Prudence y el dragón, de Zen Cho

Zen Cho es una joven escritora malaya residente en Londres que, además de una novela corta romántica, también ha publicado un buen puñado de relatos de ciencia ficción y fantasía francamente interesantes y llenos de referencias a la cultura y tradiciones de su país natal. Gracias a estos cuentos, este año 2013 fue nominada al John W. Campbell Award que, como creo que ya he comentado en alguna entrada anterior, es algo así como el premio «al mejor escritor novato» dentro del género fantástico.

Prudence y el dragón (Prudence and the Dragon) apareció por primera vez en el año 2011 en la revista Crossed Genres Quarterly 01, y posteriormente fue incluido en The World SF Blog, blog editado por Lavie Tidhar (que por desgracia ahora mismo está en estado de hibernación indefinida) dedicado a dar a conocer la literatura fantástica que se escribe por todo el mundo y muy especialmente fuera del ámbito anglosajón. Se trata de un romántico relato de fantasía rebosante de humor, que descubrí gracias a la recomendación de Aliette de Bodard y que me hizo cambiar en el último momento mi voto en el premio John W. Campbell de este año. Y si os quedáis con ganas de saber algo más de las protagonistas, podéis leer su secuela, The Perseverance of Angela’s Past Life, centrada principalmente en Angela, la amiga de Prudence.

Y ya por último quiero agradecer a Zen no solo que me haya dado su permiso para poder tener aquí su relato, sino también su amable colaboración a la hora de resolver todas mis dudas relacionadas con los términos malayos del texto original y con cómo enfocar la traducción (o no traducción) de cada uno de ellos. Thanks a million, Zen!

ACTUALIZACION I: Ya podéis descargar aquí el ebook gratuito en los tres formatos habituales (EPUB, FB2 y MOBI). Cortesía, como siempre, de Johan y Jean Mallart. Muchas gracias a ambos.

                     Descargar Prudence y el dragón DOC
Descargar Prudence y el dragón PDF

 

Prudence y el dragón

Zen Cho

Había un dragón en la ciudad.

Por todas partes, las estatuas se bajaban del pedestal para pasear. El Winston Churchill de Parliament Square concedió una entrevista a la BBC, con los ojos todavía entrecerrados como si le molestara el viento. La estatua fue tan ocurrente como se esperaba de ella, pero no parecía recordar nada sobre la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, sí que tenía mucho que decir sobre las palomas.

Por las calles del distrito financiero correteaban grifos de plata, que hacían tropezar a abogados y a indignados banqueros, y la Victoria Alada del Arco de Wellington terminó de bostezar y bajó los brazos.

Las palomas desarrollaron cuerpos humanos, todos ellos ataviados con elegantes trajes de Austin Reed. Se incorporaron por miles a estudios de arquitectura, oficinas de admisión universitarias, empresas de consultoría alimentaria y esforzadas organizaciones sin ánimo de lucro; le robaban el almuerzo a sus compañeros y dejaban los cubículos llenos de plumas de un gris verdoso. A pesar de estas pequeñas rarezas, eran unos empleados excelentes: conocían a la perfección la realidad empresarial y nunca entraban en Facebook.

Durante varios días, todos los supermercados del país de la cadena Tesco vendieron únicamente granadas, nada más. Y si te comías las semillas de una de ellas, desaparecías y tu alma era enviada al Hades. Las muertes se sucedieron hasta que alguien se percató.

Los autobuses de Londres se convirtieron en gatos gigantes: tigres, leopardos y jaguares; en cuyo cuerpo hueco se sentaban los pasajeros. Se seguía pudiendo usar la tarjeta prepago del transporte público, pero la gente los empezó a utilizar menos: los asientos eran blandos y rosas, y cuando te sentabas te succionaban de una manera perturbadoramente orgánica, y además eran dados a pararse en mitad de la calle para discutir entre ellos.

Mientras tanto, el dragón seguía enroscado en lo alto de la torre Gherkin, acechando la ciudad.

Prudence venía de un país en el que los espíritus eran el pan nuestro de cada día. Sabías que estaban allí y cuando era necesario actuabas en consecuencia. Preparabas el bunga telur[1] para Dato Gong cuando ibas a construir una casa, pedías permiso a tus antepasados antes de echar una cagadita en la selva. Les pedías perdón a los tocones de los árboles si les pegabas una patada sin querer y el séptimo mes del año te asegurabas de que los muertos tuvieran comida de sobra.

En Gran Bretaña, la gente era demasiado sofisticada para rezar a sus espíritus. En lugar de eso, se dedicaban a escribir artículos sobre ellos. Los periódicos serios publicaron circunspectas columnas de opinión en las que se aseguraba que el dragón era una metáfora del Partido Laborista, que por entonces estaba desterrado del gobierno. Y se citaron declaraciones de taumaturgos que explicaban que la mera presencia del dragón incrementaba los niveles de magia en el ambiente, y por eso ahora las etiquetas de la ropa de los grandes almacenes Primark decían cosas como «Fabricado por duendes esclavos en el País de las Hadas».

Los periódicos sensacionalistas querían saber si el dragón estaba recibiendo algún tipo de prestación económica. Las revistas del corazón aseguraban que habían localizado a una mujer que estaba embarazada del dragón. Las revistas de moda dedicaron páginas enteras al estilo dragontino, que al parecer consistía en flacas modelos de ojos hundidos envueltas en nubes de gasa que posaban torpemente en posturas eróticas sobre montones de monedas de oro.

Como Prudence Ong nunca leía los periódicos ni veía la televisión británica, durante todo este tiempo conservó una ignorancia inmaculadamente pura en lo relativo al dragón. Tropezó con él en un escenario bastante más tradicional: lo conoció en un bar.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Desde siempre, el hechicero real había sido el encargado de desempeñar el papel de enlace entre humanos y dragones, pero durante el último par de siglos no se había nombrado a nadie para ocupar ese cargo. Así que fue el alcalde quien tuvo que acompañar al dragón al bar, aunque él hubiera preferido quedarse en el despacho dándole vueltas al problema del transporte público.

El alcalde lo llevó a un bar de la calle Lamb’s Conduit Street, donde sabía que no iban a coincidir con ninguno de sus conocidos. Todo el mundo estaba al tanto del motivo de la visita del dragón, y aunque al alcalde se le ocurrían varias personas que le gustaría ver transportadas a otra dimensión, le parecía que un dragón era una herramienta demasiado basta e indiscriminada para recurrir a ella.

En su forma humana, el dragón era un hombre regiamente esbelto, como dice el poema[2], de brillante piel negro azulada y ojos llamativamente claros. Llevaba un traje gris jaspeado y unos lustrosos zapatos de cuero. Era exquisito hasta tal extremo que, cuando se detuvo en la entrada del bar, la gente que había dentro se quedó boquiabierta. Los hombres le dirigieron miradas ávidas; las mujeres se arreglaron el cabello.

Él no pareció percatarse de que había causado sensación.

—Hoy en día se considera una terrible grosería el que te apoderes de una doncella sin preguntarle primero si está de acuerdo —le estaba explicando al alcalde—. Os aseguro que el consentimiento de la doncella es fundamental.

—Me alegra oír eso —repuso el alcalde, que estaba ocupado pensando en los carriles-bici.

Sin embargo, mientras esperaban las bebidas en la barra, el alcalde empezó a reaccionar.

