Los planetas invisibles, de Hannu Rajaniemi – Especial Calvino VII

Hannu Rajaniemi es un autor de ciencia ficción y fantasía finlandés, aunque afincado en la actualidad en Estados Unidos, que compagina su carrera como escritor con sus labores como director técnico en HelixNano, empresa de la que es asimismo cofundador.

En su faceta literaria destaca su serie de Jean Le Flambeur, compuesta por tres novelas de ciencia ficción dura, la primera de las cuales, El ladrón cuántico, está traducida al español (Alamut, 2013). No obstante, también le gustan las distancias cortas, como demuestra la veintena de relatos que, tras aparecer a lo largo de más de diez años en diversas publicaciones, se han recopilado recientemente en su muy interesante Hannu Rajaniemi: Collected Fiction (Tachyon, 2015), aunque me temo que hasta ahora tan solo uno de ellos estaba disponible en español: el estupendo «El servidor y el dragón», que forma parte de la antología Tiempo profundo (Alamut, 2014). Y si queréis saber más sobre Hannu, podéis pasaros por el blog Fantástica Ficción y ver y escuchar la extensa e interesante entrevista que recientemente le ha realizado Leticia Lara (eso sí, en inglés).

Los planetas invisibles (Invisible Planets) es un homenaje confeso y en clave de ciencia ficción a Las ciudades invisibles de Italo Calvino. Este cuento se publicó por primera vez en la antología Reach for Infinity, editada por Jonathan Strahan (Solaris, 2014), y posteriormente se ha incluido tanto en la ya citada Hannu Rajaniemi: Collected Fiction, como en el volumen editado por Rich Horton con los mejores relatos de ciencia ficción y fantasía publicados en 2014. Por cierto, existen ligeras diferencias entre la versión publicada originalmente en Reach for Infinity y la que apareció un año más tarde en Collected Fiction. Esta traducción se corresponde con esta última.

Si todavía no habéis leído Las ciudades invisibles, confío en que este brillante relato rebosante de imaginación y lirismo sirva para convenceros por fin de que ya es hora de que le deis una oportunidad. Ambas obras comparten un mismo espíritu, una misma estructura y un mismo sentido de la maravilla.

Y ya por último, vaya mi agradecimiento muy especial para Hannu, porque fue este cuento el que me hizo pensar que yo también podía organizar mi propio y muy merecido homenaje a Italo Calvino, de ahí que me haga una especial ilusión que me haya permitido compartirlo con todos vosotros. Thanks a million, Hannu!

ACTUALIZACION I: Ya podéis descargar aquí el fichero con los formatos habituales para ebook (EPUB, FB2 y MOBI). Muchas gracias una vez más a Jean y Johan por su colaboración.

                        Descargar Los planetas invisibles DOC
                          Descargar Los planetas invisibles PDF

Los planetas invisibles

Hannu Rajaniemi

(con mis disculpas para Italo Calvino)

Cuando pasa por Cygni 61, mientras se prepara para atravesar el abismo intergaláctico, la naoscura ordena a sus mentes subalternas que le describan los mundos que ha visitado.

En las vidas de las naoscuras, como en los viajes de cualquier embajador, siempre llega un momento en el que las carcomen las dudas. A medida que los neutralinos de la materia oscura se aniquilan entre sí en el hambriento núcleo de su propulsor Chown acercando cada vez más su velocidad a la de la luz, la naoscura se pregunta si su cargamento es de verdad digno de la Red y del Controlador. ¿Y si los presentes que lleva, los datos que tan meticulosamente ha recogido de los ecos electromagnéticos de jóvenes civilizaciones y de los cálidos sueños infrarrojos de las esferas Dyson, la información escrita sobre toneladas y toneladas de hebras de ADN que se retuercen hasta la saciedad y que almacenan petabytes en un solo gramo, no son más que un mensaje garabateado y lanzado en una botella, destinado a ser recogido por algún pescador de alguna costa desconocida para, a continuación, ser desechado por extraño y sinsentido?

Por eso —antes de que la implacable mano de Lorentz aplaste los relojes de la nave hasta el punto en que en cada tic y cada tac transcurran eones, y de que la mirada tachonada de estrellas del universo se comprima en un único y resplandeciente ojo que todo lo juzgue mientras se desplaza hacia el azul— la nave examina su memoria e intenta identificar un derrotero lo suficientemente ingenioso como para permitirle escapar a la corrosión de la entropía.

