La deuda del inocente, de Rachel Swirsky

Rachel Swirsky es sin lugar a dudas uno de los nombres clave en la narrativa breve contemporánea de ciencia ficción y fantasía. Esta autora estadounidense ha publicado hasta el momento alrededor de medio centenar de relatos y numerosos poemas. Sus cuentos han aparecido en diversas revistas y antologías, y los más destacados se encuentran recogidos en dos colecciones: Through the Drowsy Dark (2010) y How the World Became Quiet: Myths of the Past, Present, and Future (2013). Gracias a ellos ha sido nominada en una docena de ocasiones a los premios más prestigiosos del género en todas las categorías breves (Hugo, Nebula, Word Fantasy, Locus y Theodore Sturgeon) e incluso ha ganado el Nebula dos veces, la primera en 2011 con la novela corta The Lady Who Plucked Flowers Beneath the Queen’s Window y la última en el 2014, hace solo unos días, con su relato corto If You Were a Dinosaur, My Love, que también está entre los nominados a los Hugo de este año. Su obra breve demuestra una gran versatilidad, ya que alterna sin ningún problema entre la ciencia ficción, la fantasía e incluso el terror.

Sin embargo, y a pesar de todo lo anterior, me temo que hasta ahora estaba inédita en español. Y si bien es cierto que dadas las características de este blog no puedo tener hoy aquí los que son mis relatos favoritos de esta autora, Rachel tiene material interesante de sobra como para que haya podido elegir un cuento que, sin ser una de sus obras más premiadas ni conocidas, a mí me parece francamente interesante.

La deuda del inocente (The Debt of the Innocent) es uno de los primeros relatos que publicó. Apareció por primera vez en una antología un tanto polémica, Glorifying Terrorism (publicada en 2007 como protesta por la ley antiterrorista aprobada en Gran Bretaña un año antes que declaraba ilegal «la glorificación del terrorismo»), y posteriormente también se incluyó en su colección Through the Drowsy Dark. Se trata de un cuento bastante impactante encuadrado plenamente en la ciencia ficción de futuro cercano. Y espero que os sirva de introducción a su obra mientras esperamos a que alguien se anime a traducir y publicar alguno de su cuentos más conocidos, de entre los que me permito recomendaros el que posiblemente sea mi favorito: Eros, Philia, Agape.

Y ya por último, vaya mi agradecimiento a Rachel por su amabilidad, porque os aseguro que aunque como os decía este cuento no fue una de mis primeras opciones, Rachel demostró su interés desde el primer momento por cederme algún otro de sus relatos e intentó darme todo tipo de facilidades para que pudiera encontrar y elegir alguno que sí que me pudiera autorizar a publicar aquí. Así que, thanks a million, Rachel!

ACTUALIZACION I: Como de costumbre, nuestros amables colaboradores Jean Mallart y Johan ya nos ha preparado los formatos del cuento para ebook (EPUB, FB2 y MOBI), que ya podéis descargar aquí. Muchas gracias a ambos.

               Descargar La deuda del inocente DOC                 Descargar La deuda del inocente PDF

La deuda del inocente

Rachel Swirsky

El 11 de octubre de 2035, la enfermera Jamie Wrede era la única persona encargada de atender la Unidad de Cuidados Intensivos de Neonatos del hospital Temperance United, situado en el barrio de Pine Ridge de Martinsville. A lo largo de su carrera, Jamie había recibido instrucciones para matar a nueve recién nacidos. Esa mañana planeaba matar cuatro más.

Jamie se despertó a las 6:45, quince minutos después de que su marido se marchara a su trabajo como encargado de un restaurante, y preparó el desayuno a Claire, su hija de dieciocho meses. A las 7:34 contestó una llamada telefónica, pero su interlocutor no dijo nada, y Jamie se quedó escuchando durante tres minutos, hasta que una serie de clics en el otro extremo de la línea le indicaron que la parte de la operación que correspondía a la Hermandad del Hombre se estaba desarrollando sin contratiempos. «No tengo tiempo para este tipo de bromas», dijo antes de colgar, la señal de que tampoco los había por su parte.

A las 8:10, Jamie acomodó a Claire en el remolque de la bicicleta y pedaleó hasta la casa donde la dejaba durante el día. La colocó cerca de otro par de pequeñuelos y se entretuvo unos minutos en la cocina, charlando de asuntos triviales con la mujer que los cuidaba, una testigo de Jehová ya mayor. Cuando intentó escabullirse sin que su hija se diera cuenta, Claire gritó y alargó los brazos hacia ella. Se trataba de un truco nuevo, que había aprendido en las últimas semanas. Jamie se sintió impotente ante esos dedos que se agitaban y ese rostro surcado por las lágrimas.

—Claire, mi dulce osita —le dijo—, tú quédate bien pita que vuelvo enseguidita.

A veces la rima la hacía reír el tiempo suficiente para que Jamie se pudiera escapar. Esa mañana continuó gritando. Jamie se marchó de todos modos, con un par de lágrimas resbalándole por las mejillas mientras se volvía a montar en la bicicleta. «Es por el bien de todos los bebés, y también beneficia a Claire», se recordó, una variación del estribillo que se repetía en voz baja todos los días desde que había tomado la decisión de ayudar a la Hermandad.

Cuando Jamie llegó al trabajo, su amiga Panda, una enfermera en prácticas del departamento de Obstetricia, la llamó desde el control de enfermería.

—Aquí tienes la documentación que querías de la madre de Feliciano —le dijo entregándole una carpeta llena de papeles—. ¿Sabes que he tenido que hacer cola durante quince minutos para poder imprimir esto? Hay días en que echo más en falta tener mi propio ordenador en el trabajo que tener televisor. ¿Alguna vez pensaste que fueras a estar deseando que se empezara a utilizar la energía nuclear?

—No es algo sobre lo que nunca haya pensado demasiado —respondió Jamie.

Suponía que ella había sido como la mayoría de los estadounidenses, para los que el «cénit del petróleo» era algo sobre lo que se leía en los periódicos, no algo que significara que el petróleo se iba a agotar de verdad antes de que se tuviera preparada la infraestructura necesaria para utilizar otra fuente de energía. Al igual que mucha gente de tendencias progresistas, siempre había dado por hecho de una manera más o menos vaga que finalmente se acabaría por recurrir a la energía eólica o solar. Y es posible que llegara un día en que se pudiera hacer, pero por el momento la nuclear era la tecnología más desarrollada. Si querían volver a tener electricidad pronto (como efectivamente querían), entonces había que construir centrales nucleares primero y dejar para más adelante el plantear la posibilidad de las energías alternativas.

Jamie examinó la documentación con los ojos entornados. El hospital no se podía permitir alumbrar los pasillos. Un gris apagado se filtraba por los tragaluces y proyectaba un débil brillo sobre los azulejos, que a duras penas alcanzaba para leer.

—Bien, gracias por haberlos imprimido —dijo Jamie señalándole los papeles con un gesto mientras intentaba pasar por su lado.

Panda le cortó el paso.

—El hospital va a celebrar hoy un acto en memoria de los niños que cedieron su lugar. Me acabo de enterar y he pensado que tú tampoco lo sabrías. No entiendo por qué nadie se percata de que necesitamos reorganizar el sistema de correo interno. Esta semana ya he mandado dos notas a los de Administración. ¡Ya no tenemos correo electrónico! Esto no tiene ni pies ni cabeza. —Se interrumpió, tras habérsele agotado las quejas de costumbre—. Este mes desplazaron a uno de los tuyos, ¿verdad?

—A dos.

—¡Uf! —dijo Panda con un estremecimiento—. Me acuerdo del segundo. ¿No era una niñita rubia con unos padres un tanto desquiciados?, ¿que se daba un aire a Claire?

Renée Mercer. Nacida con una prematura mata de pelo rubio pajizo. Y que prácticamente no había dejado de llorar en ningún momento de su corta vida llena de dolor.

—Sí —dijo Jamie.

—¿Quieres llevar flores? Salvador ha conseguido un trabajo temporal como vendedor en Pétalos & Ramilletes durante esta semana. Le puedo decir que traiga unos lirios.