—Está claro que nadie desea que se abandonen las antiguas y nobles tradiciones sin un buen motivo. Sin embargo, creo que es bastante probable que la gente se indignara si se produjera algún incidente… cualquier tipo de incidente, cualquier cosa que pudiera llegar a ser interpretada como, esto, como un secuestro, a ver si me entiendes…

—Oh, no —dijo el dragón.

El dragón estaba echando un vistazo por el bar con interés, igual que un alienígena en el Gran Prix. No quedó claro si con su respuesta quería decir que no se produciría un incidente de tales características o si estaba diciendo que no entendía al alcalde. Este no tuvo oportunidad de aclararlo, porque justo en ese momento el dragón se quedó inmóvil igual que un perro que ha olfateado una ardilla. Estaba mirando por encima del hombro del alcalde.

El alcalde siguió la mirada del dragón hasta un grupo sentado en el otro extremo de la sala. No había duda de cuál era la atracción: en la mesa había sentada una joven de deslumbrante belleza. Era tan bella que incluso el alcalde sintió que el corazón le daba un vuelco en el pecho. No obstante, era un hombre casado y todavía se estaba recuperando de su escándalo extramatrimonial más reciente.

—¿Nos sentamos? —le propuso al dragón.

Se sentaron en la mesa de al lado de la muchacha, por supuesto. El dragón no perdió el tiempo y se inclinó hacia la mesa vecina. El rostro bello como una flor se giró hacia él.

—Perdona —dijo el dragón—, ¿cómo se llama tu encantadora amiga?

—¿Quién? —le preguntó la beldad—. ¿Te refieres a Prudence?

Fue entonces cuando el alcalde se fijó en la amiga de la beldad. Era una mujer pequeña de rostro redondo, normalmente moreno, pero que en ese instante era casi rosa fluorescente. Tenía frente a ella un vaso de pinta vacío.

—¿Qué pasa? —preguntó Prudence.

Estaba de mal humor. El alcohol no le sentaba bien y los bares no le gustaban. Estaba allí solo porque Pik Mun se lo había pedido. Había tomado sidra porque no le parecía que mereciera la pena pagar dos libras por un vaso de pinta relleno con zumo de naranja de tetrabrik, pero estaba empezando a arrepentirse. Por sus sienes se estaban deslizando los tentáculos simétricos de un dolor de cabeza que pronto se reunirían en el centro de su frente.

Miró a los hombres que le habían hablado a Pik Mun. Uno de ellos era un tipo con traje y pinta de modelo, intimidantemente guapo, y el otro era un hombre blanco y regordete con una buena nariz.

—¿Qué?, ¿ella? —se le escapó al blanco de la nariz.

—Prudence… —murmuró el modelo, como si estuviera saboreando la palabra y la encontrara deliciosa—. Me alegro mucho de conocerte. Me llamo Zheng Yi.

—Vaya, ¿y por qué te llamas así? —le preguntó Prudence un tanto desconcertada.

—¡Prudence! —dijo entre dientes Pik Mun, que añadió sonriendo al dragón—: Perdona, pero es que mi amiga ha bebido un poco demasiado.

—Ya te dije que no quería una pinta entera —refunfuñó Prudence.

—¿Me podrías dar tu teléfono? —le preguntó Zheng Yi.

Prudence se sabía la respuesta de esa.

—No, ni siquiera te conozco.

Y se giró dándole la espalda.

En el autobús camino de casa, Pik Mun la reconvino.

—¡No puedo creerme que lo hayas rechazado así! ¡Y te portaste como una auténtica maleducada!

—Si ni siquiera es amigo mío… —se defendió Prudence—. No me gustan los desconocidos que se creen que pueden hablar contigo. Si quisiera hablar con ellos, ya seríamos amigos.

—Solo estaba siendo amable —dijo Pik Mun con un suspiro—. ¡Y con lo mono que era!

Lo injusto del caso de Pik Mun era que, no solo es que fuera una belleza de las que paran el tráfico, sino que además era inteligente. Era creativa, generosa y jovial. Bailaba, pintaba, escribía poesía y vendía sus creaciones de punto para recaudar dinero para los demandantes de asilo político. Y contaba con un club de fans formado por chicos que iban detrás de ella y que por su cumpleaños le preparaban unas tartas horribles.

Últimamente se hacía llamar Angela, pero cuando Prudence la había conocido en primer curso de primaria, a los siete años, se llamaba Pik Mun. A la mayoría de sus conocidos les parecía inexplicable que a Angela le gustara andar con Prudence, teniendo en cuenta que el único libro que leía Prudence era la biblia de la medicina clínica y que creía que el flamenco era un tipo de pájaro.[3]

Pero Prudence era la única de entre todos los amigos de Angela que la seguía llamando Pik Mun. Y Angela valoraba la historia.

Angela también quería a Prudence y deseaba que fuera feliz.

—Parecía un tipo de lo más interesante —continuó diciendo—. Y tenía un nombre chino, aunque fuera de piel tan oscura. ¿No tienes curiosidad por saber por qué?

—Ya sabes que no soy demasiado curiosa.

Prudence alargó la mano y golpeó una de las vértebras del jaguar. Este tosió y comenzó a desviarse poco a poco hacia la acera.

—Pues bien que le preguntaste en el bar que si era mestizo o qué —señaló Angela.

—¿Qué?

—Ya sabes, cuando le preguntaste por su nombre.

—Ah, eso… —dijo Prudence, pero ya había llegado a su parada.

—Espero que no te arrepientas, ¿eh? —dijo Angela mientras Prudence se bajaba del autobús—. Y si cambias de opinión, que no se te olvide que siempre podemos buscarlo en Google, ¿vale?

Con lo que la oportunidad de explicárselo a Angela pasó. Aunque Prudence siguió dándole vueltas mientras caminaba hacia su casa. Si le había preguntado al tipo que parecía un modelo por su nombre había sido porque de pequeña solía soñar despierta con que se casaba con el pirata Zheng Yi y surcaba las olas convertida en una intrépida reina pirata. Zheng Yi había seguido siendo su novio ideal hasta que cumplió los doce años, cuando dejó atrás todas esas tonterías infantiles. Y en el mundo de Prudence, los novios se incluían entre las tonterías infantiles.

Angela hubiera encontrado esa anécdota interesante, pero lo más probable es que a Prudence se le olvidara contársela la siguiente vez que se vieran. Prudence se encogió de hombros mentalmente. Total, no era más que una coincidencia.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

El lunes por la mañana, Prudence abrió los ojos sabiendo que había algo diferente. Zheng Yi le sonrió.

—Buenos días, Prudence —la saludó Zheng Yi.

Prudence dio un grito y salió de la cama de un salto.

—¡Aaah! —Agarró el objeto que tenía más a mano y le lanzó a Zheng Yi el frasco de crema hidratante—. ¡Aaah! —Y le tiró el despertador.

Zheng Yi cruzó las manos detrás de la cabeza y se reclinó sobre los almohadones. Llevaba un traje negro, una camisa color ciruela y gemelos de plata, pero al menos había tenido los suficientes modales como para descalzarse.

—Vente a vivir conmigo —le propuso—. Quiero que seas mi amor.

—¡Aaah! —Un libro de cocina de tapa dura salió volando por los aires—. ¡Lárgate o llamaré a la policía!

