Radiante mañana, de Jeffrey Ford

Lo primero es lo primero, así que:

¡Feliz 2013 a todos!

Y lo segundo: aquí tenéis mi regalo de Reyes para todos vosotros. Este cuento es mi manera de agradeceros vuestro apoyo durante estos dos meses y pico, y muy especialmente a aquellos que no solo habéis leído este blog, sino que habéis contribuido a la difusión del mismo o habéis participado activamente aportado vuestras opiniones, sugerencias y comentarios (o incluso diseñando portadas y generando los formatos para e-book). Así que muchísimas gracias a todos.

Dicho lo cual, pasemos ya al que espero que os parezca un buen regalo de Reyes.

Jeffrey Ford es posiblemente uno de los escritores activos más prestigiosos dentro del género fantástico (que practica en todas sus vertientes: ciencia ficción, fantasía, terror…). Desde que en 1981 publicó su primer cuento, ha publicado ocho novelas y docenas de relatos (recogidos en cuatro colecciones propias y en multitud de antologías y revistas). Durante estos años, ha conseguido nominaciones a prácticamente todos los premios importantes de estos géneros, además de haber ganado, entre otros,  un Nebula en la categoría de novela corta y, si no me he equivocado al contar, el World Fantasy Award en seis ocasiones (y en todas las categorías: novela, colección de relatos, novela corta y relato).

Como muchos de vosotros ya sabréis, las novelas de Ford se traducen y publican en España, pero, desgraciadamente, la situación es muy distinta en lo que se refiere a sus relatos. Hasta donde yo sé, han aparecido cuentos de Ford en un par de revistas (Gigamesh y Cuásar) y en alguna antología, pero, en total, los relatos traducidos no creo que superen la media docena. Y realmente es una pena porque, en mi opinión, sus cuentos son igual de interesantes, o incluso más, que sus novelas.

Radiante mañana (Bright Morning) está incluido en la que fue su primera colección de cuentos, The Fantasy Writer’s Assistant and Other Stories, publicada en el 2002 y ganadora del World Fantasy Award en el 2003. Prefiero no comentar gran cosa sobre su argumento. Tan solo diré que leyéndola no pude evitar acordarme de Paul Auster (aunque aquí la dosis de sentido de humor sea mayor que la habitual en las obras de Auster).

Y si os apetece leer más relatos de Ford en inglés (o a escuchar cómo los leen otros), buscad por la red (por ejemplo, aquí), porque hay abundante material. Y no dejéis de visitar su página oficial, donde, entre otras muchas cosas, podéis encontrar una interesante sección que Ford actualiza periódicamente y en la que recomienda libros de lo más variado que le han gustado.

Y ya por último, desde hace años, cada vez que leía algún relato de Jeffrey Ford que me gustaba especialmente, rabiaba pensando que nunca iba a tener la oportunidad de poder traducir alguna de sus obras. Así que Ford era uno de los autores que tenía en mente cuando decidí empezar este blog, aunque, al tratarse de un escritor que goza de bastante fama y prestigio, estuve a punto de ni siquiera escribirle convencida de que, si llegaba a contestarme, su contestación iba a ser negativa. Afortunadamente me animé y finalmente le escribí, y su amabilísimo correo de contestación (en el que me autorizaba a traducir cualquiera de las historias que le proponía) me dio la que posiblemente haya sido la mayor alegría que me ha proporcionado este blog en estos meses. Así que, thanks a million, Jeffrey!

Espero que disfrutéis con Mañana radiante tanto como he disfrutado yo. Y cuando lo hayáis leído, animaros a contarme qué os ha parecido. Por cierto, todas las notas que aparecen al final del relato son mías.

ACTUALIZACION I: Tenéis ya disponible en Google Drive el zip generado por Johansolo (muchas gracias, Johan) con el cuento en formatos EPUB, FB2 y MOBI. ¡Que lo disfrutéis!

                           Descargar Radiante mañana DOC               Descargar Radiante mañana PDF

Radiante mañana

 Jeffrey Ford

Si hay algo que distingue mis libros de los demás es que, en las frases laudatorias que llenan la cubierta posterior y la anteportada, el nombre «Kafka» aparece como poco ocho veces. Kafka, kafkiano, recuerda a Kafka, en la tradición de Kafka… Muchos más Kafkas de los que cualquier hombre se merece… una auténtica sobreabundancia de Kafkas. Mis novelas son historias de fantasía y aventuras con un mínimo aderezo metafísico, que a algunos les parece lleno de perspicacia y que otros han calificado como «mirarse el ombligo en exceso». De acuerdo, en estos libros no hay ni elfos ni dragones ni caballeros ni magos, pero no por ello dejan de ser literatura fantástica. Porque si tienes una cabeza voladora; una ciudad que flota entre las nubes y en la que hay un panóptico; un monstruo que les extrae a sus desventuradas víctimas la esencia chupándosela a través del oído… ¡joder!, ¿qué otro calificativo se les puede aplicar? En principio, uno pensaría que cualquier escritor se sentiría orgulloso al ver cómo su obra es comparada con la de uno de los más grandes escritores del siglo veinte; sin embargo, si se analiza el asunto con un poco más de detenimiento, resulta evidente que, en el mundo editorial de nuestros días, cuando una novela no encaja en ninguna de las categorías típicas, de inmediato se le aplica la etiqueta de kafkiana, confiando, claro está, en que dicho calificativo se interprete como «exótico», cuando en realidad los compradores de libros lo traducen como «abstruso». Kafka se ha convertido en un lugar, en una condición, en una frontera que se considera que solo atrae a los pretenciosos y que solo cruzarán los rematadamente locos.

Tal como mi vecino, un guardia urbano de Nueva York ya jubilado, me dijo en una ocasión mientras señalaba la cubierta de la novela escrita por mí que tenía en la mano:

—¿Sabes qué?, que todas estas gilipolleces de Kafka no te benefician lo más mínimo. ¡Joder, tío!, lo único que yo sé de él es que escribió un libro sobre un tipo que se convierte en cucaracha.

—Es un gran escritor —dije en defensa de las alabanzas a mi libro.

—Tom Clancy es un gran escritor. Kafka es un gilipollas.

¿Qué podía decir yo? Nos tomamos otra cerveza y hablamos de la nieve.

No quiero que se me malinterprete. Me gusta lo que he leído de la obra de Kafka. En mi opinión, el que Gregorio Samsa se despierte tras una noche de sueños turbadores y se encuentre con que se ha transformado en una cucaracha gigante demuestra concluyentemente que detrás hay un genio existencial funcionando a toda máquina. De igual manera, un tipo cuya profesión consiste en estar sentado en una jaula dejándose morir de hambre mientras las multitudes se apiñan a su alrededor para mirarle, es una alegoría clásica del más alto nivel. Sin embargo, mis personajes corren mucho. Y en las obras de Kafka no se corre demasiado. Su escritura no se ve trabada ni por frases parentéticas ni por preámbulos ni por una exuberancia adjetiva. Mientras que, en ocasiones, mis oraciones recuerdan a la caligrafía árabe: llenas de lazos y nudos, como si se tratara de una especie de escrito sufí cuyo objetivo fuera describir uno de esos nombres que se utilizan para referirse a Dios y evitar tener que usar su verdadero nombre. En mis argumentos, acostumbro a explotar algún sentimiento nostálgico resultado de un amor no correspondido, o busco culminar con una jocosa revelación final igual que un viejo cómico con una manida variación de algún chiste sobre viajantes; mientras que Kafka, con su estilo conciso, parece intentar provocar esa perplejidad ambigua que hace que cada hombre sea una isla; cada mujer, un istmo; cada niño, una línea divisoria de aguas.

En una ocasión, mi amigo Quigley describió el libro Autobiografía de un yogui como «un milagro por página», y ese es el tipo de efecto que yo me esfuerzo por conseguir: ir acumulando portentos hasta que la obra se convierte en un enorme, alucinógeno y salvaje chaparrón de maravillas. Aunque he de reconocer que, en ocasiones, aunque el pronóstico del tiempo anuncia un sistema de bajas presiones, lo único que consigo es una pacífica llovizna; pero estas son las vicisitudes de la vida de un escritor de ficción. Kafka, por el contrario, acostumbraba a utilizar un único elemento insólito en cada una de sus historias (un topo gigante, una máquina que graba el crimen de una persona en su espalda) que trataba como si fuera algo tan normal como calzarse los zapatos, para a continuación analizarlo en profundidad, poniéndolo bajo el microscopio, sin tirar la toalla en ningún momento, hasta conseguir retorcerlo y convertirlo en un signo de interrogación al final de la historia. Hay excepciones, como Un médico rural, que va dando bandazos de principio a fin. Ni por asomo pretendo asegurar que como escritor yo tenga tanto talento como Kafka. Si estuviera en un estrado con el senador Lloyd Benson y este me dijera, «Yo conocí a Kafka, y, caballero, usted no es Franz Kafka» [1], sería el primero en darle la razón, y hasta le estrecharía la puta mano.

Con frecuencia me preguntaba qué le parecería a Kafka que su nombre se utilizara tanto, que fuera una metáfora secreta de «raro» y de «destinado a terminar en los saldos». Durante una temporada, esto me tuvo realmente preocupado, y soñaba que me despertaba en mitad de la noche y me encontraba a Kafka al pie de mi cama, con una expresión especialmente sombría, iluminado parcialmente por el haz de luz que entraba desde el pasillo. Se me presentaba vestido con un traje como de funeral y una corbata estrecha. Tenía el pelo engominado y echado hacia atrás, y la estrecha cabeza se iba afilando ineludiblemente hacia el puntiagudo extremo de la barbilla. Un cuerpo de apenas cuarenta kilos, pero rodeado por esa especie de tensión que casi se puede ver.

—Oye, Franz, te juro que no ha sido idea mía —le decía yo saliendo de la cama para estrecharle la mano.

Y por la expresión que entonces adoptaba su rostro, parecía que estuviera intentando franquear la Gran Muralla China y armarse de valor para darme una patada en los huevos. Leyendo su obra se puede sacar la impresión de que Kafka era un tranquilo lironcito, un chupatintas explotado y hastiado, pero os aseguro que en esas pesadillas que yo tenía era de rompe y rasga.