Durante los milenios de su viaje, la mente de la naoscura se ha expandido hasta llegar a convertirse en algo que necesita ser explorado y cartografiado. Los tesoros que contiene solo pueden ser descritos mediante metáforas, frágiles, engañosas y distantes, como espejismos. De forma que, cada vez más y más, de entre todos los agentes en esa sociedad en expansión que es su intelecto, la naoscura se descubre escuchando la voz de una minúscula mente secundaria, tan insignificante que apenas es más que una nómada perdida en un desierto, llegada de un sector de su mente tan remoto que perfectamente habría podido tratarse de una viajera de otro país que hubiese topado con un reino ancestral y exótico en el otro extremo del mundo, y que ahora se encontrara al servicio de un emperador omnipotente y curioso.

Lo que esa viajera brinda a la nave no son simulaciones ni estados mentales, sino palabras. Se comunica mediante símbolos, insinuaciones y susurros que activan vetustas conexiones en la mente de la naoscura, carreteras y ciudades brillantes divisadas desde su órbita; mapas de planetas ancestrales, dibujados con guturales sonidos simiescos. [No se vayan todavía, aún hay más…]

Publicado en Ciencia Ficción, Especial Italo Calvino, Especiales, Relatos, Relatos especial Italo Calvino | Etiquetado , , , , , | 6 comentarios

El planeta de la suprema felicidad, de Rhys Hughes – Especial Calvino VI

Rhys Hughes fue el autor que abrió nuestro Especial Italo Calvino con su relato El palacio de la memoria. Como ya dije entonces, no iba a ser solo uno sino hasta tres de sus propios homenajes al escritor italiano los que íbamos a tener por aquí, así que vamos a por el segundo.

El planeta de la suprema felicidad (The Planet of Perfect Happiness) es una obra de ciencia ficción muy breve, publicada por primera vez en Flash In The Pantheon, una colección de Rhys que recopila 123 de sus cuentos encuadrados en la categoría de la flash-fiction. Posteriormente también ha formado parte de sus dos recopilaciones de homenaje a Italo Calvino, Ten Tributes To Calvino y Thirty Tributes To Calvino, y de la edición tanto masculina como femenina de su más reciente y extensísima colección con 365 cuentos The Million Word Story.

Espero que os guste. Y, por segunda vez, muchísimas gracias a Rhys por su amabilidad al aceptar colaborar por triplicado en este Especial Italo Calvino.

ACTUALIZACION I: Ya tenéis disponible el zip con los tres formatos habituales para ebook (EPUB, FB2 y MOBI). Muchas gracias a Jean y Johan por el diseño de la cubierta y la elaboración de los ebooks, respectivamente.

                     Descargar El planeta de la suprema felicidad DOC
                    Descargar El planeta de la suprema felicidad PDF

El planeta de la suprema felicidad

Rhys Hughes

El planeta de la suprema felicidad se llama Inclova y es importante que los visitantes conozcan las medidas necesarias para acceder a él de forma segura. Desde el espacio se ajusta exactamente a lo que podría ser su propia descripción novelada: un mundo de hermosos océanos, islas encantadoras y continentes cubiertos de árboles cargados de frutas deliciosas; no obstante, cuando se aterriza en él pronto se descubre que los testimonios escritos no alcanzan a transmitir el verdadero encanto de este lugar de atractivo infinito. Durante muchos años, los visitantes saltaban sin más desde su nave a la superficie para a continuación desaparecer. Ahora somos más precavidos y tomamos las debidas cautelas.

Un visitante que no sea consciente de los peculiares peligros de la felicidad suprema llegará a Inclova deseando ser recibido por los sonrientes habitantes que ha visto pasear por los claros en los bosques y nadar entre las cálidas olas. En el momento en que abandone su nave espacial y se acerque a ellos tendrá la sensación de que han desaparecido. El bosque estará desierto, las olas vacías y, todavía peor, él mismo se desvanecerá. Sumido en la confusión, únicamente será consciente de fogonazos intermitentes a su alrededor, y a continuación de una sensación de pérdida de equilibrio, de estar cayendo hacia un futuro fugitivo, tras lo que llegará la inconsciencia y una muerte natural producto de la avanzada edad.

Este planeta no es una trampa deliberada. Lo único que sucede es que nuestro estado de ánimo dicta la velocidad del tiempo. Un acontecimiento doloroso o aburrido lo ralentiza, mientras que otro excitante o feliz lo acelera. En Inclova, la felicidad es perfecta, y por lo tanto el tiempo alcanza su velocidad máxima. Los habitantes casi ni llegan a ser conscientes de estar vivos antes de que esas vidas lleguen a su fin. Para un observador externo, todo avanza a un ritmo normal, las vidas que se observan son cabales y medibles; pero en cuanto el observador atraviesa el umbral de su nave espacial y se convierte en parte del planeta, la felicidad suprema lo envuelve y pierde el control sobre su propia existencia.