—No puedes.

En efecto, su móvil no se veía por ninguna parte, aunque Prudence estaba segura de que antes de acostarse la noche anterior lo había dejado en la mesilla. Buscó con la mirada el teléfono, pero también se había esfumado. Se había transformado en un hurón durante la noche y se había escapado por la ventana, aunque Prudence tardaría bastante en enterarse de esto.

Lo que le había pasado al móvil no tenía nada de mágico. Estaba en el bolsillo izquierdo de Zheng Yi.

—No tienes ningún motivo para tenerme miedo —le aseguró Zheng Yi—. No haré nada contra tu voluntad. Solo te estoy haciendo una propuesta.

Prudence dejó de tirar cosas y lo miró con desconfianza.

—¿Qué? —dijo Zheng Yi.

—¿Qué les pasa a tus dientes?

Le había dado la impresión de que sus dientes parecían ópalos. Cuando Zheng Yi sonrió de nuevo, los dientes eran de lo más normales, muy blancos, en contraste con la oscura piel.

—Vente conmigo —insistió Zheng Yi—. Te mostraré maravillas mágicas como nunca has imaginado. Aprenderás cómo introducir la mano en el fuego para aferrar su palpitante corazón. Hablarás con las hadas y ellas te responderán, si es que saben lo que les conviene. Te enseñaré los secretos de la Luna y el lenguaje de las estrellas.

Prudence le lanzó el secador.

—¡No me interesa la astronomía! —le dijo con brusquedad.

El despertador había caído detrás de la cama, pero en ese momento empezó a sonar.

—¡Mierda! —exclamó Prudence, y se marchó a toda prisa de la habitación.

Volvió cepillándose los dientes y con una mano agarró a Zheng Yi por el hombro.

—Levántate —le dijo—. Puedes irte al salón o a donde quieras, me trae sin cuidado. Tengo que cambiarme. ¡Ya llego tarde a clase!

El salón era en realidad una cocina-comedor, porque no había espacio suficiente para que fueran habitaciones independientes. En la tostadora había cuatro tostadas. Prudence era consciente de sus obligaciones como anfitriona incluso cuando su huésped era un inoportuno modelo con nombre de pirata.

Cuando Prudence entró, Zheng Yi estaba examinando el estetoscopio que había encima de la mesa del comedor.

—¿Qué es esto? —preguntó.

—¡No juegues con mi estetoscopio! —le dijo Prudence, y cogió un montón de apuntes sobre el colon—. Puedes tomarte unas tostadas con kaya, pero luego te tienes que marchar. Yo tengo que irme a clase y del edificio no se puede salir si no se tiene llave. Y por cierto, ¿cómo has entrado?

—Soy un dragón —dijo Zheng Yi, tras dirigirle una prolongada mirada. En sus ojos había galaxias encerradas.

Por desgracia, a Prudence los cometas y las nebulosas le traían sin cuidado, y además estaba ocupada sacando de la nevera el tarro de kaya y la mantequilla.

—Pues en mi país a eso se le llama acosador —se burló.

—Eres muy graciosa. ¿Ni se te ha pasado por la cabeza el tenerme miedo?

—¿No has dicho que no te tenía que tener miedo?

—Lo normal es que la gente no me crea cuando digo eso —dijo Zheng Yi con aire pensativo—. Los humanos son muy estrechos de miras. Un poco de aliento abrasador, unas cuantas doncellas aquí y allá y, sin más ni más, ya no se fían de ti.

Prudence solo estaba escuchando alrededor del cuarenta por ciento de lo que Zheng Yi estaba diciendo. Y casi mejor, porque Zheng Yi tan solo decía en serio un cuarenta por ciento de lo que decía. Prudence le lanzó el frasco de kaya y él lo cogió al vuelo.

—No hace falta que hables tanto —dijo Prudence—. Úntate el kaya tú mismo.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Angela le había guardado un sitio a Prudence en el aula magna. Estaba junto al pasillo, pero para cuando Prudence abrió la carpeta y destapó el bolígrafo, eso ya no era así. Levantó la mirada y se encontró con que tenía a Zheng Yi sentado a su lado.

—¡Santo cielo! —susurró Angela—. ¿También es médico? Porque para ser estudiante es un poco mayor, ¿no?

Prudence se había separado de Zheng Yi en la entrada de su casa. Lo miró con los ojos entrecerrados. Si Zheng Yi no hubiera sido demasiado correcto para sonreír burlonamente, eso es lo que Prudence hubiera jurado que estaba haciendo.

—No —explicó Zheng Yi—, es que hemos venido de su apartamento.

Angela puso los ojos como platos.

—Hemos tenido un desayuno de trabajo —intervino Prudence, fulminándolo con la mirada—. Zheng Yi va a ser mi… mi…

—Todo —terminó la frase Zheng Yi.

Angela apoyó una mano en el brazo de Prudence. Parecía un tanto mareada.

—¿No te parece que estáis yendo un poco demasiado deprisa? ¡Solo lo conoces desde anteayer!

—Pik Mun, está aquí mismo, así que aunque susurres te oye —dijo Prudence—. Lo único que Zheng Yi quería decir es que va a hacer de todo para mí. Va a ser mi secretario personal.

—¿Qué? —dijo Angela.

—¿Es eso un sí? —preguntó Zheng Yi.

—Es consultor empresarial —continuó Prudence, inventando a diestro y siniestro—. Pero está planteándose cambiar de profesión y hacerse médico. Ayer nos encontramos por casualidad en la calle y me preguntó si podía convertirse en mi sombra, y le dije que vale, siempre que me ayudara con mis cosas.

—¿Qué tipo de cosas? —preguntó Angela.

—Pues tomar apuntes y así. Ya sabes que cuando estoy escribiendo me cuesta concentrarme en lo que dice el profesor. —Le pasó un cuaderno y un bolígrafo a Zheng Yi y dijo—: Ten, toma apuntes.

Prudence esperó hasta que la clase empezó y Angela concentró su atención en otra cosa, y entonces dijo irritada:

—Y no, ¡eso no es un sí!

Zheng Yi estaba tomando apuntes con sorprendente diligencia. Se detuvo en mitad de una frase para volver hacia ella sus tristes y límpidos ojos.

—Si te lo he pedido ha sido tanto por ti como por mí. Si rechazas mi ofrecimiento perderás la oportunidad de tu vida. Cualquier mago daría el ojo izquierdo a cambio de lo que yo te estoy ofreciendo. De verdad que si te niegas lo lamentarás tremendamente.

—¡Ni siquiera sé qué es lo que me estás pidiendo!

—A lo mejor lo descubres con el tiempo —dijo Zheng Yi, tras lo cual continuó tomando apuntes.

—¿Qué es lo que has querido decir? —preguntó Prudence, pero Zheng Yi se llevó el dedo a los labios.

—Chis, está enumerando los distintos fármacos con los que se puede tratar. Es importante.

Zheng Yi tenía razón, ¡por desgracia!, porque cuando le pasó sus notas quedó claro que Prudence no iba a tener apunte alguno sobre el tema.

—¿Qué es esto? —preguntó Prudence.

—Los apuntes de la clase que me has pedido que tomara.

—No puedo leerlos.

De hecho, ni siquiera podía mirar los símbolos demasiado rato sin empezar a sentirse incómoda. Los símbolos parecían retorcerse por la página.