¿Creéis que Kafka sería el tipo de espíritu inquieto que se pasa de la raya? Por una parte, tenía tan pocas pretensiones que le pidió a Max Brod que tras su muerte quemara el resto de sus manuscritos; aunque, por otra, escribió un montón sobre el acto de juzgar. Es posible que mi escritura no tenga tanto que ver con él como dicen algunos, pero la relación entre Franz y yo se remonta a muy atrás, así que aquí queda mi advertencia: cuanto menos tengáis que ver con él, mucho mejor. Su pluma aún no descansa.

Allá por 1972, yo estaba en el tercer curso del instituto West Islip High School de Long Island. Era un chaval tranquilo que no tenía demasiados amigos. Me gustaba fumar hierba y me gustaba leer, así que de vez en cuando combinaba ambos placeres. Me fumaba un porro en el bosque de detrás de la biblioteca pública y luego entraba, y me sentaba a leer o me dedicaba simplemente a vagar entre las estanterías ojeando diversos libros. Por aquel entonces, era muy aficionado a la ciencia ficción, y recuerdo haber leído Marciano, vete a casa, las historias del robot Adam Link, Spacepaw [2], Tiempo desarticulado, etc. En nuestra biblioteca, los libros de ciencia ficción tenían un cohete en el forro de plástico, en la parte inferior del lomo. Estos libros ocupaban tres anaqueles y me leí prácticamente todos.

Una tarde, me encontré en la biblioteca a Bettleman [3], un chico de mi clase. Bettleman era bajo como un enano y tenía un cuerpo dismórfico: brazos largos como de chimpancé, una especie de joroba y un colgajo de piel fofa bajo la barbilla. También era un auténtico genio de las matemáticas, y como prueba estaban sus gafas: enormes y con unos cristales gruesos como cubitos de hielo. Cuando doblé la esquina de una de las estanterías, allí estaba él, con sus esbeltos y primorosos dedos femeninos pasando las páginas de un libro que sostenía a solo unos centímetros de la cara. Levantó la mirada, tardó unos instantes en enfocar y luego me saludó. Le devolví el saludo y le pregunté qué estaba leyendo.

—A Karl Marx —me respondió.

Aquello me impresionó. Sabía que Marx era el padre del comunismo, una ideología que por aquel entonces, cuando la gelidez de la guerra fría podía hacer que nos escondiéramos debajo de los pupitres al oír la sirena que los bomberos hacían sonar a mediodía, todavía se metía en el mismo saco que el satanismo.

—Guay —dije.

—¿Qué tienes ahí? —me preguntó.

Le enseñé el libro que tenía en la mano. Creo que era El vino del estío, de Bradbury. Se subió las gafas empujándolas por el puente de la nariz y lo examinó. Luego cerró los ojos un instante, como intentando recordar, y cuando los abrió se lanzó a recitar de un tirón el argumento completo.

—Suena como que podría estar bien —dije.

—Sí, está bien, la fantasía con un toque de terror y el hijo de Kerouac y Norman Rockwell se dan la mano en esa novela.

—Guay —repetí, sin saber de qué estaba hablando, pero recordando que en más de una ocasión había corregido a la profesora de matemáticas.

—Oye, ¿quieres leer algo que es una auténtica pasada? —me preguntó.

—Claro —respondí no muy seguro, acordándome de la primera vez que me había atrevido a fumar hierba.

Cerró el libro que tenía en la mano y se dirigió al final del pasillo. Yo lo seguí. Tres estanterías más allá, giró a la izquierda y fue hasta la mitad de uno de los estantes. Levantó el rostro, lo acercó a los títulos y empezó a recorrer la estantería como si estuviera olfateando el volumen que andaba buscando. Por fin se apartó, alargó una mano y cogió un libro grueso de tapa violeta. Cuando se volvió hacia mí, lucía una amplia sonrisa que durante una fracción de segundo me permitió ver más allá de su extraña apariencia y sentir que en realidad me caía bien.

—En este libro hay una historia que se llama La metamorfosis. Tú léetela —me dijo, y luego soltó una estruendosa carcajada, que hizo que el colgajo de carne (el motivo por el cual los otros chicos le llamaban El sultán de Barbilla) se sacudiera como el fofo trasero de la profesora de matemáticas cuando salía corriendo de la clase avergonzada por su propia ignorancia ante la genialidad de Bettleman.

Me lo entregó y yo le di las gracias. Le di la vuelta para ver el título y el autor y, cuando volví a levantar la mirada, ya no estaba. Así que pasé esa soleada tarde invernal en la librería pública de West Islip leyendo por primera vez a Kafka. Esa historia era profunda de un modo que no era capaz de explicar. Sabía que era una historia de peso, pero este era tan invisible como el peso resultado de la gravedad. También había una tristeza que afloraba en forma de una autocompasión infundada y, de algún modo, y subyacente a todo lo anterior, estaba presente un sentido del humor que me hizo sentir como si estuviera intentando contener la risa en la iglesia. Cogí prestado el libro y me lo llevé a casa, donde leí hasta la última palabra de todas las historias y parábolas contenidas entre sus tapas.

Tardé mucho tiempo en leerlas todas, porque, tras ingerir una historia, la masticaba, por así decirlo, durante una o dos semanas, intentando identificar el sabor de su absurdidad, las especias que habían sido utilizadas para darle justo ese saborcillo pesadillesco tan especial. De vez en cuando, me encontraba a Bettleman en el instituto y le mencionaba algún título. Y, tras subirse las gafas con el dedo corazón de la mano izquierda, acostumbraba a ofrecerme un escueto y agudo comentario sobre la historia en cuestión y, antes de escabullirse a toda prisa para irse a buscar la cuadratura del círculo, soltaba una de sus carcajadas sultánicas.

—Oye, Bettleman, Un mensaje imperial —le decía yo.

—Esperamos una señal de Dios que refrende la industriosa y pesada laboriosidad de nuestra existencia mientras Dios espera una señal que refrende su propia industriosa y pesada laboriosidad.

—Hola, Bettleman, ¿qué me dices de El cazador Gracchus?

—Siameses, condenados a no separarse. Uno, el juez, el otro, el culpable; ambos incapaces de ver las semejanzas existentes entre ellos que les permitirían trascender.

—Vale, si tú lo dices…

Y en los primeros días de primavera me topé con una historia del libro de Kafka que he de reconocer que me causó una enorme impresión. Encajonada entre El jinete del cubo y Josefina la cantora o el pueblo de los ratones, descubrí una inusitada pieza que era más extensa que las parábolas pero no tanto como los relatos con todas las de la ley. Se llamaba Radiante mañana, y me pareció que a todos los efectos era una historia de vampiros. La leí al menos media docena de veces en un fin de semana, tras lo cual fui incapaz de arrancarme sus imágenes de la cabeza.

El miércoles fui al instituto confiando en encontrar a Bettleman y conseguir su críptica opinión sobre el cuento. Pero, al parecer, él tenía sus propios planes para ese día. Entró a toda velocidad en el aparcamiento en el aherrumbrado Buick Special de color tostado y tres puertas que había heredado de su viejo y, en lugar de detenerse a aparcar, fue directo hasta el bordillo situado frente a la entrada del instituto. Cuando bajó del coche, llevaba una careta de Richard Nixon de las que se usan por Halloween y acarreaba una enorme cesta de manzanas podridas. Se subió a la capota del coche y, riendo como un maníaco detrás de la sonrisa congelada de Dick el Tramposo [4] empezó a bombardear con manzanas a alumnos y profesores.

Aunque el auténtico desaguisado genético que era el cuerpo de Bettleman había impedido que los entrenadores del instituto lo tomaran en serio, sus brazos de primate eran famosos porque eran capaces de lanzar una pelota de béisbol a velocidades de vértigo. Rompió varias ventanas, acertó en el pecho derecho de Romona Vacavage, hizo papilla una manzana blanda y marrón sobre la parte posterior de la cabeza de Jake Harwood y ametralló con tanta intensidad al director, el señor Nada de Tonterías, que este patinó sobre la pasta que había resbalado desde su traje, se cayó encima y se dislocó la espalda. Todo el mundo huyó. Incluso los chicos duros con chaquetas de cuero que se habían tatuado la palabra mierda en el tobillo con una aguja y tinta china se asustaron ante esta extravagancia. La policía llegó finalmente y se llevó a Bettleman, que no volvió al instituto. Durante los siguientes años, no volví a tener noticias de él, pero cuando leía la lista de los premios Nobel en el periódico, no me hubiera sorprendido descubrir su nombre entre los premiados.

La recopilación de Kafka no volvió a la biblioteca hasta el final del verano. Para entonces, mi multa por el retraso ya alcanzaba los veintiún dólares. En aquellos tiempos, veinte dólares era mucho dinero, y mi viejo se cabreó cuando recibió la carta del bibliotecario. Él se encargó de pagar por el libro que había retenido sin permiso, pero yo le tuve que pagar esa deuda rastrillando y quemando hojas durante el otoño. Bajo los fríos cielos otoñales de un violeta agrisado, idéntico color al de la tapa del libro, recogí e incineré los detritus de agosto y reflexioné sobre Kafka y el apuro en que se encontraba Bettleman. Caí en la cuenta de que Kafka era lo último que necesitaba ese pobre desgraciado, así que cuando terminé con el trabajo cogí un libro de Richard Brautigan, En azúcar de sandía, para así apartarlos a ambos de mis pensamientos. La ligereza y exquisitez de esa obra me causó tal impresión que mis lecturas tomaron un nuevo rumbo, como el cazador Gracchus, en una frustrada búsqueda de la trascendencia.

La búsqueda se prolongó durante la mayor parte de mi último curso del instituto, y me llevó a través de los territorios salvajes de Burroughs, Kerouac y Miller; pero hacia el final, cuando estaba a punto de graduarme, un día me sorprendí entre las estanterías de la librería pública, volviendo al absurdo hijo de Praga en busca de una dosis de auténtica realidad antes de adentrarme en el mundo. Con incredulidad y enorme desagrado, descubrí que alguien se había llevado prestado el libro en cuanto yo lo había devuelto al final del verano y no lo había vuelto a traer desde entonces. En su lugar había una flamante edición nueva de Cuentos completos de Franz Kafka. Hojeé el nuevo e impoluto ejemplar, pero no encontré el relato Radiante mañana. La incompletitud del nuevo volumen me desconcertó y solté un «¡Mierda!», ante la consternación del bibliotecario que estaba lo suficientemente cerca como para oír perfectamente la palabrota.

