, así que me agacho, confiando en que quienquiera que sea su ocupante no alcance a ver el sombrío interior del bar. Un viaje a una isla perdida donde puedo esconderme entre los miembros de un culto New Age suena como la perfecta manera de quitarme de encima al capo Gou. Y además, también puedo dedicarme a investigar un poco cara a nuestras atracciones sobre el Pacífico.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 Me llevan a la isla en una lancha motora en compañía de otros cinco visitantes. Nuestro guía, Otto, es un hombre de edad indeterminada, cuya piel bronceada y pródigamente tatuada contrasta de manera agradable con su camisa blanca y sus pantalones de vestir.

Intento entablar conversación mientras nos deslizamos sobre las olas que brillan bajo la luz del sol vespertino.

—¿Cuánto tiempo llevas con… ejem…?

—¿El culto? —dice, con una sonrisa en el rostro—. Puedes decir lo que piensas.

—Iba a decir la comunidad.

—Personalmente, prefiero escuela filosófica. Me uní hace unos veinte años, y ahora hay quien diría que yo soy el líder de mis compañeros filósofos. Antes yo era un trotamundos como tú, ofuscado por la persecución de sinsentidos.

Si el mismísimo gurú tiene que dedicarse a labores de reclutamiento es que las cosas no les están yendo demasiado bien en el departamento de recursos financieros.

—¿Qué es lo que te atrajo de esta escuela filosófica?

—La aceptación del estado de ignorancia perpetuo de nuestra especie y de la definitiva futilidad de la búsqueda del conocimiento.

—Eso… —intento encontrar una manera diplomática de expresar lo siguiente—: no suena demasiado atractivo. A mí me gusta saber cosas.

—¿De veras? —Noto cómo me está calibrando con cierto cuidado—. ¿Es que eres científico?

—No exactamente, pero sé un poco de un montón de cosas y un montón de unas pocas.

—Justo el tipo de hombre que a nuestro arrogante mundo moderno se le da tan bien producir. Tú y yo somos miembros de una de las especies de un planeta que no se diferencia de otros miles de millones de planetas de una galaxia que a su vez no es más que una entre un billón de galaxias en el universo. ¿Cómo piensas que vamos a poder saber algo?

Las cursis tonterías huecas de siempre. Me imagino que lo siguiente va a ser que me suelte algo poético sobre las cosas que sabemos que no sabemos y las cosas que no sabemos que no sabemos[1], pero le sigo la corriente:

—Sabemos mucho más que nuestros antepasados, y la velocidad de nuestros descubrimientos crece de manera exponencial.

—¡Qué optimismo! Imagínate una colonia de hormigas que se dedican a explorar el terreno que tienen en las inmediaciones: el césped y las flores, los escarabajos muertos y las migas caídas al suelo. Formulan teorías para explicar su entorno: por qué hay una zona donde los gigantescos rosales están dispuestos en hileras; cuánto terreno está dominado por un tipo de hierba cuyo tallo alcanza siempre más o menos la misma altura; qué es lo que provoca que unos grandes géiseres que hay en el suelo lancen agua a determinadas horas del día. Y creen que, con el tiempo, podrán llegar a explicar todo lo que ven.

Otra manida fábula, pero la brisa del mar es agradable y sería de mala educación que ahora me excusara y le dejara plantado en mitad de esta conversación.

—Y supongo que nosotros somos las hormigas.

—Las hormigas piensan que están acrecentando sus conocimientos y su comprensión del mundo, hasta que llega el día en que el pie de un niño las aplasta y las hace papilla, el pie de un ser que nunca les había prestado atención hasta ese momento, y cuyos padres son los responsables de todas las características de ese mundo del jardín trasero, que ellas habían intentado explicar en vano. Las hormigas ni siquiera llegaron a entrar nunca en sus planes, salvo en los de exterminarlas. Nosotros les importamos a los dioses tan poco como a nosotros nos importan las hormigas, y por eso todos nuestros esfuerzos por alcanzar una cierta comprensión son inútiles.