—Está escrito en runas dragontinas —le explicó Zheng Yi—. Mucho más interesantes que cualquier lenguaje humano. Cada ideograma es en sí mismo un poema sobre las cualidades de los distintos fármacos de los que ha hablado tu profesora, que reflejan la estructura de cada una de las frases y abordan ese mismo asunto, pero revelando nuevas capas de significado y contexto que respaldan todo lo que ella ha dicho. Y todas las frases se unen para formar un ideograma gigante, un superideograma, por así decirlo, cuyo significado es: «Te quiero, Pru…».

—¿Es que no sabes escribir en inglés? —preguntó Prudence.

—No.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Zheng Yi tampoco era capaz de pillar las indirectas. Dejó de dormir en la cama cuando Prudence le explicó que eso solo podía acabar provocando graves lesiones corporales, pero no se marchó.

Por suerte se le daba muy bien cocinar. Y se hubiera encargado de regar todos los días las tomateras de no haber sido porque esto tenía dos consecuencias: la primera era que los tomates medraban; la segunda, que les salía cara y empezaban a hablar. Prudence le pidió que no los regara más porque no le gustaba cómo la seguían con los ojos cuando iba de aquí para allá por el apartamento; pero entonces los tomates dejaron de mirarla a la cara, y cada vez que Zheng Yi se acercaba a su jardinera empezaban a llorar y a pedirle que se apiadara de ellos.

Zheng Yi era una persona difícil de manejar.

Y además Prudence sospechaba que Angela estaba empezando a no creerse el embuste.

—¿Vive aquí? —le preguntó Angela un viernes por la noche que había ido a su apartamento para una cena al aire libre, tal como era su costumbre.

—No —respondió Prudence—. ¿Por qué lo preguntas?

Angela miró el sofá donde estaba sentada.

—Entonces ¿por qué hay aquí una manta y una almohada?

—Me gusta tumbarme cuando veo la tele.

—No estará haciendo experimentos, ¿verdad?

—Sí, es decir, no, bueno, ¡sí! ¿Por qué lo preguntas?

Angela lanzó una mirada hacia la zona de la cocina, donde Zheng Yi estaba inclinado sobre una cazuela en la que borbotaba cualquiera sabía qué, y luego se acercó más a Prudence.

—¡Tus tomates tienen cara! Y mira lo que he encontrado en el suelo del cuarto de baño.

Le enseñó lo que parecía una lasca de mármol negro, translúcida de lo increíblemente fina que estaba cortada y atravesada por vetas doradas. Los colores mudaban sobre su superficie lisa, igual que sobre un ópalo al girarlo bajo la luz. Prudence se acordó de unos dientes.

Se lo cogió a Angela. Era menos quebradizo de lo que pensaba que iba a ser, y cuando lo dobló se combó igual que una lámina fina de plástico.

—Creo que es una escama —dijo Angela—. Como las de los peces. Creo que tu secretario personal es el dragón.

Prudence la miró inexpresivamente.

—¿No me irás a decir que ni siquiera estás enterada de lo del dragón? —le preguntó Angela.

Prudence intentó parecer al tanto, pero no funcionó.

—¡Prudence! ¿Es que ni si quiera lees los periódicos gratuitos? Deja, no me contestes. Esto es lo que pasa cuando solo se leen libros de texto. El dragón llegó a Londres hará… ¿cuánto?, ¿unas semanas? Por ahí. Viene a Londres cada cien o doscientos años. Los británicos dicen que viene a elegir una doncella y que luego se la lleva a vivir a esa otra dimensión en la que viven los dragones. ¡Y para siempre!

Prudence reflexionó sobre lo que acababa de decir Angela y luego preguntó:

—¿Para qué?

—¿Y cómo quieres que lo sepa? Teorías no faltan, pero nadie lo sabe con certeza. Los dragones no dan explicaciones. La gente dice que a lo mejor contar con un humano les ayuda con sus encantamientos. Pero cualquiera sabe, Prudence. A lo mejor es que comen humanos.

—Zheng Yi no puede ser un dragón —dijo Prudence—. En primer lugar, parece humano. En segundo, le gustan las tostadas con kaya. Pudiendo comer tostadas con kaya, ¿para qué vas a querer comer humanos?

—¿Y qué pasa con los tomates entonces?

—Bueno…

—Y si no ¿cómo explicas lo de que un día aparezca un bicho raro y se ponga a seguirte de aquí para allá?

—Pensaba que a lo mejor no tenía casa.

—Prudence… —Angela dejó caer las manos en el regazo—. Bueno, todo eso da igual, pero ahora contéstame con sinceridad, ¿vale? ¿Te gusta? Quiero decir, que si te gusta gusta…

—No. No me gusta ni con un solo gusta.

—Lo he oído —dijo Zheng Yi desde la cocina.

—Y entonces ¿vas a dejar que se quede?

—¿Y cómo consigo que se vaya? Cuando intento llamar a la policía, solo consigo hablar con la recepcionista de la Asociación de Vidrieros. Pero no importa, duermo con un bate de béisbol a un lado y con un cuchillo de cocina al otro. Y ya sabes que hago taekwondo.

—Eso también lo he oído —dijo Zheng Yi.

—¡Estupendo! —le respondió Prudence.

Angela seguía pareciendo preocupada.

—Si vas a irte a otra dimensión al menos me avisarás, ¿verdad? Acuérdate de que ya tenemos hecha la reserva de la pensión del Lake District.

—No me voy a ninguna parte.

—No pierdo la esperanza —dijo Zheng Yi acercándose a la mesa y dejando encima una cazuela con estofado.

Haciendo un esfuerzo sobrenatural para mostrarse educada, Angela comentó:

—Oh, huele deliciosamente. ¿Qué es?

—Patatas, zanahorias, colinabo, con un poco de manzana rallada para darle un toque de dulzor y duendes por la proteína. Pero solo de los no inteligentes —las tranquilizó Zheng Yi—. Comer duendes es supersaludable.

Y no solo eso, sino que además eran bastante crujientes y se podían congelar.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Aunque Prudence era por naturaleza una persona nada curiosa, se encontró con que Zheng Yi había despertado su interés. Aunque, dragón o no dragón, el tenerlo rondándola no cambió su vida de manera apreciable. Prudence enseñó a los tomates a cantar canciones para que no se aburrieran cuando ella no estaba. Y siguió yendo al hospital y a sus clases. Zheng Yi la acompañaba cuando ella no protestaba y el resto del tiempo se dedicaba a sus misteriosos asuntos.

Un día, cuando estaban comprando comida en el supermercado, Prudence le preguntó de sopetón:

—¿Cómo es que los dragones necesitan doncellas?

Zheng Yi, que justo estaba cogiendo una bolsa de la gama básica de Cebollas del Olvido, se quedó parado.

—Así que ¿admites que soy un dragón?

—Yo no he dicho eso —se apresuró a responder Prudence.

—Por más que se lo explicamos a los humanos, nunca nos creen. El motivo es muy sencillo: te acabas sintiendo solo. Tras pasar miles de años solo en una cueva, te apetece tener compañía.

—¿Por qué no sales por ahí con otros dragones?

—Los otros dragones son unos cabronazos. Me marché de la cueva de mi madre después de que intentara arrancarme las entrañas.

—¡Vaya!