Fui a la universidad y la dejé tras un semestre; me compré una barca y durante dos años me dediqué a la extracción de almejas en la bahía Great South Bay, en el estado de Nueva York. Durante todo ese tiempo seguí leyendo, y de vez en cuando Kafka levantaba su delgada cabeza al ser nombrado por algún otro autor. Generalmente se trataban de alusiones a La metamorfosis, que parecía ser la única obra suya que los demás mencionaban.

Una noche, en Grass Island, una isla que estaba en mitad de la bahía y en la que los pescadores de almejas se reunían los sábados por la noche para montar una fiestecilla, me encontré con un tipo al que conocía porque habíamos hablado alguna vez cuando yo estaba fuera de la barca, rastrillando en los bancos de arena con una cámara de neumático y una cesta. Cuando los dos estábamos trabajando en la misma zona, él se tomaba un descanso alrededor de las tres, cuando el viento del sur arreciaba sin falta, y se acercaba a charlar un rato conmigo. También era un voraz lector, pero sus gustos se inclinaban más hacia los tomos descomunales, como los libros del Gulag, Proust o La montaña mágica de Mann.

Esa noche en Grass Island, bajo la mirada de Orión y con una cálida brisa que llegaba desde Long Island trayendo los gemidos de Lela Ritz que estaba echando un polvo con Shab Wellow en el cobertizo de más abajo, estábamos sentados encima de la duna más alta, pasándonos un canuto, cuando la conversación dio un giro y se centró en Kafka. Este tipo de la bahía, cuyo nombre he olvidado, me dijo:

—Tiene una historia que me encanta, Radiante mañana.

—¿La conoces? —le pregunté.

—Claro. —Y empezó a contármela de principio a fin tal como yo la recordaba.

—¿No tendrás un ejemplar?

—Claro que sí. Te lo traeré un día de estos.

La conversación se interrumpió en ese momento porque habíamos vislumbrado a Lela bajo la luz de la luna, desnuda, al borde del agua. Lela Ritz tenía uno de esos cuerpos que hacen que Kafka parezca un mal chiste.

Durante los siguientes días me encontré unas cuantas veces al tipo del libro, y siempre me prometía que se iba a acordar de traerlo. Pero al final del verano me enteré de que cuando estaba rastrillando, había desenterrado una mano izquierda con un anillo, que pertenecía a una mujer que en junio se había caído de un barco y había sido alcanzada por la hélice y cuyo cuerpo al parecer no había sido recuperado. El comprador del muelle que me lo contó me dijo que ese hallazgo le había hecho abandonar la pesca de almejas. Ese otoño volví a la universidad y nunca más volví a verlo.

Realicé los estudios de licenciatura y postgrado en la universidad de Binghamton, al norte del estado de Nueva York, donde estudié literatura y creación literaria. Allí conocí y tuve como profesor al novelista John Gardner. Gardner hizo lo que pudo para ayudarme a convertirme en escritor de ficción. Tenía un conocimiento enciclopédico de la literatura, tanto relatos como novelas, y cuando me entraban ganas de enredar, intentaba pillarle soltándole algún fragmento del argumento de lo que a mí me parecía era una obra desconocida que yo había descubierto recientemente: El asunto de Elaghin, de Bunin; Los sauces, de Blackwood; His Monkey Wife, de Collier… Se las conocía todas y era capaz de hablar sobre sus méritos como si las hubiera leído tan solo una hora antes. En dos ocasiones durante nuestras charlas mencioné la historia de Kafka, y la primera vez dijo que la conocía. Incluso me ofreció una interpretación de la misma, que ahora mismo no recuerdo. La segunda vez que la saqué a colación, a cuento de que acababa de leer su propia historia Julius Caesar and the Werewolf [5], movió la cabeza negativamente y dijo que Kafka no había escrito ese relato, pero que, de haberlo escrito, seguro que con ese título hubiera sido una historia de miedo.

Durante mis años universitarios tuvo lugar otro hecho, incluso más interesante, también relacionado con el relato, y que en realidad fue la última ocasión en la que oiría algo sobre el mismo en una larga temporada. Fue un incidente que tuvo lugar en el motel donde vivía con mi futura esposa, Lynn. El Colony Motor Inn, en la carretera Vestal Parkway, tenía una hilera de habitaciones individuales en lo alto de una colina, a cierta distancia del complejo principal del establecimiento. Estas habitaciones estaban reservadas para estancias prolongadas, para estudiantes y para los inmigrantes chinos ilegales que trabajaban en el restaurante del motel, The House of Yu. Como alojamiento habitual resultaba bastante lúgubre: una abundante ración del gótico de la región. El encargado del mantenimiento era manco y llevaba un parche en un ojo, y las dos mujeres de la limpieza, que además de ser madre e hija eran hermanas, tenían como segunda profesión la de matarife.

Lynn estudiaba en la escuela de enfermería y yo estaba ocupado con mi rollo literario, dedicando un montón de tiempo a escribir a lápiz historias de mierda en cuadernos escolares. Nuestra habitación era minúscula, y el cuarto de baño hacía también las funciones de cocina. En la encimera del baño teníamos un horno tostador y para ahorrar cocinábamos nuestra propia comida. Por la mañana, me afeitaba en el lavabo encima de los platos manchados de ketchup. La taza del váter también era el cubo de la basura, y no era nada raro que cuando echaba una meadita me dedicara a intentar acertar en los macarrones flotantes. El cuarto de baño no tenía puerta, sino tan solo una cortina corrediza. Justo al lado de la entrada teníamos un antiguo gramófono, y cuando uno de los dos estaba dentro haciendo sus cosas poníamos El Danubio azul a todo volumen, para así tener un poco de privacidad.

Cuando el tiempo era bueno y todavía hacía calor, por las mañanas bajábamos a la piscina del hotel que estaba al pie de la colina. Lynn nadaba unos largos y yo me sentaba a escribir en una de las mesas. Si íbamos lo suficientemente temprano, solíamos tener el lugar para nosotros solos.

Uno de esos días como cualquier otro, cuando Lynn estaba nadando y yo estaba encorvado sobre mi cuaderno, fumando un cigarrillo mientras intentaba terminar una historia sin hacer que el protagonista se suicidara ni matara a nadie, oí abrir y cerrarse la puertecita de la alambrada que rodeaba la piscina. Levanté la mirada y allí plantado había un tipo flaco con uniforme de la marina, la gorra blanca de marinerito ladeada sobre la cabeza afeitada, con una cámara Polaroid en la mano. Me dijo hola y yo lo saludé con la cabeza, confiando en que no se dispusiera a entablar conversación. Vi cómo le temblaba la nuez y cómo sus ojos iban de un lado a otro, y al momento supe que no me iba a poder librar.

Se acercó, se sentó en mi mesa y me preguntó si le podía dar un cigarrillo. Se lo di, y cogió mis cerillas y lo encendió.

—¿Es tu chica? —me preguntó, señalando con la cabeza a Lynn cuando pasó por nuestro lado por el agua.

—Sí.

—Bonito pelo —comentó con una sonrisa.

—¿Estás de permiso? —le pregunté.

—Sí. Me han dado un buen montón de dinero y alrededor de una semana libre. Me he comprado esta cámara nueva.

—¿Dónde te alojas?

—En la colina.

—Las habitaciones de la colina solo las suelen alquilar si se va a estar una buena temporada.

—Me he encargado de que les compense —me respondió, mientras daba unos golpecitos al cigarrillo para hacer caer las cenizas—. Quería tener buenas vistas.

Iba a decirle que tenía que seguir trabajando, pero justo entonces Lynn salió de la piscina y se acercó hasta nuestra mesa.

—Señora —dijo el desconocido, y se levantó para cederle el asiento.

—Bueno, que le vaya bien —le deseé, pero él se quedó allí plantado mirándonos.

Y cuando estaba a punto de decirle que se largara, nos preguntó:

—¿Os gustaría que os sacara una fotografía?

Yo moví la cabeza negativamente, pero Lynn dijo que sí, así que me hizo levantar y me arrastró para que nos situáramos junto a la alambrada con la carretera al fondo.

El marinero se llevó la Polaroid al ojo y apuntó hacia nosotros.

—Venga, un beso —propuso, con la nuez subiendo y bajando frenéticamente.

Rodeé a Lynn con el brazo y le di un largo beso. Cuando todavía la estaba besando, oí cómo se abría y cerraba la puerta de la piscina y vi cómo el marinero se alejaba corriendo cruzando el aparcamiento, en dirección a la colina.

—¡Qué tío tan raro! —dijo Lynn.

Luego le leí mi nuevo relato y ella echó una cabezadita sentada.

Esa noche, cuando estábamos al borde del sueño, oí un fuerte estampido proveniente de alguna de las otras habitaciones de la colina. Al momento supe que era un disparo, así que agarré a Lynn y la arrastré al suelo. Nos quedamos allí tumbados respirando agitadamente por el miedo, y Lynn me preguntó:

—¿Qué coño ha sido eso?

—A lo mejor el pelo de la señora West ha terminado por explotar —respondí, y nos echamos a reír.

La señora West era la supervisora de las encargadas de la limpieza. Lucía un peinado cardado de siete pisos de altura, y a cada instante se estaba metiendo un lápiz afilado para rascarse el cuero cabelludo.

Transcurridos unos diez minutos, oí llegar un coche de la policía, y por la rendija que quedaba entre las cortinas vi la centelleante luz roja. A toda prisa me puse los pantalones cortos y las deportivas, y salí de nuestro cuarto. En el aparcamiento me encontré con Chester, nuestro vecino de la puerta de al lado.

—¿Qué pasa? —le pregunté.

Chester estaba sacudiendo la cabeza y, con esa manera de hablar arrastrando las palabras tan típica de los habitantes del estado de Nueva York que residen fuera de la gran metrópoli, me dijo:

—Tío, esto me va a arruinar la noche.