—No voy a ir.

—Nunca te has perdido un acto en memoria de uno de los tuyos —señaló Panda con el ceño fruncido—. ¿Te encuentras bien?

—Estoy bien. Lo único es que estoy ocupada. Tengo que ir a recoger a Claire. —Miró el reloj. Las 9:15. Tenía que marcharse. Retrocedió un paso—. Tengo trabajo…

—No tienes que dejar que te afecte, Jamie —dijo Panda sacudiendo la cabeza—. Esa niña probablemente hubiera muerto de todas formas.

Un joven de tez morena y pelo rubio aclarado, uno de los nuevos camilleros a los que Jamie todavía no había tenido oportunidad de conocer, se dirigió hacia ellas. Y tras dirigirle a Jamie una ligera sonrisa se volvió hacia Panda.

—Perdona.

—¿Es que no ves que estamos en medio de una conversación? —le espetó Panda fulminándolo con la mirada.

Jamie huyó pasillo abajo,

Comprobó la hora en su reloj. Las 9:17. Tenía trece minutos para llegar a la Unidad de Cuidados Intensivos de Neonatos y prepararse antes de que la Hermandad del Hombre comenzara con su parte del plan.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Andrea Cabral, de 14 días, hija de Meredith y Brian Cabral. Diagnóstico: asfixia perinatal provocada por una bajada de tensión arterial de la madre.

Meredith comprendió por primera vez que estaba embarazada (comprenderlo en lo más profundo de su ser) no cuando utilizó uno de esos modernos tests de embarazo a los tres días, ni una semana después cuando un ginecólogo le confirmó la implantación del embrión. Ni tampoco cuando volvió a casa en el autobús, dando tumbos por culpa de los baches y con una mano dentro del cinturón de los vaqueros de cintura de avispa mientras miraba a una rubia de su edad que hacía carantoñas a un niño. Meredith intentó imaginarse al recién nacido en sus brazos. ¿Cómo sería hacerle arrumacos a una carita que te reconocía?, ¿a un bebé que te conocía tan bien que ni se daba cuenta de dónde terminaba tu cuerpo y empezaba el suyo?

Los expertos aseguraron que este milagro sucedería, que ya estaba sucediendo dentro de ella. A Meredith esto le resultaba inconcebible. Cuando nació, la niña (a las diez semanas supieron por la ecografía que esperaban una niña) parecía leerle los pensamientos, con esa habilidad tan extraña que tienen los críos y las mascotas. Sabía que Meredith solo estaba fingiendo ser una mujer adulta, que el mes pasado se le había pasado pagar la factura de la tarjeta de crédito porque se le había traspapelado entre un montón de catálogos de moda, y que solo tres meses atrás había estado dándole vueltas a la posibilidad de dejar el trabajo y comprar un billete de solo ida para la Gran Barrera de Coral.

Durante el quinto mes, Meredith empezó a preocuparse pensando que nunca iba a superar la sensación de que estaba observando el embarazo como si fuera algo que le estuviera sucediendo a otra persona. Cada vez que el bebé le daba una patadita, se sobresaltaba, al habérsele olvidado que había algo en su interior que podía patalear. Y más de una vez se encontró con que estaba camino del baño porque de manera inconsciente se había levantado para ir a tomarse un antiácido, con la intención de aplacar al bebé como si se tratara de un virus estomacal.

La familia de Meredith (tanto por parte de su padre como de su marido) estaba bien de dinero, aunque últimamente eso no te impedía tener que coger el autobús y racionar la electricidad como todo el mundo. Cuando veía tanta pobreza, Meredith se sentía agradecida porque podía permitirse un permiso de seis meses en el trabajo y seguir despilfarrando electricidad en un baño caliente cuando de veras necesitaba uno, incluso aunque le supusiera una factura de escándalo. El dinero lo simplificaba todo, pero con esto no podía ayudarla.

El momento en que Meredith por fin empezó a sentir su embarazo como algo real llegó en el sexto mes. Cuando estaba comprando en el supermercado, se descubrió cogiendo una caja de tinte color verde. «A mi niñita le va gustar —pensó—. Estoy segura de que va a ser de las que les gusta el verde. —Entonces se detuvo en mitad del pasillo y se preguntó—: ¿Y yo cómo sé eso?». En el vientre de Meredith, una Andrea nonata se revolvió, como si le estuviera gritando: «Venga, mamá, ¡por supuesto que me gusta el verde! ¡Cómpralo de una vez!».

Meredith se dio cuenta de que se había organizado un atasco detrás de su carrito. «¿Y por qué no?», pensó, y lanzó el tinte a la cesta.

Esa noche, Meredith no escatimó la electricidad y puso un lavado extra. Metió en la lavadora toda la ropita de bebé que le habían dado y la tiñó del mismo virulento verde neón de alto voltaje.

Brian pensó que su mujer se estaba volviendo loca cuando Meredith levantó un par de pantalones retro con estampado de cebra que ahora parecían la piel de algún extraño lagarto radioactivo. Meredith se estaba desternillando de la risa. «Su hija es una señorita de lo más divertido, señor Brian Cabral», le dijo. Luego le dio un beso en la punta de la nariz, pero se negó a dejar que la llevara a la cama. «No con nuestra hija mirando, oiga usted. Eso puede aguardar. Así tendrás algo que esperar con ganas».

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

La Unidad de Cuidados Intensivos de Neonatos era una de las escasas zonas del hospital donde las luces brillaban intensamente día y noche. Unos caros controles ambientales mantenían una agradable temperatura, tanto para los bebés en las incubadoras como para el personal. Había enfermeros que decían que trabajar en la UCIN era un chollo. Y bien que lo era, si es que ver morir bebés (y tener que matarlos a veces una misma) era un chollo, pensaba Jamie.

El bebé de los Cabral mostraba signos de continua mejoría: mayor nivel de respuesta ante estímulos, normalización del tono de la piel… Los de los Shaw y los Stepanian evolucionaban positivamente según lo esperado. El de los Feliciano estaba peor: las constantes vitales seguían bajas, continuaba sin responder apenas ante los estímulos y el peligro de hidrocefalia seguía siendo elevado.

Jamie sintió solo un eco del habitual impulso maternal cuando este último se revolvió, intentando girar la cabeza para poder seguir mirándola. La manía que le tenía era injusta: no era culpa suya haber reemplazado a Renée Mercer en la incubadora más que de lo que lo era de esta el que sus padres no pudieran permitirse pagar una póliza sanitaria lo suficiente buena como para garantizar que su hija no fuera a tener que ceder su lugar a otro bebé. Debido a su elevado precio y su enorme consumo energético, el Temperance United solo podía permitirse tener cuatro incubadoras. En circunstancias ideales, los bebés que nacían en hospitales atestados hubieran sido transferidos a otros centros, pero las circunstancias no eran las ideales.

¿Cómo pretendían que Jamie aceptara que el niño de los Feliciano tenía más derecho a vivir que Renée Mercer? Sin embargo, lo había aceptado. Jamie había desplazado a ocho bebés antes. ¿Cómo debía interpretarse que hasta que no se había cruzado en su camino Renée Mercer, una niñita rubia que se parecía a Claire, Jamie no había pasado de la culpabilidad a la acción?

Las 9:26. Jamie se dirigió hacia la puerta. Laird Douglas, un camillero amigo suyo, estaba de pie hablando con una joven enfermera. Laird la saludó con la mano.

—¿Qué tal Claire?

Jamie apartó a un lado la mascarilla.

—Bien.

Laird continuó hablando con la enfermera. Jamie sacó con cuidado del bolsillo la cerradura a presión que la Hermandad le había proporcionado para bloquear la puerta y la colocó apretando con fuerza sobre el picaporte. Se adhirió con un chasquido. Laird se volvió a mirar. Jamie tapó la cerradura con la manga y le sonrió. Laird le devolvió una media sonrisa.

«Mierda», pensó Jamie. ¿La habría visto? ¿Avisaría? Cerró la puerta. Un prolongado pitido le indicó que la cerradura se había activado.