—Si bien es cierto que yo había intentado robarle la Tiara de la Clarividencia. ¡Menuda ocurrencia la mía! Nunca intentes robarle a un dragón un objeto brillante.

—No estoy diciendo que te crea, pero, supongamos que eres un dragón… ¿por qué vas a elegirme a mí y para qué?

Zheng Yi se detuvo en mitad del pasillo y le cogió la mano. Estaban entre la pasta y el café. Los ojos de él eran del más profundo verde azulado. Prudence solo había visto ese color una vez antes, por la ventanilla de un tren en Japón, mientras pasaban a toda velocidad junto a los ríos de montaña que reflejaban el color verde oscuro de los bosques de pinos de su alrededor.

Zheng Yi habló con voz suave y aterciopelada:

—Es que eres tremendamente divertida.

Prudence retiró la mano de un tirón.

—Hay que coger arroz —dijo—. Se nos está acabando.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Las cosas fueron a las mil maravillas mientras Zheng Yi fue simplemente una ayuda, pero llegó un momento en que se convirtió en un problema. Y se convirtió en un problema porque Angela se enamoró de él.

Este tipo de situaciones no era el punto fuerte de Prudence. No llegaba a calar bien los sentimientos, así que se sintió desconcertada cuando Angela empezó a comportarse de manera extraña.

Angela empezó a tener otras cosas que hacer los viernes por la noche. No es que las cenas al aire libre de los viernes fueran una tradición sagrada: no pasaba nada porque faltaran uno si estaban ocupadas; pero pasaron tres viernes, y los tres Angela tuvo otras cosas que hacer.

Se seguían viendo, por supuesto, en las clases, durante la hora de la comida y así, pero incluso entonces Angela estaba distinta. Cuando estaban hablando tan tranquilas, riéndose despreocupadamente como siempre, a lo mejor Prudence decía algo sobre la comida que tenía en la nevera y a Angela se le mudaba el rostro. Prudence no necesitaba ser demasiado perceptiva para percatarse del cambio en esa cara que conocía desde hacía tanto tiempo, aunque se le escapara el significado del mismo.

Y cuando Zheng Yi estaba presente todavía peor. Entonces Angela era de lo más grosera con él, pero al mismo tiempo no tenía ojos más que para él. Ni siquiera le quedaba tiempo para hablar con Prudence.

Es posible que el enfrentamiento fuera inevitable. Sin embargo, Prudence tenía la sensación de que de no haber sido ella una persona con tan poco tacto tal vez podría haberlo evitado. Porque había hablado sin pensar. Estaban en un parque comiéndose unos bocadillos en el hueco entre una clase y las prácticas, hablando de bebés. Angela era una excelente observadora de bebés.

—Ese es monísimo —dijo, señalando con la chapata a un bebé moreno de pelo rizado—. Creo que me gustaría que mi bebé tuviera el pelo rizado.

—¿De dónde va a sacar un chino el pelo rizado? —le preguntó Prudence.

—Pues me caso con alguien que no sea chino y listo.

Prudence carraspeó.

—No me importa —continuó Angela—. Mis padres pasan bastante de este tipo de cosas. Mi tía se casó con un Mat Salleh. Ojos azules, pelo rubio, todo.

—Los Mat Salleh se valen. El problema viene cuando ni es chino ni es Mat Salleh. Entonces es cuando ves si tus padres pasan o no. Sobre todo si tiene la piel más oscura.

—Cierto —reconoció Angela haciendo una mueca.

Se quedaron en silencio, Angela sopesando los méritos de los bebés que pasaban y Prudence luchando con su baguette. A pesar de llevar cuatro años en un país de comedores de bocadillos, todavía no había conseguido dominar ese tipo de comida tan peliagudo. El relleno de pollo y mayonesa se le había empezado a escurrir por el otro extremo del bocadillo.

—Creo a mi bebé lo llamaré Tristram —comentó Angela.

—¡Qué pijo!

¿Y si empezaba a comer por la otra punta? Pero entonces el relleno empezó a escurrirse por ambos extremos. No era nada fácil saber qué hacer…

—¿No te gusta Tristram?

—Es un poco difícil de pronunciar —dijo Prudence. Atrapó un trozo de pollo que estaba a punto de escapar y se lo llevó a la boca—. Y a lo mejor los otros niños se burlarían de él.

—¿Cómo quieres llamar a tus hijos?

—No quiero hijos. Pero bueno, si tengo que tenerlos, no les pondría un nombre como Tristram. Si tengo hijos, lo más probable es que ya bastante se metan con ellos.

—¿Por qué?

—Pues porque serán mestizos. No hay tanta gente que sea medio reptil.

Prudence estaba demasiado concentrada en el desastre que estaba organizando pringándose de mayonesa como para percatarse de la expresión de Angela o para fijarse en la manera en que dijo, «¡Vaya!». Consiguió meterse en la boca y masticar lo que le quedaba de baguette, lo que fue todo un alivio. La próxima vez cogería sushi para llevar.

—¿Tú y Zheng Yi estáis juntos? —preguntó Angela en voz baja.

¿Untos? Na —masculló Prudence antes de conseguir tragar—. No —repitió.

Utilizó su moviola mental para revisar esos últimos cinco minutos. En realidad no había estado escuchando lo que decía. Y, por algún motivo incomprensible, sintió que le ardían las mejillas.

—¡Que no! —insistió.

¡Menuda ridiculez había soltado! ¿Cómo se le habría ocurrido decir algo así? Aunque bueno, son cosas que pasan. Se dicen cosas absurdas sin motivo alguno, simplemente por hablar, y cuando la gente repara en ellas resulta embarazoso. Y entonces lo único que se puede hacer es seguir y seguir hablando, hasta que se olviden.

—¿A qué viene tanta curiosidad? ¿No será que te interesa? —dijo en broma—. Si lo quieres, te lo puedes quedar. Yo no lo quiero.

El rostro de Angela se quedó tan inmóvil como un portón cerrado de golpe. La voz que salió de ese rostro tirante y pálido fue la de una desconocida.

—Bueno, lo que has dicho ha sido una estupidez de tomo y lomo. Incluso para ti. Y eso que no es que tengas fama de decir cosas inteligentes.

Prudence nunca había visto tanto resentimiento en el rostro de su amiga.

—¿Qué? —consiguió decir.

—¡Sabes que me gusta! —le dijo a gritos Angela—. Te comportas como si estuvieras en la inopia, pero en realidad estás fingiendo porque así las cosas te resultan más sencillas. Si estás en la inopia, pues no hay problema, que no tienes que ver nada que no quieras ver ni hacer nada que no quieras hacer. La gente se adapta a ti porque te portas como si fueras una simple. Te crees que eres muy lista, ¿verdad? A lo mejor te crees que has engañado a todos. A lo mejor incluso te has engañado a ti misma. Pero no vayas a creerte que me has engañado a mí.

Angela se levantó. Como era habitual en ella, ni siquiera tuvo que sacudirse miga alguna del regazo. Miró a Prudence de arriba abajo y por primera vez esta fue plenamente consciente de los trocitos de pan y las manchas de mayonesa en sus vaqueros, de lo ancho de sus caderas y de lo deprimentemente lacio que tenía el cabello. La sudadera con capucha que llevaba no le quedaba bien y tenía la cara demasiado grande. Cualquiera podía verlo.