—Entonces, ¿a qué otra cosa que no sea a la búsqueda de ese saber inútil deberían dedicarse las hormigas de tu fábula?

—A pedir clemencia. Y a rezar para que los Grandes las escuchen.

 ∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 Si dejamos de lado el desagradable discurso de Otto, los miembros del culto (o «escuela filosófica») realmente saben cómo montar una fiesta, sobre todo si tenemos en cuenta que carecen de electricidad y de comodidades modernas, al menos hasta donde yo puedo ver.

Nos han dado la bienvenida a la velada con una de esas fiestas hawaianas, una luau, de lo más turística y espuria. Nos han asegurado que el cochinillo asado llevaba cocinándose bajo tierra todo el día, pero cuando estábamos desembarcando yo he visto a dos hombres sacarlo de un edificio hecho de piedras gigantescas que está un poco apartado de la playa y llevarlo hasta el lugar donde lo han enterrado. Y a pesar de que lo más probable es que lo hubieran asado en una parrilla de gas en una cocina industrial, estaba bueno. Otto ha resultado ser un anfitrión locuaz y encantador, que animaba a todo el mundo a comer y a beber sin mencionar en ningún momento sus sombrías creencias. Cuando he sacado un par de fotos de la fiesta con el móvil me he fijado en que no había cobertura.

Y ahora tenemos en la playa una gran hoguera con forma de anillo, y mientras los visitantes nos bebemos a sorbitos nuestras bebidas (y estas de aguadas no tienen nada), los actores (¡uy!, me he equivocado de jerga, quería decir nuestros anfitriones) están bailando alrededor del fuego, representando un ritual que estoy seguro que algunos antropólogos opinarían que es una mezcolanza teatral e incongruente de docenas de culturas genuinas. Yo no soy quién para juzgar. En La Compañía de las Tortitas hacemos esto mismo.

En el centro del anillo de fuego hay una plataforma de piedra con un ídolo encima. Si entorno los ojos lo suficiente, parece un lagarto con alas al que le hayan brotado tentáculos de la cabeza; lo más probable es, una vez más, que sea algo amasado de cualquier manera a partir de elementos de la mitología de diferentes culturas genuinas.

Los danzantes lanzan gritos y alaridos mientras se arrancan la indumentaria en pleno éxtasis. Sentados alrededor del fuego, el resto de visitantes miran cautivados o, hablando con más propiedad, aturdidos. Tras acabarme mi primera bebida me ha llamado la atención el regustillo medicinal que tenía, así que a partir de ese momento he llevado cuidado. Cualquiera sabe qué clase de alucinógenos habrán mezclado para ayudarnos a entrar en situación.

El idioma que utilizan en sus cánticos es incomprensible y no se parece ni de lejos a ningún otro que haya oído anteriormente, así que no me extrañaría que también se lo hubieran inventado. Teniendo en cuenta las duras condiciones en esta isla remota, su voluntad por crear una experiencia integral para sus invitados no tienen nada que envidiar a la de La Compañía de las Tortitas.

Aunque, por supuesto, lo que sigo sin conseguir entender es el aspecto financiero. Otto no nos ha cobrado a ninguno por este crucerito de temática «el Pacífico», y ni siquiera nos ha hecho firmar ningún papel por el que nos comprometamos a asistir a alguna charla proselitista, como habrían hecho los comerciales de las multipropiedades asociadas a La Compañía de las Tortitas. Es posible que confíen en ganar adeptos para la secta que les entreguen todas sus posesiones terrenales, pero ese es un modelo de financiación de lo más inseguro. Tal vez debiera hablar con Otto y darle algún consejo.

En cualquier caso, sea lo que sea lo que he bebido, está haciendo su efecto. Mientras dan vueltas alrededor de la hoguera, los danzantes parecen estar flotando en el aire, y los rítmicos cánticos con su marcada cadencia me están amodorrando. Bajo la luz fluctuante de las llamas y las sombras mudadizas, el ídolo en el centro del anillo de fuego da la impresión de estar cobrando vida.

Me levanto tambaleándome e intento mantener el equilibrio, y al momento tengo a Otto a mi lado.