Las 9:29. De un momento a otro, la Hermandad se lanzaría a por los ficheros con los historiales médicos del hospital. Esa maniobra de despiste mantendría lejos a los responsables de la seguridad mientras Jamie ejecutaba su parte del plan. Si alguien intentaba entrar e impedírselo, la cerradura a presión debería entretenerle unos minutos.

Las 9:32. Todavía no se había oído ninguna alarma. La niña de los Stepanian gimoteó mientras daba débiles patadas con una pierna. Jamie no se le acercó.

Las 9:36… Las 9:38… ¿Debería empezar antes de lo previsto? Pero entonces, si alguien la veía, los guardias de seguridad no estarían divididos y conseguirían forzar la cerradura más rápidamente, tal vez incluso antes de que ella hubiera terminado.

Las 9:42. Las luces rojas de alarma se encendieron para indicar al personal que debía mantenerse en sus puestos. Ahora sí que ya era el momento de comenzar. Empezó quitándole al bebé de los Cabral la cánula nasal.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Roshaun Shaw, de 11 días, hijo de Bea y Tamarr Shaw. Diagnóstico: septicemia con disfunción renal y hepática.

A Bea le gustaba estar embarazada. Un embarazo implicaba nueve meses de no tener que preocuparse por el maldito peso y de recibir continuamente cumplidos de desconocidos a pesar de ello: «Cielo, estás radiante». Y, ¡qué demonios!, lo estaba, ¿no era lo suyo?

Bea había estado embarazada seis veces y cada embarazo lo había disfrutado más que el anterior. Los dos primeros habían sido como madre de alquiler, para pagarse los cursos de posgrado. No tenía motivo de queja de esas dos experiencias, lo único que pasaba es que la maternidad era mejor. Las dos parejas que la habían contratado eran buena gente, amigos de su madre de la iglesia. Había vivido con ellos del quinto al noveno mes, sin tener que pagar alquiler y con unos anfitriones que se desvivían por colmarla de todo tipo de atenciones. Había estado a su lado en las fiestas de entrega de regalos para el futuro bebé y había presenciado sus ráfagas de entusiasmo nervioso, sus arranques de alegría y sus discusiones sobre cómo criar a un bebé. Y en ocasiones se había preguntado si además de por el alquiler del vientre no debería también estar cobrando como terapeuta… pero en ningún momento había sentido deseos de anular el contrato a pesar de que tenía derecho a hacerlo en cualquier momento.

Las niñas, Mary y Ruby, la llamaban tita, y eso es lo que Bea se sentía. Sus padres le organizaban una fiesta en julio, algo equivalente al Día del Padre y Día de la Madre. Cuando la mayor, Mary, se emborrachó en su decimoséptimo cumpleaños y se encontró con que se había quedado tirada en Overton, fue a la tita Bea a quien se le pidió que viajara cincuenta kilómetros a las dos de la madrugada con un segundo billete de autobús y quien después tuvo que limpiar el vómito de los asientos. Y eso que para entonces Bea ya tenía tres hijos propios.

Tamarr no había querido otro hijo. Ya era bastante difícil apañárselas con el sueldo de dos profesores de inglés de instituto para cubrir los gastos que conllevaba la cría de su ganado, que es como Tamarr llamaba a los chicos. Pero Bea estaba decidida. Escondió todos los anticonceptivos y le dijo que no mantendría relaciones sexuales si él usaba protección… y ¿acaso no había escuchado lo que decía la señora Addison en las clases de educación para la salud en el aula de encima de la suya? No quiere decir no.

Tamarr aguantó hercúleamente durante seis semanas y media.

—El nombre de este lo elegiré yo —dijo cuando terminó por ceder—. Y te aseguro que en esta familia no vamos a tener más poetas muertos.

Bea contaba con un DuBois que se uniera a sus Neruda, Langston y Dunbar.

—¿Qué nombre quieres ponerle? —preguntó con el ceño fruncido.

—Roshaun si es chico. Por mi abuelo.

Bea se encogió de hombros y aceptó. Tres horas más tarde, Roshaun existía en forma de un óvulo saciado y un petulante espermatozoide.

Cuando Roshaun nació, débil e incapaz de llorar, Bea deseó que eso hubiera sucedido en uno de aquellos embarazos que había tenido por dinero, cuando era una simple contratada, no una madre. Pensó en el rostro rubicundo y en los ojos grises de Mary recién nacida, en la cara morena y con forma de corazón de Ruby; ¡ojalá hubiera sido una de ellas la que hubiera respirado a trompicones!, ¡una de ellas a quien esos médicos de guantes verdes se hubieran llevado!

—¡Te llamas Roshaun! —gritó cuando se lo llevaban. Aunque estaba débil por el parto, se obligó a incorporarse, con el sudor corriéndole por el rostro—. Roshaun, ese es el nombre que te ha puesto tu padre, ¿me oyes? ¡Te llamas Roshaun y te vas a poner bien!

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

La Hermandad del Hombre había abordado a Jamie el día después de que matara a Renée Mercer.

La mujer, que decía llamarse Slate, dio con ella en una zona sin edificaciones cercana al Washington Street Market, adonde Jamie solía acudir en bicicleta cuando tenía un descanso en el trabajo. Le gustaba sentarse allí, sola: ni estaba demasiado cerca del distrito comercial venido a menos ni de las obras gracias a las que Martinsville iba a tener finalmente su propia central nuclear, para que dentro de diez o veinte años no tuvieran que morir más Renées Mercer.

Slate estaba sentada en el bordillo esperando a que Jamie llegara.

—Tengo entendido que no estás contenta con tu trabajo.

Slate parecía sacarle a Jamie quince o veinte años. Su ancha cara tenía un aire severo y llevaba el pelo recogido en docenas de trencitas pegadas a la cabeza. Las cicatrices surcaban sus brazos y rostro, intercaladas con zonas de piel rojiza y seca. Su aspecto correspondía al de alguien que había pasado mucho tiempo luchando o realizando arduas tareas al aire libre. No obstante, daba la sensación de ser una persona de fiar. A Jamie le recordó a su madre, igual que Renée Mercer le había recordado a Claire.

Jamie se detuvo junto al bordillo y le preguntó:

—¿Cómo sabes lo que pienso de mi trabajo?

—Nos lo ha dicho uno de tus amigos.

—¿Qué amigo?

—Un amigo, punto —respondió Slate con un encogimiento de hombros—. ¿Cuántas veces te han pedido ya que asesines?

—Yo no asesino a nadie. Les desconectamos de las máquinas. Mueren de muerte natural.

—¿Cuántas veces?

—Ocho.

—¿Incluida la de ayer?

—Nueve…

—Y a ti no te parece que eso esté bien.

—Yo no creo que ningún bebé deba morir porque sus padres no tienen suficiente dinero.

—Estoy aquí en representación de otras personas que están de acuerdo con ese punto de vista. De hecho, creo que la mayor parte de la gente está de acuerdo. Aunque no sea la política oficial. La gente paga impuestos, los impuestos van al gobierno, el gobierno da dinero a los hospitales, hospitales que están gestionados por corporaciones que dicen que los pobres tienen derecho a vivir siempre y cuando eso no perjudique a los ricos. Y el gobierno les permite decirlo porque los gobernantes o bien reciben dinero de esas corporaciones o son sus dueños. ¿Y sabes cómo consiguen salirse con la suya?

Jamie movió la cabeza negativamente.