—Que no se te olvide esto —continuó Angela—. No necesito las sobras de nadie. Y en particular no necesito las tuyas.

Y se largó.

Prudence se llevó la mano al pecho. Con gran sorpresa por su parte lo encontró intacto.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Prudence se sentía sobre todo desconcertada. Estaba tan confundida que cuando Angela no se reunió con ella en la estación, cogió el tren para ir a Oxenholme y se fue ella sola. Ni se le pasó por la cabeza llamar a la pensión y cancelar la reserva que tenían de una habitación para una semana.

Le había dejado bien claro a Zheng Yi que no tenía que acompañarla. No se lo había dicho con esas palabras, porque Zheng Yi tenía la molesta manía de pasar por alto las órdenes directas, pero le había dado instrucciones para que cuidara la tomatera y se terminara la comida que había en la nevera.

Cuando miró a su alrededor y lo vio en el asiento junto al suyo, no se sorprendió, y ni siquiera se enfadó. Resultaba bastante natural que estuviera allí.

Sin decir nada, Zheng Yi la cogió de la mano. Prudence le hizo un gesto con la cabeza y se volvió a mirar por la ventana la campiña que pasaba por su lado a toda velocidad. Los campos verdes, las casitas rojas en la lejanía, el apacible cielo gris en lo alto. Era un tipo de paisaje que Angela adoraba. «La campiña inglesa es de lo más romántica…», le gustaba decir. Prudence se notó el rostro entumecido.

Angela tampoco estaba en la estación de Oxenholme. A lo mejor estaba en la pensión. Por ir no perdía nada, puesto que la reserva ya estaba hecha.

Cuando Prudence descubrió que Angela tampoco estaba en la pensión y comprendió por fin la terrible verdad, que Angela no iba a ir, que se trataba de algo serio, que se habían peleado y que a lo mejor nunca volvían a ser amigas, se volvió hacia Zheng Yi.

—Podríamos ir a dar un paseo —le propuso—, para ir conociendo un poco la zona.

Y solo empezó a llorar cuando estuvieron bien lejos del pueblo.

Puede ser que Prudence se sintiera confundida, pero el estado de ánimo de Zheng Yi era incluso peor. Durante todo el tiempo la había estado mirando con la expresión de un perro que no entiende por qué no quieres jugar con él a tirarle un palo. Esa expresión se intensificó con las lágrimas de Prudence, que le añadieron la dimensión del pánico. Y ahora parecía un perro que se teme que te estés planteando el desprenderte definitivamente del palo.

—¿Qué estás haciendo? —le preguntó él.

—¡Diecisiete años! —exclamó Prudence—. Hemos sido amigas durante diecisiete años. ¡La edad de algunos! ¡Hay gente que solo ha vivido diecisiete años!

—No te entiendo.

—Nunca antes no he sido amiga de Pik Mun —gimoteó Prudence—. ¿Por qué…?, ¿por qué…? ¿por qué ya no le caigo bien?

—¿Qué es eso que te sale de los ojos? —preguntó Zheng Yi, y se acercó para verla mejor— ¿y de la nariz?

—¿Qué? —Tras tocarse el rostro, Prudence comprobó que tenía las manos mojadas, pero no de ningún color alarmante—. Es agua. ¡Estoy llorando, ceporro! ¿Es que nunca antes has visto lágrimas?

No lo había dicho en serio, pero, por primera vez desde que lo conocía, Zheng Yi parecía estar avergonzado.

—Nunca. En realidad nunca he tenido un ser humano. Tú eres el primero.

—¡Otra vez con la gilipollez esa de lo del dragón! —arremetió contra él Prudence—. ¿Es que no puedes dejar de decir tonterías? Pik Mun no quiere seguir siendo mi amiga ¡y tú dale que dale con esas chorradas!

—Soy un dragón. Y lo sabes.

—¡Yo no sé nada! —replicó con brusquedad Prudence.

Se dio media vuelta y se dispuso a alejarse airadamente. Sin embargo, llevaba un rato sin fijarse por dónde caminaban, y se encontró metiéndose airadamente en un río.

Para cuando se dio cuenta, ya era demasiado tarde. El terreno era traicionero y como acababa de llover estaba embarrado. Resbaló orilla abajo, y el agua fue a su encuentro y la rodeó. Estaba congelada y su fuerza la arrastró río abajo a una velocidad vertiginosa. Prudence estiró ambos brazos y pataleó.

«Tranquila —se dijo—. Debes mantener la calma». Nadar no podía ser tan difícil, bastaba con no dejar de moverte y eso evitaba que te hundieras… pero se estaba hundiendo. Y no podía respirar. Estaba inmersa en un remolino blanco y el rugido en los oídos le impedía pensar. Se estaba ahogando… tenía que dejar de ahogarse…

«No te muevas —le dijo la voz de Zheng Yi, que sonó como si le estuviera hablando directamente al oído—. Deja de resistirte. No corres peligro.»

El agua se estremeció con las palabras.

Todo volvió a encajar, los distintos elementos, aire, agua y sonido, reconfigurándose en un patrón lógico. El río ya no era algo caótico sino una dilatada y suave curva, y Prudence estaba encerrada sana y salva en su corazón. Ya no estaba siendo zarandeada, ni lanzada de un lado para otro por la indomable fuerza del río. Estaba dentro del río. El río era el dragón. Estaba en un lugar fijo y se estaba moviendo, pero igual que uno se mueve cuando está en un avión, con ese movimiento hacia delante y apenas perceptible de algo mayor que uno mismo.

Alargó la mano y tocó el agua del río, fría como el invierno. Alargó la mano y tocó la carne cálida y pulsante. Estaba en la boca del dragón. Veía la luz del día por los resquicios entre sus dientes. La magia le congestionó la nariz y le hizo sentir un hormigueo por la piel.

El río y el dragón la escupieron sobre la orilla, y cuando el río retrocedió quedó el dragón. Con la visión nublada, Prudence vislumbró una criatura negra, grande y brillante, parecida a una salamanquesa gigante. Cuando parpadeó, Zheng Yi había recuperado su forma humana.

—¿Lo ves? —dijo Zheng Yi, que parecía más ufano de lo que ninguna criatura que no sea un gato debería poder parecer.

—No veo nada —consiguió gruñir Prudence antes de ser presa de un ataque de tos.

—Soy un dragón —señaló Zheng Yi innecesariamente—. Así que ¿te vendrás conmigo?

Zheng Yi la ayudó a incorporarse, pero Prudence seguía notando una presión en el pecho. Se apretó con una mano intentando aliviarla. Y entonces se le escapó un bramido que pilló por sorpresa a su propia garganta:

—¡Cierra el pico! ¡Si te he dicho que no es que no! ¿Es que no escuchas o qué? ¡Lárgate!

—¿Qué? —se sorprendió Zheng Yi, pero Prudence ya estaba llorando.

—No deberías burlarte de la gente —continuó Prudence entre hipidos—. No deberías invitar a quien no quieres que vaya.

—Pero ¿qué dices? —le preguntó Zheng Yi con voz muy suave.

Prudence se sintió avergonzada y escondió la cara, pero estaba calada, lo que no resultaba nada agradable. Así que buscó otro lugar donde esconder la cara y justo a su lado encontró un trozo de cálido tejido de lo más apropiado. Por desgracia, resultó ser el hombro de Zheng Yi, el cual, dragón o no, sabía lo suficiente sobre las costumbres humanas como para interpretarlo como una indicación de que debía rodearla con el brazo.