—¿Te vas a dormir? —me pregunta.

Muevo la cabeza afirmativamente.

Me acompaña a la entrada del edificio grande cuyos muros parecen estar formados por bloques gigantescos de piedra, llenos de aristas afiladas y superficies planas, lo que le da un aire a antigüedad prehistórica. También tengo serias dudas de que sea auténtico, ya que las juntas y ensambladuras parecen muy regulares y encajan demasiado bien, lo que me recuerda a algunas recreaciones de La Compañía de las Tortitas.

Otto me guía por una serie de túneles sinuosos con antorchas por única iluminación, y el persistente efecto de la bebida hace que en algunos momentos tenga la sensación de que estamos ascendiendo… por una cuesta descendente, y en otros de que estamos caminando por el techo. Aunque me dé rabia, he de reconocer que, si todo esto forma parte de su montaje, la verdad es que está francamente bien concebido.

Por fin llegamos a una habitación sin ventanas iluminada con quinqués y Otto me señala una cama que hay en una esquina. Me meto en ella y lo único que alcanzo a oír antes de caer dormido es una voz susurrante que me desea: «Que tengas dulces sueños».

 ∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 Mis sueños están plagados de imágenes extrañas y visiones de pesadilla. Del cielo caen descomunales criaturas, de movimientos pesados, grandes como rascacielos. Parecen versiones gigantes de los ídolos que he visto, completadas con unas alas diminutas, inútiles a la hora de volar, y tentáculos que se retuercen alrededor de la cabeza. Supongo que últimamente he estado pensando demasiado en cómo poner al día nuestras atracciones de temática terrorífica.

Me despierto, con el cuerpo cubierto de una pátina de sudor. Me siento completamente sobrio y no sé cuántas horas habrán pasado.

—Pocas veces me he encontrado con una mente tan en sintonía como la tuya —dice Otto desde la penumbra.

Poco me falta para caerme de la cama del susto. El siniestro personaje está de pie entre las sombras, junto a la puerta.

—¿Has estado aquí todo este tiempo? —pregunto—, ¿mirándome mientras dormía?

—¿Tú la oyes, verdad? La llamada del terrible Cthulhu…

Es cierto que algo está… hablando en mi cabeza: algo atronador, inmenso, con sílabas y sonidos extraños que me resulta imposible imitar. Deduzco que los ruidos que está haciendo Otto con la boca intentan reproducir estos insólitos sonidos que oigo en mi cabeza, el nombre impronunciable de su deidad.

No sé cómo lo está haciendo, pero tengo una teoría. En La Compañía de las Tortitas experimentamos con altavoces ultrasónicos que proyectan el sonido solo hacia un punto específico, de manera que únicamente lo oye la persona que se encuentre justo en ese lugar. Es genial para atracciones tipo casa encantada, ya que se tiene la sensación de que hay una voz hablándote desde el interior de la cabeza. A la hora de utilizar este sistema nos encontramos con algunas pegas que nunca llegamos a solucionar, pero al parecer aquí el señor Otto sí que lo está empleando. ¡Impresionante!

—Vinieron de las estrellas —continúa Otto con tono de auténtica reverencia—. Llegaron a nuestro mundo innumerables eones atrás y lo gobernaron cuando nuestros antepasados casi ni tenían conciencia. Y entonces cayeron en un profundo sueño en ciudades sumergidas bajo el mar, pero siguieron soñando, y en sus sueños se comunican con aquellos de nosotros que estamos en sintonía con ellos. Les adoramos porque un día, cuando las estrellas vuelvan a alinearse, despertarán de su profundo sueño y una vez más nos gobernarán, y el mundo será purificado mediante un proceloso apocalipsis de llamas y éxtasis…

—Vale, vale, lo pillo —lo interrumpo. El estilo grandilocuente me estaba poniendo de los nervios. Me gusta el teatro, pero esto ya es un poco excesivo—. Nosotros somos las hormigas y este Cthulhu es el niño de tu fábula. Y quieres que empiece a adorarlo, antes de que decida aplastarme.