—Engañan a los votantes despistándoles igual que un prestidigitador con sus juegos de manos. Le recuerdan a la gente cómo era la vida antes del racionamiento: coches particulares, ordenadores encendidos todo el día sin nadie en el teclado, una economía mundial que avanzaba a la velocidad de un rayo con nosotros llevando las riendas… Y entonces les dicen a cuántas cosas más van a tener que renunciar: a cuántos autobuses para que haya otro hospital con electricidad, a cuántas bombillas si se quiere que en una biblioteca funcione el catálogo… —Sacudió la cabeza y los extremos de sus trenzas chasquearon igual que cráneos de serpiente que se quiebran bajo el sol—. Y eso es como la moneda en la holgada manga del mago. El sector privado gasta más energía que todos los hogares del país con el racionamiento, y encima lo hace subsidiado por el gobierno. —Slate golpeó el bordillo con la bota revolviendo las hojas caídas—. ¿Por qué nadie se percata? ¿Por qué no se expulsa a esos sinvergüenzas de sus cargos mediante las urnas y se los persigue por las calles como a perros? Porque el gobierno protege los precarios restos de la clase media para que esta no tenga que experimentar las humillaciones más insidiosas e insoportables. Y a la vez mantiene una clase compuesta por astrosos desgraciados para que los miembros de la mayoría los puedan mirar por encima del hombro y pensar, «al menos yo no estoy así». Mientras este equilibrio persista, la deplorable política de asesinar niños a cambio de vatios continuará. —Slate se sentó bien tiesa de repente, se golpeó las rodillas con las manos y añadió—: Nosotros queremos romper ese equilibrio.

—¿Y cómo tenéis pensado hacerlo?

—¿Quieres que te lo cuente?

Jamie se acordó de cómo había sacado a Renée de la incubadora, sujetando la cabeza de la niña mientras se la entregaba al doctor Oppenheimer para que este le pudiera aliviar el malestar hasta que muriera. Le costó creer que las manos dentro de esos guantes fueran las suyas. Esas palmas manchadas de sangre, esos dedos traicioneros eran suyos.

Jamie descubriría más adelante que, en las postrimerías de la fiebre del petróleo, Slate había sido profesora de historia y misionera en Burkina Faso, donde había estado al frente de una escuela junto con su marido, Titanium. Al igual que los demás movimientos provida importantes, la Hermandad contaba con muchos cristianos entre sus seguidores. Slate los llamaba los radicales del propio Dios. Aunque la organización no contaba con líderes en el sentido tradicional del término, era bastante habitual que Slate hablara en su nombre y fuera la autora de los escritos que se convertían en su doctrina.

Jamie se enteró de todo eso más tarde. En aquel momento, tan solo se sintió impresionada por lo tranquila y relajadamente que Slate hablaba de política, como si estuviera dando una charla sobre cualquier asunto sin ningún tipo de componente emocional, sobre cómo arreglar una bici o podar un seto.

—Permíteme que te dé una lección de historia —continuó Slate—. Has oído hablar de Gandhi, ¿no? Pues su movimiento no hubiera triunfado si la violencia contra los colonialistas británicos no hubiera sido una amenaza real. ¿Y qué pasa con las sentadas de Martin Luther King? Pues que estaban respaldadas por los puños de las Panteras Negras. Las alternativas no violentas carecen de todo interés a menos que haya algo a lo que temer.

—¿Y es eso lo que sois vosotros?

—Nuestra labor es enseñar los dientes para que esos votantes moderados, que constituyen la mayoría de nuestro gran pueblo (todo esa gente que se dedica a balar y comer hierba mientras permite que mueran los bebés de los demás), se lancen a los brazos de los conciliadores.

Slate se subió el cuello del forro polar y alzó la barbilla para mirar a Jamie a los ojos.

—Nos autodenominamos La Hermandad del Hombre.

Jamie había oído hablar de ellos.

—Sois terroristas.

—Somos luchadores por la libertad —dijo Slate encogiendo un hombro.

—Quieres que les haga a los bebés que tienen un seguro lo mismo que le hice a Renée Mercer.

—¿Qué te hace pensar que colaboraría con vosotros?

—No te has ido, ¿verdad que no?

—Yo también tengo una hija. Si hago lo que queréis que haga, me pillarán.

—Todos tenemos que hacer sacrificios. Si vas a la cárcel, al menos tu hija no estará muerta, lo único que pasará es que la cuidará otra persona.

Jamie se quedó mirando las cicatrices de Slate. Formaban un dibujo similar a una telaraña que se extendía por hombros y brazos. Escarificaciones rituales. Antes de que la fiebre del petróleo llegara a su fin, Jamie había querido ser antropóloga para ayudar a la gente de los países en vías de desarrollo. Entonces empezó la crisis energética y las arcas de los fondos para la ayuda internacional se quedaron vacías sin que hubiera indicio alguno de que fueran a volverse a llenar y, como también se hablaba de la posibilidad de que entraran en guerra con China, a Jamie le había parecido que lo mejor que podía hacer era ayudar a su propio pueblo.

Apoyó la bicicleta contra un árbol. Dos horas más tarde se alejó pedaleando.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Darlita Stepanian, de 16 días, hija de Nadalia Stepanian. Defectos de nacimiento debidos a su prematuridad extrema (28 semanas), entre los que se incluyen un peso peligrosamente bajo y dificultades respiratorias.

Cuando compraron la vaquería, Brosh Stepanian y su compañero, Miguel Espinoza, confiaban en un cierto crecimiento del mercado de la leche ordeñada manualmente. Ni por asomo se imaginaban lo que se avecinaba. Cuando empezó la transición hacia la energía nuclear, los consumidores pudientes y concienciados políticamente exigieron sistemas de ordeño de bajo coste energético que les permitieran acallar la conciencia. Así que la competencia tuvo que bregar a la vez con unos costes crecientes y con todas esas nuevas restricciones. La vida de Brosh y Miguel empezó a resultar lucrativa. Y también se volvió de lo más atareada.

Una noche, cuando los dos estaban limpiando el establo, Brosh dejó de retirar estiércol con la pala y preguntó:

—¿Qué te parecería ser padre?

—¿De qué hablas? —le gritó Miguel desde el pajar.

—Mi hermana está embarazada y no quiere abortar. Y tampoco quiere el bebé.

—¿Nadalia?

—Sí.

—¡Pero si solo tiene dieciséis años!

Brosh se sentó en un taburete para ordeñar de plástico y metal de diseño ergonómico. Una vaca mugió y lo miró con los ojos entrecerrados.

—Mi madre piensa que estaría bien que el niño se quedara en la familia. Y Nadalia está de acuerdo.

Miguel descendió hasta la mitad de la escalera y desde allí saltó al suelo.

—¿Sería legalmente nuestro?

—Firmaríamos un contrato. ¿Qué te parece?

—No sé. ¿No es un poco precipitado?

—Igual de precipitado que un test de embarazo que da positivo.

Miguel le dio un puntapié a la paja.

—Sí, vale —dijo por fin—. Creo que podría estar bien.

Miguel sacó de la biblioteca un montón de libros sobre cómo criar a los hijos, y más adelante volvió a por otros tantos. Brosh adoptó un enfoque menos intelectual: practicó antropomorfizando los terneros.

—¿Ves al chiquitín de la cabeza negra? Pues ese no va a esperar a sacarse el carnet de conducir. Va a ser un piradete de la velocidad que se dedicará a robar coches para poder ir conduciendo como un loco al parvulario de Holstein.

Brosh se negó de manera categórica a leer ninguno de los libros de Miguel.

—¡Tienes que tomarte esto en serio! —le espetó Miguel un par de semanas más tarde—. ¿Castigos corporales? ¿Sí, no, o solo sin excesivo rigor? ¿Y qué piensas del método de la comunicación eliminatoria?, o sea, ¿pañales, váter desde un principio o dejar que caiga donde caiga? ¿Y qué hay de la nutrición? ¿Deberíamos contratar una mujer que esté tomando hormonas para que lo amamante?

—Ya lo decidiremos.

—¡Pero tienes que prepararte!

—En realidad no. Tengo buena mano con los niños.

Una vez al mes cogían el autocar para ir a Martinsville a visitar a Nadalia y a la señora Stepanian. Cuando no tenía clase, Nadalia pasaba las horas relajándose y gastando su asignación de electricidad en películas viejas.

—No debería estar ganando tanto peso —comentó Miguel—. Y no estoy seguro de que su ingesta de ácido fólico sea suficiente. Quiero que siga una dieta estricta.

—Nadalia se va a negar, no le gusta agobiarse con las cosas —señaló Brosh—. No te preocupes. Los bebés de mi familia nacen sanos.

Sin embargo, algo se torció. Miguel estaba en la casa, preparando en la cocina de gas la comida para los trabajadores de la granja, cuando recibieron la llamada: a Nadalia se le había adelantado el parto.