—¿Qué ha sucedido? —insistí.

—El gilipollas del almirante se ha volado la tapa de los sesos en la 268.

—¿El marinero?

—Sí, oí el disparo y fui a su habitación. La puerta estaba medio abierta. ¡Uf!, en la pared había pegado un trozo de mandíbula, y sangre por todas partes.

Llegaron dos coches patrulla más y cuando los agentes salieron nos dijeron que volviéramos a nuestras habitaciones.

Después de que le contara lo que había sucedido, Lynn apenas consiguió dormir, y yo me pasé toda la noche dando vueltas y más vueltas en la cama, soñando de manera intermitente con el excéntrico marinero. Solo me acuerdo de un sueño, en el que salía en un pequeño bote en unas aguas infestadas de tiburones, con un volcán en erupción al fondo. Por la mañana me despertó alguien llamando a la puerta; Lynn se había marchado ya porque tenía turno en el hospital. Me levanté y me vestí a toda prisa.

Se trataba de la señora West. Quería saber si quería que me hicieran la habitación. Le dije que no y me apresuré a cerrar la puerta. Un instante más tarde volvió a llamar. Abrí y allí seguía plantada, alargándome algo. Fue entonces cuando me fijé en que tenía las manos y los brazos rojos.

—Me han hecho venir esta mañana temprano, a limpiar lo del muerto —me explicó—. Encontré esto entre los restos.

Me entregó lo que me pareció que era un cuadrado de papel. Hasta que no lo toqué no me di cuenta de que era una fotografía: la fotografía de Lynn y yo besándonos, y a nuestro alrededor el cielo salpicado de manchitas rojas como si estuviera lloviendo sangre.

Esa tarde, mientras estaba escribiendo un cuento sobre un marinero que cuando va a un motel para suicidarse se enamora de la mujer de la limpieza, tenía la fotografía en la mesa junto a mí. Y allí estaba cada vez que levantaba la mirada. Como me estaba poniendo de los nervios, terminé por darle la vuelta. Hasta ese momento no me había percatado de que, en la parte posterior, había unas palabras escritas muy suavemente con lápiz: «Se adentró en la radiante mañana y desapareció en silencio…». Las reconocí de inmediato: eran parte de la última frase del escurridizo relato de Kafka. Sigo teniendo la fotografía, al fondo de una caja de cartón, en el garaje o en el sótano, creo.

Justo cuando la influencia sincronística de ese texto parecía estar alcanzando un crescendo de revelación, me volvió repentinamente la espalda, y no volví a oír nada ni a ver nada que tuviera que ver con él durante bastantes años, hasta que llegó un momento en que ya no me costaba pasar por alto que conocía su existencia. La avalancha de libros y relatos que leí en el ínterin me ayudó a enterrarlo. Algunas veces, cuando en una librería veía una edición nueva de los relatos de Kafka, la cogía y echaba un vistazo al índice, deseando que el cuento no estuviera incluido. Nunca me llevé un chasco. Mientras tanto, otros muchos escritores entraron en mi vida, y sus tramas, palabras y personalidad llegaron ser mucho más importantes para mí que las de Kafka.

Lentamente (y cuando digo lentamente es eso lo que realmente quiero decir), las historias que escribía fueron dejando de ser una mierda y hasta conseguí publicar unas cuantas en revistas de pequeña tirada. El tiempo que me llevó convertirme en escritor profesional me recuerda a ese dicho de los cien monos en una sala con cien máquinas de escribir, trabajando durante cien años, hasta que por fin escriben el soliloquio de Hamlet. A partir de ese momento, fue solo cuestión de más tiempo, hasta que llegó un día en que vendí una novela a una editorial importante, lo que me resultó incluso más increíble que el que el marinero hubiera conocido Radiante mañana lo suficientemente bien como para citarla. Cuando se publicó mi novela, en el texto que el editor había incluido en la cubierta posterior, Kafka aparecía mencionado dos veces. Por aquel entonces, yo ya no pensaba en todos los incidentes que habían estado relacionados con el cuento de Kafka: tenía la sensación de que quedaban a años luz de distancia. Así que lo único que pensé fue, «Vale, mejor Kafka que Harold Robbins», pero ¿lo era? El libro no se vendió demasiado bien, aunque las críticas fueron excelentes. Prácticamente la totalidad de críticos que escribieron sobre él mencionaron a Kafka al menos una vez, así que, cuando salió la edición de bolsillo, se incluyeron en la misma un montón de frases de alabanza tomadas de esas críticas, por lo que la contracubierta estaba plagada de Kafkas.

En cuatro años había publicado tres novelas de fantasía, una docena de relatos también de este género y un par de ensayos. La primera de las novelas ganó el Premio Mundial de Fantasía y las dos primeras aparecieron en la lista de los libros destacados del año del New York Times; uno de los cuentos fue nominado al premio Nebula y otro fue incluido en The Year’s Best Fantasy and Horror, la prestigiosa recopilación de los mejores relatos de fantasía y terror del año; en las revistas Publishers Weekly, Kirkus Review y Library Journal aparecieron críticas muy positivas, y tres relatos consiguieron colarse en la lista de lecturas recomendadas de la revista Locus en un mismo año. No estoy contando todo esto para alardear, porque los hay que han escrito más y cosechado más honores, y los hay que son mucho mejores escritores que yo; no obstante, para mí fue un todo un estímulo. Pero estaba convencido de que si hacía un alto en ese momento estaría dejando escapar todo aquello por lo que había luchado. Por aquel entonces, también estaba trabajando como profesor en una universidad situada a hora y media de mi casa, donde impartía cinco asignaturas y tenía más de un centenar de alumnos por semestre cuyos escritos debía corregir, y además tenía dos hijos pequeños con los que tenía que pasar una parte importante de mi tiempo. Así que por la noche no dormía más de cuatro horas, fumaba como un carretero mientras escribía y vivía a base de café y comida basura. Ese período fue una locura y acabé convertido en un zombi abotagado. Finalmente llegué a un punto muerto en el que necesitaba un descanso. No se me ocurría ninguna idea más a partir de la cual escribir otra maldita historia de fantasía. Sin embargo, resultó que lo único que me impedía que me pudiera tomar unas vacaciones era un cuento más.

Como un buen soldado, había terminado todos los relatos que había prometido a los editores, y lo único que me faltaba era el cuento con el que se iba a cerrar una antología que tenía muchas ganas de ver publicada. Cuando me habían presentado el proyecto, con una generosidad imprudente había prometido que escribiría un relato totalmente exclusivo para el libro. Sin embargo, mi imaginación estaba más vacía que la oscura estación de ferrocarril abandonada que visitaba en sueños todas las noches. Durante esos cuatro años había hecho prácticamente todo lo que yo era capaz de hacer en el campo de la literatura fantástica. Ya he mencionado la cabeza voladora y la ciudad en las nubes con su torre de vigilancia panóptica, pero había mucho más: demonios, hombres lobos, hombres que se convierten en piedra azul, genios malignos, reinos de cuento de hadas postmodernos, polillas gigantes, zombis, parodias de héroes fantásticos, una entrevista con Julio Verne, enormes bichos alienígenas enamorados de las películas viejas, plagios de Lovecraft, vudú experimental… y eso solo es el aperitivo. La única fantasía que era capaz de imaginar era que conseguía echar una cabezadita furtiva una tarde de sábado entre los partidos de baloncesto de mis hijos y la obligatoria excursión familiar al centro comercial. Para todo lo relacionado con la fantasía, estaba más quemado que un montón de cenizas.

El plazo límite para la antología se acercaba a toda velocidad y lo único que tenía era un ordenador lleno de principios abortados, todos auténticos bodrios. Estaba resuelto a cumplir el plazo, así que cuando la universidad en la que daba clases cerró por las vacaciones de primavera, lo que me iba a permitir tener una semana para escribir, me dije, «Bien, ahora sí que te vas a poner las pilas». La última noche antes de las vacaciones, mientras iba en el coche de camino a casa, tuve una idea genial. ¿Por qué reinventar la rueda? Decidí que me limitaría a coger algún viejo cliché de la literatura fantástica y elaborarlo un poco… algún tema estándar. Cuando llegué a casa, fui a mi despacho y eché un vistazo a las estanterías en busca de una idea, y fue entonces cuando mis ojos se posaron en un libro que había comprado cuando Lynn y yo todavía estábamos en la universidad, en un rastrillo de objetos usados que un particular había montado en su jardín. Casi me había olvidado de que lo tenía, una antología de relatos de vampiros. Durante esa noche y el día siguiente leí la mayor parte de los cuentos incluidos en la misma. Había uno estupendo: El viyi, de Gogol, que consiguió revitalizar un poco mi imaginación. Sin embargo, cuando me senté a escribir, el recuerdo de Radiante mañana de Kafka me llegó flotando desde el lugar donde había estado enterrado, y atravesó la superficie de mi conciencia como la mano de ese cadáver al final de la película Defensa. «Lo único que necesito para empezar a escribir algo bueno es leer ese cuento una vez más», pensé.

Recostado en la silla del despacho, encendí un cigarrillo e intenté recordar cuanto pude sobre el relato. Bettleman y sus manzanas; Gregorio Samsa tumbado boca arriba en la cama, sacudiendo sus seis piernas; la gorra del marinero; la herida infestada de gusanos del niño en Un médico rural… todo eso pasó por mi cabeza mientras intentaba rescatar los intrincados detalles del argumento. Entonces me vi a mí mismo de vuelta en la librería pública de West Islip una tarde de invierno, leyendo el libro violeta. Cuando caí en la cuenta, me pareció bastante irónico que Radiante mañana tratara de un escritor frustrado llamado F., un joven diletante con aspiraciones literarias, que considera que tiene todas las aptitudes estéticas necesarias y estilo más que de sobra, pero que es incapaz de imaginar una historia digna de ser contada, ni aunque su vida dependiera de ello. Se da a entender que el motivo es que ha pasado todo el tiempo con la nariz metida entre las páginas de un libro y que carece de experiencia en la vida. Hay mucho más, pero así es como empieza la historia. Más adelante, F. se relaciona con un tal señor Krouch [6], un viejo encorvado y demacrado, cuyo rostro es «una máscara de arrugas». Creo que se conocen una noche en el puente que lleva a la pequeña ciudad que es el escenario del relato. El viejo le ofrece al joven escritor la historia de su vida a cambio de la mitad de lo que gane con el libro si algún día llega a publicarse. El escritor se muestra reticente, y entonces el viejo le cuenta tan solo una breve historia, de cuando siendo marinero tras un naufragio acabó en una isla volcánica del océano Indico, al sur de Sumatra, y allí se topó con una especie de feroces lagartos azules grandes como caballos.