Mi falta de respeto lo desconcierta, pero es que, ya se sabe, cuando te enteras del truco, la magia pierde toda su gracia… gajes del oficio. A veces me gustaría poder disfrutar con nuestras atracciones tanto como los visitantes.

—Hablando con propiedad, Cthulhu es más como uno de los progenitores del niño de mi fábula —dice Otto—. Pero… ¿lo oyes?

—Alto y claro. Habéis hecho un trabajo estupendo. Me gusta lo de que tengáis electricidad para hacer funcionar todos estos altavoces, pero que lo disimuléis no utilizando luces eléctricas. Creo que el uso de drogas es efectivo aunque un tanto peligroso, porque… ¿y si me hubieran provocado algún tipo de reacción alérgica? Y a mí, personalmente, me parece que si utilizarais con criterio algunas luces que lanzaran destellos podríais conseguir que la experiencia fuera todavía más impactante. Y tal vez incluso algún muñeco animatrónico.

—¡Esto no es una especie de atracción de parque temático!

—Claro que no. Mira, en esto yo estoy de vuestro lado. Me gusta lo que habéis hecho. Tan solo estoy intentando ayudaros para que la presentación resulte un poco más vívida. Sé de lo que hablo, y ni siquiera te voy a cobrar por el asesoramiento.

Me mira con el ceño fruncido y sacude la cabeza.

—Vas a tener que venir y verlo con tus propios ojos.

De nuevo avanzamos por túneles oscuros y sinuosos con antorchas titilantes por única iluminación. La pericia y la atención a los detalles me tienen impresionado. Paso los dedos por algunas de las grietas que quedan entre las losas de piedra: incluso hay musgo, auténtico, ¡musgo vivo de verdad! Teniendo en cuenta lo reducido del personal, el mérito de este lugar está a la altura del de Stonehenge o el de la isla de Pascua.

Aunque ya se me ha pasado el efecto de las drogas (o al menos eso creo), sigue habiendo secciones de los túneles en las que tengo la sensación de estar caminando cuesta arriba cuando el túnel parece estar descendiendo, y de que los riachuelos que corren por unos canalillos en el suelo fluyen… ¡hacia arriba! El efecto es de lo más realista. ¿Bombas ocultas? ¿Sistemas hidráulicos que cambian la inclinación de determinadas secciones del suelo mientras avanzamos sobre ellas? Tomo nota mentalmente de intentar sonsacarle el secreto a Otto. Lo sepa o no, es todo un genio del diseño de parques temáticos, y a lo mejor hay alguna manera de que lo pueda reclutar para La Compañía de las Tortitas.

Por fin llegamos a una caverna del tamaño de un estadio iluminada por un círculo de antorchas colocadas en la pared. En el centro hay una gigantesca laguna sin fondo.

—Prepárate para ver como tus quimeras son reducidas a añicos —me advierte antes de empezar a entonar—: Ph’nglui mglw’nafh Cthulhu R’lyeh wgah’nagl fhtagn.

Justo en ese momento, el agua de la laguna empieza a agitarse.

—Alucinante —digo—. Aunque creo que también aquí os habéis pasado con lo de la iluminación. Entiendo que por cuestiones de atmósfera solo queráis utilizar luces no eléctricas, pero de verdad que creo que unos cuantos focos escondidos detrás de algunas rocas pueden proporcionar una experiencia visual más potente. En ocasiones, la autenticidad se puede realzar con…

Me interrumpo cuando la creación animatrónica más asombrosa que he visto nunca empieza a salir del agua. No existen palabras para describirla: inmensa, gigantesca, ciclópea, monolítica… ¡Y encima es un monstruo!

La cabeza emerge de la laguna y se yergue hasta quedar muy por encima de nosotros, a la altura de un edificio de cuatro pisos. Tentáculos gruesos como mi cuerpo y de seis u ocho metros de longitud se retuercen alrededor de unas cavernosas fauces. Cascadas de agua caen desde la cabeza, dejando a su paso un rastro de limo y algas. El hedor a peces podridos inunda la gruta.

Y el monstruo lanza un rugido.