Los antiguos métodos para arribar a Inclova de manera segura han quedado desacreditados. Un colaborador con una pértiga se quedaba en el interior de la compuerta abierta de la nave y asestaba repetidos y frecuentes golpes al visitante para que sintiera un dolor continuo que ralentizara su sensación subjetiva del transcurrir del tiempo. No obstante, si el visitante se aventuraba más allá del alcance de la pértiga, estaba perdido. Las cuerdas atadas alrededor del cuello que se tensaban a distancia tampoco funcionaron: se enganchaban en los árboles o se enredaban en las piernas de habitantes visibles desde el interior de la nave, pero invisibles desde la superficie del planeta, de tan deprisa que vivían sus vidas, un parpadeo del nacimiento a la muerte.

El único método eficaz es llenar los numerosos bolsillos del visitante con cartas. Cada diez pasos, saca una carta y la lee. La primera es de su padre: lo ha desheredado. La segunda es de su jefe: ya no tiene un trabajo al que volver. La tercera es de su novia: ya no está enamorada de él. Y así.

Que estas cartas sean auténticas o no es irrelevante. La comunicación regular de malas nuevas mantendrá al visitante lo suficientemente abatido como para permitirle explorar Inclova sin precipitarse hacia un futuro vertical. A mayor número de bolsillos y a más que lamentar, más prolongada podrá ser su estancia en ese mundo gozoso y mortal.

Existen otros planetas supremamente felices y, de hecho, en una ocasión a un planeta se le desvió el eje de la risa, pero no van a ser tratados aquí.

Copyright © 2005 Rhys Hughes

Publicado en Ciencia Ficción, Especial Italo Calvino, Especiales, Relatos, Relatos especial Italo Calvino | Etiquetado , , , , | 8 comentarios

No res, de Jeff Noon

Jeff Noon es un autor al que creo que todos los seguidores de este blog ya conocéis, dado que con anterioridad hemos tenido dos de sus cuentos por aquí: Destino cero y La llave del gabinete de la noche. Y, como este último fue el ganador en el apartado de relato favorito de nuestra última encuesta anual  (ex aequo con otra de las obras de la tercera temporada que en su momento anunciaré), tengo el placer de compartir con todos vosotros un nuevo cuento suyo.

No res (No Rez) fue publicado en 2015 en el número 260 de la revista Interzone, y ha sido uno de los finalistas de los premios British Science Fiction Awards de este año. Es un original relato de ciencia ficción con un toque un tanto experimental en su forma, y supone el espectacular regreso al género de este autor tras un paréntesis de varios años durante los que no había publicado nada por los cauces editoriales tradicionales, aunque de nuevo os recomiendo que, si vuestro inglés os lo permite, no dejéis de seguir su cuenta de Twitter donde tuitea verdaderas joyitas hiperbreves. También me gustaría aprovechar para destacar que recientemente acaba de publicar su primera novela tras dicho paréntesis. Se trata de Mappalujo, escrita en colaboración con Steve Beard.

Y, ya por último, enhorabuena a Jeff por el resultado de la encuesta y, sobre todo un millón de gracias por su tremenda amabilidad, porque no solo me ha cedido este tercer cuento de mil amores, sino que también ha contestado y aclarado todas mis dudas relacionadas con la traducción del mismo, que no ha sido sencilla. Thanks a million, Jeff!

ACTUALIZACION I: Ya están disponibles aquí los formatos para ebook (EPUB, FB2 y MOBI) de este relato. Muchas gracias una vez más a Jean y Johan por la colaboración.

                    Descargar No res DOC             Descargar No res PDF

No res

Jeff Noon

Despertar igual todas las mañanas,            en la oscuridad

La oscuridad      del ojo

Esperando      que con el día           llegue, el primer

pixelillo

Ya,    ya está ahí      brillando,    ahora ya más, cuadraditos de    luz verde

formando números

7:15    el reloj

ahora naranja ahora amarillo, blanco, rojo

un píxel por centímetro cuadrado, y ahora      cuatro, ocho, dieciséis

adelante, apartando a un lado el sueño,    mi mundo acomodándose en mi    visión:

¡ay!, mis queridos cuadraditos y cubos de    luz y    color,    agrupándose, haciendo resplandecer la habitación    ante mis ojos. Mi visión parpadea con un plic