—Quiero que vengas conmigo —le aseguró Zheng Yi—. ¿Por qué te lo iba a pedir si no? ¿Por qué iba a tomarme tantas molestias?

—No vayas por ahí abrazando a la gente sin ton ni son —masculló Prudence, aunque sin demasiado convencimiento.

Era difícil decirle a alguien que no te abrazara cuando estabas ocupada limpiándote la nariz en su manga.

—¿Y por qué no iba a quererte a ti? —le preguntó Zheng Yi.

—Porque siempre te ríes de mí.

—¿Y cuándo me he reído yo de ti?

—¡Dijiste que era graciosa!

—Ah, eso… Es que lo eres. Terriblemente.

Y eso era lo más que jamás iba a llegar a decir. Para ser un dragón, a Zheng Yi se le daban bastante bien los sentimientos distintos de la avidez por el oro, pero nunca llegaría a entender que tenía que explicar que cuando eres un dragón, y tu edad se cuenta por milenios, la mayoría de las cosas acaban por resultarte aburridas. La cualidad más maravillosa que algo podía tener era ser gracioso. Así que esa era su manera de decirle a Prudence que estaba locamente enamorado de ella.

—Seguro que no te parezco guapa —dijo Prudence, que estaba en modo autocompasión.

—Por supuesto que no —le dio la razón Zheng Yi.

—Entonces ni siquiera entiendo por qué quieres que me vaya contigo.

Zheng Yi parecía desconcertado.

—Pero si te lo he dicho muchas veces…

—Da igual. Porque no nos podemos ir. Todavía no he terminado la carrera de medicina. Y cuando la termine, quiero conseguir trabajo y ejercer primero unos años en Gran Bretaña.

—No me importa quedarme unos añitos en tu dimensión —concedió Zheng Yi—. Aunque no muchos más de unos mil. Transcurridos un par de milenios me gustaría regresar a la cueva.

—¡Pues vaya!, por entonces yo ya estaré bien muerta. ¿Es que no sabes nada sobre los humanos? —Al estirarse dentro de los confines de los brazos de Zheng Yi se percató de algo—. No estoy mojada.

Hasta las zapatillas de lona estaban secas. E incluso los calcetines. Y notó calor en la punta de los dedos.

—¿Es que no sabes nada sobre dragones? —repuso Zheng Yi.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Bueno, en realidad era como tener cualquier otra clase de compañero de cuarto, puesto que su apariencia era humana la mayor parte del tiempo.

—¿Y qué hay de esa vez que vieron al dragón bebiéndose la mitad del lago de Hyde Park y el Daily Mail dijo que debería ser deportado a su lugar de origen? —preguntó Angela.

—¡Tenía resaca! Preparé un estofado de ternera y ya sabes que yo no bebo, así que le tocó acabarse la botella de vino tinto —explicó Prudence—. De todas maneras, el Daily Mail dice eso de todo el mundo.

—Eso es cierto —reconoció Angela.

Era un alivio haber hecho las paces con Angela. Resultó que la culpa de su altercado, como de todo lo demás, en realidad la había tenido Zheng Yi. Días después de que regresaran del Lake District, Angela había ido a casa de Prudence. Había llevado unos pasteles con sabor a pandano glaseados con gula melak, que ella misma había preparado, y habían charlado como si no hubiera pasado nada hasta que Angela le soltó de sopetón:

—Ni siquiera me gusta. Ni siquiera es mi tipo. No sé lo que sucedió.

—Vaya —dijo Prudence, con la voz rebosante de pastel.

—No, eso es mentira. Creo que sé lo que sucedió. Aunque no es suficiente excusa.

Prudence tragó.

—No pasa nada, no hace falta que hablemos de ello —se apresuró a decir.

Prudence no quería hablar de sentimientos. Tener a Angela de vuelta y fingir que no había pasado nada era su idea de final feliz perfecto.

—Creo que es porque irradiaba glamour a lo bestia —continuó Angela—. Nunca antes había sentido algo así. Era como si cuando Zheng Yi andaba cerca no pudiera pensar. Y entonces, cuando os fuisteis los dos, fue como si se hubiera desvanecido una nube. De buenas a primeras volví a ver con claridad.

—¿Crees que era algo mágico?

—Bueno, yo no acusaría a tu novio basándome únicamente en lo que yo creo. Fui a ver a una taumaturga que me confirmó que mis niveles de magia estaban superaltos. Como yo no tengo ni el más mínimo talento propio dijo que lo más probable fuese que el glamour secundario me estuviera afectando.

—Pero ¿por qué iba a querer Zheng Yi que te afectara su glamour?

Angela le dio un pescozón.

—No escuchas nunca. Lo mío era glamour secundario, como consecuencia de andar contigo. Zheng Yi estaba emanando glamour para impresionarte a ti. ¿Funcionó?

Prudence balanceó la cabeza de un lado a otro. Sus pensamientos correteaban por el interior de su cabeza chocándose los unos contra los otros, tan briosos como de costumbre.

—Creo que yo puedo pensar. No tengo la sensación de que me envuelva una nube —dijo Prudence—. Pero, perdona, Pik Mun, ¿qué es lo que has llamado a Zheng Yi?

—¿Qué? Tu novio, ¿no?

—Ah —dijo Prudence.

Así que eso es lo que era.

© 2011 Zen Cho

Glosario de términos malayos.

. Dato Gong: deidad malaya.

. Bunga telur: regalo típico en las bodas malayas, que también suele ser una ofrenda habitual a Dato Gong.

. Kaya: tipo de confitura hecha con huevos, coco y pandano (la aromática hoja del árbol con este mismo nombre, utilizada frecuentemente en la cocina del sureste de Asia).

. Mat Salleh: término malayo empleado para referirse a las personas de origen caucásico.

. Gula melanka: sirope de azúcar de palma, ingrediente habitual de los postres malayos.


Notas sobre la traducción:

[1] El significado de los términos malayos que aparecen en el cuento puede consultarse en el glosario incluido al final del mismo. Volver


[2] Se refiere al poema Richard Cory, de Edwin Arlington Robinson, en el que se utiliza esa misma expresión para describir al protagonista. Volver


[3] En inglés, la palabra «flamenco» se refiere únicamente el baile, mientras que «flamingo» es el nombre del pájaro. Volver

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fantasía, Fantasía cotidiana, Relatos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Prudence y el dragón, de Zen Cho

  1. Juanfran dijo:

    Terriblemente divertida. Y graciosa. Y qué bien escribe. Comprendo perfectamente al dragón. 🙂

    Gracias marcheto…

    • marcheto dijo:

      Incluso sin ser un dragón, yo también valoro enormemente que algo sea gracioso. Y a mí este cuento me hizo mucha gracia. Solo eso ya justifica el que esté en el blog y el tiempo que le he dedicado. Porque además, sí, Zen escribe estupendamente. Y como sé que tiene algo de idea de español, cuando haya unos cuantos comentarios más intentaré que se pase por aquí para leerlos.
      Y gracias también a ti por tu comentario.