Estoy totalmente extasiado, boquiabierto. Sin lugar a dudas se trata del mejor ejemplo de muñeco animatrónico que he visto jamás. Nada de lo que tenemos en Florida está ni de lejos a su altura. La experiencia sensorial es integral en todos sus aspectos. Cuando el monstruo sacude la cabeza y su cuerpo choca contra el borde de la laguna, todo el suelo de la caverna tiembla.

El monstruo comienza a girar la cabeza hacia nosotros.

—Creía que habías dicho que estaba dormido —señalo.

—Y lo está, pero, cuando está soñando, a veces sale a la superficie para observar este mundo, un dios que abre un ojo un instante antes de volverse a sumergir en sus sueños.

Cuando estoy a punto de deshacerme en nuevos elogios por su gran maestría, la cabeza del monstruo deja de moverse y, de pronto, los ojos se abren: arcaicos, sobrenaturales, inverosímiles.

Y en ese instante, noto una enorme presión en el cráneo y me desplomo, inconsciente.

 ∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

 Cuando me vuelvo a despertar, veo el preocupado rostro de Otto fluctuando bajo la luz de las antorchas.

—¿Cuánto tiempo he estado sin sentido? —farfullo.

—Unos quince minutos.

—Me ha parecido mucho más.

Me incorporo. Detrás de la figura en penumbra de Otto, la inmensa silueta de Cthulhu se mece en el agua. Por el momento tiene los ojos cerrados.

—¿Has conversado oníricamente con él?

—Sí —respondo. Noto la boca seca, como si me acabara de despertar tras quedarme dormido en un vuelo transcontinental—. Efectivamente es tal como dices. Somos hormigas insignificantes que trajinan por el jardín del terrible Cthulhu.

—Y ahora comprendes la futilidad de la búsqueda del conocimiento —me dice Otto con una enorme sonrisa.

—Por supuesto.

—Y que la condición humana está totalmente desahuciada frente al horror cósmico.

—Sin ninguna duda.

—Y que debemos aceptar nuestra insignificancia en la escala espacial y temporal de nuestro dios Cthulhu.

—Es exactamente tal y como dices. Todos vamos a morir a la larga.

—Y ahora sí que estás dispuesto a rezar y suplicar piedad, y a dedicar tu vida a prepararte para ese despertar final cuando se alineen las estrellas.

—Bueno… tanta planificación es un poco demasiado para mí. —Y esforzándome por imitar a Otto, empiezo a entonar—: Ph’nglui mglw’nafh Cthulhu R’lyeh wgah’nagl fhtagn.

Y, rápidos como látigos, los tentáculos de Cthulhu se abalanzan a por Otto, lo agarran y lo levantan por los aires. Y antes incluso de que Otto haya tenido tiempo de gritar, Cthulhu se lo introduce en las fauces, y fin de Otto.

Porque resulta que, durante esos quince minutos durante los que estuve inconsciente, Cthulhu y yo efectivamente mantuvimos una «conversación onírica», tal como habría dicho Otto. No es tanto hablar con palabras como intercambiar imágenes, algo que se me da estupendamente, puesto que, como tenemos visitantes de todo el globo, la Compañía de las Tortitas es una firme partidaria de no utilizar palabras si con una imagen basta. No en vano nos llaman «ingenieros de la imaginación».

Esos asuntos que tanto interesaban a Otto no nos llevaron demasiado tiempo. Es decir, una vez que acepté que Cthulhu era real ya no merecía la pena seguir discutiendo sobre el resto.

Pero, y aquí está el pero, yo soy un tipo a quien lo que le preocupa es el aquí y el ahora. No me importa demasiado si dentro de cien generaciones, una vez que las estrellas se hayan alineado o lo que sea, Cthulhu esclaviza a unos descendientes míos a los que no conozco. Si ni siquiera me preocupo por el calentamiento global, ¿cómo pretendéis que piense en algo tan lejano?