El joven se convence pronto de que escribir la biografía del viejo le va a permitir alcanzar la fama. Tras ese primer encuentro, Krouch acude todas las noches a casa de F. La primera noche, le regala una bonita pluma de plata y una botella de tinta que saca de su raída bolsa de viaje. F. tiene la sensación de que la pluma ha sido diseñada especialmente para ser utilizada por él: la tinta fluye con tanta suavidad que es como si las palabras se escribieran solas. Luego el viejo empieza a narrarle su muy, muy larga vida, a un capítulo por noche. Con ese estilo maravillosamente conciso que Kafka utiliza en sus parábolas, nos va presentando una selección de los anales de Krouch: años cuidando las tumbas de los monarcas en un lejano territorio oriental, una carrera como marionetista de sombras chinescas en Venecia, un romance con una joven de la mitad de su edad… Estos son los pocos episodios que recuerdo, pero había más y estaban condensados en tan solo dos o tres párrafos de modesto tamaño.

Al final de cada una de las sesiones, Krouch se marcha justo antes del amanecer, y F. se duerme acunado por los trinos de los pájaros que acompañan la salida del sol. El trabajo le deja exhausto y duerme todo el día hasta el anochecer, cuando se despierta solo una hora antes de que regrese el viejo. El quid del relato es que, a medida que la autobiografía va progresando, F. va consumiéndose poco a poco, mientras que Krouch rejuvenece y recupera el vigor. Va quedando de manifiesto cómo ha sido posible que el viejo haya podido encajar tantas aventuras en el curso de una sola vida, y el lector comienza a sospechar que antes de F. ha habido otros escritores igual de confiados. Para cuando el joven pone el último punto al final de la última frase (una frase sobre él poniendo el último punto al final de la última frase), ya no es joven, sino que está marchito, arrugado y encorvado.

«Y ahora llévala al editor», le ordena Krouch, que se echa a reír con ganas. F. a duras penas se sostiene en pie. Levanta con esfuerzo el montón de hojas y luego, con las rodillas crujiéndole y jadeando, se dirige hacia la puerta arrastrando los pies. «Permíteme», le dice Krouch, levantándose de un salto de la silla y acercándose para abrirle la puerta.

Y aunque en ello casi se le va toda la energía que le queda, F. consigue susurrar, «Gracias».

«Se adentra en la radiante mañana y desaparece en silencio, mientras las páginas se dispersan arrastradas por el viento, igual que fantasmas asustados.»

Recordar vagamente un relato de Kafka es una cosa, y tener realmente el libro delante es otra muy distinta. Está ese estilo tan maravillosamente idiosincrásico: la humilde voz autorial, las metáforas infrecuentes pero colocadas de manera estratégica, un planteamiento directo de la trama y todos esos recursos engañosos de la técnica, casi invisibles como camaleones, pero esenciales para la belleza de la imaginería y el efecto del cuento. Sabía que necesitaba tener la historia en mis manos, ante mis ojos, y que hasta que no la tuviera seguiría obsesionado con ella, sin poder escribir ni una sola palabra de mi propia cosecha.

Recluté a mi hijo mayor para que me ayudara, y juntos rastreamos Internet y llamamos por teléfono a librerías de segunda mano y anticuarios, algunos de lugares tan distantes como Delaware, la zona de bosques del oeste del Pennsylvania o Watertown, al norte del estado de Nueva York, casi en la frontera con Canadá. Nada. La mayoría nunca había oído hablar del cuento. Uno o dos dijeron que tenían un ligerísimo recuerdo de la edición violeta, pero que tampoco podrían jurarlo. Las librerías de segunda mano de internet estaban abarrotadas de ejemplares de la edición posterior de la editorial Schocken, y algunas incluso tenían prohibitivas primeras ediciones europeas; sin embargo, ninguna de las descripciones de los libros encajaba con el que estaba buscando. Un día cogí el coche y recorrí todas las librerías de segunda mano que conocía, y en una de ellas di con el libro violeta. Cuando lo tuve en mis manos me puse tan nervioso que a duras penas conseguí controlar el temblor mientras le pagaba al dependiente los veintitrés dólares y medio. Al llegar al coche, abrí el libro y descubrí que en realidad se trataba de un ejemplar de Mansfield Park, de Jane Austen. Estaba que echaba chispas y, en un paso elevado de camino a casa, abrí la ventanilla y arrojé el maldito ejemplar al tráfico que pasaba por debajo.

Mi semana de vacaciones se aproximaba a su fin, y tanto el cuento de Kafka como el mío propio seguían igual de inaccesibles. La frustración de la búsqueda y mi miedo ante el inminente fracaso terminaron por alcanzar su apogeo y me sumieron en el abatimiento y la depresión. El sábado por la tarde, entre el partido de baloncesto y el centro comercial, recibí una llamada de teléfono. Lynn respondió y me pasó el auricular.

—¿Sí? —dije.

—Tengo entendido que está buscando el Kafka violeta —dijo la voz.

Me quedé sin habla durante un instante, y luego solté:

—¿Quién es?

—¿Es así? —preguntó la voz.

—Sí, el que tiene el cuento…

Radiante mañana —me interrumpió—. Lo conozco, toda una rareza.

—Se supone que no existe —dije.

—¡Qué interesante!, porque mientras estamos hablando tengo delante de mí un ejemplar de ese volumen. Y está a la venta.

—¿Por cuánto? —pregunté con excesiva avidez.

—Depende. Tengo otro cliente que también está interesado. He pensado que a lo mejor usted y él estarían interesados en pujar por el libro. El precio de partida de la puja es ochenta dólares.

—Parece bastante bajo.

—Venga esta noche —me propuso, y me dio las instrucciones para llegar hasta su casa. No estaba demasiado lejos de la mía: quedaba justo al sur, en Pine Barrens [7]—. A las ocho en punto, y si decide participar, le explicaré algo más aparte de lo del precio.

—¿Cómo se llama? —pregunté.

Me colgó.

Estaba totalmente eufórico al ver que la voz había refrendado la existencia del relato, pero, al mismo tiempo, la enigmática naturaleza de la llamada me resultaba un tanto inquietante. El precio de partida era sospechosamente bajo, y el hecho de que mi interlocutor no me hubiera querido decir su nombre me daba mala espina. Me vi acudiendo a una casa en sombras y siendo asesinado para robarme la cartera. Esta visión se alternaba con otra en la que acababa en una estación de ferrocarril abandonada en mitad del bosque donde el airado Kafka de mis sueños me estaba esperando para morderme el cuello. No obstante, a las siete cogí el coche y, tras acercarme al cajero y sacar quinientos dólares (más de lo que me podía permitir), me dirigí hacia el sur por la carretera 206.

Mis miedos se disiparon cuando, a las siete cuarenta y cinco en punto, me detuve delante de un maravillosamente bien conservado edificio victoriano cuyas dimensiones se acercaban a las de una mansión, situado en una calle bien iluminada en un pueblo llamado Pendricksburg. Aparqué en el largo camino de entrada a la casa y me dirigí a la puerta principal. Tras llamar dos veces, una joven abrió y me hizo pasar.

—El señor Deryn le recibirá ahora. Por aquí —me indicó.

La seguí. La casa era espectacular, con las maderas y los suelos tan brillantes que te sentías como si estuvieras caminando por un salón de espejos. Había lámparas de araña, alfombras persas y flores frescas: el lugar parecía salido de alguna de las revistas de mi mujer. La música clásica a bajo volumen se oía por toda la casa, y me sentí como si estuviera de visita en un museo. Llegamos a una puerta que estaba al fondo de la casa; la joven la abrió y me invitó a entrar.

Lo primero en que me fijé fue en que las paredes estaban cubiertas de estanterías, para a continuación dar un respingo porque detrás de la mesa estaba sentado lo que a primera vista me pareció un sapo humano fumando un puro. Cuando observé la figura con más atención, los ojos saltones, la joroba y el colgajo resultaron pertenecer simplemente a una persona extrañamente ensamblada. Ahora bien, lo que sí que era mucho más increíble era que se trataba de Bettleman. Estaba más viejo, con barba de varios días, pero no había duda de que era él. Sin levantarse, me hizo un gesto con la mano señalándome una de las sillas situadas frente a su mesa.

—Siéntese —me invitó.

Avancé lentamente y me senté, con una ligera sensación de déjà vu.

—Bettleman —dije.

Me miró enigmáticamente y me dijo:

—Lo siento, debe de estar equivocado. Me llamo John Deryn.

Entonces se echó a reír y el colgajo se balanceó, lo que terminó de convencerme de que era él.

—¿No es usted Christian Bettleman? —insistí.

Movió la cabeza negativamente y sonrió.

Rápidamente decidí que si quería hacer teatro, por mí, perfecto; yo estaba allí por el libro.

—El Kafka violeta —dije—, ¿puedo verlo?

Metió la mano en un cajón que había delante de él y sacó un grueso volumen. Allí estaba, aparentemente en perfecto estado. Fue pasando las páginas con sus esbeltos y elegantes dedos hasta que por fin se detuvo por la mitad, y entonces lo giró y lo dejó sobre la mesa vuelto hacia mí.

Radiante mañana —dijo.

—¡Santo cielo! —exclamé—. Estaba empezando a pensar que me lo había imaginado todo.

—Sí, le entiendo perfectamente. He pasado una buena parte de mi vida rastreando la historia de ese cuento.

—¿Es que es una falsificación?

—En absoluto, aunque el estilo difiera ligeramente del habitual de Kafka y recuerde un tanto al de Hoffmann.

—¿Qué me puede contar sobre el cuento?