Brosh y Miguel dejaron al capataz al mando y pagaron una exorbitante tarifa para poder a volar a Martinsville. Fueron a visitar a Nadalia, pero en el hospital no les dejaron entrar en la UCIN.

—Es demasiado pronto —les dijo una enfermera de mediana edad con el pelo rubio de punta, la cual, tras apoyar la mano en el hombro de Brosh, añadió—: Lo siento. Yo también tengo una criatura. No pierdan la esperanza.

Salieron y se sentaron en las escaleras. Miguel abrazó a Brosh.

—Nadalia está bien. Y el bebé también se pondrá bien. Y si no es así… podemos adoptar uno o contratar una madre de alquiler. Tendremos un bebé.

—¿Un bebé? ¿Uno?, ¿cualquiera?, ¿cualquier bebé?

Tras ese exabrupto, Brosh se quedó en silencio. Durante el resto de la visita se negó a hablar. Tampoco dijo nada en el autobús en el que regresaron a la casa de su madre, ni mientras cenaban algunos restos fríos, ni durante toda la noche que pasaron en la cama de infancia de Brosh sin casi pegar ojo. Finalmente, cansado del silencio, Miguel pagó para cambiar su billete y voló de vuelta a la granja.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Jamie desconectó a la niña de los Cabral de los cables y aparatos (la primera vez que la criatura saboreaba la libertad) y la depositó sobre una mesa de examen metálica, y pasó al bebé de los Shaw.

Las 9:51. Se preguntó cómo de avanzada llevarían Slate y Titanium su misión de quemar las copias en papel de la documentación de las pólizas médicas. Se trataba de una acción más simbólica que otra cosa. Slate sabía que no podrían acabar con todo antes de que los guardas de seguridad les detuvieran. E incluso lo que consiguieran destruir no se habría perdido para siempre. Recuperar y volver a imprimir la información desde un ordenador remoto sería caro, pero se terminaría por hacer.

No obstante, quemar los papeles tenía también otro objetivo.

—La Hermandad ha reivindicado muchas acciones —había dicho Slate—, pero hasta ahora nos hemos mantenido en el anonimato. Ha llegado el momento de que demos un paso al frente.

Slate y Titanium liderarían el equipo encargado de destruir el papeleo y sería a ellos a quienes se arrestaría. A ellos y a Jamie. Juicios paralelos. Un matrimonio de misioneros y una joven madre.

—Tenemos que resultarles familiares —le había explicado Slate—. La gente debe entender que las cosas se han puesto tan mal que ciudadanos corrientes y racionales pueden cometer acciones que en el pasado ellos mismos habrían considerado infames. ¿Por qué piensas que los estadounidenses estudian el Holocausto? La historia está plagada de genocidios. A la gente le fascina y le aterra la idea de que personas como ellos puedan llevar a sus compatriotas hasta las cámaras de gas. Ese es el demonio que convierte el Holocausto en algo más espantoso que Armenia, Ruanda o Venezuela.

Slate había pronunciado este alegato la última vez que Jamie la había visto a solas. Se habían sentado juntas en un parque desierto. Los residentes de la zona se habían largado de allí cuando el mantenimiento de las viviendas unifamiliares típicas de los barrios acomodados de las afueras se había convertido en algo demasiado caro.

—¿Y no te preocupa el que tal vez no deberíamos hacer esto a inocentes? —le había preguntado Jamie—. Me refiero, a bebés…

La mano de Slate apretó con más fuerza el brazo del banco. Cuando estaba sentada tan rígida, con todos los músculos en tensión, casi daba miedo.

—Nadie es inocente —le había asegurado Slate—. Desde el momento de la concepción, esos bebés se han beneficiado de su lugar en la jerarquía del país. Se desarrollaron en vientres bien alimentados, bebieron agua libre de productos químicos peligrosos, descansaron en la seguridad de un útero libre del duro trabajo físico de los peones y de las implacables jornadas laborales de las fábricas donde se explota a los trabajadores. Otras personas hicieron que eso fuera posible. Estos niños han nacido encaramados en lo alto de un pináculo de sufrimiento humano. ¿Tienes idea de cuántos sufren para que la clase media norteamericana se sostenga? E incluso en nuestro país, donde nos lamentamos por la pérdida de nuestro estatus como superpotencia económica mientras seguimos disfrutando de nuestros privilegios como adlátere de China, incluso aquí continuamos sacrificando vidas de bebés en los altares. En cuanto nos molestan, a los que carecen de seguro médico los tiramos por la ventana junto con el agua del baño. ¡Estos bebés no son inocentes!

Jamie apartó la vista. Dirigir la mirada hacia el corazón de los argumentos de Slate era como clavarla en el sol.

Jamie levantó al bebé de los Shaw, cuya piel morena tenía un tono cetrino debido a la ictericia provocada por los problemas de riñón. Los ojos del niño recorrieron su rostro antes de desenfocarse. Lo volvió a dejar y pasó al de los Stepanian.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Jonathon Feliciano, de 19 días, hijo de Petra Feliciano (fallecida) y Leonard Feliciano. Diagnóstico: bajo peso al nacer, prematuridad, espina bífida y complicaciones derivadas de la misma.

Leo creía en Jesús. Más de lo que creía en el cielo. ¿Qué era el cielo? Solo aire azul. Los ojos te podían engañar respecto al cielo. A Jesús lo sentías en lo más profundo de tu ser. Era el sobresalto cuando te despertabas, ese momento lleno de confianza justo antes de conseguir obligar a tu cerebro a dormirse. Si Jesús no era real, nada lo era.

Petra murió a consecuencia del parto. Sangró mucho, pero en el paraíso no había sangre.

Leo se quedó en el hospital. Su madre le llevó ropa. Sudaderas y jerséis negros recién comprados, todavía con las etiquetas, que él se olvidó de quitar. Petra murió, pero Jonathon estaba todavía vivo. Llamadle Jonathon, les dijo Leo a los médicos. Jonathon es un buen nombre. A Jesús le gustaría el nombre de Jonathon. A su madre le gustaba. A Petra no le gustaba, pero en el cielo se acostumbraría a él.

Petra siempre había querido volar. Se quedaba mirando los pájaros, cualquier pájaro. Miraba los gansos cuando pasaban graznando por encima de su cabeza. Si chillaban demasiado, se tapaba las orejas con los dedos. También miraba los aviones. Nunca había cogido uno. Para cuando tuvo suficiente dinero, se habían convertido en algo exclusivo para ricos y emergencias. Ahora ya casi no pasaba ninguno. Cuando Petra oía un motor, salía a la calle y levantaba la mirada hacia ellos igual que un niño buscando a Dios, y empezaba a dar más y más vueltas sobre sí misma.

La madre de Leo intentó embaucarle para que fuera a casa diciéndole que lo necesitaba para trasladar algo pesado al coche, pero Leo se lo imaginó y no se fue con ella a casa. Su madre mandaba a las hermanas de Leo para que le hicieran compañía cuando ella no estaba, y ellas se turnaban.

Petra siempre había deseado tocar algún instrumento, pero era incapaz. Carecía de oído musical. Tenía una armónica y le pedía a Leo que la tocara. Y sonreía al oírle. A veces bailaba. A Leo le gustaba cuando bailaba.

Su madre le dijo que se iba a ir a vivir con ella, y que eso no admitía discusión. Petra podría haberse ocupado del niño, añadió, pero Leo solo no podía. «Vale, pero ¿podré cambiarle los pañales?», preguntó él. Su madre le dijo que sí.

Petra decía que cuando fuera al cielo iba a leer la Biblia todo el día y que iba a hacer que Jesús la leyera con ella porque siempre había querido saber qué es lo que había querido decir exactamente. Su amiga Becky le decía que no debía decir eso, que la Biblia quería decir exactamente lo que decía. «No te preocupes, Becky. No creo que a Jesús le importe que le haga una o dos preguntas», la tranquilizaba Petra.