Le expliqué a Cthulhu en dos palabras a lo que me dedicaba. No estoy seguro de que se enterara demasiado de en qué consiste el negocio de la Compañía de las Tortitas, pero la idea de millones de personas, incluso de miles de millones, reverenciando su imagen y pagando un tributo para poder verle le resultó atractiva. Le conté cómo conseguimos que los niños de todo el mundo adoren los ídolos de unos roedores y que exijan que los lleven a verlos, lo que le causó una favorable impresión. Como les pasa a todos los dioses, a Cthulhu le gusta tener adoradores, tener montones y montones de adoradores. No tengo ni idea de por qué. A lo mejor es que piensa que gracias a ellos su reinado final será más agradable.

Pero el quid de la cuestión es este: las hormigas no siempre tienen que pedir clemencia, a veces pueden negociar.

Le prometí hacerle al menos tan temido y reverenciado por hombres, mujeres y niños de todo el mundo como amado es el icónico roedor; siempre que me escuchara e hiciera lo que yo dijera.

Tras una convulsión, Cthulhu escupe unos cuantos huesos que caen a mis pies estrepitosamente. En ocasiones, para crear la experiencia más auténtica tienes que recurrir a la realidad.

—Vale, pero eso no lo podemos hacer cuando lleguemos a la costa de Florida —le advierto—. Me tienes que prometer que no te vas a comer de verdad a ninguno de nuestros visitantes. Tan solo puedes fingirlo.

Cthulhu refunfuña y toda la caverna vuelve a temblar.

El capo Gou y sus matones ya no parecen ser un problema tan importante, no mientras tenga a… esto conmigo.

¿Verdad que «El Mundo de Cthulhu» suena a algo memorable? Ya tengo unas cuantas ideas sobre cómo montar la atracción principal: un barco pirata, una isla abandonada, montones de actores bailando alrededor de una hoguera… posiblemente un musical. Pero me falta por pensar bien todo lo relacionado con las posibilidades de merchandising.

Copyright © 2013 Ken Liu



[1] N. de la T.: Referencia a la un tanto enigmática respuesta que dio en 2012 el entonces secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, cuando intentaba explicar la falta de pruebas que demostraran que Irak tenía armas de destrucción masiva. Rumsfeld habló de «las cosas que sabemos que sabemos», «las cosas que sabemos que no sabemos» y «las cosas que no sabemos que no sabemos». Volver

Esta entrada fue publicada en Especial Humor, Relatos, Relatos especial humor, Terror y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a La llamada de La Compañía de las Tortitas, de Ken Liu – Especial Humor I

  1. jaleye dijo:

    Muchas gracias

  2. Gilberto Quintero dijo:

    ¡Qué bueno es Ken Liu! Excelente relato, divertidísimo. Me recordó a lo mejor de Sheckely o Brown, o incluso algunos cuentos, de los bien hechos y divertidos, de Asimov.
    Hacía mucho que no leía buena ciencia ficción divertida.
    Gracias, Marcheto, muchas gracias.

    • marcheto dijo:

      Me alegro de que te haya gustado el relato de Ken Liu. De los que le he leído de humor, creo que es el más redondo.
      Bueno, espero poner remedio a la escasez de ciencia ficción divertida en tu vida😉, al menos durante unos meses. El próximo autor que tendremos por aquí es un caso un poco distinto al de Liu. Está empezando y es muchísimo menos conocido, pero, al igual que Brown y Sheckley, está consiguiendo hacerse un hueco con relatos que en todos los casos (al menos los que le he leído yo) son humorísticos, lo que creo que tiene todavía más mérito.

  3. Farenheit dijo:

    Que buen rato leyendo! Que más se puede pedir

  4. salino dijo:

    He disfrutado muchísimo con este relato lovecraftiano. Divertido y de calidad. Muchas gracias por hacérnoslo llegar

    • marcheto dijo:

      Hola, Salino.
      Me alegro de que te haya gustado. Y gracias a ti por recomendarlo en Leyenda. Espero que sigas disfrutando con el especial y sí, efectivamente, este no va a ser el único cuento lovecraftiano, aunque el próximo todavía tardará un poco en caer, por esto de intentar mantener la selección lo más variada posible.