—Intentaré ser breve —dijo, y dio una calada al puro. La exposición salió de su boca envuelta en una nube de humo—. En palabras de Milena Jesenska, traductora al checo de Kafka y antigua novia, a Kafka «le parecía que el mundo estaba lleno de demonios invisibles, que se ensañaban con los indefensos seres humanos y los destruían». Y Milena no estaba hablando metafóricamente. Gracias a algunos fragmentos de los diarios de Kafka que en las ediciones actuales han sido expurgados, sabemos que soñaba recurrentemente con uno de estos demonios, que se le aparecía como un viejo llamado Krouch. Y por supuesto, conociendo los problemas que tenía con su padre, está claro que el que el demonio fuera un viejo tiene una explicación psicológica.

»En 1921, con la tuberculosis ya en una etapa avanzada, Franz le aseguró a su amigo Max Brod, tal como demuestra el diario del propio Brod, que este demonio, Krouch, era el responsable de su incapacidad para escribir. Kafka tiene la impresión de que cada día que pasa sin que escriba una nueva historia, la enfermedad se exacerba. Siendo como es un místico, concibe un plan para exorcizar al demonio. Y lo que hace es algo brillantísimo. Escribe un relato sobre ese ser vampírico, Krouch, y consigue que quede atrapado en las palabras del mismo. Al final del cuento, F., el personaje que representa a Kafka, desaparece de la historia para volver a la libertad de esta realidad. Al leerlo, uno piensa que es el escritor joven el que está atrapado, pero no es así, al menos no lo es en la cabeza de Kafka. Todo esto está documentado en una carta al escritor Franz Werfel. De ahí el título del cuento, Radiante mañana, nada revelador pero sí muy prometedor.

»Kafka no tardó demasiado en estar seguro de que, aunque realmente había conseguido atrapar al demonio con las palabras del relato, Krouch seguía ejerciendo una cierta influencia sobre él cuando tenía el texto en las cercanías. Así que ¿qué es lo que hace? En 1922, la última vez que se reúne con Milena, en una pequeña ciudad llamada Gmünd en la frontera checo-austriaca, le entrega todos sus diarios. Entre esos cuadernos y papeles también está Radiante mañana.

»No está totalmente claro si el plan de Kafka fue realmente efectivo. Solo vivió hasta 1924, pero repasemos la vida que tuvo a partir de ese momento la pobre Milena, que había pasado a ser la dueña del texto endemoniado: estuvo a punto de morir al dar a luz; tuvo un accidente en el que se rompió la rodilla derecha, lo que la dejó parcialmente inválida durante el resto de su vida; se hizo adicta a la morfina; fue arrestada en Praga por sus escritos pro judíos; y, en 1940, fue enviada al campo de concentración de Ravensbrück, en Alemania, donde padeció graves problemas de salud. Le extirparon un riñón cuando se le infectó, y, poco después, el otro también le falló y murió.

»En ese momento, Radiante mañana parece evaporarse en silencio durante una temporada, hasta 1959, cuando la editorial Pearfield Publishing Company de Commack, en Long Island (Nueva York), publica una edición con obras de Kafka en la que se incluía el relato. Por aquella época, el edificio que alberga la pequeña editorial sufre un incendio que lo deja reducido a cenizas, y de las escasas cajas con libros que se salvan, una contiene doce ejemplarse de la edición violeta. Seis acabaron en bibliotecas de la zona, otros seis en la sede local de la Asociación de Apoyo al Soldado.

—Así que está maldito —dije.

—Eso le corresponde decidirlo a usted. Yo le compré este ejemplar hace años a un mariscador que trabajaba en las aguas de la Great South Bay. Es posible que comentara algo sobre una maldición, pero la gente que se gana la vida gracias al mar suele ser un tanto supersticiosa. Habrá quien se lo tome a risa, pero yo he de reconocer que he tenido mis propios encontronazos con el destino.

—No puede negar que usted es Bettleman —insistí.

Clavó su mirada en mí, pero un instante más tarde la joven apareció en la puerta.

—Señor Deryn, ya ha llegado el otro caballero. ¿Le hago pasar?

—Sí, por favor. —Cuando la mujer se marchó para cumplir sus órdenes, el señor Deryn se volvió de nuevo hacia mí y me dijo—: He decidido que la historia que hay detrás de la historia solo se la voy a contar a usted. Por los viejos tiempos.

Y entonces sonrió y con el dedo corazón se subió las gafas por el puente de la nariz. Para entonces, el puro se había convertido en una colilla humeante, que dejó en el cenicero para que terminara de extinguirse.

Cuando me disponía, cómo no, a soltar alguna exclamación estúpida del tipo de «¡Ya lo sabía yo!» o «¿Te creías que se me puede engañar tan fácilmente?», el otro postor entró en la habitación y nos evitó a Bettleman y a mí la incómoda situación.

No solo había reconocido a Bettleman, sino que, con tan solo un vistazo, también reconocí a mi adversario en la subasta. Debería haberme sorprendido más por la sincronicidad de todo lo que estaba pasando, pero los hechos que habían precedido a este último giro me permitieron tomármelo con calma. Se trataba de otro escritor, de mi mismo género, un patán corpulento y torpe llamado Jeffrey Ford. Es posible que os suene, o a lo mejor no. Hace unos años escribió un libro llamado La fisiognomía, que, por alguna extraña casualidad, o a lo mejor porque el jurado estaba drogado, ganó un Premio Mundial de Fantasía. Había coincidido y hablado con él anteriormente en más de una ocasión, en diversas convenciones. No alcanzaré a entender jamás qué es lo que críticos y editores veían en su trabajo. Hasta ese momento, nuestras breves carreras habían sido muy similares; aunque no había duda alguna de que yo era mejor escritor. Se inclinó sobre la mesa y estrechó la mano de Bettleman, y luego se giró hacia mí y, antes de sentarse, me saludó con la cabeza, pero sin decir nada.

Bettleman, bajo su afable disfraz de señor Deryn, le permitió examinar el libro. Una vez hubo terminado, la puja ya podía empezar. Ford quiso saber por qué la cantidad de partida era tan baja, ochenta dólares, y Deryn se limitó a decirle, «Tengo mis motivos».

Lo que Bettleman me había contado me había quitado en parte las ganas que tenía de hacerme con el libro, pero cuando Ford empezó a pujar, no pude resistirme. Sentí que si él ganaba, se marcharía de allí llevándose consigo el mejor relato que yo iba a ser capaz de escribir en toda mi carrera. Así que ahí estábamos nosotros, un par de mezquinos escritores, subiendo las ofertas de diez en diez dólares; pero incluso a ese paso parsimonioso, pronto alcanzamos los trescientos y pico dólares. Bettleman sonreía igual que Sapo, de El viento en los sauces, y cuando interrumpió la subasta durante un instante para encender otro puro, recorrí la habitación con la mirada. En un rincón apartado detrás de la mesa y metida como con calzador en medio de una fila de libros, vi una gran campana de vidrio y, flotando en su interior, un delicada mano con un anillo. Por algún motivo, la visión de ese repulsivo objeto me refrescó la memoria, y me acordé, tal vez por primera vez, de algo que hubiera querido olvidar por completo: que aquella mujer que se había caído del barco en la bahía tantos años atrás y cuyo cuerpo no había aparecido no era en realidad una mujer sino una muchacha, Lela Ritz. Durante un breve instante, la vi desnuda bajo la luz de la luna. Entonces Bettleman dijo algo con su voz ronca y retomamos la subasta.

Mientras continuábamos con la puja, avanzando pasito a pasito hacia mi número mágico, quinientos dólares, no podía quitarme de la cabeza la estela de tragedias que Radiante mañana había dejado a su paso. Y pensé en Lynn y en mis hijos, y en cómo podía estar poniendo en peligro su seguridad e incluso tal vez sus vidas con ese estúpido anhelo. No obstante, mi boca seguía funcionando, y dejé que los precios siguieran resbalando por mi lengua. Para cuando recuperé el control de mí mismo y volví a concentrarme en la subasta, mi contrincante acababa de ofrecer cuatrocientos cincuenta dólares.

—Y lo digo en serio, se trata de mi ultimísima oferta —añadió.

Entonces Ford se volvió hacia mí, y supe que lo tenía en mis manos. Por cincuenta dólares, lo tenía en mis manos.

—Es su oportunidad —dijo Bettleman, mirándome desde detrás de sus gruesas lentes.

Ya no estaba sonriendo; por el contrario, la expresión de su rostro era de tristeza.

El largo segundo que tardé en decidirme se me hizo tan eterno como un año rastrillando en busca de manos en la piscina del Colony Inn. La verdad es que no sabía lo que quería. Sentí que los márgenes del relato me iban cercando, las frases iban atrapando mis muñecas y tobillos, bancos de puntos de íes nadaban atravesando mi campo de visión… Y abrumado por todo el peso de mi fatiga, dije por fin:

—Paso.

—Muy bien —dijo Bettleman.

Me levanté y le estreché la mano, saludé con la cabeza a Ford, que ya estaba metiendo la mano en el bolsillo de sus vaqueros dos tallas demasiado pequeños para sacar un arrugado fajo de dinero, y me marché.

Podéis llamarme tonto supersticioso si queréis: es muy posible que me merezca el calificativo. Al final, nunca terminé la historia que había prometido, y la editorial que iba a publicar la antología, Golden Gryphon Press, retiró su ofrecimiento de publicar el libro. Y el colmo de las ironías fue que, para cubrir el hueco que quedó en su catálogo, publicaron una colección de cuentos de Jeffrey Ford, el cual escribió, especialmente para ella, un relato llamado Radiante mañana, sin intentar disimular el plagio del material de Kafka. Una de las primeras críticas aparecidas antes de su publicación decía con mordacidad: «Ford es un remedo de Kafka». A mí me traía sin cuidado. Retomé mi trabajo como profesor. Dediqué tiempo a mi familia. Por las noches dormía sin espantosas visitas de viejos demoníacos ni de demonios flacos. Y por la mañana me despertaba el sol con toda su hermosura.