El personal del hospital intentó que se fuera a casa. Leo dijo que de acuerdo y se marchó, pero se limitó a irse a sentar en el aparcamiento. La gente ya no conducía tanto como cuando él era pequeño, así que había muchos espacios vacíos en el asfalto donde podía sentarse y pensar. Hubo un momento en que se quedó dormido sobre el asfalto, y un coche a punto estuvo de atropellarle. Solo estaba ocupado por una persona, lo que a Leo le resultó difícil de creer al principio. ¿Había alguien que tenía suficiente dinero como para conducir yendo solo? El conductor tocó el claxon y Leo se fue a sentar en el bordillo. Un par de enfermeros pasaron por su lado empujando una camilla vacía.

—¿Se encuentra bien? —le preguntó uno de ellos.

—Su bebé está enfermo —dijo el otro.

—¿Qué es lo que le pasa? —volvió a preguntar el primero.

Leo intentó explicárselo, pero no consiguió recordar las palabras apropiadas. Intentó aproximarse lo más posible: Jonathon había nacido pronto y la espina dorsal se le había caído.

Petra y Leo habían ido juntos al colegio. Leo no hubiera debido ir a una escuela pública ordinaria, pero todo el mundo conocía a su familia. Hicieron algo con los resultados de sus tests y dijeron, «Vale, puedes ir al colegio». En segundo, Leo y Petra ya sabían que se iban a casar. Cuando llegaron al instituto, todos los chicos querían casarse con Petra, pero Leo era el único que siempre era amable con ella, no solo cuando quería conseguir algo.

Cuando Leo intentaba patosamente practicar algún deporte o cuando en clase decía alguna tontería, la gente se burlaba de él. Petra lo miraba y suspiraba. «No pasa nada, eres mejor que ellos», le aseguraba. Eso le hacía sentirse mejor. Que Petra lo mirara y lo quisiera hacía que todo estuviera bien. Y eso es lo que ella iba a hacer, allá arriba en el cielo. Y si Jonathon moría, Petra lo criaría en el cielo, y los dos velarían por él.

Su madre lo encontró en el aparcamiento. «Aquí te vas a ensuciar», le riñó. Se lo llevó dentro.

—Te he preparado esto —le dijo, y le dio un pastel.

Leo no tenía hambre, así que se lo dio a una de las enfermeras.

—¡Qué detalle por tu parte! Te he criado bien —comentó su madre apoyando la mano en la rodilla de Leo—. Ya verás como todo se va a arreglar.

—Ya sé que todo se va arreglar —le aseguró Leo.

Su madre lo miró de reojo, con los ojos entrecerrados en su rostro grande y rechoncho.

—Lo sabes, ¿verdad que sí? —preguntó.

Leo no respondió. En realidad no se trataba de una pregunta.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Cuando Jamie terminó de desconectar al bebé de los Feliciano, oyó que alguien aporreaba la puerta. Levantó la mirada. Los fuertes golpes metálicos reverberaron por la sala. Así que la habían descubierto. ¿Aguantaría la cerradura? No tenía tiempo para paranoias. Esos cacharros los habían inventado en la India para que las mujeres adineradas pudieran encerrarse en su habitación cuando los ladrones se colaban en su apartamento. Su misión era impedir la entrada de criminales violentos con armas ilegales. Jamie tenía que confiar en que mantuviera a raya a unos cuantos guardas de seguridad al menos durante un rato más.

Las 9:55. Sonó la alarma de evacuación: un gemido agudo e intermitente. Los bebés patalearon y se revolvieron.

—Ya lo sé —murmuró Jamie. Dejó al bebé de los Feliciano y cogió una manta estéril. La colocó debajo de la cabeza de los bebés, ahuecándola para que proporcionara una cierta protección a sus sensibles oídos—. Se callará enseguida —les prometió.

Abrió la vitrina de la pared del fondo y rebuscó por entre las cajas que había reaprovisionado unos días antes para que nadie tuviera necesidad alguna de llegar hasta el fondo del armario. Detrás de las cajas encontró la inyección de morfina que había escondido allí.

«Utiliza material que tú misma hayas colocado ahí —le había dicho Slate—. De ese modo nadie andará toqueteándolo. Te podrá parecer una tontería, pero no lo olvides, la redundancia, eso es lo fundamental. Las sorpresas son enemigas del éxito.»

«Cuando sacaste a los otros bebés de las incubadoras, dejaste que la naturaleza y el tiempo se encargaran de hacer el trabajo sucio —le había dicho también—. Esta vez los tendrás que matar tú misma. ¿Crees que serás capaz?»

Las 9:57. Los golpes sordos se calmaron y fueron remplazados por el ruido estridente del metal vibrando. Estaban serrando la puerta. A Jamie no le quedaba demasiado tiempo.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Renée Mercer. Anomalías cardiacas de origen teratogénico causadas por la exposición de la madre al Pentathorinol de las aguas subterráneas. Fallecida a los 6 días.

—No lo entiendo —dijo Shawna Mercer—. ¿Van a asesinar a mi niña?

—No, señora Mercer —respondió la enfermera—. Ha sido desplazada de la incubadora. Ahora está descansando, con medicación para aliviarle el dolor. No vamos a hacer nada para agravar su estado.

—¿Cómo que la han desplazado? —le dijo Shawna a Trent, su marido—, ¿así, sin más?

Él la apartó a un lado y avanzó, sin levantar la mirada de esa enclenque enfermera chinorri a la que sacaba medio metro.

Shawna lo fulminó con la mirada. Su comportamiento no les iba a beneficiar en nada. Se movió para que Trent no le tapara a la enfermera.

—El doctor, ¿cómo se llama?, ¿el doctor Opera…?

—Oppenheimer.

—Oppenheimer —repitió Shawna—. Dijo que no sobreviviría sin cuidados especiales. Nos lo dijo cuando nos avisó de cómo nos íbamos a endeudar.

—Necesitamos la incubadora para otro niño, señora Mercer.

—¡Renée también la necesita! —intervino Trent.

—Lo sé, señor Mercer. El hospital lo lamenta muchísimo.

La enfermera era baja y gorda y tenía un nombre estúpido que sonaba falsamente asiático, algo así como Wei Wei o Chongella o algo por el estilo, pero no parecía asiática. Tenía la tez oscura y los rasgos grandes y aplastados, como los negros. Seguro que si se tratara de un hijo de esa Chingchongchung no lo tirarían a la basura como si fuera un desperdicio…

—Óigame —dijo Trent, blandiendo el dedo frente a la cara de la enfermera—. Se lo advierto, vuelva a ponerla en la incubadora ya mismo.

—Señor Mercer, tranquilícese, por favor. Yo solo estoy intentando que colaboremos.

—Pues muy bien, pero yo no quiero colaborar con usted. Vaya a buscar a su jefe.

La enfermera se alejó con pasitos bamboleantes. Shawna se sentía totalmente agotada. Había esperanza; no la había. Renée se iba a poner bien; Renée había sido «desplazada».

—Lo solucionaremos —dijo Trent—. De ninguna manera nos van a hacer esto.

Shawna alzó la mirada hacia él. Trent había sido un estupendo partido. En ningún momento se había fijado en ella cuando estaban en el instituto. El día en que Trent le pidió una cita tres años después, cuando ella todavía trabajaba despachando gasolina en la estación de servicio de Hyacinth Street, ese había sido el mejor día de su vida. Él era fuerte y ella era inteligente, así que deberían haber sido capaces de arreglárselas bien.

Llegó el doctor. Bajo, judío, las gafas sobre una nariz roma, el pelo rizado ondeando. Trent se abalanzó hacia él.

—Haga el favor de decirme qué es lo que está pasando.

Shawna dejó de prestarles atención y se fue directamente a por la enfermera rubia que venía detrás del médico. A veces quienes no eran los responsables de algo te podían ayudar más que quienes sí que lo eran, si consideraban que te lo merecías.

—¿Qué es lo que sucede? —le preguntó.

La enfermera miró a Trent y Shawna cayó en la cuenta de que estaba nerviosa porque se temía que él la pudiera agredir. Shawna puso los ojos en blanco y la cogió de las manos.

—Dígamelo —insistió.