> QUEREMOS SER SU BANCO. MÁXIMA GARANTÍA Y SEGURIDAD. TARIFAS REDUCIDAS PARA CLIENTES DE RES BAJA

¡Joder!,    primer pop-up, apenas despierto. Siempre son los    jodidos sacacuartos    los que atacan desde primera hora, cabrones

borrarlo con un parpadeo, ojalá pudiera

Arriba. Vestido.    Gruñido para Tom cuando sale del    baño    su pálida piel borrosa (menos mal).      He soñado, ¿verdad? Sí ¿con qué? Raro, no suelo    soñar. Al parecer demasiados pocos píxeles    en el cerebro, se contagia,      o eso dicen:

Tal como ves    el mundo,   así    piensas en    él

> NO DEJES QUE TUS OJOS SUFRAN LA FEALDAD. MUNDOVISION BRILLO DORADO: EL MEJOR SISTEMA DE FILTRADO DEL MUNDO. DEMO DISPONIBLE

Sí, pilla esa demo. Un subidón de cinco segundos de Alt-Res.           Resérvala para más tarde, guárdala      con las otras. Bonita colección    ya y, quizás,      si ves a Katie un día de estos la uses entonces.    Quizás… [No se vayan todavía, aún hay más…]

Publicado en Ciencia Ficción, Distopía, Relatos | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Breve enciclopedia de los mares lunares, de Ekaterina Sedia – Especial Calvino V

Ekaterina Sedia nació y pasó sus primeros años de vida en Rusia, hasta que ya en su juventud emigró a Estados Unidos, donde reside actualmente y compagina su carrera docente con la literaria. En cuanto a esta última, ha publicado cinco novelas y una colección de relatos que incluye parte de sus aproximadamente cincuenta cuentos. También ha editado varias antologías, una de las cuales, Paper Cities: An Anthology of Urban Fantasy, fue galardonada con el World Fantasy Award.

Breve enciclopedia de los mares lunares (A Short Encyclopedia of Lunar Seas) se publicó por primera vez en 2008 en The Endicott Studio Journal of Mythic Arts. Cuatro años más tarde fue elegido para abrir su colección Moscow But Dreaming (Prime Books, 2012), y también fue incluido posteriormente en The Mammoth Book of SF Stories by Women, una antología de relatos de ciencia ficción escritos por mujeres. Se trata de un cuento inspirado por Las ciudades invisibles, y que por lo tanto encaja perfectamente en este especial Calvino. Además es vuestra oportunidad de descubrir a esta autora, ya que creo que hasta ahora estaba inédita en nuestro idioma.

Por último, quiero agradecer a Ekaterina que haya aceptado participar en este homenaje a Italo Calvino con su poético y evocador cuento. Thanks a million, Ekaterina!

ACTUALIZACION I: Pinchando aquí ya podéis descargar el relato en los tres formatos de costumbre para ebook (EPUB, FB2 y MOBI), gracias como siempre a la colaboración de Jean y Johan. Muchas gracias a los dos.

                  Descargar Breve enciclopedia de los mares lunares DOC
                         Descargar Breve enciclopedia de los mares lunares PDF

Breve enciclopedia de los mares lunares

Ekaterina Sedia

  1. El mar de Moscú (Mare Moscoviense)

Moscú es una de las ciudades de la Tierra que más lejos está de cualquier litoral, pero todo lo que desaparece allí termina en el mar de Moscú. Los habitantes de la zona, a quienes esto resulta un tanto irónico, siempre festejan las nuevas llegadas. Aplaudieron cuando las iglesias que había quemado Napoleón surgieron sobre las aguas poco profundas de este mar, reflejándose en ellas junto con los gorriones y los inmigrantes. Dieron la bienvenida a los popes muertos con monedas de cobre en los ojos, a los equipos de hockey y a las calesas tiradas por caballos. Todavía siguen esperando que lleguen las grajillas, pero estos pájaros tienen mucho aguante y se quedan en su ciudad.

Hoy en día, al contemplar esta balsa, todavía se puede ver al Ejército Rojo desfilando, a Belka y a Strelka, y la Gran Revolución de Octubre.

  1. El mar de las Lluvias (Mare Imbrium)

Los habitantes de este mar están acostumbrados a la lluvia. Es un mar solo de nombre, esta poza vacía abandonada por el agua mucho tiempo atrás. Sin embargo, llueve todos los días. A veces, en lugar de agua, del cielo caen pétalos de flores; a veces, llueven caballitos de madera y patitos de goma. [No se vayan todavía, aún hay más…]

Publicado en Ciencia Ficción, Especial Italo Calvino, Relatos, Relatos especial Italo Calvino | Etiquetado , , , | Deja un comentario