  2. Pedro LM dijo:

    Delicioso, Marcheto.
    Divertido, emocionante y entretenido. Con una pizca de Gaiman, unos gramos de Pratchett y un soplo de Susanna Clarke. Me ha encantado.
    ¿Otro candidato a los Ignotus para el año que viene? Ojalá.
    Gracias por traérnoslo.

    • marcheto dijo:

      Hola, Pedro.
      Sí, creo que en tu comentario defines perfectamente el cuento. Lo de los Ignotus lo veo todavía muy lejos y bastante complicado, puesto que Zen es una autora totalmente desconocida por aquí y eso siempre va a jugar en su contra. Aunque bueno, si Joseph Paul Haines lo ha conseguido este año, ¿por qué no Zen? Tú, por si acaso, encárgate de ir corriendo la voz. 😉

  3. Anabelee dijo:

    Entretenido y divertido, me ha gustado mucho el personaje dragón, pero también sus féminas.

    • marcheto dijo:

      Hola, Anabelee.
      Pues en ese caso, no dejes de leer The Perseverance of Angela’s Past Life. A mí me gusta algo menos que este, pero también me parece un muy buen cuento.

  4. Malapata dijo:

    Me ha encantado. Me gustan mucho las historias que juegan con el absurdo. En especial he disfrutado mucho con las imágenes del comienzo, en particular con los autobuses felinos que me recordaban al Gatobús de “Mi vecino Totoro”.
    Gracias por compartirlo.

    • marcheto dijo:

      A mí fue ese comienzo del cuento lo que me enganchó totalmente, con esos efectos del dragón sobre Londres tan surrealistas, absurdos y poéticos. Y como luego además me encontré con ese desbordante sentido del humor y esos personajes que consiguen que uno se encariñe con ellos en unas pocas páginas, tuve clarísimo que este relato era un excelente candidato para estar por aquí. Me alegro de que te haya gustado, porque no estaba segura de que mi entusiasmo por el cuento fuera a ser compartido por la mayoría de vosotros.

  5. Gerald dijo:

    Hola, Marcheto. De más esta decirte que el relato me pareció genial, pues creo que fui sino el primero, uno de los primeros en darte un breve comentario por twitter. Supongo que a estas alturas, sabrás que yo soy @Eizid, lo digo por si lo habías olvidado. Bueno, escribo estas líneas, porque en una respuesta tuya a un comentario anterior, dijiste que posiblemente Zen Cho podría darte y darnos el privilegio de chequear el blog y no podía perderme la oportunidad de explayar mis apreciaciones respecto a la historia. Primero, como le dije en un tweet a Zen, el comienzo es espectacular, las palabras de la autora me hicieron sentir que podía ver a todas esas criaturas mágicas alrededor mío, como si estuviera recorriendo Londres y admirando tales maravillas, eso es algo que realmente agradezco. Luego, la peculiar personalidad de Zheng Yi, cuando toma los apuntes en la clase de Prudence y lo hace con runas dragontinas, en ese momento no pude parar de reír. Prudence es extrañamente cautivadora, parece estar en las nubes casi todo el tiempo y la candidez que a veces demuestra provoca ternura, si conociese a una chica así, de seguro me enamoraría de ella. Es una apreciación personal, pero muy personal, espero que Zen no se incomode, sin embargo diría que hay mucho de la autora en la forma de ser de Prudence, repito es mi humilde opinión, que quede muy claro. Angela aparece como un personaje secundario, no obstante su historia personal es muy interesante, lo sé porque estuve leyendo “The Perseverance of Angela’s Past Life”, lamentablemente tuve que interrumpir su lectura, debido a que surgió un proyecto personal muy importante para mí, quedándome en la página ocho y espero acabarlo pronto. Ese Londres mágico donde se sitúa esta muy particular historia de amor, desde mi punto de vista, da para muchas otros relatos, seria fantástico si Zen lo hiciera realidad. Terima kasih, Zen.
    No sé porque dijiste, que el relato navideño en concreto me gustaría ¿Acaso trata sobre universos paralelos o es de Tim Pratt o ambas cosas a la vez? Ya me enteraré, solo espero tenerlo para “Noche Buena” y disfrutarlo con una taza de chocolate caliente al lado. Chao.

    • marcheto dijo:

      Hola, Gerald.
      Sí, intentaré animar a Zen a que se pase por el blog a leer vuestros comentarios un poco más adelante. Y no me enrollo más porque a mí también me gustaría que pudierais disfrutar del próximo cuento en Nochebuena con un buen chocolate (o un trozo de turrón, porque lo de chocolate caliente en Nochebuena por aquí no es tradición).

  6. Pingback: Navidad: manta, chocolate y libro | El zombi de Schrödinger

  7. Farenheit dijo:

    Reconozco que ha sido un relato que me ha costado entrar en él y ubicarme, pero que al final me ha arrancado una sonrisa. Gracias por el relato marcheto!

    • marcheto dijo:

      Pues ya ves, a mí fueron los primeros párrafos los que me atraparon totalmente. La descripción de los efectos que provoca el dragón sobre Londres, todo ello tan poético y surrealista, me pareció genial, de lo mejor del cuento. Pero bueno, bien está lo que bien acaba. 😉

  8. Pingback: Contenidos y portada de Spirits Abroad | Fantástica – Ficción

  9. Gilberto Quintero dijo:

    Muy divertido, con personajes entrañables y muy bien trazados. Me recordó además de Sussana Clarke a Connie Willis, pero con un matiz y estilo muy particulares. Me costó al principio precísamente por las imágenes surrealistas… ¡que cosas! Mismas que después me parecieron el perfecto marco poético para hacer más nítidos y reales los personajes. A mi juicio, el relato más romántico y tierno de cuantos has publicado.

    ¡Muchas gracias por tanta prosa tan buena!

    • marcheto dijo:

      Ya ves, sin embargo a mí fue ese principio lo que me enganchó totalmente al relato. Y, dejando de lado el Romance científico de Tim Pratt, supongo que tienes razón en que es lo más romántico que ha aparecido en el blog. Bueno, tal vez junto a La fábrica de zapatos, de Matthew Cook.
      Tu referencia a Susanna Clarke es tan acertada que no eres el único al que se le ha ocurrido como puedes ver aquí, el anuncio de que Zen acaba de vender una novela que va a ser publicada tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña, y que además es la primera de una trilogía. Y la propia Zen en su página reconoce que Susanna Clarke es una de sus influencias.
      Y ya que estamos, voy a aprovechar para darle la enhorabuena a Zen por la próxima publicación de su novela.

  10. Pingback: Entrevista a Zen Cho | Fantástica – Ficción

  11. Jorge Jaramillo Villarruel dijo:

    Muy bonito, muy bonito. Tal vez no se quede en mi memoria por su calidad tanto como por su originalidad. Eran tan dulce que casi parecía cursi pero la autora me parece me hábil para evitar la cursilería.

    • marcheto dijo:

      Yo creo que con tanto sentido del humor no hay lugar para la cursilería. Y este cuento algo tiene, porque aunque pueda parecer un cuento «pequeñito» es de esos que mucho tiempo después recuerdas perfectamente, cosa que muchas veces no sucede con otras obras mucho más ambiciosas.

  12. Jorge Jaramillo Villarruel dijo:

    Por cierto, ¿tienes algún correo adonde pueda escribirte por una pequeña cuestión con la traducción de éste y otros cuentos? Es sólo un pequeño detalle.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s