Una expresión que Shawna no supo interpretar se dibujó durante un instante en el semblante de la enfermera.

—Lo siento. Deberían haber estado al tanto de la posibilidad de que se produjera un desplazamiento. ¿Acaso no leyeron el documento de exención de responsabilidad?

—¿Qué documento? —preguntó Shawna.

—El que firmó cuando ingresó.

—¿En ese montón de papeles?, ¿mientras estaba empujando para que la niña saliera?

—Lo siento.

—Pero el doctor dijo que el Pentathorinol… que está por toda nuestra zona. Y es ilegal verterlo si hay agua cerca. Tiene que haber alguna empresa que haya incumplido la ley. ¿No deberían indemnizarnos por ello?

La enfermera movió la cabeza negativamente.

—Tal vez puedan conseguirlo, si demandan a la empresa. Pero para el hospital las demandas no existen hasta que se resuelven.

—Entonces, ¿eso es todo? Mi niña… ¿está muerta?

—Todavía no. —La enfermera miró de reojo al doctor, para ver si podía ser rescatada de la conversación, pero él seguía ocupado con Trent—. Pero no tardará. —Por segunda vez volvió a apartar la mirada presa de la incomodidad—. No está sufriendo, se lo prometo. No está ni inquieta ni llorando.

—¿La ha visto?

De nuevo esa misma expresión de incomodidad. Shawna comprendió repentinamente su significado.

—¡Ha sido usted! ¡Ha sido usted quien ha asesinado a mi niña!

—Señora Mercer…

—¡No termine esa frase! ¡No me diga que me tranquilice! ¡Váyase al infierno! Ha sido usted, ¡usted ha asesinado a mi niña! —Shawna sintió cómo se le encendían las mejillas. Sabía que era el centro de todas las miradas, pero le traía sin cuidado—. ¿Qué clase de mujer es usted? ¿Cómo le ha podido hacer eso a un bebé?

La enfermera se apartó intimidada. Bien. Vergüenza debía darle. Shawna se percató de que Trent se había colocado amenazadoramente junto a la mujer. Y maldita las ganas que tenía ella en esos momentos de tener que lidiar con esa mole que era su marido. ¿Qué es lo que pretendía hacer? ¿Darle una paliza a la hija de puta?

Shawna se dejó caer en una silla y se tapó los ojos. La garganta le quemaba.

—Espero que te pudras en el infierno, ¡cacho cabrona!

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Jamie fue detenida tras asesinar a los bebés. Coincidió con Titanium cuando los estaban fichando, y este le dijo, con su habitual laconismo, que Slate había sido alcanzada por las balas. No sabía cuál era su estado, pero Slate moriría en la mesa de operaciones del Temperance United siete horas después. Para entonces, Jamie y Titanium ya estaban en instalaciones distintas y fueron informados por separado.

Jamie pidió a los funcionarios de la prisión que permitieran a su marido y a Claire visitarla, lo que le fue denegado basándose en las disposiciones aplicables para casos de terrorismo. Jamie dedicaba las breves llamadas de teléfono a hacerle mimos a Claire, intentando conseguir arrancar alguna frase o al menos una risa a su hija, que de repente se había vuelto taciturna.

Titanium, con su figura robusta e intimidante, fue juzgado en solitario. Él había sido capaz de ganarse la confianza de Slate a pesar de esa constitución de jugador de fútbol americano y de su agraciado aspecto de pueblerino saludable. La cruz que llevaba al cuello lanzaba guiños dorados a las cámaras de televisión, obligando a los espectadores a caer en la cuenta de que era un terrorista que había pasado tres años en el seminario, y cuya lengua y corazón obedecían las palabras de Jesús.

Jamie nunca sería juzgada. Murió de una paliza durante una reyerta carcelaria. Posteriormente un guarda sería juzgado acusado de haber estado presente y no haber intervenido. Los cargos fueron desestimados.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Meredith Cabral empezaría a tener ataques de pánico más adelante. Le sobrevenían cuando estaba comprando, en el autobús, en reuniones con amigos, en la iglesia…

Cuando volvió a quedarse embarazada, los ataques se agravaron. El estrés le provocó un parto prematuro, con seis semanas de antelación. Cuando el tocólogo fue a administrarle un analgésico, Meredith pensó que estaba intentando inyectarle en el brazo un fármaco letal y gritó. Brian y dos auxiliares la sujetaron mientras el médico la sedaba. Más tarde, el tocólogo le dijo que si alguna vez decidía tener otro niño tendrían que programar una cesárea. En contra de los deseos de Brian, decidió hacerse una ligadura de trompas. La infancia de su hija estuvo dominada por su figura frágil y a la vez pavorosa: indescifrable, a punto de venirse abajo por cualquier cosa, entrando y saliendo de los psiquiátricos igual que las madres de otras niñas entraban y salían de la peluquería.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Bea Shaw gritó al personal del hospital. Les gritó a los policías. Le gritó a su marido. «¡Podíais haber hecho más! ¡No estáis haciendo todo lo posible! ¡No están haciendo todo lo posible!».

Sin embargo, fue Tamarr quien entró en el garaje donde guardaba el viejo coche de su padre con la excusa de que deshacerse de él era más complicado que conservarlo, se aseguró de que en el antiquísimo motor a gasolina quedaba un cuarto de litro de combustible, se sentó al volante y arrancó el vehículo sin abrir la puerta del garaje. Bea lo encontró esa tarde llorando en la mesa de la cocina. No había sido capaz de llegar hasta el final.

Se quedaron sentados juntos, Bea rodeándolo con los brazos, hasta que los chicos llegaron a casa. «Preparad la cena —les dijo Bea—. Por una noche os podéis cuidar solos».

Bea se llevó a Tamarr al dormitorio y se tumbó con él sin dejar de abrazarle. El sol se puso y la habitación quedó lúgubre y oscura. Cuando salió la luna, un brillo fantasmal iluminó las sábanas y las cortinas.

Bea continuó abrazando a Tamarr.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Brosh Stepanian vendió su parte del negocio a su capataz y se trasladó a vivir a Nueva Zelanda con su madre y su hermana, donde se dedicó a la cría de ovejas. Los muchachos de la zona se congregaron en torno a Nadalia igual que las moscas en torno a la miel. Antes de cumplir los dieciocho, Nadalia escogió a uno de ellos y su vientre se hinchó y la convirtió en una feliz esposa embarazada en la granja de sus padres.

Brosh encontró un compañero australiano al que amar mediante la acción en lugar de mediante las palabras. Su lazo se fraguó a través de silencios sudorosos y músculos en tensión. Cuando decidieron contratar una madre de alquiler para que diera a luz al hijo que deseaban, invitaron a la granja a una artista japonesa ambulante.

Brosh le mandó una foto de la niña a Miguel, junto con una breve carta. Miguel respondió a su carta dándole la enhorabuena y preguntándole si no le parecía curioso como acaban saliendo las cosas. Porque él no conseguía verse como un buen padre. Le gustaba demasiado tenerlo todo controlado. Y a lo mejor un hijo les hubiera obligado a seguir juntos cuando en realidad deberían haber estado separados.

Brosh guardó la carta en el cajón donde tenía todo el papeleo oficial de la granja junto con la única fotografía que tenía de Darlita: diminuta, con la piel azulada, llorando. Nunca más volvería a escribir a Miguel.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Leo volvió a casa. Se trasladó a vivir con su madre y ayudó a cuidar a los hijos de sus hermanas. Nunca lo dejaban solo, por si acaso.

Los niños crecieron. Las hermanas de Leo no estaban en casa demasiado. Él sí. El raro del tío Leo. Siempre sonriendo. Y resultaba curioso que con todos los años que tenía siguiera pareciendo un chaval.

Leo se pasaba el tiempo rezando, tan ensimismado que era como si estuviera dormido. En una ocasión, cuando su sobrina María Renata tenía ocho años, rezó con tanto recogimiento que no había manera de despertarlo. La abuela mandó a María Renata a por un espejo para asegurarse de que seguía respirando.

—¿Por qué reza así? —le pregunto María Renata a su abuela.

—Porque está solo.