Un año más tarde, tras retirarme de mi breve carrera como escritor de fantasía, leí que dos semanas antes de la publicación de su colección de cuentos, Ford había ofrecido una lectura pública del manuscrito de Radiante mañana durante una convención (creo que en Massachusetts). Según el artículo, que se publicó en un periódico serio, tras recibir unos moderados aplausos de las seis o siete personas presentes, se adentró en la radiante mañana y desapareció en silencio, mientras las páginas se dispersaban arrastradas por el viento, igual que fantasmas asustados.

Copyright © 2002 Jeffrey Ford


Notas sobre la traducción:

[1] Durante un debate político entre Dan Quayle y Lloyd Benson, Quayle estaba presumiendo de las similitudes que existían entre Jack Kennedy y él. Benson le interrumpió y le dijo: «Jack Kennedy era amigo mío, y, caballero, usted no es Jack Kennedy». Volver


[2] Novela de ciencia ficción de Gordon R. Dickson. Volver


[3] El apellido Bettleman se parece sospechosamente a la palabra beetleman, que se podría traducir como «hombre escarabajo», lo que dado el argumento del cuento no parece una mera casualidad. Volver


[4] Apodo con el que se conocía a Richard Nixon. Volver


[5] Último relato publicado por John Gardner, en el que se narra el encuentro de Julio César con un hombre lobo. Volver


[6] El apellido Krouch también resulta sospechosamente parecido a la segunda sílaba de la palabra inglesa cockroach, que quiere decir «cucaracha». Volver


[7] Pine Barrens es una zona boscosa situada al sur de New Jersey. A aquellos que hayáis visto Los Soprano, es posible os suene porque en la tercera temporada de la serie había un genial episodio titulado Pine Barrens que transcurría allí. Volver

Nota final 1:

Jeffrey Ford nació en 1955 en West Islip (Nueva York). Realizó sus estudios universitarios en la universidad de Binghamton, donde tuvo como profesor al escritor John Gardner. En la actualidad reside en New Jersey y compagina su trabajo como escritor con la docencia. Su primera novela, La fisiognomía, ganó el World Fantasy Award.

Radiante mañana es la historia con la que se cierra su antología The Fantasy Writer’s Assistant and Other Stories, publicada por la editorial Golden Gryphon Press.  Se trata del único relato de los recogidos en ella escrito especialmente por Ford para la misma.

Nota final 2:

Como habréis podido comprobar, este relato ni es ciencia ficción ni terror ni fantasía; así que con él inauguro una nueva categoría dentro del blog, para la cual (porque ¿por qué reinventar la rueda?, como dice el narrador de Radiante mañana), utilizaré el término anglosajón slipstream, con el sentido con el que lo definió su inventor, Bruce Sterling: obras que no buscan ese «sentido de la maravilla» típico de la ciencia ficción y la fantasía, sino que únicamente «nos hacen sentir una sensación muy extraña». De hecho, Radiante mañana está incluido en la antología Feeling Very Strange: The Slipstream Anthology, editada por James Patrick Kelly y John Kessel.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos, Sliptream y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

24 respuestas a Radiante mañana, de Jeffrey Ford

  1. Asimur dijo:

    Primer relato que leo del autor. Una perfecta coreografía metanarrativa. En mi opinión, tiene el tono más logrado de todos los que hemos leído por aquí. Fabulosa la manera en que la melancolía biográfica deja paso a la autoparodia y el misterio insinúa el terror (kafkiano). El relato está escrito desde la perspectiva de un supuesto autor coetáneo del propio Jeffrey Ford… ¿Jonathan Carroll, tal vez? Quizá existan pistas en el texto que me han pasado desapercibidas (aunque probablemente esta curiosidad sea lo de menos). Otro tema muy interesante es el del slipstream, una etiqueta complicada (¿es la búsqueda del extrañamiento un fin en sí mismo? ¿en qué punto el recurso se vuelve contenido o en qué medida podemos utilizar un tono o un enfoque como el indicador formal de una corriente genérica?). A mí siempre me ha parecido un calificativo innecesario para hablar de un cuestionamiento posmoderno de la realidad (donde habría que rescatar ejemplos de muchas épocas y no solamente de los últimos cuarenta años). A este respecto, me siguen pareciendo útiles las distinciones que introdujo Todorov en los 70. Algo es extraño en función de su explicación (sea ésta natural, sobrenatural o esté ausente). Lo fantástico sería este vagar de una explicación a otra, confirmándose como algo naturalmente extraño, sobrenaturalmente maravilloso o sencillamente ambiguo (Por supuesto hay más subclases dependiendo del tratamiento que reciba el elemento maravilloso, pudiendo ser normalizado como natural o extrañado racionalmente). En cualquier caso, Todorov entiende que la duda (que es uno de los estandartes del posicionamiento posmoderno) sería el motor de lo genuinamente fantástico. Personalmente pienso que es esta misma ambigüedad, esta suspensión de las explicaciones en favor de una determinada atmósfera lo que podría definir al slipstream. Lo que el sentido de la maravilla produce mediante la posibilidad o la imposibilidad, el sentimiento de lo extraño lo produciría mediante la ambigüedad o la indefinición (aunque ambos logren un efecto etéreo y subjetivo difícil de enmarcar formalmente, de ahí mis dudas).

    • marcheto dijo:

      Me alegra que te haya gustado el relato. Y muchísimas gracias por tu extenso e interesante comentario.
      Si quieres una pista más, te diré que la esposa de Ford en la vida real se llama también Lynn. Y que Ford reside en la misma zona que el narrador. Y que tiene varios relatos que parecen tener un cierto carácter autobiográfico en los que el narrador se parece sospechosamente al propio Ford (o incluso es el propio Ford, además de que en todos ellos su esposa se llame Lynn). Pero bueno, como bien dices, esto es posiblemente lo de menos.
      En cuanto a las etiquetas, es muy posible que sean innecesarias (el propio Ford reniega de ellas puesto que su obra muchas veces no encaja bien bajo ninguna), pero a los lectores nos resultan muy cómodas para hacernos una idea de por dónde van a ir los tiros. Y como este relato no encajaba en ninguna de las que tenía hasta el momento, he tenido que buscar una nueva. Y como a este cuento en concreto creo le cuadra bien lo de que «hace sentir una sensación extraña», pues «slipstream» me pareció bastante adecuada.
      Habrá quien piense que este relato directamente no encaja en la categoría de literatura fantástica. Es posible, pero bueno, como desde un principio ya he dicho que no me siento obligada a limitarme a los relatos de género fantástico, tampoco eso me supone mayor problema. Y por poner un ejemplo de un autor de fuera del género, si pudiera traducir y colgar en este blog «The Enormous Radio», de John Cheever, lo haría mañana mismo, y supongo que también acabaría con esta misma etiqueta.
      Gracias de nuevo y espero que te sigas pasando por aquí.

      • Asimur dijo:

        Claro, imaginé que tal vez había un guiño más retorcido a algún coetáneo real. Lo de que se desdobla a sí mismo creo que es bastante evidente y funciona a la perfección. Respecto a Cheever, precisamente ese relato podría definirse como puro slipstream, así que me parece muy bien que se utilice la etiqueta si con ello nos abrimos a horizontes tan interesantes. Otro tema es que se interprete esa “apertura” como una canonización del género en los márgenes de la supuesta literatura seria (pero ese es otro tema de discusión).

        Gracias a ti, de nuevo, por seguir ahí al pie del cañón

        • marcheto dijo:

          Si te apañas con el inglés, aquí tienes una entrevista a Ford publicada en la época en la que salió la antología donde está incluido este cuento. En ella comenta algunas de estos cosas: la técnica de utilizarse a sí mismo como protagonista; lo que opina de los intentos por compartimentar los géneros literarios y, en concreto, de ponerle una etiqueta a lo que él escribe; su visión de la literatura de la ciencia ficción; algunas de sus influencias literarias…

  2. PedroLM dijo:

    Excelente lectura la que nos regalas, Marcheto. Como siempre (gracias).
    Coincido contigo: le trae un aire a Paul Auster, o incluso a Murakami.
    Nos leemos, un saludo.

    • marcheto dijo:

      Muchas gracias por pasarte a dejar tu comentario, Pedro. Vuestras opiniones son la única manera que tengo de saber que realmente alguien está leyendo los cuentos y si os han gustado o no (o de que lo vean los propios autores, si alguno se anima en algún momento a pasarse por aquí). Me alegro de que te haya gustado.
      Y sí, por lo poco que he leído de Murakami (tendré que darle otra oportunidad algún día de estos), creo que tienes razón en lo que dices.

  3. Farenheit dijo:

    Que grán regalo de reyes me has hecho Marcheto. Jeffrey Ford es un escritor que descubrí este año con “El año sombrio”, me conquisto!, quizas no sea alta literatura pero que manera más amena de no hacernos soltar un libro, desde entonces me he leido todo lo publicado hasta ahora de él, La niña del cristal, El retrato de la Señora Charbuque, Memoranda. Es más, a quién se lo he recomendado, sale encantado. Sabía que habia escrito relatos, pero mi corto inglés me impedia disfrutarlos, por eso gracias por este gran relato.

    • marcheto dijo:

      Bienvenido, Farenheit.
      Me alegro mucho de que te haya gustado. A mí me preocupa bastante poco si es o no es alta literatura, y además, si Paul Auster lo es (y que conste que durante muchos años Auster fue uno de mis autores favoritos), ¿por qué no va a serlo Jeffrey Ford?
      Y es una pena que sus cuentos no lleguen por aquí, porque seguro que te gustarían tanto como sus novelas, pero, como al parecer los libros de relatos no venden demasiado, supongo que va a ser difícil que ninguna de las antologías de Ford se traduzca (si no ha sucedido en diez años, no creo que ocurra ahora). La última la publicó el año pasado y ha recibido muy buenas críticas. Pero bueno, no pierdas la esperanza. Y además, si Ford me deja, en un futuro me gustaría traducir algún otro cuento suyo.
      Y mientras tanto, aquí puedes ver dónde encontrar alguno de esos escasos relatos suyos que sí se han traducido.