  5. És muy bueno Ken Liu, este relato me recuerda al humor de Christopher Moore.
    Muy buena la traducción también.

    • marcheto dijo:

      Hola, Gorg.
      La verdad es que no he leído a Christopher Moore, así que en cuanto a eso no puedo opinar, pero me alegro de que hayas sintonizado con el humor de Liu. Una de las bazas de este escritor es que es francamente polifacético. Así que con su permiso intentaré seguir descubriéndoos en el futuro nuevas facetas de su obra.
      Y me alegro de que la traducción te parezca que no desmerece. Como siempre digo, para mí los dos puntos claves del blog son la calidad de los cuentos y de las traducciones. Ambas cosas son igualmente importantes.

  6. manuti dijo:

    Otro cuento perfecto, el toque humorístico es muy leve. No me gusta casi nada ese tipo de literatura irónica (con la excepción de Vonnegut) pero creo que aquí está en su justa medida … gran final si señor, habrá que ir a ese nuevo parque.

    • marcheto dijo:

      Con el club de fans que tiene Ken Liu entre nosotros no entiendo cómo es que todavía ninguna editorial española se ha decidido a sacar una antología suya. A poco que rebuscaran entre su abundante y variada producción, conseguirían una obra variada y de gran calidad, con cuentos de CF, de fantasía, de humor… y los dos que podéis leer aquí junto los que se están incluyendo en las antologías Terra Nova son solo una pequeña demostración de esto. Estoy segura de que vendería tanto o más que muchos otros libros peores que sí que se traducen y publican por aquí.

      • manuti dijo:

        Pues sí, un ejemplo muy bueno. Lo mismo Fata Libelli tiene algo que decir. Otro caso es Peter Watts con su trilogía de los Rifters que tiene gratis en su web y que nadie traduce, es más quitando “Visión ciega” es un autor casi inédito en castellano.

        • marcheto dijo:

          Sí, sería un autor perfecto para Fata Libelli. A ver si entre todos conseguís animarlas😉
          Y lo de Peter Watts, tras la buena acogida de su reciente antología, parece que todavía clama más al cielo. En fin, los misterios del mundo editorial español que nunca alcanzaré a entender:(

  7. Pedro L. M. dijo:

    Otro de aquellos que no te comenté en su día. Divertidísimo.
    Recuerdo que estaba en una interminable cola para el médico y me alegró la mañana.
    ¡Mil gracias!

    • marcheto dijo:

      Creo que con este cuento Liu demuestra que aquellos que le acusan de ser un escritor demasiado sentimental es que no lo han leído lo suficiente. Y me alegro de que en tu caso encima te resultara un cuento de lo más útil.🙂

  8. Jorge Jaramillo Villarruel dijo:

    Jajaja, me ha encantado. (Al fin terminé el Año II y decidí comenzar a comentar con éste, que fue, pienso, mi favorito).

    Me pareció muy divertido, y no capté el horror ‘cómico’ hasta que mencionó a un ídolo de piedra con tentáculos en la choya, y a partir de ahí todo cobró especial sentido y lo leí con enorme placer. Y me hizo reír.

    ¡Feliz año IV! Grandes éxitos para éste que se avecina. A ver cómo nos va en México (pues con la #LeyFayad, transmitir información por internet y cualquier descarga -como el ebook de Algernon- podría llevarnos a la cárcel hasta 28 años.

    En fin, ciencia ficción kafkiana, así es el mundo.

    • marcheto dijo:

      Hola, Jorge. Me alegro de que el cuento te haya divertido, que de eso se trataba.
      Y cambiando de tema, he estado leyendo por internet alguna cosilla de la ley que mencionas, y realmente parece terrorífica. Aunque la verdad es que en España también están intentando continuamente aprobar cosas por el estilo. Una auténtica pena, porque entre los políticos y sus amiguetes van a conseguir finalmente acabar con esta maravilla que es internet. Yo ya he comentado alguna vez que estoy segura de que con este blog estoy infringiendo alguna ley, no sé cuál, pero seguro que alguna.😦

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s