—Vaya… —dijo María Renata—. A lo mejor puedo arreglarlo para que se haga novio de la señora de la joroba. Ella siempre ha sido muy amable con él y le da ciruelas de su jardín.

—No es esa clase de soledad —le explicó su abuela.

María Renata pegó la nariz a la ventana.

—La señora está ahí fuera. Voy a decirle lo del tío Leo.

María Renata tenía la mano en el pomo de la puerta cuando su abuela le agarró la muñeca con tanta fuerza que le hizo daño.

—No le digas nada. Deja al pobre hombre en paz.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Hubo otro bebé que también se vio involucrado en el escándalo: Claire McFadden, nacida Claire Wrede. Después de que Jamie fuera asesinada, su marido se cambió el apellido y se trasladó a vivir con ella a otra parte del país, donde pensó que la niña podría crecer con normalidad.

Ya de adulta, Claire se mudó de vuelta a Martinsville. Y se encontró con que, de manera un tanto extraña e inquietante, estaba siguiendo los pasos de su madre, ya que también había elegido una profesión sanitaria en la que trabajaba con niños, aunque en su caso no como enfermera sino como oncóloga infantil. En ningún momento realizó ningún esfuerzo especial para mantener en secreto su identidad.

Veinte años después de que Jamie asesinara a los bebés, una mujer que estaba preparando un documental se plantó en la puerta de Claire. Las cámaras zumbaban mientras se cernían en el aire detrás de ella, en la entrada, teniendo buen cuidado de no traspasar ilegalmente los límites de una propiedad privada.

—¿Le podría hacer unas preguntas sobre su madre? —le preguntó la documentalista y, sin esperar a que Claire le contestara, continuó con su ensayado tono de voz—: Durante estos últimos meses, algunos historiadores han afirmado que la masacre del Temperance fue el hecho que provocó el giro de la opinión pública hace dieciocho años que allanó el camino para la Ley de Redistribución Energética. Puesto que su madre fue una de las figuras claves de la masacre, podría estar a las puertas de convertirse en una heroína en determinados círculos. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Claire tan solo dijo una cosa antes de cerrar la puerta:

—Mi madre era un monstruo.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Las 10:04. Jamie sostuvo en los brazos a los bebés durante unos instantes mientras les clavaba la aguja en la carne. Esos cuatro corazones, cálidos y efímeros, latieron unos segundos cerca del suyo antes de que depositara a las criaturas en la fría mesa de examen.

Andrea murió. Roshaun murió. Darlita murió. Jonathon murió.

Jamie se quedó mirando cómo se iba apagando la vida en un cuerpo detrás de otro y luego se fue a entregar.

Copyright © 2007 Rachel Swirsky

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia Ficción, Relatos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La deuda del inocente, de Rachel Swirsky

  1. Alberto dijo:

    Hola,
    Mi primera toma de contacto con esta autora y me ha dejado con ganas de leer más de ella.
    Muchas gracias por tu excelente trabajo 🙂

    • marcheto dijo:

      Hola, Alberto.
      La verdad es que alguien debería darle otra oportunidad y traducir alguno de sus cuentos más conocidos. Porque además los tiene para todos los gustos: ciencia ficción, fantasía, terror… A ver si los premios y nominaciones de este año se convierten en el empujoncito que necesita y vemos pronto algo más traducido. Como digo siempre, corred la voz a ver si le llega a algún editor de los que tienen más posibilidades que yo de conseguir traeros sus relatos de primera fila. 😉

  2. Gilberto Quintero dijo:

    Rachel Swirsky es una autora increíble, con un registro muy amplio y variado y con historias realmente perturbadoras, como la presente, contundente como un gancho al hígado, llena de imágenes increíbles, muy al estilo de “Ponies” y “Spar” de Kij Johnson.

    Swirsky ha escrito cuentos fabulosos, confrontadores y de gran riqueza que además son realmente cortos, ultracortos algunos. Lo cual, para los que no leemos en inglés con toda la fluidez y comodidad que uno quisiera, son doblemente magníficos. Acabo de releer “If you were a dinosaur, my love” que a mi parecer es muy bueno, merecedor de todos los premios, aunque más de algún purista diga que no es totalmente ciencia ficción. Pero es excelente literatura. Como lo es “Again and again and again” (aparecido en el número 28 de las antologías anuales de Gardner Dozois de lo mejor de la ciencia ficción de cada año), un relato de un par de páginas que especula como cada generación siempre será capaz de perturbar a la anterior, una y otra vez. El cuasi pornográfico “All that fairy tale crap” y mi favorito “Eros, Philia, Agape” (ambos en la red). Ojalá, de verdad, algún editor por ahí se animara a publicar una antología de esta maravillosa autora.

    Y gracias, Marcheto, por traernos estos cuentos maravillosos, con una traducción tan soberbia y fiel al espíritu de sus autores. Gracias, gracias.

    • marcheto dijo:

      Hola, Gilberto.
      Rachel es efectivamente una autora muy versátil que tiene cuentos de lo más variado. Y solo voy a mencionar alguno de los que tal vez no conozcas y que creo que están disponibles gratuitamente en la red: Decomposition (impactante y no apto para estómagos demasiado sensibles), Great Golden Wings (un bonito homenaje al cine), Portrait of Lisane de Patagnia (otro de los que más me gustan, junto con mi favorito absoluto, Eros, Philia, Agape, en lo que coincido contigo) y A Memory of Wind (que fue finalista en los Nebula). Tal como comentas, su estilo acostumbra a ser bastante literario (y en ocasiones, un tanto difícil, como en All That Fairy Tale Crap), y supongo que ese es el motivo de que haya ganado ya dos Nebula, premio que es votado por los escritores.
      En cualquier caso, una autora de lo más interesante y que se merecería que alguien se animara a traducir algún otro de sus muy interesantes relatos.

  3. Fromlanteira dijo:

    Un relato duro, realmente duro por su temática! Como siempre un relato que te da por pensar y comentarlo! Espero leer mas relatos de Swirsky! Un abrazo!

    • marcheto dijo:

      Hola y gracias por pasarte de nuevo a dejar tu comentario. En un principio, no tengo previsto publicar próximamente más relatos de Rachel Swirsky. Por desgracia, mi favorito absoluto Eros, Philia, Agape me temo que tendrá que esperar a que se interese por él alguna publicación profesional, lo que no descarto que ocurra en un futuro próximo, porque te aseguro que calidad no le falta. En cualquier caso, me alegro de que este te haya gustado.

  4. Malapata dijo:

    Brutal en su planteamiento y frío en su desarrollo, es un cuento de los que te dejan mal cuerpo. Swirsky retrata un futuro que está a la vuelta de la esquina; hoy no se “desplaza” a niños, pero la autora procede de una sociedad en la que la salud depende de si eres capaz de permitirte un caro seguro médico. En el debe que desde la mitad del relato ya está casi todo contado y el resto es hurgar más en la herida.
    De Swirsky sólo había leído “If you were a dinosaur, my love”, que no me había gustado, y de no ser por éste dudo que mi interés hubiera dado para intentarlo con otro más. Ahora acabo de añadir “Eros, Philia, Agape” a la lista del ebook, veremos hacia dónde hace caer la balanza.
    Saludos y gracias por los cuentos 🙂

    • marcheto dijo:

      Rachel Swirsky tiene cuentos muy distintos entre sí, lo que a mi modo de ver es una virtud. Y aunque creo que “If you were a dinosaur, my love” me gusta más que a ti, tampoco se encuentra entre mis cuatro o cinco cuentos favoritos de esta autora, a pesar de los premios y nominaciones que está recibiendo. Ya me contarás qué te parece “Eros, Philia, Agape”. Espero que te anime a continuar descubriendo la obra de esta autora.

      • Malapata dijo:

        Hola de nuevo
        Pues finalmente ha sido cruz. Acabo de terminar “Eros, Philia, Agape” y me ha dejado bastante frío. En ningún momento he sido capaz de empatizar con los personajes. Así que, de momento, me parece que voy a dejar a Swrisky en barbecho mientras voy probando con otros autores.
        Saludos 🙂

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s