  4. tintalbina dijo:

    Teniendo en cuenta que no soy lectora habitual de ciencia ficción ni de fantasía, que hasta hoy no había oído el término “slipstream”, y que solo he leído un par de cositas de Kafka en toda mi vida, está claro que no soy la persona más indicada para meterme a opinar. Pero la ignorancia es atrevida y voy a hacer lo que no debo: contar todo lo que se me ha pasado por la cabeza mientras leía.
    Sin lugar a dudas el relato resulta inquietante, de eso iba el slipstream ¿no? Y no es por quitarle méritos al autor, pero existen dos ingredientes que adecuadamente mezclados en la coctelera dan lugar a unos combinados que ponen los pelos de punta: los libros y la sincronicidad. Y él ha utilizado los dos.
    Empecemos por los libros, un filón inagotable que ofrece misterios para todos los gustos. Porque si todos los libros tienen alma, algunos parecen tener además vida propia e intenciones francamente perversas. Ya sea su papel protagonista o de reparto, un libro siempre garantiza que la historia donde aparece resultará como mínimo inquietante.
    En la cima del estrellato, libros míticos como Voynich, Picatrix, Clavícula Salomonis, etc. Pronunciar ciertos nombres… ¡¡Necronomicón!!…ya produce escalofríos. Pero incluso aquellos que hacen gala de una conducta pacífica e irreprochable (¿de qué podríamos acusar a los inofensivos volúmenes que reúne la Biblioteca de Babel?) son capaces de perturbar nuestra plácida tranquilidad.
    La “Radiante mañana” que firma Kafka es un relato maldito, empeñado en sembrar el mal a diestro y siniestro (y dado que el relato de Ford lleva el mismo título, estoy planteándome por prudencia darme de baja de Cuentos para Algernon en cuanto cuelgue esto). En un primer momento el relato se muestra esquivo, aparece y desaparece, hasta que finalmente acaba descubriéndonos sus auténticos instintos asesinos. Y cabe preguntarse si aquel primer ejemplar de la biblioteca (el que jugaba al escondite y era capaz de organizar un happening como el de Bettleman y las manzanas) es el mismo que aparecerá luego en manos del mariscador o del marino. Ese aumento de la crueldad a medida que avanza el relato (aparte de ser un recurso narrativo) ¿debe achacarse a diferentes ejemplares? Quizás, a la maléfica influencia que encierra en sí mismo el relato escrito por Kafka, viene a unirse la idiosincrasia propia de cada ejemplar, cruel y asesina en unos casos, algo más burlona en otros.

    En cuanto a la sincronicidad, ya se la mencione explícitamente como hace Ford o no, es un ingrediente de lo más efectivo para provocar inquietud y desasosiego. Las sucesiones de fenómenos relacionados sincrónicamente escapan a las explicaciones de una ciencia mecanicista y racional: descartadas causalidad y casualidad, estamos a un paso de lo sobrenatural.
    Incluso reuniendo tres elementos nada amenazadores, como son el señor Deschamps, el señor Fortgibu y el pudding de ciruelas y pasas, (protagonistas de un clásico de la sincronicidad) la repetida coincidencia de los tres en muy improbables circunstancias, hace que su último encuentro resulte… francamente inquietante.

    Pasemos ahora a examinar la solución de Kafka para conjurar su particular demonio, “brillantísima” solución según Bettleman. Estoy de acuerdo en la brillantez, pero desde luego no fue demasiado original. Digamos que “reinventó” una rueda ya existente, dándole otra vuelta de tuerca.
    Sin salir de Praga y con solo volver la vista al pasado ¿cómo se las apañó el célebre rabino Yehudah Loew para librarse de su monstruo particular, aquella criatura que él mismo había creado con barro y que se convirtió en un ser violento y peligroso? Utilizando el poder de la escritura. O de la palabra escrita, para ser exactos.
    La desaparición de una humilde letra, la alef, convirtió al monstruo en un montón de tierra. Siglos más tarde no fue una letra sino un relato entero y mientras el uno borró, al otro le tocó escribirlo (claro que ese era su oficio). Tampoco tuvieron los dos el mismo éxito, ya que el relato de Kafka cruzó el charco para continuar sus fechorías en un país aficionado a los asesinos en serie, reales o de ficción, y debió de sentirse como en casa porque lo cierto es que campó a sus anchas.
    Bueno, y entre tanto slipstream se agradece el toque de humor, tan divertido, que nos acompaña durante todo el texto. A mí no me ha recordado a Paul Auster (autor al que nunca he leído) sino al César Aira de “Cómo me hice monja”, un texto también autobiográfico, bastante inclasificable y con un punto inquietante…. (si os animáis a leerlo, no precisa traducción).
    Y voy a dejarlo aquí a pesar de no haber terminado, porque parece de mal gusto un comentario más largo que el texto comentado… Ya son suficientes estas sabias reflexiones para demostrar a la traductora del relato lo que había que demostrar: que su familia, aunque vive lejos, se lee con lupa todo lo que publica.
    A la espera de la próxima entrega…

    • marcheto dijo:

      Hola, Tintalbina.
      Muchísimas gracias por tu extenso e interesante comentario. Y tranquila, yo leí este cuento hace ya unos meses y la única maldición que he notado que acarrea (al menos en mi caso particular) ha sido que despierta un impulso incontrolable por leer algunas de las obras que aparecen mencionadas en el mismo (que no en todos los casos son fácilmente localizables). Y, a la larga, la maldición puede resultar siendo más bien una bendición, porque, por ejemplo, la novela de John Collier fue difícil de localizar, e incluso de leer, pero ha sido uno de los libros con los que más me he reído estos últimos meses.
      A César Aira lo leí hace mucho tiempo, pero la idea que me quedó es que tanto “Cómo me hice monja” como las otras novelas cortas que leí eran bastante más raritas (experimentales, transgresoras, tal vez) que “Radiante mañana”. Pero como digo, han pasado bastantes años y puedo estar totalmente equivocada.

  5. Estupendo relato, gracias por haberlo compartido. No había escuchado hablar de Jeffrey Ford, pero ya me encargaré de que este no sea el único relato suyo que lea.

    De momento dos relatos que he leído aquí, dos grandes aciertos, ahora me toca ir buceando hacia las entradas más antiguas, estoy seguro que valdrá la pena.

    Saludos

    • marcheto dijo:

      Muchas gracias por pasarte a dejar también tu comentario de este cuento, Malapata. Si “Radiante mañana” te ha servido para descubrir a Ford y despertar tu interés hacia su obra, entonces este blog está cumpliendo su objetivo, lo que me alegra muchísimo.
      Ford es un escritor francamente interesante en distancias cortas, por lo que es una pena que sus cuentos no se traduzcan. Si lees en inglés con una cierta soltura, anímate a pillar alguna de sus antologías o a leer alguno de los cuentos que se pueden conseguir en la red. En su mayoría no creo que te defrauden.
      Y espero que los relatos anteriores también te gusten. Ya nos irás contando.

  6. Pingback: Radiante mañana, de Jeffrey Ford

  7. Ojiplático me ha dejado el relato. De lo mejor en relato de literatura fantástica que he leído en los últimos años.

    De nuevo, muchísimas gracias por el curro.

    • marcheto dijo:

      Ya ves, sin embargo creo que es una especie de joyita oculta, porque no creo que sea uno de los relatos más conocidos de Ford, sino más bien todo lo contrario.
      Yo la verdad es que disfruté como una enana cuando lo leí y se convirtió en uno mis cuentos favoritos, y no solo dentro del género fantástico, sino que se convirtió en uno de mis cuentos favoritos, punto.
      Y muchas gracias por dejar tu comentario. Me hace mucha ilusión ver que os van gustando los cuentos, aunque el mérito principal es por supuesto de los autores.

  8. DMCP dijo:

    Hola debo estar registrado para bajarme los archivos de google drive de los relatos de “La hija de Frankestein” y “una radiante mañana” de Ford? Sin embargo al de Mary Robinette Kowal si puedo descarmelo.
    Gracias

    • marcheto dijo:

      Hola.
      No, la idea es que se puedan bajar sin necesidad de registrarse en ningún sitio. He corregido un par de enlaces y creo que ahora ya no vas a tener problema. Inténtalo de nuevo y si aún no puedes vuelve a decírmelo.
      Espero que te gusten.

  9. DMCP dijo:

    Ya funciona! Muchas. Gracias y enhorabuena por el trabajo que estas haciendo!

  10. Gilberto Quintero dijo:

    Muchas gracias por esta joya, como todo lo que has publicado. Muchas gracias por la cuidada traducción. Me recordó tanto a “The Empire of Ice Cream” del mismo autor, uno de mis textos favoritos de todos los tiempos. Las vueltas de tuerca metaliterarias, la forma en que se van introduciendo los temas y los símbolos, los doppelnganger… me recuerda mucho a Ted Chiang y un tanto a Kelly Link por la concienzuda prosa, pero es una voz única. Las novelas del autor son geniales pero, a título personal, considero que sus relatos son aún mejores. Por algo no sólo ha ganado el Premio Mundial de Fantasía en todas sus acepciones sino que es el que ostenta el mayor número de segundos lugares.
    Gracias, gracias, gracias.

    • marcheto dijo:

      He de confesar que no he leído The Empire of Ice Cream. Es la única antología de Ford que no tengo y casi me gusta tenerla pendiente porque así sé que todavía me queda un buen puñado de cuentos de Ford por descubrir. Aunque bueno, creo que caerá en cualquier momento, y sobre todo después de leer tu comentario. Y yo también creo que sus novelas pueden ser buenas, pero cuando los cuentos le salen redondos, son magistrales. Y en mi opinión no tienen nada que envidiar a los mejores cuentos que se puedan publicar hoy en día fuera del género.
      Creo que en algún momento ya he comentado que Ford era uno de los dos autores que soñaba con poder llegar a tener en este blog cuando decidí embarcarme en este proyecto. Y por eso, el que me permitiera disponer de este cuento, ha sido una de las mayores alegrías (y posiblemente la mayor sorpresa) que me he llevado en estos meses. Y cruzo los dedos para que me permita repetir con algún otro de sus relatos.
      Y gracias a ti por tu comentario.

  11. Jorge Jaramillo Villarruel dijo:

    Creo que es el relato que más me ha gustado hasta ahora.

    • marcheto dijo:

      Jeffrey Ford me parece un maestro del género breve y, aunque este no sea uno de sus relatos más conocidos, es uno de mis favoritos. Creo que con eso ya queda todo dicho por mi parte.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s